lunes , 5 diciembre 2022

Poder aclarador de las autopsias pandémicas

Por el Dr. Peter McCullough

Las autopsias han sido un ejercicio crítico en medicina humana y veterinaria durante miles de años. La autopsia moderna es poderosa con imágenes radiográficas antemortem, toxicología forense en busca de drogas y venenos, pruebas genéticas y técnicas microbiológicas para evaluar la presencia de agentes infecciosos (virus, bacterias, hongos, priones). Además de la inspección macroscópica de órganos, la fotografía y la medición del peso, una de las partes más poderosas de la autopsia es el examen histopatológico. 

Esto implica cortar tejidos, teñir y examinarlos bajo el microscopio. Las nuevas técnicas «mínimamente» invasivas hacen que el procedimiento de autopsia sea más aceptable para las familias y tienen un rendimiento considerable antes de la era de la pandemia con una nueva causa de muerte encontrada en aproximadamente el 17% y >80% con preguntas clínicas importantes respondidas. [i]  

En la nueva pandemia de coronavirus, las autopsias han llevado a una comprensión revolucionaria de los procesos que conducen a la muerte después de la infección viral y la vacunación contra la COVID-19. En abril de 2020, Carsana y sus colegas describieron lesiones en los vasos sanguíneos y microcoágulos de sangre en los pulmones y muchos órganos en las autopsias de COVID-19, lo que llevó a comprender que los anticoagulantes deben considerarse en casos graves. [ii] 

Chertow et al, de los Institutos Nacionales de Salud, encontraron que el SARS-CoV-2 es abundante, está vivo y se replica durante meses en aquellos que finalmente mueren debido a la infección. [iii]  ¡No es de extrañar que los pacientes den positivo intermitentemente por SARS-CoV-2 durante meses después!   

Probablemente, la aplicación más poderosa de la autopsia pandémica ha sido en la muerte después de la vacunación con COVID-19, mejor ejemplificado por un informe de caso del Dr. Michael Morz que trabaja en el Instituto de Patología ‘Georg Schmorl’, el Hospital Municipal Dresden-Friedrichstadt, en Dresden , Alemania.

A Case Report: Multifocal Necrotizing Encephalitis and Myocarditis after BNT162b2 mRNA Vaccination against COVID-19 https://www.mdpi.com/2076-393X/10/10/1651

Este estudio describie a un hombre de 76 años con enfermedad de Parkinson que en mayo de 2021 recibió la inyección de AstraZeneca ChAdOx1 y sufrió «efectos secundarios cardiovasculares«, por lo que la segunda dosis de la serie se cambió a la vacuna Pfizer BNT162b2 mRNA/Comirnaty y se administró en julio de 2021, después de lo cual la “familia notó cambios conductuales y psicológicos obvios (p. ej., ya no quería que lo tocaran y experimentó una mayor ansiedad, letargo y retraimiento social incluso de los familiares cercanos)”. Además, hubo un empeoramiento sorprendente de sus síntomas de Parkinson, lo que provocó la necesidad de una silla de ruedas. 

Nunca se recuperó por completo de estos efectos secundarios después de las dos primeras vacunas, pero aun así recibió otra inyección de Pfizer en diciembre de 2021 y tres semanas después colapsó y murió. La autopsia mostró deposición de proteína Spike inducida por la vacuna, inflamación y daño en el cerebro y el corazón. 

El Dr. Morz concluyó que la vacunación repetida causó la muerte. Un análisis de McLachlan et al a principios de 2021 del sistema VAERS de los CDC encontró que la muerte después de la vacunación ocurría con mayor frecuencia en los ancianos donde la muerte no sería inesperada debido a otros problemas, sin embargo, la viñeta en VAERS indicó, como el caso de Morz, que no hay otra explicación inmediata fue divulgado aparte de la vacuna.[iv] 

Analysis of COVID-19 vaccine death reports from the Vaccine Adverse Events Reporting System (VAERS) Database Interim: Results and Analysis https://www.researchgate.net/publication/352837543_Analysis_of_COVID-19_vaccine_death_reports_from_the_Vaccine_Adverse_Events_Reporting_System_VAERS_Database_Interim_Results_and_Analysis

Por lo tanto, aquí hay algunas conclusiones poderosas con respecto a la vacunación COVID-19:

  • 1), la muerte después de la inyección en personas mayores puede no atribuirse a la vacuna a menos que se realice una autopsia,
  • 2) la inflamación masiva en el cerebro y el corazón puede ser coincidente y juntos provocar la muerte,
  • 3) los síntomas cardiovasculares y neurológicos adversos posteriores son una fuerte contraindicación para las inyecciones adicionales,
  • 4) el deterioro cognitivo no debe descartarse como Alzheimer, Parkinson u otras afecciones, como en este caso; las familias deben sospechar que las vacunas están empeorando la condición,
  • 5) la única forma en que nuestros adultos mayores pueden estar libres de esta terrible amenaza es rechazar los refuerzos y buscar tratamiento temprano si ocurre la enfermedad. 

Finalmente, y especialmente para los jóvenes sin una causa clara de muerte, la inyección contra el COVID-19 no se puede descartar como la causa a menos que las familias se presenten e indiquen que no se administró. En este caso, la prueba es irrefutable que la causa fué la vacunación contra el COVID-19.

Referencias

[i] Blokker BM, Weustink AC, Wagensveld IM, von der Thüsen JH, Pezzato A, Dammers R, Bakker J, Renken NS, den Bakker MA, van Kemenade FJ, Krestin GP, Hunink MGM, Oosterhuis JW. Conventional Autopsy versus Minimally Invasive Autopsy with Postmortem MRI, CT, and CT-guided Biopsy: Comparison of Diagnostic Performance. Radiology. 2018 Dec;289(3):658-667. doi: 10.1148/radiol.2018180924. Epub 2018 Sep 25. PMID: 30251930.

[ii] Pulmonary post-mortem findings in a large series of COVID-19 cases from Northern Italy Luca Carsana, Aurelio Sonzogni, Ahmed Nasr, Roberta Simona Rossi, Alessandro Pellegrinelli, Pietro Zerbi, Roberto Rech, Riccardo Colombo, Spinello Antinori, Mario Corbellino, Massimo Galli, Emanuele Catena, Antonella Tosoni, Andrea Gianatti, Manuela Nebuloni medRxiv 2020.04.19.20054262; doi: https://doi.org/10.1101/2020.04.19.20054262

[iii] Daniel Chertow, Sydney Stein, Sabrina Ramelli et al. SARS-CoV-2 infection and persistence throughout the human body and brain, 20 December 2021, PREPRINT (Version 1) available at Research Square [https://doi.org/10.21203/rs.3.rs-1139035/v1]

[iv] McLachlan, Scott & Osman, Magda & Dube, Kudakwashe & Chiketero, Patience & Choi, Yvonne & Fenton, Norman. (2021). Analysis of COVID-19 vaccine death reports from the Vaccine Adverse Events Reporting System (VAERS) Database Interim: Results and Analysis. 10.13140/RG.2.2.26987.26402.