lunes , 5 diciembre 2022

Las inyecciones K0 B1T no son ni seguras ni eficientes, demostración del fraude

El 33% de los que recibieron las inoculaciones Covid reportaron eventos adversos. Se registraron 4.195.130 reportes de síntomas severos. Los datos se registraron en v-safe, un programa de monitoreo de problemas de seguridad de las inoculaciones de los Centros para el Control de Enfermedades CDC. La aplicación v-safe evidencia graves faltas de seguridad de de las inyecciones Covid que el CDC no quería revelar, hubo que obligarlos a entregar la información por medio de un juicio realizado por la Red de Acción de Consentimiento Informado (ICAN, por sus siglas en inglés)

En caso de que no haya leído este artículo anterior aún, después de más de un año de demandas legales y litigios, ICAN anunció recientemente que había obtenido datos de v-safe, el nuevo programa basado en teléfonos inteligentes de los CDC para rastrear las reacciones adversas de inyecciones COVID-19. 

¿Qué es v-safe?
V-safe es una herramienta basada en teléfonos inteligentes que utiliza mensajes de texto y encuestas web para proporcionar controles de salud personalizados después de recibir una inyección contra el COVID-19. A través de v-safe, supuestamente puede informar rápidamente a los CDC si tiene algún efecto secundario después de recibir la inyección contra el COVID-19.

La aplicación para teléfonos inteligentes v-safe recopiló evaluaciones de salud posteriores a la vacunación de aproximadamente 10 millones de personas entre el 14 de diciembre de 2020 y el 31 de julio de 2022. Los datos de v-safe revelan que 3,35 millones de personas informaron verse afectadas de alguna manera por las inyecciones, el 48,3 % recibió la vacuna Moderna y el 4,7 % recibió la vacuna J&J.

Como parte de esos esfuerzos legales, el equipo legal de ICAN también rastreó una copia del protocolo v-safe del CDC del 28 de enero de 2021 que revela algo increíble.  El protocolo v-safe enumera una serie de 15 «Eventos adversos de especial interés» pero, increíblemente, ¡el programa v-safe en sí mismo ni siquiera rastrea estos eventos adversos!  

Estos eventos adversos fueron de hecho graves e incluyeron los siguientes:

  • Infarto agudo de miocardio
  • Anafilaxia
  • Coagulopatía
  • Enfermedad por COVID-19
  • Muerte
  • Síndrome de GuiIlain-Barre
  • Enfermedad de Kawasaki
  • Síndrome inflamatorio multisistémico en niños
  • Síndrome inflamatorio multisistémico en adultos
  • Miocarditis/Pericarditis
  • Narcolepsia/Cataploría
  • Embarazo y condiciones preespecificadas
  • Convulsiones/Convulsiones
  • Accidente cerebrovascular
  • Mielitis transversa

Aaron Siri es el abogado que obligó al Centro de Control de Enfermedades, CDC a entregar la información que ocultaban. El fraude del Centro de Control de Enfermedades, CDC de EE.UU fue el de usar una aplicación de celular para que la gente reporte efectos, que no incluia los efectos graves ya conocidos mencionados arriba. https://www.bitchute.com/video/hkVce5q2OWih/

La aplicacion celular v-safe para registrar eventos adversos de la inyección K0 B1T, en lugar de incluir las preguntas a los participantes si experimentaron alguno de los eventos adversos graves conocidos, el sistema v-safe solo permitía registrar reacciones menores y generalizadas como «Escalofríos», «Dolor de cabeza», «Fatiga o cansancio» y » Vómitos. Consulte el panel ICAN v-safe para obtener una lista de lo que se rastreó. 

Si los usuarios realmente quisieran informar uno de los «Eventos adversos de especial interés» conocidos, tenian que escribirlo en un campo de texto libre en v-safe que tenía un número limitado de caracteres. ICAN continúa litigando para obtener los datos de los campos de texto libre de v-safe.

Esta fue una decisión increíble de los CDC que, al desarrollar un programa diseñado específicamente para rastrear los eventos adversos de inyecciones COVID-19, optó por no incluir una sola de las reacciones adversas graves que sabía específicamente que ocurrían en su lista de eventos adversos prepoblados.  

¡ V-safe ni siquiera realizó un seguimiento específico de la miocarditis u otros eventos cardíacos a pesar del reconocimiento de los CDC de este conocido evento adverso! Uno podría preguntarse si esto refleja un interés real por la seguridad de la población.

La lucha por la transparencia con respecto a estos datos no ha terminado. Estén atentos porque se hará público los datos de los campos de texto libre, lo que, con suerte, brindará una imagen más clara de la frecuencia real de esos «Eventos adversos de especial interés».

Por otro lado de acuerdo a documentos de Pfizer, ver página, 7 hubo 1223 muertos después de la inyección 90 días después del lanzamiento. https://phmpt.org/wp-content/uploads/2021/11/5.3.6-postmarketing-experience.pdf

Ya hay suficiente evidencia y datos disponibles que cualquier tribunal encontraría difícil de ignorar, que demuestran que las «vacunas» COVID-19 no deben y no pueden considerarse seguras en función de diferencias claras entre el tratamiento y resultados del brazo de placebo.

El 33% de los que recibieron la inyección K0 B1T reportaron eventos adversos en EE.UU. 7.7% de 10 millones de vacunados en EE.UU. necesitó atención médica luego de la inyección K0 B1T. Aproximadamente 4,2 millones de los síntomas de los afectados registrados, se clasificaron como de intensidad grave, datos de V-Safe, EE.UU, de sólo 10 millones de los vacunados. The Highwire – Dell Bigtree con Aaron Siri abogado https://www.bitchute.com/video/rlob91pmyOyl/

Estudio 1: Haas et al., Journal of the American Medical Association (enero de 2022)

El primero es un metanálisis exhaustivo de 12 ensayos clínicos publicado en enero de este año en la revista Journal of the American Medical Association.

El estudio fue dirigido por Julia Haas del Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston y entre el equipo de 8 autores se encontraba el autor principal, Ted Kaptchuk, de la Facultad de Medicina de Harvard. 

Los hallazgos muestran un aumento claro, pronunciado y estadísticamente significativo en la gravedad y la cantidad de eventos adversos en quienes recibieron las inyecciones COVID-19 (ARNm, vector adenoviral y tipos de subunidades de proteínas), en comparación con quienes recibieron controles, especialmente después de la segunda de dos dosis. incluidos en los ensayos. Con esto toda afirmación de que las inyecciones COVID-19 son «seguras» debería acabar definitivamente

Estudio 2: Fraiman et al., Vaccine (septiembre de 2022)

La autoría del segundo estudio que he seleccionado está igualmente completa de expertos, incluidos investigadores líderes de UCLA, Stanford y la Universidad de Maryland, este último incluido como su (último) autor principal, Peter Doshi, también editor principal de The BMJ. .

Lo que hicieron estos autores fue dolorosamente separar los datos disponibles de los ensayos de fase 3 que Pfizer y Moderna usaron para obtener sus autorizaciones de uso de emergencia (EUA).

Los autores encontraron una tendencia constante de riesgos significativamente mayores de eventos adversos graves en el grupo de la «vacuna» contra la COVID-19 en comparación con el grupo placebo, siendo los índices de riesgo entre 1,36 y 1,57 veces mayores en el grupo de la «vacuna» para los eventos adversos definidos como de “interés especial”.

Estos incluyen criterios desarrollados específicamente para las inyecciones COVID-19 por Brighton Collaboration , y han sido acordados por la Organización Mundial de la Salud.

Los problemas comunes de coagulación y salud del corazón que vemos a nuestro alrededor en la actualidad en realidad estaban ocultos en los datos revisados ​​por organismos como la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU.

Simplemente fueron ignorados por los reguladores. Eso incluye los trastornos de la coagulación, las lesiones cardíacas agudas y los problemas de miocarditis/pericarditis que saltaron de las páginas de la revista.

Joseph Fraiman y sus colegas, los autores del estudio, tuvieron dificultades para llegar al fondo de los datos en estos ensayos dado que tanto Pfizer como Moderna mantuvieron los protocolos en secreto y no hicieron públicos los datos de los participantes individuales.

Decidieron publicar la carta que enviaron a Albert Bourla y Stéphane Bancel, los respectivos directores ejecutivos de Pfizer y Moderna, en una respuesta rápida a The BMJ en agosto, expresando su preocupación por la falta de transparencia. Llamamos la atención sobre este gran problema en 2020, aquí y aquí .  

Lo que se ocultó a la vista en los ensayos de fase 3 es la imagen inquietante del espectro de lesiones neurológicas que ahora estamos presenciando en el mundo real, en toda la población, que parece estar relacionado con las inyecciones COVID-19, aunque no comúnmente, pero previsiblemente con poca frecuencia.

Luego hay sugerencias de una mayor incidencia de cáncer, esto inevitablemente empañado por los casos de cáncer entre aquellos que no recibieron la atención estándar durante los cierres , así como la evidencia emergente de agotamiento de células T y asesinas naturales después de repetir la «vacunación» de COVID-19 .

Aún más desafiante será la deconstrucción de las complicaciones a largo plazo causadas por esta nueva tecnología que inevitablemente se retrasarán en el tiempo posterior a la vacunación y se volverán cada vez más difíciles de desenvolver a medida que las personas se expongan a más inyecciones mientras el virus continúa circulando e infectando a las personas. .

En los primeros lugares de la lista de vigilancia se encuentran la fertilidad, las enfermedades autoinmunes y la variedad de enfermedades crónicas y degenerativas asociadas con el envejecimiento de la población, especialmente en los países industrializados.

En el Reino Unido pasa algo similar

El Informe de Vigilancia de Vacunas de la UKHSA nunca haya mencionado los efectos secundarios o las complicaciones de las vacunas. Claro, la palabra ‘seguro’ generalmente se usa varias veces en cada informe, pero nunca se mencionan los efectos secundarios y sus tasas. Ni siquiera les gusta usar el término ‘efectos secundarios raros’; en lo que respecta a los Informes de Vigilancia de Vacunas, las vacunas son simplemente ‘seguras’. Nunca informaron ninguno de los datos del sistema de informes de efectos secundarios de la Tarjeta Amarilla, ni mencionaron ninguno de los números crecientes de estudios científicos que informan sobre un número creciente de ‘complicaciones’ después de recibir las diversas inyecciones.

Durante los últimos 18 meses, se han realizado muchos estudios que han encontrado tasas preocupantes de efectos secundarios después de la vacunación. Los resultados de estos estudios se han discutido en varios lugares a través de Internet, y muchos de estos estudios han sido cubiertos por CienciaySaludNatural.com . El único tema común ha sido la notable insistencia de las autoridades de todo el mundo en ignorar los resultados de estos estudios, excepto cuando la evidencia se ha vuelto abrumadora y se ven obligados a responder. 

La amplia gama de efectos secundarios encontrados por estos estudios de investigación ahora es demasiado voluminosa y la cantidad de muertos y efectos adversos mas que suficientes…

Simultáneamente aumenta la censura de datos ciertos

Los documentos gubernamentales filtrados revelan que los funcionarios del gobierno de los EE. UU. tienen acceso a un portal especial a través del cual pueden marcar directamente las publicaciones de Facebook e Instagram y solicitar que las publicaciones sean “restringidas o suprimidas”, informó The Intercept el lunes.

Los memorandos, correos electrónicos y documentos públicos internos del Departamento de Seguridad Nacional de los EE. UU. (DHS) describen «un esfuerzo expansivo» del DHS para influir en las plataformas tecnológicas, a pesar del fracaso de la administración Biden a principios de este año para lanzar una Junta de Gobernanza de la Desinformación .

A partir del 31 de octubre, el «sistema de solicitud de contenido» en facebook.com/xtakedowns/login todavía estaba activo a pesar del alboroto público a principios de este año cuando los fiscales generales en 20 estados amenazaron con emprender acciones legales a menos que la administración de Biden disolviera de inmediato la desinformación «orwelliana» de su Gobierno.

Voceros del Foro Economico Mundial implorando clemencia

Un ensayo de Emily Oster, Ph.D., publicado esta semana en The Atlantic sugiere que “Declaremos una amnistía pandémica ” por lo que hicimos y dijimos cuando estábamos en la oscuridad sobre COVID».

La autora del artículo, Emily Oster , Ph.D., que enseña economía en la Universidad de Brown, reflexiona sobre los tipos de errores que «nosotros» cometimos mientras «nosotros» no sabíamos nada sobre el COVID-19 , como el uso de tela máscaras al aire libre para evitar la propagación y el cierre inútil de escuelas inyecciones inseguras etc. Ella también sostiene que ahora sabemos, en retrospectiva, que algunas de las vacunas disponibles en este país eran mejores que otras.

Oster ofrece pruebas de que las formulaciones de Pfizer y Moderna son superiores a las de Johnson & Johnson (J&J) al citar un estudio publicado en febrero en Nature . Sin embargo, el estudio no comparó las inyecciones de ARNm con la formulación de J&J, y no comparó ningún resultado clínico en quienes recibieron los productos experimentales, como ella implica. Este tipo de investigación débil generó críticas e ira inmediatas.

Ya ha sido demostrado que el exceso de riesgo de Eventos Adversos de Especial Interés, AESI graves superaba la reducción de las hospitalizaciones por COVID-19 en los ensayos de Pfizer y Moderna. Pero aún así insisten en inyectar bebes de 6 meses de edad en adelante, es mas están haciendo una prueba piloto en Costa Rica imponiendo la vacunación contra Covid obligatoria en bebes para ver como reacciona esta población para luego extenderlo a los demás países

La pandemia de COVID-19 resultó en la implementación de muchas malas políticas. Necesitamos rendición de cuentas para que nunca más instituyamos estas políticas. Algunas soluciones estructurales:

  1. La persona que encabeza la financiación de los Institutos Nacionales de Salud (o cualquiera de los Institutos) no debe establecer la política federal. Decida quién recibe fondos o establezca una política, no puede hacer ambas cosas. Es un papel dual problemático. Nadie querrá criticar porque temerán represalias con la financiación.
  2. Con problemas científicos novedosos y respuestas sin precedentes, es necesario tener una serie de debates públicos. Los autores de la Declaración Great Barrington, fueron satanizados por Fauci y Collins, esto fue inapropiado. En tiempos de crisis, necesitamos tener grandes debates en las instituciones académicas. No debemos silenciar ni censurar a las personas. Necesitamos fomentar el desacuerdo, no reprimirlo.
  3. El gobierno federal, y cualquiera que trabaje para él, nunca debería decirles a las empresas de redes sociales a quiénes deberían descartar de la plataforma. Esto es absolutamente inaceptable.
  4. Las plataformas de redes sociales nunca deben tratar de regular la discusión sobre temas científicos. No tienen la experiencia interna para decidir qué es verdad o ficción. La censura es corrupción financiada por los dueños de los laboratorios que son a su vez dueños de las redes sociales.
  5. Si instituye políticas radicales en respuesta a una amenaza, esas políticas deben tener un límite de tiempo. Si no genera evidencia dentro de un cierto período de tiempo, esas políticas terminarán.
  6. Si desea someter a los niños a restricciones, debe mostrar de forma aleatoria por grupos que esas restricciones mejoran los resultados para los niños y más allá; de lo contrario, debe perder sus poderes.
  7. En raras circunstancias, podemos aprobar medicamentos o productos de vacunas en base a evidencia preliminar. Pero antes de instituir campañas de refuerzo perennes, necesitamos pruebas sólidas del beneficio clínico neto.
  8. La Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. debe ser dirigida por expertos imparciales y no ser un títere de la Casa Blanca. Peter Marks de la FDA debería renunciar.
  9. Si trabaja para la FDA, CDC o como el zar de COVID de la Casa Blanca, se le debe prohibir trabajar en el sector privado por un período de 5 años. No podemos tener una política de lobby de «puertas giratorias».
  10. Exigir vacunas u otros productos médicos nunca debería suceder más si esos productos no pueden detener la transmisión. Si no hay beneficio para terceros, los mandatos son injustos. Incluso si hay beneficios,no se debe imponer tales políticas.
  11. Los fabricantes de vacunas no deben protegerse de los litigios por eventos adversos de vacunas. Las personas que exigen vacunas también deberían estar sujetas a litigios. En Estados Unidos, la única retribución es el litigio. Si ordenas un refuerzo en un hombre de 26 años y tiene miocarditis, debería poder demandarte.
  12. El CDC necesita separarse en dos grupos de personas. Las personas que recopilan datos, que recopilan datos precisos reales y en tiempo real y los ponen a disposición del público en tiempo real, y las personas que diseñan políticas. Los dos grupos no deben ser iguales. 
  13. En tiempos de crisis, los académicos que participen en el diálogo público sobre la respuesta deben recibir una titularidad de emergencia. Necesitamos animar a la gente a hacer argumentos audaces y no desanimarlos. No premiamos a los valientes, fomentamos la cobardía. Esto es inaceptable.
  14. Cualquier trabajador despedido por no tomar una inyección covid-19 debe ser recontratado e instituido el pago retroactivo. Esto fue no ético e incorrecto.
  15. Las empresas de noticias no deben elegir expertos de Twitter. Esta es una receta para poner titeres en su televisor. Entonces, la Casa Blanca no debería elegir a expertos de la televisión, que fueron puestos en televisión por redes sociales que son los dueños de laboratorios.
  16. Es necesario que haya una comisión independiente para investigar los orígenes del virus.
  17. Si es el editor de una revista científica importante, no puede escribir artículos de opinión sin la evidencia imparcial.