lunes , 22 julio 2024

Tratamiento para limpiar el hígado y la vesícula

Print Friendly, PDF & Email

por Andreas Moritz https://www.youtube.com/@enerchiTV

Limpiar el hígado y la vesícula y remover los cálculos biliares es uno de los más importantes y poderosos eventos en la mejora de su salud. La limpieza del hígado requiere de seis días de preparación, seguido de las entre 16 y 20 horas que dura la limpieza.

Para remover los cálculos biliares, necesitará los siguientes elementos:

  • Jugo de manzana 6 recipientes de un litro.
  • Sales de Epsom 4 cucharadas soperas disueltas en tres vasos de agua de 250 gr.
  • Aceite de Oliva Virgen Medio Vaso (150 gr.).
  • Pomelo fresco (de preferencia rosada), o una combinación de limones y naranjas frescas
  • Suficientes para exprimir dos tercios de vaso de jugo.
  • 2 Frascos uno con tapa

Nota: Busque aquellas Sales de Epsom (epsomita) “orales” , Si no tolera el jugo de pomelo o si le provoca nauseas, puede usar partes iguales de jugos de limón y naranja recién exprimidos. El efecto es el mismo con cualquier opción.

Tome un litro (32 onzas) de jugo de manzana diariamente durante un período de seis días.

Puede tomar más jugo si le sienta bien. El ácido málico en el jugo de manzana suaviza los cálculos biliares y facilita su paso por los conductos biliares. El jugo de manzana tiene un
fuerte efecto limpiador. Personas sensibles pueden sentir hinchazón y, ocasionalmente, diarrea, durante los primeros días. Gran parte de la diarrea será bilis estancada y desechada por el hígado y la vesícula (de fácil reconocimiento debido a su tonalidad café y amarilla). El efecto fermentador del jugo ayuda a que los conductos biliares se expandan.

Si esto se torna incómodo, puede agregar agua al jugo de manzana. Beba el jugo lentamente durante todo el día, entre comidas (evite tomar el jugo durante, justo antes o hasta dos horas después de las comidas y por la noche). Esto, además de su consumo diario de agua.

Nota: sería preferible que utilizara jugo de manzana orgánico, a pesar de que para los fines de la limpieza. Sería conveniente que se enjuagara la boca con bicarbonato de sodio o que se cepille los dientes varias veces durante el día, para que el ácido del jugo no dañe sus dientes. [En caso de que sea alérgico o intolerante al jugo de manzana, refiérase a las otras opciones explicadas en la sección Dificultades con la limpieza, al final de este capítulo].

Recomendaciones de dieta

Durante toda la semana de preparación y limpieza evite tomar alimentos o bebidas frías o congeladas; ya que enfrían al hígado y minimizan la efectividad de la limpieza. Todas las comidas y bebidas deberán ser calientes o, por lo menos, estar a temperatura ambiente. Para ayudar al hígado a prepararse para la descarga principal, trate de evitar comidas de origen animal, productos lácteos y comidas fritas. Aparte de esto, coma normalmente, pero evite comer de más.

La mejor hora para la limpieza:

El segmento principal y final de la limpieza hepática se lleva a cabo durante un fin de semana, cuando usted no se encuentre bajo presión y tenga tiempo suficiente para
descansar. A pesar de que la limpieza es efectiva en cualquier momento del mes, de preferencia deberá coincidir con un día que se encuentre entre luna llena y luna nueva. El periodo de 5-6 días antes de la limpieza puede comenzar 5-6 días antes de la luna llena.

Si toma algún medicamento:

Durante la limpieza hepática cualquier medicamento, vitaminas o suplementos que no sean absolutamente necesarios. Es importante no darle al hígado labores extra que puedan interferir con su esfuerzo de limpieza.

Asegúrese de limpiar su colon antes y de cada limpieza hepática

El tener evacuaciones con regularidad no significa que sus intestinos se encuentran libres de obstrucciones. La limpieza del colon, ya sea unos días antes o, idealmente, en el sexto día de preparación, ayuda a prevenir o minimizar cualquier incomodidad o nausea que pueda surgir
durante la descarga hepática. Previene el reflujo de la mezcla de aceites o productos de desecho del tracto intestinal. También asiste al cuerpo en la rápida eliminación de cálculos biliares. La irrigación colónica (o hidroterapia del colon) es el método más sencillo y rápido para preparar al colon para una limpieza hepática.

