miércoles , 18 mayo 2022

El CDC admite que la inmunidad natural es al menos 3 veces más efectiva que las inyecciones K0 B1T

Por David Charbonneau, Ph.D.

Un informe del 19 de enero del 2022 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) mostró que la inmunidad natural contra el COVID fue al menos tres veces más efectiva que la vacunación sola para evitar que las personas se infecten con la variante Delta.

En general, el estudio mostró que la inmunidad natural superó a la inmunidad de las inyecciones y en lo que respecta a la prevención de infecciones y hospitalizaciones por parte de Delta.

Los resultados contradijeron un estudio anterior de los CDC , publicado en agosto de 2021, que concluyó que la vacunación era mejor que la inmunidad natural. El CDC emitió un comunicado de prensa sobre el estudio de agosto, que fue ampliamente cubierto por la prensa convencional .

Cuando se publicó un estudio israelí mucho más grande dos semanas después, y se encontró lo contrario, los CDC no ofrecieron ningún comentario o análisis sobre los nuevos datos.

Los CDC finalmente están revisando su posición cinco meses después”. Este es un problema recurrente de los CDC y sus datos. Han sido opacos y tardíos desde el principio.

El senador Ron Johnson modera un panel de discusión con médicos y expertos médicos de renombre mundial, que brinda diferentes perspectivas sobre la respuesta global a la pandemia, el estado actual del conocimiento sobre el tratamiento temprano y hospitalario, la eficacia y seguridad de la inyección, lo que salió bien, lo que salió mal, lo que debe hacerse ahora y lo que debe abordarse a largo plazo https://www.bitchute.com/video/hPaxiOEgVnlR/

Las inyecciones interfieren con la inmunidad natural

El último estudio de los CDC examinó cuatro categorías de personas en California y Nueva York entre mayo y noviembre de 2021:

  • no vacunadas y
  • vacunadas que sobrevivieron a una infección previa por COVID, y
  • no vacunadas y
  • vacunadas que nunca se habían infectado.

Si bien las tasas de casos más altas se dieron entre aquellos que no habían tenido exposición previa ni vacunación, los resultados con Delta para aquellos que no estaban vacunados pero expuestos previamente fueron sustancialmente mejores que para aquellos cuya inmunidad provino solo de la vacunación.

Las personas recuperadas y no vacunadas tenían tasas de infección de 14,7 (NY) a 29 (Calif.) veces más bajas que las que no tenían inmunidad, mientras que las personas vacunadas que no tenían exposición previa al COVID tenían tasas de 4,5 (NY) a 6,2 (Calif.) más bajas que aquellas sin ninguna inmunidad.

Los resultados fueron similares para la hospitalización: aquellos con inmunidad natural tenían de 2 a 6 veces menos probabilidades de ser hospitalizados que aquellos con inmunidad de la inyección sola.

Además, los datos de riesgo de hospitalización semana a semana a menudo mostraban que la inmunidad natural registraba tasas de riesgo más bajas que incluso la inmunidad híbrida (vacunación más recuperación previa de COVID).

Durante los últimos tres meses del estudio (del 4 de septiembre al 13 de noviembre), la tasa de riesgo de hospitalización para las personas con inmunidad natural fue típicamente 20 o más puntos más baja que las tasas de riesgo para las personas con inmunidad híbrida.

El informe no ofreció datos acumulativos y comparativos sobre las tasas de hospitalización.

Este es un hallazgo potencialmente preocupante, ya que sugiere que la inyección podría estar interfiriendo con la inmunidad natural,

Al resumir los datos , los CDC hicieron referencia a la ahora bien documentada disminución de la inmunidad de la inyección durante Delta:

“Las tasas de casos fueron inicialmente más bajas entre las personas vacunadas sin un diagnóstico previo de COVID-19; sin embargo, después de la aparición de la variante Delta y con el transcurso del tiempo, la incidencia aumentó considerablemente en este grupo [aquellos con inmunidad de inyección], pero solo levemente entre las personas vacunadas y no vacunadas con diagnóstico previo de COVID-19”.

Los CDC advirtieron que los datos en cuestión midieron los resultados solo contra la variante Delta,  Omicron puede presentar nuevos desafíos que podrían alterar la comparación de la inmunidad natural con la vacunación.

Los autores también enfatizaron que los datos indicaban claramente que los no vacunados sin exposición previa tenían las tasas más altas de infección y hospitalización.

No se estan haciendo pruebas de «estándar de oro» sobre la inmunidad natural?

Al analizar los datos en su canal de YouTube, el Dr. Vinay Prasad, profesor asociado de epidemiología y bioestadística de la Universidad de California en San Francisco , dijo :

“Esto finalmente confirma algo que mucha gente sabía que era cierto y está respaldado por datos israelíes , pero ha habido muchos datos fragmentarios sobre esta pregunta, que es: si ha tenido COVID-19 y se recuperó, su probabilidad de contraer el virus nuevamente y enfermarse tanto que requiere hospitalización es muy, muy, muy bajo.

“Los funcionarios de la administración de Biden y algunos expertos en salud pública, incluida la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, han descartado repetidamente el valor de la inmunidad natural contra el COVID-19”.

De hecho, el estudio más reciente de personas en Nueva York y California es solo el último en indicar que la recuperación de una infección previa puede al menos rivalizar, si no superar, la inmunidad proporcionada por la vacunación sola.

En diciembre, un estudio sudafricano descubrió que Omicron brindaba una inmunidad sólida contra la reinfección y la exposición a la cepa Delta, y el otoño pasado, un importante estudio descubrió que la inmunidad natural contra el COVID proporcionaba una defensa contra Delta de 6 a 13 veces mejor que la inyección de Pfizer.

Al resumir su análisis, Prasad elogió el estudio de los CDC por analizar «puntos finales clínicamente relevantes», pero agregó:

 “Lo que sería aún mejor sería realizar ensayos de control aleatorios en cada uno de estos grupos asignados al azar a diferentes dosis y diferentes estrategias de vacunación… para tener suficiente poder en estos ensayos de control aleatorios para ver la interacción por edad o comorbilidad.

 “Ese sería el estándar de oro y, de hecho, las empresas tienen mucho dinero y la [Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. FDA] podría haberlas obligado a hacerlo, pero en cambio tenemos un estándar regulatorio muy bajo.