sábado , 18 enero 2020
Home » vacunas » Autismo tratamiento y recuperación básico

Autismo tratamiento y recuperación básico

Hoy existe una tremenda desconexión entre el conocimiento que se puede obtener y el tratamiento implementado para el autismo. Existe una brecha cada vez mayor entre lo que los padres saben y lo que saben los médicos. Los padres se han hecho expertos en bioquímica compleja, inmunología y gastroenterología. Saben lo que está sucediendo en la vanguardia del tratamiento del autismo porque sus hijos necesitan que lo sepan. Este tipo de padre supera la experiencia de su pediatra muy rápidamente .

Algunos niños se están recuperando paulatinamente del autismo con gran esfuerzo. Por lo general, sus padres implementan la intervención biomédica, los síntomas que definieron el autismo van disminuyendo y los niños llevan una vida más aproximada a la normal.

Cuando las personas mienten u ocultan la causa del autismo, perjudican el importante trabajo de recuperación. Los niños recuperados son prueba de que el autismo es una condición ambiental que tiene una causa y un tratamiento. Los que niegan esta epidemia obstaculizan la disposición de algunos padres a buscar tratamiento, si se les hace creer que el autismo de sus hijos es inevitable y genético. La posible recuperación parcial o total es real.

¿Eso significa que todos los niños se recuperan? Tristemente no. Muchos padres intentan la intervención biomédica y no ven a sus hijos recuperarse. Puede ser un camino largo, frustrante y agotador, lleno de esperanza y decepción. Ciertas terapias son caras, y pocas en este momento están cubiertas por el seguro. La mayoría de los médicos convencionales no saben nada sobre estas, por lo que debe forjar su propio camino, encontrar otras familias en el mismo barco y educarse más allá de lo imaginable. Ningún padre con autismo debería sentirse fracasado, además de todas las otras luchas diarias, si su hijo no se recupera. Esta es una de las grandes injusticias de la tragedia del autismo: el fracaso es por parte de nuestro establecimiento de salud pública y, sin embargo, los padres, a menudo con otros niños para cuidar y otras responsabilidades y tensiones en sus vidas, deben asumirlo. 

Dicho esto, creo que es justo decir que casi todos los niños que reciben tratamiento mejoran, y algunos se recuperan. Entonces, ¿A dónde debe acudir primero un padre/madre con un hijo/a con autismo? ¿Cuáles son las opciones?

¿Qué es la intervención biomédica?

Un libro sobre este tema es  Curación y prevención del autismo: una guía completa del Dr. Jerry Kartzinel y Jenny McCarthy.

Se necesitará un médico/a capacitado en la recuperación biomédica del autismo que pueda diseñar un programa individualizado para su hijo. Estas son algunas de las terapias básicas de un programa biomédico que podrían incluirse en el plan de tratamiento individualizado de su hijo:

Dieta especial. Los niños con autismo suelen sufrir una amplia gama de alergias alimentarias. Eliminar los alimentos ofensivos puede tener un profundo impacto en el comportamiento. Las categorías de alimentos de alto impacto para eliminar incluyen gluten, lácteos, soja y azúcar. Hay dos dietas que merecen una mención especial. Son mucho más difíciles de implementar, pero ambos tienen muchas historias de éxito: la dieta GAPS y la dieta cetogénica. 

Curación intestinal. Las entrañas de los niños con autismo a menudo están gravemente deterioradas. La dieta mejorará la función intestinal, al igual que la eliminación de colores y sabores artificiales. Muchos niños también toman probióticos y suplementos para regular la candida, una forma de levadura que generalmente crece demasiado en los intestinos de los niños con autismo.

Nutrición. Debido a sus intestinos comprometidos y su mala salud general, los niños con autismo a menudo se benefician de apuntar a las vitaminas y minerales. Para algunos, la vitamina B12 puede ser un impulso inmediato. Para otros, el magnesio aliviará muchos síntomas. Otros médicos se especializan en la disfunción mitocondrial como el caso de el Dr. Zimmerman y Kelley en el caso de Hannah Poling. 

Desintoxicación Las saunas de infrarrojo, los baños de pies iónicos, la arcilla magnética, la clorella y el cilantro son algunas de las muchas formas de apoyar al cuerpo en la desintoxicación. Muchos padres informan resultados notables una vez que se ha implementado un programa de desintoxicación. 

Terapias avanzadas. Las infusiones de células madre, oxígeno hiperbárico e inmunoglobulina intravenosa (IGIV) son solo algunos ejemplos de tratamientos que han ayudado a los niños a recuperarse. 

El estudio de Suramin

En 2016, el profesor de la UCSD, Dr. Robert Naviaux, publicó un estudio que había realizado un ensayo [iii] de un solo medicamento, la suramina, en diez niños con autismo. Todos los niños que recibieron suramina mostraron mejoría. El ensayo se realizó como un estudio doble ciego, lo que hizo que los resultados fueran más sólidos y creíbles. Aún más interesante, el Dr. Naviaux presentó su propia teoría sobre lo que estaba causando el autismo y por qué la suramina parecía ayudar:

Nuestra investigación nos lleva a la conclusión de que el autismo es causado por un síndrome metabólico tratable en muchos niños. El porcentaje exacto es actualmente desconocido. El metabolismo es el lenguaje que el cerebro, el intestino y el sistema inmunitario usan para comunicarse. Estos tres sistemas están vinculados. No puedes cambiar uno sin cambiar el otro. Cada uno de estos sistemas funciona de manera diferente en el autismo, pero más específicamente, la comunicación entre estos sistemas cambia en el autismo. Tales cambios ocurren tanto durante como después del embarazo. La suramina solo puede mejorar las funciones metabólicas una vez que se trata a un niño. Si bien la terapia antipurinérgica (APT) con suramina puede no cambiar directamente algunos aspectos del desarrollo cerebral anormal que estaban presentes antes del tratamiento, la APT puede mejorar la función de muchos sistemas cerebrales, incluso si la estructura cerebral no cambia.[iv]

El Dr. Naviaux está identificando el mismo fenómeno que los Dres. Zimmerman y Kelley han demostrado. El Dr. Naviaux también acuñó un nuevo término, la respuesta al peligro celular (CDR, cell danger response), que suena como el estado de las células después de un evento de activación inmune:

El síndrome metabólico que subyace a la disfunción es causado por la persistencia anormal de la respuesta de peligro celular o CDR. Los científicos también conocen los aspectos de la CDR como la “respuesta al estrés integrada”. Tanto los genes como el entorno contribuyen a la CDR, por lo que incluso las causas genéticas del autismo reducen el umbral para la activación de la CDR y producen el síndrome metabólico. En última instancia, si los síntomas del autismo son causados ​​por un síndrome metabólico, el mensaje esperanzador es que los síntomas pueden tratarse, aunque no podamos cambiar los genes. [v]

Debido a que la suramina aún no tiene licencia para ser utilizada en niños con autismo fuera del estudio, las madres/padres no puedieron continuar las infusiones continuas. Mientras tanto, el ensayo de suramina plantea lo que creo que son las preguntas más importantes a las que necesitamos respuestas sobre el autismo: ¿El autismo es un daño cerebral permanente o el cerebro está “bloqueado” en un estado inflamado o hiperestimulado? Y por lo tanto, si se “desbloquea”, ¿puede un niño volver a la normalidad?

El estudio del Dr. Naviaux implicaría que si se puede desactivar la respuesta al peligro celular, la función cerebral normal puede reanudarse. Hay historias sobre niños recuperados: siempre estaban conscientes del mundo pero sentían como si estuvieran “bloqueados” para expresarse. Esperemos que la investigación del Dr. Naviaux continúe y que la FDA apruebe la suramina para su uso en niños. Esto podría cambiar muchas cosas.

¿Qué pasa con el aluminio, específicamente?

La ciencia demuestra que el aluminio en las vacunas está desencadenando eventos de activación inmunitaria plantea una pregunta obvia: ¿esta nueva información cambia la naturaleza de la intervención biomédica? ¿Es hora de sacar el aluminio o encontrar algún otro método para desactivar la activación permanente del sistema inmune en los cerebros de los niños con autismo que está causando inflamación y afectando la función cerebral?

Desactivar la activación permanente del sistema inmune

Beber agua mineral de sílice. El Dr. Christopher Exley, el científico que descubrió altos niveles de aluminio en los cerebros del autismo, afirma que las aguas minerales con alto contenido de sílice natural son la mejor manera de eliminar el aluminio del cerebro. Las dos marcas que recomienda que están disponibles en los Estados Unidos son el agua Vittel y Fiji. Específicamente, dice que tome 1.5L (51 oz) de agua mineral en un período de una hora todos los días, algo que él cree que todos debemos hacer para mantener el aluminio fuera de nuestros cuerpos. 

Adopta la dieta cetogénica. En 2017, un estudio llamado “La dieta cetogénica mejora los comportamientos en un modelo de activación inmunitaria materna del trastorno del espectro autista” discutió el impacto que una dieta cetogénica tuvo en la supresión de la activación inmunitaria en ratones. [vi] Los científicos escribieron:

Aquí mostramos que la terapia metabólica con una KD [dieta cetogénica] mejora e incluso puede revertir comportamientos similares a los ASD en el modelo de ratón MIA.

Vale la pena señalar que la dieta cetogénica se ha utilizado durante años para ayudar a reducir las convulsiones. La cetogenia está pasando por una pequeña revolución, con las “cetonas exógenas” ahora disponibles como productos complementarios para poner al cuerpo en cetosis más rápidamente.

Cura el microbioma. Sabemos que el adyuvante de aluminio puede contribuir al malestar gastrointestinal. Un estudio de 2013: “La microbiota modula la fisiología intestinal y las anormalidades conductuales asociadas con el autismo”, destaca la relación entre la microbiota intestinal, la activación inmune y el autismo: 

Nuestros hallazgos proporcionan un mecanismo novedoso por el cual una bacteria comensal humana puede mejorar los déficits gastrointestinales y las anormalidades de comportamiento relacionadas con ASD en ratones, posiblemente explicando el rápido aumento en la prevalencia de ASD al identificar el microbioma como un contribuyente ambiental crítico para la enfermedad. Proponemos el concepto transformador de que el autismo es, al menos en parte, una enfermedad que afecta el intestino que afecta el sistema inmune, metabólico y nervioso, y que las terapias mediadas por microbiomas pueden ser un tratamiento seguro y efectivo para el TEA. [vii]

Los científicos utilizaron una cepa particular de probióticos,  Bacteroidesfragilis , y descubrieron que el probiótico “corrige la permeabilidad intestinal, altera la composición microbiana y mejora los defectos relacionados con los TEA en los comportamientos comunicativos, estereotípicos, similares a la ansiedad y sensoriomotores”.

La vitamina D regula favorablemente el sistema inmunitario, al mismo tiempo que mejora su efectividad para eliminar los patógenos y reducir la inflamación. . . . La vitamina D es consumida por el sistema inmunitario cuando se activa. Es un nutriente que se metaboliza a un ritmo más rápido durante la infección o inflamación. En consecuencia, las personas con afecciones inflamatorias necesitan mayores cantidades de vitamina D. Deben complementarse en una dosis más alta para alcanzar niveles sanguíneos saludables. Dado que la activación inmune crónica siempre está presente en el autismo, los niños/as con autismo requieren una mayor ingesta de vitamina D que las personas normales.

Un estudio de 2015 de China apoyó el papel de la vitamina D: “Los síntomas centrales del autismo mejoraron después de la suplementación con vitamina D”. [Viii] Los autores señalaron que “un niño de 32 meses con TEA y deficiencia de vitamina D3. Sus síntomas centrales de autismo mejoraron significativamente después de la suplementación con vitamina D3 “.

Selenio. Un estudio titulado, “La inducción selectiva de IL-6 por estrés oxidativo inducido por aluminio puede prevenirse con selenio” en el  Journal of Trace Elements en Medicine and Biology en 2012 concluyó los efectos potencialmente restauradores del mineral selenio:

Por lo tanto, se concluyó que la exposición a corto plazo a Al [aluminio] causa efectos adversos en los procesos de estrés oxidativo intracelular en el hígado, como lo refleja el aumento selectivo en la concentración de IL-6. Este proceso puede restaurarse mediante la administración conjunta del elemento traza Se [selenio] como parte del sistema redox de glutatión. [ix]

Aún se estáinvestigando si las intervenciones que eliminan el aluminio del cuerpo o reducen el impacto de los eventos de activación inmune funcionan para recuperar a los niños. Es importante comprender cómo se causó el autismo de nuestros hijos. Usamos la causalidad como una hoja de ruta sobre cómo tratar y, esperamos, recuperar a nuestros hijos. 

Autismo La Epidemia que intentan Ocultar

Referencias:

[i]. Julie Buckley, Healing Our Autistic Children: A Medical Plan for Restoring Your Child’s Health (New York: St. Martin’s Griffin, 2010). 20

[ii]. Jerry Kartzinel and Jenny McCarthy, Healing and Preventing Autism: A Complete Guide(New York: Plume, 2010). 

[iii] . Robert Naviaux et al., “Suramina de baja dosis en el trastorno del espectro autista: un pequeño ensayo clínico aleatorizado de fase I / II”,  Annals of Clinical and Translational Neurology 4, no. 7 (2017): 491–505. Low‐dose suramin in autism spectrum disorder: a small, phase I/II, randomized clinical trial https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/acn3.424

[iv]. “Q&A: Suramin Autism Treatment-1 (SAT-1) Trial,” UC San Diego Health, https://health.ucsd.edu/news/topics/Suramin-Autism/Pages/Q-and-A.aspx

[v]. “Q&A: Suramin Autism Treatment-1.”

[vi]. David Ruskin, “Ketogenic Diet Improves Behaviors in a Maternal Immune Activation Model of Autism Spectrum Disorder,” PLoS ONE12, no. 2 (2017). 1-14

[vii]. Elaine Hsiao et al., “The Microbiota Modulates Gut Physiology and Behavioral Abnormalities Associated with Autism,” Cell155, no. 7 (2013): 1451–1463.

[viii]. Feiyong Jia et al., “Core Symptoms of Autism Improved after Vitamin D Supplementation,” Pediatrics135, no. 1 (2015): e196–198.

[ix]. Dale Viezeliene et al., “Selective Induction of IL-6 by Aluminum-Induced Oxidative Stress Can Be Prevented by Selenium,” Journal of Trace Elements in Medicine and Biology27, no. 3 (2013): 226–229.

Suramina: https://www.aeped.es/comite-medicamentos/pediamecum/suramina