jueves , 13 junio 2024

Hay inyecciones K0 B1T con contaminación genética que podrían modificar nuestro ADN

Print Friendly, PDF & Email

Por Ignasz Semmelweisz

  • Todas las terapias génicas contienen ARN fuera de especificación (tanto más largos como fragmentos).
  • La contaminación por ADN comprende «plásmidos de vectores de expresión», que son restos del proceso de fabricación de la terapia génica, y son genéticamente activos, es decir, son «competentes para la replicación» en células de mamíferos y bacterias, capaces de producir copias de sí mismos in vivo, con efectos desconocidos pero hipotéticos.
  • La cantidad de esta contaminación está «órdenes de magnitud» por encima de los límites específicos establecidos por la EMA («los niveles de contaminación por ADNdc son 100 veces superiores e implican billones de moléculas de ADN por dosis»).
  • La EMA tenía una apreciación previa de la necesidad de establecer límites a la contaminación por ADN, aunque en la documentación que Latypova o McKernan han visto no consta por qué y cómo se establecieron esos límites para estos productos. Esto demuestra la preocupación reguladora sobre dicha contaminación que precede al lanzamiento del producto.
  • Estos plásmidos están formados por ADN de doble cadena (ADNdc). Se sabe que la inyección de ADNdc en humanos (en una inyección de ADN, por ejemplo) produce una respuesta inmunitaria humana de interferón de tipo I a través de STING. Esto significa que, independientemente del motivo de la contaminación, el ADNdc podría desencadenar algún tipo de respuesta inmunitaria no documentada en los pacientes.
  • Los plásmidos se han diseñado con características específicas, incluida la codificación de la proteína espiga o spike y la resistencia a los antibióticos neomicina y kanamicina.
  • Los plásmidos contienen el código genético del promotor SV40, y en algunos de ellos este código aparece dos veces. El promotor SV40 hace que el plásmido tenga más capacidad de expresión génica, es decir, de producir proteínas que tengan algún efecto, y duplicar el SV40 aumenta aún más la capacidad de expresión génica.
  • El «Promotor SV40 con 72bps indel» detectado es una «señal de localización nuclear» que significa que el plásmido o una de sus proteínas expresadas pueden ser transportados al núcleo de la célula huésped, donde se encuentra el ADN huésped, lo que crea la duda de si se producirá una interacción con el ADN huésped y con qué efecto, por ejemplo, la integración con el ADN humano.
  • Los plásmidos contienen también el código genético de la proteína espiga o spike. Si se combina la capacidad del plásmido para expresar la proteína de la espiga o spike con uno o dos promotores SV40, se podría obtener una potente fuente de producción de proteína de la espiga in vivo, además de la prevista por la carga útil de ARNm específica de la terapia génica, de forma totalmente incontrolada y durante un tiempo desconocido.

La ciencia compleja es absolutamente fundamental para el trabajo de todos los reguladores médicos de la International Coalition of Medicines Regulatory Authorities ICMRA y más allá. Los reguladores deben demostrar que la contaminación genética no está presente en las terapias génicas Covid. Si no pueden, deben explicar por qué existen estos fenómenos y cómo, y luego explicar cuáles son los factores causales anteriores y las implicaciones posteriores. Cualquier otra cosa es un abandono de funciones.

Debería llegar a comprender que la presencia de estos problemas, si se confirman de forma múltiple, significa que los reguladores deben estar permitiendo a sabiendas que estos productos contengan ingredientes/contaminantes variables y no especificados, o no lo saben porque no están supervisando, como mínimo, la producción final de las terapias génicas antes de que se inyectaran a los ciudadanos.

Además, todo lo que sigue supone un claro incumplimiento de las especificaciones normativas publicadas para las terapias génicas Covid. Esto significa, a un nivel simple y básico, que la información publicada por los reguladores (EUA/CMA/EPAR, información para profesionales sanitarios, prospectos de información para pacientes) es inexacta y, por lo tanto, los pacientes han sido mal informados sobre lo que se les ha inyectado y los efectos que podría tener sobre ellos.

Contaminación por ADN, ARN y proteínas en las terapias génicas Covid

En 2021, Sasha Latypova, ejecutiva sénior de I+D de Pharma & Medical Device, realizó un análisis de VAERS y «descubrió a principios de 2021 al observar los eventos adversos de VAERS por número de lote: la fabricación de los viales se «cambia sobre la marcha» y nadie está comprobando ni haciendo cumplir ninguna norma cGMP: «. Latypova recibió una investigación europea que separaba el ARN, el ADN y las proteínas de los viales de terapia génica Covid. El ARN del vial de Pfizer no se ajustaba a las especificaciones declaradas por Pfizer; era demasiado largo o demasiado corto (fragmentado) en la longitud de la secuencia de ácido nucleico. Esta investigación también detectó la presencia de contaminación por ADN que estaba órdenes de magnitud por encima de los límites del regulador, y contaminación por proteínas. Según sus hallazgos en la documentación reglamentaria, los reguladores eran conscientes de las no conformidades, pero las permitían. Los fragmentos de ARN pueden tener efectos tóxicos y cancerígenos. En esta investigación no se secuenció el ADN encontrado, por lo que se desconocía de qué se trataba.

El complejo industrial militar de EE.UU, detras de todo el fraude de la falsa pandemia
Alexandra “ Sasha ” Latypova entrevistada por Robert Kennedy jr. confirma y explica como el complejo industrial militar de EE.UU con el grupo Vanguard y BlackRock son los que estan detras de todo el fraude de la falsa pandemia, sin controles de seguridad… https://rumble.com/v2e4c3u-el-dpto.-de-defensa-de-ee.uu.-detrs-de-la-falsa-pandemia.html Colabore con nosotros para que podamos subtitular más videos al español, gracias.
https://cienciaysaludnatural.com/colaboracion/

Desde febrero de 2023, Kevin McKernan, experto en genómica y secuenciación, está realizando un análisis independiente y continuo del contenido de los viales de las terapias génicas monovalentes y bivalentes de Moderna y Pfizer. Ha encontrado contaminación por ARN y ADN que de nuevo estaba fuera de especificación. Ha utilizado 9 pruebas (ensayos) diferentes para caracterizar la contaminación.

Efectos potenciales de la contaminación por plásmidos in vivo

  • La simple inyección de ADNdc en humanos podría desencadenar la respuesta inmunitaria STING inherente y no intencionada que implica a las citoquinas, en un grado desconocido dado el nivel de contaminación por ADNdc.
  • La contaminación por ARNm fuera de especificación podría tener un efecto desconocido, posiblemente carcinogénico basado en el conocimiento previo del ARNm y el micro ARN (miARN).
  • El componente de PNL de las terapias génicas tiene el potencial de encapsular la contaminación por ADNdc del mismo modo que pretende encapsular la carga útil de ARNm. Si esto sucede, la contaminación por ADNdc se administraría in vivo de la misma manera que la carga útil de ARNm, es decir, oculta al sistema inmunitario, por todo el cuerpo, en células donde pueden replicarse e interactuar a nivel nuclear, es decir, con acceso al genoma humano.
  • Los estudios de biodistribución en animales muestran que las PNL pueden llegar literalmente a cualquier parte del cuerpo, llevando su carga útil (ARNm o ADNdc) a células de todo tipo de tejidos, incluido el intestino, donde residen las bacterias del microbioma intestinal.
  • Si los plásmidos de ADNdc acceden a las bacterias intestinales, son capaces de entrar en ellas (transfectarlas) y replicarse potencialmente entre 50 y 300 copias de sí mismos en el intestino.
  • Los plásmidos son resistentes a los antibióticos, con efectos desconocidos. Queda abierta la cuestión de si podrían contribuir a la resistencia general a los antibióticos en los seres humanos, a escala mundial.
  • Los plásmidos pueden transfectar células humanas mediante su liberación encapsulada en envoltorios LNP o, posiblemente, en virtud de su enorme número de replicación en bacterias, lo que da lugar a la bactofección, en la que algunas de las células del organismo intentan eliminar las bacterias infectadas por plásmidos engulléndolas. Este proceso puede dar lugar a que los plásmidos transfecten las células humanas que engulleron las bacterias.
  • Todo lo anterior, combinado con la capacidad del plásmido para codificar la proteína de la espiga, posiblemente reforzada por el promotor SV40, significa que la producción in vivo de la proteína de la espiga podría aumentar significativamente en cantidad y prolongarse en duración, mucho más allá de los límites previstos originalmente. Las investigaciones han demostrado que la producción in vivo de la proteína de la espiga se prolonga durante más de seis semanas y posiblemente meses.
  • Los plásmidos tienen el potencial de entrar en el núcleo de las células humanas e integrarse con el ADN humano. Se ha demostrado experimentalmente in vitro que la carga útil de ARNm puede hacer esto en células humanas de cáncer de hígado mediante un proceso denominado transcripción inversa LINE-1. Ese experimento no significa necesariamente que vaya a ocurrir in vivo en otras células humanas no cancerosas, pero esa investigación justifica nuevos estudios. Sin embargo, McKernan señala que cuando la contaminación por ADNdc está presente en cantidades suficientemente grandes, puede potencialmente integrarse con el ADN humano por la mera fuerza de la contaminación, es decir, sin que se emplee el proceso LINE-1 RT, lo que plantea la cuestión de si esto está ocurriendo en humanos y con qué efectos.

Posible presencia de endotoxinas

Todo lo anterior, en opinión de McKernan, es resultado del proceso de fabricación que emplea bacterias E. coli manipuladas en las que se cultivan los plásmidos ADNdc. Los plásmidos son una plantilla de ADN de la que se derivan los principios activos de ARNm de las terapias génicas Covid. Así pues, la calidad («fidelidad») de los plásmidos es fundamental para la calidad de la carga útil de ARNm (parafraseando a la MHRA). El proceso de producción debe extraer los plásmidos de la bacteria E. Coli, derivar la carga útil de ARNm y, a continuación, purificar el ARNm.

Lo que ha detectado son plásmidos de producción del proceso de fabricación que no se han eliminado, lo que sugiere una purificación inadecuada. Su sospecha natural e informada es que la presencia de plásmidos sugiere la hipotética presencia de otra sustancia relacionada que se produce inherentemente como resultado de la extracción de plásmidos de una bacteria gramnegativa como E. coli. Cuando se destruyen dichas bacterias -por ejemplo, en el acto de extracción de plásmidos- se libera una endotoxina, el lipopolisacárido (lipopolysaccharides LPS). El LPS, cuando se inyecta en seres humanos, puede causar importantes efectos nocivos, incluida la anafilaxia, por lo que puede ser perjudicial o mortal.

La contaminación por plásmidos es un indicio de una posible contaminación por LPS y, en opinión de McKernan, también debe investigarse adecuadamente. En el peor de los casos, las terapias génicas Covid podrían contener lipopolisacárido (lipopolysaccharides LPS) a niveles que por sí solos causen daños o la posible muerte. Se han registrado numerosos casos documentados de anafilaxia y se reconoce formalmente que las terapias génicas Covid provocan anafilaxia en algunas personas. Hipotéticamente, podría ser que algunos lotes que desencadenaron anafilaxia lo hicieran en su totalidad o en parte debido a los niveles de LPS.

Control de calidad, garantía de calidad, supervisión y control

Todo lo anterior lleva a preguntarse por el control de calidad global, la garantía de calidad, la supervisión reglamentaria y el seguimiento de las terapias génicas Covid. En resumen, si estos procesos se llevaran a cabo de forma eficaz, los productos que contuvieran algo distinto a los ingredientes especificados en la información reglamentaria y del fabricante para el paciente y en los prospectos no se comercializarían ni se inyectarían en seres humanos.

Pacientes mal informados, consentimiento informado y responsabilidad

No se ha informado a los pacientes de la posible presencia de contaminación o ingredientes distintos de los enumerados en la información que se les ha facilitado, ni se les han explicado sus posibles efectos. Tampoco se han explicado los riesgos y probabilidades de ello. Así pues, el consentimiento informado de los pacientes puede haberse visto afectado hasta el punto de que nunca se haya podido dar un verdadero consentimiento informado.

Si los reguladores conocieran la posible contaminación con material genético y establecieran límites para ella, la presencia conforme de dicho material podría considerarse «un ingrediente», que podría, incluso en cantidades limitadas, tener algún efecto sobre el paciente. Ningún posible contaminante genético de este tipo se declaró en la información reglamentaria o del fabricante para el paciente, y no se enumeraron expresamente efectos secundarios o riesgos asociados más allá de los efectos secundarios asociados a los ingredientes declarados. De la documentación actualmente disponible se desprende que los ensayos clínicos de los productos no incluyeron la investigación de los efectos de la contaminación por ARNm, miARN o ADNdc en seres humanos específicamente, a pesar de que era una preocupación conocida por los reguladores, que tomaron decisiones específicas sobre los límites, pero parecen no haber vigilado esos límites.

Por lo tanto, hay cuestiones sobre la responsabilidad que van desde el fabricante, pasando por los gobiernos, hasta el regulador y cualquiera de sus agentes, incluidos médicos, enfermeras y personal de vacunación.

Exposición de lactantes y niños

Los productos investigados de esta manera se han utilizado para inyectar a bebés y niños. Que exista la posibilidad de que estén expuestos a este contaminante debe ser motivo de gran preocupación.

La afirmación general de fabricantes, gobiernos y reguladores ha sido que las terapias génicas Covid son «seguras y eficaces» para mujeres, embarazadas o no, y lactantes y niños. Esta afirmación se ha hecho a pesar de la falta de pruebas que lo demuestren. La falta de pruebas de daños debido a la ausencia de ensayos clínicos o investigaciones sobre daños potenciales o reales no es prueba de seguridad, es decir, la ausencia de pruebas no es prueba de ausencia.

En los estudios de Pfizer con animales se ha demostrado científicamente que las PRL empleadas en las terapias génicas Covid se biodistribuyen por todo el cuerpo y por todos los tipos celulares investigados, y se acumulan durante el periodo observado de 48 horas (ver video arriba). En particular, esta acumulación se produjo en el cerebro, el hígado y los ovarios. La acumulación ovárica fue muy elevada. El ovario no está diseñado para eliminar contaminantes.

El Dr. John Campbell revisa los datos de biodistribución de Pfizer, todo esto se sabía antes de que se aprobaran las inyecciones K0 B1T. Documento de TGA Pfizer, oculto desde enero de 2021: https://www.tga.gov.au/sites/default/files/foi-2389-06.pdfhttps://www.bitchute.com/video/kAcDpe86z8ii/

Otras investigaciones han demostrado que las PNL no necesariamente del tipo específico empleado en las terapias génicas Covid tienen la capacidad, ya sea de forma innata o por diseño, de llegar y atravesar la placenta y la barrera placentaria y llegar a los trofoblastos, para la entrega expresa de cargas útiles de ARNm allí. Estas estructuras son inherentemente fundamentales para la implantación y el desarrollo del embrión. Puede darse el caso de que las PRL de terapia génica Covid tengan esta afinidad placentaria innata o deliberada. Su acumulación en el ovario y su capacidad diseñada para transfectar todas las células humanas lo convierten en una posibilidad. Algunas investigaciones afirman que este suministro de ARNm por PNL se ha realizado «sin toxicidad», pero esta afirmación ha sido puesta en duda por @Jikkyleaks (Twitter), un científico anónimo implicado en el escrutinio minucioso de asuntos científicos en toda la pandemia. La investigación de Jikkyleak sobre la investigación y las afirmaciones de la PNL, en lo que respecta a la fertilidad, se encapsula en el #Placentagate (véase el artículo a continuación para una introducción general y más enlaces) y revela la posible ofuscación deliberada de pruebas que refutan la afirmación de «no toxicidad» en los mismos documentos de investigación que hacen esa afirmación.

Además, Jikkyleaks demuestra que los agentes de la comunidad científica que constituyen «el contacto de la industria farmacéutica con la fertilidad» tienen vínculos nepóticos e intereses creados entre ellos, así como relaciones rastreables de financiación y publicación que se suman a los posibles conflictos de intereses creados.

Esta situación por sí sola plantea la cuestión de qué efecto tienen los PNL y la carga útil de ARNm prevista en las terapias génicas Covid sobre las mujeres, el embarazo, los embriones, los fetos y los niños. Literalmente, no se realizó ninguna investigación en humanos sobre estas cuestiones específicas antes de la puesta en marcha, y así lo declaran expresamente los reguladores en la documentación pública. Los ensayos clínicos de fase 3 sobre aspectos de estas áreas de investigación no se iniciaron hasta mucho después de que comenzara la implantación. Por su naturaleza, las pruebas de fertilidad humana requieren más de una década si se pretende analizar el efecto longitudinal en la descendencia de primera y segunda generación.

Consideremos ahora las posibles cuestiones en torno a los PNL que transportan ARNm, miARN y ADNdc no intencionados y no estudiados fuera de especificación al ovario, la placenta, el embrión y el feto.

Si ahora consideramos la integración de todo lo anterior, nos encontramos con numerosas posibilidades y preguntas sin respuesta en torno al efecto neto sobre los seres humanos y su descendencia, de las terapias génicas Covid.

¿Qué se desprende de lo anterior?

  • Una urgente investigación experimental adicional del contenido de los viales de producción de todas las terapias génicas Covid para verificar los hallazgos de McKernan et al. McKernan busca precisamente una mayor implicación y una revisión por pares activa de su trabajo. Ha puesto a disposición, a bajo coste, todos los medios para verificar de forma independiente su trabajo.
  • Publicidad de su trabajo para concienciar a la población con el fin de impulsar la demanda pública de respuestas a las preguntas planteadas.
  • Desafío directo a todos los reguladores médicos y fabricantes farmacéuticos mundiales para exigir respuestas a las innumerables preguntas y pruebas que respalden todas las respuestas.

Lo que usted puede hacer

Por favor, considere:

  • Examine usted mismo lo anterior y, si lo considera válido, utilice su plataforma para informar a su público de las preocupaciones planteadas, las implicaciones y los llamamientos a la acción.
  • Póngase en contacto directamente con Kevin McKernan y Sasha Latypova, con el fin de darles a ambos la oportunidad de ofrecer una explicación en profundidad y accesible al público en general de todo lo anterior.
  • Tenga en cuenta lo anterior en su trabajo sobre el papel de los reguladores médicos , el Departamento de Defensa de EE.UU. y los fabricantes en el Covid y las terapias génicas de Covid, en concreto desafiándoles con lo anterior y exigiéndoles respuestas.
  • Considere la activación de su público en torno a lo anterior para presionar directamente a los fabricantes y reguladores en busca de respuestas.

Estas cuestiones representan potencialmente las deficiencias más atroces de la medicina en la historia de la humanidad, precisamente porque los productos son de naturaleza genética, tienen la capacidad hasta ahora desconocida de biodistribuirse por todo el cuerpo y pueden tener efectos desconocidos y complejos. El hecho de que se haya detectado a tal escala una contaminación genética del tipo descrito amplifica todos estos problemas en órdenes de magnitud potenciales.

Para una conversación de una hora entre Jessica Rose y Kevin McKernan sobre este tema, que proporciona un punto de partida relativamente fácil, véase esta entrevista: Colabore con nosotros para que podamos subtitular este video al español, gracias…

Judy A. Mikovits Cuidado con los peligros de las inyecciones Covi y el engaño del Dr. Fauci, 5 de febrero de 2023, OC, CA https://rumble.com/v2ej0c2-beware-of-vaccine-dangers-and-dr-faucis-deceit-feb-5-2023-oc-ca-presentatio.html Colabore paa que podamos subtitular este video, gracias

Si encuentra “ este artículo útil suscríbase como miembro de nuestro equipo para apoyarnos y en conjunto podamos aclarar el tema en discusiones con familiares, amigos, funcionarios y empleadores. L Muchas gracias. Puede Apoyarnos en  https://cienciaysaludnatural.com/colaboracion

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos

Para obtener información más detallada y acceder a la fuente completa de todas las cuestiones aquí descritas, empiece por los siguientes artículos, escritos para un público no especializado.

https://veryslowthinking.substack.com/p/mckernan-dna-contamination-in-covid

https://veryslowthinking.substack.com/p/latypova-dna-contamination-in-shots

https://veryslowthinking.substack.com/p/placentagate

Contactos

@kevin_mckernan

Kevin.McKernan en medicinalgenomics.com

https://anandamide.substack.com/

Sasha Latypova https://sashalatypova.substack.com/p/kevin-mckernan-reports-on-plasmidgate?autoPlay=true

@sasha_latypova@jikkyleaks