domingo , 23 junio 2024

El sexo biológico es binario negarlo es antropocéntrico y chovinismo de especie

Print Friendly, PDF & Email

Biological sex is binary, even though there is a rainbow of sex roles https://doi.org/10.1002/bies.202200173 – https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/bies.202200173?af=R

Nota del editor:

Hubo momentos en la historia en que prevaleció una tiranía de la mayoría, ahora, en nombre de la protección contra la tiranía de la mayoría, el Foro Económico Mundial ha aprovechado este estigma para usar a un grupo social que ha sido oprimido y con campañas publicitarias e ingeniaría social, a través de la OMS y Planned Parenthood, ha impuesto una «tiranía de la minoría».

Creo que los adultos son libres de tener sus propias ideas, pero esto no da derecho a que  expresen sus ideologías en los niños antes de que los niños sean lo suficientemente adultos para tomar decisiones por sí mismos.

Que una mujer que ha trabajado muy duro por sus logros deba verse obligada a competir contra un hombre biológico en una competencia deportiva, no es justo. Que una mujer que respete su autonomía y dignidad corporal debe ser obligada a cambiarse de ropa en un vestuario con un hombre, no es libertad, es opresión.

Que los niños sean motivados para a usar bloqueores de la pubertad y mutilen sus organos, es un experimento abominable que ya Noruega, Suecia, Finlandia, además de numerosos estados norteamericanos decidieron dar marcha atrás y prohibir los procedimientos de cambio de sexo en niños .

El Foro Económico Mundial financiado por el grupo Vanguard-BlackRock están induciendo una falsa cultura de opresión en la que decir estas cosas puede hacer que alguien sea encarcelado como en Australia y Canadá.

Parte de lo que hace que un país sea grandioso es que todos podamos tener una conversación civilizada con fundamentos claros.

RESUMEN DEL ESTUDIO

Los científicos biomédicos y sociales cuestionan cada vez más el sexo biológico, argumentando que el sexo es un espectro con graduación en lugar de un rasgo binario. Las principales revistas científicas han estado adoptando esta visión relativista, oponiéndose así a los hechos biológicos fundamentales presionados por los laboratorios que las subsidian. 

Si bien respaldamos plenamente los esfuerzos para crear un entorno más inclusivo para las personas con diversidad de género, esto no requiere negar el sexo biológico. Por el contrario, el rechazo del sexo biológico parece basarse en el desconocimiento de la evolución y defiende el «chovinismo de especie», un estilo de pensamiento estrecho y rígido, y no son capaces ver otras perspectivas en donde se imponen nociones de identidad humana a millones de otras especies. 

Argumentamos que la definición biológica de los sexos sigue siendo fundamental para reconocer la diversidad de la vida. Los seres humanos con su combinación única de sexo y género biológicos son diferentes de los animales y plantas no humanos en este aspecto. Negar el concepto de sexo biológico, por la causa que sea, en última instancia erosiona el progreso científico y puede abrir las compuertas a pseudo-verdades.

INTRODUCCIÓN: AMBIENTES SOCIALES INCLUSIVOS Y CONCEPTOS BIOLÓGICOS ESTABLECIDOS

En muchas sociedades humanas existe una aceptación creciente de identidades diversas, incluido un apoyo creciente a los principios de equidad, diversidad e inclusión. En relación con el debate sobre la igualdad de género, algunos filósofos y teóricos del género han negado la naturaleza binaria del sexo biológico, promoviendo en cambio la noción de que el sexo es, por ejemplo, una “variable multidimensional dependiente del contexto” [ 1 ] o simplemente  una construcción social . [ 2 ]  Las principales revistas científicas patrocinadas por los laboratorios como de costumbre están adoptando cada vez más esta visión relativista. 

Por ejemplo, en 2015,  Nature publicó un artículo titulado “Sexo redefinido”, afirmando que el concepto de dos sexos es demasiado simplista y que el sexo es en realidad un espectro con posibilidad de graduación [ 3 ]  (ver también [ 4 ] ). 

Unos años más tarde, un editorial en la misma revista afirmó que » la comunidad médica y de investigación ahora ve el sexo como más complejo que el masculino y el femenino » y que » la idea de que la ciencia puede sacar conclusiones definitivas sobre el sexo o el género de una persona es fundamentalmente errónea». [ 5 ]  

Recientemente, una carta publicada en Science afirmó que el sexo biológico es » un resumen dependiente del contexto de un espacio variable multidimensional” y que los términos masculino y femenino “ deben ser tratados como categorías dependientes del contexto con asociaciones flexibles a múltiples variables ”. [ 6 ]  Tales declaraciones en revistas científicas de alto perfil son más sorprendentes, ya que ignoran o incluso rechazan el concepto biológico bien establecido del sexo y, por lo tanto, en última instancia, niegan los principios fundamentales de la biología.

El intento de las revistas científicas influyentes de redefinir el sexo usa del pretexto de promover un entorno más inclusivo para las personas con diversidad de género en la academia y más allá. Sin embargo, no hay necesidad de negar el concepto biológico de sexo para respaldar los derechos de las personas con diversidad de género, porque el sexo biológico y el género son dos cuestiones completamente separadas. [ 7 ,  8 ] 

La esencia del problema parece ser que las definiciones de sexo y género y su relación generalmente no son apreciadas, lo que promueve la difusión de nociones erróneas entre los lectores de revistas de alto impacto. 

Especialmente en biomedicina, muchas personas simplemente desconocen cómo los biólogos evolutivos definen el sexo como sexo biológico. Otro grupo de académicos son plenamente conscientes de lo que es el sexo biológico, pero lo están desdibujando debido a la voluntad política de tratar a todas las personas de manera que facilite los objetivos de depoblación y transhumanismo de la Agenda 2030 de la ONU

Esta postura parece estar motivada por una falacia naturalista (el error de un juicio moral basado en propiedades naturales), o un argumento de apelación a la naturaleza (proponer que algo es bueno porque es natural), pasando por alto ese “ser natural” es irrelevante para la ética. 

Si los científicos difunden estos conceptos erróneos, puede llevar directamente a que la gente rechace la ciencia en general, lo que será muy perjudicial para el progreso de la sociedad. Nuestro objetivo principal aquí es llamar la atención sobre los peligros de las revistas científicas que descalifican los hechos científicos y aclarar el concepto de sexo biológico.

EL SEXO BIOLÓGICO COMO VARIABLE BINARIA

El sexo biológico se define como una variable binaria en todas las especies de plantas y animales que se reproducen sexualmente. Con algunas excepciones, todos los organismos que se reproducen sexualmente generan exactamente dos tipos de gametos* que se distinguen por su diferencia de tamaño: las hembras, por definición, producen gametos grandes (óvulos) y los machos, por definición, producen gametos pequeños y generalmente móviles (espermatozoides). . [ 9 – 12 ]  Esta diferenciada dicotomía en el tamaño de los gametos masculinos y femeninos se denomina “anisogamia” y se refiere a un principio fundamental de la biología (Figura  1 ).

*Un gameto es una célula reproductiva de un animal o planta. En los animales, los gametos de las hembras se llaman óvulos y los gametos de los machos se llaman espermatozoides.

Los detalles están en la leyenda que sigue a la imagen.

FIGURA 1  El sexo biológico refleja dos estrategias evolutivas distintas para producir descendencia: la estrategia femenina es producir pocos gametos grandes y la estrategia masculina es producir muchos gametos pequeños (y a menudo móviles). Esta definición fundamental es válida para todos los organismos que se reproducen sexualmente. Los genotipos o fenotipos asociados al sexo (incluidos los cromosomas sexuales, las características sexuales primarias y secundarias y las hormonas sexuales), los roles sexuales y la diferenciación sexual son consecuencias del sexo biológico. Las características genotípicas y fenotípicas, así como los roles sexuales, a menudo se usan como criterios operativos para definir el sexo, pero dado que estos rasgos difieren enormemente entre las especies que se reproducen sexualmente, solo funcionan para especies seleccionadas.* La entrada de roles sexuales muestra ejemplos de animales con diferentes sexos, el roll en caballitos de mar, las hembras fecundan a los machos que luego dan a luz a las crías en una bolsa de cría. Los peces payaso cambian de sexo de macho a hembra, siendo la hembra la que domina el grupo, y también en los lémures de cola anillada, las hembras son dominantes. En el ciervo rojo, los machos acaparan a varias hembras y solo las hembras cuidan a las crías, mientras que en los coucales negros las hembras acaparan a varios machos y solo los machos cuidan a las crías.

La reproducción sexual tiene su origen evolutivo en la fusión de gametos del mismo tamaño (isogamia). De acuerdo con la comprensión actual, el dimorfismo de tamaño entre los óvulos y los espermatozoides (anisogamia) que observamos hoy en día fue impulsado por la competencia de las células germinales por la fertilización. [ 9 ,  13 – 17 ] 

En resumen, suponiendo recursos iguales, los organismos pueden invertir en tamaño de gametos o en número de gametos. Las células germinales grandes, u óvulos, aportan recursos energéticos, orgánulos celulares importantes y material genético para la formación del cigoto. 

Por el contrario, las pequeñas células germinales o espermatozoides (polen en las plantas) aportan casi exclusivamente material genético a la formación del cigoto. Desde una perspectiva evolutiva, los machos (el sexo que produce esperma) son cuasi-parásitos que explotan con éxito el aporte de recursos de las hembras. 

Para cualquier óvulo, puede ser ventajoso fusionarse con otro óvulo que contribuiría con recursos energéticos adicionales y, por lo tanto, aumentaría la supervivencia del cigoto. Pero los espermatozoides mucho más pequeños se pueden producir en cantidades mucho mayores y son mucho más móviles que las células más grandes. 

Por lo tanto, es mucho más probable que encuentren otros gametos para fusionarse. Esto significa que los tipos de apareamiento «macho» que producirían gametos más grandes perderían al competir con los tipos de apareamiento «macho» que producen espermatozoides más pequeños y móviles. Como consecuencia, evolucionaron dos tipos distintos de células germinales (óvulos grandes y espermatozoides pequeños) y, conectados a esto, los dos sexos biológicos.

EL SEXO BIOLÓGICO ES UNA ESTRATEGIA EVOLUTIVA PARA PRODUCIR DESCENDIENTES

Sin embargo, esta definición biológica de los dos sexos no se basa en una «masculinidad» o «feminidad» esencial de los individuos, sino que simplemente se refiere a dos estrategias evolutivas distintas que los organismos que se reproducen sexualmente utilizan para producir descendencia. 

Sin embargo, la reproducción sexual no requiere la existencia de individuos masculinos y femeninos separados. Mientras que en la mayoría de los animales, los gametos masculinos y femeninos son producidos por diferentes individuos, también pueden ser producidos por el mismo individuo, ya sea simultáneamente o en momentos diferentes. 

Por ejemplo, muchos corales, gusanos, pulpos, caracoles y casi todas las plantas con flores son hermafroditas simultáneas, combinando la producción de gametos y funciones masculinos y femeninos en el mismo individuo al mismo tiempo. 

Muchas especies de peces, por otro lado, son hermafroditas secuenciales, es decir, cambian su sexo biológico durante su vida. 

Los peces payaso (Nemo de Walt Disney), por ejemplo, comienzan su carrera reproductiva como machos y solo el individuo más grande de un grupo se convierte en hembra. 

Algunos peces limpiadores, por otro lado, son inicialmente todas hembras y luego los individuos más grandes se convierten en machos.[18]

En verdad, cuando consideramos todo el árbol de la vida, la reproducción es desconcertantemente más diversa que la estrategia humana familiar para todos nosotros. [ 19 ,  20 ] 

Por ejemplo, en los organismos unicelulares, la descendencia se produce por la división de un individuo, que por lo tanto “renuncia” a su existencia. Esta forma de reproducción asexual se encuentra en todos los procariotas, es decir, arqueas y bacterias, pero también en algunos eucariotas unicelulares, como algunas amebas. 

En los organismos multicelulares, los biólogos distinguen entre dos formas de reproducción asexual. En la llamada reproducción agametosa, la descendencia se produce a partir de células corporales del progenitor; ya sea por fragmentación de todo el progenitor (como en los corales y las esponjas) o por gemación del cuerpo progenitor (como en las medusas). 

Una posibilidad alternativa es que los progenitores produzcan óvulos, pero estos no sean fertilizados. Estas especies denominadas partenogenéticas consisten únicamente en hembras y se encuentran en rotíferos y tardígrados, pero también en algunas serpientes y lagartijas.Apis mellifera capensis ), en la que la descendencia se desarrolla a partir de óvulos no fecundados pero diploides y, por lo tanto, son genéticamente distintos de sus madres. [ 21 ]  

En algunas especies, la reproducción sexual y la partenogenética pueden incluso alternarse, ya que una ronda de reproducción sexual sigue a varias rondas de propagación asexual (p. ej., en algunas levaduras o pulgones). Esta alternancia entre reproducción sexual y asexual es bastante común, mientras que la partenogénesis exclusiva es rara y ocurre en menos del 0,1 % de todas las especies animales [ 22 ] y  en solo alrededor del 1 % de todas las plantas angiospermas. [ 23 ]

SEXO Y GÉNERO EN HUMANOS

Los humanos no somos únicos con respecto a los mecanismos de reproducción sexual, sino en que distinguimos entre sexo biológico y género. 

Esta distinción se remonta a la década de 1950, cuando John Money y sus colegas introdujeron el término género, [ 24 ]  quienes, al estudiar el hermafroditismo humano, notaron “incongruencias sexuales” entre el sexo asignado y el sexo de crianza, la morfología de los genitales externos, el aparato reproductor interno accesorio. estructuras, sexo hormonal y caracteres sexuales secundarios, sexo gonadal y sexo cromosómico. 

Introdujeron el término «rol de género» como un criterio adicional para evaluar mejor a sus pacientes que presentaban varias combinaciones de estas otras variables. En este texto clásico, el rol de género se definía como “todas aquellas cosas que una persona dice o hace para revelar su condición de niño u hombre, niña o mujer, respectivamente. Incluye pero no se limita a la sexualidad en el sentido de erotismo. El rol de género se evalúa en relación con lo siguiente:

  • gestos generales,
  • conducta; 
  • preferencias de juego e intereses recreativos; 
  • temas de conversación espontáneos en conversaciones espontáneas y comentarios causales; 
  • contenido de sueños, ensoñaciones y fantasías; 
  • respuestas a preguntas oblicuas y pruebas proyectivas; 
  • evidencia de prácticas eróticas y, finalmente,
  • las propias respuestas de la persona a la pregunta directa.” (pág. 302). 

Por lo tanto, se refiere a cómo las personas se perciben a sí mismas, con o sin desajuste entre esta evaluación y su sexo biológico. Debido a que no tenemos forma de saber si los animales tienen alguna noción de género, y no hay forma de cuestionarlos al respecto, [ 7 ]  el género es exclusivamente humano y, por lo tanto, el término no debe usarse para referirse a animales no humanos.

Para que no se nos malinterprete, respaldamos plenamente el esfuerzo por crear un entorno más inclusivo para las mujeres y las personas con diversidad de género. La equidad de género es una cuestión humanística. 

Sin embargo, parece que el rechazo o el desprecio de la definición biológica del sexo por parte de algunos filósofos, científicos biomédicos y revistas científicas influyentes se basa en una perspectiva miope que solo considera a los humanos (o mamíferos) y descuida a todas las demás especies. 

Esta actitud antropocéntrica es problemática ya que conduce a una especie de chovinismo de especie que impone conceptos de identidad humana sobre especies no humanas.

No podemos simplemente extender esta definición sociocultural intrínsecamente humana de lo que es femenino y lo que es masculino a millones de otras especies. En biología, necesitamos dar un paso atrás desde nuestro punto de vista humano y apreciar la diversidad total de la vida. 

Esto a menudo pone en tela de juicio muchos de nuestros conceptos culturales interiorizados, algunos de los cuales quizás ni siquiera seamos conscientes. Como se mencionó anteriormente, una de estas nociones antropocéntricas engañosas es la idea de que los dos sexos biológicos siempre vienen como individuos separados o que el sexo biológico de un individuo es constante. 

Además, parece que la vida es aún más diversa cuando consideramos, por ejemplo, cnidarios*, platelmintos, briozoos o muchas plantas que, además de la reproducción sexual, también proliferan asexualmente por gemación, fisión y fragmentación.[25]

*Los cnidarios son un filo de animales diblásticos relativamente simples, que viven exclusivamente en ambientes acuáticos, mayoritariamente marinos. Agrupa alrededor de 10 000 especies, englobando medusas, pólipos, corales, anémonas e hidras.

LOS VARIOS CONCEPTOS ERRONEOS DEL SEXO BIOLÓGICO

Un concepto erróneo generalizado entre filósofos, científicos biomédicos y teóricos del género, y ahora también entre algunos autores y editores de revistas científicas influidas por los laboratorios, es que la definición del sexo biológico se basa en cromosomas, genes, hormonas, vulvas o penes, etc. ( ej., Ref. [ 1 ,  3 ,  6 ,  26 – 28 ] ) o que el sexo biológico es una construcción social. [ 2 ]  Estas nociones reflejan en gran medida nuestra propia visión antropocéntrica. De hecho, la feminidad o la masculinidad no se define por ninguna de estas características que pueden, pero no necesitan, asociarse con el sexo biológico o gamético.

Una de las razones de este concepto erróneo del sexo biológico radica en las prácticas biomédicas, en las que los cromosomas sexuales de los mamíferos o los fenotipos asociados al sexo se utilizan ampliamente para definir el sexo (ver, por ejemplo, Ref. [29 ; Figura 1) . 

Es esta definición a la que se dirigen los críticos del hecho de que solo hay dos sexos discretos (revisada por Ref. [ 30 ]). Sin embargo, los cromosomas sexuales o los fenotipos asociados al sexo no califican para definir el sexo biológico, ya que hay muchas especies que no tienen cromosomas sexuales en absoluto. Mientras que en los mamíferos, las aves o las mariposas, los cromosomas sexuales desencadenan la diferenciación sexual, en muchos otros organismos, los factores ambientales, como la temperatura o los reguladores sociales, inician la determinación del sexo o el cambio de sexo (revisado por Ref. [ 31 , 32  ] ) . 

Por lo tanto, los cromosomas sexuales u otros sistemas determinantes del sexo generalmente no pueden definir el sexo. En cambio, como señaló el filósofo Paul Griffiths, “ son criterios operativos para la determinación del sexo sustentados en la definición gamética del sexo y válidos solo para una especie o grupo de especies ”. [ 33]  

Los cromosomas sexuales, los gradientes de temperatura o las señales sociales de los miembros del grupo pueden ser formas de hacer un sexo, pero no lo definen.

Como se explicó anteriormente, básicamente todas las especies que se reproducen sexualmente producen dos tipos distintos de gametos que son grandes (óvulos en animales, óvulos en plantas) o pequeños (esperma en animales, polen en plantas). 

Tampoco existen “ speggs ” o “ polules ” (gametos de tamaño intermedio) o cinco sexos biológicos diferentes como postula Fausto-Sterling, [ 34 ]  ni tampoco el sexo masculino y femenino “ categorías dependientes del contexto con asociaciones flexibles a múltiples variables ” . [ 6 ]  

Todo lo que hay son dos estrategias reproductivas basadas en dos categorías distintas de gametos que se fusionan para producir descendencia. [ 9 ,  17 , 35 ]  

Como dijo Joan Roughgarden, una bióloga que se identifica como una persona transgénero: “[…] ‘masculino’ significa producir gametos pequeños, y ‘femenino’ significa producir gametos grandes ”. [ 36 ]  Además, es importante señalar que la definición fundamental de los sexos biológicos (basada en el tamaño de los gametos) debe distinguirse de cualquier uso operativo del término, por ejemplo, el basado en cromosomas o genes, etc., porque es fundamental y las definiciones operativas no son equivalentes.

El tamaño de los gametos define los sexos biológicos en todas las especies, mientras que los criterios operativos pueden:

  • (1) identificar los sexos solo en función de los rasgos que son más o menos confiables para predecir el sexo biológico, y
  • (2) no son aplicables universalmente sino que solo son válidos en una o en pocas especies. 

Por ejemplo, los cromosomas sexuales homocigotos (XX) se utilizan como un criterio operativo para la «feminidad» en los mamíferos porque un mamífero con tal configuración cromosómica muy probablemente producirá óvulos. En las aves, los cromosomas sexuales homocigotos no se pueden utilizar como criterio operativo para la «feminidad», porque las aves con cromosomas sexuales homocigotos (ZZ) generalmente se convierten en machos y producen esperma. 

Por lo tanto, es el tamaño de los gametos lo que forma la base para la definición de «feminidad» o «masculinidad» en mamíferos y aves (y cualquier otro organismo anisógamo). 

Los cromosomas sexuales homocigóticos son de hecho criterios operativos confiables para predecir un sexo biológico en mamíferos y en aves, pero predicen diferentes sexos en estos dos taxones. Por lo tanto, la homocigosidad como tal no puede usarse para definir «feminidad» o «masculinidad», solo lo hace con referencia al tamaño de los gametos. 

Al igual que con la cigosidad, ningún criterio operativo de los sexos es equivalente a la definición fundamental y, por lo tanto, el sexo biológico sigue siendo la base de todas las diferencias sexuales y cualquier criterio operativo utilizado para describirlas.

Otra causa importante de conceptos erróneos sobre el concepto biológico del sexo es la confusión de «sexo» con «diferenciación sexual» o los procesos de desarrollo que conducen a la expresión del sexo biológico (Figura 1  ) . 

El desarrollo de un individuo se caracteriza por interacciones complejas entre los genes, el medio ambiente y los mecanismos de retroalimentación dentro del organismo en desarrollo (resumido muy convincentemente por la Ref. [ 37 ] ) . 

Durante estos procesos pueden suceder muchas cosas que hacen que el organismo se desvíe del camino habitual (creando así una diversidad sobre la que puede actuar la evolución), pero esto no cuestiona la definición biológica del sexo. 

Un ejemplo destacado de este malentendido es una noticia publicada en  Nature [ 3]  que resume los procesos reguladores cromosómicos y genéticos que dan como resultado una diferenciación sexual ambigua en humanos y otros mamíferos. [ 3 ]  

El subtítulo de este artículo afirma que “ La idea de dos sexos es simplista. Los biólogos ahora piensan que hay un espectro más amplio que eso.”, confundiendo así “sexo” con “diferenciación sexual” o “desarrollo sexual”. Además, el artículo adopta una visión antropocéntrica, o al menos mamíferocéntrica. 

No hay duda de que la investigación biomédica ha demostrado que la diferenciación sexual en los mamíferos es complicada y diversa. Esta complejidad puede resultar, por ejemplo, en fenotipos sexuales con rasgos superpuestos entre los sexos (por ejemplo, niveles de hormonas sexuales), lo que dificulta el uso de estos rasgos como criterios operativos inequívocos para predecir de forma fiable el sexo biológico. 

Sin embargo, esto no significa que los biólogos evolutivos piensen que existe un espectro más amplio de sexos biológicos. Por el contrario, existe consenso entre los biólogos en que la mayoría de los organismos multicelulares que se reproducen sexualmente tienen exactamente dos estrategias evolutivas para generar descendencia, uno femenino y otro masculino [ 9, 11, 12, 15, 17].

Otra razón de la idea errónea generalizada sobre el sexo biológico es la noción de que es una condición, cuando en realidad puede ser una etapa de la historia de la vida. 33 ]  Por ejemplo, un embrión de mamífero con cromosomas sexuales heterocigóticos (configuración XY) no es competente para la reproducción, ya que no produce gametos de ningún tamaño. Por lo tanto, estrictamente hablando, todavía no tiene ningún sexo biológico. Sin embargo, con una probabilidad razonablemente alta, podemos predecir que este embrión estará en una trayectoria de desarrollo que lo llevará a convertirse en un macho reproductivamente competente (productor de esperma). Por lo tanto, como una «definición» operativa, puede estar justificado llamarlo «embrión masculino». Para citar nuevamente a Paul Griffiths, el concepto de sexo biológico “no ha sido desarrollado para asignar un sexo biológico a cada organismo individual en cualquier etapa de su vida” . 33 ]  De hecho, a menudo no lo hace. Esto refleja la realidad biológica, porque el sexo biológico es un proceso más que una condición.

Otro concepto erróneo es confundir el sexo biológico con los roles sexuales. El sexo biológico es binario, pero los roles sexuales pueden ser flexibles dentro y entre especies (Figura  1 ). Por ejemplo, en los gobios de dos manchas ( Gobiusculus flavescens ), los roles sexuales de las hembras y los machos cambian dentro de una temporada de reproducción. 

Al principio, los machos compiten ferozmente entre sí y cortejan a las hembras. La competencia macho-macho, el cuidado paterno y la depredación conducen a una mayor mortalidad en los machos que en las hembras, lo que cambia la proporción de sexos adultos hacia las hembras a medida que avanza la temporada de reproducción. 

A su vez, las hembras ahora comienzan a competir por las oportunidades de apareamiento y cortejan a los machos. [ 38 ] 

Este ejemplo muestra que la «competencia» y el «cortejo» no son, por definición, roles sexuales «masculinos». Asimismo, el cuidado de los padres no es por definición un rasgo femenino. Si bien el cuidado de los padres es un rasgo típico de las hembras en los mamíferos, es típico de los machos en los peces. [ 39 ]  

Aunque los estudios comparativos sugieren que la selección sexual es, en promedio, más fuerte en los machos que en las hembras, [ 40 – 43 ]  la competencia, el dominio y el cortejo de las hembras son mucho más comunes de lo que se pensaba anteriormente. [ 41 ,  44 – 46 ] 

Los roles sexuales de muchos animales responden a las condiciones ambientales y sociales con una flexibilidad mucho mayor que la que concedía la teoría darwiniana clásica. Por lo tanto, si algo “ debe ser tratado como categorías dependientes del contexto con asociaciones flexibles a múltiples variables ”, [ 6 ]  son ​​los roles sexuales pero no el sexo biológico.

CONCLUSIÓN: NEGAR EL SEXO BIOLÓGICO EROSO EL PROGRESO CIENTÍFICO Y LA CONFIANZA EN LA CIENCIA

Es claro que la definición biológica de los sexos no puede ser la base para definir los géneros sociales de las personas, como lo señala contundentemente el filósofo Paul Griffiths. 8 ]  Del mismo modo, la construcción sociocultural y, por tanto, antropocéntrica, del género no puede aplicarse a organismos no humanos. 7 ] Hay una línea roja que separa a los humanos con su combinación única de sexo y género biológicos de los animales y plantas no humanos, que solo tienen dos sexos distintos, los cuales se expresan en el mismo o en diferentes individuos. Si bien el concepto de sexo biológico sigue siendo central para reconocer la diversidad de la vida, también es crucial para aquellos interesados ​​en una comprensión profunda de la naturaleza del género en los humanos. Negar el sexo biológico, por cualquier causa noble, erosiona el progreso científico. Además, y probablemente incluso peor, al rechazar hechos biológicos simples, las revistas científicas influyentes pueden abrir las compuertas a “verdades alternativas”.

CONFLICTO DE INTERESES

Los autores no tienen conflicto de intereses.

REFERENCIAS