lunes , 5 diciembre 2022

Prioridades urgentes que atender para parar la vacunación contra K0 B1T

Por Karina Acevedo Whitehouse Ph.D extractado de https://web.telegram.org/k/#@akashacomunidad

Resumen: Las proteínas existen. El ARNm existe. Sin ellos, no habría vida. Los virus existen; han jugado un papel esencial en la evolución y muchos – la mayoría, de hecho – son benéficos. Algunos pueden estar asociados a procesos de enfermedad cuando el ‘terreno’ del individuo está afectado. La teoría de gérmenes no está peleada con la teoría de terreno. La confusión solo ayuda a quien la promueve. Y si dejáramos a un lado el encono, la división y las agresiones, ¿creen que se podría avanzar en lo que es el mensaje principal de mayor urgencia? Es decir, parar YA las inoculaciones, así contengan o no grafeno, o lo que sea.

Además del miedo, que las autoridades, medios de comunicación y muchos influencers siguen empecinados en promover, otra palabra que caracteriza mucho de estos tres años es confusión. Esa confusión, perplejidad, desasosiego, o turbación de ánimo, no ayuda nada en que podamos salir de esto. Desde la confusión es difícil ver y comprender lo que ocurre. En cambio, la duda (no así la confusión) puede impulsarnos a hacer preguntas nuevas, a plantear nuevos paradigmas.

Pero no veo que muchos estimulen la duda; lo que estimulan, como si se les pagara por ello, es la confusión. La etimología de la palabra confusión (del latín, confusio) deja – irónicamente – muy claras las cosas: se refiere a la “acción de mezclar y unir elementos distintos”.

Veamos algunos de los temas donde se ha sembrado mayor confusión durante esta pandemia:

  • 1) La existencia de los virus
  • 2) Teoría de gérmenes vs. teoría de terreno
  • 3) La existencia de la proteína Spike
  • 4) La existencia del ARNm sintético dentro de los viales de inoculaciones Pfizer/BioNTech y Moderna

La confusión sobre la existencia de los virus me parece, deriva de una mala comprensión sobre el segundo tema (Teoría de terreno vs. Teoría de gérmenes). A mediados del Siglo XIX, Claude Bernard propuso la idea de que lo más importante para determinar si alguien se enfermaba o no, era ‘el terreno’ (concepto muy amplio sobre el individuo, que está influido por lo que se come, el estado mental, el estado fisiológico, el nivel de ejercicio, etc.).

Antoine Béchamp construyó más sobre estas ideas, siendo históricamente considerado un rival ideológico de Louis Pasteur, microbiólogo quien asentó las bases que fueron después conocidas como ‘teoría de gérmenes’, al proponer que eran los patógenos (el trabajaba sobre todo con bacterias, y luego con virus, cuando, a finales del siglo XIX se comenzó a hablar sobre ellos como organismos en sí mismos) los que causaban enfermedad.

¿Cuál de las dos es correcta? Pues, las dos, dependiendo de la enfermedad de la que se trate; es decir, el ‘terreno’ es importantísimo para la salud, por supuesto; y el asunto es que algunos microorganismos pueden asociarse a un cuadro de enfermedad cuando el terreno es propicio para ello. No hay realmente una necesidad de enfrentamiento en los conceptos, pero se genera confusión cuando surgen los ‘bandos’.

Claro, la industria farmacéutica y el paradigma actual en la medicina alopática se centra mucho en teoría de gérmenes (más fácil de comercializar, supongo), pero tampoco sería correcto decir que los médicos alopáticos no sepan sobre la importancia del ‘terreno’ (aunque no necesariamente lo conozcan con ese nombre) el problema es que da la impresión de que algunos no son capaces de comprender el que puedan ambas teorías contribuir a la enfermedad.

En otras palabras, ambas teorías tienen algo de correcto, y para algunas enfermedades ocurre que una bacteria, un virus, un hongo, un ‘protista’, si el terreno está desequilibrado o no idóneo, puede contribuir mucho a lo que se convierte en ese cuadro de enfermedad.

No es la ‘causa’ pero es un factor contribuyente. Por otro lado, aquellos que dicen que “los virus no existen porque la teoría de gérmenes está equivocada” tendrían también que plantearse que las bacterias, los hongos, los parásitos apicomplexos, los helmintos, etc., tampoco existen. La lógica de su argumento sería la misma para estos organismos.

La idea que intento comunicar es que, decir “la teoría de gérmenes está equivocada” (yo no diría equivocada, diría incompleta, pero dejémoslo así) no invalida automáticamente la existencia de los virus. Otra cosa muy diferente es explorar la relevancia del ciclo de replicación de un virus como factor de riesgo o cofactor de una enfermedad determinada, pero de plano decir “no existen y quien lo diga es un disidente controlado o un traidor a la humanidad” me parece falto de argumentos, y, en su mejor apreciación, solo denota que no han sido capaces de comprender más allá de lo que su doctrina – inducida o elegida – les marca.

Resulta interesante el hecho de que el mismo Dr. Stephan Lanka, uno de los principales proponentes actuales de que los virus no son causa de enfermedad, estudió durante su doctorado a virus que infectan algas eucariontes, y nunca ha dicho que los virus no existen (¿será que lo van a considerar ahora traidor a la humanidad por ese hecho?). Lo que dice el Dr. Lanka es que no han sido aislados adecuadamente los virus de vertebrados, y dice que no hay evidencia de que causan enfermedad. Como Profesora de Virología, cuyas líneas de investigación incluyen el estudio de virus en poblaciones de animales silvestres, me resulta doloroso que haya un movimiento de personas que, sin comprender necesariamente lo que están diciendo, nieguen la existencia de organismos subcelulares que han jugado un papel tan importante en la evolución de las especies, creando novedad evolutiva, estableciendo relaciones simbióticas no antagónicas (es decir, benéficas mutualistas) con nosotros. Y sí, algunos de ellos pueden establecer relaciones antagónicas (en la naturaleza no todo es miel sobre hojuelas y corazoncitos rosas, se dan relaciones antagonistas; como muestra, el humano mismo en su relación con otras especies), pero negar su existencia es ignorar las hermosas y fascinantes contribuciones de lo que es la versión más reducida y simple de los organismos: son material genético rodeado de proteínas cuyo éxito evolutivo se da por hacer más copias de sí mismos. ¿Eso lo pueden hacer muchos virus sin ocasionar enfermedad? ¡por supuesto! La ciencia, y la medicina misma, tiene infinidad de ejemplos de virus que pueden estar presentes y no ocasionar enfermedad nunca.

Sobre la proteína pico o Spike

Por otro lado, la confusión sobre si es realmente posible que exista la proteína pico o Spike es algo que más que resultarme doloroso, me deja en claro qué tan profunda es la falta de comprensión de temas de biología básica. Una proteína, para existir, lo único que requiere es ser sintetizada, y para eso, se requiere de la maquinaria de síntesis de proteínas, es decir, los ribosomas (que a menos de que haya quien quiera decir que los ribosomas tampoco existen, están en altas cantidades en las células), y las instrucciones, que están escritas como ARNm (una secuencia de cuatro ‘letras’ o nucleótidos: A, G, C, U; que contiene una ‘caperuza’ metilada – es decir, tiene agregado un grupo metilo – en el extremo que será leído primero, y que tiene una ‘colita’ de As al final).

Eso quiere decir que con que se cuente con la secuencia de ARNm (que puede, incluso, ser sintetizada en un laboratorio) y se cuente con células de origen animal o vegetal, se puede producir una proteína dada (y la proteína será formada por una cadena de aminoácidos).

En ese sentido, la proteína Spike, que consta de 1.273 aminoácidos (https://www.nature.com/articles/s41401-020-0485-4) y cuya secuencia genética (en ARNm) mide casi 4.000 nucleótidos puede existir sin, incluso, necesidad de que el virus SARS-CoV-2 exista.

¿Lo ven? Es conocimiento biológico básico, pero los sembradores de confusión incluso están cuestionando el que una proteína pueda existir. Simplemente, no puedo entender su motivación. Por otro lado, igualmente se ha sembrado confusión sobre el que pueda “existir” ARNm sintético dentro de los viales de las inoculaciones de marca Pfizer/BioNTech y Moderna.

Los confundidos simplemente establecen que el ARNm no existe y se acabó. Si eso fuera así, no habría manera de que se dieran formas de vida celular en el planeta, porque el ARNm es la forma en la cual generamos proteínas, y sin poder generar proteínas, moriríamos; así de sencillo. Lo irónico de todo esto es que el que aprendan (¿reaprendan? porque me parece que han de haber estudiado algo sobre la biología celular básica en secundaria) sobre la síntesis de proteínas y comprendan que puede existir Spike (y el ARNm sintético que contiene sus instrucciones de fabricación), les dejaría darse cuenta de que estas proteínas y ARNm pueden estar incluso sin necesidad de que el virus SARS-CoV-2 ‘exista’, se haya aislado/purificado, y sin necesidad de que se hayan cumplido los postulados de Koch, ni de Evans. ¿Lo ven?

Una cosa no impide a la otra. Igual que la teoría de terreno vs. teoría de gérmenes: No son mutuamente excluyentes. Ahora bien, ¿qué evidencia tenemos de que hay por ahí un ‘algo’ (diría virus, pero démosles gusto a algunos), decía, hay por ahí un ‘algo’ que contiene Spike y que puede hacer copias de sí mismo?

Pues, tenemos la evidencia más contundente que es la generación de anticuerpos específicos anti-Spike, que, a menos de que ahora digan que los anticuerpos tampoco existen, son señal ineludible de que ese individuo, que antes no los tenía, ahora los tiene.

Los anticuerpos se generan únicamente cuando los linfocitos B son activados por las células presentadoras de antígenos (macrófagos y células dendríticas, que espero que no vayan a decir algunos que tampoco existen estas células), y son específicos a un fragmento de una proteína.

Si a una persona le sacamos sangre y buscamos anticuerpos contra Spike, y no tiene, y después tiene un cuadro clínico “compatible” con COVID (ya he hablado de eso antes, pero si me voy por ahí, este texto será de 50.000 palabras) o después recibe la inoculación de Pfizer o de Moderna o de AstraZeneca o de la marca que ustedes quieran, y 15-21 días después le volvemos a sacar sangre y buscamos anticuerpos contra Spike, estarían presentes, siempre y cuando su sistema inmune adaptativo funcione adecuadamente.

No hay otra forma de explicar su presencia. Lo siento, el óxido de grafeno no es antigénico y no genera anticuerpos anti-grafeno. A menos de que deseen reescribir todo el conocimiento científico con base en dogmas, la presencia de los anticuerpos anti-Spike solo se explica si el individuo se expuso a Spike.

Ahora bien, si la Spike es parte de un virus o es fabricado en un laboratorio, o si es porque el Spike ahora lo producimos nosotros porque nos inyectaron las instrucciones para hacerlo, ese es otro asunto, pero Spike, hubo. Lo mismo para el ARNm sintético. ¿Hay evidencia de su presencia? Pues, sí; la he compartido aquí.

Una, el estudio de Aldén y colaboradores (https://www.mdpi.com/1467-3045/44/3/73/htm) en la que, si no existiera ARNm sintético en esos viales, no hubieran visto nada de lo que en el estudio reportan (que, dicho sea de paso, las implicaciones de sus resultados son tremendamente graves).

Otra, los varios estudios (también compartidos aquí), que han usado inmunohistoquímica e hibridación in situ para detectar la presencia de la proteína Spike y del ARNm de las inoculaciones, respectivamente, en tejidos de personas inoculadas.

Solo los detectan si están presentes. O ¿será que ahora tampoco existe la inmunohistoquímica y la hibridación in situ? Nada de lo que digo inhabilita o desacredita el que puedan contener los viales (ya se han detectado de forma seria en algunos viales, pero en otros no) el óxido de grafeno.

Nada de lo que digo inhabilita o desacredita el que puedan contener otros elementos. Nada de lo que digo inhabilita o desacredita el que todo esto – esta pandemia, las acciones que se han implementado y las inoculaciones masivas – sean crímenes de lesa humanidad, sin precedentes en la historia.

¡No se contraponen para nada los argumentos! Solo estoy diciendo que negar la existencia de una proteína o de un ARNm no tiene base alguna, y solo sirve para confundir. Les mando saludos, Karina AW PD.

Nota del editor:

Nuestros asesores científicos a los cuales hemos investigado sus trayectorias y sabemos que no tienen conflicto de intereses y ellos afirman que los virus existen, que hay variantes y que la proteína pico o spike es real, ellos son: Stephannie Seneff Ph.D, Peter McCullough Ph.D,  Dr.Pierre Kory,  Dr. Vladimir Zelenko,   Dr. Ryan Cole, Dra. Christiane Northrup, Dr. Russell Blaylock, Roxana Bruno Ph.D, Karina Acevedo Whitehouse Ph.D, Dra. Maria Jose Martinez Albarracín, Dr. Richard Urso, Kary Mullis Ph.D, Peter Doshi Ph.D, Dra. Teresa Forcades Ph.D, Joan Ramon Laporte Roselló Ph.D, Sucharit Bhakdi Ph.D, MD y Arne Burkhardt, MD, Dr. Byram Bridle Ph.D, Dra. Jessica Rose Ph.D, Dr. Peter Goetzsce, Dr. Eric Ménat, Dr. Charles Hoffe, Dra. Judy A. Mikovits Ph.D, Dr. Dietrich Klinghardt, Dolores Cahill Ph.D, Michael Yeadon, Dr. Lawrence Palevsky, Dra. Sherry Tenpenny, Christopher Shaw, Christopher Exley Ph.D, Dr. James Lyons Weiler Ph.D, Dr. Héctor Carvallo, Dr. Mark Geier, Rosallie Bertell Ph.D, Dr. Alvin Moss, Dr. Theresa Disher Ph.D,  Dra. Marcia Angell, Yehuda Shoenfeld Ph.D y 17.000 medicos más que firman esta declaracion https://doctorsandscientistsdeclaration.org/

Lo que es real y urgente es que a los bebes de 6 meses en Argentina, los están inyectando y  la evidencia para detener este genocidio esta explicada con una ciencia que por ahora habla de la existencia de los virus. Hay más de 1.250 estudios que ponen en evidencia que la inyección K0 B1T es tóxica y con eso podríamos lograr detener que inyecten a los bebes y queden dañados gravemente….   El problema es que cada vez que presentamos esta evidencia, hay un grupo que pregunta si existen los virus y eso demora, dispersa y divide la posibilidad de detener que inyecten más bebes..   Entonces la verdadera pregunta es ¿porque no nos unimos para detener la inyección de bebes y niños que es urgente y luego tranquilos con ciencia de por medio discutimos si existen o no los virus o la proteína pico o spike?…