sábado , 2 marzo 2024

Los eternos peligros de las inyecciones de ARN

Print Friendly, PDF & Email

Doctors for COVID Ethics

El concepto de las inyecciones de ARN

Los cromosomas son los libros de la vida que contienen recetas codificadas por el ADN para la producción de moléculas de proteínas. Cuando es necesario, se abre el libro y se hace una copia de la receta requerida. La copia es ARNm, que dirige la producción de la proteína, tras lo cual se elimina.

Las inyecciones de ARN son copias de corta duración de recetas cromosómicas que dirigen la producción de antígenos seleccionados, por ejemplo, la proteína espiga o spike del SARS-CoV-2. Con cada inyección se administran más de mil millones de copias (moléculas de ARN). La producción masiva de ARNm requiere una disponibilidad masiva de las recetas de ADN. ¿Cómo se puede lograr esto?

La solución representa un pilar fundamental de la tecnología genética. Los miles de millones y billones de copias de las recetas de ADN se derivan de bacterias. Las recetas están contenidas en diminutos cromosomas bacterianos que se denominan plásmidos. El tiempo de división de las bacterias es de aproximadamente 20 minutos; el número de células aumenta aproximadamente ocho veces cada hora. De este modo, en pocos días se pueden recolectar literalmente innumerables bacterias con los plásmidos a partir de cultivos fluidos.

Los plásmidos se manipulan fácilmente. Se pueden insertar recetas extrañas, es decir, genes como los que codifican proteínas virales. Después de la multiplicación bacteriana, los plásmidos se recolectan y se utilizan como plantillas para la producción de copias de ARNm.

Luego, las moléculas de ARN se empaquetan en pequeños glóbulos grasos denominados nanopartículas lipídicas (LNP). Los componentes esenciales de LNP son artificiales y potencialmente altamente tóxicos. Su uso en humanos estaba prohibido antes de 2020. Esta regla se violó con la aprobación para el uso de emergencia de las inyecciones COVID de ARN. El material de embalaje es esencial para proteger el ARN de la destrucción para que pueda viajar por el torrente sanguíneo y llegar a todos los órganos del cuerpo. Allí los glóbulos actúan como caballos de Troya. Son absorbidos por las células y luego liberados su carga. Sigue la producción de la proteína pico o spike y la activación de la respuesta inmune, lo que lleva a la formación de anticuerpos específicos que se supone protegen contra futuras infecciones.

El Dr. McCullough pronunció un discurso ante el Parlamento de la Unión Europea el 13 de septiembre de 2023, en una sesión sobre la Organización Mundial de la Salud y la respuesta a la pandemia. Explica conceptos principales de tres narrativas falsas… https://www.bitchute.com/video/8ZWT5919A7Yy/

El defecto fatal

El sistema inmunológico reconoce y destruye las células del cuerpo que producen proteínas extrañas, como ocurre cuando se infectan con virus. Esta capacidad de reconocer el no-yo se da al nacer. Nos protege durante toda la vida porque así se eliminan eficazmente las células infectadas por virus. No se puede suprimir. Por lo tanto, si se introduce en una célula ARNm que codifica cualquier proteína no propia, esa célula será atacada por el sistema inmunológico. Éste es el defecto fatal que subyace a todo el concepto. La cantidad de copias de ARN empaquetadas administradas con cada inyección es gigantesca. Innumerables eventos de ataques inmunológicos estallarán en todo el cuerpo y solo podrán detenerse cuando finalice la producción de la proteína alienígena. ¿Cuánto tiempo llevará esto? Sabemos que no son unos días, como afirmaron repetidamente los fabricantes de vacunas e inyecciones génicas y las autoridades reguladoras

La catástrofe definitiva

El año pasado surgió un hallazgo alarmante que era irreconciliable con esa afirmación. La proteína Spike y la inflamación multiorgánica se detectaron en los vacunados semanas e incluso meses después de las inyecciones (1-3). Y esto se asoció con enfermedades graves y a menudo mortales (2,3). ¿Qué razón terrenal podría haber habido y podría haber todavía para la producción duradera de una proteína codificada por ARN y la inflamación?

Una respuesta posible y extremadamente aterradora llegó con el reciente descubrimiento de McKernan y sus colegas (4). En el proceso de producción de la inyecciones, las plantillas de ADN plasmídico deben eliminarse del ARNm generado antes de que este último se empaquete en LNP. De lo contrario, los plásmidos también terminarán en los glóbulos de grasa. McKernan descubrió que este paso crucial de eliminar el ADN plasmídico no se había llevado a cabo con asiduidad. Se encontraron enormes cantidades de ADN plasmídico en forma empaquetada que garantizaba su entrega exitosa a las células, donde podrían funcionar durante períodos de tiempo prolongados.

Jessica Rose, Ph.D, entrevista a el Dr. Kevin McKernan que es un experto en secuenciación de ADN. Formó parte del Proyecto Genoma Humano en el Instituto Whitehead de Investigación Biomédica del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT Massachusetts Institute of Technology)  https://www.bitchute.com/video/I852ERKMkm2C/ ver más en: https://cienciaysaludnatural.com/las-inyecciones-de-arnm-k0b1t-contienen-cantidades-excesivas-de-adn-bacteriano/

La captación celular de un cromosoma extraño funcional equivale nada menos que a una alteración genética. Este debe ser el destino de los humanos a quienes se les inyectan plásmidos bacterianos empaquetados. Además, la expresión del gen extraño provocará un ataque inmunológico contra las células productoras. La producción continua y prolongada de la proteína no propia intensificará el daño y la inflamación del órgano. Esto sucederá en todo el cuerpo. Se formarán coágulos de sangre a medida que los vasos se lesionen y los tejidos morirán por falta de oxígeno. El corazón es un órgano que no puede reemplazar las células muertas. ¿Quién no ha oído hablar de las misteriosas muertes súbitas cardíacas que están ocurriendo en todo el mundo? Son sólo la punta de un iceberg. Las enfermedades cardíacas inducidas por inyecciones han entrado en la agenda diaria de jóvenes y mayores. El segundo órgano que no puede reemplazar sus células muertas es el cerebro.

