lunes , 5 diciembre 2022

Aumento en la tasa de infección por K0 B1T entre los vacunados contra el K0 B1T

Associations of BMI with COVID-19 vaccine uptake, vaccine effectiveness, and risk of severe COVID-19 outcomes after vaccination in England: a population-based cohort study DOI:https://doi.org/10.1016/S2213-8587(22)00158-9https://www.thelancet.com/cms/10.1016/S2213-8587(22)00158-9/attachment/6ef7b907-a6ce-477a-9c61-53560b9d4b7e/mmc1.pdf

Investigadores de la Universidad de Oxford en el Reino Unido publicaron un estudio en The Lancet y encontraron que aquellos que recibieron dos dosis de la inyección COVID-19 tenían un 44 por ciento más de probabilidades de infectarse con el virus SARS-CoV-2 que aquellos que no estaban vacunados. 1 2

El estudio, publicado el 30 de junio de 2022, recopiló datos desde el 8 de diciembre de 2020 hasta el 17 de noviembre de 2021. La investigación se centró en la efectividad de la vacunación contra el COVID en personas con sobrepeso, pero los datos enumerados en un apéndice complementario dentro del estudio revelan que, de los nueve millones de pacientes en un registro nacional británico, la infección fue más frecuente entre los que habían recibido la inyección COVID. 1, 2

Resaltado en amarillo tres cifras clave. Los dos primeros muestran que en las dos semanas posteriores a la primera inyección, las personas tenían de tres a cuatro veces más probabilidades de dar positivo por covid que sus contrapartes no vacunadas. Esta es una confirmación más del pico de infecciones posterior la inyección que a menudo se ha observado y del cual hay evidencia que es el resultado de que la vacunación redujo temporalmente la inmunidad.

Las cifras del apéndice demuestran que, en las dos semanas posteriores a la inyección inicial, las personas tenían entre tres y cuatro veces más probabilidades de dar positivo por COVIDDos semanas o más después de la segunda inyección de COVID, las personas demostraron una probabilidad de infección 44 por ciento mayor. 1, 2

Los refuerzos pueden debilitar el sistema inmunológico

Los reguladores de salud europeos han expresado su preocupación de que recibir demasiadas inyecciones de refuerzo contra el COVID pueda debilitar la respuesta inmunológica. A principios de este año, el director de Estrategia de Vacunas y Amenazas Biológicas de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), el farmacólogo Marco Cavaleri, declaró:

Si tenemos una estrategia en la que damos refuerzos, digamos cada cuatro meses, terminaremos potencialmente teniendo un problema con la respuesta inmune, y la respuesta inmune puede terminar no siendo tan buena como nos gustaría que fuera. Por lo tanto, debemos tener cuidado de no sobrecargar el sistema inmunitario con inmunizaciones repetidas. 3

Director de Estrategia de Vacunas y Amenazas Biológicas de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), el farmacólogo Marco Cavaleri, advierte sobre el peligro de los refuerzos contra K0 B1T https://odysee.com/@CienciaySaludNatural.com:3/Ema-refuerzos-no:1?r=8kGvFrRV7tzMKHtUuaT9jivuk3Ky6ddW

Los refuerzos deberían terminar

En junio de 2022, el cardiólogo e investigador japonés Kenji Yamamoto, MD, publicó una carta en Virology Journal comentando el estudio de Oxford. Concluyó que «como medida de seguridad, se deben suspender las inyecciones de refuerzo adicionales», y agregó que «la vacunación contra el COVID-19 es un factor de riesgo importante para las infecciones en pacientes en estado crítico». 4 Hizo una lista de lo que él creía que eran las posibles causas de la disminución de la función inmunitaria en las personas vacunadas contra el COVID, incluida la proteína espiga o pico (spike), las nanopartículas lipídicas, la mejora dependiente de anticuerpos y el estímulo antigénico original.

El Dr. Yamomoto sugirió que la proteína espiga modificada contenida en la inyección contra el COVID puede inducir la activación de las células T reguladoras, lo que disminuye la inmunidad celular. Afirmó que “las proteínas de pico (spike) no se descomponen inmediatamente después de la administración de inyecciones de ARNm”, sino que continúan circulando por todo el cuerpo durante más de cuatro meses.

Señaló que los estudios in vivo han demostrado que las nanopartículas lipídicas altamente inflamatorias, que encapsulan el ARNm en la inyección de ARNm COVID que entrega información genética a las células del cuerpo para producir la proteína de punta, spike, se acumulan en el hígado, el bazo, las glándulas suprarrenales y ovarios El Dr. Yamamoto concluye que “los anticuerpos de la proteína espiga recién generados dañan las células y los tejidos que están preparados para producir proteínas espiga” y, por lo tanto, pueden dañar el sistema vascular, que transporta la sangre y la linfa por el cuerpo. 5 Agregó que la glándula suprarrenal, que es un órgano del sistema inmunológico que modula la función inmunológica, también puede dañarse. 6

Más estudios han demostrado que las proteínas de pico de la infección por COVID-19 y las vacunas pueden dañar las glándulas endocrinas, incluidas las glándulas pituitaria, tiroides y suprarrenales, así como los órganos reproductivos y muchos más. La proteína Spike favorece particularmente a los tejidos y órganos que expresan los receptores ACE2 y CD147. Muchas glándulas endocrinas muestran receptores ACE2, incluidos el páncreas, la tiroides, los testículos, los ovarios, las glándulas suprarrenales y la glándula pituitaria, lo que hace que el sistema endocrino sea particularmente vulnerable al SARS-CoV-2 .

Varios estudios han informado sobre patologías endocrinas posteriores a la vacunación contra el COVID-19 , aunque aún están surgiendo datos sobre el daño exacto.

Las proteínas pico, espiga o spike, cobran un precio en el sistema endocrino, experto advierte sobre un aumento en las enfermedades relacionadas con las hormonas

Glándulas pituitarias

Como glándula maestra del sistema endocrino, la glándula pituitaria secreta muchas hormonas, incluidas las que regulan otras glándulas endocrinas:

  • La hormona adrenocorticotrófica (ACTH) se dirige a las glándulas suprarrenales y es responsable de producir cortisol, que estimula la respuesta al estrés.
  • La hormona estimulante de la tiroides (TSH) regula la tiroides.
  • La hormona del crecimiento es responsable del crecimiento y el metabolismo.
  • La hormona estimulante de los melanocitos aumenta la producción de melanina cuando se expone a los rayos UV y aumenta el apetito.
  • La hormona antidiurética es responsable de retener agua y producir menos orina.
  • La hormona luteinizante (LH), la hormona estimulante del folículo (FSH) y la prolactina son importantes para la reproducción.
  • La oxitocina juega un papel en el parto, el metabolismo y la felicidad.

Los estudios en cultivo celular han demostrado que la proteína espiga es capaz de suprimir la producción de LH y FSH en las células hipofisarias, con consecuencias desconocidas a largo plazo en humanos.

Se han observado deficiencias de ACTH después de la vacunación con ARNm en Japón, y se descubrió que la persona afectada tenía una glándula pituitaria encogida.

El Dr. Flavio Cadegiani, un endocrinólogo brasileño dijo que las patologías en la hipófisis son difíciles de diagnosticar; a menudo están enmascarados por otras condiciones, por lo tanto, hay poca literatura sobre la presentación de patología hipofisaria después de las vacunas COVID-19.

Glándulas suprarrenales

Existe literatura publicada con datos que pueden usarse como evidencia para sugerir una lesión de la proteína de punta en las glándulas suprarrenales.

Las glándulas suprarrenales, ubicadas encima de los riñones, producen hormonas responsables de la respuesta al estrés. Esto incluye adrenalina, cortisol y aldosterona. La liberación de estas tres hormonas es fundamental para mantener la energía y otras necesidades durante situaciones estresantes.

Los estudios sobre COVID-19 han demostrado que las glándulas suprarrenales son los sitios principales de acumulación de ARNm de SARS-CoV-2 y producción de proteínas de punta.

También es probable que las glándulas estén involucradas en eventos de miocarditis posteriores a la vacuna que a menudo se observan en hombres jóvenes. El Dr. Flavio Cadegiani, razona que este tipo de miocarditis puede ser un signo de disfunción suprarrenal.

El Dr. Flavio Cadegiani, fue autor de un estudio revisado por pares sobre la miocarditis posterior a la vacuna y concluyó que las catecolaminas son el principal desencadenante de estos eventos. Las catecolaminas son un grupo de neurohormonas e incluyen dopamina, noradrenalina y adrenalina.

Mientras que la dopamina actúa principalmente dentro del sistema nervioso, tanto la adrenalina como la noradrenalina juegan un papel importante en las respuestas al estrés.

La adrenalina activa la respuesta de estrés de lucha o huida y la noradrenalina apoya la respuesta al aumentar la frecuencia cardíaca, descomponer las grasas y aumentar los niveles de azúcar en la sangre.

El ejercicio intenso y prolongado desencadena la respuesta de lucha o huida, por lo que las catecolaminas suelen estar elevadas en los deportistas. Los hombres en particular tienden a tener niveles más altos de catecolaminas . También se sospecha que la testosterona desempeña un papel en la mayor incidencia de miocarditis después de la vacunación.

Las respuestas al estrés aumentan la presión arterial, la contracción cardíaca más fuerte y, cuando son crónicas, pueden aumentar el riesgo de eventos cardíacos .

Cadegiani vinculó las catecolaminas con la miocarditis al analizar los informes de autopsia de dos adolescentes que murieron tres o cuatro días después de la vacunación con ARNm por eventos de miocarditis.

Su daño cardíaco era diferente de la patología de miocarditis normal , con claras similitudes con la miocardiopatía inducida por estrés; Cadegiani observó claras características de la miocarditis inducida por catecolaminas.

Él planteó la hipótesis de que las inyecciones desencadenaron un estado hipercatecolaminérgico al elevar los niveles de adrenalina, lo que provocó la hiperactivación de la adrenalina.

Los estudios en atletas vacunados con ARNm también encontraron que después del ejercicio, aquellos que fueron vacunados tenían frecuencias cardíacas y niveles de noradrenalina más altos que aquellos que no fueron vacunados.

Es probable que las disfunciones en las glándulas suprarrenales provoquen insuficiencia suprarrenal.

Cadegiani planteó la hipótesis de que la insuficiencia suprarrenal, una condición en la que las glándulas suprarrenales se vuelven incapaces de producir suficientes hormonas, podría ser una posible consecuencia de la lesión de la proteína espiga (spike).

Ya existe un informe de insuficiencia suprarrenal después de una infección ; en el caso de una COVID-19 prolongado en la que quedan restos de proteínas espigas, es probable que el daño se prolongue, lo que posiblemente provoque un daño crónico.

En el caso de las inyecciones, un informe que evaluó la producción de proteína pico o spike después de la vacunación con ARNm de COVID-19 encontró que las glándulas suprarrenales eran uno de los tejidos que más producían proteína de punta (spike), y la producción de proteína de punta en estas glándulas aumentaba con el tiempo.

La investigación actual también ha demostrado que las complicaciones de la trombocitopenia como síntoma posterior a la vacuna han provocado hemorragia suprarrenal e insuficiencia suprarrenal.

Tiroides

La tiroides es una glándula con forma de mariposa ubicada sobre la garganta. Tiene muchas funciones, principalmente la regulación del crecimiento y el metabolismo.

Produce dos hormonas, tiroxina y triyodotironina. Las deficiencias en triyodotironina dan como resultado hipotiroidismo, caracterizado por una tiroides grande; la secreción excesiva puede causar hipertiroidismo.

La tiroides también juega un papel en la regulación del sistema inmunológico. La infección por COVID-19 suele ser un signo de problemas de tiroides subyacentes, y el daño causado por la infección puede exacerbar los problemas de tiroides, creando un ciclo negativo.

Un estudio de autopsia de 15 personas fallecidas por COVID-19 encontró que 13 de ellas tenían ARN viral y proteínas en sus tejidos tiroideos . También se detectaron receptores ACE2, que antes se pensaba que no estaban presentes en la tiroides, lo que indica una posible ruta para la infección por SARS-CoV-2.

Aunque la investigación muestra que las tiroides pueden estar implicadas en la infección, la tiroiditis, que es la inflamación de la tiroides, actualmente solo se ha informado en relación con la vacuna COVID-19.

Un estudio de Turquía indicó que la vacuna COVID-19 puede inducir tiroiditis . El estudio evaluó a 15 pacientes que desarrollaron tiroiditis después de la vacunación.

Cuatro de los pacientes también desarrollaron la enfermedad de Grave, que es una enfermedad autoinmune y una complicación del hipertiroidismo. La enfermedad de Hashimoto, otra afección autoinmune de la tiroides, también se informó después de las vacunas.

Es posible que las proteínas de punta producidas a partir de las vacunas puedan atacar las células tiroideas al unirse a los receptores ACE2. Sin embargo, al observar los altos informes de enfermedades autoinmunes, Cadegiani sospecha que la patogenia de la disfunción tiroidea probablemente sea autoinmune.

La proteína espiga también ha demostrado su capacidad autoinmune debido a la alta incidencia de «mimetismo molecular«.

Páncreas

El páncreas produce glucagón e insulina, dos hormonas importantes que regulan los niveles de azúcar en la sangre. La desregulación de los niveles de azúcar en la sangre es una indicación de disfunción pancreática y puede provocar complicaciones como la diabetes.

La proteína Spike tanto de la vacuna como del virus ha mostrado un potencial para alterar el metabolismo de la glucosa.

Ha habido informes de una aparición repentina de diabetes tipo 1 , que es una forma de enfermedad autoinmune en la que el cuerpo ataca a sus propias células beta pancreáticas.

Un estudio que evaluó los informes de vigilancia de seguridad de EudraVigilance también encontró informes de desregulación de la glucosa en sangre con un empeoramiento transitorio de la hiperglucemia después de las vacunas.

La hiperglucemia crónica, es decir, niveles altos de azúcar en la sangre, suele ser un signo de disfunción en las células beta del páncreas .

Por lo tanto, Cadegiani propuso que podría haber una pérdida o un mal funcionamiento de las células beta pancreáticas, ya que los estudios han demostrado que la proteína espiga puede afectar y dañar directamente estas células beta, lo que probablemente provoque su muerte.

Órganos reproductivos

Los daños del COVID-19 en los órganos reproductores masculinos están bien establecidos.

Un estudio de Tailandia mostró que en 153 hombres sexualmente activos, alrededor del 64,7 % experimentaron disfunción eréctil durante la infección por COVID-19 , y el 50 % persistieron en estos síntomas tres meses después de la recuperación.

Se ha establecido en la investigación que la disfunción eréctil se debe a disfunciones de las células endoteliales, y la proteína de pico daña las células endoteliales.

Los estudios que vinculan el COVID-19 y la disfunción eréctil lo han atribuido en gran medida a la interacción del virus con los receptores ACE2 que se muestran en la superficie de las células endoteliales. Las células endoteliales son abundantes en los receptores ACE2, lo que las convierte en una de las más atacadas en las infecciones por COVID-19.

Un estudio que evaluó las vacunas de ADN de adenovirus mostró que las células expuestas a las vacunas también produjeron proteínas de punta que podrían interactuar y unirse a los receptores ACE2, lo que sugiere un daño endotelial equivalente.

Desde que se lanzó la vacuna en 2021, los datos de los CDC informaron 193 casos de disfunción eréctil después de la vacunación contra el COVID-19.

Un estudio israelí sobre donaciones de esperma también ha notado una reducción del 15 % en la concentración de espermatozoides y del 22 % en el recuento de espermatozoides móviles después de la vacunación con ARNm de COVID-19.

Los autores confirmaron en una respuesta posterior que las personas evaluadas no tenían condiciones de salud subyacentes y, por lo tanto, la reducción no podía deberse a ninguna condición de salud subyacente que existiera antes de la vacunación.

Aunque el recuento de espermatozoides se recuperó gradualmente después de 145 días, la concentración y la motilidad de los espermatozoides no volvieron a los niveles previos a la vacunación, con efectos desconocidos a largo plazo.

También se han informado preocupaciones sobre problemas reproductivos en las mujeres, más particularmente después de las vacunas en lugar de después de la infección.

Los estudios demostraron que los hombres generalmente corren un mayor riesgo de resultados graves y muertes por infecciones de COVID-19; sin embargo, las mujeres parecen tener un mayor riesgo de sufrir lesiones por vacunas .

Los datos del Sistema de Informe de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS) mostraron que más del 60% de los informes de eventos adversos provinieron de mujeres, lo que indica que las mujeres son más vulnerables a los síntomas posteriores a la vacuna.

El Dr. Paul Marik, experto en cuidados intensivos, también observó que las mujeres tenían un mayor riesgo de presentar síntomas posteriores a la vacuna en la clínica.

Durante la pandemia, muchas mujeres informaron anomalías menstruales después de la vacunación. Un estudio sobre mujeres del Medio Oriente encontró que casi el 70% de ellas reportaron irregularidades menstruales después de la vacunación .

Un estudio financiado por el Instituto Nacional de Salud encontró un “ aumento temporal en la duración del ciclo menstrual ” relacionado con la vacunación contra el COVID-19.

Un estudio publicado en el sitio web titulado My Cycle Story informó que más de 290 mujeres experimentaron desprendimiento de yeso decidual después de que se implementaron las vacunas contra el COVID-19, aunque se han documentado menos de 40 casos de este tipo en los últimos 109 años.

La Agencia Europea de Medicina, EMA finalmente admite que la vacunación contra el COVID puede tener un efecto adverso en la fertilidad femenina

El 28 de octubre de 2022, la EMA publicó una nueva guía que establece que “el sangrado menstrual abundante debe agregarse a la información del producto como un efecto secundario de frecuencia desconocida de las inyecciones de ARNm COVID-19 Comirnaty (Pfizer) y Spikevax (Moderna)”.

La EMA dice que el sangrado menstrual abundante puede definirse como “un sangrado caracterizado por un aumento de volumen y/o duración que interfiere en la calidad de vida física, social, emocional y material de la persona”.

La nueva guía surge después de que revisaron con retraso los datos disponibles, incluidos los casos informados durante los ensayos clínicos, los casos informados espontáneamente en Eudravigilance y los hallazgos de la literatura médica. La EMA confirmó que “se han notificado casos de sangrado menstrual abundante después de la primera, segunda y dosis de refuerzo de Comirnaty y Spikevax”. https://www.ema.europa.eu/en/news/meeting-highlights-pharmacovigilance-risk-assessment-committee-prac-24-27-october-2022

Esto también indicó que muchos de los síntomas reproductivos que sufrían las mujeres pueden estar relacionados con la vacuna, en lugar de estar relacionados con las infecciones por COVID-19.

Cadegiani pronosticó mayores eventos adversos en los embarazos para el futuro próximo.

Aumento de anormalidades menstruales 12.000 veces por la inyección K0 B1T – Dr. James Thorp, obstetra con de 43 años de experiencia: «Estamos hablando de un aumento de 12.000 veces en anormalidades menstruales, porque la inyección K0 B1T provoca un efecto inflamatorio importante. Cualquier cosa que cause inflamación causa daño, lesión, muerte y destrucción en el embarazo.» https://www.bitchute.com/video/c2euPIyKCxAM/

Citó un estudio que concluyó que “no hay asociación” entre las vacunas contra el COVID-19 y la fertilidad . Sin embargo, los datos mostraron que las mujeres no vacunadas tenían una mayor tasa de embarazo que las vacunadas, tanto para el embarazo clínico como bioquímico.

Los autores del artículo revisaron 10 estudios y encontraron que las mujeres no vacunadas tienen una tasa de embarazo clínico y bioquímico de 47 y 60 % respectivamente, mientras que las vacunadas con COVID-19 tenían una tasa de 45 y 51 %.

Cadegiani pronostica más casos de endocrinopatologías como consecuencia de lesiones por la proteína espiga en el futuro.

“Las enfermedades endocrinas progresan lentamente y luego solo aparecen clínicamente en los estados graves”, dijo Cadegiani. “Así que no es posible decir esto [en cualquier momento] de antemano”.

Los CDC y la FDA recomiendan el cuarto refuerzo a pesar de no haber estudios en humanos

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. actualmente recomiendan que las personas reciban una cuarta inyección de refuerzo tan pronto como sean elegibles. Actualmente, los adultos de 50 años o más entran en esta categoría, así como los inmunocomprometidos y mayores de 12 años. 7

Los refuerzos bivalentes reformulados, diseñados para atacar las subvariantes BA.4 y BA.5 Omicron, no se estudiaron en ensayos en humanos antes de que la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) otorgara una Autorización de uso de emergencia (EUA) a los dos fabricantes de inyecciones de ARNm COVID , Pfizer y Moderna, para distribuir los refuerzos en EE . UU . 8, 9

Ha habido críticas públicas a la decisión de la FDA de avanzar con la aprobación acelerada de otro refuerzo COVID bajo una EUA, esta vez solo considerando la evidencia de un estudio con animales diminutos en ratones, en lugar de la evidencia de ensayos clínicos en humanos. La mayor parte de la preocupación no se centra en las brechas científicas de seguridad y eficacia de las inyecciones, sino en cómo la acción de la FDA puede contribuir a erosionar la confianza pública en las agencias federales de salud que regulan y elaboran políticas para el uso de inyecciones, lo que contribuye a la «indecisión de las inyecciones». 10, 11

Sobre las nuevas vacunas de refuerzo bivalentes

Dos estudios realizados recientemente en la Universidad de Columbia y la Universidad de Harvard han encontrado que las nuevas vacunas de refuerzo bivalentes (dos en uno) COVID-19 desarrolladas por Pfizer/BioNTech y Moderna/NIAID no brindan una mejor protección contra BA.4 y BA. 5 virus subvariantes de Omicron que las formulaciones monovalentes originales de las inyecciones. 12, 13, 14

En el estudio de Columbia , a 19 personas se les administró una cuarta dosis de inyecciones monovalentes y 21 recibieron una cuarta dosis de inyecciones bivalentes. En el estudio de Harvard , 15 personas recibieron inyecciones monovalentes y 18 recibieron inyecciones bivalentes. Ninguno de los estudios ha sido revisado por pares. 12

“Es importante tener en cuenta que los dos estudios se realizaron de forma independiente. Son pequeños estudios pero hay dos de ellos. No es solo una casualidad”, dijo Dan Barouch, MD, profesor de medicina en la Universidad de Harvard, autor del estudio de Harvard. 13

Las versiones actualizadas de los productos biológicos de ARN mensajero (ARNm) de Comirnaty de Pfizer y Spikevax de Moderna, que recibieron autorizaciones de uso de emergencia (EUA) de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) el 31 de agosto de 2022, contienen dos «componentes» de ARNm del SARS -Virus CoV-2: «uno de la cepa original de SARS-CoV-2 y el otro en común entre los linajes BA.4 y BA.5 de la variante Omicron de SARS-CoV-2». 12, 15

Referencias:

Associations of BMI with COVID-19 vaccine uptake, vaccine effectiveness, and risk of severe COVID-19 outcomes after vaccination in England: a population-based cohort study – https://www.thelancet.com/cms/10.1016/S2213-8587(22)00158-9/attachment/6ef7b907-a6ce-477a-9c61-53560b9d4b7e/mmc1.pdf – Jones W. Vaccination increases infection risk by 44%, Oxford study finds. The Daily Sceptic Sept. 28, 2022.
Piernas C et al. Associations of BMI with COVID-19 vaccine uptake, vaccine effectiveness, and risk of severe COVID-19 outcomes after vaccination in England: a population-based cohort studyThe Lancet June 30, 2022.
Pratt E. Why a 4th COVID-19 shot likely won’t provide more protection. Healthline Jan. 17, 2022.
Yamamoto K. Adverse effects of COVID-19 vaccines and measures to prevent themVirol J 2022; 19(100).
Health Encyclopedia. Overview of the Vascular SystemUniversity of Rochester Medical Center 2022.
6 Deak T. Immune Cells and Cytokine Circuits: toward a Working Model for Understanding Direct Immune-to-Adrenal Communication Pathways.  Endocrinology 2008; 149(4): 1433-1435.
Lovelace B. FDA expected to authorize new COVID boostesr without data from tests in people. NBC News Aug. 30, 2022.
Press Release. Coronavirus (COVID-19) Update: FDA Authorizes Moderna, Pfizer-BioNTech Bivalent COVID-19 Vaccines for Use as a Booster Dose. U.S. Food and Drug Administration Aug. 31, 2022.
Cáceres M. Safety and Effectiveness of New COVID Bivalent Boosters Based on a Study of Eight Mice? The Vaccine Reaction Sept. 12, 2022.
10 Lee BY. Have the New Bivalent Covid-19 Vaccine Boosters Been Tested on Humans? Forbes Sept. 12, 2022.
11 Danner C. The Big Remaining Questions About the New Bivalent COVID BoostersIntelligencer Sept. 16, 2022.

12 Goodman B. Updated Covid-19 vaccines boost protection, but may not beat original formula against BA.4 and BA.5, early studies suggestCNN Oct. 26, 2022.
13 Kimball S. New Covid boosters aren’t better than old shots at neutralizing omicron BA.5, early studies findCNBC Oct. 27, 2022.
14 Tin A. White House still expects new COVID boosters will offer better protection, but two new studies cast doubtCBS News Oct. 28, 2022.
15 Cáceres M. Safety and Effectiveness of New COVID Bivalent Boosters Based on a Study of Eight Mice? The Vaccine Reaction Sept. 12, 2002.