lunes , 22 julio 2024

La edad de confusión o disforia de género esta llegando a prepubertales

Print Friendly, PDF & Email

Sun C, Xie H, Metsutnan V Sun C, Xie H, Metsutnan V, et al , et al La edad media del diagnóstico de disforia de género está disminuyendo The mean age of gender dysphoria diagnosis is decreasing General Psychiatry General Psychiatry 2023; 2023;36: 36:e100972. doi: 10.1136/gpsych-2022-100972e100972. doi: 10.1136/gpsych-2022-100972 https://gpsych.bmj.com/content/36/3/e100972

Un estudio de Sun et destaca que la edad de la disforia de género es decreciente en los datos disponibles públicamente. Si la disforia de género fuera una enfermedad psiquiátrica orgánica, tendría parámetros epidemiológicos estables. 

Miles de niños en los Estados Unidos actualmente se identifican abiertamente como un género diferente al que se les asignó al nacer, y su número aumenta en medio del creciente propaganda de la identidad y los derechos de las personas transgénero. Más de 42 000 niños de 6 a 17 años fueron diagnosticados con disforia de género el año pasado, un aumento del 70 % con respecto a 2020. La primera investigación de este tipo , realizada por Komodo Health™, examinó el diagnóstico de disforia de género, la angustia causada por identificarse como un género diferente al asignado al nacer, entre adolescentes y preadolescentes. https://www.reuters.com/investigates/special-report/usa-transyouth-data/

La enorme campaña de orgullo gay o transgénero, la hipersexualidad, la pornografía introducida en las escuelas y erotizacion temprana de niños tiene un efecto muy potente sobre los más jóvenes. Como muestran los datos, la disforia de género sigue siendo en gran medida un problema pospuberal; sin embargo, las curvas están llegando a los grupos de edad prepuberales.

Sun C, Xie H, Metsutnan V Sun C, Xie H, Metsutnan V, et al , et al La edad media del diagnóstico de disforia de género está disminuyendo The mean age of gender dysphoria diagnosis is decreasing General Psychiatry General Psychiatry 2023; 2023;36: 36:e100972. doi: 10.1136/gpsych-2022-100972e100972. doi: 10.1136/gpsych-2022-100972 https://gpsych.bmj.com/content/36/3/e100972

Los autores del estudio reconocen que la ingeniería social de la «fluidez de género» en el uso de pronombres, la pornografía escolar y las campañas en las redes sociales está teniendo una gran influencia en esta tendencia. Hay un claro intento de crear psicopatología en grupos de edad más jóvenes donde años antes no existía.

Resumen:

La disforia de género (DG), o trastorno de identidad de género, se define como una angustia persistente que surge de la incongruencia entre el sexo asignado al nacer y la identidad de género.1 La disforia de género se ha introducido tradicionalmente como una condición rara que predomina en los varones asignados al nacer (AMAB). 2 Sin embargo, estudios recientes han mostrado una tendencia ascendente en las mujeres asignadas al nacer (AFAB, por sus siglas en inglés) con una reversión dramática de la relación AMAB: AFAB.3–5 La relación AMAB:AFAB real varía según el grupo de edad y la población de estudio.4–6 Preguntas se han planteado sobre el creciente número de jóvenes que buscan atención profesional para GD, especialmente adolescentes AFAB.7

Los estudios actuales de GD están significativamente limitados por tamaños de muestra pequeños, períodos de seguimiento cortos o conjuntos de datos desactualizados. En este estudio, analizamos datos de múltiples organizaciones de atención médica entre 2017 y 2021. Nuestros objetivos eran ilustrar de manera única una tendencia epidemiológica actualizada al proporcionar una prevalencia estimada de DG y explorar cómo el sexo asignado al nacer y la edad influyen en la DG.

Otras causas que pueden estar provocando la confusion de género en los niños, además del efecto de crisis de identidad provocada por los medios masivos, pseudo educacion sexual de la ONU/OMS e idolos musicales…

Disruptores Endocrinos

Los productos químicos disruptores endocrinos ( EDC , por sus siglas en inglés ) se encuentran entre los productos químicos más destructivos de nuestro entorno. La exposición a ellos está relacionada con el crecimiento, las discapacidades neurológicas y de aprendizaje, la obesidad, la diabetes, la disfunción reproductiva masculina y femenina, los defectos de nacimiento, las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Los EDC no solo son dañinos, también se encuentran en casi todas partes y son difíciles de evitar. Se esconden en envases de alimentos , alimentos no orgánicos, utensilios de cocina antiadherentes , detergentes, cosméticos , lociones, productos con fragancia, jabones antibacterianos , medicamentos, juguetes , telas, alfombras, muebles, materiales de construcción tratados con retardantes de llama, pesticidas y más . Afectan las hormonas via el suministro de alimentos, por los herbicidas, la hipervacunación infantil y otros factores que están impulsando una epidemia de trastornos ESSENCE (Síndromes sintomáticos tempranos que provocan exámenes clínicos del desarrollo neurológico), incluido el espectro autista, que aparece ser la condición previa sobre la cual los jóvenes que se sienten socialmente excluidos dan el paso final para intentar vivir una fantasía en el género opuesto.

Los niveles diarios de exposición de una mujer embarazada a mezclas de sustancias químicas que alteran el sistema endocrino como el bisfenol A (BPA), los ftalatos y las sustancias de perfluoroalquilo y polifluoroalquilo ( PFAS ) ponen a su hijo en un mayor riesgo de retraso en el desarrollo neurológico, ver estudio .

Sustancias químicas disruptoras endocrinas (EDC)

EDC comunesUtilizada en 
DDT, Clorpirifos, Atrazina, 2, 4-D, Glifosatopesticidas 
Plomo, ftalatos, cadmioProductos para niños 
Bifenilos policlorados (PCB) y dioxinasDisolventes o Lubricantes Industriales y sus Derivados 
Bisfenol A (BPA), ftalatos, fenolPlásticos y materiales de almacenamiento de alimentos 
Retardantes de llama bromados, PCBElectrónica y Materiales de Construcción
Ftalatos,  parabenos , filtros UVProductos de cuidado personal, tubos médicos,  protector solar 
triclosánJabones Antibacterianos, Colgate Total 
PerfluoroquímicosTextiles, ropa, envoltorios de alimentos antiadherentes,  bolsas de palomitas de maíz para microondas  , utensilios de cocina de teflón viejos

Hasta la Endocrine society admite los efectos de los disruptores endocrinos (EDC) que es una institucion capturada por la industria farmacéutica, https://www.endocrine.org/patient-engagement/endocrine-library/edcshttps://www.niehs.nih.gov/health/topics/agents/endocrine/index.cfm

Debido a que las hormonas regulan gran parte del desarrollo humano, las sustancias químicas disruptoras endocrinas, que interrumpen la actividad hormonal, pueden crear todo tipo de problemas de desarrollo. En el estudio, publicado el 18 de febrero de 2022 en Science, los investigadores determinaron que más de la mitad de las mujeres embarazadas estudiadas estuvieron expuestas a sustancias químicas disruptoras endocrinas a un nivel que afecta desarrollo de sus hijos.

Los siguientes disruptores se encuentran entre los más comunes y mejor estudiados.

https://www.niehs.nih.gov/health/topics/agents/endocrine/index.cfm

  • La atrazina es uno de los herbicidas más comúnmente aplicados en el mundo, a menudo utilizado para controlar malezas en cultivos de maíz, sorgo y caña de azúcar.
  • El bisfenol A (BPA) se utiliza para fabricar plásticos de policarbonato y resinas epoxi. Se utiliza en la fabricación, envasado de alimentos, juguetes y otras aplicaciones. Las resinas de BPA se pueden encontrar en el revestimiento de algunos alimentos y bebidas enlatados.
  • Las dioxinas son un subproducto de ciertos procesos de fabricación, como la producción de herbicidas y el blanqueo de papel. Pueden ser liberados al aire por la quema de desechos y los incendios forestales.
  • El perclorato es una sal incolora fabricada y utilizada como producto químico industrial para fabricar cohetes, explosivos y fuegos artificiales, que se puede encontrar en algunas aguas subterráneas.
  • Las sustancias de perfluoroalquilo y polifluoroalquilo (PFAS) son un gran grupo de productos químicos que se utilizan ampliamente en aplicaciones industriales, como espuma contra incendios, sartenes antiadherentes, papel y revestimientos textiles.
  • Los ftalatos son un gran grupo de compuestos utilizados como plastificantes líquidos. Se encuentran en cientos de productos, incluidos algunos envases de alimentos, cosméticos, fragancias, juguetes para niños y tubos para dispositivos médicos. Los cosméticos que pueden contener ftalatos incluyen esmalte de uñas, laca para el cabello, loción para después del afeitado, limpiador y champú.
  • Los fitoestrógenos son sustancias naturales con actividad similar a la de las hormonas que se encuentran en algunas plantas; pueden tener un efecto similar al estrógeno producido por el cuerpo. Los alimentos de soya, por ejemplo, contienen fitoestrógenos.
  • Los éteres de difenilo polibromados (PBDE) se utilizan para fabricar retardantes de llama para productos como espuma para muebles y alfombras.
  • Los bifenilos policlorados (PCB) se utilizaron para fabricar equipos eléctricos, como transformadores, y se encuentran en fluidos hidráulicos, fluidos de transferencia de calor, lubricantes y plastificantes. Los PCB se produjeron en masa en todo el mundo hasta que se prohibieron en 1979.
  • El triclosán es un ingrediente que se agregaba anteriormente a algunos productos antimicrobianos y de cuidado personal, como jabones y geles de baño líquidos.

Un número cada vez mayor de niños nace con variación intersexual (IV; genitales ambiguos/hermafrodita, pseudohermafroditismo, etc.). La evidencia muestra que las sustancias químicas disruptoras endocrinas (EDC, por sus siglas en inglés) en el medio ambiente pueden causar una variación reproductiva a través de la desregulación de la diferenciación, el crecimiento y la maduración del tejido reproductivo normal si el feto está expuesto a los EDC durante los períodos críticos de desarrollo en el útero. Los productos químicos asociados con la capacidad de alteración endocrina en humanos incluyen pesticidas organoclorados, bifenilos policlorados, bisfenol A, ftalatos, dioxinas y furanos. Las personas intersexuales pueden tener trastornos físicos concurrentes que requieran una intervención médica de por vida y experimentar disforia de género. Existe una necesidad urgente de determinar qué sustancias químicas presentan el mayor riesgo y los mecanismos por los cuales estas sustancias químicas son capaces de interferir con el desarrollo fisiológico normal de los niños. https://journals.sagepub.com/doi/full/10.4137/EHI.S39825

  1. https://cienciaysaludnatural.com/herbicida-atrazina-hace-que-las-ranas-macho-pongan-huevos/
  2. https://cienciaysaludnatural.com/glifosato-autismo-y-disforia-de-genero/
  3. https://cienciaysaludnatural.com/bebes-afectados-por-las-mamaderas-de-plastico/
  4. https://cienciaysaludnatural.com/dna-de-abortos-humanos-en-vacunas-infantiles-autismo-y-disforia-de-genero/

A pesar de estas amenazas algunos gobiernos cuyos funcionarios han sido financiados por el Foro Economico Mundial (WEF, del grupo económico Vanguard , contratistas del pentágono, dueño de los laboratorios, Google y redes sociales) para que lleven a cabo su Agenda 2030, que entre sus objetivos es anular la patria potestad, ya han criminalizado que un padre o madre desaconseje a su hijo de hacerse el tratamiento de cambio de género que causa enormes problemas neurológicos y a la salud, como esta explicado en este articulo: https://cienciaysaludnatural.com/tratamientos-transgenero-empeoran-las-enfermedades-psiquiatricas/

Ley que quita la Patria Potestad por aconsejar a su hijo/a en confusión de género, Australia , Canadá. 10 años de carcel en Australia. Peter McCullough https://www.bitchute.com/video/eVvuytkhh6IH/

Si encuentra “ este artículo útil suscríbase como miembro de nuestro equipo para apoyarnos y en conjunto podamos aclarar el tema en discusiones con familiares, amigos, funcionarios y empleadores. L Muchas gracias. Puede Apoyarnos en  https://cienciaysaludnatural.com/colaboracion

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos

Referencias

    1. Beek TF, 
    2. Cohen-Kettenis PT, 
    3. Kreukels BPC. Gender incongruence/gender dysphoria and its classification history. Int Rev Psychiatry 2016;28:5–12. doi:10.3109/09540261.2015.1091293Google Scholar
    1. Boland R, 
    2. Verduin M. Kaplan & Sadock’s concise textbook of clinical psychiatry. Lippincott Williams & Wilkins, 2021.Google Scholar
    1. Thompson L, 
    2. Sarovic D, 
    3. Wilson P, et al. A PRISMA systematic review of adolescent gender dysphoria literature: 1) epidemiology. PLOS Glob Public Health 2022;2:e0000245. doi:10.1371/journal.pgph.0000245Google Scholar
    1. Zhang Q, 
    2. Rechler W, 
    3. Bradlyn A, et al. Changes in size and demographic composition of transgender and gender non-binary population receiving care at integrated health systems. Endocrine Practice 2021;27:390–5. doi:10.1016/j.eprac.2020.11.016Google Scholar
    1. Turban JL, 
    2. Dolotina B, 
    3. King D, et al. Sex assigned at birth ratio among transgender and gender diverse adolescents in the United States. Pediatrics 2022;150. doi:10.1542/peds.2022-056567Google Scholar
    1. American Psychiatric Association. Diagnostic and statistical manual of mental disorders (DSM-5). American Psychiatric Publishing, 2013. doi:10.1176/appi.books.9780890425596Google Scholar
    1. Littman L. Parent reports of adolescents and young adults perceived to show signs of a rapid onset of gender dysphoria. PLoS One 2018;13:e0202330. doi:10.1371/journal.pone.0202330Google Scholar
    1. World Health Organization. The ICD-10 classification of mental and behavioural disorders: diagnostic criteria for research. World Health Organization, 1993.Google Scholar
    1. Indremo M, 
    2. White R, 
    3. Frisell T, et al. Validity of the gender dysphoria diagnosis and incidence trends in Sweden: a nationwide register study. Sci Rep 2021;11:16168. doi:10.1038/s41598-021-95421-9Google Scholar
    1. Phillips DC. Encyclopedia of educational theory and philosophy. Sage Publications, 2014. doi:10.4135/9781483346229Google Scholar
    1. Roberts CM, 
    2. Klein DA, 
    3. Adirim TA, et al. Continuation of gender-affirming hormones among transgender adolescents and adults. J Clin Endocrinol Metab 2022;107:e3937–43. doi:10.1210/clinem/dgac251CrossRefPubMedGoogle Scholar
    1. Zucker KJ, 
    2. Wood H, 
    3. VanderLaan DP. Models of psychopathology in children and adolescents with gender dysphoria. Gender Dysphoria and Disorders of Sex Development 2013:171–92. doi:10.1007/978-1-4614-7441-8Google Scholar
    1. Kaltiala-Heino R, 
    2. Sumia M, 
    3. Työläjärvi M, et al. Two years of gender identity service for minors: overrepresentation of natal girls with severe problems in adolescent development. Child Adolesc Psychiatry Ment Health 2015;9:9. doi:10.1186/s13034-015-0042-yGoogle Scholar
    1. Arnoldussen M, 
    2. Steensma TD, 
    3. Popma A, et al. Re-evaluation of the Dutch approach: are recently referred Transgender youth different compared to earlier referrals? Eur Child Adolesc Psychiatry 2020;29:803–11. doi:10.1007/s00787-019-01394-6CrossRefPubMedGoogle Scholar
    1. Diamond LM. Gender fluidity and nonbinary gender identities among children and adolescents. Child Dev Perspect 2020;14:110–5. doi:10.1111/cdep.12366Google Scholar
    1. Bauer GR, 
    2. Pacaud D, 
    3. Couch R, et al. Transgender youth referred to clinics for gender-affirming medical care in Canada. Pediatrics 2021;148:e2020047266. doi:10.1542/peds.2020-047266Google Scholar
    1. Pullen Sansfaçon A, 
    2. Medico D, 
    3. Suerich-Gulick F, et al. «I knew that I wasn’t cis, I knew that, but I didn’t know exactly»: gender identity development, expression and affirmation in youth who access gender affirming medical care. Int J Transgend Health 2020;21:307–20. doi:10.1080/26895269.2020.1756551Google Scholar
    1. Rivera S. From battleground to playground: the video game AVATAR as transitional phenomenon for a transgender patient. J Am Psychoanal Assoc 2022;70:485–510. doi:10.1177/00030651221104487Google Scholar
    1. Kaltiala-Heino R, 
    2. Lindberg N. Gender identities in adolescent population: methodological issues and prevalence across age groups. Eur Psychiatry 2019;55:61–6. doi:10.1016/j.eurpsy.2018.09.003Google Scholar

Endocrine-disrupting chemicals: an Endocrine Society scientific statement https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19502515/

150 European Parliament Members to Test Urine for Glyphosate https://www.ecowatch.com/150-european-parliament-members-to-test-urine-for-glyphosate-1891081633.html

Agricultural pesticide land budget and river discharge to oceans https://www.nature.com/articles/s41586-023-06296-x

Controversies on Endocrine and Reproductive Effects of Glyphosate and Glyphosate-Based Herbicides: A Mini-Review https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fendo.2021.627210/full

More Than 800 Tons of Agricultural Pesticides Leach Into World’s Rivers Each Year, Research Finds https://www.ecowatch.com/agriculture-pesticides-rivers-pollution.html

The Increasing Prevalence in Intersex Variation from Toxicological Dysregulation in Fetal Reproductive Tissue Differentiation and Development by Endocrine-Disrupting Chemicals https://journals.sagepub.com/doi/full/10.4137/EHI.S39825