El segundo método de preferencia es con el producto Colema board (mayor información en Manteniendo su colon limpio, al final).

Lo que necesita hacer al sexto día de tomar el jugo de manzana

Si siente hambre por la mañana, coma un desayuno ligero, como cereal caliente; avena sería la opción ideal. Evite el azúcar u otros edulcorantes, especias, leche, mantecas y mantequillas, aceites, yogurt, queso, jamón, huevos, nueces, pasteles, cereales fríos, etc. Puede consumir frutas y jugos de frutas. Para el almuerzo, coma vegetales al vapor con
arroz blanco (de preferencia arroz Basmati) y use un poco de sal no refinada de mar o de roca. Repitiendo, no coma comidas proteínicas, mantequillas o aceite, ya que puede sentirse mal durante la limpieza. No coma o beba (salvo agua) después de las 2 PM, de lo contrario, ¡se arriesga a no arrojar ninguna piedra! Siga exactamente los tiempos descritos a continuación para obtener el mayor beneficio de la descarga hepática.

El Proceso de Limpieza

Noche

18 hs. Agregue cuatro cucharadas soperas de Sales de Epsom (sulfato de magnesio) a tres vasos de 250 gr. de agua filtrada en una jarra.
Esto prepara cuatro porciones de ¾ de vaso cada una. Tome su primera porción ahora. Puede tomar un par de tragos de agua después para deshacerse del sabor amargo en la boca o agregue un poco de limón para mejorar el sabor. Algunas personas lo toman con una pajita larga para evitar las papilas gustativas de la lengua. Es recomendable que se cepille sus dientes o que enjuague su boca con bicarbonato de sodio. Una de las principales acciones de las Sales de Epsom es el dilatar (ensanchar) los conductos biliares, facilitando el paso de las piedras. También, limpia cualquier desecho que pudiera obstruir el paso de las piedras.

20 hs. Beba su segunda porción (3/4 de vaso) de Sales de Epsom.

21:30 hs. Si para esta hora, usted no ha evacuado y no realizó una limpieza del colon dentro de las pasadas 24 horas, aplíquese un enema de agua; esto desencadenará una serie de evacuaciones.

21.45 hs. Lave bien las toronjas (o limones y naranjas). Exprímalas con la mano y retire la pulpa. Necesitará ¾ de vaso de jugo. Vacíe el jugo y ½ vaso de aceite de oliva en el frasco. Cierre el frasco y agite fuertemente, aproximadamente 20 veces o hasta que la solución se vea acuosa o aguada. Idealmente, usted debería tomarse esta mezcla a las 22 hs.,
pero si cree que necesita ir al baño un par de veces más, puede retrasarse hasta 10 minutos.

22 hs. Permanezca de pie al lado de su cama (no debe sentarse) y beba la mezcla, pura, de preferencia. No se tarde más de cinco minutos para hacerlo (solo los mayores o débiles pueden tardarse más).

Acuestese inmediatamente ¡Esto es esencial para ayudar a que los cálculos se suelten! Apague las luces y acuéstese boca arriba con una o dos almohadas para levantarlo un poco. Su cabeza debe estar a una altura mayor a la del abdomen. Si esto es incómodo, acuéstese sobre su lado derecho, con las rodillas dobladas hacia su cabeza. ¡Permanezca en esta posición por lo menos durante 20 minutos y trate de no hablar! Fije su atención en su hígado. Usted puede sentir las piedras moviéndose a través de los conductos biliares como si fueran canicas. No sentirá ningún dolor porque el magnesio de las Sales de Epsom mantiene los conductos biliares abiertos y relajados, y la bilis secretada junto con las piedras mantiene los conductos lubricados (lo cual es distinto a un ataque de dolor de la vesícula, donde el magnesio y la bilis no están presentes). Si puede, trate de dormir.

Si durante la noche siente la necesidad de evacuar, hágalo. Verifique si hay algunas pequeñas piedras (de color verde chícharo o café claro) flotando en el sanitario. Puede sentir náuseas durante la noche y/o en las tempranas horas de la mañana. Esto se debe principalmente a un repentino y fuerte desecho de cálculos y toxinas del hígado y la vesícula, empujando la mezcla de aceite hacia el estómago. Las náuseas pasarán durante la mañana.

La Mañana Siguiente

6 – 6:30 hs. Al despertarse, pero no antes de las 6 de la mañana, beba su tercer vaso de sales de Epsom (si siente demasiada sed, beba un vaso de agua tibia o a temperatura ambiente antes de tomar las sales).
Descanse, lea o medite. Si se siente con sueño, regrese a la cama, pero es preferible que el cuerpo permanezca en posición vertical. La mayoría de la gente se siente absolutamente bien y prefiere hacer ejercicios ligeros, como Yoga.

8 – 8:30 hs. Beba su cuarto y último vaso de sales de Epsom.

10 – 10:30 hs. Puede beber jugo fresco en este momento. Media hora después, usted puede comer una o dos piezas de fruta fresca.
Una hora más tarde usted podrá ingerir alimentos regulares (pero solo ligeramente). Por la tarde o a la mañana siguiente, usted regresará a la normalidad, y comenzará a sentir las primeras señales de mejora. Continúe ingiriendo comidas ligeras durante los siguientes días. Recuerde, su hígado y vesícula acaban de pasar por una cirugía mayor, aunque sin los
dañinos efectos secundarios.

Los resultados que puede esperar

Durante la mañana y, quizás, por la tarde después de la limpieza, usted tendrá un número de evacuaciones aguadas. Estas consisten inicialmente de cálculos mezclados con residuos de comida, y después, simplemente piedras mezcladas con agua. La mayoría de los cálculos serán de color verde chícharo y flotarán en el sanitario debido a su composición, principalmente de compuestos de bilis . Las piedras serán de diferentes tonalidades de verde y pueden ser de colores brillantes y relucientes. Sólo la bilis del hígado puede
provocar el color verde. Los cálculos vienen en todos tamaños, colores y formas. Las piedras de color más claro son las más recientes. Las piedras negruscas son las más antiguas. Algunas son pequeñas, y otras, tan grandes como dos o tres centímetros de diámetro (aproximadamente una pulgada). Puede haber docenas y, algunas veces, cientos de piedras (de diferentes tamaños y colores) saliendo al mismo tiempo. También busque las piedras de color café claro o blanco. Algunas de las piedras color café o blanco pueden hundirse hasta el fondo con las heces. Son cálculos calcificadas que fueron eliminados de la vesícula con solo pequeños rastros de colesterol. Todas las piedras verdes y amarillas son tan suaves como la arcilla, gracias a la acción del jugo de manzana.
También encontrará una capa de paja o espuma, la espuma consiste de millones de diminutos cristales puntiagudos de colesterol, lo cual puede fácilmente rasgar los pequeños
conductos biliares. El desecharlos es igualmente importante.
Trate de hacer una estimación de la cantidad de piedras que ha eliminado. Para permanentemente curar la bursitis, los dolores de espalda, las alergias u otros problemas de salud, y para prevenir la aparición de otras enfermedades, usted necesitará remover todas las
piedras.

Esto puede requerir por lo menos seis limpiezas, las cuales pueden llevarse a cabo en periodos de dos o tres semanas, o mensualmente (no lo haga con mayor frecuencia que esto). Si usted no puede hacer las limpiezas con esta frecuencia, puede darse más tiempo entre limpiezas. Lo importante es que recuerde que una vez que haya comenzado a limpiar el hígado, debe continuar haciéndolo hasta que ya no salgan piedras. El dejar la limpieza a medias por un periodo prolongado de tiempo (tres o más meses) puede causar una mayor incomodidad que el no haber hecho la limpieza del todo.
El hígado, comenzará a funcionar eficientemente pronto después de la primera limpieza y usted comenzará a notar una mejora repentina, algunas veces, a las pocas horas. Los dolores disminuirán, la energía aumentará y su claridad mental se mejorará considerablemente.
Sin embargo, a los pocos días, las piedras en el fondo del hígado se habrán trasladado al frente hacia los dos principales conductos biliares que salen del hígado, lo que puede causar que algunos de los viejos síntomas de incomodidad regresen. De hecho, puede llegar a sentirse decepcionado porque la recuperación parece durar poco tiempo. Pero todo esto muestra que aun quedan piedras, y que estas se encuentran listas para ser removidas con la siguiente ronda de limpieza. A pesar de esto, la respuesta de auto-reparación y limpieza del hígado se habrán incrementado significativamente, dándole un alto grado de efectividad a este importantísimo órgano del cuerpo.

Mientras existan algunas pequeñas piedras moviéndose por los miles de pequeños conductos biliares hacia los cientos de conductos biliares más grandes, estos pueden combinarse para formar piedras más grandes y producir síntomas experimentados previamente, tales como el dolor de espalda, de cabeza, de oídos, problemas digestivos, hinchazón, irritabilidad, enojo, etc., aunque estos pueden ser menos intensos que
anteriormente. Si una limpieza no produce piedras, lo cual sucede después de 6 u 8 limpiezas (en casos severos puede tomar hasta 10 o 12), su hígado puede ser considerado en excelentes condiciones. Sin embargo, se recomienda el repetir la limpieza del hígado cada seis meses. Cada limpieza le dará mayores impulsos al hígado y se encargará de cualquier
toxina que se haya acumulado en ese lapso.

Nota: Nunca limpie su hígado si sufre de alguna enfermedad severa, aun si es un simple resfriado. Sin embargo, si usted sufre de una enfermedad crónica, el hacerse una limpieza hepática puede ser lo mejor que usted pueda hacer por su salud.

IMPORTANTE

La limpieza hepática es uno de los métodos más invaluables y efectivos para recuperar la salud. No hay riesgos involucrados si todas las instrucciones se siguen al pie de la letra. Por favor tome la siguiente instrucción muy seriamente. Existen muchas personas que siguen la receta de una limpieza hepática que han recibido de amigos o que encontraron en
el Internet, y han sufrido complicaciones innecesarias. Estas personas no han tenido el completo conocimiento del procedimiento y la forma en como funciona, creyendo que el expulsar las piedras del hígado y la vesícula es suficiente.
Probablemente, algunos cálculos biliares, durante su proceso de expulsión, se alojen en el colon. Estas piedras pueden ser removidas con una irrigación calónica

Esto debería hacerse, idealmente, al segundo o 3er. dia de la limpieza hepática. Si hay cálculos en el colon, estos pueden causar irritación, infección, dolores de cabeza y del estómago, problemas tiroideos, etc. Estas piedras pueden convertirse en una fuente de
toxemia en el cuerpo. Si no hay hidroterapia del colón disponible en la región donde vive, puede aplicarse una enema de cafe seguido de un enema de agua. Esto, sin embargo, no garantiza que todas las piedras hayan sido removidas. No hay un substituto real de una irrigación colónica. El aplicarse un enema colema-board, es lo mas cercano a una irrigación colónica profesional.

Si usted elige algo menor a una irrigación colónica, mezcle una cucharada tetera al nivel de sales de Epsom con un vaso de agua tibia y bébalo a primera hora de la mañana del
día que haya elegido para la limpieza del colon.

Sobre la importancia de la limpieza del colon y los riñones:

A pesar de que la limpieza hepática puede, por si misma, producir resultados sorprendentes, debiera, idealmente, ser precedida por una limpieza del colon y los riñones, en este orden

La limpieza del colon (vea la sección de preparación) asegura que los cálculos arrojados sean removidos del intestino grueso con facilidad. Y la limpieza de los riñones asegura que
ciertas toxinas procedentes del hígado durante la limpieza hepática no signifiquen una mayor carga para estos órganos de eliminación.

Sin embargo, si usted nunca ha padecido de problemas renales, piedras en los
riñones, infecciones de la vejiga
, etc., usted puede proseguir con la secuencia de limpieza del colon-limpieza hepática-limpieza del colon.
Pero asegúrese de limpiar sus riñones en una fecha posterior. Definitivamente debe hacerse una limpieza de los riñones después de las primeras 2-3 limpiezas hepáticas, y una vez que su hígado se encuentre completamente limpio (vea la Limpieza Renal, en el capítulo 5). También puede beber una taza de té renal (vea las instrucciones de la limpieza renal) durante los 2-3 días siguientes a cada limpieza hepática. Siga las mismas instrucciones de la limpieza renal.

Las personas que sufran de un colon severamente congestionado, o que
tienen antecedentes de constipación, deberán considerar el someterse a 2-3 limpiezas del colon antes de la limpieza hepática. Y, para enfatizar, es importante que limpie su colon dentro de los tres días siguientes al término de la limpieza hepática. La remoción de cálculos biliares del hígado y la vesícula puede dejar algunas piedras y otros residuos tóxicos en el colon. Es esencial para su salud el removerlos.

La limpieza de higado no tuvo los Resultados Esperados

En algunos y muy raros casos, la limpieza hepática no produce los resultados esperados. Las siguientes son las principales razones, y los remedios, para tales eventualidades:

  1. Es probable que una severa congestión en sus conductos biliares hepáticos prevenga al jugo de manzana de penetrar completamente durante la primera ronda de la limpieza. Las hierbas Raíz de Genciana (o Genciana China) y el Bupléurum, ayudan al deshacer parte de la congestión y, por lo tanto, preparan su hígado para una limpieza más exitosa. Estas hierbas se venden como una tintura, llamadas “Chinese Bitters”, y que se encuentran disponibles a través de Prime Health Products (vea Lista de Proveedores al final del libro).
    La dosis correcta de esta tintura es de ½ a 1 cucharada tetera (aproximadamente 5 ml) una vez al día, en ayunas, aproximadamente 30 min. antes del desayuno. Este régimen debe seguirse durante tres semanas antes de comenzar a beber el jugo de manzana (o de usar la preparación Gold Coin Grass, mencionada en la sección anterior). Cualquier reacción poco placentera a la limpieza desaparece después de 3-6 días. Puede minimizarse siguiendo el método de limpieza de tejidos usando agua ionizad caliente.
  2. Usted no siguió las instrucciones correctamente. El omitir un paso del procedimiento, o alterar las dosis o el tiempo establecido para cada uno de los pasos, puede prevenir que obtenga los resultados completos. En pocas personas, por ejemplo, la descarga hepática no funciona a menos que se limpie primero el intestino grueso. La acumulación de desechos y gases previene que la mezcla de aceite se mueva fácilmente a través del tracto gastrointestinal. La mejor hora para una irrigación colónica, o un método alternativo, es el día de la limpieza hepática.

Mantenga su Colon Limpio

Un intestino grueso débil, irritado y congestionado, se convierte en campo fértil para la aparición de bacteria, la cual, simplemente se comporta como tal. Esto significa que metabolizan materiales de desecho potencialmente dañino. Un efecto secundario de estas actividades son las sustancias tóxicas producidas por los microbios. Algunas de estas toxinas producidas por la bacteria entran en la sangre, la cual las conduce directamente al hígado. La constante exposición de las células hepáticas a estas toxinas inhibe su desempeño y reducen las secreciones biliares, lo cual conduce a mayores interrupciones de las funciones digestivas.

Cuándo ingerimos comidas altamente procesadas y que han sido despojadas de sus nutrientes y su fibra natural, el colon tiene mayores dificultades para mover la masa de comida o el quimo. Las comidas procesadas tienden a convertirse en el quimo seco, duro o pegajoso que pasa con dificultad a lo largo del tracto intestinal. Los músculos alrededor del colon pueden apretar y empujar al quimo fibroso y voluminoso, pero cuando el quimo es una masa sin fibra, y pegajosa se tiene mayores dificultades. Cuando el quimo permanece en el colon durante largo tiempo, se seca y se endurece. Si eso fuera lo único que sucediera -el quimo convirtiéndose en heces fecales duras y secas, sólo tendríamos que preocuparnos por el estreñimiento (del cual sufren millones de personas). Pero hay más. Después de que el quimo/heces fecales se incrustan en las paredes del colon comienzan a hacer numerosas cosas, incluyendo:

  • Fermentar, podrir y endurecer, convirtiéndose en un campo fértil para el desarrollo de parásitos y patógenas (agentes causantes de enfermedades) y un almacén para químicos tóxicos que contaminan la sangre y la linfa y, por lo tanto, envenenan al cuerpo.
  • Formar una barrera que prevenga el colon de interactuar y absorber nutrientes del quimo.
  • Restringen el movimiento de las paredes del colon, haciendo casi imposible que el colon se contraiga rítmicamente para poder apresurar al quimo en su recorrido. (¿Que tan bien se hará este trabajo si se está cubierto de una gruesa capa de lodo?). Los siguientes son algunos síntomas resultantes del mal funcionamiento del colon:
  • Dolor en la espalda baja.
  • Dolor en cuello y hombros.
  • Problemas de la piel
  • Dificultad para concentrarse
  • Fatiga
  • Pasividad
  • Gripe e influenza
  • Estreñimiento o diarrea
  • Problemas digestivos
  • Flatulencia/gases
  • Hinchazón
  • Enfermedad de Crohn
  • Colitis ulcerosa
  • Síndrome del intestino irritable
  • Diverticulitis/diverticulosis
  • Permeabilidad intestinal aumentada (síndrome del intestino “agujereado”).
  • Dolor en la parte baja del estómago (especialmente el lado izquierdo).

El intestino grueso absorbe minerales y agua. Cuando la membrana del intestino está cubierta de placa, no puede asimilar y absorber los minerales (así como ciertas vitaminas). Cuando esto sucede, aparecen las enfermedades provocadas por las deficiencias, sin importar la cantidad de suplementos alimenticios que se ingieren. La mayoría de las enfermedades son, de hecho, desórdenes de deficiencia. Surgen cuando ciertas partes del cuerpo sufren de desnutrición, especialmente minerales (vea también tomar minerales ionizados en este capítulo).

Hay varios métodos que pueden ser utilizados para limpiar el colon:

Mantener el color limpio con irrigaciones colónicas, por ejemplo, es un método preventivo eficaz en la protección del hígado contra toxinas generadas en el intestino grueso. La irrigación colónica, también conocida como hidroterapia del colon, es quizá una de las terapias del colon más efectivas. En una sesión de 30 a 50 min., se pueden eliminar grandes cantidades de desechos que pudieran haberse acumulado con los años.

Durante un procedimiento típico, se usan entre 3 y 6 litros de agua purificada o destilada para suavemente lavar el colon. Junto con un suave masaje abdominal, los viejos depósitos de heces fecales mucosas son desprendidos de las paredes del colon y posteriormente removidos con el agua. Los colónicos tienen un efecto de alivio.

Por lo general hay un sentimiento de ligereza, limpieza, así como un incremento en la claridad mental después de este procedimiento.  Sin embargo, durante el procedimiento en si usted puede sentirse incómodo en ocasiones, particularmente en los momentos cuando los desechos se desprenden de las paredes intestinales y avanzan hacia el recto. La irrigación colónica es un sistema seguro e higiénico para limpiar el colon. Una manguera de plástico introduce el agua en el colon y retira los desechos del mismo. El material de desecho eliminado puede ser visto en un tubo donde se determina el tipo y cantidad de desecho eliminado.

Una vez que el colon ha sido limpiado 2, 3 o más veces, otros programas de salud como la dieta o el ejercicio serán más efectivos. Se estima que el 80% de todos los tejidos inmunes se encuentran en el intestino. Por lo tanto, limpiar el colon de desechos tóxicos y remover los cálculos biliares del hígado puede convertirse en la diferencia de los tratamientos del cáncer, corazón, SIDA y otras serias enfermedades.

Si no puede acudir a un especialista del colon, usted puede beneficiarse al usar un colema board (ver Lista de Proveedores), como una segunda opción. El colema board le permite limpiar el colon en la comodidad de su hogar. El colónico “colema” es un tratamiento «hágalo usted mismo» que es de fácil aprendizaje y aplicación.

Otro método de limpieza, que usa sales de Epsom, no sólo limpia el colon, sino también el intestino delgado. Esto es necesario si tiene muchas dificultades con la absorción de comida, si sufre de congestión de los riñones/vesícula, estreñimiento severo, o simplemente no puede hacerse un colónico. Durante tres semanas, mezcle una cucharadita de sales de Epsom orales (sulfato de magnesio) con un vaso de agua tibia y tómelo a primera hora por la mañana. Este enema oral limpia completamente su tracto digestivo y colon, de inicio a fin, generalmente dentro de una hora, obligándolo a evacuar varias veces. Limpia mucha de la placa y desechos de las paredes, así como los parásitos que ahí viven. Espere que sus heces fecales sean aguadas mientras haya desecho intestinal que arrojar. Después, las heces fecales vuelven a su estado de consistencia normal, toda vez que el tracto intestinal esta limpio. Este tratamiento puede hacerse dos o tres veces por año. Espere algunos calambres o gases, en algunas ocasiones y como resultado de la limpieza (expulsión de toxinas).

El aceite de ricino es un excelente remedio tradicional utilizado para limpiar los intestinos. Es menos irritante que las sales de Epsom y no tiene efectos secundarios aparte de las acciones normales de limpieza. Tome de una a tres cucharaditas de aceite de ricino en un tercio de vaso de agua tibia en ayunas por la mañana o antes de dormir en la noche (dependiendo cuál de las dos opciones funciona mejor). Esto es también un buen tratamiento para serios casos de estreñimiento. También puede administrársele a niños (en dosis más pequeñas). Sin embargo, no se recomienda el cambiar las  sales de Epsom  por ningún otro limpiadordurante la limpieza hepática, en el caso de una alergia a las sales de Epsom, se puede utilizar el aceite de ricino.

El jugo de aloe vera es también un efectivo método para limpiar el tracto gastrointestinal. Sin embargo, no debe utilizarse en lugar de los colónicos o colemas antes y después de la limpieza hepática. El aloe vera tiene efectos limpiadores y nutritivos. Una cucharada de jugo de aloe vera diluido en una poca de agua antes de las comidas, o por lo menos una vez en la mañana antes del desayuno, ayuda a procesar viejos depósitos de desechos y provee nutrientes básicos a las células y tejidos. Para aquellas personas que sienten que su hígado todavía emite muchas toxinas días después a la limpieza hepática, tomar jugo de aloe vera puede resultar benéfico.

El aloe vera ha demostrado su efectividad en casi todas las enfermedades, incluyendo el cáncer, las enfermedades del corazón y el sida. Ayuda en el tratamiento de todo tipo de alergias, enfermedades de la piel, desórdenes sanguíneos, artritis, infecciones, cándida, quistes, diabetes, problemas de los ojos, problemas digestivos, úlceras, enfermedades hepáticas, hemorroides, alta presión, piedras en los riñones e infartos, por mencionar algunos. El aloe vera contiene más de 200 nutrientes, incluyendo las vitaminas D, B1, B2, B3, B6, C, E, ácido fólico, hierro, calcio, magnesio, zinc, manganeso, cobre, bario, sulfato, 18 aminoácidos, importantes enzimas, glicósidos, polisacáridos, etc. Asegúrese de solamente comprar aloe vera puro y sin diluir, lo encontrará en las tiendas de comida orgánica. Una de las mejores marcas es producido por la compañía Lily of the desert, en el estado norteamericano de Texas. Esta hecho de jugo orgánico de aloe vera al 99. 7%, y no contiene agua.

El COLOSAN es una mezcla de varios óxidos de magnesio, diseñados para suavemente alimentar de oxígeno al tracto digestivo con el propósito de limpiarlo. El COLOSAN es un polvo que se mezcla con jugos de cítricos y se bebe. Esta bebida produce oxígeno en el tracto intestinal, lo cual elimina vieja materia fecal, parásitos y moco. El COLOSAN esta disponible en Family Health News y otras tiendas virtuales (vea la lista de proveedores).

La Limpieza Renal

En caso de encontrar cálculos biliares en el hígado, o alguna otra situación que haya resultado en el desarrollo de arena o piedras en los riñones o la vejiga (vea desordenes urinarios, en el capitulo 1), probablemente deba considerar el limpiar los riñones. Los riñones son órganos muy delicados que filtran la sangre, y que muy fácilmente se congestionan a causa de una pobre digestión, el estrés o un estilo de vida irregular. La principal causa de congestión renal son las piedras renales. Sin embargo, la mayoría de los cristales o piedras renales son demasiado pequeños para ser detectados por los modernos instrumentos de diagnóstico, como los rayos X.

Las siguientes hierbas, cuando se ingieren diariamente durante un periodo de entre 20-30 días, pueden ayudar a disolver y eliminar todos los tipos de piedras renales, incluso las piedras de ácido úrico, las piedras de ácido oxálico, piedras de fosfatos y piedras de aminoácidos. Si usted tiene una historia de piedras en los riñones, probablemente necesitará repetir las limpiezas algunas veces, en intervalos de 6 a 8 semanas, antes de que sus riñones se limpien por completo.

EspañolCantidadInglés
Mejorana1 onzaMarjoram
Uña de Gato1 onzaCat’s Claw
Raíz de consuelda1 onzaComfrey Root
Semillas de Hinojo2 onzasFennel Seed
Achicoria2 onzasChicory Herb
Uva Ursi2 onzasUva Ursi or Bearberry
Raíz de Hortensia2 onzasHydrangea Root
Ulmaria/Reina de los Prados2 onzasGravel Root
Raíz de Malva2 onzasMarshmallow Root
Hierba Vara de Oro2 onzasGolden Rod Herb

Nombre Científico: Origanum, majorana, Uncaria tomentosa, Symphytum officinale, Foeniculum vulgare, Chichorium intybus, Arctostaphylos, Hydrangea arborescens, Eupatorium purpureum, Althaea officinalis, Solidago virgaurea

Instrucciones:

Tome una 25 gramos de cada una de las tres primeras hierbas y 50 gramos del resto las hierbas y mezcle bien. Manténgalas en un contenedor cerrado herméticamente. Antes de acostarse a dormir, sumerja tres cucharadas rebosantes de la mezcla en dos tazas de agua, cubra el recipiente y déjelo así durante la noche. A la mañana siguiente hierva la mezcla y déjela a fuego lento durante 10-15 minutos y cuele.

Beba 8 porciones en pequeños sorbos durante el día. Este té no tiene que tomarse ni tibio ni caliente, pero no lo refrigere. No le agregue azúcar o edulcorantes. Deje pasar por lo menos una hora después de comer, antes de dar los siguientes sorbos.

Repita el procedimiento por 20 días. Si siente alguna incomodidad o rigidez en la parte baja de la espalda, es debido a los cristales de sal de las piedras renales pasando a través de los conductos de la uretra. Cualquier olor fuerte u obscurecimiento de la orina al principio o durante la limpieza indica una gran liberación de toxinas de los riñones. Por lo general, esta liberación es gradual y no cambiará mucho ni el color ni la textura de la orina.

Importante: Ayude a sus riñones durante la limpieza tomando una mayor cantidad de agua, por lo menos un mínimo de 6-8 vasos al día.

Durante la limpieza, evite ingerir productos de origen animal, lácteos, té, café, alcohol, bebidas carbonatadas, chocolates y cualquier otra comida que contenga conservadores, edulcorantes artificiales, colorantes, etc.

Además de beber este té renal diariamente, puede también masticar un pedazo pequeño de corteza o cáscara de limón orgánico (no organico tiene pésticidas) en el lado izquierdo de la boca y un pequeño pedazo de zanahoria en el lado derecho de la boca durante 30-40 minutos. Esto estimula las funciones renales. Asegúrese de que haya por lo menos media hora entre cada “ciclo”.

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos