miércoles , 29 mayo 2024

Controversia sobre autismo causado por vacunas, los gobiernos ocultan la evidencia

Print Friendly, PDF & Email

Las tasas de AUTISMO han aumentado de 1 entre 10.000 en la década de 1970 a  1 entre 36  en la actualidad, según cifras de 2024 publicadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de la agencia de salud pública estadounidense. Como era una estadística tan preocupante, los CDC cambiaron el nombre del mes de abril a «Mes de la Concientización sobre el Autismo» y ahora lo llaman «Mes de la Aceptación del Autismo». «Aceptación» debería sustituirse por «inaceptable».

Pero peor aún, el terrible aumento podría haberse detenido si el gobierno hubiera actuado cuando se estableció por primera vez el vínculo entre la vacuna y el autismo, pero no lo hizo.  

El neurólogo pediátrico  Dr. Andrew Zimmerman , quien originalmente sirvió como testigo médico experto para el gobierno en casos de lesiones por vacunas, firmó una  declaración jurada  diciendo que hay «excepciones en las que las vacunas podrían causar autismo».

El Dr. Zimmerman, neurólogo pediátrico del Centro para el Autismo y Trastornos Relacionados del Instituto Kennedy Krieger de Johns Hopkins, ha firmado una declaración jurada, dijo a los abogados del Departamento de Justicia (DOJ) con los que trabajó para defender las vacunas que había descubierto «excepciones en las cuales Las vacunas podrían causar autismo e inmediatamente fue retirado de su cargo como médico experto del gobierno, defendiendo las vacunas en el tribunal federal de vacunación «. https://www.bitchute.com/video/3EJilPT1qt5E/

Era junio de 2007 cuando el Dr. Zimmerman dijo a los abogados del Departamento de Justicia (DOJ) que había descubierto que las vacunas podían causar autismo. Dijo: «Expliqué que en un subconjunto de niños, la fiebre inducida por la vacuna y la estimulación inmune causaron una enfermedad cerebral regresiva con características del trastorno del espectro autista». Su opinión se basó en ‘avances científicos’ y en su propia experiencia con pacientes, incluido el caso de  Yates Hazlehurst , que se detalla a continuación.

El Dr. Zimmerman dijo que una vez que los abogados del Departamento de Justicia escucharon esto, lo despidieron y afirma que tergiversaron su opinión en el tribunal federal de vacunas para desacreditar las afirmaciones sobre el autismo. Dice que sus pruebas muestran que los abogados del Departamento de Justicia, que representaron al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EE. UU. en casos de lesiones por vacunas, defraudaron repetidamente al sistema judicial hasta llegar a la Corte Suprema. Esto significó que a miles de niños heridos por las vacunas se les negó compensación y el derecho a que sus casos fueran escuchados.

El Dr. Zimmerman, neurólogo pediátrico del Centro para el Autismo y Trastornos Relacionados del Instituto Kennedy Krieger de Johns Hopkins, fue uno de los expertos que evaluó a un niño herido por la vacuna llamado Yates Hazlehurst.

Yates era un niño normal de 11 meses cuando lo llevaron al médico con una infección de oído el 8 de febrero de 2001. Se le aplicó la «regla de oro» que los laboratorios han logrado imponer, de vacunar a todos los niños. Aunque Yates no se encontraba bien, la clínica le aplicó las vacunas de 12 meses, un mes antes. Recibió cuatro inyecciones para seis enfermedades: sarampión, rubéola y paperas, SRP, (MMR en inglés), Prevnar (para proteger contra infecciones neumocócicas), gripe (Hib) y hepatitis B, todo en una sola visita. Al cabo de dos semanas desarrolló fiebre alta, sarpullido y vómitos. Dejó de hablar, desarrolló una obsesión por los números y las letras y su comportamiento se volvió errático. Paralelamente a su retraso en el desarrollo, su salud física se deterioró: desarrolló problemas gastrointestinales y distintas infecciones.

A Yates finalmente le diagnosticaron autismo poco más de un año después, el 3 de junio de 2002. El neurólogo Dr. Jean-Ronel Corbier, que lo examinó, dijo que su autismo regresivo era una respuesta a la vacuna Sarmpion Rubeola y paperas, SRP (MMR en ingles).

En ese momento, el Dr. Zimmerman examinó a Yates para detectar un trastorno mitocondrial que pensaba que lo hacía vulnerable al autismo regresivo inducido por la vacuna, especialmente porque fue vacunado cuando no se encontraba bien.

Con los resultados de estas evaluaciones, los padres de Yates presentaron un reclamo ante el Programa Nacional de Compensación por Lesiones por Vacunas (VICP) de EE. UU., también conocido como tribunal de vacunas. Fue lanzado en 1986 por el presidente Ronald Reagan a raíz de demandas por lesiones por vacunas por valor de 3 mil millones de dólares presentadas ante las grandes farmacéuticas entre 1980 y 1986. El plan tenía como objetivo abordar los riesgos de las vacunas «inevitablemente inseguras» y proteger a la industria farmacéutica de demandas. Financiadas por un impuesto pagado por cada vacuna, la mayoría de las reclamaciones inicialmente se relacionaban con la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP).

Yates se convirtió en el segundo de seis casos de prueba generales. Se prolongaron durante casi diez años. Familias y organizaciones lucharon por el acceso a información gubernamental sobre la seguridad y los efectos secundarios de las vacunas, que el gobierno se negó a proporcionar. Sabían que si se ganaban los casos, la confianza en las vacunas se desplomaría y el fondo de compensación quebraría. Como era de esperar, dictaminaron que las teorías de causalidad ofrecidas en todos los casos no eran convincentes y negaron las afirmaciones del caso de prueba para las seis familias.

Una nueva acción legal, presentada por el padre de Yates, Rolf Hazlehurst, abogado principal de CHD y ex fiscal general adjunto del distrito de Tennessee, podría reabrir el procedimiento general y anular el fallo en el caso de Yates. Si tiene éxito, también podría declarar inconstitucional la Ley Nacional de Estados Unidos sobre Lesiones por Vacunas Infantiles de 1986.

Miles de familias podrían beneficiarse, ya que el VICP se ha negado sistemáticamente a pagar cualquier reclamación a los niños que retrocedieron y fueron diagnosticados con autismo después de la vacunación. A más de 5.000 se les han negado pagos vitales que podrían aliviar la carga de los costos astronómicos, alrededor de £200.000, asociados con la crianza de un niño con autismo. Dependiendo de dónde se encuentren los niños en el espectro, podrían ser no verbales, incontinentes, desarrollar obsesiones y tener dificultades con la interacción social. Un niño con autismo puede necesitar ayuda con una variedad de cuestiones que incluyen terapia del habla, trastornos gastrointestinales graves, dietas especiales y educación especial.

Dr. Peter McCullough sobre efectos adversos de las vacunas del Calendario escolar https://www.bitchute.com/video/eRKq4qxOry2D/

La conexión entre las vacunas y el autismo, específicamente la triple vírica (SRP) en el Reino Unido, fue establecida a finales de la década de 1990 por el gastroenterólogo  Dr. Andrew Wakefield  y un equipo del Royal Free Hospital en el norte de Londres. Con cantidades de referencias a su clínica de gastroenterología pediátrica, escucharon  la misma historia  una y otra vez. «Mi hijo se estaba desarrollando normalmente hasta que le aplicaron la vacuna sarampión, rubéola y paperas, SRP (en inglés MMR), luego desarrolló una enfermedad intestinal y autismo». El Dr. Wakefield investigó y su serie de casos, publicada en Lancet,  analizó a 12 niños y concluyó que se necesitaba más investigación para demostrar un vínculo.

El gobierno podría haber realizado estudios sobre vacunados versus no vacunados para solucionar el problema. En lugar de eso, duplicaron el programa de vacunas y  se negaron a invertir , y utilizaron estudios epidemiológicos para desestimar las afirmaciones. (Un estudio epidemiológico es un análisis numérico que analiza el vínculo con los eventos de salud humana después de la exposición a agentes químicos específicos, no lo suficientemente sensibles para detectar eventos adversos raros. Son los mismos estudios que utilizó la industria tabacalera para proclamar que fumar cigarrillos no causaba enfermedades pulmonares, cáncer.)

Las cifras oficiales afirman que las tasas de autismo son mejores en el Reino Unido que en los EE. UU., con 1 de cada 100 registrados en 2022. Un  estudio de 2021  identificó un aumento del 787% en el número de diagnósticos de autismo en los diez años transcurridos entre 1998 (el año en que se realizó el estudio del Dr. Wakefield publicado) y 2018

Los pronósticos oficiales  predicen un «aumento» en los casos reportados de autismo y TDAH entre los niños en el Reino Unido, condiciones que representan el 75 por ciento de las solicitudes de discapacidad. Se espera que el número de menores de 18 años que reciben el subsidio de vida para discapacitados (DLA) alcance casi 1 millón en 2028-29 según cifras del Departamento de Trabajo y Pensiones (DWP), lo que equivale a aproximadamente 1 de cada 14 niños.

Este año Irlanda registró que el 4,7 por ciento de la población escolar fue diagnosticada con autismo, es decir, 14.000 niños de entre cuatro y 15 años, cuatro veces más que hace diez años.

Es increíble que no haya protestas. Recientemente, el establishment médico se alzó en armas por  733  casos de sarampión en el Reino Unido, y ninguna muerte, pero lo que sugiere del autismo es que hay que adaptarse mejor a aquellos en el espectro, lo cual es realmente importante, pero mas importante es averiguar las causas y cómo podemos reducir su número.

Con más que nunca sustancias químicas tóxicas en nuestro medio ambiente, junto con el creciente calendario de vacunación infantil (de 40 a 72 inyecciones para los niños depende el pais), es imprecindible investigar mejor si estas exposiciones tóxicas están asociadas al aumento del autismo.


Estudios que demuestran que las vacunas pueden causar autismo por Brian Hooker Ph.D https://www.bitchute.com/video/O8OF03Q32gOh/

Dr. Oscar Botta, Pediatra, da testimonio de los efectos adversos (autismo) que causan las vacunas del Calendario. https://www.bitchute.com/video/p0POS0c2PLhu/


Las vacunas del Calendario escolar no pueden ser obligatorias porque:
1. En principio las vacunas del calendario tienen sobredosis de aluminio que es neurotóxico, ver en :
https://cienciaysaludnatural.com/vacunas-con-exceso-de-aluminio-neurotoxico-en-el-calendario-de-vacunacion/
2. Por otro lado de acuerdo al Instituto de Medicina de la Academia de Ciencias de los EEUU., IOM: “Tanto las investigaciones epidemiológicas como las mecanicistas sugieren que la mayoría de los individuos que experimentan una reacción adversa a las vacunas tienen una susceptibilidad preexistente. Estas predisposiciones pueden existir por varias razones: variantes genéticas (en el ADN humano o microbioma), exposiciones ambientales, comportamientos, enfermedades intermedias o etapa de desarrollo, por nombrar solo algunas, todas las cuales pueden interactuar entre ellas. Algunas de estas reacciones adversas son específicas de la vacuna en particular, mientras que otras pueden no serlo”. https://www.nap.edu/read/13164/chapter/5#82
3. Entonces como van a vacunar a un bebe sin antes hacer un estudio para ver si no tiene alguna mutación genetica como por ejemplo la mutacion MTHFR, que lo padece el 30% de la poblacion?
https://cienciaysaludnatural.com/prueba-de-mutacion-mthfr/
Conclusión. Ningun Juez puede permitir esta aberración!

Ver más en profundudad en: https://cienciaysaludnatural.com/category/autismo/

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos