domingo , 3 marzo 2024

DMSO un Sanador Natural

Print Friendly, PDF & Email

DMSO – Dimetilsulfóxido
El DMSO es siete veces más seguro que la aspirina». Esta es la conclusión de la comparación de los datos de estudios experimentales sobre diversos fármacos. Desde un punto de vista histórico, en un principio el DMSO se empleaba y prescribía principalmente como analgésico y antiinflamatorio, como alternativa a la administración oral o intravenosa del aspirina. Es uno de los productos más eficaces en el uso terapéutico, en conjunto con el dióxido de cloro, es el DMSO (Dimetilsulfóxido).

En el 2010, la Universidad de Valencia realizó unos estudios, donde se ha podido observar una muy buena tolerancia clínica sin ninguna incidencia de reacciones adversas cuando se utilizó el DMSO en concentraciones del 50%, vía tópica.

Sus formas de aplicación son: mezclados de manera tópica (externa), aplicando el DMSO en forma de spray, y también en forma de ingestión, ya que esta sustancia tiene una toxicidad muy baja y no es considerada peligrosa.
El DMSO se extrae de la pulpa de la madera, en realidad es un disolvente sobrante de la industria papelera.
También es una de las sustancias activas del Aloe Vera y se utiliza para proteger órganos en trasplantes, por su escasa toxicidad. Aunque siempre se debe comprobar si el paciente padece un cuadro extraño de alergia (casos muy raros), aplicando un poco de DMSO en el brazo, antes de decidirse a tomarlo por vía oral.
DMSO atraviesa fácilmente la piel, las membranas mucosas y la membrana hematoencefálica.
DMSO ha sido llamado un medicamento capaz de aliviar el dolor, disminuir la hinchazón, reducir la inflamación y restaurar las funciones normales de los órganos. Médicos como el Dr. Morton Walker, el Dr. Stanley Jacob, el Dr. Shalim y otros examinaron casos para el uso de DMSO en el tratamiento de ciertas enfermedades y problemas relacionados con la salud. Es uno de los productos más estudiado, hay más de 30.000 índices se encuentran solo en la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. (Pubmed.gov). 

Se conoce como un analgésico tópico y se utiliza en una concentración habitual del 70% con 30% de agua. El DMSO reduce la inflamación estabilizando las membranas en células dañadas, y es p or lo tanto, aparte de la aspirina, el primer antiinflamatorio no esteroide probablemente por su actuación en los grupos -SH. La principal dificultad es que puede causar un olor desagradable en la zona donde se aplique y ocasionalmente, en dosis muy grandes, se lo ha relacionado con algún dolor de cabeza. Se puede utilizar sobre la piel, ingerido y absorbido por mucosas,
pero no se utiliza en enemas, para evitar la reabsorción de toxinas de las heces.

Efectos Secundarios

‘Aparte del “peculiar» efecto secundario archiconocido que consiste en la emanación de cierto olor tras su toma —con una duración aproximada de un día y medio y que es consecuencia de la desintegración del DMSO en el cuerpo –carece de auténticos efectos secundarios restrictivos. Cuando aplicamos el DMSO externamente como una solución diluida, su efecto vasodilatador puede dar lugar a un enrojecimiento o una descamación pasajeros de la piel, que pueden ir acompañados de picor, Este efecto es más o menos pronunciado de una persona a otra, varía de una parte del cuerpo a otra y suele ser más intenso en aquellas personas que tienen la piel clara y poca pigmentación en el iris. Sin embargo, podemos compensarlo con una dilución mayor o calmar la piel tras su utilización aplicando agua u otros productos para su cuidado.

Es importante no irritar ni dañar las partes del cuerpo sobre las que se haya aplicado rascándose, frotándose, etc., por «sucumbir» al picor que acompaña. Por eso su uso externo ha demostrado ser más eficaz si se utiliza durante el día, cuando es más fácil distraerse, y no antes de irse a la cama. Además, durante el sueño existe el riesgo de maltratar de manera inconsciente las zonas de piel que pican.

El DMSO penetra rápidamente en la piel, lo que puede llevar impurezas rápidamente dentro del cuerpo; Algunos de los efectos secundarios de tomar DMSO por vía oral o aplicarlo a la piel incluyen reacciones en la piel, piel seca, dolor de cabeza, mareos, somnolencia, náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento, problemas respiratorios, problemas de visión, problemas de la sangre, y reacciones alérgicas. DMSO también causa un sabor a ajo, y aliento y olor corporal.

Advertencias y precauciones especiales: Embarazo y lactancia: No se debe usar DMSO si está embarazada o en periodo de lactancia. Diabetes: Hay informes de que el uso tópico de DMSO puede cambiar cómo funciona la insulina en el cuerpo. Si utiliza la insulina para tratar la diabetes y también usa DMSO, seguir de cerca el azúcar en la sangre. Las dosis de insulina pueden necesitar ser ajustado; Ciertos trastornos de la sangre.

Los problemas del hígado: DMSO podrían dañar el hígado. Si tiene problemas de hígado y el uso de DMSO, asegúrese de obtener pruebas de la función hepática cada 6 meses; Los problemas renales: DMSO podrían dañar los riñones. Pruebas de función renal se recomiendan cada 6 meses si se utiliza DMSO y tener una afección renal.

Una de las curiosidades del DMSO, es que se congela a temperaturas relativamente altas. El punto de congelación es de alrededor de los 18 °C para un DMSO de concentración al 99-100%. En el caso que ocurra, simplemente se pone al baño María y se descongela. Por esta razón se recomienda utilizar DMSO al 70%, cuyo punto de congelación es más bajo, y además no irrita la piel, pues la irritabilidad se produce por la alta concentración.

Manejo

Precauciones:

No se debe mezclar y aplicar el DMSO con productos tóxicos, pues penetrarían en el organismo a través de la piel.
No se debe guardar en botellas de cristal con gotero de goma, ya que es un disolvente y los subproductos de esta reacción entrarían en la solución.
No se recomienda hacer enemas con DMSO, porque se estarían re-introduciendo toxinas al sistema.

Aplicar siempre sobre la piel limpia que esté libre de perfumes u otras sustancias.
El DMSO puro se congela a sólo 18 °C, y es demasiado fuerte cuando está puro, por eso se recomienda usarlo al 70%.
Uselo puro (sin diluir), si es para aplicación externa, o diluido en un vaso de agua, si es para beberlo.
Está contraindicado en los casos raros de exceso del aminoácido Metionina en la sangre.

Cuando tenga en sus manos el primer frasco de DMSO, preste especial atención a proceder con la máxima limpieza en todo momento a fin de no contaminar su contenido. Para extraer pequeñas cantidades, lo mejor es que se valga de una pipeta limpia y graduada. La alternativa son las pipetas de cristal, duraderas y de diversos tamaños, para las que necesitará una pera de succión de caucho, con la cual podrá succionar la cantidad deseada de DMSO para luego verterla en otro recipiente.

Aviso para terapeutas: Utilizar guantes resistentes a los químicos. NUNCA DE GOMA, porque se disuelven y causan toxicidad

Es necesario advertir de que la capacidad con la que el DMSO cuenta para transportar todo tipo de sustancias por y a través de la piel ha de ser tenida en cuenta con el debido respeto durante su aplicación, puesto que afecta, por ejemplo, a los colorantes textiles, que pueden causar una irritación excesiva de la piel o algo peor.
Al igual que sucede con el efecto sedativo, detrás del efecto antiisquémico observable, es decir, de la protección contra la falta de riego sanguíneo y, por tanto, de oxígeno en los tejidos del cuerpo también se esconden diversos efectos particulares del DMSO, como, entre otros, la inhibición de la coagulación (acción antitrombótica debida a la inhibición de la agregación plaquetaria), la vasodilatación, la protección de las paredes internas de los vasos sanguíneos (endotelio vascular) a través de la eliminación de los depósitos o de las adherencias o la mejora de la difusión del oxígeno . El efecto diurético, es decir, de drenaje del DMSO también contribuye a favorecer el riego sanguíneo de los órganos dañados tan pronto como remite la inflamación y se reduce la presión en los tejidos.

En estado puro —es decir, sin diluir—, el DMSO, tanto en estado líquido como sus vapores, ¡irrita las mucosas y es inflamable! Entre otras cosas, puede ocasionar irritaciones en los ojos. Por ello, cuando no está diluido, debe guardarse siempre en recipientes cerrados y fuera del alcance de los niños. Igualmente, debe mantenerse alejado de fuentes de ignición, superficies calientes y fuego, y no deben respirarse ni sus vapores ni sus pulverizaciones. Si entra en contacto con los ojos, hay que lavarlos manteniéndolos abiertos bajo el agua corriente durante varios minutos, por lo que, cuando rellene un frasco con DMSO puro, deberá usar gafas protectoras. Si lo traga por descuido, deberá enjuagarse la boca y beber abundante agua para evitar que le provoque una molesta irritación en las mucosas de la boca, la garganta o el esófago.

El agua empleada para diluir el DMSO debe ser lo más aséptica posible, aunque, a decir verdad, para su aplicación sobre la piel sana también puede utilizarse agua del grifo normal y corriente. No obstante, en vista de que es posible que una solución recién preparada se guarde durante cierto tiempo sin saber cómo y cuándo se utilizará exactamente, conviene acostumbrarse a trabajar siempre con la máxima higiene. Por lo tanto, lo más sencillo puede ser comprar agua desionizada, y hervir previamente la cantidad que vaya a necesitar. De manera alternativa, naturalmente, también puede utilizar agua destilada, esterilizada y filtrada para uso clínico, la cual puede adquirirse, por ejemplo, en farmacias o a través de proveedores de suministros médicos. Una tercera posibilidad es la utilización de soluciones estériles e isotónicas de cloruro sódico, como las que se emplean en perfusiones e inyecciones. Con una mezcla de estas características, hecha con agua esterilizada y DMSO filtrado, también puede tratar heridas o administrar gotas nasales sin vacilación alguna.

Prueba Inicial

El tratamiento con DMSO siempre comienza con una prueba de tolerancia. Para elaborarla, se prepara una disolución acuosa estándar al 70%, se miden 30 partes de agua y 70 de DMSO utilizando la cucharilla de café, la pipeta, la jeringuilla o la probeta graduada –según la cantidad total que se desee obtener— y ambos fluidos se mezclan en un recipiente. Para preparar una cantidad menor, sencillamente tome siete gotas de DMSO y tres gotas de agua utilizando una pipeta Pasteur y mézclelas en una huevera. De manera análoga, puede mezclar siete cucharaditas de DMSO con tres cucharaditas de agua. Una cucharilla de café equivale, aproximadamente, a tres mililitros, lo que significa que, en el caso más sencillo, utilizando el método de las cucharillas de café, obtendrá una cantidad total aproximada de 30 mililitros. Siete cucharaditas de DMSO más tres cucharaditas de agua (cada una de tres mililitros) dan un total de 30 mililitros.
Para preparar exactamente 10 mililitros de una solución de DMSO al 70%, mida tres mililitros de agua y, acontinuación, siete mililitros de DMSO con ayuda de una pipeta y mézclelo todo en un frasquito de cristal marrón o, si es para su uso inmediato, en un vaso pequeño. Para 100 mililitros, necesitará 30 mililitros de agua y 70 mililitros de DMSO, y así sucesivamente.

La prueba de tolerancia se elabora aplicando unos toque de esta solución de DMSO al 70 % en la cara interna del codo. Esta zona se mantendrá en observación y se esperara un tiempo mínimo de una hora, aunque es mejor aguardar un día entero.Si se produjesen reacciones alérgicas permanentes, dolor de hígado u otras manifestaciones molestas, ¡se desaconseja el uso de DMSO!

Modo de Aplicación cutanea

Una vez que lo haya agitado o removido hasta obtener una solución omogénea, humedezca un poco de algodón y aplique unos toques en una zona de la piel previamente limpiada –por ejemplo, la parte interna del codo—de la persona a la que vaya a hacer la prueba. Si a lo largo de los próximos minutos u horas apareciese un ligero picor, un enrojecimiento, un cosquilleo o no hubiese reacción alguna, podrá continuar administrado el DMSO a la persona en cuestión (tal vez usted mismo). En el caso de que inmediatamente se produjera una erupción cutánea, pústulas o el enrojecimiento cutáneo se extendiese fuera de la zona tratada, deberá dejarlo actuar y esperar al menos una hora o incluso un día para seguir observando las posibles reacciones. Dado el caso, también puede probar con una dilución más suave (del 40 de agua al 60% de DMSO)

He aquí algunas sugerencias:
Para la administración de grandes cantidades sobre la piel de las pieras: DMSO del 60 al 80%
Para el tratamiento de articulaciones o músculos en la zona del torso: DMSO del 40 al 70%
Para el tratamiento de lesiones deportivas: DMSO del 60 al 75%
Elaboración de gotas para los oídos y la nariz: DMSO del 25 al 50%
Solución con agua esterilizada para zonas abiertas de la piel: DMSO del 30 al 60%
Toques sobre verrugas: DMSO del 80 al 90%

Sólo se tiene que tener cuidado de que el DMSO no gotee sobre prendas de ropa, sobre el suelo (alfombras, PVC…) o sobre los muebles, ya que podría dañarlos. Las soluciones de DMSO son muy fluidas, o sea, acuosas, por lo que hará bien en tomarse su tiempo al aplicarlas y en no utilizar demasiada cantidad. Lo mejor es que para la aplicaciçon externa siga el procedimiento expuesto a continuación, cuya efectividad ha sido demostrada.

También es conveniente limpiar la zona de piel con un paño húmedo (sin jabón) justo antes de aplicar. Luego, sumerja el apósito o el pincel en la solución de DMSO que previamente haya preparado en la proporción adecuada, escúrralo en el borde del recipiente y aplíquelo sobre la zona dando toques amplios y en cruz para que toda la piel quede bien impregnada.
Si mediante la aplicación externa solo pretende administrar DMSO, utilice una solución de entre el 70 y el 80% y úntela varias veces sobre ambas piernas hasta que haya administrado la cantidad total deseada de DMSO. De esta manera, si deja que penetren, por ejemplo, 20 mililitros de una solución al 80% en la piel, a lo sumo se absorberán 17,5 gramos de DMSO (densidad de 1,1 gramos por mililitro), suponiendo hubiese una pérdida notable debido al goteo.


Tiene más de 40 indicaciones farmacológicas conocidas.

Beneficios de salud DMSO e indicaciones de terapia

  • Diferentes trastornos genitourinarios fueron tratados con éxito: de Peyronie enfermedad , cistitis intersticial (tratamiento único aún hoy aprobado por la FDA), epididimitis aguda
  • Es un relajante muscular
  • Estimula el sistema inmunológico, aumentando la producción de glóbulos blancos y macrófagos.
  • Tiene propiedades antibacterianas, antivirales y antifúngicas.
  • Aumenta la permeabilidad de la membrana de las células, permitiendo eliminación de toxinas
  • Tiene propiedades radioprotectoras contra los efectos letales y mutagénicos de los rayos X.
  • Tiene propiedades citoprotectoras, protege contra lesiones por congelamiento
  • Inhibe que la enzima colinesterasa descomponga la acetilcolina, uno de los neurotransmisores más importantes.
  • Es el mejor desintoxicante de metales pesados ​​(se une al aluminio, mercurio, cadmio, arsénico, níquel y los elimina al orinar y sudar)
  • DMSO aprobado por la FDA para la preservación de células madre, células de médula ósea y órganos para trasplante, así como para la terapia de cistitis intersticial y protección contra la radiación contra el cáncer
  • DMSO es un analgésico efectivo que bloquea los nervios que conducen las señales de dolor
  • Reduce las inflamaciones y la hinchazón al reducir los químicos inflamatorios.
  • Mejora el suministro de sangre al área lesionada al dilatar los vasos sanguíneos y reducir la viscosidad de la sangre.
  • Aumenta el suministro de oxígeno a las células.
  • Son los captadores de radicales más potentes conocidos por el hombre, que transportan estas sustancias a través de vías excretoras.
  • Penetra la piel y la barrera hematoencefálica con facilidad, ingresa al torrente sanguíneo
  • Protege las células de daños mecánicos, necesita una fracción de tiempo para lograr esto en comparación con los medicamentos farmacéuticos.
  • Tiene un efecto calmante en el Sistema Nervioso Central y llega a todas las áreas del cuerpo cuando se absorbe a través de la piel.
  • Actúa como portador de otras drogas, suplementos y potencia sus efectos; por ej. Los corticoides, los antibióticos y la insulina muestran menos efectos indeseables y pueden usarse en pequeñas cantidades.
  • Es uno de los productos más estudiados, más de 30.000 índices se encuentran solo en la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. (Pubmed.gov)
  • Muchas veces se demostró que DMSO no es tóxico.
  • Las compañías farmacéuticas no ven retorno de la inversión y, entonces no están interesadas en promover DMSO

Cómo usar DMSO

  • DMSO se aplica generalmente a la piel en forma de gel, crema, líquido; déjelo secar durante 30 minutos, aplíquelo sobre una piel limpia y seca
  • Se puede tomar por vía oral pero hay que asesorarse con médico en cuanto a forma y dosis.
  • La fuerza y ​​la dosis varían ampliamente
  • Si se trata de lesiones o dolor, simplemente use una concentración tópica de DMSO del 50% al 70%
  • Comience con una cucharadita de DMSO al 50% y aumente a 1 cucharadita. 70%; supervisar con un médico las reacciones de desintoxicación; agregue aloe Vera y el efecto es menos intenso en los síntomas, pero la eficacia es la misma; espere 30-60 min hasta que el DMSO penetre la piel
  • La terapia contra el dolor debe continuar durante 6 semanas, sin embargo, se indican mejoras significativas después de los primeros 2-3 días
  • DMSO es altamente efectivo en dolores de cabeza vasculares y en la tensión muscular que a menudo va con dolores de cabeza; aplicar sobre la zona pilosa o entre los ojos
  • DMSO es útil en el tratamiento de afecciones mentales: reacciones esquizofrénicas agudas, fase maníaco depresiva, todo tipo de psicosis, psicosis alcohólicas, autismo, estereotipia, estados delirantes, neurosis severas, ansiedad, obsesiones.
  • IV DMSO ayuda a sanar intestino permeable y Morbus Chron
  • DMSO es un excelente tratamiento para la esclerodermia y revierte esta condición letal

Procesos inflamatorios u traumáticos agudos

En enfermedades que pueden describirse como procesos inflamatorios u traumáticos agudos. Algunos ejemplos son las lesiones deportivas que afectan a los músculos, tendones o articulaciones, la artritis, la bursitis y la entesitis, el síndrome hombro-mano o neuralgias, como, por ejemplo, la relacionada con el herpes zóster. Imaginémonos, a modo de ilustración, una lesión (deportiva) aguda en concreto, un fuerte golpe en el muslo, que viene a ser un traumatismo doloroso y sin herida abierta en los tejidos blandos. Al tratarlo localmente con una solución adecuada de DMSO, el primer puesto, según la lista de las propiedades, lo ocuparán los efectos de reducción del dolor y de drenaje (en este caso, de reducir la inflamación). Pero hay otros efectos del DMSO que también son importantes para su acción curativa en esta «herida interna tales como el antiinflamatorio, el vasodilatador, la acción protectora en las células, el favorecimiento de la cicatrización y el que actúe como relajante muscular.

La acción antiinflamatoria del DMSO —especialmente en los procesos agudos— más bien se deriva de las propiedades inhibitorias y de bloqueo de la síntesis de los denominados mediadores inflamatorios (prostaglandina, interleucina…) y, por tanto, de un efecto nivelador o «amortiguador» sobre la inmunidad celular. Al parecer, también se inhibe la migración de las células inflamatorias.

Así pues, en general, el efecto inmunomodulador puede inferirse a partir de esto. Si evocamos lo que se conoce como los cinco signos cardinales de una inflamación tal y como aparecen en los libros de texto de patología, veremos claramente por qué el efecto antiinflamatorio del DMSO resulta tan beneficioso en el tratamiento de las enfermedades agudas. Los cinco puntos cardinales son los siguientes:

  • tumefacción,
  • rubor,
  • calor,
  • dolor y
  • disminución de la función.

Precisamente estos síntomas y su evolución en el tejido afectado se deben, en grandes rasgos, al efecto de los mediadores y células inflamatorias anteriormente citados. Así, todo el proceso general de una inflamación tiene pleno sentido como una reacción fisiológica (normal) del cuerpo ante los estímulos (patológicos) que originan enfermedades. Como consecuencia, tras sufrir una lesión aguda, el dolor (aviso) y la disminución de la función contribuyen a proteger la parte del cuerpo afectada de una manera natural. A pesar de ello, la curación completa no puede producirse hasta que no se haya detenido el proceso inflamatorio.

