sábado , 14 diciembre 2019
Home » Estudio » Vacunación contra la hepatitis B y manifestaciones orales asociadas

Vacunación contra la hepatitis B y manifestaciones orales asociadas

Vacunación contra la hepatitis B y manifestaciones orales asociadas: una revisión no sistemática de la literatura y los informes de casos

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4250977/

doi: 10.4103/2141-9248.144870

Traducido por: https://www.facebook.com/laverdadsobrelasvacunas

“Después de revisar la literatura, observamos que las complicaciones observadas después de la vacunación contra la hepatitis B son el síndrome de muerte súbita del lactante, esclerosis múltiple, síndrome de fatiga crónica, púrpura trombocitopénica idiopática, neuritis vasculititis óptica, anafilaxis, lupus eritmatoso sistémico, liquen plano y trastorno neuromuscular. De estas complicaciones, algunas se manifiestan oralmente o tienen el potencial de manifestarse oralmente. Si bien, la mayoría de las complicaciones son autolimitadas, algunas son afecciones muy graves que requieren hospitalización con atención médica inmediata.”

“Complicaciones observadas después de la vacunación contra la hepatitis B

Los trastornos graves, que se alegan como resultado o están asociados con la vacunación contra la hepatitis B son:

Síndrome de muerte súbita infantil

Esta alegación fue hecha por Margolis et al. en 1999, aunque esto no tiene mucha credibilidad. [14]

Síndrome de fatiga crónica

El síndrome de fatiga crónica (SFC) se describe como una fatiga persistente o recurrente prolongada. Las etiologías del SFC son similares a las de la infección. [15] Un estudio canadiense retrospectivo encontró que muchos pacientes que informaron con SFC se habían sometido a una vacuna contra la hepatitis B. [16]

Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es un trastorno desmielinizante inflamatorio crónico del sistema nervioso central. Entre 1996 y 1997, surgió la preocupación de que la inmunización contra la hepatitis B se puede vincular a nuevos casos o brotes de esclerosis múltiple u otras enfermedades desmielinizantes, luego de un informe de eventos desmielinizantes primarios dentro de las 8-10 semanas de la inmunización contra la hepatitis B utilizando una vacuna recombinante. en un hospital en París. [16]

Púrpura trombocitopénica

La púrpura trombocitopénica que se produce después de la vacunación contra la hepatitis B se informó por primera vez en 1994 por Poullin y Gabriel. [17]

Vasculitis

La vasculitis es un trastorno que destruye los vasos sanguíneos por la inflamación donde se ven afectadas tanto las arterias como las venas. Algunos pacientes han desarrollado vasculitis después de la vacunación contra la hepatitis B. La vasculitis después de la vacunación contra la hepatitis B fue reportada por primera vez por Allen et al. en 1993. [18] Las manifestaciones clínicas incluyen poliartritis, dolor en la columna cervical, erupción maculopapular, fenómeno de Raynaud y fiebre. [19] En otro reporte de caso, dos mujeres desarrollaron vasculitis de arteria grande poco después de recibir la vacuna contra la hepatitis B, lo que resultó en insuficiencia renal. [20]

Artritis reumática

La artritis reumática es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta principalmente a las articulaciones. La artritis reumática, seguida de la vacunación contra la hepatitis B, fue reportada por primera vez por Vautier y Carty [21] Maillefert et al. han informado de seis mujeres que desarrollaron artritis reumática después de la vacunación contra la hepatitis B. También informaron la aparición de artritis, artralgia y mialgia después de la vacunación. [19]

Neuritis óptica

La neuritis óptica es una afección multietiológica que consiste en la inflamación del nervio óptico que puede causar una pérdida total o parcial de la visión. Un caso de neuritis óptica después de la vacunación contra la hepatitis B fue informado por Albitar et al. [22]
Anafilaxia relacionada con la vacuna.

La anafilaxis después de la vacunación contra la hepatitis B fue reportada por primera vez por Lear et al. en 1995. [23]

Las reacciones adversas menores observadas después de la vacunación contra la hepatitis B incluyen síntomas menores en el lugar de la inyección, malestar, cefalea, náuseas, erupción cutánea, influenza, como síntomas, mareos, artralgia, liquen plano (LP), lupus eritematoso, urticaria, parasesia y somnolencia y neuromuscular trastornos. [24,25]
Manifestaciones orales de la vacunación contra la hepatitis B

Las complicaciones después de la vacunación contra la hepatitis B, que pueden observarse intraoral, se analizan a continuación.

Liquen plano

El liquen plano es una enfermedad mucocutánea inflamatoria crónica, que afecta el epitelio escamoso estratificado de manera exclusiva y con frecuencia afecta la mucosa oral, genital, la piel, las uñas y el cuero cabelludo. La etiología del LP es desconocida. Los factores predisponentes para esta afección son ansiedad, diabetes, enfermedades autoinmunes, enfermedades intestinales, fármacos, estrés, hipertensión, infección en materiales dentales, neoplasias y predisposición genética.

La incidencia de LP después de la vacunación contra la hepatitis B fue reportada por primera vez por Ciaccio et al. en 1990. [26] Se han reportado cincuenta casos de LP después de la vacunación contra la hepatitis B. Algunos casos se ven tan pronto como 3 días después de la vacunación, y algunos se ven tan tarde como 120 días después de la vacunación. Si bien la mayoría de los casos de LP se presentaron con afectación de la piel, en algunos casos hubo afectación de la mucosa, incluida la mucosa oral. [27,28,29]

En un estudio de caso multicéntrico realizado por gruppo italiano studi epidemiologici en dermatologia en 577 casos de LP recién diagnosticados, se observó que los pacientes con antígeno de superficie de hepatitis B (HBsAg) de cualquier edad y sexo tenían el doble de riesgo de desarrollar LP en comparación con los pacientes con HBsAg negativos. [30] Al-Khenaizan et al. llegó a tres conclusiones con respecto a la aparición de LP después de la vacunación contra la hepatitis B. [31]

La asociación es un evento raro.

El liquen plano puede ocurrir independientemente del tipo de vacuna

El período de latencia para la aparición de la erupción varía desde unos pocos días hasta 3 meses después de cualquiera de las tres dosis recomendadas.

El liquen plano es probablemente causado por una reacción inmunológica mediada por células T a un cambio antigénico inducido en la piel o la mucosa en pacientes predispuestos. Un evento temprano clave en LP es el aumento inducido genéticamente de la producción de citocinas TH1. [32] El HBsAg desempeña un papel central en el LP secundario a la vacunación contra la hepatitis B. Se supone que la LP es causada por una proteína S sensibilizadora, que tiene epítopos comunes a los queratinocitos y al componente proteico de diferentes vacunas. Por lo tanto, es probable que el sistema inmunitario reconozca un epítopo en los queratinocitos que sea similar o idéntico a la proteína S del virus y, por lo tanto, estimule los linfocitos T citotóxicos para inducir la apoptosis de los queratinocitos alterados. [33] El LP después de la vacunación contra la hepatitis B se controló con esteroides orales e histaminas orales. [29]

Reacción liquenoide

Saywell et al. notificaron un caso en el que un varón caucásico de 16 años de edad desarrolló erupción prurítica 8 semanas después de la vacunación. [34] Se observaron máculas sobre las extremidades y el tronco sin afectación de la mucosa. La biopsia de piel confirmó que se trataba de una reacción liquenoide. Lefort et al. [35] también informaron sobre la reacción similar a la liquenoide. Se cree que la fracción de proteína S de HBsAg desempeña un papel en la patogénesis de la reacción liquenoide.

Púrpura trombocitopénica idiopática

La incidencia de púrpura trombocitopénica idiopática después de la vacunación contra la hepatitis B fue reportada por primera vez por Poullin y Gabriel en 1994 y luego por Meyboom et al. en 1999. [17,56] Cuarenta y ocho casos de púrpura trombocitopénica después de la vacunación contra la hepatitis B se publicaron en la literatura; todos se han curado, con algunos casos que muestran signos de recurrencia. Se observó trombocitopenia después de cada dosis de vacunación y parece comenzar después de 11 días a 3 meses de vacunación.

Los pacientes pueden presentar petequias, equimosis y esplenomegalia. Intraoralmente, algunos pacientes se manifiestan con petequias húmedas. [57,58] La vacuna contra la hepatitis B contiene epítopes de levadura, aluminio, timerosal y HBsAg, que pueden desencadenar una reacción autoinmune que produce una púrpura trombocitopénica idiopática. [59] La mayoría de los casos no requieren ningún tratamiento, mientras que algunos pacientes respondieron con la terapia con corticosteroides. La reversibilidad completa de estos casos revela la naturaleza benigna de esta complicación.

Se notificó la incidencia de parálisis de Bell después de la vacunación contra la hepatitis B. [72,82,83] La parálisis de Bell es una aparición repentina de parálisis temporal unilateral de los músculos faciales, que resulta de la disfunción del séptimo nervio craneal. La etiología y la patogenia de la parálisis de Bell no están claras. Existe la preocupación de que la reactivación de las infecciones latentes asociadas con el virus del herpes simple de los ganglios geniculados de los nervios faciales puede ser una de las causas de la parálisis de Bell. También se ha propuesto un mecanismo autoinmune para la causa de la parálisis de Bell. Se ha planteado la hipótesis de que puede estar implicada una desmielinización segmentaria inmunomediada. [82]”