domingo , 23 junio 2024

Inyecciones K0 B1T relacionadas con la mortalidad de 17 millones de personas

Print Friendly, PDF & Email

El estudio: Rancourt, D.G., Baudin, M., Hickey, J., Mercier, J. “COVID-19 vaccine-associated mortality in the Southern Hemisphere”. CORRELATION Research in the Public Interest, Report, 17 September 2023https://correlation-canada.org/covid-19-vaccine-associated-mortality-in-the-Southern-Hemisphere/

Los datos sugieren que las vacunas contra la COVID-19 no han salvado vidas, sino que han provocado 17 millones de muertes y un aumento de la mortalidad por todas las causas en 17 países.

El Dr. Denis Rancourt habla de su reciente artículo titulado ‘Mortalidad asociada a la vacuna COVID-19 en el hemisferio sur’. El documento está disponible en
https://correlation-canada.org/covid-19-vaccine-associated-mortality-in-the-southern-hemisphere/
El análisis cuantitativo realizado por Denis y sus colegas Marine Baudin, Joseph Hickey y Jeremie Mercier llega a conclusiones bastante sorprendentes sobre la escala general de mortalidad inducida por las inyecciones Covid, así como su asociación con la edad y el número de dosis recibidas. Esta es una evidencia absolutamente esencial. https://rumble.com/v3oj7uw-covid-19-vaccine-associated-mortality-in-the-southern-hemisphere-with-spani.html

Un nuevo informe científico cuestiona la idea de que las inyecciones contra la COVID-19 hayan prevenido muertes después de que investigadores evaluaron la mortalidad por todas las causas en 17 países y descubrieron que las inyecciones contra la COVID-19 no tuvieron ningún efecto beneficioso para reducir la mortalidad. En cambio, los investigadores encontraron que picos sin precedentes en la alta mortalidad por todas las causas en cada país (especialmente entre la población de edad avanzada cuando se implementaron las vacunas COVID-19) coincidieron con el lanzamiento de la tercera y cuarta dosis de refuerzo. El informe, publicado el 17 de septiembre por Correlation Research in the Public Interest ( pdf ) (aún no revisado por pares), cuantificó la tasa de mortalidad por dosis de inyección (vDFR) para todas las edades, que es la proporción de muertes inferidas inducidas por inyecciones con respecto a dosis de inyección administradas en una población determinada. Después de analizar los datos de mortalidad, los investigadores calcularon una toxicidad mortal media para todas las edades por inyección de vDFR de una muerte por cada 800 inyecciones en todas las edades y países. Esto equivale a 17 millones de muertes relacionadas con la vacuna COVID-19 en todo el mundo debido a las 13,25 mil millones de inyecciones aplicadas al 2 de septiembre de 2023.

«Esto correspondería a un evento iatrogénico masivo que mató (0,213 ± 0,006) % de la población mundial (1 muerte por cada 470 personas vivas, en menos de 3 años), y no evitó de manera mensurable ninguna muerte», dijeron los autores. El riesgo general de muerte inducida por las inyecciones COVID-19 es 1000 veces mayor de lo informado anteriormente en datos de ensayos clínicos, monitoreo de eventos adversos y estadísticas de causas de muerte obtenidas de los certificados de defunción.

Sobre la tasa de mortalidad por todas las causas de muerte

La mortalidad por todas las causas es la tasa de mortalidad por todas las causas de muerte para una población en un período de tiempo específico. Se trata de los datos más fiables para detectar y caracterizar epidemiológicamente los acontecimientos que provocan muertes y para medir el impacto a nivel poblacional de cualquier aumento o colapso de las muertes por cualquier causa.

«La mortalidad por todas las causas es una buena característica para usar en los análisis médicos estadísticos, ya que no hay ambigüedad en cuanto a si alguien ha muerto o no», dijo Stephanie Seneff, científica investigadora principal del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). «Es muy preocupante que estos autores hayan encontrado una tendencia constante entre diecisiete países que muestran un aumento significativo en la mortalidad por todas las causas coincidiendo con el amplio lanzamiento de la inyecciones COVID. Su estimación de una muerte por cada 800 inyecciones a nivel mundial es alarmante». Seneff dijo que sus investigaciones sobre los posibles mecanismos de daño de las inyecciones la han llevado a creer que es posible que estas inyecciones sean «extremadamente tóxicas» y no deberían haber sido aprobadas por las agencias reguladoras.

Denis Rancourt Ph.D University of Ottawa, Dr. Peter McCullough y JJ Couey inyecciones K0 B1T relacionadas con la mortalidad de 17 millones de personas https://odysee.com/@BIOLOG%C3%8DA_y_CONCIENCIA:e/Denis-Rancourt-And-Peter-Mccullough-Phd-Council-Fire-Sub-%2B-Mosca-1:6

Resultados clave

Los investigadores realizaron un análisis de la mortalidad por todas las causas utilizando datos del Conjunto de datos de mortalidad mundial para 17 países ecuatoriales y del hemisferio sur, incluidos Argentina, Australia, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Malasia, Nueva Zelanda, Paraguay, Perú, Filipinas. , Singapur, Sudáfrica, Surinam, Tailandia y Uruguay. Los países ecuatoriales no tienen estaciones de verano ni de invierno, por lo que no hay variaciones estacionales en sus patrones de mortalidad por todas las causas.

Estos países comprenden el 9,1% de la población mundial y el 10,3% de las inyecciones de COVID-19 en todo el mundo (con una tasa de vacunación de 1,91 inyecciones por persona de todas las edades) e incluyen casi todos los productos y fabricantes de inyecciones contra el COVID-19 en cuatro continentes.Las principales conclusiones del informe de 180 páginas incluyen:

  • En todos los países incluidos en el análisis, la mortalidad por todas las causas aumentó cuando se implementaron las inyecciones COVID-19.
  • Nueve de 17 países no tuvieron un exceso de muertes detectables desde la declaración de pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud el 11 de marzo de 2020 hasta el comienzo de la campaña de vacunación COVID-19.
  • Se observaron picos sin precedentes en la mortalidad por todas las causas en enero y febrero de 2022, durante la temporada de verano de los países del hemisferio sur, coincidiendo con o después del lanzamiento de refuerzos en 15 de los 17 países estudiados.
  • El exceso de mortalidad por todas las causas durante el período de vacunación que comenzó en enero de 2021 fue de 1,74 millones de muertes, o una muerte por cada 800 inyecciones, en los 17 países estudiados.
  • El vDFR aumentó exponencialmente con la edad, alcanzando casi el 5 por ciento entre las personas de 90 años o más que recibieron una cuarta dosis de vacuna.

«No hay evidencia en los datos concretos de mortalidad por todas las causas de un efecto beneficioso de la implementación de la inyección COVID-19. No se salvaron vidas», Denis Rancourt, codirector de Investigación de Correlación en el Interés Público con un doctorado en física. , dijo: «Por el contrario, la evidencia puede entenderse en términos de estar sometido a una sustancia tóxica. El riesgo de muerte por inyección aumenta exponencialmente con la edad. La política de priorizar a los ancianos para la inyección debe ser terminar inmediatamente”.

Los picos de mortalidad por todas las causas coinciden con las dosis de refuerzo

Utilizando datos de mortalidad y vacunación de Chile y Perú por edad y número de dosis, los investigadores observaron picos claros en la mortalidad por todas las causas entre julio y agosto de 2021, enero a febrero de 2022 y julio a agosto de 2022 entre los grupos de edad avanzada. El aumento de la mortalidad por todas las causas observado en enero y febrero de 2022 en ambos países coincidió con el rápido lanzamiento de la cuarta dosis de la vacuna COVID-19 en Chile y la tercera dosis en Perú.

Es poco probable que el aumento de la mortalidad por todas las causas que coincidió con el lanzamiento y la administración sostenida de las inyecciones contra el COVID-19 en los 17 países pueda deberse a cualquier causa distinta a las inyecciones, dijeron los investigadores.

En Chile y Perú, el vDFR aumentó exponencialmente con la edad y fue más significativo para las dosis de refuerzo más recientes, lo que resultó en una muerte por cada 20 inyecciones de dosis de inyección en personas mayores de 90 años. Este patrón fue similar a los datos que los mismos investigadores recopilaron en Australia.

«La sincronicidad entre los numerosos picos de Mortalidad por Toda Causa (MTC -ACM en inglés) (en 17 países, en 4 continentes, en todos los grupos de edad avanzada, en diferentes momentos) y los rápidos lanzamientos de refuerzo asociados permiten llegar a esta firme conclusión sobre la causalidad y la cuantificación precisa de la toxicidad de la vacuna COVID-19″, escribieron los investigadores. Los resultados en otros países reflejaron lo observado en Chile y Perú en todos los casos en los que se disponía de datos de mortalidad estratificada por edad y de vacunación por dosis específica estratificada por edad. En 15 países con datos de mortalidad suficientes, un aumento sin precedentes en la mortalidad por todas las causas en todas las edades durante o cerca de enero y febrero de 2022 coincidió o fue inmediatamente precedido por una rápida implementación de tres o cuatro dosis de refuerzo, según el país y la administración continua. de dosis distintas de refuerzo.

Los investigadores no encontraron evidencia de que las inyecciones COVID-19 disminuyeran la mortalidad

Los investigadores dijeron que sus hallazgos son concluyentes y que las asociaciones observadas son numerosas y sistemáticas. No pudieron encontrar un solo contraejemplo que demuestre que las inyecciones contra la COVID-19 disminuyeran la mortalidad por todas las causas.

“Si las inyecciones hubieran prevenido la transmisión, la infección o la enfermedad grave, entonces debería haber disminuciones en la mortalidad después de la implementación de la inyección, no aumentos, como en todos los grupos de edad de ancianos observados sometidos a rápidas dosis de refuerzo. Y la mortalidad no aumentaría únicamente cuando se implementan las inyecciones, donde no se produce un exceso de mortalidad antes de la implementación de las inyecciones, como hemos documentado aquí, en nueve países de tres continentes”, concluyeron los investigadores. Según el informe, los datos de numerosos países como India, Australia, Canadá, Israel y Estados Unidos muestran un fenómeno similar: picos anormales en la mortalidad por todas las causas que coinciden con las dosis de refuerzo. En Estados Unidos, las muertes fueron prominentes en el grupo de edad de 25 a 64 años en 21 estados, coincidiendo con un “rápido aumento” de las inyecciones administradas durante las campañas de “equidad en las inyecciones” lanzadas por las agencias reguladoras. Los investigadores estimaron que Estados Unidos experimentó aproximadamente 160.000 muertes excesivas durante un período en el que se administraron más de 60 millones de dosis de la inyección COVID-19.

Limitaciones potenciales

Es importante señalar que el informe científico aún no ha sido revisado por pares. Los artículos que finalmente son aceptados mediante revisión por pares a menudo se revisan antes de su publicación, lo que indica potencial de mejora. La revisión por pares es un proceso de evaluación de envíos a una revista académica donde un panel de expertos aplica criterios rigurosos para validar los resultados antes de su aceptación para publicación. El problema es que muchas editoriales pertenecen al grupo Vanguard Black Rock que son dueños de los laboratorios fabricantes y han logrado censurar y retractar a varios estudios importantes demostrando el fracaso de las inyecciones Covid.

A continuación vemos el resumen del estudio publicado en Extramuros

Este conjunto comprende el 9,10 % de la población mundial y el 10,3 % de las inyecciones mundiales contra el COVID­19 con una tasa de vacunación de 1,91 inyecciones por persona, todas las edades consideradas y por cualquier tipo de vacuna y fabricante.

Fig. 1 – Mapa con la distribución de los países seleccionados.

Del grupo total de países, o GTP, en el estudio desarrollado se discriminan dos grupos, aquellos en los que no se observa claramente un exceso de mortalidad por todas las causas (MTC) desde la declaración de pandemia de la OMS, el 11 de marzo de 2020, hasta el inicio de la vacunación. Este grupo son 9 países integrado por Australia, Malaysia, Nueva Zelandia, Paraguay, Filipinas, Singapur, Surinam, Tailandia y Uruguay. A este grupo lo llamamos países A (GPA) En los 8 países restantes, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Sudáfrica, se observó una modificación clara de la MTC con un nuevo régimen de mayor mortalidad desde la declaración de la pandemia y antes del inicio de cualquier vacunación. Este grupo de países lo identificamos como B (GPB)

Esta primera observación es relevante pues con la declaración de la pandemia se produjo un cambio drástico, diferente a todo lo cotidiano, que tuvo efectos disímiles en los GPA y GPB que no se explica por la supuesta rápida dispersión mundial del virus pues unos no mostraron ningún cambio de régimen en la MTC y otros si lo hicieron. Por ejemplo, Paraguay, que integra el GPA, tiene extensas fronteras con Argentina, Bolivia y Brasil, del GPB.

El siguiente cambio significativo que ocurrió durante la pandemia fue el inicio de las campañas de vacunación masiva. Para todos los casos en el GPT encontraron que existió un significativo aumento en el régimen de MTC que se relaciona sincrónicamente con la aplicación de las vacuna inicial y que continúa con las múltiples dosis de refuerzo.

En el artículo se grafica esa evolución de la MTC para cada país considerado en el GPT. Como ejemplo inicial, la gráfica que corresponde a Uruguay:

Fig. 2 – Cambios de régimen de Mortalidad por Toda Causa indicado por la línea azul. La línea roja representa el promedio móvil regresivo de mortalidad bianual. La línea naranja indica la administración semanal de dosis de vacunas.

Desgraciadamente, esta correlación entre la administración de la vacuna y el exceso de muerte se ha verificado puntualmente para los 17 países, pese a las grandes diferencias de clima, demografía, sistemas de salud, distancia entre ellos, etc. He aquí los gráficos para todos ellos, basados en datos oficiales de cada país investigado:

Figura 2: Transiciones entre regímenes de mortalidad – Mortalidad por Toda Causa (MTC -ACM en inglés) por tiempo (semana o mes) (azul), administración de vacunas por tiempo (semana) (naranja), y la media móvil retrospectiva de 1 año de la MTC por tiempo (semana o mes) (rojo), según la leyenda, para los 17 países de este estudio. La fecha de declaración de pandemia del 11 de marzo de 2020 se muestra con una línea gris vertical en cada panel. Las fuentes de datos se especifican en el Apéndice A del estudio.

En múltiples trabajos anteriores de investigación, ampliamente citados en el artículo, determinaron la relación entre excesos de muertes por todas las causas y las vacunas o tasa de mortalidad inducida por vacuna (TMIV) para todas las edades. Para el caso GTP lo cuantificaron en 0,126 ± 0,004, lo que implicaría 17,0 ± 0,5 millones de muertes por la vacuna COVID-19 en todo el mundo, considerando la aplicación de 13,5 mil millones de inyecciones hasta el 2 de septiembre de 2023. Esto correspondería a un evento iatrogénico masivo que mató al 0,213 ± 0,006 % de la población mundial o 1 muerte por cada 470 personas vivas, en menos de 3 años, y no evitó de manera mensurable ninguna muerte.

La TMIV varía por poblaciones y grupo etario, de acuerdo a los hallazgos en el estudio y varía también según el rango etario y la cantidad de dosis de vacunas recibidas. Por ejemplo, el pico de MTC de enero-febrero de 2022 caiga en el rango del 0,02 % en Nueva Zelanda, al 0,20% en Uruguay. En Chile y Perú, que se pudo realizar un análisis según las dosis por grupo etario, el TMIV aumenta exponencialmente con la edad (se duplica aproximadamente cada 4 años) y es mayor con las últimas dosis de refuerzo, alcanzando aproximadamente el 5 % en los grupos de edad de más de 90 años (1 muerte por cada 20 inyecciones de dosis 4). Se obtienen resultados comparables para el hemisferio norte, como se encontró en artículos anteriores estudiando lo que ocurrió en India, Israel y Estados Unidos.

De acuerdo con el estudio, el riesgo general de muerte inducida por la inyección de las vacunas COVID-19 en poblaciones reales, inferido del exceso de mortalidad por todas las causas y su sincronicidad con las vacunaciones, es globalmente generalizado y mucho mayor de lo informado en los ensayos clínicos, el seguimiento de los efectos adversos y la determinación de las causas estadísticas a partir de certificados de defunción, en 3 órdenes de magnitud o 1.000 veces mayor.

Se transcriben a continuación los capítulos de Discusión y Conclusiones de este artículo.

Discusión

1 Las vacunas contra el COVID­19 pueden causar la muerte

Es importante discernir la cuestión de si una inyección de vacuna contra el COVID­19 puede causar la muerte del paciente, y la cuestión de si el exceso de MTC está causalmente asociado con los lanzamientos de la vacuna COVID­19.
Incluso si hay pruebas clínicas y patológicas de que las inyecciones pueden causar la muerte de individuos, esto no demuestra una relación causal entre una vacuna de rápido y universal lanzamiento y un pico asociado temporalmente en exceso de MTC. Con necesariamente limitado números de casos documentados de muertes individuales, sólo prueba que dicha relación causal es posible. No obstante, es necesario realizar una consideración formal de la causalidad del exceso de mortalidad, como se hace en las secciones siguientes.

En este contexto, está bien establecido que las inyecciones de la vacuna COVID­19 han causado y es probable que causen la muerte como lo demuestran:

  • muchos estudios detallados de autopsias (p. ej., Choi et al., 2021; Edler et al., 2021; Schneider y otros, 2021; Sessa et al., 2021; Gill y otros, 2022; Morz, 2022; Murata y otros, 2022; Suzuki y otros, 2022; Takahashi y otros, 2022; Tan y otros, 2022; Yeo et al., 2022; Yoshimura y otros, 2022; Chaganti et al., 2023; de Boer, Crawford, Parsons, 2023; Espósito et al., 2023; Hulscher et al., 2023; Jeon et al., 2023; Manú, 2023; Nushida y otros, 2023; Onishi et al., 2023; Schwab et al., 2023),
  • seguimiento de efectos adversos (Rose y McCullough, 2021; Hickey y Rancourt,2022),
  • estudios de patologías inducidas por vacunas (p. ej., Goldman et al., 2021; Kuvandik et otros, 2021; Turni y Lefringhausen, 2022; Edmonds y otros, 2023; Wong et al.,2023),
  • un vínculo causal establecido con la patología inducida por la vacuna, por histopatología y tinción inmunohistoquímica de muestras de biopsia de piel (Sano et al., 2023),
  • análisis secundario de eventos adversos graves informados en pacientes controlados con placebo, ensayos clínicos aleatorios de fase III de la industria (p. ej., Fraiman et al., 2022),
  • más de 1250 publicaciones revisadas por pares sobre los efectos adversos de la vacuna COVID­19 (React 19, 2022), y
  • los conocidos programas de compensación por lesiones causadas por vacunas de los estados de todo el mundo, que incluyen la muerte resultante de las vacunas COVID­19 (Mungwira et al. 2020; Madera y otros, 2020; Crum y otros, 2021; Kamin­Friedman y Davidovitch, 2021), donde Japón, Canadá y Reino Unido han concedido indemnizaciones por COVID­19 muertes inducidas por vacunas (The Japan Times, 26 de julio de 2022; Corbett, 6 de septiembre 2022; Sabio, 2022).

Estos datos y circunstancias respaldan, pero no prueban por sí mismos, la conclusión de un vínculo causal probable, que se establece en varios estudios a nivel de población, que incluyen:

  • un estudio de encuesta reciente (Skidmore, 2023),
  • nuestras evaluaciones cuantitativas anteriores de la tasa de letalidad por dosis de vacuna (TMIV) de datos de mortalidad por todas las causas (MTC) en varios países (Rancourt, 2022; Rancourt et al., 2022a, 2022b, 2023), y
  • el presente estudioque concluirá que la causalidad en el exceso de mortalidad está demostrado.

Finalmente, hay explicaciones detalladas basadas en principios de inmunología sobre los mecanismos celulares, moleculares y sistémicos que causan el daño grave de las vacunas COVID-19 y sobre por qué, por ejemplo, dosis repetidas pueden generar reacciones no linealmente más graves ( Palmer et al., 2023).

2 Ausencia de exceso de mortalidad hasta que se implementaron las inyecciones COVID­19

Anteriormente hemos demostrado que en varios países y estados no existe exceso de muerte por toda causa (MTC) detectable, o es prácticamente nulo durante la pandemia declarada, en comparación con el registro histórico reciente, hasta que se implementaron las vacunas COVID­19, seguidas de grandes exceso de mortalidad durante y después del lanzamiento de la vacuna:

  1. India (Rancourt, 2022)
  2. Australia y cada uno de sus ocho estados (Rancourt et al., 2022a)
  3. Israel (relativamente menor exceso de mortalidad) (Rancourt et al., 2023)
  4. Canadá (relativamente menor exceso de mortalidad) (Rancourt et al., 2021b, 2022c; Rancourt, 2023)

Asimismo, en el presente trabajo mostramos que 9 de los 17 países estudiados no tienen exceso detectable de MTC hasta que se inició las vacunaciones: Australia, Malasia, Nueva, Zelanda, Paraguay, Filipinas, Singapur, Surinam, Tailandia y Uruguay.

Esto se muestra de manera concluyente en el ejemplo de la Figura 2 (ver arriba)

Esto significa que, en estos nueve países del GPA, durante aproximadamente un año después de la declaración de pandemia de la OMS el 11 de marzo de 2020, no hubo muertes netas adicionales que pudiesen atribuirse a una pandemia o a medidas médicas o gubernamentales de respuesta a la pandemia. Estos países no tuvieron muertes adicionales hasta que fueron sometidos a una rápida administración masiva de la vacuna COVID-19.

Esto es parte de la fuerte evidencia de un vínculo causal, que se describe a continuación.

3 Las vacunas COVID­19 no salvaron vidas y parecen ser agentes tóxicos letales (arma biologicas)

Dado que el exceso de mortalidad se produjo únicamente después de iniciar (y durante) la implementación de la vacuna en 9 de los países GPA, las vacunas no redujeron las enfermedades graves (como se afirmó por los fabricantes) como para reducir cualquier riesgo de muerte.

En los 17 países del presente estudio no hay evidencia, en la MTC (mortalidad por todas las causas) según datos temporales, de ningún efecto beneficioso de las vacunas COVID-19. No existe una asociación temporal entre la vacunación contra la COVID-19 y una reducción proporcional de la MTC.

Por el contrario, hay:

  • Una transición a un régimen de mortalidad por toda causa (MTC) más alto al inicio de una exposición prolongada al agente tóxico letal
  • Picos específicos de MTC, todos los picos agudos, asociados temporalmente (sincrónicos con, o inmediatamente después) con la administración a toda la población de un agente tóxico letal (lanzamientos de dosis de refuerzo)
  • Proporcionalidad entre el número de lesiones individuales en toda la población con el agente tóxico presuntamente letal (inyecciones individuales) y el exceso de mortalidad asociado temporalmente
  • Una toxicidad letal (vDFR) que aumenta exponencial o casi exponencialmente con la edad de los individuos sometidos al agente tóxico
  • Valores consistentes de la toxicidad letal calculada del agente tóxico (valores de vDFR) en muchas poblaciones y para diferentes episodios de lanzamientos repentinos (todas las dosis y lanzamientos de refuerzo)
  • Dependencia aparente de la toxicidad mortal con la naturaleza toxicológica del agente administrado (dependencia del vDFR del tipo de vacuna/fabricante)

Con respecto al punto iv, se sabe que la toxicidad letal aumenta exponencialmente con la edad a partir de estudios de envenenamiento y sobredosis en animales y humanos (p. ej., Wiberg et al., 1970; Rogers y Heard, 2007; Chen et al., 2009; Phua et al., 2009; Shively et al., 2017).

En cuanto al punto -v, los valores de la TFDv para todas las edades, en los 17 países estudiados, son coherentes dentro de un orden de magnitud (Tabla 2, Figura 9, Figura 10). En la Figura 9, los valores generalmente más elevados de la TFDa para todas las edades en el periodo de vacunación comparado con el periodo de pico de MTC de enero-febrero de 2022 pueden deberse a factores como: diferentes poblaciones que se vacunan preferentemente, individuos frágiles que fueron eliminados antes del periodo de pico, diferencias en el tipo de vacuna utilizada, política de refuerzo o presión social por la que se evitan los individuos frágiles en el periodo de pico, una mayor contribución de las muertes de todas las edades no relacionadas con la vacuna COVID-19 (es decir, de medidas médicas y gubernamentales) en las primeras fases de la vacunación COVID-19, etc.
Los datos del Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS) de EE.UU. también muestran una menor toxicidad mortal de la vacuna en todas las edades por inyección para los refuerzos en relación con las inyecciones previas al refuerzo (Hickey y Rancourt, 2022; su Tabla 1). Otros factores que podrían afectar a la diferencia sistemática entre las dosis de refuerzo y las dosis previas incluyen: menores cantidades de ingredientes activos utilizados en las dosis de refuerzo en comparación con las dosis previas, y cambios en la respuesta inmunitaria al ser sometida a desafíos repetidos (Palmer et al., 2023).
En cuanto al punto vi (en relación con los puntos iv y v), las diferencias entre países en los valores de la vDFR para todas las edades dependerán de la estructura de edad de la población anciana (> 60 años) y del estado de salud de los ancianos.


A pesar de estos grandes efectos de confusión, existen algunas pruebas del posible efecto del tipo o del fabricante de las inyecciones COVID-19:

  • Sudáfrica tiene el mayor valor de vDFR para todas las edades (Tabla 2, Figura 9, Figura 10) y una gran fracción de sus vacunas eran de Johnson & Johnson: 24,6 %, frente al 2,1 % de la Unión Europea, que es la mayor fracción de uso de esta vacuna en la base de datos (OWID, 2023c).
  • En el VAERS de EE.UU., la inyección de Janssen (Johnson & Johnson) es 4 veces más tóxica mortalmente (por inyección) que la inyección de Pfizer, tanto para los grupos de edad de 18-64 años como para los de 65+ años (Hickey y Rancourt, 2022; su Tabla 1).
  • A diferencia de las vacunas de ARNm y nanopartículas lipídicas, la inyección de Johnson & Johnson es una inyección de vector vírico basada en un adenovirus humano modificado para contener un gen que produzca la proteína pico del SRAS-CoV-2. La vacuna está en pausa desde hace años y se está desarrollando en la actualidad. La vacuna tiene un historial de pausas y suspensiones.
  • Paraguay utilizó la inyección india Covaxin, mientras que India tuvo una vDFR para todas las edades de aproximadamente el 1 % (Rancourt, 2022).
  • Uruguay tenía la inyección china Sinovac como fracción dominante de sus vacunas: 55 %, aunque posteriormente sólo se utilizaron refuerzos de Pfizer (OWID, 2023c).
  • Surinam dependía en gran medida de la vacuna india Covishield; de la china Covilo, y de Spikevax de Moderna.
  • Bolivia utilizó Sinovac, Covilo, Covishield, Janssen, Sputnik V y Comirnaty de Pfizer.

6.4 Pruebas sólidas de una asociación causal y toxicidad letal de las inyecciones

Primero: Algunas de las pruebas más sólidas de una asociación causal y de toxicidad letal de la vacuna son las notables asociaciones temporales entre las primeras dosis rápidas y los refuerzos y los picos inmediatos de MTC, en grupos específicos de edad avanzada, incluidos los picos de mortalidad que se producen en momentos de los ciclos estacionales en los que prácticamente nunca se producen picos. Esto se ilustró previamente de forma gráfica para Israel (Rancourt et al., 2023; su Apéndice 2: Figura A2 F1). En el presente documento, hay múltiples ejemplos de este tipo de evidencia, para Chile (Figura 12, Figura 11, Figura 13) y para Perú (Figura 15, Figura 16, Figura 14), en todos los casos en los que se dispone de datos de mortalidad estratificados por edad y de vacunación estratificada por edad (y dosis específica).

(Se muestra para el tramo de edad 60-64 y 65-69 años para Chile. Se pueden ver todos los tramos de edad en documento original, abajo)

Estos resultados son concluyentes. Las asociaciones son numerosas y sistemáticas, y no hay ejemplos en contra.

En nuestra amplia investigación sobre el MTC no hemos encontrado pruebas de que las vacunas COVID-19 tuvieran ningún efecto beneficioso. Si las vacunas previnieran la transmisión, la infección o la enfermedad grave, entonces debería haber disminuciones en la mortalidad después de los despliegues de vacunas, no aumentos, como en todos los grupos de edad avanzada observados sometidos a rápidos despliegues de refuerzo. Además, la mortalidad no aumentaría únicamente cuando se distribuyen las vacunas, cuando no se produce un exceso de mortalidad antes de la distribución de las vacunas, como hemos documentado aquí, en 9 países de 3 continentes.

Segundo: Otra línea fuerte de evidencia de una asociación causal y toxicidad letal de la vacuna está presente en los datos que no están estratificados por edad.
Dichos datos de mortalidad y vacunación están parcialmente confundidos por la falta de estratificación por edad. Esto se debe principalmente a la dispersión y el solapamiento de la administración de vacunas a diferentes grupos de edad. No obstante, hay varios ejemplos claros en los datos no estratificados por edad de asociaciones temporales entre picos en la MTC para todas las edades y picos en la aplicación de vacunas para todas las edades. Esto se demostró anteriormente para Australia y cada uno de 5 de sus 8 estados (Rancourt et al., 2022a), en relación con las características de enero-febrero de 2022 estudiadas de nuevo aquí (Figura 5, Figura 4, Figura 8, Figura 9, Figura 10).

En el presente trabajo, todos los países con suficientes datos de mortalidad (15 países: Australia, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Filipinas, Malasia, Nueva Zelanda, Paraguay, Perú, Singapur, Sudáfrica, Tailandia y Uruguay) muestran un pico o aumento relativamente pronunciado y sin precedentes en la MTC para todas las edades durante o cerca de enero-febrero de 2022 (mediados del verano en el hemisferio sur), que es sincrónico o inmediatamente precedido por un rápido despliegue (todas las edades) de un refuerzo de la vacuna COVID-19 (dosis 3 o dosis 4, dependiendo del país), mientras que también se administran al mismo tiempo dosis iniciales, no de refuerzo: Figura 5, Figura 4, Figura 11 (panel superior), Figura 14 (dos paneles superiores), Figura 18, Figura 19 y Figura 21 (Apéndice B: Ejemplos de mortalidad por todas las causas y datos de vacunación).

Aquí el gráfico para Uruguay que muestra la correlación entre exceso de muerte por todas las causas, y administración de vacuna y sus refuerzos.“Ejemplos de datos de mortalidad por todas las causas en todas las edades (azul) y de administración de vacunas por todas las dosis en todas las edades (naranja). La línea gris vertical indica la declaración de pandemia por parte de la OMS el 11 de marzo de 2020. Las fuentes de datos se especifican en el Apéndice A.

Tercero: En lo que respecta a las pruebas en apoyo de la causalidad y la toxicidad, debemos incluir los sorprendentes ejemplos descritos anteriormente (sección “Ausencia de exceso de mortalidad hasta que se extienden las vacunas COVID-19”) en los que no se produce un exceso de mortalidad detectable hasta que se extienden las vacunas COVID-19, en muchos países, en varios continentes.

Cuarto: Y debemos incluir la naturaleza reproducible y consistente del fenómeno ( sección “Las vacunas COVID-19 no salvaron vidas y parecen ser agentes tóxicos letales”).

También debemos incluir estudios previos del mismo fenómeno, en diferentes jurisdicciones, que encuentran resultados compatibles con el presente estudio. Además de la India (Rancourt, 2022), Australia (Rancourt et al., 2022a, 2023), Canadá (Rancourt et al., 2021b, 2022c; Rancourt, 2023) e Israel (Rancourt et al., 2023), EE.UU. presenta un pico estacional anómalo de MTC a finales de verano u otoño de 2021, que es prominente en el grupo de edad de 25-64 años en 21 estados de EE.UU., entre los que destacan Alabama, Mississippi, Georgia, Florida y Luisiana. Este pico en MTC es sincrónico con un rápido aumento en la administración de vacunas (visto como un aumento gradual en la administración acumulativa de todas las dosis de vacunas), en el período correspondiente a las llamadas campañas de “equidad de vacunas” en los EE.UU. (Rancourt et al., 2022b; sus Figuras 10C, 10D, y 11A- F). Para todos los EE.UU. y todas las edades, el mencionado pico de MTC de finales de verano u otoño de 2021 corresponde a un exceso de mortalidad de aproximadamente 160 K muertes, durante un periodo de más de 2 meses en el que se administraron aproximadamente 60 M inyecciones (todas las dosis). Esto corresponde a un valor de vDFR nacional para todas las edades de aproximadamente 0,3% para ese periodo, que sería mayor para los estados y edades que más contribuyen al exceso de mortalidad (alta pobreza, más ancianos).

6.5 La causalidad en el exceso de mortalidad está ampliamente demostrada

Las cabezas de prueba anteriormente descritas en apoyo de una relación causal entre la administración de la vacuna COVID-19 y el exceso de MTC temporalmente asociado pueden resumirse como sigue:

i. No hay pruebas, en los datos de MTC según fechas, de ningún efecto beneficioso de las vacunas COVID-19. No hay asociación en el tiempo entre la vacunación con COVID-19 y ninguna reducción proporcional de MTC.

ii. Por el contrario, se produce la aparición o el aumento de un gran exceso de MTC en el despliegue de las vacunas COVID-19, en todos los países y estados o provincias, estudiados hasta la fecha, en prácticamente todos los continentes, incluso para los despliegues iniciales que se producen en momentos significativamente diferentes (por varios meses).

iii. Dicho inicio se manifiesta como un nuevo régimen sostenido de elevado exceso de mortalidad por toda causa (MTC) -puntuado por picos adicionales de MTC asociados a despliegues rápidos específicos (refuerzos de la vacuna)– que se dispara al inicio de la vacunación, independientemente de si había o no exceso de mortalidad antes de la vacunación.

iv. En muchas jurisdicciones (incluyendo cada estado en Australia), no hay un exceso detectable de MTC hasta que se despliegan las vacunas, cuando se inician nuevos regímenes de alto exceso de MTC.

v. En todos los casos estudiados en los que los datos disponibles sobre MTC y despliegue de vacunas se resuelven por edad (Israel, Chile, Perú), hay sincronía entre cada despliegue de refuerzo y un pico o rasgo agudo en MTC, en cada grupo de edad avanzada (> 60 años), que son unos 30 eventos separados de sincronía, en diferentes momentos en patrones estacionales, en ambos hemisferios.

vi. Con datos de MTC y vacunación que no se resuelven por edad, hay no obstante varios ejemplos de sincronicidad entre un estallido de vacunación y un pico anómalo en MTC, especialmente el pico nominalmente de enero-febrero de 2022 en MTC, en los 15 países que tienen suficientes datos de MTC en el presente estudio, y en 5 de los 8 estados de Australia (Rancourt et al., 2022a).

vii. Se observa proporcionalidad (no mera correlación) entre el número de inyecciones de la vacuna COVID-19 (todas las edades) y el exceso de muerte por toda causa (MTC) asociado temporalmente para todas las edades, tanto si se utilizan picos específicos de MTC como si se utiliza nominalmente todo el periodo de vacunación. Esto se muestra en la Figura 8.

viii. Las toxicidades correspondientes a todas las edades (vDFR, exceso de MTC/número de inyecciones de vacuna) para picos específicos de MTC y para el periodo de vacunación son proporcionales entre sí, independientemente de las diferencias entre países en sus valores. Esto se muestra en la Figura 9.

ix. Los valores de la vDFR para todas las edades varían de un país a otro, como cabría esperar de las diferencias nacionales en el estado de salud de la población y su heterogeneidad interna, y posiblemente de las diferencias nacionales en el tipo de vacuna utilizada, pero siempre se sitúan en un intervalo de aproximadamente 0,02 % a 0,40 % (Figura 8, Figura 9, Figura 10 y Tabla 2), alcanzando el 1 % en el caso excepcional de la India (Rancourt, 2022).

x. La toxicidad inferida (vDFR) aumenta significativamente con la edad (Figura 17), que es una característica conocida de los resultados graves dependientes de la dosis y la letalidad de los venenos (Wiberg et al., 1970; Rogers y Heard, 2007; Chen et al., 2009; Phua et al., 2009; Shively et al., 2017).

xi. Se sabe que las vacunas COVID-19 son intrínsecamente peligrosas y han causado muertes en individuos de todas las edades (véase: sección “Las vacunas COVID-19 pueden causar la muerte”, y las referencias en ella).

xii. Existen pruebas del posible efecto del tipo de vacuna COVID-19 o del fabricante (véase: sección “Las vacunas COVID-19 no salvaron vidas y parecen ser agentes tóxicos letales”).

Como tal, se cumplen ampliamente los criterios robustos descritos por Ioannidis (2016) para probar la causalidad, a saber:

  • Experimento: El mismo fenómeno se observa de forma independiente en distintas jurisdicciones, para distintos grupos de edad y en distintos momentos, lo que constituye una amplia verificación en experimentos independientes a gran escala en el mundo real.
  • Temporalidad: Los numerosos aumentos escalonados y los picos anómalos de MTC están sincronizados con el despliegue de la vacuna; incluso en jurisdicciones en las que el exceso de mortalidad no se produjo hasta que se implantó la vacunación después de aproximadamente un año de la pandemia declarada.
  • Coherencia: El fenómeno es cualitativamente el mismo y de magnitud comparable cada vez que se observa.

No cabe duda, pues, de que las campañas de vacunación masiva contra el COVID-19 causaron el exceso de mortalidad asociado temporalmente en los 17 países del presente estudio, y en otros países estudiados hasta la fecha.

[…]

6.6 Evaluación de otras interpretaciones de la causa del exceso de mortalidad

Las interpretaciones contrapuestas de la causa o causas del exceso de mortalidad en los picos nominales del MCA de enero-febrero de 2022 que se producen en países de latitudes ecuatoriales y del hemisferio sur se exponen (en cursiva) y se descartan de la siguiente manera:

[De esta sección traducimos el punto vii, que es el que en general se ha intentado usar como explicación del exceso de muerte en 2022 en Uruguay]:

vii. Los picos se deben a la aparición de una o más variantes del SRAS-CoV-2 que causan picos de mortalidad sincrónicos en enero-febrero de 2022, en todas las regiones ecuatoriales y en el hemisferio sur. Poco probable. La teoría epidemiológica de una enfermedad respiratoria viral que se propaga por contacto predice un amplio rango de demora (meses, años) entre la siembra de una nueva variante y el crecimiento exponencial medible de la mortalidad (o pico de nuevas infecciones), dependiendo sensiblemente de las características de la sociedad (por ejemplo, Parham y Michael, 2011; Hasegawa y Nemoto, 2016; Ma et al., 2022).

En cuanto a la teoría de la aparición de una o varias variantes del SRAS-CoV-2, esta aparición tendría que haber causado picos y repuntes simultáneos de mortalidad en 17 países de 4 continentes (Figura 1, Figura 2, Figura 4, Figura 11, Figura 14, Figura 18), lo que es estadísticamente imposible si aceptamos las teorías de las mutaciones víricas espontáneas y la propagación por contacto de las enfermedades respiratorias víricas; y todos los picos de mortalidad resultantes tendrían la notable coincidencia de producirse precisamente cuando se pusieron en marcha los refuerzos vacunales.

Al avanzar en las interpretaciones del exceso de mortalidad basadas en los cambios de predominio de variantes, hay que tener cuidado con el hecho de que la evaluación del predominio de variantes basada en datos de redes de vigilancia genómica es una nueva metodología en su tímida infancia, introducida esencialmente durante la última pandemia (COVID-19) declarada por la OMS, que puede estar impulsada por intereses institucionales y de la industria, más que por esfuerzos rigurosos para determinar la fiabilidad analítica. En esta fase, el sistema de salud pública se basa en parte en encuestas a expertos para calibrar la solidez del método, e incluso estos expertos seleccionados otorgan puntuaciones de confianza que oscilan entre “muy baja” y “muy alta”, dependiendo de los detalles metodológicos y de la aplicación prevista (Worp et al., 2023).

Una limitación principal de la vigilancia genómica, que no se ha cuantificado ni resuelto, es que las mediciones genómicas, que se supone que son válidas y pretenden representar a una región determinada en un momento dado, se toman de pequeñas cohortes no aleatorizadas. La aleatorización es esencial porque las personas acuden a clínicas y hospitales (donde se ofrecen voluntariamente muestras para mediciones genómicas) precisamente porque tienen preocupaciones o afecciones particulares. En palabras de los numerosos autores de una reciente panorámica de la vigilancia genómica: “Las conclusiones de este informe están sujetas al menos a cuatro limitaciones. En primer lugar, las estimaciones podrían estar sesgadas por un muestreo no aleatorio de las muestras o por el momento diferencial de la notificación…” (Lambrou et al., 2022). Además, la propia vigilancia se centra en las denominadas “variantes de consenso”, que se eligen arbitrariamente (Lambrou et al., 2022).
Además, las características víricas que los autores asignan a una variante concreta que se cree predominante suelen asignarse mediante razonamientos circulares para lograr la interpretación deseada de los datos epidemiológicos, en lugar de obtenerse en ensayos clínicos controlados. Este fue el caso de un reciente intento de explicar un caso de exceso de mortalidad en la India: Dhar et al. (2021) postularon que el evento de “segunda oleada” de abril-julio de 2021 en Delhi (India) se debió a la variante Delta, que habría barrido rápidamente Delhi para convertirse en predominante porque habría tenido mayor transmisibilidad y mayor escape inmunitario que las variantes que circulaban concomitantemente. Sin embargo, Dhar et al. estimaron las características necesarias de Delta ajustando un modelo a los datos epidemiológicos y al predominio de la variante (estimado mediante mediciones genómicas de pequeñas cohortes no aleatorizadas). Las características inferidas de Delta se obtuvieron ajustando dichas características a los datos epidemiológicos, en lugar de determinarse de forma independiente mediante cualquier estudio clínico, de modelo animal o in vitro.

MTC para todas las edades por semana (2019-2023) o por mes (2017-2023) (negro), con el despliegue de la vacuna COVID-19 de todas las dosis para todas las edades (azul); también se muestra la fecha del 11 de marzo de 2020 (gris) y los límites de integración (discontinuo, azul) para el periodo de vacunación. Las fuentes de datos se especifican en el Apéndice A.

Conclusiones

7.1 Causalidad demostrada

Los 17 países estudiados (Argentina, Australia, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Filipinas, Malasia, Nueva Zelanda, Paraguay, Perú, Singapur, Sudáfrica, Surinam, Tailandia y Uruguay) comprenden el 9,10% de la población mundial, el 10,3% de las inyecciones mundiales de COVID-19 (tasa de vacunación de 1,91 inyecciones por persona, todas las edades), prácticamente todos los tipos y fabricantes de vacunas COVID-19 y abarcan 4 continentes.

Las pruebas científicas de causalidad están ampliamente satisfechas, como se demuestra ampliamente en estas secciones del presente documento:

  • Las vacunas COVID-19 pueden causar la muerte
  • Ausencia de exceso de mortalidad hasta el despliegue de las vacunas COVID-19
  • Las vacunas COVID-19 no salvaron vidas y parecen ser agentes tóxicos letales
  • Pruebas sólidas de una asociación causal y toxicidad letal de las vacunas
  • La causalidad en el exceso de mortalidad está ampliamente demostrada
  • Evaluación de otras interpretaciones de la causa del exceso de mortalidad
  • Implicaciones respecto a la dependencia de la edad de la toxicidad letal de las vacunas COVID-19

Además, no hay hechos conocidos que refuten la relación causal inferida y cuantitativa entre los picos observados de exceso de MCA y los lanzamientos de vacunas COVID-19 y de refuerzo temporalmente asociados.

7.2 Mortalidad real por vacunación mucho mayor que la inferida incorrectamente a partir de datos defectuosos

No cabe duda de que los picos de exceso de MCA están causados por las vacunas COVID-19, con una toxicidad mortal media por inyección en todas las edades de vDFR = (0,126 ± 0,004) %, o aproximadamente 1 muerte por cada 800 inyecciones, lo que razonablemente se espera que sea representativo a nivel mundial.
Se trata de una cifra asombrosa, comparada con lo que se cree generalmente sobre las vacunas tradicionales, que es aproximadamente un efecto adverso grave por millón (Malhotra, 2023). Es tres órdenes de magnitud (mil veces) mayor.

En contraste con este gran número procedente de los datos de ACM, los valores efectivos de vDFR para todas las edades inferidos a partir de otras fuentes -el pequeño número de confirmaciones de autopsias, el seguimiento de los efectos adversos de las muertes, el pequeño número de pagos nacionales de indemnización por lesiones causadas por vacunas para las muertes, los informes de ensayos clínicos de la industria farmacéutica y los certificados de defunción y las correspondientes estadísticas de causa de muerte notificadas por el gobierno- para las vacunas COVID-19 son significativamente menores, de nuevo en órdenes de magnitud.

Por lo tanto, concluimos con un alto grado de certeza que el seguimiento de los efectos adversos, los informes de los ensayos clínicos y las estadísticas de los certificados de defunción subestiman en gran medida la toxicidad mortal de las inyecciones.

La gran diferencia entre los valores vDFR inferidos incorrectamente y los reales a nivel poblacional se debe probablemente a que se evita sistemáticamente admitir las inyecciones como posible causa de muerte en pacientes frágiles y vulnerables. Por ejemplo, la(s) causa(s) de la muerte se atribuirá(n) a fallos de órganos o sistemas concretos, sin hacer referencia a la vacuna, incluso si la inyección era reciente y el paciente estaba previamente estable.

La vDFR medida para todas las edades de (0,126 ± 0,004) % implica que se habrían producido 17,0 ± 0,5 millones de muertes por la vacuna COVID-19 en todo el mundo, hasta el 2 de septiembre de 2023. Parece que la campaña mundial de vacunación COVID-19 fue en efecto un evento iatrogénico masivo que mató al (0,213 ± 0,006) % de la población mundial (1 muerte por cada 470 personas vivas, en menos de 3 años), y no evitó de forma mensurable ninguna muerte.

7.3 Se debe poner fin a la política de priorizar a los residentes de edad avanzada para la vacunación con COVID-19

Los datos detallados discriminados por edad y dosis para Chile y Perú permiten una certeza sin precedentes en la cuantificación de la dependencia de la edad de la toxicidad mortal de las vacunas COVID-19. El riesgo de muerte por inyección (vDFR) aumenta exponencialmente con la edad, para los mayores de 60 años, duplicándose aproximadamente cada 4 años de edad, y alcanza valores de aproximadamente 5 % para los mayores de 90 años sometidos a la dosis 4 (2º refuerzo). vDFR = 5 % corresponde a 1 muerte por 20 inyecciones de la dosis 4 para los mayores de 90 años.

Estos valores de vDFR son coherentes con todas las evaluaciones anteriores basadas en ACM:

  • 1 % (1 muerte por 100 inyecciones) (nominalmente todas las edades) en India (Rancourt, 2022)
  • 0,55 % (1 muerte por 180 inyecciones) para mayores de 80 años en Israel (Rancourt et al.,
    2023; su Tabla 2)
  • 0,93 % (1 muerte por 110 inyecciones) para personas de 85 años o más en Australia (Rancourt et al., 2023; Tabla 1 de ese trabajo)

La dependencia de la vDFR de la edad de la población (se duplica cada 4 años de edad) y su gran magnitud deberían inducir a los gobiernos a aplicar inmediatamente una pausa absoluta en la política de salud pública sin fundamento de dar prioridad a las personas mayores para la inyección de vacunas COVID-19, hasta que se realicen análisis válidos de riesgo-beneficio y se informe públicamente de ellos. Lo mismo puede aplicarse a las vacunas contra la gripe estacional.

Ver Antecedentes: