martes , 7 abril 2020

La enfermedad autoinmune comienza con la hiperestimulación del sistema inmune

El Dr. Yehuda Shoenfeld forma parte del consejo editorial de revistas cientificas en los campos de la reumatología y la autoinmunidad. Es fundador y editor de “Autoimmunity Reviews” y co-editor de “The Journal of Autoimmunity” Sus trabajos clínicos y científicos se centran en enfermedades autoinmunes y reumáticas y ha publicado más de 1700 artículos en revistas tales como el New England Journal of Medicine, Nature, Lancet, las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América, el Journal of Clinical Investigation, el Journal of Immunology, Blood, el Journal of the Federation of American Societies Para Biología Experimental, el Diario de Medicina Experimental, Circulación, Cáncer, y otros, y sus artículos han tenido más de 31.000 citas. El Nuevo libro del Dr. Shoenfeld “Vaccines and Autoimmunity”.

Permitir una discusión abierta sobre los efectos secundarios de las vacunas, no lo convierte a uno en un anti vacuna. Los médicos e investigadores abajo firmantes, creemos que el tema de la vacunación también debe discutirse abiertamente desde la perspectiva de sus posibles efectos secundarios. Estos deben examinarse y estudiarse cuidadosamente. Por lo tanto, estamos impresionados por el ataque sobre aquellos que buscan la verdad.

Varios expertos como por ejemplo el Dr. Yehuda Shoenfeld han descrito y presentado abundante evidencia de que la enfermedad autoinmune comienza con la hiperestimulación del sistema inmune en individuos genéticamente propensos, por ejemplo, portadores de haplotipos HLA DRB1, una constelación genética que puede proporcionar alguna ventaja de supervivencia (1, 2).

La hiperestimulación por factores ambientales (como virus, bacterias, implantes mamarios de silicona (SBI) (3), vacunas, especialmente junto con adyuvantes, etc.) puede causar que el sistema inmune en individuos susceptibles aumente la autorreactividad, produzca autoanticuerpos y autorreactivos Células T, incluso enfermedades autoinmunes y linfoma (p. Ej., Linfoma de mama en OSE (4) y en pacientes con síndrome de Sjoegren) (5).

El trabajo seminal de Noel Rose, uno de los padres de la autoinmunidad, demostró que agregar un adyuvante a los autoantígenos tiroideos condujo a la enfermedad tiroidea autoinmune, pero este no fue el caso en ausencia de un adyuvante (8). Las ideas de Rose son corroboradas por miles de documentos, incluidos informes de un aumento de ocho veces en el síndrome de Guillain-Barré (GBS) luego de la vacunación contra la influenza de soldados estadounidenses a fines de la década de 1970 (9-11), y documentos más recientes que muestran que diferentes vacunas causaron diferentes enfermedades autoinmunes enfermedades (12, 13).

En 1986, el gobierno de los Estados Unidos firmó la Ley Nacional de Lesiones por Vacunas en la Infancia (NCVIA, por sus siglas en inglés) con la intención de eliminar la posible responsabilidad financiera de los fabricantes de vacunas derivada de reclamos por lesiones por vacunas. Al mismo tiempo, se estableció un tribunal especial de vacunas de compensación en Washington DC para demandantes individuales que afirmaron haber desarrollado enfermedades autoinmunes como resultado de la vacunación y se creó el sistema federal de compensación. Recientemente, el tribunal apoyó el punto de vista del Dr. Shoenfeld y el cardiólogo Dr. M. Eldar en el caso de un estudiante universitario de 18 años que murió después de la vacuna contra el VPH (14). En el mismo tribunal, ya se indemnizó a varias familias por una suma de u$s 4 mil millones como compensación para las víctimas de lesiones en reconocimiento de varios casos de demandantes a lo largo de los años.

Creemos que deberían llevarse a cabo debates y estudios serios sobre este tema y que no deberían ser realizados por fabricantes  de vacunas, consultores o aquellos respaldados por los fabricantes  de vacunas.

El Dr. Shoenfeld es un conocido y respetado organizador de la reunión bianual Controversias en Rheumatology and Autoinmunity (CORA) en Italia. En cada discusión en estas reuniones internacionales, hay un profesional y un orador en el podio, quienes están invitados a presentar sus puntos de vista respaldados por datos científicos sólidos (16). Tal enfoque contribuye a un debate científico abierto en ambos lados de cualquier controversia en autoinmunidad.

Creemos que arrojar luz sobre los efectos adversos de las vacunas traerá honestidad al debate. Esconder la verdad del público y afirmar que no se producen efectos secundarios no es justo.

Los efectos adversos de la vacuna deben ser reconocidos y discutidos abiertamente: si un individuo manifiesta algún efecto secundario adverso, debe diagnosticarse, tratarse y, cuando corresponda, considerarse compensable. Esto es especialmente para evitar  que se siga provocando este mismo daño en otros.

Las vacunas con altos niveles de eventos adversos deben retirarse del mercado. La vacuna RotaShield en 2005 causó que más niños desarrollaran intususcepciones que el virus salvaje (17) y suscitó serias preocupaciones (18-21). Otros ejemplos de vacunas asociadas con eventos adversos significativos son la vacuna contra la tos ferina celular (asociada con efectos adversos neurológicos) (22) y la vacuna contra el dengue en Filipinas, que resultó en muchas hospitalizaciones (23, 24) (The NY Times, 17 de diciembre de 2017 )

Otras vacunas retiradas del mercado incluyen una vacuna contra la enfermedad de Lyme (25) y una vacuna contra las paperas (26). Las dificultades para detectar los efectos adversos de la vacuna (27) señalan la importancia del papel del Sistema de Notificación de Eventos Adversos de Vacuna (VAERS). En palabras de los autores (27): “La identificación de señales en la vigilancia de eventos adversos puede iniciar una mayor investigación de posibles problemas en la seguridad o eficacia de las vacunas, y facilitar la posterior divulgación de información relacionada con la seguridad a la comunidad científica y al público”.

Un punto importante para recordar en este contexto es que desde que se suspendió la vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH) en Japón, no se han reportado efectos adversos adicionales en ese país (28).

Atacar a científicos y médicos que informan sobre los efectos adversos asociados con la vacuna no es la solución al problema de la vacuna; ni tampoco retira sus artículos revisados, aceptados y publicados de revistas (29, 30, 31).

Nos oponemos a cualquier intento de detener el debate abierto sobre posibles eventos adversos atacando a los científicos que dedican su experiencia a este tema.

Professor Dr. Georg Wick, Austria,

En nombre de los firmantes enumerados a continuación:

Anaya Juan Manuel, Colombia

Andrade Luis, Brazil

Antonelli Alessandro, Italy

Appenzeller Simone, Brazil

Belizna Cristina, France

Bizzaro Nicola, Italy

Bogdanos Dimitrios, Greece

Bombardieri Stefano, Italy

Carvalho Jozélio, Brazil

Cervera Ricard, Spain

Chan Edward, USA

Chapman Joab, Israel

Cohen Tervaert Jan Willem, Canada

Conrad Karsten, Germany

Cutolo Maurizio, Italy

Damoiseaux Jan, Netherlands

D’Cruz David, UK

Doria Andrea, Italy

Edwards Chris, UK

Espinoza Luis, USA

Fritzler Marvin J, Canada

Galarza Claudio, Ecuador

Galeazzi Mauro, Italy

Gerli Roberto, Italy

Gherardi Romain, France

Graham Hughes, UK

Jamin Christophe , France

Jara Luis, Mexico

Kanduc Darja, Italy

Karussis Dimitrios, Israel

Kaveri Srinivas, France

Koike Takao, Japan

Lavin Manuel Martinez, Mexico

Lazurova Ivica, Slovakia

Lerner Aaron, Germany

Lunardi Claudio, Italy

Matsuura Eiji, Japan

Matucci Cerinic Marco, Italy

Meroni Pier Luigi, Italy

Mosca Marta, Italy

Mouthon Luc, France

Nicoletti Ferdinando, Italy

Perricone Carlo, Italy

Perricone Roberto, Italy

Riemekasten Gabriela, Germany

Roccatello Dario, Italy

Sakkas Lazaros, Greece

Salvarani Carlo, Italy

Sarzi-Puttini Piercarlo, Italy

Scheinberg Morton, Brazil

Schlesinger Naomi, USA

Shu-ichi Ikeda, Japan

Sousa Maria, Portugal

Szekanecz Zoltan, Hungary

Tatsuya Atsumi, Japan

Tektonidou Maria, Greece

Tincani Angela, Italy

Toubi Elias, Israel

Tzioufas Athanasios, Greece

Vadas Zahava, Israel

Vasconcelos Carlos, Portugal

Wick Georg, Austria

Youinou Pierre, France

Referencias

1) Arango MT, Perricone C, Kivity S, Cipriano E, Ceccarelli F, Valesini G, Shoenfeld Y. HLA-DRB1 the notorious gene in the mosaic of autoimmunity. Immunol Research. 2017; 65(1): 82-98. Special Issue: The 10th International Congress of Autoimmunity, Leipzig 2016: DOI 10.1007/s12026-016-8817-7.

2) Dunstan SJ, Hue NT, Han B, Li Z, Tram TT, Sim KS, Parry CM, Chinh NT, Vinh H, Lan NP, Thieu NT, Vinh PV, Koirala S, Dongol S, Arjyal A, Karkey A, Shilpakar O, Dolecek C, Foo JN, Phuong le T, Lanh MN, Do T, Aung T, Hon DN, Teo YY, Hibberd ML, Anders KL, Okada Y, Raychaudhuri S, Simmons CP, Baker S, de Bakker PI, Basnyat B, Hien TT, Farrar JJ, Khor CC. Variation at HLA-DRB1 is associated with resistance to enteric fever. Nature Genetics 2014; 46:1333-6. doi: 10.1038/ng.3143. Epub 2014 Nov 10.

3) Watad A, Bragazzi NL, Amital H, Shoenfeld Y. Hyperstimulation of adaptive immunity as the common pathway for silicone breast implants, autoimmunity, and lymphoma of the breast. IMAJ 2019; 21: 517-519.

4) Bizjak M, Selmi C, Praprotnik S, Bruck O, Perricone C, Ehrenfeld M, Shoenfeld.Y. Silicone implants and lymphoma: The role of inflammation. Journal of Autoimmunity 2015; 65: 64-73.

5) Gaetane Nocture, Elena Pontarini, Michele Bombardieri, Xavier Mariette. Lymphomas complicating primary Sjogren’s syndrome: from autoimmunity to lymphoma. Rheumatology Oxford Academic 2019. Doi:10.1093/rheumatology/kez052

6) Crout TM, Lennep DS, Kishore S, Majithia V. Systemic vasculitis associated with immune Check Point inhibitors: Analysis and review. Curr Rheumatol Rep 2019; 21(6): 28. Doi: 10.1007s1 1926-019-00828-7.

7) Laura C. Cappelli, et al. Association of HLA-DRB1 shared epitope alleles and immune checkpoint inhibitor-induced inflammatory arthritis. Rheumatology

2019; 58(3): 476–480. https://doi.org/10.1093/rheumatology/key358.

8) Noel R. Rose and Ernest Witebsky Studies on Organ Specificity. V. Changes in the thyroid glands of rabbits following active immunization with rabbit thyroid extracts. J Immunol 1956; 76 (6): 417-427.

9) Marks JS, Halpin TJ. Gullain-Barré syndrome in recipients of A/New Jersey influenza vaccine. JAMA 1980 24324): 2490-4.

10) Haber P, DeStefano F, Angulo FJ, Iskander J, Shadomy SV, Veintraoub E,

Chen RT. Gullain-Barré syndrome following influenza vaccination. JAMA 2004; 292(20): 2478-81.

11) Hurwiz ES, Schonberger LB, Nelson DB, Holman RC. Guillain-Barré syndrome and the 1978-1979 influenza vaccine. N Engl J. Med 1981; 304(26): 1557-61.

12) Sasaki T, Suzuki Y, Ishida K, Kakisaka K, Abe H, Sugai T, Takikawa Y. Autoimmune hepatitis following influenza virus vaccination: Two case reports. Medicine (Baltimore) 2018; 97: e11621. Doi: 10.1097/MD.0000000000011621.

13) Mealy MA, Cook LJ, Pache F, Velez DL, Borisow N, Becker D, Arango JAJ, Paul F, Levy M. Vaccines and the association with relapse in patients with neuromyelitis optica spectrum disorder. Mult Scler Relat Disord. 2018; 23: 78-82. Doi: 10.1016/j.msard.2018.05.003.

14) Shani Dahan, Yahel Segal, Amir Dagan, Yehuda Shoenfeld, Michael Eldar, Darja Kanduc. Cardiac arrest following HPV Vaccination. Clinical Research and Trials 2019; Volume 5: 1-7. doi: 10.15761/CRT.1000279.

15) Arkin F. Dengue researcher faces charges in vaccine fiasco. Science 2019; (364) 6438: 320. Doi: 10.1126/science.364.6438.320.

16) Autoimmunity Reviews 2019; 18 (12): Special Issue: Congress of Controversies in Rheumatology and Autoimmunity (CORA), Florence, March 2019. Volume 18, Issue 12, December 2019.

17) Escolano S, Hill C, Tubert-Bitter P. Intussusception risk after RotaTeg vaccination: evaluation from worldwide spontaneous reporting data using a self-controlled case series approach. Vaccine 2015; 33: 1017-20.

18) Schwartz JL. The first rotavirus vaccine and the politics of acceptable risk. Milbank Q. 2012; 90: 278-310.

19) Thomas SJ, Yoon IK. A review of dengvaxia ®: development to deployment. Hum Vaccin Immunother 2019; 15: 2295-2314.

20) Bines J. Intussusception and rotavirus vaccines. Vaccine 2006; 24:3772-6.

21) McPhillips HA, Davis RL, Marcuse EK, Taylor JA. The rotavirus vaccine’s withdrawal and physicians’ trust in vaccine safety mechanisms. Arch Pediatr Adolesc Med 2001; 155: 1051-6.

22) Iskander JK, Miller ER, Chen RT. The role of the vaccine adverse event reporting system (VAERS) in monitoring vaccine safety. Pediatr. Ann 2004; 33: 599-606.

23) Dyer O. Philippines to charge Sanofi staff and government officials over dengue vaccine.; BMJ 2019; 364: 1088.

24) Denise Grady, Katie Thomas. Drug company under fire after revealing dengue vaccine may harm some. The N.Y. Times. Dec. 17, 2017.

25) Poland GA. Vaccines against Lyme disease: What happened and what lessons can we learn? Clin Infect Dis. 2011; Suppl 3: s253-8.

26) Colville A, Pugh S, Miller E. Withdrawal of a mumps vaccine. Eur J. Pediatr. 1994; 153: 467-8.

27) Jacobson RM, Adegbenro A, Pankratz VS, Poland GA. Adverse events and vaccination-the lack of power and predictability of infrequent events in pre-licensure study. Vaccine 2001; 19: 2428-33.

28) Kazuki Ozawa, Akiyo Hineno, Tomomi Kinoshita, Sakiko Ishihara. Suspected adverse effects after human papillomavirus vaccination: A temporal relationship between vaccine administration and the appearance of symptoms in Japan. Drug Saf. 2017. DOI: 10.1007/s40264-017-0574-6.

29) Shoenfeld Y. Shoenfeld refers to Dr. Helen Petousis-Harris’ attack on Dr. Manuel Martinez-Lavin’s article. Clin Rheumatol 2016; 35: 833–834.

30) Withdrawn: Inbar R, Weiss R, Tomljenovic L, Arango MT, Deril Y, Shaw CA, Chapman J, Blank M, Shoenfeld Y. Behavioral abnormalities in female mice following administration of aluminum adjuvants and the human papillomavirus (HPV) vaccine Gardasil. Immunol Res 2017; 65:136–149. Dpi: 10.1007/s12026-016-8826-6

31) Withdrawn: Asin J, Pascual-Alonso M, Pinczowski P, Gimeno M, Perez M, Muniesa A, Pablo-Baiso L, Blas I, Lacasta D, Fermamdez A, Andres D, Maria G, Reina R, Lujan L. Cognition and behavior in sheep repetitively incoulated with aluminum adjuvant-containing vaccines or aluminum adjuvant only. Pharmacol Res. 2018; Nov.3. Doi: 10.1016/j.phrs.2018.10.019.