Por ello, resulta conveniente aplicar el DMSO en las siguientes enfermedades, entre otras: tumefacciones y dolor tras sufrir lesiones agudas traumáticas del sistema nervioso central (cerebro + médula espinal), enfermedades sépticas, es decir, aquellas causas por microorganismos, así como otras enfermedades reumatoides y autoinmunitarias del tejido conectivo.

Sin embargo, en lo que respecta a las lesiones deportivas, hay que tener en cuenta que con la rápida desaparición del dolor y con la recuración de la función es posible que las estructuras internas no puedan mantener el ritmo que supone la carga reiterada.

El efecto analgésico que se consigue con la administración del DMSO podía combinarse experimentalmente con la reducción del impulso nervioso, es decir, con la desaceleración de la velocidad de transmisión del impulso nervioso o incluso con el bloqueo de las denominadas fibras C, fibras nerviosas «lentas» receptoras del dolor , con una velocidad de transmisión de 0,5 a 2 metros por segundo: No se trata de una anestesia en eñ sentido convencional, puesto que en los tejidos afectados puede percibirse, por ejemplo, un pinchazo con toda normalidad. Por tanto, el DMSO no es un anestésico.

Las pruebas neurológicas siguen dando positivo.

Muchos autores subrayan que el efecto sedativo del DMSO también se debe a su propiedad de captar los radicales libres y a su acción antiinflamatoria, ya que estas detienen los procesos que realmente originan el dolor en los tejidos. Jacob y Rosenbaum observaron que el alivio del dolor solía comenzar entre los 30 y los 60 minutos después de haberse aplicado y duraba de cuatro a seis horas, con lo cual cuando el dolor volvía a presentarse, su intensidad solía ser menor (modulación/regeneración).

Jacob, S. W., Rosenbaum, E. E.: “Dimethylsulfoxyd: Ein Werturteil nach zweijähriger klinischer Erfahrung», DMSO-Symposium, Vienna, Berlin/Saladruck, 1966, 90.

MMS CDS

En la medicina alternativa, el DMSO también es conocido por su uso como «transporte» en la aplicación externa del MMS. Puede consultar esta técnica, por ejemplo, en La guía del MMS, de la Dra. Oswald, en la página 163 (l.a edición en español, 2014, ISBN: 978-3-98152552-6). El MMS es un preparado líquido que ejerce una acción oxidativa selectiva, por lo que se emplea para el tratamiento de enfermedades infecciosas o del cáncer.

Efectos particulares del DMSO

Efectos particulares del DMSO, como, entre otros, la inhibición de la coagulación (acción antitrombótica debida a la inhibición de la agregación plaquetaria), la vasodilatación, la protección de las paredes internas de los vasos sanguíneos (endotelio vascular) a través de la eliminación de los depósitos o de las adherencias o la mejora de la difusión del oxígeno . El efecto diurético, es decir, de drenaje del DMSO también contribuye a favorecer el riego sanguíneo de los órganos dañados tan pronto como remite la inflamación y se reduce la presión en los tejidos.

DMSO y para la terapia y rehabilitación

Accidente cerebrovascular: administrado poco después del accidente cerebrovascular, el DMSO puede disolver el coágulo sanguíneo y restaurar la circulación sanguínea del cerebro evitando otras discapacidades y parálisis; Por lo tanto, está indicado en el tratamiento de accidentes cerebrovasculares embólicos y hemorrágicos. Generalmente hay una acumulación de agua en el cerebro después de un derrame cerebral; Esta agua ejerce aún más presión sobre el cerebro. Dado inmediatamente después de un accidente cerebrovascular, DMSO ayuda a descomprimir el cerebro evitando daños adicionales de más células cerebrales.

La mejor manera de eliminar los coágulos cerebrales es aplicar DMSO por vía tópica (en el cráneo) y agregar DMSO a IV; la mayoría de los daños cerebrales se pueden evitar si se administra DMSO inmediatamente después del accidente cerebrovascular; sin embargo, incluso 3-6 meses después, la terapia con DMSO agregará mejoras significativas a los pacientes con accidente cerebrovascular, ya que DMSO ayuda a otros vasos sanguíneos a realizar el trabajo de circulación y reactivar las células cerebrales. DMSO protege las células cerebrales de la interrupción después de una lesión por accidente cerebrovascular; lo mejor es aplicar DMSO por vía tópica (en el cráneo) y tomar inyecciones por vía oral o intramuscular con DMSO; Las dosis orales recomendadas son 1 cucharadita disuelta en jugo de Aloe Vera o en agua destilada dos veces al día.

Accidente cerebrovascular tratado con DMSO durante 11 días (B)

DMSO para la terapia de Alzheimer y demencia: La amiloidosis es una enfermedad caracterizada por proteínas amiloides depositadas anormalmente en varios tejidos; El amiloide es una proteína con una estructura alterada secundaria que adquiere una forma insoluble agregada como una lámina plegada en beta. Hoy se conocen aprox. 60 amiloides diferentes, de los cuales 36 están involucrados en diferentes enfermedades humanas. Es difícil diagnosticarlos en etapas tempranas y muchos pacientes están siendo subdiagnosticados. Los amiloides pueden afectar muchos órganos internos. La amiloidosis puede ser localizada o sistémica; por ejemplo, el Alzheimer se encuentra en la amiloidosis localizada en el cerebro, mientras que la diabetes II es la amiloidosis localizada en el páncreas. El corazón a menudo está involucrado y los síntomas como arritmia, latidos cardíacos irregulares hasta insuficiencia congestiva pueden ser las consecuencias. El tracto respiratorio puede verse afectado sistémicamente, así como el agrandamiento del bazo, El tracto gastrointestinal puede estar bajo ataque de amiloides y manifestarse con diarrea, vómitos, hemorragias. El tratamiento convencional de la amiloidosis consiste en administrar quimioterapia y / o esteroides con un resultado muy limitado.

Un estudio realizado en la Facultad de Medicina Sachler en la universidad de Tel Aviv demostró que DMSO disuelve la proteína amiloide y puede combinarse con otras drogas para ser administrada tópicamente de manera más efectiva.

Las propiedades DMSO ayudan a mantener la claridad mental y una buena funcionalidad cerebral en la edad avanzada. DMSO es compatible con las células cerebrales inmaduras para madurar y aumenta el flujo sanguíneo en el cerebro. DMSO puede prevenir las células de muerte cerebral debido a la falta o insuficiencia de oxígeno a su nivel. DMSO ayuda a conectar las neuronas debido a la alta polaridad de DMSO y ayuda a mantener el rendimiento mental en la edad avanzada.

Las víctimas de Alzheimer muestran en el cerebro una sustancia conocida hoy en día como beta-amiloide, un producto resultante de la interacción de las proteínas amiloides y las inflamaciones cerebrales, lo que conduce en gran medida a un plegamiento erróneo de las proteínas beta amiloides (teoría de Kelly). En un estudio donde los pacientes de Alzheimer fueron tratados con DMSO mostraron grandes mejoras en la memoria, concentración, comunicación, disminución de la desorientación en el espacio y el tiempo después de solo 3 meses, una mejora muy notable después de 6 meses de tratamiento con DMSO.

Una dieta cetogénica es sin duda una gran ayuda para recuperar a estos pacientes y llevarlos a una calidad de vida normal.

Conclusión: todos los pacientes con demencia y Alzheimer deben ser tratados con DMSO tan pronto como se indique el primer descenso en las respuestas neuropsicológicas

DMSO para terapia de diabetes : la terapia DMSO para pacientes con diabetes I y II es muy beneficiosa; Para los pacientes con diabetes I, DMSO reduce significativamente el riesgo de neuropatías diabéticas evitando la pérdida de extremidades.

Casos de diabetes:

  • Un hombre que tuvo diabetes I toda su vida no podía caminar cuando tenía 64 años. Tenía poca circulación de piernas y pies, ya no podía sentir el suelo. Fue tratado con DMSO tópico dos veces al día en pies y piernas y bebió una cucharadita. DMSO en jugo de Aloe Vera todos los días. En unas pocas semanas, la sensación en sus pies comenzó a regresar y su caminar fue mucho mejor, nunca tuvo que pensar nuevamente en la amputación de las extremidades.

Dado justo a tiempo, DMSO mejora la microcirculación al dilatar los capilares y los vasos sanguíneos pequeños, lo que aumenta la microcirculación en todas las extremidades. En combinación con una dieta cetogénica, ejercicio y un estilo de vida saludable, la diabetes I ya no tiene que ser una condición de muerte temprana

Pie diabético gangrena tratada con DMSO

DMSO para la terapia contra el cáncer : DMSO es un producto fantástico para ser utilizado en la terapia contra el cáncer, es el mejor eliminador de radicales libres y el mejor agente desintoxicante, pasa a través de los tejidos corporales y las células individuales que transportan otros medicamentos, es el anti-ácido más potente. medicamento contra el cáncer por sí solo. Los estudios clínicos demostraron que DMSO por sí solo tiene un efecto positivo en las células de leucemia según los estudios realizados por el Dr. Charlotte Friend y otros virólogos del mundo en Mt. Hospital del Sinaí.

La Universidad de Nova realizó un estudio en Fort Lauderdale, FL; se estudió una terapia combinada de DMSO y ciclofosfamida, un éster de mostaza nitrogenada; aunque se sabe que este medicamento es letal, cuando se combina con DMSO en dosis más pequeñas, mostró un fuerte efecto anticancerígeno casi sin efectos secundarios; si se administra lo suficientemente temprano, el cáncer se curó completamente.

DMSO por sí solo mejora en gran medida la actividad del sistema inmune en pacientes con cáncer

Uno de los estudios más importantes para usar DMSO en la terapia contra el cáncer se realizó en Chile entre 1969 y 1971 en el Hospital Militar de Santiago. 65 pacientes fueron calificados como cáncer incurable y la mayoría de ellos fueron tratados antes con métodos de medicina convencional, sin resultados. Al agregar DMSO a la ciclofosfamida, su toxicidad se redujo considerablemente y la cantidad utilizada en la terapia bajó de 30 mg / kg a 3-4 mg / Kg; hubo cero efectos secundarios establecidos. Todos estos pacientes entraron en remisión del cáncer. Casi se observó una reducción total del dolor en estos pacientes, no fue necesaria la morfina ni otros analgésicos. Al cambiar su estilo de vida, muchos de los pacientes estaban vivos después de años.

