domingo , 12 julio 2020

Otra vacuna contra el Coronavirus de Oxford y Bill Gates fracasa

Un día después de las revelaciones de que la vacuna Gates / Fauci de laboratorios Moderna causó enfermedades graves en el 20% de los receptores de dosis altas, Bill Gates recibió noticias devastadoras sobre su otra apuesta COVAX de “rapida fabricación”. 

La vacuna de proteína de punta o espiga del Grupo de Vacunas de Oxford (OVG) avanzó aún más rápido que Moderna. En mayo, Melinda Gates predijo que estaría lista para el final de año. Funcionarios de Oxford y el Reino Unido prometieron 30 millones de dosis para septiembre .

El 24 de abril, los científicos del Grupo de Vacunas de Oxford (OVG) anunciaron que un pequeño estudio de macacos demostró que la vacuna era efectiva. OVG reclutó rápidamente 510 voluntarios sanos para ensayos en humanos . Los datos previos a la publicación publicados el 13 de mayo revelan que la vacuna es menos prometedora de lo que implica el equipo de OVG.

Todos los macacos vacunados enfermaron después de la exposición al COVID-19. Eleanor Riley de la Universidad de Edimburgo le dijo a Forbes que la vacuna proporcionaba anticuerpos “insuficientes” para prevenir la infección y la eliminación del virus. Los monos vacunados propagan la enfermedad tan fácilmente como los no vacunados.

El desarrollador principal, Andrew Pollard usó su poder y su engaño sobre el test en monos para probar su vacuna COVID en ensayos en humanos. No realizó pruebas de placebo inerte y restringió los estudios de seguridad a tres semanas para ocultar las lesiones a largo plazo.

Andrew Pollard ataca de nuevo

El Grupo de Vacunas de Oxford (OVG) está políticamente conectado. El desarrollador principal Andrew Pollard conocido por hacer todo tipo de lobbys que le permiten licenciar , registrar y ordenar sus propias vacunas no probadas a las masas. Pollard es Asesor Principal del Panel MRHA de Gran Bretaña que autoriza las vacunas del comité JVCI de Gran Bretaña que las ordena y asesora a la Agencia Europea de Medicina (EMA). Acepta pagos de prácticamente de todos los grandes fabricantes de vacunas. En 2014, Pollard desarrolló la notoria vacuna de GlaxoSmithKline  Bexsero  contra la meningitis , y luego ordenó aplicarsela a los niños a pesar de las significativas señales de seguridad para la enfermedad de Kawasaki y la rareza de las infecciones meningocócicas B .  El propio prospecto dice que Bexsero puede causar la enfermedad de Kawasaki en uno de cada 1000 niños según los informes de los ensayos clínicos.

Enfermedad de Kawasaki

Enfermedad de Kawasaki, puede incluir síntomas como fiebre que dura más de cinco días, asociada a erupción cutánea en el tronco y, a veces, seguida de descamación de la piel de manos y dedos, hinchazón glandular en el cuello y enrojecimiento de ojos, labios, garganta y lengua. De no tratarse a tiempo, puede dañar las arterias coronarias y al mismo corazón. Se calcula que tiene una mortalidad de un 1 por ciento (1 de cada 100 no supera la enfermedad y fallece).

Sobre Andrew Pollard

Pollard usó su poder y engaño en los estudios con monos para poder probar su vacuna COVID en ensayos con humanos . Rechazó las pruebas de placebo inerte y restringió los estudios de seguridad a sólo tres semanas para ocultar las lesiones a largo plazo.

Forbes informó el 21 de mayo que la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado de EE. UU. (BARDA, por sus siglas en inglés) ha entregado mil millones de dólares a Astra Zeneca en asociación con Oxford para un lanzamiento apresurado de la vacuna en septiembre.

En una actualización el 22 de mayo, los investigadores de Oxford revelaron que “se han completado 1.000 inmunizaciones” y que el próximo estudio inscribirá “hasta 10.260 adultos y niños e involucrará a varias instituciones asociadas en todo el país”.

Pollard está avanzando con su vacuna ineficaz. Pero una vacuna que oculta los síntomas y permite la transmisión es peor que ninguna vacuna.