jueves , 21 noviembre 2019
Home » vacunas » Vacunas contra el VPH y autoinmunidad, el retorno

Vacunas contra el VPH y autoinmunidad, el retorno

Vaccine-induced autoimmunity: the role of molecular mimicry and immune crossreaction ccine-induced autoimmunity: the role of molecular mimicry and immune crossreaction

Yahel Segal and Yehuda Shoenfeld – Cell Mol Immunol. 2018 Jun; 15(6): 586–594.Published online 2018 Mar 5. doi: 10.1038/cmi.2017.151 – PMCID: PMC6078966 – PMID: 29503439

La poderosa asociación entre la industria farmacéutica y el gobierno que ha estado promoviendo la vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH) en niñas y niños de todo el mundo desde 2006 ahora quiere tambien obligar a adultos en edad laboral. La vacuna Gardasil 9 de Merck recibió la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) para su uso ampliado en el grupo de edad de 27 a 45 años a fines de 2018, y hay indicios de que hay una campaña en marcha para lograr el mismo resultado final en otros países. Merck descartó como irrelevante las afecciones médicas graves que surgieron, dentro de los siete meses, en la mitad de todos los participantes que recibieron la vacuna.

Las vacunas contra el VPH se han relacionado con más de 100.000 eventos adversos informados en todo el mundo, incluida la discapacidad y las enfermedades autoinmunes , pero los funcionarios parecen indiferentes. Merck marcó la pauta para afirmar que los riesgos de la vacuna contra el VPH son ” insignificantes ” cuando realizó sus ensayos clínicos iniciales para Gardasil y desestimó por irrelevantes las afecciones médicas graves que surgieron, en un plazo de siete meses, en la mitad de todos los participantes que recibieron el vacuna.

Con la acumulación de estudios desde esos primeros ensayos, cada vez es más difícil negar la existencia de un síndrome posterior a la vacunación contra VPH que produce discapacidad. Aunque los investigadores admiten que aún no comprenden completamente los mecanismos por los cuales las vacunas contra el VPH causan serios problemas autoinmunes, el fenómeno de la reactividad cruzada inmune * ofrece una explicación muy plausible. En un nuevo estudio en Pathobiology , dos de los investigadores más publicados sobre este tema informan sobre la superposición entre las proteínas humanas y los antígenos del VPH. Los autores consideran que sus resultados son indicativos de “un potencial de reactividad cruzada capaz de desencadenar un espectro extremadamente amplio y complejo de enfermedades autoinmunes”. Los científicos ven la autoinmunidad como la respuesta prolongada y patológica que surge cuando el sistema inmune se confunde entre “sí mismo” y “no-sí mismo” debido a las similitudes moleculares entre un agente ambiental y el huésped.

Reactividad cruzada es la reacción entre un antígeno y un anticuerpo que fue generado contra un antígeno diferente pero similar. Un antígeno es cualquier sustancia que pueda ser reconocida como extraña y desencadenar una respuesta inmunitaria. Nuestro cuerpo tiene la capacidad de reconocer los antígenos, pero sólo se producen células específicas contra ese antígeno después de una primera toma de contacto.

Mimetismo molecular

Los científicos ven la autoinmunidad como la respuesta prolongada y patológica que surge cuando el sistema inmune se confunde entre “sí mismo” y “no-sí mismo” debido a las similitudes moleculares entre un agente ambiental y el huésped. La hipótesis específica, llamada mimetismo molecular, es que “un virus o una bacteria … inician y exacerban una respuesta autoinmune a través de secuencias o similitudes estructurales con los autoantígenos”.

Aunque el concepto de mimetismo molecular ha estado flotando durante al menos tres décadas, relativamente pocos investigadores han estado dispuestos a dar el salto conceptual para preguntar si los antígenos virales o bacterianos en las vacunas provocan la misma respuesta patológica. En su estudio de Patobiología , sin embargo, los dos autores, los Dres. Darja Kanduc (Italia) y Yehuda Shoenfeld (Israel) hacen exactamente eso, observando el VPH a través de la lente de la infección por VPH y la “inmunización activa”. Utilizando técnicas de biología molecular de vanguardia para observar secuencias de péptidos coincidentes en epítopos* de VPH y proteínas humanas, Kanduc y Shoenfeld examinan epítopos de 15 tipos diferentes de VPH, incluidos ocho de los nueve tipos incluidos en Gardasil 9.

Un epítopo es la porción de un antígeno capaz de estimular una respuesta inmune.

Confirmando que existe un “grado impresionantemente alto” de intercambio de péptidos entre los epítopos del VPH y las proteínas humanas, los dos autores describen numerosas implicaciones patológicas de sus resultados, dando ejemplos de “proteínas humanas que, cuando se ven afectadas por reacciones cruzadas generadas por la infección por el VPH / inmunización activa: puede asociarse con enfermedades y manifestaciones autoinmunes ”. Estas últimas incluyen:

  • Anomalías reproductivas , que incluyen “disgenesia ovárica*, anovulación e infertilidad masculina, alteración de la expresión génica durante la ovogénesis, insuficiencia ovárica prematura, disminución de la reserva ovárica, pérdida acelerada del folículo primordial, daño del ADN de los ovocitos, así como susceptibilidad al cáncer de mama / ovario” y “trastornos en espermatogénesis, fusión de espermatozoides y óvulos, o maduración de espermatozoides e infertilidad masculina “
  • Enfermedades neuropsiquiátricas, que incluyen “epilepsia, esquizofrenia, trastorno bipolar, depresión y cáncer cerebral”
  • Manifestaciones de lupus
  • Efectos circulatorios , que incluyen “control alterado de la dinámica vascular, dolor, fiebres asociadas con el ciclo menstrual, depresión, hipotensión y desregulación de la presión arterial”
  • Efectos cardíacos , que incluyen “autoinmunidad cardíaca y muerte súbita inexplicable”

*Un tipo de fallo ovárico

El papel de los adyuvantes.

Como afirman Kanduc y Schoenfeld, la superposición de la proteína humana VPH documentada en su estudio no es exclusiva del VPH; muchas otras secuencias microbianas también comparten importantes similitudes con las proteínas humanas. Debido a que la superposición está tan extendida, algunos investigadores son escépticos de la reactividad cruzada y la descartan como más “fantasía” que “hecho”. Para explicar por qué la reactividad cruzada es plausible en el contexto de la vacunación, los dos autores describen, en otras publicaciones , otra pieza importante del rompecabezas: adyuvantes de vacunas y “estímulos” ambientales comparables. De hecho, argumentan, el “único propósito” de un adyuvante de vacuna es obtener una respuesta inmune que de otra manera sería poco probable que ocurriera, y cuando el adyuvante se combina con péptidos extraños que son similares a los péptidos humanos, un “resultado razonable puede ser el desarrollo de reactividad cruzada y autoinmunidad “.

El estudio describe la autoinmunidad posterior a la vacuna contra el VPH en niñas japonesas, reitera que los adyuvantes de la vacuna son una consideración esencial para comprender las respuestas inmunitarias “inesperadas” y “anormales” de las niñas.

Ilustración esquemática del proceso que conduce al desarrollo de la reactividad cruzada inmune en individuos genéticamente propensos a la exposición a vacunas.

Schoenfeld es coautor de otro estudio reciente publicado en Annals of Arthritis and Clinical Rheumatology . El estudio describe la autoinmunidad posterior a la vacuna contra el VPH en niñas japonesas , y reitera que los adyuvantes de la vacuna son una consideración esencial para comprender las respuestas inmunitarias “inesperadas” y “anormales” de las niñas. Los autores escriben:

La vacunación produce la producción iatrogénica de anticuerpos útiles en el cuerpo humano, pero no se puede descartar que la exposición a un estímulo externo que incluya adyuvantes induzca respuestas inmunes anormales inesperadas , como una situación recién evocada con una anormalidad autoinmune.

Con 500 microgramos de adyuvante de aluminio, Gardasil 9 tiene más del doble de la cantidad de aluminio contenida en la vacuna original de Gardasil. La forma en que se desarrollará este “estímulo externo” doblemente perjudicial en términos de autoinmunidad requiere evaluación.

Distracción y engaño

Desde el principio, los fabricantes y los funcionarios se han basado en trucos para promover la vacunación contra el VPH mientras distraen al público de la significativa cantidad de los eventos adversos que han seguido a las vacunas. Es poco probable que escuchemos algo sobre un estudio surcoreano recién publicado que describe casi 100 alertas de seguridad entre los casi 4800 eventos adversos relacionados con la vacuna contra el VPH informados a la base de datos del Sistema de Informe de Eventos Adversos de Corea entre 2005 y 2016; 19 tipos de eventos adversos graves ni siquiera figuraban en los prospectos de vacuna contra el VPH del país. Los 19 son: neuralgia, temblor, neuritis, despersonalización*, dolor axilar, trastorno de la personalidad, aumento de la salivación, úlcera péptica, insuficiencia circulatoria, hipotensión, isquemia periférica, hemorragia cerebral, trastorno de micción, edema facial, quiste ovárico, aumento de peso, ansiedad por dolor, edema oral y dolor de espalda.Una intervención de salud pública (como las vacunas contra el VPH), que se administran a millones de mujeres sanas, necesita una evaluación transparente de su función de salud pública.

La despersonalización es una alteración de la percepción o la experiencia de uno mismo de tal manera que uno se siente “separado” de los procesos mentales o cuerpo, como si uno fuese un observador externo a los mismos.​

En cambio, los promotores de la vacuna contra el VPH se preparan para el lanzamiento previsto de Gardasil 9 entre los adultos en edad laboral. En su comunicado de prensa que anuncia la aprobación de la vacuna para ese grupo de edad, la FDA afirmó que Gardasil (y, según la lógica de la FDA, también Gardasil 9 “ya que las vacunas se fabrican de manera similar y cubren cuatro de los mismos tipos de VPH”) es “88 % efectivo “; La doctora francesa Nicole Delépine señala acertadamente que la agencia solo pudo llegar a esta declaración “engañosa” mediante el uso de una combinación de puntos de vista científicamente inconsistente de conclusiones combinadas: infección persistente, verrugas genitales, lesiones precancerosas vulvares y vaginales, lesiones precancerosas cervicales y cáncer cervical relacionado con los tipos de VPH cubiertos por el VPH vacuna: “en lugar de presentar los resultados de la vacuna en cada patología específica”.

Consciente de que “la incidencia de cánceres invasivos ha aumentado bruscamente (a veces superior al 100%) en los grupos de edad vacunados” en países con vacunación masiva contra el VPH, el Dr. Delépine considera que la autorización de la FDA es “increíble”. Al analizar la falta de transparencia y rigor de los organismos reguladores, dos investigadores escribieron en 2016 : “Ninguna intervención de salud pública debe ocultarse con tanto secreto que pueda generar sospechas”.

Extractado de: https://childrenshealthdefense.org/news/rfk-jr-video-and-facts-about-gardasil/

Ver mas en: https://cienciaysaludnatural.com/?s=vph