Enfermedades análogas de tipo autoinmune pueden desarrollarse simultáneamente en diferentes órganos. Esta característica multifacética de la lesión inducida por la vacunación es única y reveladora en el trágico caso de un niño de 14 años que murió a causa de una inflamación multiorgánica como nunca antes se había visto (5).

El potencial de la vacunación para impactar negativamente en la fertilidad y la reproducción es enorme. Las inyeccionesse acumulan en los órganos reproductivos y esto podría perjudicar inmediatamente la fertilidad. La absorción de ARN y ADN circulantes por parte de las células de la placenta podría provocar muertes fetales. El daño placentario también puede permitir que los genes empaquetados entren en la circulación fetal. Las células madre de la sangre del cordón umbilical se reducen y deterioran tras la vacunación (6), y hay que temer que esto se deba a que el bebé llega al útero de la madre. También se sabe que los glóbulos de grasa con su carga llegan a la leche materna (7). La permeabilidad intestinal es alta durante las primeras semanas después del nacimiento (8) y existe la terrible posibilidad de que la lactancia materna provoque el paso directo de las vacunas e inyecciones al bebé, donde se pueden desencadenar mecanismos suicidas.

En el laboratorio es posible insertar ADN plasmídico en el libro de la vida. Si esto ocurre en humanos vacunados, las posibles consecuencias son infinitas. La interrupción de la red exquisitamente sintonizada que controla la división y diferenciación celular puede provocar cáncer. Las mutaciones en los espermatozoides y los óvulos fertilizados podrían hacer que los rasgos alterados sean heredables y conducir a la creación de seres que se han apartado de la trayectoria evolutiva de la raza humana.

Final

Se debe esperar que se produzcan lesiones generalizadas y sostenidas en los tejidos y los vasos sanguíneos a través del ataque del sistema inmunológico a las células productoras de proteínas pico o spike. Este ataque ocurre porque la proteína de pico no es propia; y dado que todas las demás inyecciones de ARNm codificarán sustancias no propias, debemos esperar que causen daño mediante el mismo mecanismo y en un grado similar. Estos escenarios de pesadilla empeorarán con cada inyección de refuerzo.

Para colmo, se debe esperar que la contaminación de lotes de inyecciones con ADN plasmídico funcional sea la regla y no la excepción, porque no existe ningún procedimiento rentable para separar de manera confiable el ARN producido en masa de los plásmidos. La introducción de un cromosoma extraño equivale a una alteración del genoma. El ataque autoinmune duradero a las células es inevitable.

Además, es de esperar que se produzca ocasionalmente una integración del ADN plasmídico en el cromosoma humano. Entonces, innumerables funciones celulares pueden verse alteradas permanentemente. Pueden surgir neoplasias malignas y la esperanza de vida puede disminuir. Surge un escenario de terror que podría afectar a innumerables personas a quienes amamos y guardamos en nuestro corazón. Debemos evitar esto.

El mundo médico debe reaccionar inmediatamente y detener por completo el uso de inyecciones de ARN.

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos

Referencias:

  1. Bansal S. et al. (2021) Cutting Edge: Circulating Exosomes with COVID Spike Protein Are
    Induced by BNT162b2 (Pfizer-BioNTech) Vaccination prior to Development of Antibodies:
    A Novel Mechanism for Immune Activation by mRNA Vaccines. J Immunol 207:2405-2410.
  2. Mörz M. (2022) A Case Report: Multifocal Necrotizing Encephalitis and Myocarditis after
    BNT162b2 mRNA Vaccination against COVID-19. Vaccines 10:1651.
  3. Bhakdi, S. and Burkhardt, A. (2021) On COVID vaccines: why they cannot work, and
    irrefutable evidence of their causative role in deaths after vaccination.
    https://doctors4covidethics.org/on-covid-vaccines-why-they-cannot-work-andirrefutable-evidence-of-their-causative-role-in-deaths-after-vaccination/
  4. McKernan K. (2023) Sequencing of bivalent Moderna and Pfizer mRNA vaccines reveals
    nanogram to microgram quantities of expression vector dsDNA per dose.
    https://osf.io/b9t7m/
  5. Nushida H. et al. (2023) A case of fatal multi-organ inflammation following COVID-19
    vaccination. Leg Med 63: 102244.
  6. Estep B.K. et al. (2023) Skewed fate and hematopoiesis of CD34+ HSPCs in umbilical cord
    blood amid the COVID-19 pandemic. iScience 25: 105544.
  7. Hanna N. et al. (2022) Detection of Messenger RNA COVID-19 Vaccines in Human Breast
    Milk. JAMA Pediatr. 176:1268-1270.
  8. Weström B. et al. (2020) The Immature Gut Barrier and Its Importance in Establishing
    Immunity in Newborn Mammals. Front Immunol. 11:1153.