viernes , 24 septiembre 2021

Vacunación masiva contra el SARS-CoV-2 preguntas urgentes sobre la seguridad de las vacunas

DOI: 10.22541/au.162136772.22862058/v1

https://www.authorea.com/users/414448/articles/522499-sars-cov-2-mass-vaccination-urgent-questions-on-vaccine-safety-that-demand-answers-from-international-health-agencies-regulatory-authorities-governments-and-vaccine-developers

Reconocidos científicos, médicos y profesionales de la salud de Latinoamérica, Estados Unidos y Europa se han unido en un llamado de atención urgente sobre la seguridad de las vacunas contra COVID-19.

La publicación científica -dirigida a los organismos sanitarios internacionales, a las autoridades reguladoras, a todos los gobiernos y a los fabricantes de vacunas– expone los riesgos de continuar con la vacunación mundial contra el SARS-CoV-2 y advierte del peligro de exponer a más personas a vacunas autorizadas de emergencia, sin haber tenido el tiempo para comprender el impacto en la salud, lo cual podría conducir a un retroceso aún mayor de la actual crisis mundial.

A pesar de los llamamientos a la prudencia, dicen: “las organizaciones sanitarias y las autoridades gubernamentales han minimizado o ignorado los riesgos”.

Los autores afirman que la terapia ambulatoria temprana con múltiples fármacos para los pacientes de alto riesgo han dado como resultado una reducción del 85% en la hospitalización y muerte por COVID-19. Sin embargo, el paradigma actual para el control, es la vacunación masiva experimental, destinada a la mayor parte de la población mundial, aunque tan sólo el 10% de la población mundial ha sido infectada por el SARS-CoV-2.

Las vacunas contra otros coronavirus nunca han sido aprobadas para los seres humanos. Los datos muestran que independientemente de la plataforma y del método de administración, las vacunas podrían empeorar la enfermedad COVID-19 a través de la enfermedad agravada por anticuerpos (ADE) y la inmunopatología Th2, potencialmente mortal en personas mayores. El seguimiento de los voluntarios no fue mayor a los 2 a 3,5 meses después de la segunda dosis, por lo tanto es poco probable que se hayan observado estos efectos en los voluntarios durante las pruebas clínicas.

Los científicos también destacan que bajo la premisa de seguridad, se ofrece la vacuna a grupos de personas que fueron excluidos de los ensayos clínicos de fase 3. Los ensayos de las vacunas excluyeron a los ancianos, por lo que es imposible identificar la aparición de eosinofilia y el aumento de la inflamación posvacunación en los mayores. Los ensayos también excluyeron a los niños, a las voluntarias embarazadas y lactantes, así como a las personas con afecciones crónicas y graves como la tuberculosis, la hepatitis C, la autoinmunidad, las coagulopatías, el cáncer y la inmunosupresión, aunque lamentablemente, ya se está vacunando a todas estas personas.

La enfermedad COVID-19 abarca un amplio espectro clínico, que va desde la patología pulmonar muy leve a la grave y la enfermedad multi-orgánica mortal con desregulación inflamatoria, cardiovascular y de la coagulación sanguínea. En este sentido, los casos de ADE o de inmunopatología relacionados con la vacuna serían clínicamente indistinguibles de la enfermedad COVID-19 grave: ¿pasarán desapercibidos los graves efectos adversos de las vacunas contra el SARS-CoV-2?

Otra preocupación de los científicos es quela glicoproteína Spike, por sí sola, causa daño endotelial e hipertensión in vitro e in vivo, en ausencia del virus SARS-CoV-2 en hámsters, según un estudio reciente. Todas las vacunas autorizadas para uso de emergencia se basan en la inoculación o en la inducción de la síntesis de la glicoproteína Spike. En el caso de las vacunas de ARNm y de las vacunas vectorizadas por adenovirus, ni un solo estudio ha examinado la duración de la producción de Spike en el ser humano tras la vacunación. Es razonable considerar que la síntesis de Spike inducida por la vacuna podría causar signos clínicos de COVID-19 graves, y contabilizarse erróneamente como nuevos casos de infecciones por SARS-CoV-2. De ser así, es posible que nunca se reconozcan los verdaderos efectos adversos de la actual estrategia global de vacunación experimental.

Ya hay pruebas no causales de aumentos temporales o sostenidos de las muertes por COVID-19 tras la vacunación en algunos países (Figura 1). A pesar de los errores en la notificación, no se puede ignorar que, incluso teniendo en cuenta el número de vacunas administradas, según el Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS) de EE.UU., el número de muertes por millón de dosis de vacunas administradas se ha multiplicado por más de 10. Debido a la patogenicidad intrínseca de la Spike, los autores sostienen que estas muertes deben ser estudiadas en profundidad para determinar si están relacionadas con la vacunación.

Para los autores, otra cuestión crítica a tener en cuenta son las reacciones adversas imprevistas a las vacunas, comoes la autoinmunidad. El SARS-CoV-2 tiene numerosas proteínas inmunogénicas, y todos sus epítopes inmunogénicos, excepto uno, tienen similitudes con las proteínas humanas y pueden actuar como fuente de antígenos, provocando autoinmunidad. Ya se han notificado algunas reacciones adversas, como trastornos de la coagulación de la sangre, en personas vacunadas sanas y jóvenes. Estos casos llevaron a la suspensión o cancelación del uso de las vacunas con vectores adenovirales en algunos países, debido a que puede dar lugar a una trombocitopenia trombótica inmune inducida por la vacuna, mediada por anticuerpos activadores de las plaquetas contra el factor 4 plaquetario, que imita clínicamente la trombocitopenia autoinmune inducida por la heparina.  Lamentablemente, este riesgo se pasó por alto al autorizar de emergencia las vacunas, aunque la trombocitopenia inducida por adenovirus se conoce desde hace más de una década, y ha sido un evento constante con los vectores adenovirales. El riesgo de trombosis sería presumiblemente mayor en aquellas personas que ya tienen riesgo de sufrir coágulos sanguíneos, incluidas las mujeres que utilizan anticonceptivos orales.

A nivel de la población, también podrían haber impactos relacionados con las vacunas. El SARS-CoV-2 es un virus de ARN de rápida evolución que ha producido hasta ahora más de 40.000 variantes, algunas de las cuales afectan a la proteína Spike. Dadas las altas tasas de mutación, la síntesis de altos niveles de anticuerpos anti-SARS-CoV-2-Spike inducidos por la vacuna podría, teóricamente, conducir a respuestas subóptimas contra infecciones por otras variantes en los individuos vacunados, abriendo la posibilidad de que las vacunas actúen como fuerzas selectivas que impulsen variantes con mayor infectividad o transmisibilidad, haciendo que la estrategia de vacunación global pueda contribuir a dar forma a un virus aún más peligroso.

Para los científicos resulta especialmente preocupante el calendario de vacunación previsto para los niños a partir de 6 años en Estados Unidos y el Reino Unido. No hay justificación científica para someter a niños sanos a vacunas experimentales, dado que los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estiman que los niños tienen una tasa de supervivencia del 99,997% si se infectan con el SARS-CoV-2. El COVID-19 no sólo es irrelevante como amenaza para este grupo de edad, sino que además no existen pruebas fiables que respalden la eficacia o efectividad de la vacuna en esta población, o que descarten los efectos secundarios perjudiciales de estas vacunas experimentales.

En el contexto de la apresurada autorización de uso de emergencia de las vacunas contra el SARS-CoV-2 se plantean las siguientes preguntas que exigen respuestas:

  • ¿Se sabe si los anticuerpos de reacción cruzada procedentes de infecciones anteriores por coronavirus o los anticuerpos inducidos por la vacuna pueden influir en el riesgo de patogénesis involuntaria tras la vacunación con COVID-19?
  • ¿Se ha informado a los receptores de la vacuna sobre el riesgo específico de EAA, inmunopatología, autoinmunidad y reacciones adversas graves para cumplir la norma de ética médica de comprensión del paciente para el consentimiento informado? Si no es así, ¿cuáles son las razones y cómo podría llevarse a cabo?
  • ¿Cuál es la razón para administrar la vacuna a todos los individuos cuando el riesgo de morir por COVID-19 no es igual en todos los grupos de edad y condiciones clínicas y cuando los ensayos de fase 3 excluyeron a los ancianos, los niños y las condiciones específicas frecuentes?
  • ¿Cuáles son los derechos legales de los pacientes si se ven perjudicados por una vacuna contra el SARS-CoV-2? ¿Quién cubrirá los costes del tratamiento médico? En caso de que las reclamaciones se resuelvan con dinero público, ¿se ha informado al público de que se ha concedido inmunidad a los fabricantes de vacunas y de que su responsabilidad de indemnizar a los perjudicados por la vacuna se ha transferido a los contribuyentes?

Los 57 científicos y médicos llaman la atención sobre la necesidad de un enfoque más cauteloso de la vacunación global, proponen detener la vacunación masiva y abrir un diálogo urgente, pluralista, crítico y con base científica sobre la vacunación contra el SARS-CoV-2 para evitar la erosión de la confianza pública en la ciencia y la salud pública. Y para garantizar que la OMS y las autoridades sanitarias protejan los intereses de la humanidad.

A continuación puede leer el manuscrito de la publicación, en formato preprint:

Vacunación masiva contra el SARS-CoV-2:

Preguntas urgentes sobre la seguridad de las vacunas

que exigen respuestas

de los organismos sanitarios internacionales,

las autoridades reguladoras, los gobiernos

y los creadores de vacunas

Roxana Bruno 1, Peter McCullough 2, Teresa Forcades i Vila3, Alexandra Henrion-Caude 4, Teresa García-Gasca 5, Galina P. Zaitzeva 6, Sally Priester 7, María J. Martínez Albarracín 8, Alejandro Sousa-Escandon 9, Fernando López Mirones 10, Bartomeu Payeras Cifre 11, Almudena Zaragoza Velilla 10, Leopoldo M. Borini 1, Mario Mas 1, Ramiro Salazar 1, Edgardo Schinder1, Eduardo A. Yahbes 1, Marcela Witt 1, Mariana Salmeron 1, Patricia Fernández 1, Miriam M. Marchesini 1, Alberto J. Kajihara 1, Marisol V. de la Riva 1, Patricia J. Chimeno 1, Paola A. Grellet 1, Matelda Lisdero 1, Pamela Mas 1, Abelardo J. Gatica Baudo 12, Elisabeth Retamoza 12, Oscar Botta 13, Chinda C. Brandolino 13, Javier Sciuto 14, Mario Cabrera Avivar 14, Mauricio Castillo 15, Patricio Villarroel 15, Emilia P. Poblete Rojas 15, Bárbara Aguayo 15, Dan I. Macías Flores 15, Jose V. Rossell 16, Julio C. Sarmiento 17, Victor Andrade-Sotomayor 17, Wilfredo R. Stokes Baltazar 18, Virna Cedeño Escobar 19, Ulises Arrúa 20, Atilio Farina del Río 21, Tatiana Campos Esquivel 22, Patricia Callisperis 23, María Eugenia Barrientos 24, Karina Acevedo-Whitehouse 5,*. 1 Epidemiólogos Argentinos Metadisciplinarios. República Argentina.

1 Epidemiólogos Argentinos Metadisciplinarios. República Argentina

2 Baylor University Medical Center. Dallas, Texas, USA.

3 Monestir de Sant Benet de Montserrat, Montserrat, Spain

4 INSERM U781 Hôpital Necker-Enfants Malades, Université Paris Descartes-Sorbonne Cité, Institut Imagine, Paris, France.

5 School of Natural Sciences. Autonomous University of Querétaro, Querétaro, Mexico.

6 Retired Professor of Medical Immunology. Universidad de Guadalajara, Jalisco, Mexico.

7 Médicos por la Verdad Puerto Rico. Ashford Medical Center. San Juan, Puerto Rico.

8 Retired Professor of Clinical Diagnostic Processes. University of Murcia, Murcia, Spain

9 Urologist Hospital Comarcal de Monforte, University of Santiago de Compostela, Spain.

10 Biólogos por la Verdad, Spain.

11 Retired Biologist. University of Barcelona. Specialized in Microbiology. Barcelona, Spain.

12 Center for Integrative Medicine MICAEL (Medicina Integrativa Centro Antroposófico

Educando en Libertad). Mendoza, República Argentina.

13 Médicos por la Verdad Argentina. República Argentina.

14 Médicos por la Verdad Uruguay. República Oriental del Uruguay.

15 Médicos por la Libertad Chile. República de Chile.

16 Physician, orthopedic specialist. República de Chile.

17 Médicos por la Verdad Perú. República del Perú.

18 Médicos por la Verdad Guatemala. República de Guatemala.

19 Concepto Azul S.A. Ecuador.

20 Médicos por la Verdad Brasil. Brasil.

21 Médicos por la Verdad Paraguay.

22 Médicos por la Verdad Costa Rica.

23 Médicos por la Verdad Bolivia.

24 Médicos por la Verdad El Salvador.

*Correspondence: Karina Acevedo-Whitehouse, karina.acevedo.whitehouse@uaq.mx

“Ud. puede leer a continuación el manuscrito original publicado en formato preprint”

Resumen

Desde el inicio del brote de COVID-19, la carrera por probar nuevas plataformas diseñadas para conferir inmunidad contra el SARS-CoV-2 ha sido desenfrenada y sin precedentes, lo que ha llevado a la autorización de emergencia de varias vacunas. A pesar de los avances en la terapia temprana con múltiples fármacos para los pacientes con COVID-19, el mandato actual es inmunizar a la población mundial lo más rápido posible. La falta de pruebas exhaustivas en animales antes de los ensayos clínicos y la autorización basada en los datos de seguridad generados durante los ensayos que duraron menos de 3,5 meses, plantean dudas sobre la seguridad de estas vacunas. El papel recientemente identificado de la glicoproteína Spike del SARS-CoV-2 para inducir el daño endotelial característico de COVID-19, incluso en ausencia de infección, es extremadamente relevante dado que la mayoría de las vacunas autorizadas inducen la producción de glicoproteína Spike en los receptores. Dada la alta tasa de aparición de efectos adversos y la amplia gama de tipos de efectos adversos que se han informado hasta la fecha, así como el potencial de mejora de la enfermedad impulsada por vacunas, inmunopatología Th2, autoinmunidad y evasión inmune, existe la necesidad de una mejor comprensión de los beneficios y riesgos de la vacunación masiva, particularmente en los grupos que fueron excluidos de los ensayos clínicos. A pesar de los llamados a la precaución, las organizaciones de salud y las autoridades gubernamentales han minimizado o ignorado los riesgos de la vacunación contra el SARS-CoV-2. Apelamos a la necesidad de un diálogo pluralista en el contexto de las políticas de salud.

Introducción

Desde que COVID-19 fue declarado pandemia en marzo de 2020, se han reportado más de 150 millones de casos y 3 millones de muertes en todo el mundo. A pesar de los avances en el tratamiento ambulatorio temprano con múltiples fármacos para pacientes de alto riesgo, lo que resultó en una reducción del 85% en las hospitalizaciones y muertes por COVID-19 [1], el paradigma actual de control es la vacunación masiva. Si bien reconocemos el esfuerzo involucrado en el desarrollo, producción y autorización de emergencia de las vacunas contra el SARS-CoV-2, nos preocupa que los riesgos hayan sido minimizados o ignorados por las organizaciones de salud y las autoridades gubernamentales, a pesar de los llamados a la precaución [2-8].

Las vacunas para otros coronavirus nunca han sido aprobadas para humanos, y los datos generados en el desarrollo de vacunas contra coronavirus diseñadas para provocar anticuerpos neutralizantes muestran que pueden empeorar la enfermedad COVID-19 a través de la mejora dependiente de anticuerpos (ADE) y la inmunopatología Th2, independientemente de la vacuna, plataforma y método de administración [9-11]. Se sabe que la mejora de la enfermedad impulsada por la vacuna en animales vacunados contra el SARS-CoV y MERS-CoV se produce después de la exposición viral, y se ha atribuido a los complejos inmunes y la captura viral mediada por Fc por los macrófagos, que aumentan la activación y la inflamación de las células T [11 -13].

En marzo de 2020, los inmunólogos expertos en vacunas y los expertos en coronavirus evaluaron los riesgos de la vacuna contra el SARS-CoV-2 basándose en los ensayos de la vacuna contra el SARS-CoV en modelos animales. El grupo de expertos concluyó que la ADE y la inmunopatología eran una preocupación real, pero afirmó que su riesgo era insuficiente para retrasar los ensayos clínicos, aunque sería necesario un seguimiento continuo [14]. Si bien no hay pruebas claras de la aparición de ADE e inmunopatología relacionada con la vacuna en voluntarios inmunizados con vacunas contra el SARS-CoV-2 [15], los ensayos de seguridad hasta la fecha no han abordado específicamente estos efectos adversos graves (EAG). Dado que el seguimiento de los voluntarios no superó los 2-3,5 meses después de la segunda dosis [16-19], es poco probable que se hubiera observado tal EAG. A pesar de los errores en los informes, no se puede ignorar que incluso teniendo en cuenta el número de vacunas administradas, según el Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés) de EE. UU., el número de muertes por millón de dosis de vacuna administradas se ha multiplicado por más de diez. Creemos que existe una necesidad urgente de un diálogo científico abierto sobre la seguridad de las vacunas en el contexto de la inmunización a gran escala. En este artículo, describimos algunos de los riesgos de la vacunación masiva en el contexto de los criterios de exclusión del ensayo de fase 3 y discutimos los EAG informados en los sistemas de registro de efectos adversos nacionales y regionales. Destacamos las preguntas sin respuesta y llamamos la atención sobre la necesidad de un enfoque más cauteloso de la vacunación masiva. Creemos que existe una necesidad urgente de un diálogo científico abierto sobre la seguridad de las vacunas en el contexto de la inmunización a gran escala. Destacamos las preguntas sin respuesta y llamamos la atención sobre la necesidad de un enfoque más cauteloso de la vacunación masiva.

Criterios de exclusión del ensayo de fase 3 del SARS-CoV-2

Con pocas excepciones, los ensayos de la vacuna contra el SARS-CoV-2 excluyeron a los ancianos [16-19], lo que hizo imposible identificar la aparición de eosinofilia posvacunación y aumento de la inflamación en los ancianos. Los estudios de las vacunas contra el SARS-CoV mostraron que los ratones ancianos inmunizados tenían un riesgo particularmente alto de inmunopatología Th2 potencialmente mortal [9,20]. A pesar de esta evidencia y los datos extremadamente limitados sobre la seguridad y eficacia de las vacunas contra el SARS-CoV-2 en los ancianos, las campañas de vacunación masiva se han centrado en este grupo de edad desde el principio. La mayoría de los ensayos también excluyeron a voluntarias embarazadas y lactantes, así como a aquellas con enfermedades crónicas y graves como tuberculosis, hepatitis C, autoinmunidad, coagulopatías, cáncer e inmunosupresión [16-29], aunque a estas receptoras se les ofrece ahora la vacuna en la premisa de la seguridad.

Otro criterio de exclusión de casi todos los ensayos fue la exposición previa al SARS-CoV-2. Esto es lamentable, ya que negó la oportunidad de obtener información extremadamente relevante sobre el ADE posterior a la vacunación en personas que ya tienen anticuerpos anti-SARS-Cov-2. A nuestro leal saber y entender, ADE no está siendo monitoreado sistemáticamente para ningún grupo de edad o condición médica al que actualmente se le administra la vacuna. Además, a pesar de que una proporción sustancial de la población ya tiene anticuerpos [21], las pruebas para determinar el estado de los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 antes de la administración de la vacuna no se realizan de forma rutinaria.

¿Pasarán desapercibidos los efectos adversos graves de las vacunas contra el SARS-CoV-2?

COVID-19 abarca un amplio espectro clínico, que va desde patología pulmonar muy leve a grave y enfermedad multiorgánica mortal con desregulación inflamatoria, cardiovascular y de la coagulación sanguínea [22-24]. En este sentido, los casos de ADE o de inmunopatología relacionados con la vacuna serían clínicamente indistinguibles del COVID-19 grave [25]. Además, incluso en ausencia del virus SARS-CoV-2, la glucoproteína Spike sola causa daño endotelial e hipertensión in vitro e in vivo en hámsteres sirios, al regular negativamente la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) y deteriorar la función mitocondrial [26]. Aunque estos hallazgos deben confirmarse en humanos, las implicaciones de este hallazgo son asombrosas, ya que todas las vacunas autorizadas para uso de emergencia se basan en la administración o inducción de la síntesis de glicoproteínas de Spike. En el caso de las vacunas de ARNm y las vacunas vectorizadas con adenovirus, ni un solo estudio ha examinado la duración de la producción de Spike en humanos después de la vacunación. Bajo el principio de precaución, es razonable considerar que la síntesis de Spike inducida por la vacuna podría causar signos clínicos de COVID-19 grave y, erróneamente, contabilizarse como nuevos casos de infecciones por SARS-CoV-2. Si es así, es posible que nunca se reconozcan los verdaderos efectos adversos de la actual estrategia mundial de vacunación a menos que los estudios examinen específicamente esta cuestión. Ya existe evidencia no causal de aumentos temporales o sostenidos en las muertes por COVID-19 luego de la vacunación en algunos países (Fig.1) y a la luz de la patogenicidad intrínseca de la Spike, estas muertes deben ser estudiadas en profundidad para determinar si están relacionadas con la vacunación.

Reacciones adversas imprevistas a las vacunas contra el SARS-CoV-2

Otra cuestión crítica a considerar dada la escala global de la vacunación contra el SARS-CoV-2 es la autoinmunidad. El SARS-CoV-2 tiene numerosas proteínas inmunogénicas, y todos menos uno de sus epítopos inmunogénicos tienen similitudes con las proteínas humanas [27]. Estos pueden actuar como una fuente de antígenos, lo que conduce a la autoinmunidad [28]. Si bien es cierto que se podrían observar los mismos efectos durante la infección natural por el SARS-CoV-2, la vacunación está destinada a la mayoría de la población mundial, mientras que se estima que solo el 10% de la población mundial ha sido infectada por el SARS-CoV -2, según el Dr. Michael Ryan, jefe de emergencias de la Organización Mundial de la Salud. No hemos podido encontrar pruebas de que ninguna de las vacunas autorizadas actualmente haya examinado y excluido epítopos inmunogénicos homólogos para evitar una posible autoinmunidad debido al cebado patógeno.

Ya se han notificado algunas reacciones adversas, incluidos trastornos de la coagulación sanguínea, en personas vacunadas sanas y jóvenes. Estos casos llevaron a la suspensión o cancelación del uso de las vacunas ChAdOx1-nCov-19 y Janssen vectorizadas con adenovirus en algunos países. Ahora se ha propuesto que la vacunación con ChAdOx1-nCov-19 puede producir trombocitopenia trombótica inmune (VITT) mediada por anticuerpos activadores de plaquetas contra el factor plaquetario 4, que simula clínicamente la trombocitopenia autoinmune inducida por heparina [29]. Desafortunadamente, el riesgo se pasó por alto al autorizar estas vacunas, aunque la trombocitopenia inducida por adenovirus se conoce desde hace más de una década, y ha sido un evento consistente con los vectores adenovirales [30]. El riesgo de VITT presumiblemente sería mayor en aquellos que ya tienen riesgo de coágulos de sangre,incluidas las mujeres que utilizan anticonceptivos orales [32], por lo que es imperativo que los médicos aconsejen a sus pacientes en consecuencia.

A nivel de población, también podría haber impactos relacionados con las vacunas. El SARS-CoV-2 es un virus de ARN de rápida evolución que hasta ahora ha producido más de 40.000 variantes [32,33], algunas de las cuales afectan al dominio antigénico de la glucoproteína Spike [34,35]. Dadas las altas tasas de mutación, la síntesis inducida por la vacuna de altos niveles de anticuerpos anti-SARS-CoV-2-Spike podría teóricamente conducir a respuestas subóptimas contra infecciones posteriores por otras variantes en individuos vacunados [36], un fenómeno conocido como “pecado original antigénico” [38] o cebado antigénico [39]. Se desconoce hasta qué punto las mutaciones que afectan a la antigenicidad del SARS-CoV-2 se fijarán durante la evolución del virus [40], pero es posible que las vacunas actúen como fuerzas selectivas que impulsen variantes con mayor infectividad o transmisibilidad. Teniendo en cuenta la gran similitud entre las variantes conocidas del SARS-CoV-2, este escenario es poco probable [33,35], pero si las futuras variantes difirieran más en epítopes clave, la estrategia de vacunación global podría haber contribuido a dar forma a un virus aún más peligroso. Este riesgo se ha señalado recientemente a la OMS en forma de carta abierta [41].

Discusión

Los riesgos descritos aquí son un obstáculo importante para continuar con la vacunación mundial contra el SARS-CoV-2. Se necesita evidencia sobre la seguridad de todas las vacunas contra el SARS-CoV-2 antes de exponer a más personas al riesgo de estos experimentos, ya que lanzar una vacuna candidata sin tiempo para comprender plenamente el impacto resultante en la salud podría conducir a una exacerbación de la actual crisis mundial [41]. La estratificación del riesgo de los receptores de la vacuna es fundamental. Según el gobierno del Reino Unido, las personas menores de 60 años tienen un riesgo extremadamente bajo de morir por COVID-19 1. Sin embargo, según Eudravigillance, la mayoría de los efectos adversos graves después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 ocurren en personas de 18 a 64 años. Es especialmente preocupante el calendario de vacunación planificado para niños de 6 años o más en los Estados Unidos y el Reino Unido. El Dr. Anthony Fauci anticipó recientemente que los adolescentes de todo el país serán vacunados en otoño y los niños más pequeños a principios de 2022, y el Reino Unido está esperando los resultados de los ensayos para comenzar la vacunación de 11 millones de niños menores de 18 años. No existe una justificación científica para someter a niños sanos a las vacunas experimentales, dado que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estiman que tienen una tasa de supervivencia del 99,997% si se infectan con el SARS-CoV-2. El COVID-19 no solo es irrelevante como amenaza para este grupo de edad, sino que no existe evidencia confiable que respalde la eficacia o efectividad de la vacuna en esta población, o que descarten efectos secundarios perjudiciales de estas vacunas experimentales. En este sentido, cuando los médicos aconsejan a los pacientes sobre la administración electiva de la vacuna COVID-19, es muy necesario comprender mejor los beneficios y el riesgo de la administración, especialmente en los grupos poco estudiados.

En conclusión, en el contexto de la autorización de uso de emergencia apresurada de las vacunas contra el SARS-CoV-2, y las brechas actuales en nuestra comprensión de su seguridad, se deben plantear las siguientes preguntas:

  • ¿Se sabe si los anticuerpos de reacción cruzada procedentes de infecciones anteriores por coronavirus o los anticuerpos inducidos por la vacuna pueden influir en el riesgo de patogénesis involuntaria tras la vacunación con COVID-19?
  • ¿Se ha revelado claramente a los receptores de la vacuna el riesgo específico de ADE, inmunopatología, autoinmunidad y reacciones adversas graves para cumplir la norma de ética médica de comprensión del paciente para el consentimiento informado? Si no es así, ¿cuáles son las razones y cómo podría llevarse a cabo?
  • ¿Cuál es la justificación para administrar la vacuna a todas las personas cuando el riesgo de morir por COVID-19 no es igual entre los grupos de edad y condiciones clínicas y cuando los ensayos de fase 3 excluyeron a los ancianos, los niños y las afecciones específicas frecuentes?
  • ¿Cuáles son los derechos legales de los pacientes si se ven perjudicados por una vacuna contra el SARS-CoV-2? ¿Quién cubrirá los costos del tratamiento médico? En caso de que las reclamaciones se resuelvan con dinero público, ¿se ha informado al público de que se ha concedido inmunidad a los fabricantes de vacunas y de que su responsabilidad de indemnizar a los perjudicados por la vacuna se ha transferido a los contribuyentes?

En el contexto de estas preocupaciones, proponemos detener la vacunación masiva y abrir un diálogo urgente, pluralista, crítico y con base científica sobre la vacunación contra el SARS-CoV-2 entre científicos, médicos, agencias internacionales de salud, autoridades reguladoras, gobiernos y vacuna. desarrolladores. Esta es la única forma de salvar la brecha actual entre la evidencia científica y la política de salud pública con respecto a las vacunas contra el SARS-CoV-2. Estamos convencidos de que la humanidad merece una comprensión más profunda de los riesgos que lo que actualmente se promociona como posición oficial. Un diálogo científico abierto es urgente e indispensable para evitar la erosión de la confianza pública en la ciencia y la salud pública y para asegurar que la OMS y las autoridades sanitarias nacionales protejan los intereses de la humanidad durante la pandemia actual. Es urgente devolver la política de salud pública a la medicina basada en la evidencia, confiando en una evaluación cuidadosa de la investigación científica relevante. Es imperativo seguir la ciencia.

1 https://www.gov.uk/government/publications/covid-19-reported-sars-cov-2-deaths-in-england/covid-19-confirmed-deaths-in-england-report

Declaración de conflicto de interés Los autores declaran que la investigación se llevó a cabo en ausencia de relaciones comerciales o financieras que pudieran interpretarse como un posible conflicto de

Referencias

  1. McCullough PA, Alexander PE, Armstrong R, et al. Tratamiento multifacético secuencial altamente dirigido de la infección temprana ambulatoria de alto riesgo por SARS-CoV-2 (COVID-19). Rev Cardiovasc Med (2020) 21: 517–530. doi: 10.31083 / j.rcm.2020.04.264
  2. Arvin AM, Fink K, Schmid MA y col. Una perspectiva sobre la potenciación potencial dependiente de anticuerpos del SARS-CoV-2. Nature (2020) 484: 353–363. doi: 10.1038 / s41586-020-2538-8
  3. Coish JM, MacNeil AJ. ¿Fuera de la sartén y en el fuego? Debida diligencia garantizada para ADE en COVID-19. Los microbios infectan (2020) 22 (9): 405-406. doi: 10.1016 / j.micinf.2020.06.006
  4. Eroshenko N, Gill T, Keaveney ML, et al. Implicaciones de la intensificación de la infección dependiente de anticuerpos para las contramedidas del SARS-CoV-2. Nature Biotechnol (2020) 38: 788–797. doi: 10.1038 / s41587-020-0577-1
  5. Polonia GA. Tortugas, liebres y vacunas: una nota de advertencia para el desarrollo de la vacuna contra el SARS-CoV-2. Vaccine (2020) 38: 4219–4220. doi: 10.1016 / j.vaccine.2020.04.073
  6. Shibo J. No se apresure a implementar vacunas y medicamentos COVID-19 sin suficientes garantías de seguridad. Nature (2000) 579,321. doi: 10.1038 / d41586-020-00751-9
  7. Muñoz FA, Cramer JP, Dekker CL, et al. Enfermedad potenciada asociada a la vacuna: definición de caso y pautas para la recopilación, el análisis y la presentación de datos sobre la seguridad de la inmunización. Vacuna (2021) https://doi.org/10.1016/j.vaccine.2021.01.055
  8. Cardozo T, Veazey R. Divulgación de consentimiento informado a sujetos de ensayos de vacunas con riesgo de que las vacunas COVID-19 empeoren la enfermedad clínica. Int J Clin Pract (2020) 28: e13795. doi: 10.1111 / ijcp.13795
  9. Bolles D, Long K, Adnihothram S, et al. Una vacuna de coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo doblemente inactivada proporciona una protección incompleta en ratones e induce un aumento de la respuesta pulmonar proinflamatoria eosinofílica tras la exposición. J Virol (2001) 85: 12201-12215. doi: 10.1128 / JVI.06048-11
  10. Weingartl H, Czub M, Czub S, et al. Inmunización con virus vaccinia modificado La vacuna recombinante basada en Ankarab contra el síndrome respiratorio agudo severo se asocia con un aumento de la hepatitis en hurones. J Virol (2004) 78: 12672–12676. doi: 10.1128 / JVI.78.22.12672-12676.2004272
  11. Tseng CT, Sbrana E, Iwata-Yoshikawa N, et al. La inmunización con las vacunas contra el coronavirus del SARS conduce a la inmunopatología pulmonar al enfrentarse al virus del SARS. PLoS One (2012) 7 (4): e35421. doi: 10.1371 / journal.pone.0035421
  12. Iwasaki A, Yang Y. El peligro potencial de respuestas de anticuerpos subóptimas en COVID-19. Nat Rev Immunol (2020) 20: 339–341. doi: 10.1038 / s41577-020-0321-6
  13. Vennema H, de Groot RJ, Harbour DA, et al. Muerte prematura después de la exposición al virus de la peritonitis infecciosa felina debido a la inmunización con el virus vaccinia recombinante. J Virol (1990) 64: 1407-1409
  14. Lambert PH, Ambrosino DM, Andersen SR, et al. Informe resumido de consenso para la reunión de CEPI / BC del 12 al 13 de marzo de 2020: Evaluación del riesgo de mejora de la enfermedad con las vacunas COVID-19. Vacuna (2020) 38 (31): 4783-4791. doi: 10.1016 / j.vaccine.2020.05.064
  15. de Alwis R, Chen S, Gan S, et al. Impacto de la mejora inmunológica en la terapia de globulina hiperinmune policlonal Covid-19 y el desarrollo de vacunas. EbioMedicine (2020) 55: 102768. doi: 10.1016 / j.ebiom.2020.102768
  16. Folegatti PM, Ewer KJ, Aley PK, et al. Seguridad e inmunogenicidad de la vacuna ChAdOx1 nCoV? 287 19 contra el SARS-CoV-2: un informe preliminar de un ensayo controlado aleatorio, simple ciego, de fase 1/2. Lancet (2020) 396: 467–783. doi: 10.1016 / S0140-6736 (20) 31604-4
  17. Polack FP, Thomas SJ, Kitchin N. Seguridad y eficacia de la vacuna BNT162b2 mRNA Covid-19. N Engl J Med (2020) 383: 2603–2615. doi: 10.1056 / NEJMoa2034577
  18. Ramasamy MN, Minassian AM, Ewer KJ, et al. Seguridad e inmunogenicidad de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19 administrada en un régimen de refuerzo primario en adultos jóvenes y ancianos (COV002): un ensayo simple ciego, aleatorizado, controlado, de fase 2/3. Lancet (2021) 396: 1979–93. doi: 10.1016 / S0140-6736 (20) 32466-1
  19. Chu L, McPhee R, Huang W y col. Grupo de estudio mRNA-1273. Un informe preliminar de un ensayo de fase 2 controlado aleatorio de la seguridad e inmunogenicidad de la vacuna mRNA-1273 SARS-CoV-2. Vacuna (2021) S0264-410X (21) 00153-5. doi: 10.1016 / j.vaccine.2021.02.007
  20. Liu L, Wei Q, Lin Q y col. La IgG anti-picos causa una lesión pulmonar aguda grave al sesgar las respuestas de los macrófagos durante la infección aguda por SARS-CoV. JCI Insight (2019) 4 (4): e123158. doi: 10.1172 / jci.insight.123158.
  21. Ioannidis PA. Tasa de mortalidad por infección de COVID-19 inferida de los datos de seroprevalencia. Bull WHO (2021) 99: 19–33F. http://dx.doi.org/10.2471/BLT.20.265892
  22. Martines RB, Ritter JM, Matkovic E, et al. Patología y patogenia del SARS-CoV-2 asociado con la enfermedad mortal por coronavirus, Enfermedad infecciosa emergente de los Estados Unidos (2020) 26: 2005-2015. doi: 10.3201 / eid2609.202095
  23. Wu Z, McGoogan JM. Características y lecciones importantes del brote de enfermedad de coronavirus 2019 (COVID-19) en China: resumen de un informe de 72 314 casos del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades. JAMA (2020) 323: 1239-1242. doi: 10.1001 / jama.2020.2648
  24. Xu Z, Shi L, Wang Y y col. Hallazgos patológicos de COVID-19 asociados con síndrome de dificultad respiratoria aguda. Lancet Respiratory Med (2020) 8: 420-422 doi: 10.1016 / S2213-2600 (20) 30076-X
  25. Negro F. ¿La mejora dependiente de anticuerpos juega un papel en la patogénesis de COVID-19? Semanario médico suizo (2020) 150: w20249. doi: 10.4414 / smw.2020.20249317
  26. Lei Y, Zhang J, Schiavon CR et al., Spike Protein deteriora la función endotelial a través de la regulación a la baja de ACE 2. Circulation Res (2021) 128: 1323-1326. https://doi.org/10.1161/CIRCRESAHA.121.318902
  27. Lyons-Weiler J. El cebado patógeno probablemente contribuye a enfermedades graves y críticas y a la mortalidad en COVID-19 a través de la autoinmunidad, J Translational Autoinmunity (2020) 3: 100051. doi: 10.1016 / j.jtauto.2020.100051
  28. An H, Park J. Molecular Mimicry Map (3M) de SARS-CoV-2: Predicción de epítopos de SARS-CoV-2 potencialmente inmunopatogénicos a través de un nuevo enfoque inmunoinformático. bioRxiv [Preimpresión]. 12 de noviembre de 2020 [consultado el 19 de abril de 2020] https://doi.org/10.1101/2020.11.12.344424
  29. Greinacher A, Thiele T, Warkentin TE, Weisser K, Kyrle PA, Eichinger S. Trombocitopenia trombótica después de la vacunación con ChAdOx1 nCov-19. N Engl J Med (2021). doi: 10.1056 / NEJMoa2104840
  30. Othman M, Labelle A, Mazzetti I y col. Trombocitopenia inducida por adenovirus: el papel del factor von Willebrand y la P-selectina en la mediación del aclaramiento plaquetario acelerado. Blood (2007) 109: 2832-2839. doi: 10.1182 / sangre-2006-06-032524
  31. Ortel TL. Factores de riesgo trombóticos adquiridos en el entorno de cuidados intensivos. Crit Care Med (2010) 38 (2 Suppl): S43-50. doi: 10.1097 / CCM.0b013e3181c9ccc8
  32. Grubaugh ND, Petrone ME, Holmes EC. No deberíamos preocuparnos cuando un virus muta durante los brotes de enfermedades. Nat Microbiol (2020) 5: 529–530. https://doi.org/10.1038/s41564-020-0690-4
  33. Greaney AJ, Starr TN, Gilchuk P y col. Mapeo completo de mutaciones en el dominio de unión al receptor de 2 picos del SARS-CoV? 339 que escapan al reconocimiento de anticuerpos. Cell Host Microbe (2021) 29: 44–57.e9. doi: 10.1016 / j.chom.2020.11.007.
  34. Lauring AS, Hodcroft EB. Variantes genéticas del SARS-CoV-2: ¿qué significan? JAMA (2021) 325: 529–531. doi: 10.1001 / jama.2020.27124
  35. Zhang L, Jackson CB, Mou H y col. La mutación D614G en la proteína pico del SARS-CoV-2 reduce la diseminación de S1 y aumenta la infectividad. bioRxiv [Preimpresión]. 12 de junio de 2020 [consultado el 19 de abril de 2021] https://doi.org/10.1101/2020.06.12.148726
  36. Korber B, Fischer WM, Gnanakaran S et al. Sheffield COVID-19 Genomics Group. Seguimiento de cambios en el pico de SARS-CoV-2: evidencia de que D614G aumenta la infectividad del virus COVID-19. Móvil (2020) 182: 812-827.e19. doi: 10.1016 / j.cell.2020.06.043
  37. Francis T. Sobre la doctrina del pecado antigénico original. Proc Am Philos Soc (1960) 104: 572–578.
  38. Vibroud C, Epstein SL. La primera gripe es para siempre. Science (2016) 354: 706–707. doi: 10.1126 / science.aak9816
  39. Weisblum Y, Schmidt F, Zhang F y col. Escape de anticuerpos neutralizantes por variantes de proteína de pico de SARS? 354 CoV-2. Elife (2020) 9: e61312. doi: 10.7554 / eLife.61312
  40. Vanden Bossche G (6 de marzo de 2021) https://dryburgh.com/wp-356content/uploads/2021/03/Geert_Vanden_Bossche_Open_Letter_WHO_March_6_2021.pdf
  41. Coish JM, MacNeil AJ. ¿Fuera de la sartén y en el fuego? Debida diligencia garantizada para ADE en COVID-19. Los microbios infectan (2020) 22 (9): 405-406. doi: 10.1016 / j.micinf.2020.06.006