miércoles , 23 octubre 2019
Home » Boletin » Vacuna contra el Sarampion y Autismo

Vacuna contra el Sarampion y Autismo

Correlación entre el uso de Vacunas fabricadas con línea de células de fetos humanos abortados y Autismo. Se trata de la vacuna triple viral, SRP (sarampión, paperas, rubeola), la de Varicela y las Vacunas contra la Hepatitis A. Encontraron que los aumentos en el trastorno autista se corresponden con la introducción de vacunas que utilizan líneas de células fetos humanos abortados. La doctora Theresa Deisher, científica principal del estudio, afirmó: “No solo están asociadas con el trastorno autista en todo el mundo, sino también a la epidemia de leucemia y linfomas infantiles”.

Autismo y la vacuna SRP (sarampión, paperas, rubeola), la de Varicela y las Vacunas contra la Hepatitis A.

Descargar información en PDF

Encontraron que los aumentos en el trastorno autista se corresponden con la introducción de vacunas que utilizan líneas de células fetos humanos abortados. La doctora Theresa Deisher, científica principal del estudio, afirmó: “No solo están asociadas con el trastorno autista en todo el mundo, sino también a la epidemia de leucemia y linfomas infantiles”. Según los autores del estudio, la Federal Drug Administration, FDA, sabe durante ya años los peligros del uso de líneas de células fetales humanas en vacunas y sin embargo, optaron por ignorarlo. Las enfermedades autoinmunes y enfermedades denominadas “raras” por la medicina convencional actual, están creciendo a un ritmo alarmante, también en niños. Expertos en salud afirman que esto tiene mucho que ver con la manipulación del sistema inmunológico a través de vacunas, y la introducción de vacunas que utilizan líneas de células fetales humanas.

Decargue, click sobre imagen.
“La mutagénesis de inserción y la autoinmunidad inducen enfermedades causadas por toxinas residuales retrovirales y fetales humanas en las vacunas”. Tambien en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29108182

Dr. Theresa Deisher PhD, Obtuvo su doctorado en Fisiología Molecular y Celular de la Universidad de Stanford y ha pasado más de 20 años en biotecnología comercial, trabajando con compañías como Genentech, Repligen, ZymoGenetics, Immunex y Amgen, antes de fundar AVM Biotechnology y Sound Choice Pharmaceutical Institute . AVM Biotechnology es la compañía de biotecnología de renombre en todo el mundo. La Dra. Deisher es inventora de 23 patentes estadounidenses emitidas, y sus descubrimientos han llevado a ensayos clínicos de FGF18 para la reparación de osteoartritis y cartílago y para el factor XIII para sangrado quirúrgico. La Dra. Deisher fue la primera persona en descubrir las células madre adultas derivadas del corazón, y ha sido una defensora de la investigación de células madre adultas, tanto profesional como privada. Estudios Publicados:

Las vacunas fabricadas en líneas celulares fetales humanas contienen niveles inaceptablemente altos de contaminantes de fragmentos de ADN fetal. El genoma humano contiene naturalmente regiones que son susceptibles a la formación de ruptura de doble cadena y mutagénesis de inserción en el ADN.
Ver Estudio: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/26103708/

Contaminantes de ADN fetal encontrados en las vacunas SRP triple Viral (MMR) de Merck

“Mi nombre es Dr. Theresa Deisher. Soy fundadora y científica principal del Sound Choice Pharmaceutical Institute, cuya misión es educar al público sobre la seguridad de las vacunas, así como presionar a los fabricantes para que proporcionen vacunas mejores y más seguras para el público.

Obtuve mi doctorado en la Universidad de Stanford en Fisiología Molecular y Celular en 1990 y completé mi trabajo postdoctoral en la Universidad de Washington. 

Mi carrera la he pasado en la industria de la biotecnología comercial, y he trabajado desde el descubrimiento biológico y de medicamentos básicos hasta el desarrollo clínico.

Estoy escribiendo sobre hechos científicos no refutados acerca de los contaminantes del ADN fetal en la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola, que deben ser conocidos por los legisladores y el público.

La vacuna MMR II de Merck (así como la varicela, Pentacel y todas las vacunas que contienen Hep-A) se fabrica utilizando líneas celulares fetales humanas y está muy contaminada con ADN fetal humano del proceso de producción.

Los niveles en nuestros niños pueden alcanzar hasta 5 ng/ml después de la vacunación, dependiendo de la edad, el peso y el volumen sanguíneo del niño. 
Se sabe que ese nivel activa el receptor Toll-like 9 (TLR9), que puede causar ataques autoinmunes.

Para ilustrar la capacidad autoinmune de cantidades muy pequeñas de ADN fetal, considere esto: el trabajo de parto es provocado por el ADN fetal del bebé que se acumula en el torrente sanguíneo de la madre, lo que desencadena un rechazo inmune masivo del bebé. Esto es trabajo.

Funciona así: fragmentos de ADN fetal [ i] de un bebé con aproximadamente 300 pares de bases de longitud se encuentran en el suero de una madre embarazada. Cuando alcanzan entre 0,46 y 5,08 ng/ml en suero, desencadenan el parto a través del mecanismo TLR9 [ ii] . 
Los niveles sanguíneos correspondientes son 0.22 ng/ml y 3.12 ng/ml.

Los niveles de ADN fetal en un niño después de ser inyectado con vacunas fabricadas por el feto alcanzan el mismo nivel que desencadena el rechazo autoinmune del bebé por parte de la madre.

Cualquiera que diga que el ADN fetal que contamina nuestras vacunas es inofensivo o no sabe nada sobre la inmunidad y los receptores tipo Toll o no está diciendo la verdad.

Si el ADN fetal puede desencadenar el parto (una reacción autoinmune deseada naturalmente), esos mismos niveles en las vacunas pueden desencadenar la autoinmunidad en un niño.

El ADN fetal fragmentado contenido en las vacunas es de tamaño similar, ~ 215 pares de bases. [ iii]

Esta es una evidencia biológica directa de que los contaminantes del ADN fetal en las vacunas no están en cantidades bajas e inocuas. Son un desencadenante proinflamatorio muy fuerte.

La administración de fragmentos de ADN no propio del feto humano (primitivo) a un niño podría generar una respuesta inmune que también reaccionaría de forma cruzada con el propio ADN del niño, ya que el ADN contaminante podría tener secciones de superposición muy similares al propio ADN del niño.

Los niños con trastorno autista tienen anticuerpos contra el ADN humano en su circulación que los niños no autistas no tienen. Estos anticuerpos pueden estar involucrados en ataques autoinmunes en niños autistas. [ iv]

La Universidad de Duke demostró en un estudio realizado recientemente que se observaron mejoras significativas en el comportamiento cuando los niños con trastorno del espectro autista fueron tratados con su propia sangre de cordón autólogo almacenado [ v] .

Este tratamiento muestra claramente que la mayoría de los niños con autismo no nacen con él, ya que las enfermedades genéticas como el síndrome de Down o la fibrosis muscular no pueden tratarse con células madre autólogas.

Por lo tanto, un desencadenante ambiental, o desencadenantes, introducido en el mundo alrededor de 1980 cuando el autismo comenzó a aumentar, debe ser identificado y eliminado o reducido en el medio ambiente.

Existe una fuerte correlación de punto de cambio entre el aumento de las tasas de autismo y el cambio en la fabricación de vacunas en los Estados Unidos de líneas celulares derivadas de animales para la vacuna contra la rubéola a líneas celulares abortadas en humanos a fines de los años 70 [ vi] .

El primer punto de cambio para el año de nacimiento del trastorno autista (EA) se identificó para 1981 para los datos de California y EE. UU., Precedido por un cambio en el proceso de fabricación:
En enero de 1979, la FDA aprobó el cambio de fabricación del virus de la rubéola de origen animal (virus de alto paso, HPV-77, crecido, por ejemplo, en células de embriones de pato) a la línea celular fetal humana WI-38 utilizando la cepa del virus RA27 / 3 [ vii] . Tanto la vacuna contra la rubéola monovalente aprobada recientemente como la vacuna contra las paperas, el sarampión y la rubéola trivalente utilizan la línea celular fetal WI-38 para la fabricación de la porción de vacuna contra la rubéola.

Antes de 1980, el trastorno del espectro autista era una enfermedad muy rara, casi desconocida. Según las cifras de los CDC, la tasa de autismo en 2014 fue de 1 en 59 niños, un aumento muy pronunciado desde solo 2000, cuando era de 1 en 150. CDC: “Los costos totales por año para niños con TEA en los Estados Unidos Los estados se estimaron entre $ 11.5 mil millones – $ 60.9 mil millones (2011 dólares estadounidenses) [ viii] “.
Recientemente, se han reconocido duplicaciones y deleciones de novo en hasta el 10% de los trastornos del espectro autista simple, corroborando los desencadenantes ambientales en la genética de los trastornos del espectro autista [ ix] .

La porción de rubéola de la vacuna MMR contiene contaminantes de ADN fetal derivados de humanos de aproximadamente 175 ngs, más de 10 veces por encima del umbral recomendado por la OMS de 10 ng por dosis de vacuna [ x] .

Ningún otro medicamento en el mercado recibiría la aprobación de la FDA sin un perfil completo de toxicidad (la FDA sigue las pautas internacionales de ICH) -> esto nunca fue realizado por la industria farmacéutica para la contaminación del ADN en la vacuna MMR.

Las vacunas producidas con líneas celulares fetales humanas contienen restos celulares y ADN humano residual contaminante, que no puede eliminarse completamente durante el proceso de purificación posterior del virus [ xi] . 

Además, el ADN no solo se caracteriza por su secuencia (ATCG), sino también por su modificación epigenética (por ejemplo, patrón de metilación del ADN, etc.). Esta decoración es altamente específica de la especie, por lo que se eliminará el ADN no humano, mientras que este no es necesariamente el caso con el ADN humano fetal.
Inyectar a nuestros niños contaminantes de ADN fetal humano conlleva el riesgo de causar dos patologías bien establecidas:

1) Mutagénesis por inserción : el ADN humano fetal se incorpora al ADN del niño causando mutaciones. La terapia génica con recombinación homóloga de fragmentos pequeños ha demostrado que tan bajo como 1.9 ng / ml de fragmentos de ADN resulta en la inserción en el genoma de las células madre en el 100% de los ratones inyectados [ xii] . Los niveles de fragmentos de ADN fetal humano en nuestros niños después de la vacunación con MMR, Varivax (varicela) o vacunas que contienen hepatitis A alcanzan niveles superiores a 1.9 ng / ml.

2) enfermedad autoinmune : el ADN humano fetal activa el sistema inmunitario de un niño para atacar su propio cuerpo.

Una preocupación adicional: la contaminación por retrovirus.

El retrovirus K endógeno humano (HERVK) es un contaminante en la vacuna contra el sarampión / paperas / rubéola [ xiii] .

HERVK puede reactivarse en humanos [ xiv] . Codifica una proteína (integrasa) especializada en integrar ADN en el genoma humano.
Varias enfermedades autoinmunes se han asociado con la actividad HERVK [ xv] .
También pertenece a la misma familia de retrovirus que el virus MMLV utilizado en un ensayo de terapia génica, en el que la inserción inapropiada de genes (mutagénesis insercional) condujo a posteriores mutaciones somáticas adicionales y cáncer en 4 de 9 niños pequeños [ xvi] .

Por lo tanto, es posible que el fragmento del gen HERVK presente en la vacuna MMR esté activo, codifique la integrasa o la proteína de la envoltura y, por lo tanto, tenga el potencial de inducir la inserción del gen, fomentando la mutagénesis insercional y la autoinmunidad.

La presencia tanto del ADN fetal contaminante de alto nivel como de la contaminación HERVK en la vacuna MMR es un riesgo no estudiado con enormes implicaciones y peligros para la salud individual y pública.

Solución: presionar a los fabricantes para que vuelvan a las vacunas contra la rubéola derivadas de la línea celular animal como se hizo con éxito en Japón :

Basado en cepas de Takahashi del virus de la rubéola atenuado vivo, producido en células de riñón de conejo. 

Recientemente se ha demostrado que una dosis única de esta vacuna retiene la inmunidad durante al menos 10 años cuando la rubéola estaba bajo control regional [xvii].

Divida la vacuna MMR en tres opciones ofrecidas individualmente como se hizo en Japón.
El proceso de fabricación de la vacuna MMR debe cambiarse para abordar y eliminar los riesgos anteriores para el público.

Gracias por su consideración. Estaré encantado de responder cualquier pregunta que pueda tener sobre lo anterior.

Sinceramente,

Theresa A. Deisher, Ph.D.

Carta completa ➡https://www.informedchoicewa.org/education/open-letter-fetal-dna-in-vaccines/

https://healthimpactnews.com/2019/fetal-dna-contaminants-found-in-mercks-measles-vaccines/

Theresa A. Deisher, Ph.D. 
Instituto Farmacéutico Sound Choice
11 abril 2019

Células utilizadas y vacunas producidas por este medio.

Las células fetales más utilizadas son las WI-38 y las MRC-5. Las células WI-38 fueron derivadas por Leonard Hayflick en 1962 del pulmón de un feto femenino de tres meses de gestación[2]. Las siglas WI hacen referencia al Wistar Institute, organismo de la Universidad de Pennsylvania, Philadelphia y el número 38 al feto del cual se obtuvieron las células. Las células MRC-5 se obtuvieron en 1966 a partir de los pulmones de un feto varón de 14 semanas de gestación[3]. Las siglas MRC indican Medical Research Council, organismo de Londres. Otras células derivadas de fetos abortados son: WI-1, WI-3, WI-11, WI-16, WI-18, WI-19, WI-23, WI-24, WI-25, WI-26, WI-27, WI-44, MRC-9, IMR-90, R-17 (obtenidas de pulmón), WI-2, WI-12 y WI-20, (piel y músculo), WI-5 (músculo), WI-8 y WI-14, WS1 (piel), WI-4, WI-9, WI-10, WI-13 y WI-15 (riñón), WI-6, WI-21 y WI-22 (corazón), WI-7 (timo y tiroides), WI-17 (hígado), FHs74Int (intestino delgado), PER.C6 (retina)1.

Entre las vacunas actualmente utilizadas que derivan de este tipo de células se encuentran:

Rubeola, sarampión y parotiditis, SRP, actualmente el virus se cultiva en células WI-38 o MRC-5. Además, se utiliza la cepa RA 27/3 del virus, que se obtuvo del riñón de un feto abortado cuya madre había contraído la enfermedad. Así, tanto el virus como las células en las que se cultiva proceden de fetos humanos abortados de manera inducida. También para el sarampión y la parotiditis se han creado vacunas utilizando células fetales humanas. Las vacunas combinadas contra sarampión-rubeola-parotiditis (triple vírica) pueden llegar a tener los tres componentes cultivados en células fetales humanas.

Rabia,  un ejemplo de vacuna antirrábica cultivada en células MRC-5 es Imovax Rabies. Otra vacuna antirrábica, Merieux, es cultivada en células WI-38. Rabipur es una vacuna alternativa producida en células embrionarias de pollo.

Varicela y herpes zóster. Las vacunas Variliz y Varivax, contra la varicela, ProQuad, combinada contra la varicela, rubeola, sarampión y parotiditis, y Zostavak, contra el herpes zóster, también son producidas en diversas células obtenidas de fetos humanos abortados.

Hepatitis A. Las vacunas Vaqta, Havrix, Avaxim y Epaxal son cultivadas en células MRC-5. En la vacuna Twinrix, contra la hepatitis A y la B, el componente de la hepatitis A también es cultivado en estas células, como también ocurre con Vivaxim, vacuna combinada contra la hepatitis A y la fiebre tifoidea.

Cuestiones éticas

Para la preparación de las vacunas los virus deben ser cultivados en células de fetos humanos abortados con este propósito, en laboratorios. Es aqui cuando la ética es violada es decir cuando dichas células proceden de fetos humanos abortados de manera inducida. Asimismo, los propios virus también pueden obtenerse de fetos abortados que hubieran sido infectados por ese virus. Un artículo publicado en 2008 en Cuadernos de Bioética recoge información detallada sobre las distintas células y cepas víricas con este origen[1].

El hecho de que ciertas vacunas se cultiven en células derivadas de fetos abortados plantea diversas cuestiones éticas sobre la complicidad material con un hecho inmoral, el aborto. Dado que hay otras alternativas para la fabricación cuando los pacientes, que pueden encontrarse ante el dilema de tener que elegir entre su salud (o la de sus hijos) y su integridad moral aunque usen estas vacunas por causa de fuerza mayor, deben participar activamente para que los laboratorios usen las alternativas disponibles que veremos más adelante.

Los defensores de estas controvertidas vacunas argumentan que dado que los abortos fueron eventos separados en el tiempo, el agente, y el propósito de la producción de la vacuna, su uso sería éticamente aceptable[4].

No obstante, aunque las células WI-38 y MRC-5 hayan sido obtenidas con anterioridad, lo cierto es que la obtención de células de fetos abortados para su uso en investigación con células madre no constituye un hecho del pasado, sino que se da también hoy día 1,4,[5],[6],[7]. Es por ello que aceptar el uso de productos de este tipo claramente fomenta esta industria, al no existir una oposición práctica sino solo teórica.

En cuanto al agente y al propósito, en el apartado 35 de la instrucción Dignitas Personae[8] sobre la utilización de “material biológico” humano (ver Estatuto Biológico del Embrión AQUÍ) de origen ilícito se señala que el criterio de independencia «no es suficiente para evitar una contradicción en la actitud de quienes dicen desaprobar las injusticias cometidas por otros, pero al mismo tiempo aceptan para su trabajo el “material biológico” que otros obtienen mediante tales injusticias. Cuando el delito está respaldado por las leyes que regulan el sistema sanitario y científico, es necesario distanciarse de los aspectos inicuos de esos sistemas, a fin de no dar la impresión de una cierta tolerancia o aceptación tácita de acciones gravemente injustas. De lo contrario, se contribuiría a aumentar la indiferencia, o incluso la complacencia con que estas acciones se ven en algunos sectores médicos y políticos». Así, a los científicos no les es lícito participar en este tipo investigaciones (ver más sobre experimentación con embriones humanos AQUÍ) .

La instrucción añade: «dentro de este marco general existen diferentes grados de responsabilidad. Razones de particular gravedad podrían ser moralmente proporcionadas como para justificar el uso de ese “material biológico”. Así, por ejemplo, el peligro para la salud de los niños podría autorizar a sus padres a utilizar una vacuna elaborada con líneas celulares de origen ilícito, quedando en pié el deber de expresar su desacuerdo al respecto y de pedir que los sistemas sanitarios pongan a disposición otros tipos de vacunas».

La Pontificia Academia para la Vida coincide con estas opiniones, y señala que hay una grave responsabilidad de usar vacunas alternativas, no vinculadas al aborto provocado en su producción, y que cuando estas no existan es lícito su uso pero debe hacerse todo lo posible para que se obtenga la vacuna alternativa[9].

La Instrucción Donum vitæ establece que «Los cadáveres de embriones o fetos humanos, voluntariamente abortados o no, deben ser respetados como los restos mortales de los demás seres humanos. En particular, no pueden ser objeto de mutilaciones o autopsia si no existe seguridad de su muerte y sin el consentimiento de los padres o de la madre. […] También en el caso de los fetos muertos, como cuando se trata de cadáveres de personas adultas, toda práctica comercial es ilícita y debe ser prohibida»[10].

Debe existir un consentimiento por parte de los padres y el feto debe ser tratado con el máximo respeto. Además, siempre que exista una alternativa, es mejor utilizarla y no recurrir al uso de estos fetos.

No es necesario provocar abortos para obtener las vacunas, pero aun asi lo hacen

No es necesario provocar abortos para obtener las vacunas, dado que el virus también puede cultivarse para ese fin en células no provenientes de abortos, sino en células de origen animal.

Así, al menos existen alternativas éticas a estas vacunas contra la mayoría de las enfermedades enumeradas cuyas líneas celulares provienen del mono, la levadura, el pollo, el conejo o el hámster.

Vacuna MMR de los laboratorios Merck, triple vírica, contra el sarampión, las paperas y la rubeola, elaborada con células humanas de abortos provocados / Vaccine-info.com
Vacuna MMR de los laboratorios Merck, triple vírica, contra el sarampión, las paperas y la rubeola, elaborada con células humanas de abortos provocados

Una de las vacunas más conocidas y que todos los niños reciben de forma universal es la famosa triple vírica, que se aplica a los 12 meses y a los cuatro años para prevenir precisamente la rubeola, el sarampión y las paperas, SRP.

Esta SRP o triple vírica se puede encontrar, por ejemplo, bajo el nombre comercial de ‘MMR’, de los laboratorios Merck o ‘Priorix’, producida por GlaxoSmithKline (GSK), proveniente de las líneas celulares obtenidas de abortos provocados WI-38, MRC-5 y RA-273. Nótese que el código RA-273 significa Rubella Abortus, 27º especímen, 3ª muestra.

Para que los usuarios de las vacunas pudieran tomar una decisión libre e informada al respecto, sería necesario que fuera obligatorio ofrecer información sobre el origen de las líneas celulares a los pacientes antes de la aplicación de las vacunas.

Correlación entre el uso de Vacunas fabricadas con línea de células de fetos humanos abortados con Autismo y cáncer infantil.

Epidemiologic and Molecular Relationship Between Vaccine Manufacture and Autism Spectrum Disorder Prevalence. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2…

Sociological Environmental Causes are Insufficient to Explain Autism Changepoints of Incidence https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2…


Ver Estudio sobre nuevas linea de celulas para nuevas vacunas: Characteristics and viral propagation properties of a new human diploid cell line, walvax-2, and its suitability as a candidate cell substrate for vaccine production
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4526020/


Los científicos dicen que el tejido fetal sigue siendo esencial para las vacunas y el desarrollo de tratamientos

ver en https://www.pbs.org/newshour/health/medical-researchers-say-fetal-tissue-remains-essential y https://vaccine.guide/vaccine-ingredients/aborted-fetal-cell-dna/characteristics-of-a-new-human-diploid-cell-line-walvax-2-and-its-suitability-as-a-candidate-for-vaccine-production/

Los tejidos fetales abortados utilizados en los laboratorios son células humanas, y los seres humanos cuyas vidas fueron tomadas para proporcionar esas células se vuelven irrelevantes y con el tiempo olvidados. La mayor preocupación es que la desensibilización en última instancia conduce a validar erróneamente los abortos por un “bien mayor” cuando ademas hay substitutos. De esta manera,la vida humana se convienrte en líneas celulares del tejido fetal, simplemente en células, cultivadas dentro del útero para la exploración científica. Todas las personas de buena conciencia tienen la responsabilidad de expresar su oposición al uso del tejido fetal de los abortos electivos para promover el desarrollo de alternativas, afirmar el valor de toda la vida humana

Lucia Gómez

Parte del este articulo al comienzo ha sido extractado del Observatorio de Bioética, autora: Lucía Gómez-Tatay, Universidad Católica de Valencia y agregados de La editorial de CienciaySaludNatural,com

Referencias;

[1] Redondo Calderón JL. Vacunas, biotecnología y su relación con el aborto provocado. Cuad Bioet. 2008 May-Aug;19(66):321-53.

[2] https://www.lgcstandards-atcc.org/Products/All/CCL-75.aspx#characteristics

[3] https://www.lgcstandards-atcc.org/Products/All/CCL-171.aspx#characteristics

[4] Zimmerman, RK. Ethical analyses of vaccines grown in human cell strains derived from abortion: arguments and Internet search. Vaccine. 2004 Oct 22;22(31-32):4238-44.

[5] Kent J. The fetal tissue economy: from the abortion clinic to the stem cell laboratory. Soc Sci Med. 2008 Dec;67(11):1747-56. doi: 10.1016/j.socscimed.2008.09.027. Epub 2008 Oct 22.

[6] Pfeffer N. How work reconfigures an ‘unwanted’ pregnancy into ‘the right tool for the job’ in stem cell research.  Sociol Health Illn. 2009 Jan;31(1):98-111. doi: 10.1111/j.1467-9566.2008.01117.x. Epub 2008 Dec 16.

[7] Ma B, He LF, Zhang YL, Chen M, Wang LL, Yang HW, Yan T, Sun MX, Zheng CY. Characteristics and viral propagation properties of a new human diploid cell line, Walvax-2, and its suitability as a candidate cell substrate for vaccine production. Hum Vaccin Immunother. 2015;11(4):998-1009. doi: 10.1080/21645515.2015.1009811.

[8] http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20081208_dignitas-personae_sp.html

[9] http://www.academiavita.org/_pdf/documents/pav/moral_relflections_on_vaccines_en.pdf

[10] Congregación para la doctrina de la fe, Instrucción Donum vitæ, I, 4: AAS 80 (1988), 83.

11 “Detection of Avian Retroviruses in Vaccines”, The National Center for Biotechnology Information, www.ncbi.nlm.nih.gov/ pmc/articles/PMC3647912/

12 “Human Fetal Vaccines”, Sound Choice Pharmaceutical Institute, www.soundchoice.org/aborted-fetal-products/vaccines/

13 “New Human Fetal Cell Lines Available for Vaccine Production”, National Vaccine Information Center, www.nvic.org

14 “Open Letter from Dr. Theresa Diesher to Legislators Regarding Fetal Cell DNA in Vaccines”, Sound Choice Pharmaceutical Institute, www.soundchoice.org/open-letter-to-legislators/

15 Dawson et al. Stem Cells Transl Med. 2017 May;6(5):1332-1339