lunes , 5 diciembre 2022

Investigadores de la Universidad de Boston desarrollaron una cepa de K0 B1T muy letal

Role of spike in the pathogenic and antigenic behavior of SARS-CoV-2 BA.1 Omicron – bioRxiv preprint doi: https://doi.org/10.1101/2022.10.13.512134; this version posted October 14, 2022. https://www.biorxiv.org/content/10.1101/2022.10.13.512134v1.full.pdf

Investigadores de la Universidad de Boston desarrollaron una cepa de COVID-19 que mató al 80 por ciento de los ratones infectados con ella, según un estudio preliminar publicado la semana pasada, lo que generó preocupación y repudio.

El equipo de investigadores extrajo la proteína pico o espiga o spike de la variante Omicron, que notaron que tiene «una cantidad inusualmente grande de mutaciones». Luego, los investigadores unieron la proteína spike de Omicron, que es una estructura que permite que un virus se una e invada las células humanas, a la variante original de COVID-19 y la llamaron «Omicron S».

Los investigadores escribieron ( pdf ), “el virus portador de Omicron S inflige una enfermedad grave con una tasa de mortalidad del 80 por ciento en ratones K18-hACE2, mientras que Omicron causa una infección leve no fatal”. 

“Generamos SARS-CoV-2 recombinante quimérico que codifica el gen S de Omicron en la columna vertebral de un aislado ancestral de SARS-CoV-2 y comparamos este virus con la variante de Omicron que circula naturalmente”, escribieron los investigadores. «El virus portador de Omicron S escapa con fuerza a la inmunidad humoral inducida por la inyección, principalmente debido a mutaciones en el motivo de unión al receptor (RBM), pero a diferencia del Omicron natural, se replica de manera eficiente en líneas celulares y células pulmonares distales de tipo primario».

Sin embargo, los investigadores notaron que los sistemas inmunológicos de los ratones y los humanos difieren mucho. Como resultado, si el híbrido Omicron-S infectara a los humanos, suponen que no sería tan mortal, señalaron, y agregaron que la raza de ratones que se usó es más diferente a los humanos que otras razas sujetas a pruebas de laboratorio.

Sin embargo, cuando infectaron células humanas con la variante Omicron-S, descubrieron que era cinco veces más infecciosa que la cepa Omicron de COVID-19.

Versión de la Universidad

Un comunicado emitido por la Universidad de Boston el martes dijo que «esta investigación no es una investigación de ganancia de función, lo que significa que no amplificó la cepa del virus SARS-COV-2 del estado de Washington (virus original de 2020) ni supuestamente la hizo más peligrosa». y agregaron que algunos informes en línea del lunes son “falsos e inexactos”.

“De hecho, esta investigación hizo que la replicación del virus fuera menos peligrosa”, afirmó la universidad.

“El modelo animal que se usó fue un tipo particular de ratón que es mas susceptible, y del 80 al 100 por ciento de los ratones infectados sucumben a la enfermedad de la cepa original, la llamada cepa Washington”, continúa el comunicado. “Mientras que Omicron causa una enfermedad muy leve en estos animales”.

No obstante, la publicación del estudio  generó  condena y preocupación en línea.

El Dr. Paul Hunter, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de East Anglia de Inglaterra, le dijo al Daily Mail el 17 de octubre que estaba preocupado por lo que los laboratorios son capaces de producir.

“La cuestión es para qué se van a utilizar [los laboratorios]. Si son para fines de diagnóstico, entonces los necesita. Pero no creo que todos los países necesiten un BSL-4”, dijo Hunter, refiriéndose al máximo nivel de bioseguridad utilizado en los laboratorios.

“Si comienzan a tener un doble propósito para la investigación que tiene implicaciones militares ofensivas, esa es la preocupación”

Ha habido una especulación generalizada de que los científicos de un laboratorio en Wuhan, China, pueden haber contribuido al brote inicial de COVID-19 en Wuhan. Aunque los funcionarios del Partido Comunista Chino han culpado oficialmente de la aparición del virus a un mercado húmedo en la ciudad china, algunos funcionarios de inteligencia de EE. UU . dijeron en 2021 que creen que el COVID-19 se creó dentro del laboratorio o se escapó de las instalaciones teoría que esta cada vez mas en evidencia.

El Dr. Richard Ebright químico de la Universidad de Rutgers en New Brunswick, Nueva Jersey, dijo: ‘La investigación es un claro ejemplo de ganancia de funcion que preocupa porque esta es una investigación con un escape potencial de patógenos pandémicos (enhanced potential pandemic pathogen , ePPP ).

‘Es especialmente preocupante que esta nueva investigación ePPP del gobierno de los EE. UU., Como la investigación previa del ePPP del gobierno de los EE. UU. sobre coronavirus quiméricos relacionados con el SARS en el Instituto de Virología de Wuhan que puede haber causado la pandemia – parece no haberse sometido a la revisión previa de riesgo-beneficio ordenada bajo las políticas del gobierno de los Estados Unidos.

«Si queremos evitar una próxima pandemia generada por el laboratorio, es imperativo que se fortalezca la supervisión de la investigación de ePPP» 

Dr. Richard Ebright

‘Es imperativo que se sigan las políticas existentes que exigen una evaluación previa de riesgo-beneficio de la investigación de ePPP, y es imperativo que los funcionarios de las agencias del gobierno de los Estados Unidos que repetidamente hayan puesto en riesgo al público al violar repetidamente las políticas existentes sean responsables.’

El profesor David Livermore, profesor de microbiología en la Universidad de East Anglia del Reino Unido, dijo ‘Dada la gran probabilidad de que la pandemia de Covid se originara por el escape de un coronavirus manipulado en laboratorio en Wuhan, estos experimentos parecen profundamente imprudentes.’

La investigación de ganancia de función estuvo restringida en gran medida en los EE. UU. hasta 2017, cuando los Institutos Nacionales de Salud, NIH comenzaron a permitir que se llevara a cabo con fondos gubernamentales.

Anteriormente, se pretendió que se detuvo de 2014 a 2017 por la preocupación de que pudiera conducir a la creación inadvertida de una pandemia.

La investigación consiste en manipular virus para hacerlos más letales o infecciosos, con la supuesta esperanza de adelantarse a un futuro brote pero en realidad es para el desarrollo de armas biólogicas como recientemente autorizó el presidente Biden.

La Universidad de Boston trato de justificarse diciendo que este experimento con ganancia de función fue revisado y aprobado por el Comité Institucional de Bioseguridad (IBC) y la Comisión de Salud Pública de Boston.

Los Laboratorios Nacionales de Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Universidad de Boston, es uno de los 13 laboratorios de nivel 4 de bioseguridad en los EE. UU. Estos son laboratorios que están autorizados para manejar los patógenos más peligrosos. También hay instalaciones en Texas, Atlanta y Manhattan, Kansas.

En un laboratorio BSL-4, se usan trajes presurizados de cuerpo completo con suministro de aire y los trabajadores deben cambiarse de ropa antes de entrar y ducharse antes de salir.

El laboratorio está situado en una sección separada del edificio y tiene su propio suministro de aire dedicado.