lunes , 26 septiembre 2022

Los casos de miocarditis después de las inyecciones K0 B1T ya alcanzan la mitad del total del 2021 en solo 2 meses

Llevamos más de un año con las señales de seguridad conocidas de que esta inyección causa miocarditis y, sin embargo, aún no se han retirado le incluso se exige en personas jóvenes como requisito en muchas universidades. Sin embargo, los informes de miocarditis y pericarditis son tan frecuentes ahora que solo en las primeras ocho semanas de 2022, ya estamos en el 47 % del total de reportes en el Sistema de Reportes de Efectos Adversos de EE.UU, VAERS para 2021. Hubo 24.177 informes de pericarditis/miocarditis enviados a VAERS en 2021. En 2022, solo hasta el 25 de febrero, hubo 11.289 informes, que es casi la mitad del total del año pasado. Aquí está la presentación gráfica de Open VAERS :

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE. UU. han reconocido una «alta tasa de verificación de informes de miocarditis a VAERS después de la vacunación contra el COVID-19 basada en ARNm», lo que lleva a la conclusión de que «es más probable que no se informe lo suficiente». Cada reporte para VAERS conlleva una media hora promedio y mas del 86% de los informantes son profesionales de la salud que han sido verificados y en caso de falso testimonio pueden ir a prisión.

El Dr. Ryan Cole muestra coágulos de sangre sde personas muertas inyectadas con la inyección contra COVID. Los coágulos normalmente se sugieren a través de pruebas de dímero D elevado que revelan su presencia. Un nivel elevado de dímero D generalmente desencadena un examen del tórax para ver si hay un coágulo pulmonar grande. Pero están encontrando algunos de sus colegas. Micro coágulos. Pueden vivir con microcoágulos e incluso coágulos de tamaño mediano… por un tiempo. ‘Pero los tejidos a su alrededor eventualmente se comprometen… porque no tiene oxígeno, y los tejidos mueren… https://www.bitchute.com/video/2y22H15xNsFx/

Además, un informe de 2010 presentado a la Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención Médica (AHRQ) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. (HHS) advirtió que VAERS detectó «menos del 1% de los eventos adversos de la vacuna». Sobre el problema de la subnotificación, el sitio web de VAERS solo ofrece que “los eventos médicos más graves e inesperados probablemente sean más notificados que los menores”.

En mayo de 2021, NBC News publicó un informe que reconoce las preocupaciones de los expertos sobre las «brechas» en el monitoreo federal de las vacunas contra el COVID. Si bien el gobierno actualmente depende de una «mezcolanza» de fuentes de datos de seguridad, explica el informe, los expertos citados piden un sistema de vigilancia ‘activo’ más «robusto [que] pueda buscar grandes volúmenes de registros de atención de pacientes para comparar tasas de efectos adversos». eventos en personas que recibieron vacunas con las que no”.

No es aceptable (y nunca lo fue) que los medios de comunicación y los «verificadores de datos» pagados por las farmacéuticas desestimen automáticamente a VAERS. Es nuestra principal herramienta de farmacovigilancia y se implementó precisamente para servir de consuelo al público para que el Congreso absolviera de responsabilidad a los fabricantes de vacunas. Además, los datos complementan lo que hemos aprendido universalmente de todos los estudios de vacunas contra la miocarditis: que se dirige a los adolescentes y a los 20 años más que a otros grupos de edad y es más potente después de la segunda dosis. Aquí está el desglose por edad de los informes VAERS:

Además, ahora tenemos documentos publicados a través de FOIA que muestran que Pfizer admite que VAERS es una herramienta de informes de señales de seguridad sólida y legítima. En un documento de marzo de 2020 titulado «SOLICITUD DE EXENCIÓN PARA EL SUFIJO DESARROLLADO POR LA FDA PARA BIOLÓGICOS». Pfizer responde a una consideración de la FDA de que las inyecciones podrían necesitar un nuevo sistema de monitoreo de eventos adversos, Pfizer argumenta que: «Pfizer cree que un sufijo adicional para COVID- 19, para la inyección de ARNm (nucleósido modificado) sería onerosa y redundante, ya que el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) de EE. UU. tiene métodos existentes para garantizar la dispensación segura y la farmacovigilancia óptima de las vacunas”. Es decir se refirieron a los métodos existentes como «robustos» y mencionaron a VAERS como una de las herramientas.

Por lo tanto, Pfizer no puede cambiar lo que ha dicho. Si VAERS era un sistema lo suficientemente bueno para respaldar su acuerdo de licencia, entonces debe rendir cuentas por las señales de seguridad a todo volumen que emanan del sistema existente. Ahora también sabemos que Pfizer sabía:

  • de más de 1200 muertes desde el principio , y
  • de eventos adversos en el 23% del grupo de prueba , cientos de categorías de eventos adversos graves, y
  • sabían que la proteína pico (spike) de la inyección no permanece en el lugar de la inyección y
  • estaban al tanto del hecho de que El 16% de las nanopartículas lipídicas se depositan en el hígado. 
  • Pfizer también mintió al afirmar que las inyecciones brindan “Inmunización activa para prevenir el COVID-19 causado por el SARS-CoV-2”, como si fuera una «vacuna» totalmente efectiva. 
  • También admitieron desde el principio en el documento recién publicado (pags. 24 ) que la inflamación aumenta con la segunda y tercera dosis.

En otras palabras, todo esto pinta una imagen de que no hay red de seguridad para el público, y des desconoce el alcance y la gravedad de los eventos adversos que veremos en los próximos meses. El público ya lo sabe, al menos inconscientemente, porque ahora estamos viendo advertencias sobre programas de vigilancia cardiovascular para atletas, ya que numerosos atletas continúan cayendo repentinamente.

¿Qué tan frecuente es la miocarditis?

En una sala de emergencias del Centro Médico de la Universidad de Tel Aviv, hubo ocho casos de miocarditis en un pequeño grupo de edad después de haber recibido las inyecciones, según un estudio publicado en Circular. Esto fue en febrero y marzo de 2021, antes de que los practicantes estuvieran alerta por esta señal de seguridad. En otro estudio publicado en el Diario de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas Pediátricas, ocho adolescentes se presentaron en el Nicklaus Children’s Hospital en Miami en el transcurso de 36 días con perimiocarditis. Estas fueron solo las personas que se presentaron dentro de los 4 días posteriores a recibir una dosis de la inyección de Pfizer, poco después de que se aprobara para este grupo de edad.

Nadie lo explicó mejor que Stefan Oelrich, jefe de la división farmacéutica de Bayer, en la Cumbre Mundial de la Salud de 2021 ( a las 1:37:25 ). Pregonando alegremente el futuro de la «terapia celular y génica», Oelrich promocionó las inyecciones de ARNm como el primer triunfo de esta tecnología. “Si hubiéramos encuestado hace dos años al público si estaba dispuesto a tomar terapia génica o celular e inyectarla en su cuerpo, probablemente habríamos tenido una tasa de rechazo del 95 %”, dijo Oelrich con un brillo en los ojos. “Creo que esta pandemia también ha abierto los ojos de muchas personas a la innovación de una manera que quizás antes no era posible”. Solo espere hasta la próxima inyección de ARNm y aceptará con entusiasmo el sabor de la innovación. Ver Video a continuación:

Stefan Oelrich, jefe de la división farmacéutica de Bayer, en la Cumbre Mundial de la Salud de 2021 ( a las 1:37:25 ).»Las inyecciones COVID son una terapia génica» Colabore con nosotros para poder subtitular este video, gracias.

Pruebas adicionales contra la seguridad de las inyecciones

Se descubrieron pruebas adicionales contra la seguridad de las inyecciones a fines de febrero durante una audiencia sobre la vacuna COVID-19 realizada por el senador republicano de los EE. UU. Ron Johnson de Wisconsin, donde el abogado Thomas Renz presentó datos de facturación médica de la Base de datos de epidemiología médica de defensa (DMED) del Pentágono que muestra que en 2021 se produjeron aumentos drásticos en una variedad de diagnósticos de problemas médicos graves con respecto al promedio de los cinco años anteriores, incluida la

  • hipertensión (2.181 %),
  • los trastornos neurológicos (1.048 %),
  • la esclerosis múltiple (680 %),
  • el síndrome de Guillain-Barré (551 %) ,
  • cáncer de mama, 487 %),
  • infertilidad femenina (472 %),
  • embolia pulmonar (468 %), migrañas (452 ​​%),
  • disfunción ovárica (437 %),
  • cáncer testicular (369 %) y
  • taquicardia (302 %).

Thomas Renz es el abogado que está demandando al el Dtpto de Defensa de EE.UU. y tiene los datos de varios denunciantes que trabajan para el gobierno que muestran que muchos más de los que nos dicen han resultado heridos y muertos a causa de las ‘inyecciones K0 B1T’.  Colabore con nosotros para poder subtitular este video, gracias.

En una declaración el portavoz de la División de Vigilancia de las Fuerzas Armadas de la Agencia de Salud de Defensa, Peter Graves, confirmó la existencia de los registros, pero afirmó que una «falla de datos» en el momento oportuno hizo que los números anteriores a 2021 parecen mucho más bajos que el número real de casos para esos años. Sin embargo aún no han logrado responder porque los datos de 2021 son correctos como si la falla en la base de datos se hubiera solucionado por si misma para ese año.

Las inyecciones contra la COVID-19 no han logrado poner fin a la pandemia a cambio de estos riesgos. El gobierno federal considera que más de 216 millones de estadounidenses (casi el 65 % de los elegibles) están «totalmente vacunados» (un objetivo móvil dada la naturaleza temporal de las vacunas), pero los datos de la Universidad Johns Hopkins informados en octubre pasado muestran que más estadounidenses murieron de COVID-19 para ese punto en 2021 (353.000) que en todo 2020 (352.000). La inyección Moderna ha estado disponible durante todo el 2021; las inyecciones de Pfizer y Johnson & Johnson estuvieron disponibles a finales de febrero.

La página 7 de la presentación de registro de BioNTech de Pfizer es muy reveladora: