domingo , 19 septiembre 2021

Guía de acción para distintos escenarios en tiempos de K0 B1T

Autores del presente documento:

Médicos cirujanos:
Dra. Adriana Quezada (México)
Dr. Patricio Villarroel (Chile)
Dr. Manuel Aparicio Alonso (México)
Dra. Patricia Callisperis (Bolivia)
Dra. Viviane Brunet (México)

Asesoría científica:
Dra. Karina Acevedo-Whitehouse (México)
Dra. Roxana Bruno (Argentina)
Asesoría legal:
Lic. Derecho Lorenia Trueba Almada (México)

Uso de material y deslinde de responsabilidad

  • Este material fue elaborado con base en información científica y evidencia clínica públicamente disponible al 27 de julio de 2021.
  • El material contenido en el presente documento es la presentación sistemática de información verificada que pudiera servir para apoyar la toma de decisiones informadas en materia lega y/o médica por parte del interesado, sus médicos y asesores legales.
  • El material contenido en el presente documento no pretende ser un sustituto de consulta médica, ni de asesoría legal de carácter profesional.
  • La información sobre tratamientos médicos que en este documento se presenta fue revisada por médicos cirujanos con base en su formación profesional y a su experiencia en el tratamiento de pacientes con COVID-19 y con efectos adversos a la vacunación.
  • El uso de la información contenida en el presente documento, su interpretación y la toma de decisiones derivadas de estas son responsabilidad de quienes las utilizan. Por consiguiente, los autores del presente documento se deslindan de cualquier responsabilidad que pudiera resultar, de manera directa o indirecta, de la toma de decisiones de quienes hagan uso de este.
  • El presente documento puede ser reproducido y distribuido, íntegramente y sin alteraciones o modificaciones, de manera gratuita y sin fines de lucro a quienes estén interesados.
  • El material y la información contenida en el presente documento puede ser traducido a otros idiomas, siempre y cuando sea utilizado para los mismos fines y con las condiciones aquí expuestos, sin necesidad de informar a los autores al respecto. Si se llega a traducir este documento, ya sea en su totalidad o en parte, debe de indicar explícitamente que se trata de una traducción y que los autores de este documento se deslindan de cualquier error o inexactitud en la traducción que llegase a ocurrir.
  • Ninguno de los autores obtuvo un beneficio económico por la realización de este material, ni utilizó fondos públicos o de instituciones privadas de ningún tipo para su elaboración, que hubieran podido comprometer su neutralidad y crear conflicto de interés respecto de su contenido.
  • Todos los autores manifiestan que no tienen ningún conflicto de interés en relación con la información presentada en este documento.

Indice

• Escenario A. No tengo síntomas, pero me piden que me haga una prueba
• Escenario B. Tengo tos, fiebre, dolor de cabeza, cansancio, anosmia y ageusia
• Escenario C. Me vacuné y presento alguno de estos síntomas
• Escenario D. Salí positivo en la prueba y me dicen que tengo la variante Delta, Lamda, o cualquier otra variante nueva
• Escenario E. Me están presionando para que me vacune y no sé si es riesgoso
• Notas del Escenario A
• Notas del Escenario B
• Notas del Escenario C
• Notas del Escenario D
• Notas del Escenario E
• Referencias

  1. En la mayoría de los países no es legal que te obliguen a realizarte una prueba diagnóstica invasiva y de carácter no aprobado, que tú no desees realizarte y, menos, el que te condicionen a que sin la prueba no puedes trabajar o entrar en un establecimiento público. Consulta la nota 10 del Escenario E para tener más información al respecto.
  2. La prueba de detección de anticuerpos en sangre se realiza para determinar si has sido expuesto a algo en particular, o si actualmente estás infectado. En el caso de COVID-19, la prueba que más comúnmente se realiza detecta dos tipos de anticuerpos (IgM e IgG) contra la proteína Spike del virus SARS-CoV-2. La prueba es bastante específica y sensible (Guo et al. 2020), aunque puede variar de acuerdo a su implementación (Deeks et al. 2020). De tener anticuerpos implica que has estado expuesto al virus. Aproximadamente una semana después de una infección natural, producimos IgM, que son anticuerpos generales, menos específicos, y a partir de la segunda semana comenzamos a producir IgG, que son anticuerpos mucho más específicos contra el “agente invasor” (Abbas et al 2020; Cohen et al. 2021). Aunque los anticuerpos disminuyan gradualmente con el tiempo en la sangre (esto es normal; Cohen et al. 2021), su presencia implica que generaste memoria inmune y tienes células de memoria listos para volver a producir anticuerpos si vuelves a enfrentarte al virus (Woolsey et al. 2021). Al generar esa memoria de manera natural, tienes protección contra reinfecciones y muy alta posibilidad de estar protegido contra otras variantes de SARS-CoV-2 (Cele et al. 2021; Tea et al. 2021; Wall et al. 2021), así como contra otros coronavirus (Lipstich et al. 2020). Es una prueba cuantitativa (te permite saber la cantidad de anticuerpos que tienes contra un microorganismo patógeno específico) y la positividad se determina con un umbral de corte (Ohst et al. 2018). Arriba de este umbral, eres positivo.
  3. La prueba de antígeno es una prueba cualitativa (la respuesta que te darán es “positivo” o “negativo”). La prueba es comercial (en algunos países puedes comprar el “kit” comercial y en otros te aplican la prueba en un centro autorizado) y se basa en una detección de un fragmento de la proteína Spike del virus SARS-CoV-2 en la muestra que te hayan tomado. Este fragmento se llama “antígeno”. En el pozito del kit donde se pone la muestra ya está presente el anticuerpo. Si tienes el antígeno, entonces hay una reacción colorimétrica que te indica esa presencia, y la prueba se considera positiva. Es una prueba con alta sensibilidad y alta especificidad en personas con síntomas característicos de COVID-19 pero baja sensibilidad y baja especificidad en casos asintomáticos (Fernández-Montero et al. 2021), por lo que puede haber falsos positivos y falsos negativos.
  4. La prueba diagnóstica de RT-PCR es una prueba basada en la Reacción en Cadena de la Polimerasa que se aplica en el material genético que se extrajo de una muestra nasofaríngea u orofaríngea. Dicha prueba, aprobada por la OMS en enero de 2020 y adoptada por casi todos los países del mundo, se centra en determinar si están presentes en la muestra de 1 a 3 fragmentos pequeñitos del genoma de SARS-CoV-2 (Corman et al. 2020). La prueba se corre por determinado número de ciclos, y en donde se determina que está presente el fragmento que estamos buscando, se denomina umbral de corte (CT, por sus siglas en inglés) (Mackay et al. 2002). Entre más alto es el CT, significa que se corrieron más ciclos para poder encontrar ese fragmento y, por lo tanto, que la cantidad que había en la muestra era minúscula (ver Kurkela et al. 2010). El problema de correr demasiados ciclos es que podría no ser relevante el encontrar esos fragmentos. Estudios realizados desde abril de 2020 mostraron que, si se usan más de 28 ciclos, la probabilidad de que no tenga virus viable (es decir, que pueda replicar ni contagiarse) es altísima, en más del 96% de los casos (Bullard et al. 2020; Jafaar et al. 2020; LaScola et al. 2020). En otras palabras, si se corren más de 28 ciclos, es altamente probable que se trate de falsos positivos, desde el punto de vista clínico y epidemiológico. Las personas que tengan una prueba positiva en la que la CT fue de más de 28, muy probablemente no sean positivos. Los laboratorios no suelen indicar la CT a menos de que se les pida explícitamente. Tienen registros, por ley, de todas las pruebas que se corren, y los datos de la CT quedan guardados, así que pueden ser solicitados y si no los quiere entregar el laboratorio, se puede recurrir a asesoría legal.
  5. Con base en múltiples estudios científicos, ahora se sabe que existen tratamientos preventivos para pacientes expuestos al virus, o en pacientes sin síntomas, que son seguros y efectivos. El uso (y la efectividad) de estos tratamientos depende de la fisiología, historia clínica y resultados de laboratorio de cada paciente, por lo que es recomendable que se realice siempre bajo supervisión médica.

Algunos de los fármacos y químicos que han demostrado ser efectivos para evitar el contagio o evitar la presentación de signos y síntomas en personas que sin síntomas son positivos en la prueba RT-PCR, de antígeno o de anticuerpos, sin afectar la generación de respuestas inmunes adecuadas en los pacientes, son los siguientes:

  • Ivermectina
  • Antiinflamatorios no esteroideas
  • Vitamina C
  • Vitamina D
  • Sulfato de Zinc
  • Melatonina
  • Quercitina
  • Glutation
  • Solución de dióxido de cloro (CDS)

Los protocolos para el uso de estos fármacos, suplementos y químicos, que deben administrarse con base en el estado del paciente, su historia médica y análisis clínicos, y su fisiología en el momento del padecimiento, se pueden encontrar en https://akashaconciencia.org/protocolos_medicos/, así como los artículos científicos en los que se basan estos protocolos.

El uso y recomendación de cualquiera de estos fármacos, suplementos y químicos para el tratamiento preventivo y tratamiento clínico de pacientes COVID-19 por parte de médicos está avalado por la declaración de Helsinki, que establece que en los casos en los que las intervenciones probadas para tratar exitosamente a un paciente no existen o no han sido autorizadas, o en el caso de que otras intervenciones conocidas han resultado ineficaces, el médico puede contar con el consentimiento informado del paciente o de un representante legal autorizado, para utilizar intervenciones que no han sido oficialmente comprobadas, si, a su juicio, ello da alguna esperanza de salvar la vida, restituir la salud o aliviar el sufrimiento.

Pueden encontrar la carta de Consentimiento Informado para pacientes en https://akashaconciencia.org/protocolos_medicos/

Con base en la experiencia de los médicos que redactaron esta sección, se proponen algunos protocolos como guía médica para la prevención de infección por SARS-CoV-2 en pacientes con altas posibilidades de exposición al virus y en personas sin síntomas que pudieron haber sido expuestos al virus (Cuadro 1). No se recomienda, bajo ningún motivo, la automedicación.

Cuadro 1. Recomendación de tratamiento para pacientes sin síntomas, expuestos o posiblemente expuestos al virus. Se basa en la experiencia clínica de los médicos autores del presente documento.

Resultado de
la prueba
Fármacos, suplementos y
químicos
Notas, precauciones y excepciones al tratamiento
IgM-, IgG-Vitamina C, Vitamina D,
Sulfato de zinc, Melatonina,
quercitina, CDS protocolo
preventivo
La vitamina C, D y la melatonina deben ser tomadas por la noche (dos horas después de la última toma). Medidas higiénico-dietéticas: baño diario con estropajo, cambio de ropa diaria, cambio de ropa de cama cada tercer día, tomar baños de sol por mínimo 30 minutos. Evitar Lácteos, Harinas y Azúcares.
IgM+, IgG-Ivermectina, antiinflamatorios
no esteroideos, vitamina C,
vitamina D, sulfato de zinc,
melatonina, quercitina, CDS
(Protocolo preventivo o F)
glutation
La vitamina D y la melatonina deben ser tomadas por la noche. El glutatión y la vitamina C deben ser tomadas 2 horas después de la última toma de CDS.
El CDS no debe administrarse a pacientes con favismo (deficiencia de glucosa 6-fosfato deshidrogenasa, G6PD). Medidas higiénico-dietéticas: baño diario con estropajo, cambio de ropa diaria, cambio de ropa de cama cada tercer día, tomar baños de sol por mínimo 30 minutos. Evitar Lácteos, Harinas y Azúcares.
IgM+, IgG+Vitamina C, vitamina D,
melatonina, quercitina
CDS (Protocolo C).
La vitamina C, D y la melatonina deben ser tomadas por la noche. La vitamina C debe ser tomada 2 horas después de la última toma de CDS. El CDS no debe administrarse a pacientes con favismo (deficiencia de glucosa 6-fosfato deshidrogenasa, G6PD). Medidas higiénico-dietéticas: baño diario con estropajo, cambio de ropa diaria, cambio de ropa de cama cada tercer día, tomar baños de sol por mínimo 30 minutos. Evitar Lácteos, Harinas y Azúcares.
RT-PCR +
(< 28 ciclos)
Ivermectina, antiinflamatorios
no esteroideos, vitamina C,
vitamina D, sulfato de zinc,
melatonina, quercitina, CDS
(Protocolo C o FC), glutation.
La vitamina D y la melatonina deben ser tomadas por la noche. El glutatión y la vitamina C deben ser tomadas 2 horas después de la última toma de CDS.
El CDS no debe administrarse a pacientes con favismo (deficiencia de glucosa 6-fosfato deshidrogenasa, G6PD). Medidas higiénico-dietéticas: baño diario con estropajo, cambio de ropa diaria, cambio de ropa de cama cada tercer día, tomar baños de sol por mínimo 30 minutos. Evitar Lácteos, Harinas y Azúcares.
RT-PCR +
(> 28 ciclos)
Vitamina C, vitamina D, sulfato
de zinc.
La vitamina D debe tomarse por la noche. Medidas higiénico-dietéticas: baño diario con estropajo, cambio de ropa diaria, cambio de ropa de cama cada tercer día, tomar baños de sol por mínimo 30 minutos. Evitar Lácteos, Harinas y Azúcares.
Antígeno +Vitamina C, vitamina D, sulfato
de zinc, CDS (Protocolo F o C).
La vitamina D debe ser tomada por la noche. La vitamina C debe ser tomada 2 horas después de la última toma de CDS. El CDS no debe administrarse a pacientes con favismo (deficiencia de glucosa 6-fosfato deshidrogenasa, G6PD). Medidas higiénico-dietéticas: baño diario con estropajo, cambio de ropa diaria, cambio de ropa de cama cada tercer día, tomar baños de sol por mínimo 30 minutos. Evitar Lácteos, Harinas y Azúcares.

Para Ver lo restante descargar el PDF

• Escenario B. Tengo tos, fiebre, dolor de cabeza, cansancio, anosmia y ageusia
• Escenario C. Me vacuné y presento alguno de estos síntomas
• Escenario D. Salí positivo en la prueba y me dicen que tengo la variante Delta, Lamda, o cualquier otra variante nueva
• Escenario E. Me están presionando para que me vacune y no sé si es riesgoso
• Notas del Escenario A
• Notas del Escenario B
• Notas del Escenario C
• Notas del Escenario D
• Notas del Escenario E
• Referencias