viernes , 22 octubre 2021

Estudio Danés confirma que las máscaras no impiden el contagio de Covid

Eficacia de recomendación del uso de mascarilla como medida de salud pública para prevenir la infección por SARS-CoV-2 en usuarios de mascarillas danesas https://doi.org/10.7326/M20-6817
https://www.acpjournals.org/doi/10.7326/M20-6817
  • Expertos de la Universidad de Oxford elogiaron el estudio danés como la evidencia más sólida hasta el momento 
  • Los investigadores de Copenhaguen no encontraron evidencia estadística que las máscaras bloqueen la infección 
  • Solo tres estudios aleatorios han analizado las máscaras, todos encontraron que no funcionan

El fundamento ha sido que las mascarillas deben ser mejor que nada porque bloquean al menos algunos virus que el usuario exhala o inhala. Pero un estudio aleatorio publicado por científicos de la Universidad de Copenhaguen, considerado el mejor de su tipo hasta ahora, no encontró evidencia estadística de que ofrezcan protección alguna. 

La recomendación de usar mascarillas quirúrgicas como medida de protección de la salud pública, no redujo la tasa de infección por SARS-CoV-2 entre los usuarios en más del 50% en una comunidad con tasas de infección moderadas, cierto grado de distanciamiento social y uso general de mascarillas. Esta es la conclusión de un estudio llevado a cabo en Dinanmarca «ensayo Danmask-19″  en la primavera con más de 6.000 participantes, el estudio Danmask fue un ensayo controlado aleatorio, lo que lo convierte en la evidencia científica de la más alta calidad.

Aproximadamente la mitad de los participantes del ensayo recibieron 50 mascarillas quirúrgicas desechables, que se les pidió que las cambiaran después de ocho horas de uso. Después de un mes, los participantes del ensayo fueron evaluados mediante PCR, anticuerpos y pruebas de flujo lateral y se compararon con los participantes del ensayo que no usaban máscara. Los ensayos aleatorios son importantes si queremos comprender el impacto de medidas como las máscaras faciales

Al final, no hubo una diferencia estadísticamente significativa entre los que usaban máscaras y los que no las tenían cuando se trataba de estar infectados por Covid-19. El 1.8 por ciento de los que usaban máscaras contrajeron Covid, en comparación con el 2.1 por ciento del grupo de control. Como resultado, parece que el efecto que tienen las mascarillas para prevenir la propagación de la enfermedad en la comunidad es insignificante.

En lo que respecta a las máscaras, todavía no hay evidencia de que prevengan la propagación de enfermedades transmitidas por el aire. Los resultados del ensayo Danmask-19 reflejan otras revisiones sobre enfermedades similares a la influenza. Otros nueve ensayos que analizaron la eficacia de las mascarillas (dos que analizaron a los trabajadores de la salud y siete a la transmisión comunitaria) encontraron que las mascarillas hacen poca o ninguna diferencia en cuanto a que se contraiga la influenza o no.

Pero en general, existe una preocupante falta de evidencia sólida sobre las máscaras faciales y Covid-19. Solo ha habido tres ensayos comunitarios durante la pandemia actual que comparan el uso de máscaras con varias alternativas: uno en Guinea-Bissau , uno en India y este último ensayo en Dinamarca. El bajo número de estudios sobre el efecto que tienen diferentes intervenciones en la propagación de Covid-19, un tema de importancia mundial, sugiere que hay una falta total de interés por parte de los gobiernos en la búsqueda de la medicina basada en la evidencia. Y esto contrasta marcadamente con las enormes sumas que han gastado en consultores de » relaciones boutique » que asesoran al gobierno.

Los únicos estudios que han demostrado que las máscaras son efectivas para detener las enfermedades transmitidas por el aire han sido «observacionales», que observan a las personas que normalmente usan máscaras, en lugar de intentar crear un grupo de control aleatorizado. Estos ensayos incluyen seis estudios llevados a cabo en el Lejano Oriente durante el brote de SARS CoV-1 de 2003, que demostraron que las mascarillas pueden funcionar, especialmente cuando son utilizadas por trabajadores sanitarios y pacientes junto con el lavado de manos.

Pero los estudios observacionales tienden a recordar sesgos: en el fragor de una pandemia, no muchas personas recordarán si usaron máscaras y cuándo y a qué distancia se mantuvieron de los demás. La falta de asignación aleatoria de máscaras también puede «confundir» los resultados y podría no tener en cuenta los efectos estacionales. Se tuvo que retirar un documento de un estudio observacional reciente porque la caída reportada en las tasas de infección durante el verano se revirtió cuando el efecto estacional se apoderó y las tasas volvieron a subir.

Esta es la razón por la que los ensayos aleatorizados de gran tamaño como este estudio danés más reciente son tan importantes si queremos comprender el impacto de medidas como las máscaras faciales. Mucha gente ha argumentado que es demasiado difícil esperar a ensayos aleatorios, pero Danmask-19 ha demostrado que este tipo de estudios son más que factibles.

Y ahora que contamos con una investigación científica rigurosa en la que podemos confiar, la evidencia muestra que el uso de máscaras en la comunidad no reduce significativamente las tasas de infección y lo que es peor produce graves daños, ver sobre 12 estudios de los daños que produce el uso de máscaras en el siguiente artículo: