domingo , 21 abril 2024

El Subsecretario de Salud de Biden propone tratamientos riesgosos a personas con disforia de genero

Print Friendly, PDF & Email

El Subsecretario de Salud del presidente Biden Almirante Rachel Levine, propone que la bloquedores hormonales y la cirugía para cambio de género, es prevenir el suicidio de estos. Es decir Levine dice, que la cirugía y los bloqueadores de la pubertad serían una solución para su salud mental y prevendria suicidios para los que padecen disforia de género. Estudios científicos a continuación afirman lo contrario. Esta tendencia está siendo sostenida con un falso sentimentalismo. La alteración química y mutilación genital de adolescentes confundidos no es un acto de compasión. Es un acto que esta causando mas suicidios y desesperación.

El Subsecretario de Salud de Biden, Almirante Rachel Levine, propone tratamientos riesgosos a personas con disforia de genero para evitar suicidios. La ciencia dice todo lo contrario https://www.bitchute.com/video/wBQTYJ8Ieu2q/

No resulta extraño que un representante del Departamento de Defensa de EE.UU., departamento que ha implementado, distribuido y forzado a diferentes gobiernos a aplicar la cuarentenas e imponer la inyección Covid bajo el pretexto de una falsa pandemia. Ahora pretendan dar soluciones contraproducentes al aumento de personas transgénero con disforia de género. Su trabajo en la organizacón de la falsa pandemia ha beneficiando enormemente a sus contratitas (grupo Vanguard – BlackRock) que ademas de realizar el desarrollo de armas, son dueños de todos los laboratorios que fabrican estas inyecciones Covid, las vacunas del calendario infantil y los medios y redes sociales que cusaron el pánico general infundado.

La disforia de género se refiere a la incomodidad o malestar causado por la discrepancia entre la identidad de género y el sexo asignado a la persona al nacer (y el papel de género asociado y/o las características sexuales primarias y secundarias) (Fisk, 1974; Knudson, De Cuypere, y Bockting, 2010b). Sólo algunas personas con variabilidad de
género experimentan disforia de género en algún momento de sus vidas.

Algunas personas transgénero se someten a un tratamiento médico que incluye terapia hormonal de afirmación de género (GAHT) y/o cirugía para alinear sus características físicas con su identidad de género y para aliviar la disforia de género. La terapia hormonal de afirmación de género GAHT se proporciona para inducir cambios feminizantes o masculinizantes  La evidencia limitada actual de estudios no aleatorios sugiere que las mujeres transgénero que toman GAHT tienen un mayor riesgo de infarto de miocardio, accidente cerebrovascular isquémico y TEV. 

Lo que se sabe es que las personas transgénero TGD pueden tener un mayor riesgo de mortalidad debido al uso a largo plazo de la terapia hormonal de afirmación de género. Evidencia limitada 12 , 13 sugiere que el uso de estrógenos puede aumentar el riesgo de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular isquémico en mujeres transgénero. La investigación 14 , 15 indica que los hombres transgénero tienen una tasa de infarto de miocardio 2 y 4 veces mayor en comparación con los hombres no transgénero y las mujeres no transgénero, respectivamente, probablemente debido a la terapia con testosterona.

El fármaco utilizado para detener la pubertad en los niños puede causar problemas de salud duraderos. En 2016, la FDA ordenó a AbbVie que agregara una advertencia de que los niños que toman Lupron que reduce la cantidad de testosterona en los hombres o estrógeno en las mujeres, podría desarrollar problemas psiquiátricos nuevos o intensificarlos. Los niños transgénero tienen al menos tres veces más probabilidades que la población general de tener trastornos de ansiedad, depresión y neurodesarrollo

En este estudio de cohorte de Inglaterra en 139.484 personas, las personas transgénero, TGD tenían una mortalidad general elevada en comparación con las personas no transgénero, específicamente muertes por causas externas (suicidios, homicidios y envenenamientos accidentales), trastornos endocrinos y otras causas mal definidas y no especificadas. 

Más riesgos de la terapia hormonal

La terapia hormonal de feminización/masculinización consiste en la administración de agentes endocrinos exógenos para inducir cambios de masculinización o feminización. La terapia hormonal de feminización/masculinización puede conducir a cambios físicos irreversibles. La mayoría de los cambios físicas, sean de feminización o masculinización, se producen en el transcurso de dos años. La cantidad de cambios físicos y la línea de tiempo exacta de los efectos
puede ser muy variable.

Nivel de riesgoHormonas
feminizantes
Hormonas
masculinizantes
Probable riesgo aumentadoEnfermedad
tromboembólica venosaA
Cálculos biliares
Enzimas hepáticas
elevadas
Aumento de peso
Hipertrigliceridemia
Policitemia
Aumento de peso
Acné
Alopecia androgénica
(calvicie)
Apnea del sueño
Probable aumento de riesgo en
presencia de factores de riesgo
adicionalesB
Enfermedad cardiovascular
Posible aumento de riesgoHipertensión
Hiperprolactinemia o
prolactinoma
Enzimas hepáticas
elevadas
Hiperlipidemia
Posible aumento de riesgo en
presencia de factores de riesgo
adicionalesB
Diabetes tipo 2Desestabilización de
ciertos trastornos
psiquiátricos
Enfermedad
cardiovascular
Hipertensión
Diabetes tipo 2
Sin aumento de riesgo
o evidencia de riesgo no
concluyente o no documentada
Cáncer de mamaPérdida de densidad ósea
Cáncer de mama
Cáncer cervical
Cáncer de ovario
Cáncer uterino

Nota: El riesgo es mayor con la administración de estrógenos orales que con la administración de estrógenos transdérmicos.
A. El riesgo es mayor con la administración de estrógenos orales que con la administración de estrógenos transdérmicos.
B. Otros factores incluyen la edad.
c. Incluye trastorno bipolar, esquizoafectivo y otros que pueden presentar síntomas maníacos o psicóticos. Este evento adverso parece estar asociado a dosis más altas o concentraciones suprafisiológicas de testosterona en sangre. https://www.wpath.org/media/cms/Documents/SOC%20v7/SOC%20V7_Spanish.pdf El uso de estrógeno por vía oral, y, específicamente, etinil estradiol, parece aumentar el riesgo de tromboembolismo venoso (TEV) https://www.tandfonline.com/doi/pdf/10.1080/26895269.2022.2100644

Riesgos de la terapia hormonal feminizante (HaM)

https://www.wpath.org/media/cms/Documents/SOC%20v7/SOC%20V7_Spanish.pdfhttps://www.tandfonline.com/doi/pdf/10.1080/26895269.2022.2100644

Enfermedad tromboembólica venosa Apéndice B:
• El uso de estrógeno aumenta el riesgo de eventos tromboembólicos venosos (ETV), especialmente en personas que tienen más de 40 años de edad, fumadoras, muy sedentarias, obesas, y que tienen trastornos trombofílicos subyacentes.
• Este riesgo se incrementa con el uso adicional de progestágenos de tercera generación.
• Este riesgo se reduce con el uso de parches transdérmicos (versus oral) como vía de administración de estradiol, recomendado para personas con mayor riesgo de Enfermedad tromboembólica venosa ETV.

Enfermedad cardiovascular y cerebrovascular
• El uso de estrógeno aumenta el riesgo de eventos cardiovasculares en personas mayores de 50
años con factores de riesgo cardiovascular subyacente. El uso de progestina adicional puede
aumentar este riesgo.

Lípidos
• El uso de estrógeno oral puede aumentar significativamente los triglicéridos en las personas, lo que aumenta el riesgo de pancreatitis y eventos cardiovasculares.
• Diferentes vías de administración tienen diferentes efectos metabólicos sobre los niveles de colesterol HDL, colesterol LDL y la lipoproteína (a).
• En general, la evidencia clínica sugiere que personas HaM con trastornos lipídicos pre-existentes pueden beneficiarse de la utilización de estrógenos transdérmicos en vez de oral.

Hígado / vesícula biliar
• El uso de estrógeno y acetato de ciproterona puede estar asociado a elevaciones transitorias de las enzimas hepáticas y, raramente, hepatotoxicidad clínica.
• El uso de estrógeno aumenta el riesgo de colelitiasis (piedras en la vesícula) y una posterior colecistectomía.

Diabetes mellitus tipo 2
• La terapia hormonal feminizante, particularmente estrógenos, puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2, especialmente en personas con una historia familiar de diabetes u otros factores de riesgo para esta enfermedad.

Hipertensión
• El uso de estrógeno puede aumentar la presión arterial, pero el efecto sobre la incidencia de la hipertensión es desconocido.
• La espironolactona reduce la presión arterial y se recomienda para personas en situación de riesgo
o hipertensos/as que deseen feminización.

Prolactinoma
• El uso de estrógeno aumenta el riesgo de hiperprolactinemia en personas HaM en el primer año de tratamiento, y luego este riesgo tiene baja probabilidad.
• Altas dosis de uso de estrógenos puede favorecer la aparición clínica de la prolactinoma preexistente
pero clínicamente no evidente.

Riesgos de la terapia hormonal masculinizante (MaH)

https://www.wpath.org/media/cms/Documents/SOC%20v7/SOC%20V7_Spanish.pdfhttps://www.tandfonline.com/doi/pdf/10.1080/26895269.2022.2100644

Policitemia
• La terapia hormonal masculinizante involucrando testosterona u otros esteroides androgénicos
incrementa el riesgo de policitemia (hematocrito > 50%), especialmente en personas con factores
de riesgo.
• La administración transdérmica y la adaptación de la dosis puede reducir este riesgo.
Aumento de peso/grasa visceral
• La terapia de hormona masculinizante puede resultar en un modesto aumento de peso, con un
aumento de la grasa visceral.

Lípidos
• La terapia de testosterona disminuye el HDL, pero afecta de forma variable LDL y los triglicéridos.
• Los niveles séricos suprafisiológicos (más allá del rango normal de sexo masculino) de testosterona, a menudo encontrados por dosis intramuscular prolongada, pueden empeorar los perfiles de lípidos, mientras que la administración transdérmica parece ser más neutral.
• Personas con síndrome de ovario poliquístico o dislipidemia subyacente pueden estar en mayor
riesgo de empeoramiento de la dislipidemia con la terapia de testosterona.

Hígado
• Pueden ocurrir elevaciones transitorias de las enzimas del hígado con la terapia de testosterona.
• Se han observado disfunción hepática y tumores malignos con metiltestosterona oral. Sin embargo, la metiltestosterona ya no está disponible en la mayoría de los países y no debe ser utilizada.

Psiquiátrico
La terapia masculinizante involucrando testosterona u otros esteroides androgénicos puede aumentar el riesgo de síntomas hipomaníacos, maníacos o psicóticos en personas con trastornos psiquiátricos subyacentes que incluyen tales síntomas. Este evento adverso parece estar asociado con dosis más altas o concentraciones suprafisiológicas de testosterona en la sangre.

Osteoporosis
• La terapia con testosterona mantiene o incrementa la densidad mineral ósea en las personas MaH antes de la ooforectomía, al menos en los tres primeros años de tratamiento. • Hay un aumento del riesgo de pérdida de la densidad ósea después de ovariectomía, especialmente si la terapia con testosterona se interrumpe o es insuficiente. Esto incluye a las personas que utilizan únicamente la testosterona oral.

Cardiovascular
• La terapia de hormona masculinizante en dosis fisiológicas normales no parece aumentar el riesgo
de eventos cardiovasculares en personas sanas.
• La terapia de hormona masculinizante puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular en
personas con factores de riesgo subyacentes.

Hipertensión
• La terapia de hormona masculinizante en dosis fisiológicas normales puede aumentar la presión
arterial, pero no parece aumentar el riesgo de hipertensión.
• Las personas con factores de riesgo para la hipertensión, tales como aumento de peso, antecedentes
familiares, o síndrome de ovario poliquístico, pueden estar en mayor riesgo.

Diabetes mellitus tipo 2
• La terapia de testosterona no parece aumentar el riesgo de diabetes tipo 2 entre las personas MaH
a menos que otros factores de riesgo estén presentes.
• La terapia de testosterona puede aumentar aún más el riesgo de diabetes tipo 2 en personas con
factores de riesgo, tales como aumento de peso significativo, la historia familiar y síndrome de
ovario poliquístico. No existen datos que sugieran o indiquen un aumento en el riesgo en aquellos
con factores de riesgo de dislipidemia.

Cáncer de mama
• La terapia de testosterona en personas MaH no aumenta el riesgo de cáncer de mama

Cáncer cervical
• La terapia de testosterona en personas MaH no aumenta el riesgo de cáncer de cuello uterino,
aunque puede aumentar el riesgo de frotis de Papanicolaou mínimamente anormales debido a
cambios atróficos.

Cáncer de ovario
• Análogo a las personas nacidas con genitales femeninos con niveles elevados de andrógenos, la
terapia de testosterona en personas MaH puede aumentar el riesgo de cáncer de ovario, aunque
la evidencia es limitada.

Cáncer endometrial (uterino)
• La terapia de testosterona en personas MaH puede aumentar el riesgo de cáncer de endometrio,
aunque la evidencia es limitada.

Fertilidad y función sexual
• La terapia de testosterona en personas MaH reduce la fertilidad, aunque el grado y la reversibilidad son desconocidos.
• La terapia de testosterona puede inducir cambios anatómicos permanentes en el embrión o feto en desarrollo.
• La terapia de testosterona induce la ampliación del clítoris y aumenta la libido.

Acné, alopecia androgénica
El acné y grados variables de pérdida de cabello de patrón masculino (alopecia androgénica) son efectos secundarios comunes de la terapia hormonal masculinizante.

Se buscan paliativos para los síntomas pero no se ignoran las causas potenciales

Los tratamientos transgénero empeoran las enfermedades psiquiátricas. La mortalidad ha aumentado en personas transgénero. Homicidio, suicidio y muerte por todas las causas. En Canada quieren quitar los hijos a padres que tratan de ayudar a sus hijos y disuadirlos de que cambien de genero. Muchos niños y niñas, al entrar en la pubertad, tienen ambigüedad de género.

El tema crucial sin atender es el problema de los disruptores endocrinos (EDC, por sus siglas en inglés) y su presencia aparentemente omnipresente en nuestra vida diaria. Décadas de ciencia revisada por pares (expertos) han seguido revelando que estas sustancias químicas no solo están presentes en todo, desde los juguetes de los niños hasta el agua que bebes, sino que también pueden tener efectos graves y duraderos en su cuerpo, en particular en su composición hormonal e identidad sexual. Esta falla es muy grave y hay una total negligencia departe de las autoridades de salud.

Como ya hemos publicado anteriormente hay una relación entre el autismo y la disforia de género. Un estudio en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29736809/ de van der Miesen el al., titulado: «Prevalencia del deseo de ser del género opuesto en adolescentes y adultos con trastorno del espectro autista». En resumen, este estudio confirmó una posible asociación entre el TEA y el deseo de ser del sexo opuesto en comparación con la población general. S. Strang et al. (2018) proporcionó una primera guía clínica para adolescentes con sentimientos de disforia de genero (DG) y trastorno del espectro autista o TEA (ASD, por sus siglas en inglés) basado en opiniones de expertos y médicos que trabajan con individuos referidos para DG así como para TEA deben prestar atención a esta posible co-ocurrencia. Aunque el deseo de ser del género contrario no es lo mismo que un diagnóstico clínico de DG, esto es relevante para la práctica clínica porque los médicos que trabajan con pacientes con TEA deben ser conscientes de la posible coexistencia cuando se expresa el deseo de ser del género opuesto. 20% de las personas que solicitaban cambio de sexo y hormonas en esa época, hace ya mas de 15 años, estaban diagnosticadas con autismo.

Para investigar si las personas transgénero y de género diverso tienen tasas elevadas de diagnóstico de autismo o rasgos relacionados con el autismo en comparación con individuos no transgénero, en grandes cohortes basadas en estudios, se destaca el estudio de Warrier et al. que utilizó cinco estudios transversales. El conjuntos de datos incluye 641.860 personas que completaron información sobre género, neurodesarrollo y diagnósticos psiquiátricos, incluido el autismo, y medidas de rasgos relacionados con autismo (medidas de autoinforme de rasgos autistas, empatía, sistematización y sensibilidad sensorial). En comparación con las personas no transgénero, las personas transgénero y de género diverso tienen, en promedio tasas más altas de autismo, otros diagnósticos psiquiátricos y de neurodesarrollo.

Disruptores Endocrinos

Los productos químicos disruptores endocrinos ( EDC , por sus siglas en inglés ) se encuentran entre los productos químicos más destructivos de nuestro entorno. La exposición a ellos está relacionada con el crecimiento, las discapacidades neurológicas y de aprendizaje, la obesidad, la diabetes, la disfunción reproductiva masculina y femenina, los defectos de nacimiento, las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Los EDC no solo son dañinos, también se encuentran en casi todas partes y son difíciles de evitar. Se esconden en envases de alimentos , alimentos no orgánicos, utensilios de cocina antiadherentes , detergentes, cosméticos , lociones, productos con fragancia, jabones antibacterianos , medicamentos, juguetes , telas, alfombras, muebles, materiales de construcción tratados con retardantes de llama, pesticidas y más . Afectan las hormonas via el suministro de alimentos, por los herbicidas, la hipervacunación infantil y otros factores que están impulsando una epidemia de trastornos ESSENCE (Síndromes sintomáticos tempranos que provocan exámenes clínicos del desarrollo neurológico), incluido el espectro autista, que aparece ser la condición previa sobre la cual los jóvenes que se sienten socialmente excluidos dan el paso final para intentar vivir una fantasía en el género opuesto.

Los niveles diarios de exposición de una mujer embarazada a mezclas de sustancias químicas que alteran el sistema endocrino como el bisfenol A (BPA), los ftalatos y las sustancias de perfluoroalquilo y polifluoroalquilo ( PFAS ) ponen a su hijo en un mayor riesgo de retraso en el desarrollo neurológico, ver estudio .

Debido a que las hormonas regulan gran parte del desarrollo humano, las sustancias químicas disruptoras endocrinas, que interrumpen la actividad hormonal, pueden crear problemas de desarrollo. En el estudio, publicado el 18 de febrero de 2022 en Science, los investigadores determinaron que más de la mitad de las mujeres embarazadas estudiadas estuvieron expuestas a sustancias químicas disruptoras endocrinas a un nivel que afecta desarrollo de sus hijos.

Causas que pueden estar provocando la confusion de género en los niños, además del efecto de crisis de identidad por los medios masivos, pseudo educacion sexual de la ONU/OMS e idolos musicales…

  1. https://cienciaysaludnatural.com/herbicida-atrazina-hace-que-las-ranas-macho-pongan-huevos/
  2. https://cienciaysaludnatural.com/glifosato-autismo-y-disforia-de-genero/
  3. https://cienciaysaludnatural.com/bebes-afectados-por-las-mamaderas-de-plastico/
  4. https://cienciaysaludnatural.com/dna-de-abortos-humanos-en-vacunas-infantiles-autismo-y-disforia-de-genero/

La mortalidad entre las personas transgéner,o TGD puede ser más alta que la de las personas no transgénero

Las personas transgénero y de género diverso (TGD) tienen identidades de género que difieren de su sexo de nacimiento asignado. En el Reino Unido, aproximadamente 200.000 a 500.000 personas mayores de 16 años (1% de la población) se consideran TGD. 1 La mortalidad entre las personas TGD puede ser más alta que la de las personas no transgénero (individuos cuyo sexo de nacimiento asignado coincide con su identidad de género) debido al mayor riesgo de muerte por causas externas y muertes por enfermedad. 

El asesinato de personas TGD ha ido en aumento a nivel mundial, en particular de mujeres transgénero, que representan el 96 % de los homicidios entre personas TGD. 2 En el Reino Unido, los delitos de odio transfóbico denunciados a la policía se han cuadruplicado en los últimos 6 años. 3 Investigación de EE. UU. 4 , 5sugiere que es probable que las personas TGD experimenten violencia y que la autolesión es común entre estas personas, con un 41% que informa al menos 1 intento de suicidio en su vida.

El modelo de estrés de las minorías postula que el estrés crónico debido a la exposición repetida a la violencia, la discriminación y la marginación económica y social da como resultado una mayor vulnerabilidad a los malos resultados de salud y la mortalidad entre las personas TGD a nivel mundial. 6 Se ha informado que la prevalencia del abuso del alcohol y el consumo de tabaco es mayor entre las personas TGD que entre las personas cisgénero. 7 , 8 La prevalencia mundial del VIH entre las mujeres transgénero es del 19 %, casi 50 veces mayor que la de las personas cisgénero. 9 También se ha informado que la mortalidad por cáncer en sitios específicos es mayor entre las personas transgénero que entre las personas cisgénero. 10 , 11Las personas TGD también pueden tener un mayor riesgo de mortalidad debido al uso a largo plazo de la terapia hormonal de afirmación de género. Evidencia limitada 12 , 13 sugiere que el uso de estrógenos puede aumentar el riesgo de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular isquémico en mujeres transgénero. La investigación 14 , 15 indica que los hombres transgénero tienen una tasa de infarto de miocardio 2 y 4 veces mayor en comparación con los hombres cisgénero y las mujeres cisgénero, respectivamente, probablemente debido a la terapia con testosterona y al estrés crónico resultante de la discriminación y el estatus de minoría.

Los análisis previos 11 , 16 , 17 se han centrado en las personas con TGD que usan terapia hormonal de afirmación de género, excluyendo así a aquellas que no usan hormonas pero pueden tener peores resultados de salud asociados con el estado de grupo marginado. Muchos análisis anteriores se basaron en un tamaño de muestra pequeños 18 , 19 o no se ajustaron a importantes factores de riesgo de mortalidad (p. ej., tabaquismo, índice de masa corporal o consumo de alcohol). 11 , 20 , 21

Sobre el suicidio

Finlandia , Suecia, Inglaterra, Noruega, Academia Nacional de Francia estan de acuerdo de que no hay beneficos en estos tratamientos, Dra. Miriam Grossman, Testimonio del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes EE.UU., solo en ingles, https://www.youtube.com/watch?v=Azx8e5nmc9g

En este estudio de cohorte a nivel nacional de 6.657.456 personas nacidas en Dinamarca, las personas transgénero identificadas a través de registros hospitalarios y administrativos tenían tasas significativamente más altas de intento de suicidio

Las personas transgénero en el país tenían 7,7 veces la tasa de intentos de suicidio y 3,5 veces la tasa de muertes por suicidio en comparación con el resto de la población, según los registros analizados en el estudio, aunque las tasas de suicidio en todos los grupos disminuyeron con el tiempo. Y las personas transgénero en Dinamarca murieron, por suicidio u otras causas, a edades más tempranas que otras.

Los hallazgos, publicados el martes en el Journal of the American Medical Association, llegan en un momento político cargado en los Estados Unidos, donde los legisladores republicanos de todo el país han promulgado leyes que apuntan a la sexualidad y la identidad de género, restringiendo las actuaciones de drag, el uso del baño para personas transgénero. y atención médica relacionada con el género.

Los estudios de personas LGBTQ en los Estados Unidos han demostrado que tienen altas tasas de pensamientos e intentos suicidas. Pero con la escasez de datos sobre las muertes reales, el riesgo de suicidio se ha convertido en un tema de especulación y debate acalorado. 

Dinamarca tiene un depósito de datos centralizado para todos sus ciudadanos, lo que permite a los investigadores realizar estudios masivos y rigurosamente controlados.

Los autores del nuevo informe identificaron a casi 3.800 personas transgénero en Dinamarca extrayendo datos de dos fuentes: registros hospitalarios y solicitudes de cambios legales de género. Entre ese grupo, casi el 43 por ciento tenía un diagnóstico psiquiátrico, en comparación con el 7 por ciento del grupo no transgénero.

Con base en sus herramientas de búsqueda, los investigadores encontraron que aproximadamente el 0,06 por ciento de la población danesa era transgénero. 

Si encuentra “ este artículo útil suscríbase como miembro de nuestro equipo para apoyarnos y en conjunto podamos aclarar el tema en discusiones con familiares, amigos, funcionarios y empleadores. L Muchas gracias. Puede Apoyarnos en  https://cienciaysaludnatural.com/colaboracion

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos

Referencias

1. Government Equalities Office. Trans people in the UK. Published 2018. Accessed December 15, 2022. https://assets.publishing.service.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/721642/GEO-LGBT-factsheet.pdf

2. The Trans Murder Monitoring (TMM) Research Project. Trans murder monitoring update: trans day of remembrance 2021. November 11, 2021. Accessed December 23, 2021. https://transrespect.org/en/tmm-update-tdor-2021/

3. Hunte  B. ‘Don’t punish me for who I am’: huge jump in anti-LGBTQ crime reports in UK. Vice World News. October 11, 2021. Accessed December 15, 2022. https://www.vice.com/en/article/4avkyw/anti-lgbtq-hate-crime-reports-increase-in-six-years

4. Herman  J, Haas  A, Rodgers  P.  Suicide Attempts Among Transgender and Gender Non-Conforming Adults. UCLA: The Williams Institute; 2014.

5. Stotzer  RL.  Violence against transgender people: a review of United States data.   Aggress Violent Behav. 2009;14(3):170-179. doi:10.1016/j.avb.2009.01.006Google ScholarCrossref

6. Meyer  IH.  Prejudice, social stress, and mental health in lesbian, gay, and bisexual populations: conceptual issues and research evidence.   Psychol Bull. 2003;129(5):674-697. doi:10.1037/0033-2909.129.5.674PubMedGoogle ScholarCrossref

7. Grant  JM, Mottet  LA, Tanis  J, Harrison  J, Herman  JL, Keisling  M.  Injustice at Every Turn: A Report of the National Transgender Discrimination Survey. National Center for Transgender Equality and National Gay and Lesbian Task Force; 2011.

8. Baker  KE.  Findings from the Behavioral Risk Factor Surveillance System on health-related quality of life among US transgender adults, 2014-2017.   JAMA Intern Med. 2019;179(8):1141-1144. doi:10.1001/jamainternmed.2018.7931
ArticlePubMedGoogle ScholarCrossref

9. Baral  SD, Poteat  T, Strömdahl  S, Wirtz  AL, Guadamuz  TE, Beyrer  C.  Worldwide burden of HIV in transgender women: a systematic review and meta-analysis.   Lancet Infect Dis. 2013;13(3):214-222. doi:10.1016/S1473-3099(12)70315-8PubMedGoogle ScholarCrossref

10. Jackson  SS, Han  X, Mao  Z,  et al.  Cancer stage, treatment, and survival among transgender patients in the United States.   J Natl Cancer Inst. 2021;113(9):1221-1227. doi:10.1093/jnci/djab028PubMedGoogle ScholarCrossref

11. de Blok  CJ, Wiepjes  CM, van Velzen  DM,  et al.  Mortality trends over five decades in adult transgender people receiving hormone treatment: a report from the Amsterdam cohort of gender dysphoria.   Lancet Diabetes Endocrinol. 2021;9(10):663-670. doi:10.1016/S2213-8587(21)00185-6PubMedGoogle ScholarCrossref

12. Streed  CG  Jr, Harfouch  O, Marvel  F, Blumenthal  RS, Martin  SS, Mukherjee  M.  Cardiovascular disease among transgender adults receiving hormone therapy: a narrative review.   Ann Intern Med. 2017;167(4):256-267. doi:10.7326/M17-0577PubMedGoogle ScholarCrossref

13. Connelly  PJ, Marie Freel  E, Perry  C,  et al.  Gender-affirming hormone therapy, vascular health and cardiovascular disease in transgender adults.   Hypertension. 2019;74(6):1266-1274. doi:10.1161/HYPERTENSIONAHA.119.13080PubMedGoogle ScholarCrossref

14. Alzahrani  T, Nguyen  T, Ryan  A,  et al.  Cardiovascular disease risk factors and myocardial infarction in the transgender population.   Circ Cardiovasc Qual Outcomes. 2019;12(4):e005597. doi:10.1161/CIRCOUTCOMES.119.005597PubMedGoogle ScholarCrossref

15. Nota  NM, Wiepjes  CM, de Blok  CJM, Gooren  LJG, Kreukels  BPC, den Heijer  M.  Occurrence of acute cardiovascular events in transgender individuals receiving hormone therapy: results from a large cohort study.   Circulation. 2019;139(11):1461-1462. doi:10.1161/CIRCULATIONAHA.118.038584PubMedGoogle ScholarCrossref

16. van Kesteren  PJ, Asscheman  H, Megens  JA, Gooren  LJ.  Mortality and morbidity in transsexual subjects treated with cross-sex hormones.   Clin Endocrinol (Oxf). 1997;47(3):337-342. doi:10.1046/j.1365-2265.1997.2601068.xPubMedGoogle ScholarCrossref

17. Asscheman  H, Giltay  EJ, Megens  JA, de Ronde  WP, van Trotsenburg  MA, Gooren  LJ.  A long-term follow-up study of mortality in transsexuals receiving treatment with cross-sex hormones.   Eur J Endocrinol. 2011;164(4):635-642. doi:10.1530/EJE-10-1038PubMedGoogle ScholarCrossref

18. Dhejne  C, Lichtenstein  P, Boman  M, Johansson  AL, Långström  N, Landén  M.  Long-term follow-up of transsexual persons undergoing sex reassignment surgery: cohort study in Sweden.   PLoS One. 2011;6(2):e16885. doi:10.1371/journal.pone.0016885PubMedGoogle ScholarCrossref

19. Simonsen  RK, Giraldi  A, Kristensen  E, Hald  GM.  Long-term follow-up of individuals undergoing sex reassignment surgery: psychiatric morbidity and mortality.   Nord J Psychiatry. 2016;70(4):241-247. doi:10.3109/08039488.2015.1081405PubMedGoogle ScholarCrossref

20. Blosnich  JR, Brown  GR, Wojcio  S, Jones  KT, Bossarte  RM.  Mortality among veterans with transgender-related diagnoses in the Veterans Health Administration, FY2000-2009.   LGBT Health. 2014;1(4):269-276. doi:10.1089/lgbt.2014.0050PubMedGoogle ScholarCrossref

21. Boyer  TL, Youk  AO, Haas  AP,  et al.  Suicide, homicide, and all-cause mortality among transgender and cisgender patients in the Veterans Health Administration.   LGBT Health. 2021;8(3):173-180. doi:10.1089/lgbt.2020.0235PubMedGoogle ScholarCrossref

22. Herrett  E, Gallagher  AM, Bhaskaran  K,  et al.  Data resource profile: Clinical Practice Research Datalink (CPRD).   Int J Epidemiol. 2015;44(3):827-836. doi:10.1093/ije/dyv098PubMedGoogle ScholarCrossref

23. Wolf  A, Dedman  D, Campbell  J,  et al.  Data resource profile: Clinical Practice Research Datalink (CPRD) Aurum.   Int J Epidemiol. 2019;48(6):1740-1740g. doi:10.1093/ije/dyz034PubMedGoogle ScholarCrossref

24. von Elm  E, Altman  DG, Egger  M, Pocock  SJ, Gøtzsche  PC, Vandenbroucke  JP; STROBE Initiative.  Strengthening the Reporting of Observational Studies in Epidemiology (STROBE) statement: guidelines for reporting observational studies.   BMJ. 2007;335(7624):806-808. doi:10.1136/bmj.39335.541782.ADPubMedGoogle ScholarCrossref

25. Gallagher  AM, Dedman  D, Padmanabhan  S, Leufkens  HGM, de Vries  F.  The accuracy of date of death recording in the Clinical Practice Research Datalink GOLD database in England compared with the Office for National Statistics death registrations.   Pharmacoepidemiol Drug Saf. 2019;28(5):563-569. doi:10.1002/pds.4747PubMedGoogle ScholarCrossref

26. White  IR, Royston  P, Wood  AM.  Multiple imputation using chained equations: issues and guidance for practice.   Stat Med. 2011;30(4):377-399. doi:10.1002/sim.4067PubMedGoogle ScholarCrossref

27. Hughes  LD, King  WM, Gamarel  KE, Geronimus  AT, Panagiotou  OA, Hughto  JMW.  Differences in all-cause mortality among transgender and non-transgender people enrolled in private insurance.   Demography. 2022;59(3):1023-1043. doi:10.1215/00703370-9942002PubMedGoogle ScholarCrossref

28. Wiepjes  CM, de Blok  CJ, Staphorsius  AS,  et al.  Fracture risk in trans women and trans men using long-term gender-affirming hormonal treatment: a nationwide cohort study.   J Bone Miner Res. 2020;35(1):64-70. doi:10.1002/jbmr.3862PubMedGoogle ScholarCrossref

29. Feraldi  A, Zarulli  V.  Patterns in age and cause of death contribution to the sex gap in life expectancy: a comparison among ten countries.   Genus. Published online August 2, 2022. doi:10.1186/s41118-022-00171-9PubMedGoogle ScholarCrossref

30. Kulhánová  I, Menvielle  G, Bopp  M,  et al.  Socioeconomic differences in the use of ill-defined causes of death in 16 European countries.   BMC Public Health. 2014;14(1):1295. doi:10.1186/1471-2458-14-1295PubMedGoogle ScholarCrossref

31. Becker  C, Wilson  JC, Jick  SS, Meier  CR.  Non-steroidal anti-inflammatory drugs and the risk of head and neck cancer: a case-control analysis.   Int J Cancer. 2015;137(10):2424-2431. doi:10.1002/ijc.29601PubMedGoogle ScholarCrossref

32. Wierckx  K, Elaut  E, Declercq  E,  et al.  Prevalence of cardiovascular disease and cancer during cross-sex hormone therapy in a large cohort of trans persons: a case-control study.   Eur J Endocrinol. 2013;169(4):471-478. doi:10.1530/EJE-13-0493PubMedGoogle ScholarCrossref

33. Croxford  S, Kitching  A, Desai  S,  et al.  Mortality and causes of death in people diagnosed with HIV in the era of highly active antiretroviral therapy compared with the general population: an analysis of a national observational cohort.   Lancet Public Health. 2017;2(1):e35-e46. doi:10.1016/S2468-2667(16)30020-2PubMedGoogle ScholarCrossref

34. de Nie  I, de Blok  CJM, van der Sluis  TM,  et al.  Prostate cancer incidence under androgen deprivation: nationwide cohort study in trans women receiving hormone treatment.   J Clin Endocrinol Metab. 2020;105(9):e3293-e3299. doi:10.1210/clinem/dgaa412PubMedGoogle ScholarCrossref

35. de Blok  CJM, Wiepjes  CM, Nota  NM,  et al.  Breast cancer risk in transgender people receiving hormone treatment: nationwide cohort study in the Netherlands.   BMJ. 2019;365:l1652. doi:10.1136/bmj.l1652PubMedGoogle ScholarCrossref

36. National Academies of Sciences.  Measuring Sex, Gender Identity, and Sexual Orientation. The National Academies Press; 2022.