Conclusiones: los medicamentos quimioterapéuticos se vuelven menos tóxicos y más eficientes en cantidades mucho más pequeñas, cuando se administran con DMSO, los efectos secundarios se reducen enormemente.

Terapia contra el cáncer DMSO y Laetrile (vitamina B17): Laetrilees conocida por sus fantásticas propiedades anticancerígenas. El establecimiento médico considera que el laetrile es tóxico porque contiene cianuro que es venenoso. Ignoran el hecho de que para volverse venenoso, el laetrilo debe activarse mediante una enzima beta-glucuronidasa, que se encuentra en la mayor cantidad solo en las células cancerosas. La acción de esta enzima se libera del ácido hidrocianico laetril y el benzaldehído, ambos mortales pero posibles solo en las células tumorales. En las células sanas, hay otra enzima llamada rodaneso.y esta enzima no puede ser producida por las células cancerosas; Rodanese neutraliza el cianuro y lo convierte instantáneamente en subproductos beneficiosos para el cuerpo. Laetrile es, por lo tanto, un producto anticancerígeno con un gran potencial y nunca es tóxico para las células sanas, solo desencadena la muerte de las células cancerosas completamente indefensas contra el cianuro generado bajo el efecto de la beta glucuronidasa. Agregar DMSO a laetrile y vitamina C, y administrar esto mediante el método de goteo lento IV ha demostrado un gran efecto anticancerígeno.

Casos de terapia con Laetrile + DMSO:

  • Una mujer cercana a la muerte debido a un cáncer de lengua agresivo, no podía comer nada. Después de que DMSO se combinara con la terapia con laetrile y vitamina C, ella comenzó a comer ya en el día 3 y se recuperó por completo, una recuperación más dramática que un médico en Pasadena afirmó en un paciente con cáncer terminal.
  • Paciente con cáncer cerebral inoperable de 19 años, generalmente mortal en poco tiempo (máx. 3-6 meses) fue tratado con una mezcla de DMSO + laetrile y vitamina C administrada por vía intravenosa. Más de 20 años después, este paciente estaba vivo y disfrutaba la vida, nadie sabe qué pasó con el tumor.
  • Un hombre de 56 años de edad, ubicado en Los Ángeles, tenía cáncer de próstata y una terrible cistitis por radiación causada por la radiación que se le dio a su cáncer, estaba sangrando mucho. Ya después de 3 días de recibir DMSO + laetrile y Vit. C terapia, el sangrado se detuvo y su cáncer desapareció. Él continúa bebiendo DMSO mezclado con jugo de Aloe Vera todos los días desde entonces.

Muchos médicos en el mundo informaron una terapia exitosa usando DMSO combinado con laetrile e informaron que este tratamiento es significativamente más efectivo que la quimioterapia o la radiación para cualquier tipo de cáncer.

DMSO y radiación contra el cáncer : las propiedades radioprotectoras de DMSO se conocen desde hace más de 40 años, por lo tanto, es lógico que la terapia con DMSO se use en cualquier radioterapia (lea la revista radiológica rusa Meditsinkskaia)

Casos de radiación de cáncer DMSO:

  • DMSO se aplicó por vía tópica a 22 pacientes con cáncer de cuello uterino antes de la radiación; 59 pacientes recibieron radiación sin protección DMSO; los 22 pacientes no sufrieron quemaduras por radiación u otros efectos tóxicos
  • Se recomendó a una mujer con cáncer de pulmón en LA que recibiera una radioterapia intensa en sus pulmones y el médico no permitió que le diera la terapia de protección DMSO; tuvo terribles quemaduras en los pulmones y solo después de que terminó la radioterapia y comenzó a tomar DMSO, pudo recuperarse lentamente. En este caso, fue un error del médico no aplicar DMSO antes de la radioterapia.
  • Otra mujer con cáncer de pulmón estaba recibiendo radioterapia severa, pero su médico le permitió recibir terapia DMSO adicional antes y durante la radiación; no tuvo quemaduras, ningún otro efecto tóxico y se recuperó por completo de su cáncer varios meses después de haber tenido una vida normal. Tres años después, ella estaba perfectamente sana y espera vivir muchos años más.

Quemaduras por radioterapia contra el cáncer tratadas con DMSO (2 días y 1 semana después)

DMSO y terapia de cirrosis hepática :

  • 12 personas sin hogar que viven en el centro de Los Ángeles presentaron síntomas de cirrosis hepática y fueron consideradas terminales, muerte dentro de 1 año como máximo. Fueron seleccionados para una terapia con una cucharadita de DMSO completo en 1 Oz de jugo de Aloe Vera, dos veces al día y se les impuso abandonar el alcohol y las drogas.
  • 8 de ellos que respetaron las restricciones de alcohol y drogas, lograron vivir años después, dejaron de tener síntomas de cirrosis y disfrutaron de una excelente salud
  • 4 de ellos no respetaron los requisitos y no sobrevivieron; por lo tanto, DMSO por sí solo no es suficiente para sobrevivir a la cirrosis hepática

Cirrosis hepática tratada con DMSO

DMSO y terapia gastrointestinal : los trastornos digestivos de diferentes tipos son difíciles de diagnosticar correctamente, así como de tratar de manera adecuada y exitosa. DMSO es un buen ayudante y muchas veces resuelve problemas difíciles que se consideran terminales o crónicos.

Casos de terapia DMSO GI :

  • Una niña de ocho años en Los Ángeles vomitaba diariamente después del desayuno y le diagnosticaron una hemorragia interna causada por una infección por hongos muy grave. La primera opción fue una cirugía para extirpar grandes partes del tracto gastrointestinal. Después de que otro médico la trató con DMSO dos veces al día, los vómitos cesaron después de 3 días y después de 2 semanas el sangrado había desaparecido por completo.
  • El Dr. Aws Salim trató a muchos pacientes con DMSO considerado como el mejor eliminador de radicales libres conocido por la humanidad. En un estudio, informó el estrés inducido en la lesión de la mucosa gástrica en pacientes con fractura pélvica y shock hipovolémico. 57 pacientes de 177 estaban recibiendo DMSO con alopurinol y 67 solo alopurinol. Los resultados para los pacientes que recibieron DMSO con alopurinol tuvieron un rendimiento mucho mejor y mostraron resultados positivos más rápido.
  • El Dr. Salim también estudió si los radicales libres están involucrados en la recurrencia de las úlceras duodenales. En este estudio participaron 302 pacientes y todos se curaron más rápido y completamente cuando se trataron con DMSO y alopurinol.
  • Cinco pacientes con úlceras en la ciudad de Nueva York sufrieron úlceras duodenales de vez en cuando durante 10 años, siendo todos grandes bebedores. El tratamiento fue de 1 cucharadita. DMSO en el jugo de Aloe Vera, después de un año no tenían síntomas de úlceras y se dijo endoscópicamente que curaron completamente sus úlceras

Úlcera gástrica

DMSO y terapia de infecciones : DMSO es en sí mismo y en combinación con antibióticos una excelente opción terapéutica de infecciones. DMSO tiene la capacidad de destruir las biopelículas, penetrar las células y la barrera cerebral, activar el sistema inmunitario y la circulación sanguínea, reducir las inflamaciones

Casos de terapia de infecciones DMSO :

  • Un hombre de 43 años en Los Ángeles tenía una fuerte herida aplastante en el pie y esto no sanó, se infectó. Se probaron diferentes antibióticos y ninguno ayudó. Cuando se le administró DMSO IV más antibiótico hubo una mejoría inmediata, dos semanas después la herida se curó por completo.
  • La osteomielitis es una infección grave y difícil de tratar del hueso y la médula ósea y, a menudo, la amputación es la última relación o la infección puede llegar a ser fatal. Un hombre de 36 años en California pisó un clavo grande que penetró profundamente en su pie y se infectó hasta el hueso y un dolor terrible estaba perturbando su movilidad. Después de semanas de probar antibióticos solos sin éxito, cuando se administró DMSO con antibióticos, se establecieron mejoras espectaculares. Puede suceder que los antibióticos con biofilms de disolución de DMSO tampoco se vean afectados por la llamada «resistencia a los antibióticos».
  • Un hombre de 90 años en Los Ángeles sufría una infección grave de la vejiga causada por una cirugía previa de carcinoma de próstata; estuvo usando pañales por muchos años debido a su incapacidad para controlar la micción. Tratado convencionalmente con antibióticos y jugo de arándano, todavía estaba infectado y no fue posible ninguna mejora. Finalmente, se agregó DMSO a esta terapia y después de 4 días solo el hombre regresó a casa perfectamente curado, la infección nunca regresó.

DMSO y terapia de cistitis intersticial : DMSO fue aprobado por la FDA como tratamiento para la cistitis intersticial (una inflamación de la mucosa de la vejiga interna no causada por una infección). Desde 1978, DMSO es el tratamiento único de esta afección y todavía se aplica con mucho éxito . Muchos médicos combinan DMSO administrado directamente en la vejiga a través de un catéter (instilación) con la clásica 1 cucharadita. en 2 oz de jugo de Aloe Vera por vía oral. Tanto la cistitis intersticial como la cistitis por radiación resultantes después de la terapia de irradiación contra el cáncer son problemas muy graves para los pacientes y DMSO es la mejor opción de tratamiento.

DMSO tiene propiedades terapéuticas únicas y es uno de los remedios más importantes para el alivio del sufrimiento humano. Es útil ya sea por sí solo o en combinación con otros medicamentos convencionales, como antibióticos, medicamentos de quimioterapia, esteroides o remedios naturopáticos. Todos los médicos deben conocer los tratamientos DMSO, que pueden incorporarse en cualquier práctica con enormes beneficios en la terapia de casi todas las enfermedades agudas o crónicas. DMSO es uno de los productos de la naturaleza entre los más eficaces jamás descubiertos y usted, los pacientes y los médicos tienen derecho a usarlo: con DMSO ahora es posible el alivio total del dolor, las patologías graves y casi terminales son reversibles y la buena salud es accesible a costos muy bajos. 

Protocolo K: como Kit combinado con DMSO

Este protocolo combinado con DMSO representa el antiguo protocolo “MMS 3000” (CD+DMSO aplicación externa)
Antes de iniciar cualquier protocolo, comprobamos primero la compatibilidad para evitar efectos adversos.
Probar primero si hay reacción alérgica al DMSO (en raras ocasiones). Realizar una aplicación y esperar una hora a la reacción.
Las gotas se activan siempre en relación 1=1, añadiendo de 100 a 200 mi de agua para diluir.
Protocolo de aplicación: En casi todas las enfermedades de la piel, como acné, psoriasis, eczema, pie de atleta, heridas, etc. se suele usar aplicando CD activado en la piel, seguido por DMSO como máximo hasta 10 veces al día, cada hora. Para esto, se mezclan 20 gotas de CD activado con unos 50 mi de agua en una botella de spray. Manteniéndolo fresco y oscuro estas soluciones estables aguantan durante varios días hasta una semana o más, en recipientes de cristal incluso meses. Posteriormente se agregan tres cucharaditas de DMSO + una cucharadita de agua en un vaso pequeño. No se deben usar botellas de plástico ABS o PET o guantes de goma, ya que podrían ser disueltos por el DMSO y transportados a través de la piel
Las botellas de PE o HDPE son correctas. Se aplica CD hasta 10 veces al día como máximo, rociándolo sobre la piel, frotando el DMSO diluido posteriormente con la mano. En caso de tratamiento a gran escala, se alternan cada hora las áreas dé la piel tratada. Se hace este procedimiento durante 3 días a la semana y luego se permite a la piel regenerarse durante los otros 4 días. En caso que aparezca sequedad excesiva en la piel, hay que diluir más las soluciones o frotar aloe vera o aceite de oliva virgen en la piel para calmarla. En el caso de aparecer demasiada sequedad con irritación, reduzca la dosis o descanse del tratamiento.
En ningún caso se debe guardar el DMSO en botellas con gotero de goma, ya que lo diluye contaminando la solución.
• Sólo debe ser guardado en botellas de polietileno (PE, HDPE) o cristal,
Realizar el tratamiento durante 304 días
Puede aparecer ligero picor, calor o rojez momentánea que es normal y desaparece completamente.
Aplica siempre sobre la piel limpia que esté libre de perfumes u otras sustancias.
No se usa en enemas ya que se reabsorberían las toxinas presentes en el colon.
Efecto secundario: causa olor a ajo en las mucosas.

El CDS se conserva mejor guardado en botellas de cristal y en frío por debajo de los 11 °C., aunque puede ser transportado perfectamente a temperatura ambiente en botella de cristal hay que recordar que es un gas que se evapora según la temperatura. Las botellas farmacéuticas de color ámbar de PET también han dado buenos resultados y están recomendados para el transporte, aunque PET na es apto para almacenar el clorito sódico a largo plazo sí es relativamente estable con el CDS, ya que su pH es neutro. Hay datos que indican que el CDS incluso después de seis meses guardado en cristal en un lugar oscuro sigue teniendo efecto, aunque ha perdido la mitad de su efectividad. El CDS es mucho más eficaz en el tratamiento oral de animales debido a su pH. El CDS actúa muy rápidamente
sin embargo la duración en el cuerpo es corta por lo cual se debe administrar de forma más continuada. Se absorbe mejor si se aplica de manera tópica con DMSO porque entra directo en el torrente sanguíneo a través de la piel llegando hasta la médula ósea.

DMSO IV Therapy

https://youtu.be/08-Lq-yPZRw

https://youtu.be/rli-Y625E98

Referencias

https://www.sciencedirect.com/topics/pharmacology-toxicology-and-pharmaceutical-science/dimethyl-sulfoxide

https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-874/dmso-dimethylsulfoxide

Medical use of dimethyl sulfoxide
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3916302

Dosing considerations for Dmso (dimethylsulfoxide). https://www.emedicinehealth.com/dmso_dimethylsulfoxide/vitamins-supplements.htm

Dimethyl Sulfoxide https://pediatrics.aappublications.org/content/pediatrics/71/1/76.full.pdf

Dimethylsulfoxide (DMSO) for human single-stage intraoperative tissue expansion and circulatory enhancement https://link.springer.com/article/10.1007/BF02273881

Dimethyl sulfoxide (DMSO) toxicology, pharmacology, and clinical experience https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/0002961067901663

Efectividad de un protocolo de tratamiento tópico con dimetilsulfóxido al 50% en el síndrome de dolor regional complejo tipo 1
https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-hospitalaria-121-articulo-efectividad-un-protocolo-tratamiento-topico-S1130634311002595 Conclusiones: La aplicación tópica de DMSO al 50% asociado a un algoritmo terapéutico ha disminuido la intensidad del dolor en VAS, con resultados cada vez más cercanos a la ausencia del mismo, y una puntuación de mejoría en la encuesta de calidad de vida. El DMSO al 50% vía tópica, constituye una herramienta adicional en el arsenal terapéutico del SDRC tipo 1, con escasos efectos secundarios y que aporta una sensación global del alivio y disminución de la rigidez.

Treatment that involves instilling DMSO into the bladder by a small catheter. https://bladderhealthuk.org/bladder-conditions/interstitial-cystitispainful-bladder-syndrome/icpbs-treatments/intravesical-medications/dmso-dimethyl-sulfoxide

Aliaga, A., Armijo, M., Camacho, F., Castro, A., Cruces, M., Díaz, J. L., Fernández, J. M., Iglesias, L., Ledo, A., Mascaró, J. M., y. [A la solución tópica de 40% idoxuridina en sulfóxido de dimetilo en comparación con aciclovir oral en el tratamiento de herpes zoster. Un ensayo clínico multicéntrico, doble ciego]. Med.Clin 2-22-199 (Barc.); 98 (7): 245-249.

Amato, R., Ho, D., Schmidt, S., Krakoff, I. H., y Raber, M. Fase I de ensayos de un 72-h-horario de infusión continua de fazarabina. Chemother.Pharmacol cáncer. 199; 30 (4): 321-324.

Amorim, C. A., David, A., Van, Langendonckt A., Dolmans, M. M., y Donnez, J. La vitrificación de tejido ovárico humano: efecto de diferentes soluciones y procedimientos. Fertil. 3-1-201; 95 (3): 1094-1097.

Antherieu, S., Chesne, C., Li, R., Camus, S., Lahoz, A., Picazo, L., Turpeinen, M., Tolonen, A., Uusitalo, J., Guguen-Guillouzo, C ., y Guillouzo, A. Estable expresión, la actividad, y la capacidad de inducción de los citocromos P450 en las células HepaRG diferenciadas. Drug Metab Dispos. 201; 38 (3): 516-525.

Ashkenazi, A. y Marks, quimioluminiscencia R. S. El luminol que dependen de las líneas celulares de los fagocitos humanos: comparación entre células diferenciadas con DMSO PLB 985 y HL 60. Luminiscencia. 200; 24 (3): 171-177.

Atas, E., Kesik, V., Sari, E., Kismet, E., Yaris, N. y Koseoglu, V. pérdida temporal de la visión a causa de dimetilsulfóxido en el trasplante autólogo de células madre. Pediatr.Transplant. 201; 16 (3): 302-303.

Becker, D. P., joven, H. F., Nulsen, F. E., y Jane, J. A. efectos fisiológicos de dimetilsulfóxido sobre los nervios periféricos: posible papel en el alivio del dolor. Exp Neurol. 196; 24 (2): 272-276.

Bertelli, G., Dini, D., Forno, G., Gozza, A., Venturini, M., Ballella, G., y Rosso, R. dimetilsulfóxido y el enfriamiento después de la extravasación de agentes antitumorales. Lancet 4-24-199; 341 (8852): 1098-1099.

Bertelli, G., Gozza, A., Forno, GB, Vidili, MG, Silvestro, S., Venturini, M., Del Mastro, L., Garrone, O., Rosso, R., y Dini, D. tópica dimetilsulfóxido para la prevención de lesiones de tejidos blandos después de la extravasación de fármacos citotóxicos vesicantes: un estudio clínico prospectivo. J. Clin Oncol. 199; 13 (11): 2851-2855.

Aglutinante, I. y furgoneta, Ophoven A. [La complejidad del dolor pélvico crónico ejemplificada por la condición actualmente llamada cistitis intersticial. Parte 1: Antecedentes y principios básicos]. Aktuelle Urol. 200; 39 (3): 205-214.

Aglutinante, I., Rossbach, G., y van, Ophoven A. [La complejidad del dolor pélvico crónico ejemplificada por la condición actualmente llamada cistitis intersticial. Parte 2: Tratamiento]. Aktuelle Urol. 200; 39 (4): 289-297.

Bojanic, I., Cepulic, BG, Mázico, S., Batinic, D., Nemet, D., y Labar, B. toxicidad relacionada a la infusión de células progenitoras hematopoyéticas de sangre periférica autóloga se asocia con el número de granulocitos en injerto, el género y diagnóstico de mieloma múltiple. Vox Sang. 200; 95 (1): 70-75.

Bonnetblanc, J. M., Bordessoule, D., Fayol, J., y Amici, J. M. [tratamiento de la extravasación accidental de agentes antitumorales con dimetilsulfóxido y alfa-tocoferol]. Ann Dermatol Venereol. 199; 123 (10): 640-643.

Brien, S., Prescott, P., Bashir, N., Lewith, H., y Lewith, G. Revisión sistemática de la suplementos nutricionales dimetilsulfóxido (DMSO) y metilsulfonilmetano (MSM) en el tratamiento de la osteoartritis. Osteoarthritis.Cartilage. 200; 16 (11): 1277-1288.

Brobyn, R. D. La toxicología humana de dimetilsulfóxido. Ann.N.Y.Acad.Sci. 1-27-197; 243: 497-506.

Bulum, T., Prkacin, I., Cavric, G., Sobocan, N., Skurla, B., Duvnjak, L., y Bulimbasic, S. [Secundarios (AA) amiloidosis en la enfermedad de Crohn]. Acta Med Croatica 201; 65 (3): 271-278.

Caselli, D., Tintori, V., Messeri, A., Frenos, S., Bambi, F., y Arico, M. La depresión respiratoria y somnolencia en niños que reciben dimetilsulfóxido y morfina durante el trasplante de células madre hematopoyéticas. Haematologica 200; 94 (1): 152-153.

Chang, BL, Chang, A., Strasser, J., Reinhardt, JF, y Guarino, M. Una presentación inusual de carcinoma de células escamosas invasivo de las extremidades superiores en un paciente con antecedentes de quemaduras graves del suministro eléctrico y térmico crónica y química exposición. Del.Med J 201; 83 (5): 137-141.

Chen-Plotkin, S. A., Vossel, K. A., Samuels, M. A., y Chen, M. H. encefalopatía, accidente cerebrovascular e infarto de miocardio con el uso de DMSO en el trasplante de células madre. Neurología 3-13-200; 68 (11): 859-861.

