domingo , 21 abril 2024

Cuantas más dosis de vacunas del calendario escolar se dan, mayor es la tasa de mortalidad infantil

Print Friendly, PDF & Email

Goldman G S, Miller N Z Reaffirming a Positive Correlation Between Number of Vaccine Doses and Infant Mortality Rates: A Response to Critics. Cureus 15(2): e34566. doi:10.7759/cureus.34566 https://www.cureus.com/articles/134233-reaffirming-a-positive-correlation-between-number-of-vaccine-doses-and-infant-mortality-rates-a-response-to-critics#!/ – «Reafirmación de una correlación positiva entre el número de dosis de vacunas y las tasas de mortalidad infantil: una respuesta a los críticos», autores Gary S. Goldman, Ph.D., y Neil Z. Miller.

Un nuevo estudio revisado por pares encontró una correlación estadística positiva entre las tasas de mortalidad infantil (infant mortality rates IMR) y la cantidad de dosis de vacunas recibidas por los bebés, lo que confirma los hallazgos realizados por los mismos investigadores hace una década.

Sus hallazgos indican que se puede detectar una «correlación positiva entre el número de dosis de vacunas y las tasas de mortalidad infantil IMR en las naciones más desarrolladas».

Los autores replicaron los resultados de un análisis estadístico que realizaron en 2011 y refutaron los resultados de un artículo reciente que cuestionaba esos hallazgos.

Miller amplio información sobre el estudio y sus implicaciones para los calendarios de vacunación de bebés y niños.

https://data.oecd.org/healthstat/infant-mortality-rates.htm

Cuantas más dosis, mayor es la tasa de mortalidad infantil

En 2011, Miller y Goldman publicaron un estudio revisado por pares en Human and Experimental Toxicology , que identificó una correlación estadística positiva entre las tasas de mortalidad infantil IMR y el número de dosis de la vacuna.

Los investigadores escribieron:

“La tasa de mortalidad infantil (IMR) es uno de los indicadores más importantes del bienestar socioeconómico y las condiciones de salud pública de un país. El programa de vacunación infantil de EE. UU. especifica 26 dosis de vacunas para bebés menores de 1 año, la mayor cantidad en el mundo, pero 33 países tienen tasas de mortalidad infantil (IMR) más bajas.

“Usando regresión lineal, se examinaron los calendarios de inmunización de estas 34 naciones y se encontró un coeficiente de correlación de r = 0,70 (p < 0,0001) entre las IMR y la cantidad de dosis de vacunas que se administran de manera rutinaria a los bebés”.

En las cifras anteriores, “r” se refiere al coeficiente de correlación , un número que oscila entre -1 y 1. Cualquier cifra superior a cero se entiende como una correlación positiva, considerándose las cifras entre 0,6 y 0,79 como una correlación positiva “fuerte”, y 0.8 y por encima de una correlación positiva «muy fuerte».

El “ valor p ” indica hasta qué punto el valor del predictor, en un análisis de regresión lineal, está relacionado con los cambios en la variable de respuesta.

Un valor de p de 0,05 o inferior se considera estadísticamente significativo e indica que el predictor y la variable de respuesta están relacionados entre sí y se mueven en la misma dirección.

En el mismo estudio de 2011, que utilizó datos de 2009, los investigadores encontraron que los países desarrollados que administraban la mayor cantidad de dosis de vacunas a los bebés (21 a 26 dosis) tendían a tener las peores tasas de mortalidad infantil IMR.

«El análisis de regresión lineal de las IMR medias no ponderadas mostró una alta correlación estadísticamente significativa entre el aumento del número de dosis de vacunas y el aumento de las tasas de mortalidad infantil, con r = 0,992 (p = 0,0009)», escribieron los investigadores.

Miller agregó :

“En 2011, publicamos un estudio que encontró una correlación positiva contraria a la intuición, r = 0.70 (p < .0001), que demuestra que entre las naciones más desarrolladas (n = 30), aquellas que requieren más vacunas para sus bebés tienden a tener mayores tasas de mortalidad infantil (IMR)”.

Miller dijo que él y Goldman “escribieron el artículo actual para examinar las diversas afirmaciones hechas por críticos, para evaluar la validez de sus métodos científicos y realizar nuevas investigaciones para evaluar la confiabilidad de nuestros hallazgos originales”.

El artículo original estudió los EE. UU. y otros 29 países con mejores IMR “para explorar una asociación potencial entre la cantidad de dosis de vacunas… y sus IMR”, y encontró una fuerte correlación positiva.

Los 10 investigadores — Elizabeth G. Bailey, Ph.D. , profesora asistente de biología en la Universidad Brigham Young, y varios estudiantes asociados con su curso Bioinformatics Capstone que escribieron la refutación del análisis de Goldman y Miller de 2011: combinaron «185 países desarrollados y del Tercer Mundo que tienen diferentes tasas de vacunación y disparidades socioeconómicas» en sus análisis.

“Un motivo declarado detrás del nuevo análisis de Bailey (y nuevas investigaciones adicionales) es reducir el impacto de la vacilación de la vacuna, que ‘se ha intensificado debido al rápido desarrollo y distribución de la vacuna COVID-19 ‘”, dijeron Goldman y Miller. “También parecen estar apuntando a nuestro estudio para una posible retractación”.

Miller explicó la metodología que utilizó el equipo de Bailey:

“Los críticos seleccionaron 185 naciones y utilizan la regresión lineal para informar una correlación entre el número de dosis de vacunas y las IMR.

«También realizaron análisis de regresión lineal múltiple del índice de desarrollo humano (HDI) frente a IMR con predictores adicionales e investigaron IMR frente a las tasas de vacunación porcentual para ocho vacunas diferentes».

Según Miller, “a pesar de la presencia de variables de confusión inherentes en su artículo, se informa una pequeña correlación positiva estadísticamente significativa (r = 0,16, p < 0,03) que corrobora la tendencia positiva en nuestro estudio (r = 0,70, p < .0001).”

En otras palabras, todavía existe una correlación positiva entre la IMR y el número de dosis de vacunas, aunque más débil, entre los 185 países que estudiaron los críticos de Miller.

Sin embargo, esta correlación positiva se “atenua en el ruido de fondo de las naciones con variables socioeconómicas heterogéneas que contribuyen a las altas tasas de mortalidad infantil, como la desnutrición, la pobreza y la atención médica deficiente”, lo que significa que existen factores de confusión en las naciones más pobres que significativamente contribuyen a sus IMR más altas.

Estudio encuentra disparidad masiva en enfermedades crónicas entre niños vacunados y no vacunados
• Rinitis alérgica: Vacunados 10,4 % frente a 0,4 % no vacunados
• Otras alergias: Vacunados 22,2 % frente a 6,9 % no vacunados
• Eccema: Vacunados 9,5 % frente a 3,6 % no vacunados
• Problemas de aprendizaje, Vacunados TDAH o TEA: 10,5% frente a 3,1% no vacunados
• Cualquier Enfermedad Crónica – Vacunados 44.0% vs 25.0% no vacunados
https://www.oatext.com/Pilot-comparative-study-on-the-health-of-vaccinated-and-unvaccinated-6-to-12-year-old-U-S-children.php

Miller explicó la diferencia en las metodologías:

“Ambos usamos la regresión lineal para analizar una posible correlación entre el número de dosis de vacunas y las IMR. Sin embargo, analizamos las 30 naciones más desarrolladas con altas tasas de vacunación (constantemente por encima del 90%) y uniformidad de factores socioeconómicos.

“En contraste, nuestros críticos analizaron 185 naciones con tasas de vacunación variables (que van desde menos del 40% hasta más del 90%) y factores socioeconómicos heterogéneos.

“Al mezclar naciones altamente desarrolladas y del Tercer Mundo en su análisis, nuestros críticos sin darse cuenta introdujeron numerosos factores de confusión. Por ejemplo, la desnutrición, la pobreza y la atención médica deficiente contribuyen a la mortalidad infantil, confundiendo los datos y haciendo que los resultados no sean confiables”.

Miller y Goldman también realizaron otros tres tipos de análisis estadístico: análisis de razón de probabilidades, de sensibilidad y de replicación. Estas pruebas confirmaron sus hallazgos, como escribieron en su nuevo artículo:

“Nuestro análisis de razón de probabilidades realizado en el conjunto de datos original controló varias variables. Ninguna de estas variables redujo la correlación por debajo de 0,62, lo que confirma contundentemente nuestros hallazgos.

“Nuestro análisis de sensibilidad informó correlaciones positivas estadísticamente significativas entre el número de dosis de vacunas y la IMR cuando ampliamos nuestro análisis original de los 30 principales a los 46 países con las mejores IMR.

“Además, una réplica de nuestro estudio original utilizando datos actualizados de 2019 corroboró la tendencia que encontramos en nuestro primer artículo (r = 0,45, p = 0,002)”.

Dicho de otra manera, el nuevo estudio, que usó datos de 2019, encontró una correlación positiva algo más débil de .045, pero, sin embargo, confirmó una conexión entre la cantidad de dosis de vacunas infantiles y las IMR.

