lunes , 8 agosto 2022

Mayor número de muertes en los vacunados contra K0 B1T datos oficiales de la ONS

Los últimos datos de la ONS (Office for National Statistics Coronavirus del Reino Unido) sobre muertes por estado de vacunación muestran que de las 5.678 muertes por Covid en abril y mayo, el 93% o 5.276 fueron de personas vacunadas. Dado que el Panel de control de coronavirus del gobierno informa que el 93 % de la población mayor de 12 años recibió una primera dosis de la vacuna, el 87 % recibió una segunda dosis y el 70 % recibió una tercera dosis, estos datos del mundo real sugieren que a los vacunados les fue peor que a los no vacunados en estar protegidos contra la muerte.

Desglosar esto por edad no mejora las perspectivas:

  • En la cohorte de 50-59 años, en abril el 86% y en mayo el 87% de las muertes fueron de personas vacunadas, frente al 87% de la cohorte vacunada con al menos una dosis. 
  • En la cohorte de 60-69 años, en abril el 88% y en mayo el 91% de las muertes fueron de personas vacunadas, frente al 91% de la cohorte. 
  • En la cohorte 70-79, en abril el 94% y en mayo el 90% de las muertes fueron de personas vacunadas, frente al 92% de la cohorte. 
  • En la cohorte de más de 80 años, en abril y mayo el 94% de las muertes fueron de personas vacunadas, frente al 94% de la cohorte. 
  • Tenga en cuenta que la definición de ONS de una muerte por Covid incluye muertes en las que se menciona a Covid en cualquier parte del certificado de defunción, no necesariamente como la causa subyacente.

Muchos lectores estarán familiarizados con el debate en curso sobre las estadísticas de vacunación y el tamaño de la población no vacunada. Sabemos cuántas personas han sido vacunadas con la primera, segunda, tercera y cuarta dosis de la vacuna, pero no sabemos cuál es la población del Reino Unido, por lo que no podemos saber exactamente qué porcentaje de la población representan los vacunados. Sin embargo, podemos tener una suposición bastante buena. 

La figura 1 está tomada del tablero de Covid y muestra que poco más del 90 % de la población recibió una primera dosis, poco menos del 90 % recibió una segunda dosis y poco menos del 70 % recibió una tercera dosis.

Figura 1

Por supuesto, el uso de la vacuna varía mucho con la edad y la eficacia de la vacuna (o la falta de eficacia) depende de cuántas dosis haya recibido y cuándo haya recibido su última dosis.

La Figura 2 muestra la aceptación de la vacuna para las tres primeras rondas de la vacuna, aunque no la segunda campaña de refuerzo de primavera entre los mayores de 75 años. En el lado derecho del gráfico, están las líneas de 90%, 80% y 70% en rojo para facilitar la lectura. Luego está en rojo las cohortes de edad que caen en varios tramos porcentuales. En términos generales, el 90 % de las personas mayores de 70 años han recibido las tres dosis, mientras que, si observa a las personas de 50 a 59 años, verá que solo alrededor del 75 % ha recibido la dosis de refuerzo.

La tabla que muestra la absorción aproximada de las diversas dosis de vacunas por cohorte de edad que luego se usará para comparar la absorción de vacunas con los datos de muerte.

Figura 2

Este nivel de precisión es algo espurio y exagera el porcentaje de las diversas cohortes de edad que han recibido las vacunas. Ha habido mucha controversia sobre el porcentaje de aceptación de la vacuna debido al misterio que rodea a la población del Reino Unido. El problema fue abordado por primera vez por el profesor Sir David Spiegelhalter, quien mencionó las complicaciones en torno a los conjuntos de datos NIMS y ONS;.  Hay un artículo discrepando con algunos de sus hallazgos aquí . El profesor Norman Fenton también cubrió esto en su reciente revisión crítica del programa “No vacunados” de la BBC. La mayoría estaría de acuerdo en que las estimaciones de la proporción de personas vacunadas por grupo de edad tienden a ser un poco exageradas, así que considerémoslas simplemente como un techo.

Quizás también valga la pena señalar que el profesor Fenton también criticó los datos de la ONS por subestimar las muertes por covid, pero, al igual que con el porcentaje de aceptación de la vacuna, se usarn las cifras de la ONS, ya que eso es lo que el Gobierno ha publicado.

La ONS publicó “ Defunciones por estado de vacunación, Inglaterra ” el 6 de julio. Muchos se han quejado de que desde finales de marzo no se habían publicado datos sin procesar que mostraran las muertes por estado de vacunación. Fue una sorpresa de que este nuevo informe cubriera este déficit e incluyera muertes por estado de vacunación para abril y mayo.

La Figura 3 muestra el recuento de muertes por Covid por estado de vacunación para abril y mayo de 2022.

  • En abril hubo 4119 muertes por Covid, de las cuales 3837 fueron de personas vacunadas con al menos una dosis, es decir, el 93 % del total. 
  • En mayo se registraron 1.559 muertes por Covid, de las cuales 1.439 fueron de personas vacunadas, es decir el 92% del total. 
  • Estas cifras están en línea con la proporción de muertes entre los vacunados que se muestra en los datos de UKHSA hasta el momento en que los datos dejaron de publicarse a fines de marzo. 
  • El informe final se puede encontrar aquí , con los datos del mundo real que se encuentran en las tablas 12 y 13, que muestran que la proporción de muertes por estado de vacunación fue muy similar a la de abril y mayo.
figura 3

El porcentaje máximo de población vacunada es de poco más del 90%, pero el porcentaje de muertes en abril y mayo también superó el 90%. ¿Porque es esto importante? Porque, lo que siempre se necesita en cualquier experimento es un ‘grupo de control’, un grupo de personas que no participaron en el fármaco experimental, la vacuna o lo que fuera objeto del estudio. Si las vacunas son efectivas para prevenir muertes, se esperaría ver una mayor tasa de muertes entre las personas que no se vacunaron. Pero no es así.

Entremos un poco más en detalle. Alrededor del 99% de las muertes en abril y mayo ocurrieron en personas mayores de 50 años, por lo que solo analizaré estos grupos de mayor edad.

Figura 4

En la cohorte de 50 a 59 años hubo 105 muertes en abril y 47 en mayo. En abril el 86% y en mayo el 87% de las muertes fueron de personas vacunadas. 

La tercera columna en gris muestra el porcentaje estimado de personas en esta cohorte de edad que no recibieron vacuna o recibieron varias dosis. Los no vacunados no parecen haber sufrido de manera desproporcionada a los vacunados. Si bien al menos el 13% de esta cohorte nunca ha recibido ninguna dosis de vacuna, representaron menos del 14% de las muertes en abril y mayo.

Figura 5

La figura 5 muestra que es la misma historia en la cohorte de 60 a 69 años. En abril hubo 284 muertes de las cuales 250 o el 88% fueron de personas vacunadas. En mayo 106 de las 117 muertes o el 91% estaban vacunados. La proporción de muertes estuvo en línea con la proporción de vacunados en ese grupo de edad. Si las vacunas no tuvieran efecto, esto es exactamente lo que esperaría ver.

Figura 6

La Figura 6 cuenta la misma historia para los mayores de 70 años: las muertes por Covid son proporcionalmente las mismas para los vacunados y los no vacunados. Alrededor del 91% están vacunados y más del 90% de las muertes se produjeron entre los vacunados.

Y finalmente, la figura 7 muestra la situación de la cohorte de 80+. En esta cohorte de edad, casi todos los que recibieron la primera dosis recibieron su segunda y tercera dosis y muy probablemente también su cuarta dosis, pero no parece haber hecho mucha diferencia en el resultado. Una vez más, está perfectamente claro que con el 94% de las muertes que ocurren entre los vacunados, el 6% de los no vacunados proporcionalmente no corren más riesgo que los vacunados.

Figura 7

Recientemente se informaron hallazgos similares en  Canadá y los Países Bajos , por lo que esto no es excepcionalismo británico.

¿Por qué podría ser esto? Eficacia menguante tal vez. Sin embargo, han estado en este nivel durante algunos meses, lo que sugiere que esa no es toda la historia. Tal vez los no vacunados son un grupo de autoselección que son saludables, aunque si es así, eso debería demostrarse, no asumirse. Cualquiera que sea la razón, los datos de la ONS claramente plantean preguntas importantes que deben abordarse. Parecen confirmar que en el mundo real, independientemente de cuántas dosis de vacunas tenga alguien, no hay absolutamente ninguna diferencia en la probabilidad de que muera de covid.