lunes , 5 diciembre 2022

Excesos de Muertes en varios países relacionadas con la inyección K0 B1T

Ha surgido nueva evidencia de que las inyecciones de ARNm contra el COVID-19 están dañando rutinariamente el corazón de todos los receptores de la vacuna, lo que genera más preguntas sobre su seguridad y su papel en los recientes niveles elevados de muertes relacionadas con el corazón.

La evidencia más reciente proviene de un estudio de Suiza, que encontró niveles elevados de troponina, lo que indica una lesión cardíaca, en todas las personas vacunadas, con un 2,8 % mostrando niveles asociados con miocarditis subclínica.

El 58 % de las muertes por K0 B1T en agosto del 2022, en los EEUU  estaban vacunados, Aumento de muertes por K0 B1T en los países más vacunados del mundo , https://www.bitchute.com/video/nDtF3wYJWjXT/

La línea oficial sobre lesiones y muertes cardíacas elevadas, intentan hacernos suponer que lo más probable es que sean causadas por el virus como una condición posterior a Covid en lugar de las inyecciones.

El grupo de expertos HART (Equipo de Asesoramiento y Recuperación de Salud) ha señalado a Australia como un «grupo de control» en esta cuestión. HART señala que, aunque Australia no había tenido un covid significativo (solo 30.000 infecciones reportadas y 910 muertes) antes de mediados de 2021, se vio una tendencia en el exceso de muertes no relacionadas con covid a partir de junio de 2021 (ver más abajo). HART señala que Australia «no tenía Covid anterior como razón para ver este aumento en la mortalidad y la presión hospitalaria a partir de la primavera de 2021». En cambio, “los resultados de este grupo de control indican que la causa de este aumento de muertes, particularmente en los jóvenes, debe ser algo en común con Australia, Europa y los EE. UU.”.

Gráfico de mortalidad del gobierno australiano  ,  incluida la mortalidad por Covid. Tenga en cuenta que el Gobierno eligió trazar las infecciones por Covid en lugar de las muertes por Covid en este gráfico.

En Nueva Zelanda, el economista John Gibson  encontró una asociación temporal entre los refuerzos y el exceso de muertes, estimando “16 muertes en exceso por cada 100.000 dosis de refuerzo” (ver más abajo). Señaló que la distribución por edades de las muertes corroboró la hipótesis: «Los grupos de edad con mayor probabilidad de usar refuerzos muestran grandes aumentos en el exceso de mortalidad después de que se implementan los refuerzos».

En Japón, Guy Gin informa que el profesor Seiji Kojima de la Universidad de Nagoya encontró la misma correlación durante el lanzamiento del refuerzo de enero a marzo de 2022 (ver más abajo), un momento en el que la mayoría de las muertes en exceso no se debieron al covid.

Japón. Línea azul/eje izquierdo: exceso acumulado de muertes. Línea naranja/eje derecho: Tasa de refuerzo

En Israel, un estudio en Nature observó una tendencia similar para las personas de 16 a 39 años, con llamadas de emergencia por paro cardíaco que subían y bajaban con la primera y la segunda dosis y luego subían y bajaban de nuevo después de las dosis para las personas recuperadas.

El Dr. Eyal Shahar analizó los datos de muertes israelíes para todas las edades y estimó “un rango plausible de la tasa de mortalidad de refuerzo en Israel en agosto de 2021” de 8 a 17 muertes por cada 100.000 vacunados. En los Países Bajos, el vacunólogo Dr. Theo Schetters estimó una tasa de mortalidad de refuerzo en los mayores de 60 años de hasta 125 por cada 100.000 vacunados.

En cuanto a la causa, el Dr. Michael Palmer y el Dr. Sucharit Bhakdi de Doctors for Covid Ethics han establecido lo que consideran «prueba irrefutable de causalidad» de que las inyecciones de ARNm están causando daño vascular y orgánico. A partir de estudios y evidencia de autopsia, los expertos médicos muestran:

  1. Las inyecciones de ARNm no se quedan en el lugar de la inyección, sino que viajan por todo el cuerpo y se acumulan en varios órganos;
  2. Las inyecciones Covid basadas en ARNm inducen una expresión duradera de la proteína de pico (spike) SARS-CoV-2 en muchos órganos;
  3. La expresión de la proteína espiga inducida por la vacuna induce una inflamación similar a la autoinmune;
  4. La inflamación inducida por la inyección puede causar graves daños en los órganos, especialmente en los vasos, a veces con resultados mortales.

Explican que la evidencia de la autopsia muestra que «la fuerte expresión de proteína pico o spike en el músculo cardíaco después de la vacunación se correlaciona con una inflamación significativa y destrucción de tejido». Agregan que “el daño vascular inducido por la vacuna promoverá la coagulación de la sangre, y las enfermedades relacionadas con la coagulación, como el ataque cardíaco, el accidente cerebrovascular y la embolia pulmonar, son muy comunes en las bases de datos de eventos adversos”.

Un informe de caso reciente en inyecciones de una autopsia realizada a un hombre de 76 años que murió tres semanas después de recibir su tercera vacuna contra el COVID-19 confirma el papel de la inyección. Se encontró la presencia de proteína espiga spike pero no la proteína nucleocápside en el cerebro y el corazón del hombre fallecido, lo que demuestra que la vacuna (que a diferencia del virus solo produce la proteína espiga) fue la causa de la inflamación mortal.

En el corazón, estaban presentes signos de miocardiopatía crónica, así como miocarditis linfohistiocítica aguda leve y vasculitis. Aunque no había antecedentes de COVID-19 para este paciente, se realizó inmunohistoquímica para antígenos de SARS-CoV-2 (proteínas de pico y nucleocápside). Sorprendentemente, solo se pudo detectar proteína de espiga o spike pero ninguna proteína de nucleocápside dentro de los focos de inflamación tanto en el cerebro como en el corazón, particularmente en las células endoteliales de los vasos sanguíneos pequeños. Dado que no se pudo detectar la proteína de la nucleocápside, la presencia de la proteína del pico o spike debe atribuirse a la vacunación más que a la infección viral. Los hallazgos corroboran informes previos de encefalitis y miocarditis causadas por inyeccionesCOVID-19 basadas en genes.

Un informe de caso de la autopsia de un paciente de 55 años que murió cuatro meses después de recibir una inyección de Pfizer como segunda dosis (su primera dosis fue AstraZeneca) hizo hallazgos similares.

La proteína Spike del SARS-CoV-2, pero no la proteína de la nucleocápside, se detectó esporádicamente en las paredes de los vasos mediante un ensayo inmunohistoquímico. Se determinó que la causa de la muerte fue infarto agudo de miocardio y miocarditis linfocítica. Estos hallazgos indican que la miocarditis, así como los eventos tromboembólicos posteriores a la inyecciones basadas en genes inductores de picos, están causalmente asociados con una respuesta inmunológica dañina al agente codificado.

Un metanálisis reciente afirmó encontrar que el riesgo de miocarditis es «más de siete veces mayor en las personas que estaban infectadas con el SARS-CoV-2 que en las que recibieron la vacuna». Afirma que esto respalda «el uso continuo de inyecciones de ARNm COVID-19 entre todas las personas elegibles según las recomendaciones de los CDC y la OMS».

Sin embargo, los críticos han señalado las numerosas fallas en este metanálisis y resaltado que está en desacuerdo con un importante estudio nórdico de 23 millones de personas que encontró que el riesgo de hospitalización posterior a la vacunación en hombres de 16 a 24 años era de hasta 28 veces mayor que el riesgo post-Covid. En el Daily Skeptic hemos escrito sobre este estudio , así como sobre una serie de otros estudios con hallazgos similares, incluidos los de Francia , Inglaterra y los EE . UU . (junto con las críticas de los estudios que pretenden demostrar lo contrario). Un estudio de Israel confirma el riesgo elevado de la vacunación y afirma: «No observamos una mayor incidencia de pericarditis ni de miocarditis en pacientes adultos que se recuperan de la infección por COVID-19». Un estudio de Italia encontró una ausencia similar de miocarditis elevada durante el período pandémico previo a la vacunación.

También debemos tener en cuenta que la vacunación no previene la infección por Covid, por lo que los riesgos son aditivos y la comparación entre el riesgo de vacunación y el riesgo de infección es falsa. La lesión cardiovascular tampoco es el único evento adverso grave asociado con estas inyecciones. Un estudio reciente realizado por investigadores de Harvard, Oxford y la Universidad Johns Hopkins (entre otros) encontró que las inyecciones de ARNm tienen hasta casi 100 veces más probabilidades de causar lesiones graves a una persona en edad de estudiante que evitar que sea hospitalizado con COVID-19. 19

La mayoría de estos estudios solo analizan los eventos adversos clínicos, es decir, eventos lo suficientemente graves como para justificar la asistencia médica. Ahora están surgiendo estudios que muestran que estos eventos clínicos son solo la punta del iceberg de un número mucho mayor de lesiones subclínicas. Un estudio en Tailandia encontró efectos adversos cardiovasculares en alrededor de un tercio de los adolescentes (29,2 %) después de la vacunación con Pfizer e inflamación cardíaca subclínica en uno de cada 43 (2,3 %).

El estudio suizo mencionado anteriormente fue destacado recientemente por el Dr. Vinay Prasad y proviene de la Sociedad Europea de Cardiología. Confirma el resultado tailandés, encontrando al menos un 2,8 % con miocarditis subclínica (posiblemente más, ya que los investigadores excluyeron la mitad de los casos como posiblemente por otra causa). El Dr. Prasad observa que esto significa que la miocarditis subclínica es cientos de veces («dos órdenes de magnitud») más común que la miocarditis clínica. Las tasas fueron más altas en las mujeres con un 3,7%, que es una de cada 27 vacunadas. (El Dr. Prasad señala que esto es diferente al estudio tailandés, que encontró las tasas más altas habituales en los hombres; sugiere que puede estar relacionado con la forma en que los investigadores excluyeron los casos).

De manera crucial, el estudio encontró niveles elevados de troponina, lo que indica una lesión cardíaca, en todas las personas vacunadas (consulte el gráfico anterior, donde las líneas oscuras que se desplazan hacia la derecha de las líneas más tenues del grupo de control implican niveles elevados en toda la población vacunada). Esto indica que la vacuna está dañando rutinariamente el corazón (un órgano que no se cura bien) y que las lesiones conocidas son solo los casos más graves de un número mucho mayor que ocurre en todos los ámbitos.

Estas lesiones no son necesariamente cortas y terminan rápidamente. Los estudios han demostrado que todavía se encuentra proteína de pico o spike en la sangre de muchas personas vacunadas al menos cuatro meses después de la vacunación, lo que sugiere que todavía se produce de alguna manera. No se ha identificado el mecanismo de esta producción a largo plazo de proteína espiga por parte del cuerpo (es el código genético que se incorpora al ADN de la célula?). Pero si las células en el sistema cardiovascular y en otros lugares siguen produciendo esta proteína patógena e inflamatoria durante meses, el riesgo de daño autoinmune identificado en las autopsias anteriores aumenta considerablemente. Una lesión autoinmune de este tipo puede ser desencadenada por un nuevo desafío del virus que aumenta la respuesta inmune a la proteína de pico o spike, lo que puede explicar por qué el exceso de muertes no relacionadas con Covid a menudo acompaña a las olas de Covid.

Ahora hay evidencia considerable de que las inyecciones de ARNm dañan el corazón de forma rutinaria, con niveles elevados de troponina en todos los ámbitos y miocarditis subclínica en hasta uno de cada 27 casos o más. Estos no son eventos raros, como suelen afirmar las autoridades médicas y los medios de comunicación. Son alarmantemente comunes.

Las revistas científicas con cada vez más conflictos de intereses

El consejo editorial de la Revista Internacional de Salud Ocupacional y Ambiental renunció hoy en protesta por las batallas en curso que involucran al nuevo editor y su manejo de los retiros o retracciones de estudios recientes.

Hemos cubierto las quejas de la junta con la revista y el editor, que se remontan a la primavera , e incluyen el nombramiento de un nuevo editor con vínculos en la industria farmacéutica sin consultar a la junta, y el retiro de un artículo del editor anterior que criticaba la investigación patrocinada por la empresa, sin explicación, de nuevo, sin consultar al consejo editorial. En la carta de renuncia en masa fechada hoy y enviada a Ian Bannerman, director general de las revistas Taylor & Francis, que publica el IJOEH , el miembro de la junta Arthur Frank escribe:

No estamos satisfechos con nuestras interacciones con usted y Taylor & Francis, especialmente con respecto al proceso de designación del nuevo editor en jefe y el retiro unilateral de artículos aprobados o impresos realizados por los editores.

No deseamos ser parte de la aparente nueva dirección hacia la que parece estar moviéndose la revista, y no seremos parte de estos desarrollos.

Esto sucede en la mayoría de las revistas científicas prestigiosas por lo que han hecho en el pasado lejano.

La Dra. Marcia Angell, ex editora de The New England Journal of Medicine, escribió el libro : La verdad sobre las compañías farmacéuticas: cómo nos engañan y qué hacer al respecto https://www.bitchute.com/video/mNH6xUWZfkCu/

Dr. Peter Rost, ex vicepredidente de Pfizer, revela como hacen sobornos a Gobiernos, Instituciones Médicas, Universidades y a científicos https://www.bitchute.com/video/zVHaSlw2PWrT/

Si encuentra “ este artículo útil suscríbase como miembro de nuestro equipo para apoyarnos y en conjunto podamos aclarar el tema en discusiones con familiares, amigos, funcionarios y empleadores. La experiencia nos dice que cuando la gente esta siendo coaccionada y no entiende que pasa, cuando finalmente se enteran quien y como los están coaccionando, entonces pueden salir de la confusión, eliminar el miedo y actuar seguros para defenderse. Para lograr esto primero hace falta informar con evidencia de primera línea, no de forma periodística sino con una base de datos con la documentación científica de expertos, libre de conflictos de intereses. Para llevar a cabo esta base de datos en cienciaysaludnatural.com hacen falta recursos, pagar hosting y el tiempo de elaboración de contenidos. Necesitamos que las personas que reconocen el valor del proyecto nos recomienden para poder continuarlo. Muchas gracias. Puede Apoyarnos en  https://cienciaysaludnatural.com/colaboracion

Tambien agradecemos su apoyo a esta base de datos con un bono contribución en mercado pago por única vez:
1000$ https://mpago.la/1Q1NEKM
500 $ https://mpago.la/2u2cZrG
300 $ https://mpago.la/1bPs2pS