Chinnadurai, M., Chidambaram, S., Ganesan, V., Baraneedharan, U., Sundaram, L., Paul, SF, y Venkatachalam, P. Bleomicina, neocarzinostatina y ionizante espectador efectos inducidos por la radiación en fibroblastos de pulmón humanos diploides normales , células madre mesenquimales de la médula ósea, células de adenocarcinoma de pulmón y linfocitos de sangre periférica. Int J Radiat.Biol. 201; 87 (7): 673-682.

Dawson, T. E. y Jamison, J. tratamientos intravesicales para el síndrome de vejiga dolorosa / cistitis intersticial. Cochrane.Database.Syst.Rev 200; (4): CD006113.

Demir, E., Kilciler, M., Bedir, S., Erten, K., y Ozgok, Y. La comparación de dos técnicas de anestesia local para la litotricia extracorpórea por ondas de choque. Urology 200; 69 (4): 625-628.

Duimel-Peeters, IG, Halfens, JG, Ambergen, AW, Houwing, RH, Berger, PF, y Snoeckx, LH La efectividad del masaje con y sin dimetilsulfóxido en la prevención de las úlceras por presión: una, doble ciego aleatorio cruzado en pacientes propensos a las úlceras por presión. Int J Nurs Stud 200; 44 (8): 1285-95.

Caer, M., Oberpenning, F., y Peeker, R. Tratamiento del síndrome de dolor vesical / cistitis intersticial 2008: podemos tomar decisiones basadas en la evidencia? Eur Urol. 200; 54 (1): 65-75.

Fitzhugh, CD, Unno, H., Hathaway, V., Coles, WA, Enlace, ME, Weitzel, RP, Zhao, X., Wright, CE, Stroncek, DF, Kato, GJ, Hsieh, MM, y Tisdale, JF La infusión de las células rojas de la sangre hemolizada dentro de injertos de células madre de sangre periférica en pacientes con y sin enfermedad de células falciformes. Sangre 6-14-201; 119 (24): 5671 a 5.673.

Flores-Carreras, O., Martínez-Espinoza, C. J. y González-Ruiz, M. I. [La experiencia en el tratamiento de la cistitis intersticial: revisión de 17 casos]. Ginecol.Obstet Mex. 201; 79 (3): 125-130.

Fricks, I. P., Carter, R. L., Lazarowski, E. R., y Harden, señalización de células T. K. respuestas Gi-dependientes del receptor P2Y14 humano en sistemas celulares modelo. J Pharmacol Exp Ther 200; 330 (1): 162-168.

Geertzen, J. H., de Bruijn, H., Bruijn-Kofman, A. T., y Arendzen, J. H. Distrofia simpática refleja: el tratamiento temprano y los aspectos psicológicos. Arch.Phys.Med.Rehabil. 199; 75 (4): 442-446.

González-López, TJ, Sánchez-Guijo, FM, Ortin, A., Crusoe, E., Córdoba, I., Corral, M., Vázquez, L., y Caballero, MD El accidente cerebrovascular isquémico asociado con la infusión de DMSO criopreservados auto-PBSC. Transplante de médula osea. 201; 46 (7): 1035-1036.

Goris, R. J., Dongen, L. M., y Winters, H. A. Son radicales de oxígeno tóxicos implicados en la patogénesis de la distrofia simpática refleja? Radic.Res gratuitas Commun. 198; 3 (1-5): 13-18.

Grum-Tokars, V., Ratia, K., Begaye, A., Baker, S. C., y Mesecar, A. D. Evaluación de la actividad de la proteasa 3C-como-coronavirus del SARS: recomendaciones para ensayos normalizados para el descubrimiento de fármacos. Virus Res 200; 133 (1): 63-73.

Hay, DC, Zhao, D., Fletcher, J., Hewitt, ZA, McLean, D., Urruticoechea-Uriguen, A., Negro, JR, Elcombe, C., Ross, JA, Wolf, R., y Cui , W. diferenciación eficiente de los hepatocitos a partir de células madre embrionarias humanas que exhiben marcadores recapitular el desarrollo del hígado in vivo. Células madre 200; 26 (4): 894-902.

Ho, J. W., Hon Ngan, P. L., y Chim, W. O. Efectos de oxymatrine de Ku Shen en las células cancerosas. Los agentes anticancerígenos Med Chem 200; 9 (8): 823-826.

Hoang, BX, Levine, SA, Shaw, DG, Tran, DM, Tran, HQ, Nguyen, PM, Tran, HD, Hoang, C., y Pham, PT El dimetilsulfóxido como un modulador excitatorio y su posible papel en el dolor del cáncer administración. Objetivos Inflamm.Allergy de drogas. 201; 9 (4): 306-312.

Hoang, BX, Tran, DM, Tran, HQ, Nguyen, PT, Pham, TD, Dang, HV, Ha, TV, Tran, HD, Hoang, C., Luong, KN, y Shaw, DG dimetilsulfóxido y bicarbonato de sodio en el tratamiento del dolor del cáncer refractario. J Dolor Palliat.Care Pharmacother. 201; 25 (1): 19-24.

Iyer, G., Morris, MJ, Rathkopf, D., eslovino, SF, Steers, M., Larson, SM, Schwartz, LH, Curley, T., DeLaCruz, A., Ye, P., Heller, G. , Egorin, MJ, hiedra, SP, Rosen, N., Scher, Hawai, y Solit, DB Un ensayo de fase I de docetaxel y el pulso de la dosis de 17 alilamino-17-demetoxigeldanamicina en pacientes adultos con tumores sólidos. Cáncer Chemother.Pharmacol 201; 69 (4): 1089-1097.

Jacobs, SW y la Madera, DC. dimetilsulfóxido (DMSO) – Un informe de estado. Clin Med 197; 78 (21)

Juel-Jensen, B. E., MacCallum, F. O., Mackenzie, A. M., y Pike, M. C. El tratamiento del herpes zóster con idoxuridina en dimetilsulfóxido. Los resultados de dos ensayos doble ciego controlados. Br Med J 12-26-197; 4 (5738): 776-780.

Junior, A. M., Arrais, C. A., Saboya, R., Velasques, R. D., Junqueira, P. L., y Dulley, F. L. La neurotoxicidad asociados con la infusión de células progenitoras hematopoyéticas dimetilsulfóxido-preservado. Transplante de médula osea. 200; 41 (1): 95-96.

Kaidbey, K. H. terapia de la psoriasis resistentes con corticoides tópicos y dimetilsulfóxido. Dermatologica 197; 152 (5): 316-320.

Kneer, W., Kuhnau, S., Bias, P., y Haag, R. F. [dimetilsulfóxido (DMSO) de gel en el tratamiento de tendopatías agudas. Un estudio multicéntrico, aleatorizado y controlado con placebo]. Fortschr.Med. 4-10-199; 112 (10): 142-146.

Koenen NJ, Haag RF Bia P P. Rose Perkutane Therapie bei aktivierter Gonarthrose. Munch Med Wochenschr 199; 138: 534e8.

Kumar, S., Kumar, S., Ganesamoni, R., Mandal, AK, Prasad, S., y Singh, sulfóxido de dimetilo SK con lidocaína en comparación con la mezcla eutéctica de anestésicos locales: estudio prospectivo y aleatorizado para comparar la eficacia de la anestesia cutánea en litotricia por ondas de choque. Urol.Res 201; 39 (3): 181-183.

Lawrence, H. J. y Goodnight, S. H., Jr. El dimetilsulfóxido y la extravasación de agentes de antraciclina. Ann.Intern.Med. 198; 98 (6): 1025.

Lawrence, H. J., Walsh, D., Zapotowski, K. A., Denham, A., Goodnight, S. H., y Gandara, D. R. dimetilsulfóxido tópica puede prevenir el daño tisular de la extravasación de antraciclinas. El cáncer Chemother.Pharmacol 198; 23 (5): 316-318.

Layman, D. L. y Jacob, S. W. La absorción, metabolismo y excreción de dimetilsulfóxido por los monos rhesus. Life Sci 12-23-198; 37 (25): 2431-2437.

Lishner, M., Lang, R., Cedar, I., y Ravid, M. Tratamiento de las úlceras perforantes diabéticos (mal perforantes) con dimetilsulfóxido local. J.Am.Geriatr.Soc. 198; 33 (1): 41-43.

López-Otero, A., Ruiz-Delgado, J. G., y Ruiz-Argüelles, J. G. Un método simplificado para el autoinjerto de células madre en el mieloma múltiple: una experiencia única institución. Transplante de médula osea. 200; 44 (11): 715-719.

Lundy, B., Miller, JC, Jackson, K., Senchina, DS, Burke, LM, Stear, SJ, y Castell, LM AZ de suplementos nutricionales: Los suplementos dietéticos, alimentos de nutrición deportiva y ayudas ergogénicas para la salud y el rendimiento – parte 25. Br J Sports Med 201; 45 (13): 1077-1078.

Lv, X., Li, Y., Jiang, C., y Wu, Z. La incidencia del reflejo trigeminocardiac en el tratamiento endovascular de la fístula arteriovenosa dural con ónix. Interv.Neuroradiol. 201; 16 (1): 59-63.

MacCallum, F. O. y Juel-Jensen, infección de la piel simplex virus B. E. herpes en el hombre tratado con idoxuridina en dimetilsulfóxido. Los resultados del ensayo controlado doble ciego. Br Med J 10-1-196; 2 (5517): 805-807.

Marcacci, G., Corazzelli, G., Becchimanzi, C., Arcamone, M., Capobianco, G., Russo, F., Frigeri, F., y Pinto, encefalopatía asociada a A. DMSO durante la infusión de células madre periféricas autólogas : un papel predisponente de pre-acondicionamiento exposición a agentes CNS-penetrantes? Transplante de médula osea. 200; 44 (2): 133-135.

Matsugasumi, T., Kamoi, K., Harikai, S., Inagaki, T., Kimura, Y., Hirahara, N., Sou, J., Nakagawa, S., Kawauchi, A., y Miki, T. [amiloidosis localizada de la vejiga urinaria: un informe del caso]. Hinyokika Kiyo 201; 57 (8): 439-443.

Matsumoto, J. ensayos clínicos de sulfóxido de dimetilo en pacientes con artritis reumatoide en Japón. Ann.N.Y.Acad.Sci. 3-15-196; 141 (1): 560-568.

McCammon, K. A., Lentzner, A. N., Moriarty, R. P., y Schellhammer, P. F. intravesical sulfóxido de dimetilo para la amiloidosis primaria de la vejiga. Urology 199; 52 (6): 1136-1138.

Murugesan, C., Saravanan, S., Rajkumar, J., Prasad, J., Banakal, S., y Muralidhar, K. edema pulmonar severa tras la embolización terapéutica con Onyx de la malformación arteriovenosa cerebral. Neurorradiología 200; 50 (5): 439-442.

Nielsen, E. H. y Johansen, T. Efectos de dimetilsulfóxido (DMSO), nocodazol y el taxol sobre la secreción de histamina de los mastocitos. Acta Pharmacol.Toxicol (Copenh) 198.; 59 (3): 214-219.

Nonoguchi, H., Kohda, Y., Fukutomi, R., Nakayama, Y., Naruse, M., Kitamura, K., Inoue, T., Nakanishi, T., y Tomita, K. Un caso con renal aguda fracaso y síndrome nefrótico posterior. Ren Fail. 200; 31 (2): 162-166.

O’Donnell, J. R., Burnett, A. K., Sheehan, T., Tansey, P., y McDonald, G. A. Seguridad de dimetilsulfóxido. Lancet 2-28-198; 1 (8218): 498.

Olver, I. N. y Schwarz, M. A. El uso de sulfóxido de dimetilo en la limitación de daño tisular causado por la extravasación de doxorrubicina. Treat.Rep cáncer. 198; 67 (4): 407-408.

Olver, I. N., Aisner, J., Hament, A., Buchanan, L., Bishop, J. F., y Kaplan, R. S. Un estudio prospectivo de dimetilsulfóxido tópica para el tratamiento de la extravasación de antraciclinas. J. Clin Oncol. 198; 6 (11): 1732-1735.

Otrock, Z. K., Beydoun, A., Barada, W. M., Masroujeh, R., Hourani, R., y Bazarbachi, A. amnesia global transitoria asociada con la infusión de células madre de sangre periférica autólogas DMSO-criopreservados. Haematologica 200; 93 (3): e36-e37.

Ozkaya-Bayazit, E., Kavak, A., Gungor, H., y Ozarmagan, G. El uso intermitente de dimetilsulfóxido tópica en la amiloidosis macular y papular. Int.J.Dermatol. 199; 37 (12): 949-954.

Patel, S., Trivedi, A., Dholaria, P., Dholakia, M., Devra, A., Gupta, B., y Shah, S. A. recurrente amiloidosis primaria multifocal de la vejiga urinaria. Saudi.J riñón Dis Transpl. 200; 19 (2): 247-249.

Peeker, R., Haghsheno, M. A., Holmang, S., y la caída, M. intravesical bacilo de Calmette-Guerin y dimetilsulfóxido para el tratamiento de la cistitis intersticial clásico y no ulcerosa: un estudio doble ciego, aleatorizado y prospectivo. J.Urol. 200; 164 (6): 1912-1915.

Pérez, R. S., de Zollinger, P. E., Dijkstra, P. U., Thomassen-Hilgersom, I. L., Zuurmond, W. W., Rosenbrand, K. C, y Geertzen, guías basadas en la evidencia J. H. para el síndrome de dolor regional complejo tipo 1. BMC.Neurol. 201; 10:20.

Pérez, R. S., Zuurmond, W. W., Bezemer, P. D., Kuik, D. J., van Loenen, A. C., de Lange, J. J. y Zuidhof, A. J. El tratamiento de tipo complejo síndrome de dolor regional I con captadores de radicales libres: un estudio aleatorizado y controlado. Dolor 200; 102 (3): 297-307.

Pérez-Marrero, R., Emerson, L. E., y Feltis, J. T. Un estudio controlado de dimetilsulfóxido en la cistitis intersticial. J.Urol. 198; 140 (1): 36-39.

Pérez-Marrero, R., Emerson, L. E., Maharajh, D. O., y Juma, S. La prolongación de la respuesta al DMSO por el mantenimiento de heparina. Urology 199; 41 (Suppl 1): 64-66.

Potter, P., Eisenberg, S., Caín, K. C, y Berry, D. L. intervenciones anaranjados para los síntomas asociados con dimetilsulfóxido durante reinfusions de células madre: un estudio de viabilidad. Nurs cáncer. 201; 34 (5): 361-368.

Puri, A. S., Thiex, R., Zarzour, H., Rahbar, R., y Orbach, D. B. Trigeminocardiac reflejo en un niño durante la pre-inyección Onyx DMSO para menores embolización angiofibroma nasofaríngeo. Presentación de un caso. Interv.Neuroradiol. 201; 17 (1): 13-16.

Rademaker-Lakhai, J. M., van den, Bongard D., Pluim, D., Beijnen, J. H., y Schellens, J. H. Una Fase I y estudio farmacológico con imidazolio-trans-DMSO-imidazol-tetrachlororuthenate, un nuevo agente de rutenio contra el cáncer. Clin Cancer Res. 6-1-200; 10 (11): 3.717 a 3.727.

Ravid, M., Shapira, J., Lang, R., y Cedar, I. dimetilsulfóxido tratamiento prolongado en 13 pacientes con amiloidosis sistémica. Ann.Rheum.Dis. 198; 41 (6): 587-592.

Reynolds, JEF. Martindale: The Extra Pharmacopoeia (versión electrónica). 1991

Rigaud, J., Delavierre, D., Sibert, L., y Labat, J. J. [Tratamientos específicos para el síndrome de vejiga dolorosa]. Prog.Urol. 201; 20 (12): 1044-1053.

Rossberger, J., Otoño, M., y Peeker, R. Valoración crítica del tratamiento dimetilsulfóxido para la cistitis intersticial: molestias, efectos secundarios y los resultados del tratamiento. Scand.J Urol.Nephrol. 200; 39 (1): 73-77.

Roth, S. H. y Fuller, P. Diclofenac solución tópica de sodio 1,5% w / w con sulfóxido de dimetilo en comparación con el placebo para el tratamiento de la osteoartritis: combinaron los resultados de seguridad. Postgrad.Med 201; 123 (6): 180-188.

Rubin, actualizar L. F. toxicológica de dimetilsulfóxido. Ann N Y.Acad.Sci 198; 411: 6-10.

Ruiz-Delgado, GJ, Mancias-Guerra, C., Tamez-Gómez, EL, Rodríguez-Romo, LN, López-Otero, A., Hernández-Arizpe, A., Gómez-Almaguer, D., y Ruiz-Argüelles Presentación de tres casos y revisión de la literatura:, toxicidad en la sangre del cordón trasplante de células madre GJ dimetilsulfóxido-inducida. Acta Haematol. 200; 122 (1): 1-5.

Sairanen, J., Leppilahti, M., Tammela, TL, Paananen, I., Aaltomaa, S., Taari, K., y Ruutu, M. Evaluación de la calidad relacionada con la salud de la vida en los pacientes con síndrome de vejiga dolorosa / intersticial cistitis y el impacto de los cuatro tratamientos en él. Scand.J Urol.Nephrol. 200; 43 (3): 212-219.

Salim, A. S. Un nuevo enfoque para el tratamiento de los fármacos anti-inflamatorios no esteroideos inducidas por hemorragia gástrica captadores de radicales libres. Surg.Gynecol.Obstet. 199; 176 (5): 484-490.

Sams, W. M., Jr. Los efectos de dimetilsulfóxido en la conducción nerviosa. Ann.N.Y.Acad.Sci. 3-15-196; 141 (1): 242-247.

Schlegel, P. G., Wölfl, M., Schick, J., Winkler, B., y Eyrich, M. pérdida transitoria de la conciencia en los receptores pediátricos de dimetilsulfóxido (DMSO) -cryopreserved células madre de la sangre periférica independientes de la morfina co-medicación. Haematologica 200; 94 (10): 1473-1475.

Schroeder, T., Fenk, R., Saure, C., Czibere, A., Bruns, I., Zohren, F., Haas, R., y Kobbe, G. La forma mexicana: un enfoque viable para evitar DMSO toxicidad. Transplante de médula osea. 201; 46 (3): 469-471.

Mar, J. y Teichman, J. M. pediátrica síndrome de vejiga dolorosa / cistitis intersticial: diagnóstico y tratamiento. Drugs 200; 69 (3): 279-296.

Shainhouse, J. Z., Grierson, L. M., y Naseer, Z. A largo plazo, el estudio de etiqueta abierta para confirmar la seguridad de la solución de diclofenaco tópico que contiene dimetilsulfóxido en el tratamiento de la rodilla artrósica. Am J Ther 201; 17 (6): 566-576.

Shirley, H. H., Lundergan, M. K., Williams, J. H., y Spruance, S. L. La falta de cambios oculares con terapia de dimetilsulfóxido de la esclerodermia. Farmacoterapia 198; 9 (3): 165-168.

Sibert, L., Khalaf, A., Bugel, H., Sfaxi, M., y Grise, P. intravesicales instilaciones sulfóxido de dimetilo puede ser útil en el tratamiento sintomático de hematuria profusa debido a la cistitis eosinofílica. J.Urol. 200; 164 (2): 446.

Simpson, J. R. idoxuridina en el tratamiento de herpes zoster. Practicante 197; 215 (1286): 226-229.

Sokolov, M. V., Panyutin, I. G., y Neumann, R. D. expresión génica Todo el genoma de perfiles revela el importante papel del óxido nítrico en la mediación de la respuesta transcripcional celular a la radiación ionizante en los fibroblastos humanos normales. Genómica 201; 100 (5): 277-281.

Souza, CS, Felicio, LB, Ferreira, J., Kurachi, C., Bentley, MV, Tedesco, CA, y Bagnato, VS a largo plazo de seguimiento del tópico 5-aminolevulínico ácido terapia fotodinámica diodo láser sola sesión por falta -melanoma cáncer de piel. Photodiagnosis.Photodyn.Ther 200; 6 (3-4): 207-213.

Stewart, B. H. y Shirley, S. W. Además experiencia con dimetilsulfóxido intravesical en el tratamiento de la cistitis intersticial. J.Urol. 197; 116 (1): 36-38.

Sunley, K. y Butler, M. Estrategias para la mejora de la producción de proteínas recombinantes a partir de células de mamífero mediante la detención del crecimiento. Biotechnol Adv. 201; 28 (3): 385-394.

Taylor, R. S., Fotópoulos, G., y Maibach, el perfil de seguridad de H. diclofenaco tópico: un meta-análisis de ensayos cegados, aleatorios y controlados en las enfermedades musculoesqueléticas. Curr Med Res Opin. 201; 27 (3): 605-622.

Thiers, B. H. tratamientos usuales para las infecciones por herpesvirus. II. Infección de herpes. J Am Acad.Dermatol 198; 8 (3): 433-436.

Tokunaka, S., Osanai, H., Morikawa, M., y Yachiku, S. experiencia con el tratamiento dimetil sulfóxido para la amiloidosis primaria localizada de la vejiga. J.Urol. 198; 135 (3): 580-582.

Tran de, P. H., Duong, S., Bertini, P., y Finlayson, R. J. Tratamiento del síndrome de dolor regional complejo: una revisión de la evidencia. Can J Anaesth. 201; 57 (2): 149-166.

Trice, J. M. y Pinals, R. S. El dimetilsulfóxido: una revisión de su uso en los trastornos reumáticos. Semin.Arthritis Rheum. 198; 15 (1): 45-60.

Turanek, J., Wang, XF, Knotigova, P., Koudelka, S., Dong, LF, Vrublova, E., Mahdavian, E., Prochazka, L., Sangsura, S., Vacek, A., Salvatore, BA, y Neuzil, formulación liposomal de J. maleamida alfa-tocoferol: in vitro e in vivo perfil toxicológico y efecto contra el cáncer de mama espontáneos contra los carcinomas en ratones en. Toxicol.Appl.Pharmacol 6-15-200; 237 (3): 249-257.

van Dieten, HE, Pérez, RS, van Tulder, MW, de Lange, JJ, Zuurmond, WW, Ader, HJ, Vondeling, H., y Boers, M. coste-efectividad y utilidad coste de acetilcisteína en comparación con dimetilsulfóxido de reflejo simpático distrofia. Medicamento. 200; 21 (2): 139-148.

Vuopala, U., Vesterinen, E., y Kaipainen, W. J. La acción analgésica de dimetilsulfóxido pomada (DMSO) en la artrosis. Un estudio doble ciego. Acta Rheumatol.Scand. 197; 17 (1): 57-60.

Wang, W. J., Lin, C. S., y Wong, C. K. Respuesta de la amiloidosis sistémica a sulfóxido de dimetilo. J.Am.Acad.Dermatol. 198; 15 (2 Pt 2): 402-405.

Wang, Y., Chen, G., Song, T., Mao, G., y Bai, H. Mejora de la diferenciación de los cardiomiocitos a partir de células madre embrionarias humanas. Sci China Life Sci 201; 53 (5): 581-589.

Wengstrom, Y. y Margulies, A. Europea de Enfermería Oncológica directrices de la Sociedad de extravasación. Eur J Oncol.Nurs. 200; 12 (4): 357-361.

Yoshimitsu, K., Koga, N., Kitamura, Y., Fukuda, K., Kittaka, E., Horino, N., Sakura, N., Tanaka, T., Nishi, Y., Sakano, T., y. efecto favorable de dimetilsulfóxido en la amiloidosis secundaria en la artritis reumatoide juvenil. Pediatr.Pharmacol (New York.) 198.; 4 (3): 177-181.

Zuurmond, W. W., Langendijk, P. N., Bezemer, P. D., Brink, H. E., de Lange, J. J., y van Loenen, A. C. El tratamiento de la distrofia simpática refleja aguda con DMSO 50% en una crema grasa. Acta Anaesthesiol.Scand. 199; 40 (3): 364-367.

Barker SB, Matthews PN, Philip PF, Williams G. Estudio prospectivo de dimetilsulfóxido intravesical en el tratamiento de la enfermedad inflamatoria crónica de la vejiga. Br J Urol 198; 59:142-4.

Bertelli G. Prevention and management of extravasation of cytotoxic drugs. Drogas Saf 199; 12:245-55.

Birder LA, Kanai AJ, de Groat WC. DMSO: effect on bladder afferent neurons and nitric oxide release. J Urol 199; 158:1989-95.

Bookman AA, Williams KS, Shainhouse JZ. Effective of a topical diclofenac solution for relieving symptoms of primary osteoarthritis of the knee: a randomized controlled trial. CMAJ 200; 171:333-8.

Brayton CF. Dimethyl sulfoxide (DMSO): a review. Cornell Vet 198; 76:61-90.

Brien S, Prescott P, Lewith G. Meta-analysis of the related nutritional supplements dimethyl sulfoxide and methylsulfonylmethane in the treatment of osteoarthritis of the knee. Evid Based Complement Alternat Med 2009 May 27. [Epub ahead of print].

Burton WJ, Gould PW, Hursthouse MW, et al. A multicentre trial of Zostrum (5 percent idoxuridine in dimethyl sulphoxide) in herpes zoster. N Z Med J 198; 94:384-6.

de la Torre JC. Role of dimethyl sulfoxide in prostaglandin-thromboxane and platelet systems after cerebral ischemia. Ann N Y Acad Sci 198; 411:293-308.

Dorr RT. Antidotes to vesicant chemotherapy extravasations. Blood Rev 199; 4:41-60.

Eberhardt R, Zwingers T, Hoffman R. [DMSO in patients with active gonarthrosis. A double-blind placebo controlled phase III study]. Fortschr Med 199; 446:50.

Evans MS, Reid KH, Sharp JB Jr. Dimethylsuloxide (DMSO) blocks conduction in peripheral nerve C fibers: a possible mechanism of analgesia. Neurosci Lett 199; 150:145-8.

Fowler JE Jr. Prospective study of intravesical dimthyl sulfoxide in treatment of suspected early interstitial cystitis. Urology 198; 18:21-6.

Hucker HB, Ahmad PM, Miller EA, et al. Metabolism of dimethyl sulphoxide to dimethyl sulphone in the rat and man. Nature 196; 209:619-20.

Jacob SW, Herschler R. Pharmacology of DMSO. Cryobiology 198; 23:14-27.

Juel Jensen BE, MacCallum FO, Mackenzie AM, Pike MC. Treatment of zoster with idoxuridine in dimethyl sulphoxide. Results of two double-blind controlled trials. Br Med J 197; 4:776-80.

Karaca M, Bilgin UY, Akar M, de la Torre JC. Dimethyl sulphoxide lowers ICP after head trauma. Eur J Clin Pharmacol 199; 40:113-4.

Kingery WS. A critical review of controlled clinical trials for peripheral neuropathic pain and complex regional pain syndromes. Pain 199; 73:123-39.

Ludwig CU, Stoll HR, Obrist R, Obrecht JP. Prevention of cytotoxic drug induced skin ulcers with dimethyl sulfoxide (DMSO) and alpha-tocopherol. Eur J Cancer Clin Oncol 198; 23:327-9.

MacCallum FO, Juel-Jensen BE. Herpes simplex virus skin infection in man treated with idoxuridine in dimethyl sulphoxide. Results of double-blind controlled trial. Br Med J 196; 2:805-7.

Marshall LF, Camp PE, Bowers SA. Dimethyl sulfoxide for the treatment of intracranial hypertension: a preliminary trial. Neurosurg 198; 14:659-63.

Merlini G. Treatment of primary amyloidosis. Semin Hematol 199; 32:60-79.

Neulieb RL, Neulieb MK. The diverse actions of dimtheyl sulphoxide: an indicator of membrane transport activity. Cytobios 199; 63:139-65.

Prior D, Mitchell A, Nebauer M, Smith M. Oncology nurses’ experience of dimethyl sulfoxide odor. Cancer Nurs 200; 23:134-40.

Rand-Luby L, Pommier RF, Williams ST, et al. Improved outcome of surgical flaps treated with topical dimethylsulfoxide. Ann Surg 199; 224:583-9.

Rosenstein ED. Topical agents in the treatment of rheumatic disorders. Rheum Dis Clin North Am 199; 25:899-918.

Rowley SD. Hematopoietic stem cell processing and cryopreservation. J Clin Apheresis 199; 7:132-4.

Rubin LF. Toxicologic update of dimethyl sulfoxide. Ann N Y Acad Sci 198; 411:6-10.

Salim AS. The relationship between Helicobacter pylori and oxygen-derived free radicals in the mechanism of duodenal ulceration. Intern Med 199; 32:359-64.

Sant GR, LaRock DR. Standard intravesical therapies for interstial cystitis. Urol Clin North Am 199; 21:73-83.

Sant GR. Intravesical 50% dimethyl sulfoxide (Rimso-50) in treatment of interstitial cystitis. Urology 198; 29:17-21.

Shirley SW, Stewart BH, Mirelman S. Dimethyl sulfoxide in treatment of inflammatory genitourinary disorders. Urology 197; 11:215-20.

Simon LS, Grierson LM, Naseer Z, et al. Efficacy and safety of topical diclofenac containing dimethyl sulfoxide (DMSO) compared with those of topical placebo, DMSO vehicle and oral diclofenac for knee osteoarthritis. Pain 200; 143:238-45.

Spremulli EN, Dexter DL. Polar solvents: a novel class of antineoplastic agents. J Clin Oncol 198; 2:227-41.

Takacs T, Montet JC. In vitro dissolution of cholesterol biliary stones. Gut 199; 37:157-8.

Thiers BH. Unusual treatments for herpesvirus infections II, herpes zoster. J Am Acad Dermatol 198; 8:433-6.

Toren A, Rechavi G. What really cures in autologous bone marrow transplantation? A possible role for dimethylsulfoxide. Las hipótesis Med 199; 41:495-8.

Torres MA, Furst DE. Treatment of generalized systemic sclerosis. Rheum Dis Clin North Am 199; 16:217-41.

Trice JM, Pinals RS. Dimethyl sulfoxide: a review of its use in the rheumatic disorders. Semin Arthritis Rheum 198; 15:45-60.

Wildenhoff KE, Esmann V, Ipsen J, Harving H, et al. Treatment of trigeminal and thoracic zoster with idoxuridine. Scand J Infect Dis 198; 13:257-62.

Williams HJ, Furst DE, Dahl SL, et al. Double-blind, multicenter controlled trial comparing topical dimethyl sulfoxide and normal saline for treatment of hand ulcers in patients with systemic sclerosis. Arthritis Rheum 198; 28:308-14.

Wolf P, Simon M. Dimethyl sulphoxide (DMSO) induced serum hyperosmolality. Clin Biochem 198; 16:261-2.

Zambelli A, Poggi G, Da Prada G, et al. Clinical toxicity of cryopreserved circulation progenitor cells infusion. Anticancer Res 199; 18:4705-8.