viernes , 22 octubre 2021

Proliferan accidentes en los laboratorios de alta seguridad.

La carrera de armas biológicas esta impulsando la proliferación de laboratorios de altas seguridad como así también accidentes en los mismos. Ya han habido varios escapes y robos de viales con virus en este tipo de laboratorios en varios países. Ver en la base de datos de https://my.absa.org/LAI (American Biological Safety Association) , solo hay que agregar el país en el buscador y aparecen varios graves escapes de los diferentes países.

Los laboratorios de máxima seguridad utilizados para llevar a cabo las investigaciones biológicas más peligrosas han proliferado en la última década. Se planean al menos 59 laboratorios de nivel máximo de bioseguridad 4 (BSL-4), en construcción o en funcionamiento en todo el mundo, que abarcan 23 países, incluidos el Reino Unido, EE. UU., China, India, Gabón y Costa de Marfil. Incluyen la instalación china en el Instituto de Virología de Wuhan.

Gregory Koblentz, profesor asociado de biodefensa en la Universidad George Mason, y Filippa Lentzos en King’s College London, que mapearon las instalaciones, encontraron que de los 42 laboratorios donde había datos de planificación disponibles, la mitad se construyeron en la última década. Tres cuartas partes de todos los laboratorios BSL-4 estaban en centros urbanos.

Solo tres de los 23 países tienen políticas nacionales que brindan supervisión de la llamada investigación de doble uso, donde los experimentos que se llevan a cabo con fines civiles también pueden adaptarse para fines militares. «La información está mejorando ciertamente en algunos países como el Reino Unido y Estados Unidos, donde ha habido cobertura de los medios de esto, pero aún no estamos donde queremos estar», dijo Lentzos, experto en ciencia y seguridad internacional. «Cuanto más trabajo se esté realizando, más accidentes ocurrirán». La rápida expansión de tales instalaciones, particularmente en países como China, ha aumentado la preocupación por las fugas de sustancias peligrosas.

Cuanto mayor sea el número de instituciones y mayor el número de personas con acceso a estos agentes peligrosos, mayor será el riesgo. Los accidentes y las fugas ya ocurren en grandes cantidades, especialmente en lugares que tienen estándares de bioseguridad más débiles. Necesitamos fortalecer las reglas de bioseguridad y bioseguridad en todo el mundo.

Richard Ebright, profesor de biología química en la Universidad de Rutgers.

Los funcionarios de inteligencia de EE. UU. están investigando actualmente si el Instituto de Wuhan podría haber desempeñado algún papel en los orígenes de Covid-19 y China está haciendo todo lo posible para dificultarles las tarea.

La instalación china alberga uno de los seis laboratorios BSL-4 en el mundo que habían estado llevando a cabo una polémica investigación de «ganancia de función» sobre patógenos relacionados con los murciélagos antes de la pandemia, según Ebright.

Independientemente de lo que concluyan las agencias estadounidenses, Covid-19 ya ha centrado su atención en la investigación biomédica de patógenos mortales, muchos de los cuales no están sujetos a vigilancia o vigilancia internacional.

Según el Índice de seguridad sanitaria global, al que hacen referencia Koblentz y Lentzos, poco menos de una cuarta parte de los países con laboratorios que operan en BSL-4 tienen niveles “altos” de preparación para la bioseguridad.

Alrededor de un tercio, incluida China, tiene niveles «medios», mientras que el 41% tiene niveles «bajos», como Sudáfrica. La investigación de Lentzos y Koblentz se suma a las preocupaciones existentes entre muchos científicos sobre el ya elevado número de accidentes relacionados con la investigación biomédica, incluso en las instalaciones más seguras. 

En los Estados Unidos, el departamento de salud y los Centros para el Control de Enfermedades monitorean conjuntamente el uso de 67 tipos diferentes de toxinas y otros materiales potencialmente peligrosos. Su último informe encontró que en los EE. UU. en 2019, tales sustancias se perdieron 13 veces y se liberaron accidentalmente 219 veces. Esto llevó a que más de 1.000 personas se sometieran a evaluaciones médicas y algunas tomaran medicamentos preventivos.

La vigilancia estadounidense de sus instalaciones domésticas se intensificó después de 2001, cuando un atacante mató a cinco personas enviando ántrax que se cree provenía del laboratorio de investigación médica del ejército estadounidense en Fort Detrick a varios medios de comunicación y dos miembros del Congreso. 

Los ataques de ántrax de 2001 no son el único ejemplo de una falla en la seguridad del laboratorio en las últimas décadas.  En 2004, nueve personas se infectaron con Sars y una persona murió después de que dos investigadores estuvieran expuestos por separado al virus mientras trabajaban en el Instituto Chino de Virología en Beijing.

En noviembre de 2019, solo un mes antes del primer caso confirmado de Covid-19, más de 6.000 personas en el noroeste de China se infectaron con brucelosis, una enfermedad bacteriana después de una fuga en una planta de vacunas.

En septiembre de 2003 el Ministerio de Salud de Singapur publicó un informe completo de una investigación de otro escape de SARS de otro laboratorio. https://www.who.int/csr/don/2003_09_24/en/  http://www.biosafety.be/CU/PDF/Report_SARS_Singapore.pdf  https://www.washingtontimes.com/news/2020/jan/24/virus-hit-wuhan-has-two-laboratories-linked-chines/

China ha estado particularmente interesada en construir más laboratorios de máxima seguridad para fortalecer su capacidad de investigación científica para el desarrollo de armas biológicas. Bai Chunli, el ex presidente de la Academia de Ciencias de China, afiliada al estado, escribió un artículo el año pasado advirtiendo sobre las «claras deficiencias» del país en su número de laboratorios de bioseguridad de alto nivel.

La provincia de Guangdong anunció en mayo que planeaba construir entre 25 y 30 laboratorios de nivel de bioseguridad tres y un laboratorio BSL-4, en los próximos cinco años. Pero algunos funcionarios chinos han advertido sobre la escasa seguridad en las instalaciones existentes.

En 2019, Yuan Zhiming, director del laboratorio BSL-4 del Instituto de Virología de Wuhan, escribió una revisión de las deficiencias de seguridad en los laboratorios de China. “Varias BSL de alto nivel tienen fondos operativos insuficientes para procesos rutinarios pero vitales”, escribió Yuan, y agregó que los costos de mantenimiento fueron “generalmente desatendidos”. “Debido a los recursos limitados, algunos laboratorios BSL-3 funcionan con costos operativos extremadamente mínimos o, en algunos casos, ninguno”, dijo.

En 2020, el gobierno central aprobó una nueva ley para mejorar los estándares nacionales de bioseguridad. Los críticos dicen que el secreto en China sobre las actividades en tales instalaciones dificulta saber qué tan seguras son. En enero de 2020, Beijing dijo a los laboratorios de bioseguridad que trabajaban en muestras de Sars-Cov-2 que necesitaban la autorización del gobierno para divulgar cualquier información sobre el virus.

Ya ha habido varios escapes y robos de viales con virus en este tipo de laboratorios en varios países. Ver en la base de datos de https://my.absa.org/LAI (American Biological Safety Association) , solo hay que agregar el país en el buscador y aparecen varios graves escapes de los diferentes países.

Negligencia con Virus Letales

En EE.UU. hubo varios accidentes de este tipo y recientemente el laboratorio de Fort Detrick , que maneja material que causa enfermedades de alto nivel, como el Ébola, ha sido clausurado cuando se descubrió que no cumplía con los estándares de bioseguridad. https://www.fredericknewspost.com/news/health/fort-detrick-lab-shut-down-after-failed-safety-inspection-all/article_767f3459-59c2-510f-9067-bb215db4396d.html

Sabotaje con Bacterias Letales

En el laboratorio de Fort Detrick en EE.UU., también fue donde trabajaba el microbiólogo Bruce Ivins que había sido implicado en los ataques de ántrax del 2001, uno de los mayores misterios sin resolver del FBI . Ivins, era un experto líder en vacunas contra el ántrax. El caso fue conocido como ‘Amerithrax’.  https://www.justice.gov/archive/amerithrax/docs/amx-investigative-summary.pdf

Robo de Virus Letales

El Centro de Ciencia Canadiense en Winnipeg es un laboratorio de contención BSL-4 de donde se han robado 22 viales con virus peligrosos.

Winipeg – Nadie del Laboratorio Nacional de Microbiología de Winnipeg se molestó a reportar el robo de 22 viales de material biológico, a pesar de las protestas internacionales sobre un ex investigador acusado de contrabando de sustancias a través de la frontera con Estados Unidos. https://www.winnipegfreepress.com/local/lab-didnt-tell-police-22-vials-stolen-45078877.html

En marzo, 13 países criticaron a China por no permitir que los expertos internacionales tengan acceso completo a los datos y muestras relacionados con el inicio de la pandemia. “Lo que hemos visto hasta ahora en relación con el Instituto de Virología de Wuhan es un laboratorio que no está siendo abierto y transparente sobre el tipo de trabajo que está haciendo”, dijo Lentzos. «Cuando tienes este tipo de laboratorios, debes asegurarte de que sean abiertos, transparentes y de que interactúas con tus compañeros».

Ver más: