domingo , 19 septiembre 2021

La Proteina Espiga es la responsable de los efectos adversos en las vacunas K0 B1T

Por la Dra. Mª José Martínez Albarracín, Médica Cirujana.

En base a afirmaciones precipitadas y carentes de rigor científico se está difundiendo entre muchas personas, incluso científicos, que disienten de la versión oficial sobre la pandemia, supuestamente producida por el virus Sars-CoV-2, que no existe la proteína Espiga o proteína de punta de los coronavirus y que las mal llamadas vacunas covid no la contienen.

En el caso de que en dichas vacunas pueda haber otros nanocomponentes no declarados cuya función y efectos, en caso de comprobarse su presencia, habrá que dilucidar, está sobradamente demostrada la presencia y acción de las secuencias genómicas de la proteína Espiga (proteína S) y de su patogenia en las vacunas génicas para covid-19.

Inyecciones K0 B1T, Autoinmunidad y Fertilidad – Dra. María J.Martínez Albarracín https://www.bitchute.com/video/zTNuwsS7R0jT/

Contenido del Video arriba

00:00 COVID Y AUTOINMUNIDAD
00:16 COVID VERSUS COVID GRAVE
00:57 CARACTERÍSTICAS CLINICAS DEL COVID GRAVE
01:30 SHF O DE ACTIVACIÓN DE MACRÓFAGOS
02:25 POSIBLES CAUSAS
03:24 DESREGULACIÓN DE gammaretrovirus endógenos
03:58 EXPRESIÓN DE HERVs EN CÉLULAS INMUNES
04:44 CARACTERÍSTICA DE LAS DISTINTAS OLAS EPIDEMICAS DE COVID
05:31SEVERIDAD DEL COVID EN EUROPA Y EE.UU
05:49 Asociación entre muertes por COVID y la vacuna contra la influenza
06:35 % mayores 65 años en residencias vacunados de gripe y casos covid
07:03 % mayores 65 años vacunados gripe frente a muertes/casos por covid
07:20 Muertes Covid por millon de habitantes adultos USA

07:37 Muertes covid por millón de habitantes niños USA
07:50 % ancianos vacunados gripe en Europa y América y muertes por covid. P= 99%
08:14 Exeso acumulado de defunsiones y vacunación de la gripe
09:00 LAS SUCESIVAS OLAS EPIDÉMICAS
10:23 VACUNA COMO UNICA SOLUCIÓN DE LA PANDEMIA
12:08 TOXICIDAD DE LA SPIKE PROTEIN
12:40 EFECTOS SPIKE PROTEIN EN INMUNIDAD
13:20 EL PROBLEMA DE LAS VARIANTES VIRICAS
14:46 LAS VACUNAS PARA COVID PERPETUAN LA PANDEMIA
15:38 NUESTRA HIPÓTESIS
16:20 VACUNAS COVID Y FERTILIDAD
17:41 FERTILIDAD MASCULINA
18:18 FERTILIDAD FEMENINA
19:56 BIODISTRIBUCIÓN DE LAS LNP DE LAS VACUNAS DE ARN-m

1º) No es necesario haber aislado y purificado correctamente el virus Sars-CoV-2 para producir secuencias de ADN o ARNm de la proteína espiga, ya que la información de su secuencia genómica que consta de unos 3000 nucleótidos y es un trímero formado por tres péptidos, cada uno con dos subunidades S1 y S2, está publicada en las bases de datos y bibliotecas genómicas existentes, existe la tecnología capaz de sintetizar ARNm y diversos investigadores independientes lo han realizado y comprobado:

https://doi.org/10.1096/fasebj.2021.35.S1.04183

2º) Se han hecho análisis y controles de calidad por analistas y funcionarios de las Agencias Reguladoras (EMA y FDA) que certifican el contenido vacunal.

3º) Se han hecho análisis por profesionales independientes como la Dra. Vanessa Schmidt- krüger para la demanda que cursa actualmente el abogado alemán Reiner Fuellmich, miembro del Comité Corona alemán contra las medidas anticovid, que certifican la composición de algunas vacunas, particularmente la de Pfizer de ARNm codificante de la proteína Espiga.

http://enformtk.u-aizu.ac.jp/howard/gcep_dr_vanessa_schmidt_krueger/

4º) Se han hecho estudios sobre la acción de la proteína Espiga por diversas Universidades y por investigadores independientes que no están precisamente a favor de las vacunas para covid.

El ejemplo más claro lo tenemos en el Dr  Byram Bridle, inmunólogo viral y profesor asociado de la Universidad de Guelph, en Ontario , a quien el gobierno canadiense otorgó una subvención de 230.000 dólares el año pasado para desarrollar una vacuna para covid y quien afirma  en la entrevista realizada por Alex Pierson lo siguiente:

  “Pensamos que la proteína de pico era un gran antígeno diana, nunca supimos que la proteína de pico en sí misma era una toxina y era una proteína patógena. Entonces, al vacunar a las personas, inadvertidamente las estamos inoculando con una toxina”.

https://omny.fm/shows/on-point-with-alex-pierson/new-peer-reviewed-study-on-covid-19-vaccines-sugge

5º) Otros investigadores también han estudiado los problemas producidos por la proteína espiga y los anticuerpos que el organismo genera cuando es inyectada, atacando hasta 28 tejidos humanos, lo que explica las enfermedades autoinmunes que los vacunados pueden desarrollar.

https://www.biorxiv.org/content/10.1101/2020.12.04.409144v1

https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fimmu.2020.617089/full

6º) Un estudio reciente sobre Enfermedades Clínicas e Infecciosas dirigido por investigadores del Brigham and Women’s Hospital y la Escuela de Medicina de Harvard midió muestras de plasma sanguíneo recolectadas de 13 receptores de la vacuna Moderna después de la administración de la  primera y de la segunda dosis y encontraron niveles detectables de la proteína Espiga y también de una parte de la misma: la subunidad S1 que es suficiente para producir el daño porque es la subunidad o fragmento que se une al receptor.

7º) En diversos estudios se afirma que la proteína S cambia la señalización celular al unirse al receptor ACE2, esto significa que da instrucciones a la célula para que altere sus funciones, lo que es particularmente grave en las células inmunes ya que las vuelve ineficientes, facilitando los procesos inflamatorios y la susceptibilidad a enfermar por cualquier patógeno

https://europepmc.org/article/PPR/PPR334978

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7827936/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33232769/

En otro estudio publicado en Nature Neuroscience los animales de laboratorio inyectados con proteína de pico, purificada en su torrente sanguíneo, desarrollaron problemas cardiovasculares. La proteína espiga también cruzó la barrera hematoencefálica y causó daños en el cerebro.

8º) Científicos de alto nivel como el premio Nobel Luc Montaigner, Judy Mikovits, Peter Mcalloug, Sucharit Bahkdi, Roxana Bruno, Karina Acevedo, Byram Bradley y un largo etc que son muy críticos con las vacunas covid, confirman su peligrosidad por la acción de la proteína Espiga.

9º) La acción de la proteína S e incluso de sus fragmentos (subunidad S1 y probablemente  solo del RBD o dominio de unión al receptor) explica perfectamente, a causa del bloqueo de los RECEPTORES ACE2, los síntomas debidos a la  covid  grave (microtrombos e hiperinflamación) y el daño producido por la vacuna.

Dicho bloqueo daña las células que contienen estos receptores que se encuentran distribuidos por muchos tejidos, principalmente los vasos sanguíneos, las plaquetas y  las células inmunes (lo que explica los trombos, lesiones hemorrágicas e hiperinflamación) y por diversos órganos, principalmente el corazón, riñones, gónadas, cerebro e hígado.

El Dr. J. Patrick Whelan, reumatólogo pediátrico, es otro científico que advirtió a la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) en diciembre que las vacunas de ARNm podrían causar lesiones microvasculares en el cerebro, corazón, hígado y riñones de formas no evaluadas en ensayos de seguridad. En una presentación pública, Whelan intentó alertar a la FDA sobre la posibilidad de que las vacunas diseñadas para crear inmunidad a la proteína de pico SARS-CoV-2 en su lugar causen lesiones.

10º) Estudio de biodistribución de la vacuna de Pfizer confirma la acción de la proteína espiga en los órganos en los que se acumula:

 El estudio de biodistribución obtenido por Bridle muestra que la proteína de pico de COVID ingresa a la sangre donde circula durante varios días después de la vacunación y luego se acumula en órganos y tejidos, incluidos el bazo, la médula ósea, el hígado, las glándulas suprarrenales y en “concentraciones bastante altas” en los ovarios.

“Sabemos desde hace mucho tiempo que la proteína de pico es una proteína patógena”, dijo Bridle. “Es una toxina. Puede causar daños en nuestro cuerpo si entra en circulación”. 

Ver PDF

Stephanie Seneff, la científica investigadora principal del Instituto de Tecnología de Massachusetts, dijo que ahora está claro que el contenido de la vacuna que se está administrando, las nanopartículas lipídicas (LNP) que contienen el ARNm codificante de la proteína espiga, llega al bazo y a las glándulas, incluidos los ovarios y las glándulas suprarrenales, y mientras se va vertiendo circula por el torrente sanguíneo, donde está causando un daño sistémico. “Los receptores ACE2 son comunes en el corazón y el cerebro”, agregó. “Y así es como la proteína  espiga causa problemas cardiovasculares y cognitivos”.

11º) El daño directo a bazo y páncreas (órganos en que acumulan las LNP vacunales) y el estado basal de inflamación crónica, deterioro de la respuesta inmunológica y alteración de la coagulación parecen ser los mecanismos fisiopatológicos que contribuyen al aumento de la morbimortalidad de la Covid-19 en las personas diabéticas, así como al mayor daño producido por las vacunas covid en los diabéticos.

https://www.elsevier.es/es-revista-endocrinologia-diabetes-nutricion-13-articulo-consecuencias-covid-19-sobre-personas-con-S253001642030104X

12º) La patología y los síntomas que están teniendo muchos vacunados covid  (trombosis con trombocitopenia, accidentes cerebrovasculares y cardiovasculares y miocarditis) se correlaciona perfectamente con los problemas que causa la proteína espiga, según se ha determinado experimentalmente y está recogido en los estudios científicos citados más arriba. Es de destacar que en otros órganos donde se acumulan las nanopartículas lipídicas como el ovario, se están produciendo diversas alteraciones como lo demuestra la notificación de un elevado número de mujeres con problemas relacionados con  la menstruación.

https://pure.hud.ac.uk/en/publications/covid-19-post-vaccine-menorrhagia-metrorrhagia-or-postmenopausal-

13º) Se están haciendo actualmente  para comprobar la respuesta inmune, test de anticuerpos por el método de Electroquimioluminiscencia (un método fiable y muy sensible)  que demuestran  que las personas vacunadas presentan anticuerpos exclusivamente contra la proteína S, a diferencia de las personas que han pasado covid, que presentan Ac tb contra otras proteínas virales como la proteína de la nucleocápside (proteína N) .

(EJEMPLOS DE TEST en documento anexo)

 Para fabricar estos test de Anticuerpos es imprescindible haber hecho los estudios adecuados de proteómica e inmunología de la proteína S.

14º) Sobre el posible contagio a través de las personas vacunadas tengo que decir que es un HECHO PROBADO que dicho contagio se da.

Por una parte se constata el hecho de que la epidemia no termina con una curva en campana característica de cualquier epidemia, sino que se producen nuevas variantes y oleadas de enfermos y hospitalizados desde que se inició la vacunación masiva (sin contar la olas artificiales infladas por test PCR inespecíficos). Esto es especialmente relevante durante las temporadas invernales en los distintos hemisferios terrestres, en las que aumenta el nº de casos leves y graves, al igual que ocurre en las epidemias gripales. Hay que tener en cuenta que el SINDROME COVID GRAVE es una complicación autoinmune de un proceso de tipo gripal, como lo demuestra el dato de que a los siete días de enfermar es cuando se desencadena el cuadro hiperinflamatorio grave y ya NO SE CORRESPONDE con cultivo viral positivo.

Por otra parte conocemos numerosos casos, algunos de ellos muy mediáticos como el de un conocido presentador de Tv española, en el que el recién vacunado enferma y contagia a su familia. El fenómeno del contagio es una EVIDENCIA aunque la explicación de dicho fenómeno no sea simple. A los interesados en investigar un poco más respecto al fenómeno, les remito a la entrevista que realicé para la revista D-Salud de julio de 2021. Los vectores portadores de la información patógena  pueden ser partículas de tipo viral que emitan los vacunados sintomáticos (sabemos que las células diana de la proteína espiga generan exosomas que contienen micro ARNs) o bien fragmentos peptídicos de la proteína espiga eliminados por los vacunados por la saliva o la orina, ya que ha sido demostrado que no es precisa la proteína completa para unirse al receptor celular y causar daño compatible con el cuadro covid.

 CONCLUSIÓN:

La lucha coordinada contra la desinformación que debería ser el objetivo principal de quienes no aceptamos el discurso oficial sobre la pandemia debería ser prioridad. Si perdemos el rigor que debe caracterizar toda investigación científica y nos apoyamos en creencia u opiniones , estamos haciendo un flaco favor a la posible resolución satisfactoria del problema que a todos concierne.

Actualizaciones:

Otro estudio que demuestra que la proteína Spike (por sí sola) es tóxica para las células. El pico causa inflamación del extremo vascular. Células a través de la señalización de la integrina α5β1 -> NF-κB. Conduce a la adhesión e infiltración de leucocitos y a la fuga vascular. The spike protein of SARS-CoV-2 induces endothelial inflammation through integrin α5β1 and NF-κB https://doi.org/10.1101/2021.08.01.454605 https://www.biorxiv.org/content/10.1101/2021.08.01.454605v1

La proteína S1 del SARS-CoV-2 cruza la barrera hematoencefálica en ratones: Mostramos que el S1 radioyodado inyectado por vía intravenosa (I-S1) cruzó fácilmente la barrera hematoencefálica en ratones machos, fue absorbido por regiones cerebrales y entró en el espacio cerebral parenquimatoso. I-S1 también fue captado por pulmón, bazo, riñón e hígado. El I-S1 administrado por vía intranasal también entró en el cerebro, aunque a niveles aproximadamente diez veces más bajos que después de la administración intravenosa. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33328624/