lunes , 5 diciembre 2022

Manejo del Síndrome Post-Inyección K0 B1T

Extractado de https://covid19criticalcare.com/treatment-protocols/i-recover/

Las principales autoridades de salud pública no reconocen las lesiones posteriores a la inyección COVID. No existe un código de clasificación internacional (International Classification of Diseases, ICD ) específico para esta enfermedad. Sin embargo, aunque no existe una definición oficial, una correlación temporal entre recibir una inyección contra el COVID-19 y el comienzo o el empeoramiento de las manifestaciones clínicas de un paciente es suficiente para diagnosticar una lesión inducida por la inyección contra el COVID-19, cuando los síntomas no se explican por causas concurrentes.

Dado que no hay informes publicados que detallen cómo manejar a los pacientes lesionados por inyecciones, nuestro enfoque de tratamiento se basa en el mecanismo patogénico postulado, la observación clínica y las anécdotas de los pacientes. El tratamiento debe individualizarse de acuerdo con los síntomas de presentación y los síndromes de la enfermedad de cada paciente. Lo más probable es que no todos los pacientes respondan por igual a la misma intervención; una intervención en particular puede salvar la vida de un paciente y ser completamente ineficaz para otro.

El tratamiento temprano es esencial; lo más probable es que la respuesta al tratamiento se atenúe cuando se retrase el tratamiento.

Sobre este Protocolo

Este documento está destinado principalmente a ayudar a los profesionales de la salud a brindar la atención médica adecuada a los pacientes lesionados por inyecciones. Los pacientes siempre deben consultar a un proveedor de atención médica de confianza antes de embarcarse en cualquier tratamiento nuevo.

Terapias de primera línea

  • Ayuno diario intermitente o ayuno diario periódico.
    El ayuno estimula la limpieza de células dañadas (autofagia), mitocondrias dañadas (mitofagia) y proteínas mal plegadas y extrañas. El ayuno está contraindicado en pacientes menores de 18 años (perjudica el crecimiento), pacientes desnutridos (IMC < 20 kg/m2), y durante el embarazo y la lactancia. Los pacientes con diabetes, gota o condiciones médicas subyacentes graves deben consultar a su proveedor de atención primaria antes de comenzar el ayuno, ya que es posible que se requieran cambios en los medicamentos y estos pacientes requieren una estrecha vigilancia. Para obtener información más detallada, consulte ‘ Un enfoque para el manejo del síndrome posvacunal ‘.
  • Ivermectina: 0,2-0,3 mg/kg/día
    La ivermectina, que tiene potentes propiedades antiinflamatorias, se une a la proteína espiga (spike) y ayuda en su eliminación. Es probable que la ivermectina y el ayuno intermitente actúen de manera sinérgica para eliminar la proteína del cuerpo. La ivermectina se toma mejor con una comida o justo después de ella para una mayor absorción. Se debe incluir una prueba de ivermectina en el enfoque de tratamiento de primera línea. La duración del tratamiento está determinada por la respuesta clínica. En pacientes con una respuesta subóptima, se puede considerar una prueba con una dosis más alta (0,6 mg/kg día). Si no se nota mejoría después de 4 a 6 semanas, se debe suspender el medicamento. Debido a la posible interacción farmacológica entre la quercetina y la ivermectina, estos fármacos no deben tomarse simultáneamente (es decir, deben escalonarse por la mañana y por la noche). La seguridad de la ivermectina en el embarazo es incierta,
  • Moderar la actividad física:
    Los pacientes con síntomas prolongados de COVID y posteriores a la inyección frecuentemente sufren fatiga severa posterior al esfuerzo y/o empeoramiento de los síntomas con el ejercicio. Se informa que el ejercicio aeróbico es una de las peores intervenciones terapéuticas para estos pacientes. Recomendamos moderar la actividad a niveles tolerables que no empeoren los síntomas, manteniendo la frecuencia cardíaca del paciente por debajo de 110 BPM. Además, los pacientes necesitan identificar el nivel de actividad más allá del cual sus síntomas empeoran y luego tratar de mantenerse por debajo de ese nivel de actividad. Los ejercicios de estiramiento y resistencia de bajo nivel son preferibles a los ejercicios aeróbicos.
  • Dosis bajas de naltrexona (LDN) :
    se ha demostrado que la LDN tiene propiedades antiinflamatorias, analgésicas y neuromoduladoras. Comience con 1 mg/día y aumente a 4,5 mg/día, según sea necesario. Puede tomar de 2 a 3 meses para ver el efecto completo.
  • Resveratrol
    Este fitoquímico vegetal (flavonoide) tiene notables propiedades biológicas y activa la autofagia. Una formulación biomejorada que contiene trans-resveratrol de la raíz japonesa Knotweed parece tener una biodisponibilidad mejorada. La quercetina actúa sinérgicamente y aumenta la biodisponibilidad del resveratrol. El pterostilbeno es otro flavonoide vegetal similar al resveratrol, pero con mayor absorción y captación celular. Un suplemento combinado de “alta calidad” con resveratrol, quercetina y pterostilbeno es ideal. Se sugiere resveratrol en una dosis de 500 mg dos veces al día para pacientes sintomáticos agudos. En pacientes recuperados y en terapia preventiva/de mantenimiento, debería ser suficiente una dosis diaria de 400-500 mg. No se ha determinado la seguridad de estos fitoquímicos durante el embarazo y, por lo tanto, deben evitarse. Debido a la posible interacción farmacológica entre la quercetina y la ivermectina, estos fármacos no deben tomarse simultáneamente (es decir, deben escalonarse por la mañana y por la noche). Para información más detallada ver‘Un Enfoque para el Manejo del Síndrome Post-Vacunación’ .
  • Melatonina: 2–6 mg de liberación lenta/liberación prolongada antes de acostarse.
    La melatonina tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes y es un poderoso regulador de la función mitocondrial. La dosis debe iniciarse en 750 mcg (μg) a 1 mg por la noche y aumentarse según se tolere. Los pacientes que son metabolizadores lentos pueden tener sueños muy desagradables y vívidos con dosis más altas.
  • Aspirina: 81 mg/día.
  • Probióticos/prebióticos
    Los pacientes con síndrome posvacunal presentan clásicamente disbiosis grave con pérdida de Bifidobacterium. Se recomienda un yogur griego sin azúcar añadido con prebióticos y probióticos. Los probióticos sugeridos incluyen Megasporebiotic (Microbiome labs), TrueBifidoPro (US Enzymes) y yourgutplus+. Dependiendo de la marca, algunos productos pro/prebióticos pueden tener un alto contenido de azúcar, lo que promueve la inflamación, así que lea las etiquetas cuidadosamente.
  • Luz solar y fotobiomodulación (PBM)
    La PBM también se conoce como terapia de luz de bajo nivel, terapia de luz roja y terapia de luz infrarroja cercana. De todas las longitudes de onda de la luz solar, la radiación infrarroja cercana (NIR-A) tiene la penetración más profunda en los tejidos. NIR-A en el rango de 1000 a 1500 nm es óptimo para calentar tejidos. Para obtener información más detallada, consulte ‘Un enfoque para el manejo del síndrome posvacunal’.

Terapias complementarias/de segunda línea (enumeradas en orden de importancia)

  • Azul de metileno:
    El azul de metileno (MB) tiene una serie de propiedades biológicas que pueden ser potencialmente beneficiosas en pacientes lesionados por inyecciones. MB induce la mitofagia (autofagia mitocondrial) y tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, neuroprotectoras y antivirales. MB y la fotobiomodulación (PBM) tienen efectos beneficiosos similares sobre la función mitocondrial, el daño oxidativo y la inflamación, y los dos tratamientos a menudo se combinan. El MB en dosis bajas es una opción terapéutica en pacientes con confusión mental y otros síntomas neurológicos. Los pacientes o sus proveedores de atención médica deben comprar polvo de azul de metileno de alta calidad y formular una solución al 1 % administrada por vía oral (10 mg en 1 ml de solución – 0,5 mg/gota) de la siguiente manera: Mezcle 1 gramo de azul de metileno con 100 ml de agua. Dosificación de LDMB (Baja dosis de MB – Low-dose MB): comenzar con 1 o 2 gotas por la mañana durante los dos primeros días. En el tercer día, aumente la dosis a 3 gotas diarias durante los próximos dos días. Continúe aumentando la dosis en 1 gota cada 2 días (guiado por los síntomas, es decir, mejora en la fatiga y/o mejora cognitiva) hasta llegar a un máximo de 22 gotas. La dosis óptima es altamente individualizada y cada paciente necesita encontrar la dosis adecuada para ellos. Tome LDMB (Baja dosis de MB) durante 6 días seguidos. Tómese el séptimo día libre cada semana para permitir que el cuerpo se reinicie. LDMB hará que su orina sea azul o azul verdosa. Algunos pacientes pueden experimentar una reacción de Herx. Una reacción de Herx puede causar fatiga, náuseas, dolor de cabeza o dolor muscular debido a las «toxinas acumuladas» que salen del cuerpo. Si experimenta una reacción de Herx, detenga el protocolo durante 48 horas y luego reanúdelo lentamente. NO tome MB si está embarazada o amamantando.
  • Espermidina:
    La espermidina es una poliamina natural que, como el resveratrol, tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Conserva la función mitocondrial y se ha demostrado que reduce las enfermedades cardiovasculares y la mortalidad por todas las causas, prolonga la vida útil y promueve la autofagia. El germen de trigo, los champiñones, la toronja, las manzanas y el mango son fuentes naturales ricas en espermidina. Los suplementos de germen de trigo contienen altas cantidades de espermidina con buena biodisponibilidad. Para obtener información más detallada y contraindicaciones importantes, consulte ‘An Approach to the Management of Post-Vaccine Syndrome’ .
  • Nigella Sativa:
    Las semillas y el aceite de Nigella sativa se han utilizado como agente médico durante miles de años. El componente activo más importante es la timohidroquinona. Nigella sativa tiene propiedades antibacterianas, antifúngicas, antivirales (SARS-CoV-2), antiinflamatorias, antioxidantes e inmunomoduladoras. Para obtener información más detallada y contraindicaciones importantes, consulte ‘An Approach to the Management of Post-Vaccine Syndrome’ .
  • Vitamina C: 1000 mg por vía oral de tres a cuatro veces al día
    La vitamina C tiene importantes propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y de mejora inmunológica, incluida una mayor síntesis de interferones tipo I. Evitar en pacientes con antecedentes de cálculos renales. La vitamina C oral ayuda a promover el crecimiento de poblaciones bacterianas protectoras en el microbioma.
  • Vitamina D y vitamina K2: una dosis de 4000 a 5000 unidades/día de vitamina D, junto con 100 mcg/día de vitamina K2 es una dosis inicial razonable. La dosis de vitamina D debe ajustarse de acuerdo con el nivel inicial de vitamina D.
  • Fluvoxamina: 50 mg dos veces al día:
    comience con una dosis baja de 12,5 mg/día y aumente lentamente según lo tolere. NOTA: Algunas personas a las que se les receta fluvoxamina experimentan ansiedad aguda, que debe ser monitoreada cuidadosamente y tratada por el médico que prescribe la receta para evitar una escalada rara hacia un comportamiento suicida o violento.
  • Curcumina (cúrcuma): 500 mg dos veces al día: la
    curcumina tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes e inmunomoduladoras y se ha demostrado que repolariza los macrófagos. Como la absorción de la cúrcuma por parte del cuerpo es deficiente, tradicionalmente se toma con leche y pimienta negra para mejorar la absorción. Se prefieren las preparaciones o formulaciones de nano-curcumina diseñadas para mejorar la absorción (curcumina longa) para una mejor absorción.
  • Magnesio: se sugiere una dosis inicial de 100 a 200 mg diarios, aumentando según se tolere hasta 300 mg a 400 mg diarios.
    Hay al menos 11 tipos diferentes de magnesio que se pueden tomar en forma de suplemento con biodisponibilidad variable. Generalmente, las sales orgánicas de Mg tienen una mayor solubilidad que las sales inorgánicas y presentan una mayor biodisponibilidad. Consulte ‘Un enfoque para el manejo del síndrome posterior a la vacunación’ para obtener más información y precauciones de dosificación importantes.
  • Ácidos Grasos Omega-3: Se sugiere una combinación de EPA/DHA con una dosis inicial de 1 g/día (EPA y DHA combinados) y aumentando hasta 4 g/día (de los ácidos grasos omega-3 activos).
    Los ácidos grasos omega-3 tienen efectos antiinflamatorios y cardioprotectores y juegan un papel importante en la resolución de la inflamación al inducir la producción de resolvina. Además, se cree que los ácidos grasos Omega-3 brindan potentes efectos vasculoprotectores al mejorar la función endotelial, limitar la inflamación vascular, reducir la trombosis y limitar la producción de especies reactivas de oxígeno. El pescado, particularmente el salmón salvaje del Atlántico (o Alaska), es una buena fuente de ácidos grasos Omega-3. Los suplementos de omega-3 incluyen Vascepa™ (icosapent etílico; un éster etílico del ácido eicosapentaenoico [EPA]), Lovaza ™ (una combinación de ésteres etílicos de EPA y ácido docosahexaenoico [DHA]), así como “suplementos regulares de aceite de pescado” que contienen un combinación de EPA/DHA.
  • Estimulación cerebral no invasiva (NIBS):
    Se ha demostrado que NIBS que usa estimulación de corriente continua transcraneal o estimulación magnética transcraneal mejora la función cognitiva en pacientes con COVID prolongado y otras enfermedades neurológicas. NIBS es indoloro, extremadamente seguro y fácil de administrar. Es una terapia reconocida que ofrecen muchos Centros de Medicina Física y Rehabilitación. Los pacientes también pueden comprar un dispositivo aprobado por la FDA para uso doméstico.
  • N-acetilcisteína (NAC): 600-1500 mg/día
    NAC, el precursor del glutatión reducido, penetra en las células donde se desacetila para producir L-cisteína, promoviendo así la síntesis de GSH. La administración oral de NAC probablemente juega un papel adyuvante en el tratamiento de la vacuna lesionada. El glutatión oral se absorbe mal y, por lo tanto, no se recomienda.
  • Vitamina C intravenosa: 25 g semanales, junto con vitamina C oral 1000 mg (1 gramo) 2-3 veces al día.
    La vitamina C intravenosa en dosis altas es «cáustica» para las venas y debe administrarse lentamente durante 2 a 4 horas. Además, para evaluar la tolerabilidad del paciente, la dosis inicial debe estar entre 7,5 y 15 g. Las dosis diarias totales de 8 a 12 g han sido bien toleradas, sin embargo, las dosis altas crónicas se han asociado con el desarrollo de cálculos renales, por lo que la duración del tratamiento debe ser limitada. Retirar la vitamina C IV según se tolere.
  • Hidroxicloroquina (HCQ): 200 mg dos veces al día durante 1 a 2 semanas, luego reducir según la tolerancia a 200 mg/día.
    HCQ es un potente agente inmunomodulador y se considera el fármaco de elección para el lupus eritematoso sistémico (LES), donde se ha demostrado que reduce la mortalidad. Por lo tanto, en pacientes con autoanticuerpos positivos o en los que se sospeche que la autoinmunidad es un mecanismo subyacente destacado, se debe considerar antes la HCQ. Nota: HCQ limitará la efectividad del ayuno intermitente.
  • Dosis bajas de corticosteroides: 10 a 15 mg/día de prednisona durante 3 semanas. Disminuir a 10 mg/día y luego 5 mg/día, según se tolere.
  • Optimizador de energía mitocondrial  con pirroloquinolina quinona (p. ej., Life Extension Energy Optimizer o ATP 360®).
  • Modificación Conductual, Terapia de Relajación, Terapia Mindfulness y Apoyo Psicológico.
    Puede ayudar a mejorar el bienestar general y la salud mental de los pacientes. El suicidio es un problema real en pacientes lesionados por inyecciones. Los grupos de apoyo y la consulta con profesionales de la salud mental son importantes. Se ha demostrado que el Tai Chi, una forma de arte marcial chino tradicional que promueve la salud, es beneficioso para prevenir y tratar enfermedades, incluido el COVID prolongado. El yoga tiene propiedades inmunomoduladoras que pueden ser beneficiosas en pacientes lesionados por inyecciones.

Terapias de tercera línea

  • Terapia de oxígeno hiperbárico (TOHB): Hyperbaric Oxygen Therapy (HBOT)
    La TOHB tiene potentes propiedades antiinflamatorias, lo que reduce las citocinas proinflamatorias y aumenta la IL-10. Además, TOHB polariza los macrófagos hacia el fenotipo M2 y mejora la función mitocondrial.  Sorprendentemente, es el aumento de la presión, más que el aumento de la concentración de oxígeno disuelto, lo que parece mediar estos efectos. Consulte ‘Un enfoque para el manejo del síndrome posterior a la inyección’ para obtener información sobre el tratamiento, referencias y otros detalles importantes.
  • Estimulación mecánica de baja magnitud (LMMS o terapia de vibración de cuerpo completo).
    Se ha demostrado que la estimulación mecánica de baja magnitud (0,3-0,4 G) y alta frecuencia (32-40 Hz) aumenta la densidad ósea, así como los índices de bienestar general en pacientes con una variedad de trastornos médicos. Esta terapia la ofrecen los Centros de Medicina Física y Rehabilitación, o se puede comprar un dispositivo para uso doméstico ( https://www.juvent.com/health/ ) de manera similar a la estimulación cerebral no invasiva (NIBS).

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD

Este protocolo es únicamente para fines educativos con respecto a terapias potencialmente beneficiosas para COVID-19. Nunca ignore el consejo médico profesional por algo que haya leído en nuestro sitio web y comunicados de prensa. Este protocolo no pretende ser un sustituto del consejo, diagnóstico o tratamiento médico profesional con respecto a ningún paciente. El tratamiento de un paciente individual debe basarse en el criterio de un médico u otro proveedor de atención médica calificado. Siempre busque su consejo con cualquier pregunta que pueda tener con respecto a su salud o condición médica. Tenga en cuenta nuestro descargo de responsabilidad completo en: www.flccc.net/disclaimer

Sobre el Front Line COVID-19 Critical Care Alliance (FLCCC)

Fundada por un grupo de destacados especialistas en cuidados intensivos en marzo de 2020, Front Line COVID-19 Critical Care Alliance (FLCCC) se dedica a ayudar a prevenir y tratar el COVID.

Nuestro objetivo es salvar vidas y mejorar la salud mediante el avance de protocolos basados ​​en la ciencia, los datos y las observaciones clínicas más recientes.

Nuestros médicos fundadores son líderes intelectuales altamente publicados y de renombre mundial, con un profundo conocimiento y experiencia para diagnosticar y tratar los síntomas relacionados con COVID.

Hasta la fecha, la organización ha llegado a millones de personas a través de sus protocolos, sitio web, seminarios web, boletines, redes sociales, charlas y apariciones en los medios. Nuestros protocolos están en uso por proveedores de atención médica en todo el mundo y han ayudado a miles de personas.

FLCCC es una organización sin fines de lucro 501(c)(3) financiada en su totalidad por donaciones voluntarias de individuos y organizaciones benéficas.