lunes , 5 diciembre 2022

Pretenden disimular el aumento de culebrilla, Herpes Zoster, causado por la inyección K0 B1T

Assessment of Herpes Zoster Risk Among Recipients of COVID-19 Vaccine doi:10.1001/jamanetworkopen.2022.42240https://jamanetwork.com/journals/jamanetworkopen/fullarticle/2798504?utm_campaign=articlePDF&utm_medium=articlePDFlink&utm_source=articlePDF&utm_content=jamanetworkopen.2022.42240Artículo comentado por Jessica Rose Ph.D

El 16 de noviembre de 2022 en JAMA Network Open publico un estudio titulado: » Evaluación del riesgo de herpes zoster entre los receptores de la vacuna COVID-19 «, esto significa que alguien se tomó el tiempo para hacer esta evaluación. Pero…

Ha quedado claro desde el inicio de la implementación de las inyecciones de COVID-19 a partir de conjuntos de datos, estudios de casos y del aumento de las ventas de aciclovir 1 , que las inyecciones COVID-19 están provocando reactivaciones de herpes zoster. Para ver sobre este tema ir a «El herpes zoster o culebrilla se reactiva después de las inyecciones de ARNm»

La investigación se pregunta   ¿Existe un mayor riesgo de infección por herpes zoster después de la vacunación contra el COVID-19?. Esta es la pregunta equivocada. La pregunta correcta es: “¿Existe un mayor riesgo de reactivación del virus varicela-zoster después de la inyección de COVID-19?”

Para ser realmente definitivo aquí, hay muchos virus del herpes. 

  • Herpes simplex I y II,
  • citomegalovirus (CMV),
  • virus de Epstein-Barr (EBV),
  • virus de varicela-zóster y más. 

Todos estos virus del herpes pueden establecer infecciones latentes 2 en varios tejidos de nuestro cuerpo, y esto significa que estos virus se duermen una vez que el sistema inmunológico controla la ‘infección’, solo para despertar realmente un día. Uno de los virus del herpes que ha resurgido en el contexto de informes clínicos y de eventos adversos (y estudios de casos) es el herpes zoster, también conocido como herpes zóster causado por el virus varicela-zoster (VZV): el virus que causa la varicela ( varicela) y culebrilla (herpes zoster), tras la infección y reactivación, respectivamente.

Estos virus del herpes zóster permanecen latentes en los ganglios sensoriales del nervio craneal (o los ganglios de la raíz dorsal) del ser humano durante años y, si se reactivan, se manifiestan como un sarpullido doloroso, desagradable y potencialmente contagioso , a menudo alrededor de la mitad de la vida en alguna sección del cuerpo, habiendo sido desencadenada por ‘algo’ relacionado con la supresión inmunológica. 

Esta inmunosupresión puede ser en forma de estrés, toxinas o agentes inmunomoduladores experimentales inyectados exógenamente. “Cuando su sistema inmunológico no funciona correctamente, el virus del herpes zóster, VZV puede reactivarse”. 3

Es claro cómo la erupción solo ocurre en un lado del cuerpo, donde sea que ocurra. VZV puede reactivarse para causar culebrilla y lo hace en aproximadamente 1/3 de las personas, más adelante en la vida. La foto a continuación no es un ejemplo tan severo de herpes zóster, pero para evitar impresionar a los lectores porque esta erupción puede ser mucho más severa.

Para ser claros, el objetivo de los autores de la investigación era el siguiente:

Objetivo   Evaluar si la vacunación contra la COVID-19 se asocia con un mayor riesgo de infección por herpes zóster.

(Eso no es lo que mostraría los datos de la culebrilla . Mostraría indicaciones de reactivación de virus del herpes zóster VZV).

Entonces, habiendo admitido que «la infección por herpes zoster después de la vacunación con COVID-19 se ha informado en numerosos estudios de casos», los autores querían mostrar que «estos casos [simplemente] representan un mayor informe [y no] un verdadero aumento en el riesgo». Lo que realmente querían escribir era que, a pesar de que los estudios de casos han proporcionado pruebas sólidas de la reactivación del VZV en la proximidad temporal de la administración de las inyecciones contra el COVID-19, estas pruebas son simplemente el resultado de un aumento de informes, y no de un aumento incidencia. 

Puedo creer dice Jessica Rose Ph.D que la gente se estresó debido a la manía de la coacción del mandato de encierro y, posteriormente, contrajo herpes zóster, pero lo que no creo es que todos los que informaron de inmediato a VAERS, fue lo que provocó el significativo aumento de informes.

Sobre aumento/exceso de informes

Una forma de proporcionar evidencia de un aumento en los informes podría ser comparar la cantidad de informes de herpes zóster/culebrilla en una base de datos de farmacovigilancia, como VAERS, durante los últimos años, con la cantidad de informes presentados desde entonces. el inicio del despliegue de las inyecciones COVID-19. Los investigadores no hicieron esto, por lo que su análisis es incompleto, desde esta perspectiva.

Para que quede claro, el número absoluto de informes de herpes zoster/culebrilla presentados a VAERS en el contexto de las inyecciones de Moderna, Pfizer y Janssen en los EE. UU. en comparación con los últimos 5 años de informes en el contexto de todas las vacunas combinadas demuestra esto:

Figura 2: Recuento absoluto de informes VAERS de herpes zoster para 2016-2022 por año. Fuente: https://vaers.hhs.gov/data/datasets.html.

Parece que hay una discrepancia en la cantidad absoluta de informes presentados a VAERS en 2021 y 2022 en comparación con los últimos 5 años. Es asombroso la cantidad de informes de herpes zoster en los últimos 5 años. Esto es de Shingrix (también de Glaxosmithkline)

¿Qué porcentaje de los informes VAERS de herpes zóster está asociado con la vacuna Shingrix?

Figura 3: Porcentaje de informes VAERS de herpes zoster para 2016-2020 por año realizados en el contexto de la vacuna Shringrix en comparación con todas las demás vacunas. Fuente: https://vaers.hhs.gov/data/datasets.html.

Esto es impactante. Para 2018 y 2019, el 95 % de los informes de herpes zóster presentados a VAERS se realizaron en el contexto de la vacuna Shingrix. El próximo paso sería averiguar cuántas vacunas Shingrix se administraron cada año, pero eso es para otro artículo. La otra mitad de los informes de culebrilla en 2021 y 2022 se están realizando en el contexto de las inyecciones COVID-19.

De vuelta a la investigación original. Los autores escriben:

El herpes zoster, también conocido como culebrilla, es causado por una reactivación del virus latente de la varicela zoster y se manifiesta como una erupción cutánea con ampollas que puede provocar dolor a largo plazo y reducir la calidad de vida. Se desconoce si estos informes de casos representan un mayor informe de casos de herpes zoster que ocurren al azar dada la mayor atención en la vacuna COVID-19 o un verdadero aumento en el riesgo.

Así que reconocen que los informes de casos se refieren a la culebrilla, una reactivación de un virus latente (no estoy seguro de por qué usan la palabra ‘infección’), pero se preguntan si estos aumentos en los informes de casos no se deben solo a personas obsesionadas con la notificación de eventos adversos en el contexto de las inyecciones COVID-19.

El incentivo, incluso inconscientemente, de no reportar eventos adversos en el contexto de las inyecciones contra el COVID-19, especialmente en el ámbito médico, es enorme. Muchas personas con las que he hablado me dicen que la mera mención de un efecto causal de un evento adverso y las inyecciones contra el COVID-19 pueden resultar en amenazas de pérdida de empleo, en el peor de los casos, y marginación de todos los compañeros, en el mejor de los casos. Conozco personas que han ido a sus médicos de cabecera con la mera sugerencia de un efecto causal de su dolencia por su inyección COVID, que han sido rechazados por estos llamados médicos de cabecera. 

Los autores concluyeron lo siguiente:

Conclusiones y relevancia: en este estudio, no se encontró asociación entre la vacunación contra la COVID-19 y un mayor riesgo de infección por herpes zoster, lo que puede ayudar a abordar las preocupaciones sobre el perfil de seguridad de las vacunas contra la COVID-19 entre pacientes y médicos.

Entonces, no solo ‘concluyen’ que ‘no se encontró asociación entre la vacunación contra el COVID-19 y un mayor riesgo de infección por herpes zóster’, sino que afirman que esto se presta a la narrativa de que estos productos deben promoverse en la comunidad de pacientes/médicos.

Las inyecciones aumentan las tasas de reactivación de VZV. Como se ha dicho no hacen la pregunta relevante que de nuevo es:

“¿Existe un mayor riesgo de reactivación del virus varicela-zoster después de la inyección de COVID-19?”

No hay grupo control en este estudio

Debieron haber reclutado personas que hayan tenido VZV (varicela, que es casi todo el mundo) y NO hayan recibido ninguna inyección contra el COVID-19 . Su idea de un grupo de control involucra a las mismas personas que recibieron las inyecciones que no tuvieron una reactivación en forma de brote de culebrilla entre 60 y 90 días después de la última inyección. Un estudio deficiente.

Además, manifiestan lo siguiente:

Además, los participantes elegibles debían estar inscritos continuamente en la cobertura médica y de farmacia desde 270 días antes de la fecha de la primera dosis registrada de la inyección contra el COVID-19 (fecha índice) hasta el 31 de julio de 2021, para permitir la determinación de las características iniciales y los casos de herpes zóster. después de la vacunación.

Se excluyeron las personas con un diagnóstico previo de herpes zóster (identificado por el código B02.xx de la CIE-10 ) en los 270 días anteriores a la fecha índice.

Entonces, para participar en el estudio, tenía que recibir una inyección y no podría haber tenido un diagnóstico de herpes zoster dentro de los 270 días posteriores a su primera inyección. Así que nada de herpes zóster durante casi un año. Supongo que esto tiene sentido ya que un brote de culebrilla 270 días antes de la primera inyección podría implicar una inclinación hacia un brote frente a un modulador del sistema inmunitario. 

Figura 4: resumen gráfico para el diseño del estudio que creo que mostraría resultados definitivos.

En cualquier caso, son muy ambiguas las conclusiones de los autores, deberían haber hecho un mejor experimento. 

Referencias:

1. https://marketpublishers.com/report/life_sciences/healthcare/global-acyclovir-drug-market-status-trends-n-covid-19-impact-report-2021.html

2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK8157/3

3. https://www.healthline.com/health/what-causes-shingles-to-activate#causes

Si encuentra “ este artículo útil suscríbase como miembro de nuestro equipo para apoyarnos y en conjunto podamos aclarar el tema en discusiones con familiares, amigos, funcionarios y empleadores. La experiencia nos dice que cuando la gente esta siendo coaccionada y no entiende que pasa, cuando finalmente se enteran quien y como los están coaccionando, entonces pueden salir de la confusión, eliminar el miedo y actuar seguros para defenderse. Para lograr esto primero hace falta informar con evidencia de primera línea, no de forma periodística sino con una base de datos con la documentación científica de expertos, libre de conflictos de intereses. Para llevar a cabo esta base de datos en cienciaysaludnatural.com hacen falta recursos, pagar hosting y el tiempo de elaboración de contenidos. Necesitamos que las personas que reconocen el valor del proyecto nos recomienden para poder continuarlo. Muchas gracias. Puede Apoyarnos en  https://cienciaysaludnatural.com/colaboracion

Tambien agradecemos su apoyo a esta base de datos con un bono contribución en mercado pago por única vez:
1000$ https://mpago.la/1Q1NEKM
500 $ https://mpago.la/2u2cZrG
300 $ https://mpago.la/1bPs2pS