Miller explicó que, a diferencia del conjunto de datos de los críticos de 185 países, no fue necesario ajustar las tasas de vacunación para su conjunto de datos, ya que «las tasas de vacunación en los países que analizamos generalmente oscilaron entre 90 y 99 %».

Agregó que el análisis de razón de probabilidades consideró 11 variables, incluida la pobreza infantil, y “ninguna de estas variables redujo la correlación por debajo de 0,62”.

De manera similar, dijo Miller, «En nuestro análisis de sensibilidad, en el que analizamos sucesivamente países con peores IMR que los Estados Unidos, se podrían haber incluido 16 países adicionales en la regresión lineal de IMR versus el número de dosis de vacunas, y los hallazgos aún han demostrado un coeficiente de correlación positivo estadísticamente significativo”.

Miller le dijo que la correlación positiva que él y Goldman identificaron se fortaleció cuando los datos se limitaron a países altamente desarrollados:

“Cuando replicamos nuestro estudio de 2009 utilizando datos de 2019, nuevamente encontramos una correlación positiva estadísticamente significativa entre la cantidad de dosis de vacunas y las IMR. Aunque la correlación fue menos sólida (r = 0,45, p = 0,002) que nuestro hallazgo original, corroboró la dirección de la tendencia informada inicialmente.

“Cuando nuestro análisis de regresión lineal de 2019 se limitó a las 20 naciones principales, el coeficiente de correlación aumentó (r = 0,73, p < 0,0003), lo que reveló una fuerte relación directa entre la cantidad de dosis de vacunas y las IMR”.

Miller señaló que realizó un análisis adicional y basó sus conclusiones en los resultados que encontró para las naciones «altamente desarrolladas» y «muy desarrolladas» según la clasificación del Human Development Index (HDI) .

Su artículo decía: «Un nuevo análisis de solo países altamente o muy altamente desarrollados muestra de manera similar que el índice de desarrollo humano Human Development Index (HDI)  explica la variabilidad en IMR, y más dosis recomendadas de vacunas no predicen más muertes infantiles».

Sin embargo, Goldman y Miller, en su nuevo artículo, cuestionaron el uso del Human Development Index (HDI)  como predictor de la salud general en un país, y señalaron que el HDI analiza solo los «niveles educativos, el ingreso per cápita y la esperanza de vida» y que varios académicos han identificado “grave error de clasificación en la categorización de países con desarrollo humano bajo, medio, alto o muy alto”.

Como discutimos en nuestro documento, hasta el 34% de las naciones clasificadas por el HDI están mal clasificadas debido a tres fuentes de error, por lo que no es confiable”, dijo Miller. «Aunque nuestros críticos informaron una fuerte correlación entre el IDH y la IMR, esto no revela medidas de salud específicas que puedan influir positiva o negativamente en la IMR».

Miller también señaló: “Se creó un índice alternativo, el Indicador de Vida Humana (Human Life Indicator (HLI) para abordar las deficiencias del HLI. Si bien Dinamarca ocupó recientemente el quinto lugar en el mundo según HDI, cayó al puesto 27 con HLI; Estados Unidos ocupó recientemente el décimo lugar según HDI, mientras que HLI lo ubicó en el puesto 32”.

Al resumir las deficiencias del estudio de sus críticos, Miller dijo:

“Fue inapropiado que nuestros críticos combinaran datos de naciones con tasas de vacunación altamente variables y factores socioeconómicos heterogéneos».

“En las naciones del Tercer Mundo, varios factores contribuyen a una alta tasa de mortalidad infantil, por lo que cuando se analizan las 185 naciones (en lugar de limitar el análisis a las naciones homogéneas más desarrolladas), se atenúa una correlación positiva entre el número de dosis de vacunas y las IMR. o perdido en el ruido de fondo de estos otros factores”.

Las muertes infantiles aumentan en los días posteriores a la vacunación, según muestran los datos

Miller estudió previamente la asociación entre las vacunas pediátricas y la muerte súbita del lactante, en un artículo de 2021 titulado » Vacunas y muerte súbita del lactante : un análisis de la base de datos VAERS 1990-2019 y revisión de la literatura médica».

Al comentar sobre los hallazgos de esa investigación, Miller dijo:

“De las 2605 muertes infantiles reportadas al Sistema de Informe de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS) desde 1990 hasta 2019, el 58 % se agruparon dentro de los tres días posteriores a la vacunación, y el 78 % ocurrió dentro de los siete días posteriores a la vacunación, lo que confirma que las muertes infantiles tienden a ocurrir en la proximidad temporal de la administración de la vacuna.

“El exceso de muertes durante estos primeros períodos posteriores a la vacunación fue estadísticamente significativo (p < 0,00001)”.

En combinación con los hallazgos de su artículo más reciente, Miller argumentó que “las vacunas no siempre son seguras y efectivas. La morbilidad y la mortalidad relacionadas con las vacunas son más extensas de lo que se reconoce públicamente”.

Hay que volver a considerar que el Instituto de Medicina de la Academia de Ciencias de los EEUU., IOM conirmó que:  “Tanto las investigaciones epidemiológicas como las mecanicistas sugieren que la mayoría de los individuos que experimentan una reacción adversa a las vacunas tienen una susceptibilidad preexistente. Estas predisposiciones pueden existir por varias razones: variantes genéticas (en el ADN humano o microbioma), exposiciones ambientales, comportamientos, enfermedades intermedias o etapa de desarrollo, por nombrar solo algunas, todas las cuales pueden interactuar entre ellas. Algunas de estas reacciones adversas son específicas de la vacuna en particular, mientras que otras pueden no serlo”. https://www.nap.edu/read/13164/chapter/5#82 Aún se sigue vacunado a niños sin primero identificar si no tienen problemas genéticos como la mutacion MTHFR que lo padece más del 30% d la población. Esto pone en grave riesgo a los bebes que sufren esta mutación ante la cantidad de dosis que se les aplica.

Añadió:

“En todas las naciones, rara vez se reconoce una relación causal entre las vacunas y las muertes infantiles repentinas. Sin embargo, los estudios fisiológicos han demostrado que las vacunas infantiles pueden producir fiebre e inhibir la actividad de las neuronas 5-HT [serotonina] en la médula, lo que provoca apneas prolongadas e interfiere con la autorresucitación”.

Miller también destacó la secuencia en la que se administran las vacunas como un factor potencial que contribuye a las IMR:

“Los funcionarios de salud mundial no prueban la secuencia de vacunas recomendadas ni sus efectos no específicos para confirmar que proporcionan los efectos previstos en la supervivencia infantil. Se necesitan más estudios sobre este tema para determinar el impacto total de las vacunas en la mortalidad por todas las causas.

“En las naciones del Tercer Mundo, numerosos estudios indican que las vacunas DTP y poliomielitis inactivada (IPV) tienen un perfil de seguridad inverso, especialmente cuando se administran fuera de secuencia. También se ha demostrado que múltiples vacunas administradas al mismo tiempo aumentan la mortalidad”.

Miller dijo que, según su último estudio, «no sabemos si son los bebés vacunados o los no vacunados los que mueren a tasas más altas». Sin embargo, señaló que la mayoría de las naciones en su muestra “tenían tasas de cobertura de vacunación nacional del 90-99 %”.

“En nuestro artículo, brindamos evidencia biológica plausible de que la correlación observada entre las IMR y la cantidad de dosis de vacunas que se administran de manera rutinaria a los bebés podría ser causal”, dijo Miller.

Como resultado, argumentó Miller, «más investigaciones sobre los resultados de salud de las poblaciones vacunadas frente a las no vacunadas… serían beneficiosas», y agregó que «las autoridades sanitarias de todas las naciones tienen la obligación de determinar si sus calendarios de vacunación están logrando los objetivos deseados».

“Se necesita hacer mucha más investigación en este campo, pero más estudios solo lograrán un cambio positivo limitado hasta que más personas y familias comiencen a establecer la conexión entre las vacunas y los eventos adversos”, dijo Miller.

“Además, los legisladores y las autoridades sanitarias deben permitir que las personas acepten o rechacen las vacunas sin intimidación ni consecuencias negativas”.

En 1979, la OMS y los CDC rediseñaron la lista de codificación ICD, Clasificación Internacional de Enfermedades – (International Classification of Diseases, ICD) y borraron cualquier posibilidad de que los médicos forenses del mundo etiquetaran una causa de muerte relacionada con la vacunación .  Un forense no tiene un código para ingresar si cree que alguien murió por una vacuna. 

Es hora de exigir un cambio en los códigos ICD de la OMS y exigir que las bases de datos de vacunas e inyecciones génicas como la de Covid, se vinculen con las bases de datos mortuorias.

Si encuentra “ este artículo útil suscríbase como miembro de nuestro equipo para apoyarnos y en conjunto podamos aclarar el tema en discusiones con familiares, amigos, funcionarios y empleadores. L Muchas gracias. Puede Apoyarnos en  https://cienciaysaludnatural.com/colaboracion

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos