lunes , 3 octubre 2022

Cantidad de muertes por K0 B1T exageradas de acuerdo a datos oficiales

Al principio de la pandemia de COVID, la gente sospechaba que las muertes atribuidas a la infección eran exageradas. Había muchas pruebas de esto. Para empezar, se instruyó e incentivó a los hospitales para que marcaran a cualquier paciente que tuviera una prueba de COVID positiva y luego falleciera dentro de un cierto período de tiempo como una muerte por COVID.

Como el CDC puso nuevas reglas para establecer quienes se cuentan como vacunados y quienes no . El Dr. Henry Ealy, médico naturópata de Arizona, explica cómo la CDC ha establecido ciertas «reglas» para limitar lo que podrían ser fallas en las vacunas (es decir, que no se vea que las vacunas no están haciendo lo que se le prometió a la gente que harían). A su vez, esto ayuda a entender el manejo de las estadísticas, cómo pueden tratar de justificar más y más dosis de refuerzos y el cómo pueden hablar de la ‘epidemia de los no vacunados’, cuando esto no es así. https://www.bitchute.com/video/hluMlghD145M/

Al mismo tiempo, sabíamos que la prueba PCR no era confiable y producía cantidades excesivas de falsos positivos. Ahora, la verdad finalmente está comenzando a salir a la luz y, el número real de muertos es mucho más bajo de lo que nos hicieron creer.

A pesar de todos los fraudes que usaron ya ha quedado en envidencia que durante el mes de Febrero de 2022, en Inglaterra, 9 de cada 10 muertes por K0 B1T estaban totalmente vacunados. Los vacunados con 3 dosis, representaron 4 de cada 5 muertes.  ver cuadro abajo:

Fuente: https://assets.publishing.service.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/1057599/Vaccine_surveillance_report_-_week-8.pdf

Las muertes por COVID se han sobreestimado enormemente

El Dr. John Campbell ha revisado los datos recientes publicados por el gobierno del Reino Unido en respuesta a una solicitud de la Ley de Libertad de Información (FOIA). Muestran que el número de muertes durante 2020 en Inglaterra y Gales, donde el COVID-19 fue la única causa de muerte, fue de 9.400De ellos, 7.851 tenían 65 años o más. La mediana de edad de muerte fue de 81,5 años.


El Dr. John Campbell señala que en el Reino Unido, de las 17.371 personas que tenían COVID-19 como única causa de muerte, 13.597 tenían 65 años o más. La edad promedio de muerte en el Reino Unido por COVID en 2021 fue de 82,5 años.  Colabore con nosotros para que podamos subtitular este video , gracias.

El Dr. John Campbell señala que en el Reino Unido, de las 17.371 personas que tenían COVID-19 como única causa de muerte, 13.597 tenían 65 años o más. La edad promedio de muerte en el Reino Unido por COVID en 2021 fue de 82,5 años.  Colabore con nosotros para que podamos subtitular este video , gracias.

Durante el primer trimestre de 2021, hubo 6.483 muertes en las que COVID-19 fue la única causa de muerte, nuevamente con la gran mayoría, 4.923, ocurriendo en personas mayores de 65 años.

Un total de 346 murieron solo por COVID-19 durante el segundo trimestre de 2021, y en el tercer trimestre, el número de muertes por COVID fue de 1142. Nuevamente, estas son personas sin otras condiciones subyacentes que podrían haber causado su muerte.

Entonces, en total, durante los 21 meses que abarcan desde enero de 2020 hasta septiembre de 2021, el número total de muertes por COVID-19 en Inglaterra y Gales fue de 17.371, muy lejos de lo que se informó. A fines de septiembre de 2021, el gobierno del Reino Unido informó que hubo 137.133 muertes dentro de los 28 días posteriores a una prueba positiva y, por lo tanto, todas estas muertes se contaron como ” muertes por COVID “.

En una conferencia de prensa del 19 de enero de 2022, el secretario de salud del Reino Unido, Sajid Javid, admitió que las cifras diarias del gobierno no son confiables ya que las personas han muerto y continúan muriendo por condiciones no relacionadas con COVID-19, pero están incluidas en el recuento debido a una prueba positiva. .

También admitió que alrededor del 40% de los pacientes actualmente contados como pacientes hospitalizados con COVID no fueron admitidos debido a síntomas de COVID. Fueron admitidos por otras condiciones y simplemente dieron positivo.

COVID ha matado principalmente a los que están cerca de la muerte de todos modos

Campbell también señala que de las 17.371 personas que tenían COVID-19 como única causa de muerte, 13.597 tenían 65 años o más. La edad promedio de muerte en el Reino Unido por COVID en 2021 fue de 82,5 años. Compare eso con la esperanza de vida proyectada en el Reino Unido, que es de 79 años para los hombres y 82,9 para las mujeres. Esto difícilmente constituye una emergencia, y mucho menos para las personas sanas en edad escolar y laboral.

Campbell luego pasa a revisar los datos sobre el exceso de muertes por cáncer. Las estimaciones sugieren que ha habido 50.000 muertes adicionales por cáncer en los últimos 18 meses, muertes que normalmente no habrían ocurrido. Se cree que el retraso en el diagnóstico y la incapacidad de recibir el tratamiento adecuado debido a las restricciones de COVID son las razones principales de esto.

Como señaló Campbell, cuando observamos el exceso de muertes, realmente debemos tener en cuenta cosas como la edad de la muerte. Aparentemente, COVID-19 mató principalmente a personas que estaban cerca del final de la esperanza de vida de todos modos, por lo que la pérdida de años de calidad de vida no es particularmente significativa.

Eso debe sopesarse con las muertes de personas de 30, 40 y 50 años que han muerto por cáncer no tratado y otras enfermedades crónicas, gracias a las restricciones de COVID.

Los CDC destacan el papel de las comorbilidades en las muertes por COVID causadas por vacunas

En los EE. UU., los datos sugieren un patrón similar de estadísticas exageradas de muertes por COVID. Más recientemente, la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., la Dra. Rochelle Walensky, citó una investigación que muestra que el 77,8 % de las personas que habían recibido la vacuna contra COVID y que habían muerto por/con la COVID también tenían, en promedio, cuatro comorbilidades.

“Entonces, en realidad, estas son personas que, para empezar, no estaban bien”, dijo Walensky. Pero mientras Walensky señala este estudio como evidencia de que la inyección de COVID hace maravillas para reducir el riesgo de muerte, se ha mostrado exactamente el mismo patrón en los no vacunados. Las personas sin comorbilidades tienen muy poco de qué preocuparse cuando se trata de COVID.

“COVID es un riesgo letal solo para los más enfermos entre nosotros, y eso es cierto ya sea que esté ‘vacunado’ o no”.

Por ejemplo, un estudio de 2020 encontró que el 88 % de los pacientes hospitalizados con COVID en la ciudad de Nueva York tenían dos o más comorbilidades, el 6,3 % tenía una afección de salud subyacente y el 6,1 % no tenía ninguna. En ese momento, no había inyecciones de COVID disponibles.

De manera similar, a fines de agosto de 2020, los CDC publicaron datos que mostraban que solo el 6 % del recuento total de muertes tenía al COVID-19 como la única causa de muerte. El 94% restante había tenido un promedio de 2,6 comorbilidades o condiciones de salud preexistentes que contribuyeron a su muerte. Entonces, sí, COVID es un riesgo letal solo para los más enfermos entre nosotros, tal como dijo Walensky, pero eso es cierto ya sea que esté “vacunado” o no.

La mayoría de las muertes por COVID probablemente se deban a una mala práctica del ventilador

Además de la cuestión de si las personas mueren “por” COVID o “con” una prueba positiva de SARS-CoV-2, existe la cuestión de si el tratamiento incorrecto está matando a los pacientes con COVID. A principios de abril de 2020, los médicos advirtieron que poner a los pacientes con COVID-19 en ventilación mecánica aumentaba su riesgo de muerte.

Una investigación mostró que un asombroso 80% de los pacientes con COVID-19 en la ciudad de Nueva York que fueron colocados en ventiladores murieron, lo que provocó que algunos médicos cuestionaran su uso. Los datos del Reino Unido sitúan esa cifra en el 66% y un pequeño estudio en Wuhan encontró que el 86% de los pacientes ventilados murieron. En un artículo del 8 de abril de 2020, STAT News informó:

“Muchos pacientes tienen niveles de oxígeno en la sangre tan bajos que deberían estar muertos. Pero no están jadeando por aire, sus corazones no están acelerados y sus cerebros no muestran signos de parpadear por falta de oxígeno.

Eso hace que los médicos de cuidados intensivos sospechen que los niveles de oxígeno en la sangre, que durante décadas han impulsado las decisiones sobre el soporte respiratorio para pacientes con neumonía y dificultad respiratoria aguda, podrían ser engañosos sobre cómo cuidar a las personas con COVID-19.

En particular, cada vez más se preocupan por el uso de intubación y ventiladores mecánicos. Argumentan que más pacientes podrían recibir apoyo respiratorio no invasivo más simple, como las máscaras de respiración que se usan en la apnea del sueño, al menos al principio y tal vez durante la duración de la enfermedad”.

En ese momento, el médico de la sala de emergencias, el Dr. Cameron Kyle-Sidell, argumentó que los síntomas de los pacientes tenían más en común con el mal de altura que con la neumonía. Del mismo modo, un artículo de los Dres. Luciano Gattinoni y John J. Marini describieron dos tipos diferentes de presentaciones de COVID-19, a las que se refieren como Tipo L y Tipo H. Mientras que uno se benefició de la ventilación mecánica, el otro no.

A pesar de eso, poner a los pacientes con COVID en ventilación mecánica es el “estándar de atención” para COVID en los EE. UU. Hasta el día de hoy. Sin duda, la mayoría de los primeros pacientes con COVID murieron por mala práctica del ventilador, y los pacientes continúan muriendo, no por COVID sino por tratamientos dañinos. https://www.medscape.com/viewarticle/928236

https://apnews.com/article/health-us-news-ap-top-news-international-news-virus-outbreak-8ccd325c2be9bf454c2128dcb7bd616d

Existen mejores alternativas a la ventilación

La ventilación mecánica puede dañar fácilmente los pulmones ya que empuja el aire hacia los pulmones con fuerza. El tratamiento con oxígeno hiperbárico (TOHB) probablemente sea una mejor alternativa, ya que le permite a su cuerpo absorber un mayor porcentaje de oxígeno sin forzar el ingreso de aire a los pulmones. HBOT también mejora la función mitocondrial, ayuda con la desintoxicación, inhibe y controla la inflamación y optimiza la capacidad de curación innata de su cuerpo.

Los médicos también han obtenido excelentes resultados al usar cánulas nasales de alto flujo en lugar de ventiladores. Como se señaló en un comunicado de prensa de abril de 2020 de médicos de UChicago Medicine:

“Las cánulas nasales de alto flujo, o HFNC, son cánulas nasales no invasivas que se colocan debajo de las fosas nasales y expulsan grandes volúmenes de oxígeno tibio y humidificado hacia la nariz y los pulmones.

Un equipo de la sala de emergencias de UChicago Medicine tomó a 24 pacientes con COVID-19 que tenían dificultad respiratoria y les administró HFNC en lugar de ponerlos en ventiladores. A todos los pacientes les fue muy bien, y solo uno de ellos requirió intubación después de 10 días…

Los HFNC a menudo se combinan con la posición boca abajo, una técnica en la que los pacientes se acuestan boca abajo para ayudar a respirar. Juntos, han ayudado a los médicos de UChicago Medicine a evitar docenas de intubaciones y han disminuido las posibilidades de malos resultados para los pacientes con COVID-19, dijo Thomas Spiegel, MD, director médico del Departamento de Emergencias de University of Chicago Medicine. La pronación y las cánulas nasales de alto flujo combinadas han llevado los niveles de oxígeno del paciente de alrededor del 40 % al 80 % y 90 %…”

https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2765302

Cómo usar la posición boca abajo en casa

También puede usar la posición boca abajo en casa si tiene problemas para toser o respirar. Si tiene dificultades para respirar, debe buscar atención médica de emergencia. Sin embargo, en los casos de tos o falta de aire leve que se tratan en casa, trate de evitar pasar mucho tiempo acostado boca arriba.

Las pautas del Hospital Elmhurst sugieren que “recostarse [sic] sobre su estómago y en diferentes posiciones ayudará a su cuerpo a llevar aire a todas las áreas de su pulmón”. Las pautas recomiendan cambiar su posición cada 30 minutos a dos horas, incluyendo:

  • Acostado sobre tu vientre
  • Acostado sobre su lado derecho
  • Sentándose
  • Acostado sobre su lado izquierdo

Esta es una forma sencilla de ayudar potencialmente a aliviar las dificultades respiratorias en el hogar. Si usted o un ser querido están hospitalizados, esta técnica también se puede utilizar allí.

Los incentivos hospitalarios están aumentando las muertes por COVID

Quizás se pregunte por qué algunos médicos y administradores de hospitales insisten en usar tratamientos que se sabe que son ineficaces en el mejor de los casos y mortales en el peor, mientras se niegan obstinadamente a administrar cualquier cosa que se haya demostrado que funciona, ya sea vitamina C intravenosa, hidroxicloroquina y zinc, ivermectina o corticosteroides.

La respuesta más probable es porque están protegiendo sus resultados. En los EE. UU., los hospitales no solo corren el riesgo de perder fondos federales si administran estos tratamientos, sino que también obtienen una variedad de incentivos por hacer todas las cosas mal. Los hospitales reciben pagos por:

  • Pruebas de COVID para todos los pacientes
  • diagnósticos de covid
  • Admisión de un “paciente COVID”
  • uso de remdesivir
  • Uso de ventilación mecánica
  • Muertes por COVID-19

Lo que es peor, hay evidencia de que ciertos sistemas hospitalarios, y quizás todos ellos, han renunciado a los derechos de los pacientes, convirtiendo a cualquier persona diagnosticada con COVID en un prisionero virtual del hospital, sin capacidad para ejercer el consentimiento informado. En resumen, los hospitales están haciendo lo que quieren con los pacientes, y tienen todos los incentivos para maltratarlos, y ningún incentivo para darles tratamientos que no sean los dictados por los Institutos Nacionales de Salud.

Según lo informado por Citizens Journal, el gobierno de EE. UU. en realidad paga a los hospitales una “bonificación” en la factura total del hospital si usan remdesivir, un medicamento que se ha demostrado que causa daño severo a los órganos. Incluso los médicos forenses reciben bonificaciones por cada muerte por COVID-19.

Recompensa por su vida

“¿Qué significa esto para su salud y seguridad como paciente en el hospital?” pregunta Citizens Journal. Sin medias palabras, significa que su salud está en grave peligro. Citizen Journal compara los tratamientos de COVID dirigidos por el gobierno con una recompensa por su vida, donde los pagos están vinculados a su declive, no a su recuperación.

“Para Remdesivir, los estudios muestran que entre el 71 y el 75 % de los pacientes sufren un efecto adverso, y el medicamento a menudo tuvo que suspenderse después de cinco a 10 días debido a estos efectos, como daño renal y hepático y muerte”,  escribe Citizen Journal . .

“Los ensayos de Remdesivir durante el brote de ébola en África occidental de 2018  tuvieron que suspenderse porque  la tasa de mortalidad superó el 50 % . Sin embargo, en 2020, Anthony Fauci ordenó que Remdesivir fuera el fármaco que usarían los hospitales para tratar el COVID-19, incluso cuando los ensayos clínicos de Remdesivir en COVID mostraron efectos adversos similares.

En pacientes ventilados, el número de muertes es asombroso… [el abogado Thomas] Renz anunció en una conferencia de prensa de Truth for Health Foundation que los datos de CMS mostraron que en los hospitales de Texas, el 84.9% de todos los pacientes murieron después de más de 96 horas con un ventilador.

Luego están las muertes por restricciones de tratamientos efectivos para pacientes hospitalizados. Renz y un equipo de analistas de datos han estimado que más de 800.000 muertes en los hospitales de Estados Unidos, en pacientes con COVID-19 y otros, han sido causadas por enfoques que restringen los líquidos, la nutrición, los antibióticos, los antivirales efectivos, los antiinflamatorios y las dosis terapéuticas de anti -coagulantes.

Ahora vemos la atención médica dictada por el gobierno en su peor momento en nuestra historia desde que el gobierno federal  ordenó  estos tratamientos ineficaces y peligrosos para COVID-19, y luego  creó incentivos financieros  para que hospitales y médicos usen solo aquellos ‘aprobados’ (y pagados) enfoques.

Nuestra antigua comunidad médica de confianza de hospitales y personal médico empleado en hospitales se han convertido efectivamente en “cazadores de recompensas” para su vida.

Los pacientes ahora deben tomar medidas sin precedentes para evitar ir al hospital por COVID-19. Los pacientes deben tomar medidas activas para planificar antes de enfermarse para usar el tratamiento temprano en el hogar de COVID-19 que puede ayudarlo a salvar su vida”.

Trate los síntomas de COVID de inmediato y de manera agresiva

Teniendo en cuenta las incertidumbres en torno al diagnóstico, es mejor tratar temprano cualquier síntoma de resfriado o gripe. Ante los primeros signos de síntomas, inicie el tratamiento. Tal vez sea el resfriado común o una influenza regular, tal vez sea el Omicron mucho más leve, pero dado que es difícil saberlo, su mejor opción es tratar los síntomas como trataría formas anteriores de COVID.

Teniendo en cuenta lo contagioso que es Omicron, aunque es leve, es probable que lo contraiga, así que compre lo que necesitará ahora, para tenerlo a mano en caso de que surjan los síntomas. Y recuerde, esto también se aplica a aquellos que recibieron la vacuna, ya que es probable que se infecten, y tal vez incluso más. Los protocolos de tratamiento temprano con eficacia demostrada incluyen:

Basado en mi revisión de estos protocolos, he desarrollado el siguiente resumen de los tratamientos específicos que creo que son los más fáciles y efectivos.

Referencias

The Telegraph January 19, 2022 (Archived)

Gov.UK National Life Tables 2018-2020

CDC MMWR January 7, 2022; 71(1): 19-25

Delta News January 10, 2022

Washington Examiner January 10, 2022

JAMA April 22, 2020 DOI: 10.1001/jama.2020.6775 [Epub ahead of print]

CDC.gov August 26, 2020, Comorbidities Table 3, updated October 14, 2020

Medscape April 6, 2020

Daily Mail April 9, 2020

Business Insider April 9, 2020

The Associated Press April 8, 2020

STAT News April 8, 2020

JAMA Insights April 24, 2020 DOI: 10.1001/jama.2020.6825

Newswise April 23, 2020

Elmhurst Hospital Self-Proning Positioning Guide

Citizens Journal December 20, 2021

The Daily Jot November 2, 2021