domingo , 23 junio 2024

La FDA y el CDC insisten con las inyecciones K0 B1T a pesar de las miles de muertes reportadas

Print Friendly, PDF & Email

¿Por qué los gobiernos siguen impulsando la vacunación contra K0 B1T después de que han habido tantas muertes reportadas y hay suficiente evidencia de falta de seguridad y eficacia?

En una carta del 10 de marzo de 2023 del comisionado de la FDA, Robert Califf, MD, y la directora de los CDC, Rochelle Walensky, MD, dirigida al cirujano general de Florida, Joseph Ladapo, MD, PhD, las agencias dan su justificación. 

Esta carta del CDC y la FDA se debe dado que el Cirujano General del Estado de Florida Dr. Joseph Ladapo ha notificando al sector de atención médica y al público sobre un aumento sustancial de 1700% en los informes del Sistema de Reportes de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS) de Florida después del lanzamiento de la inyección COVID-19.

A continuación están las 10 afirmaciones que Robert Califf, y la directora de los CDC, Rochelle Walensky le hacen a Ladapo sobre por qué las inyecciones contra el COVID-19 deben ser «promocionadas» con nuestros comentarios en negrita.

Ver traducción abajo con nuestros comentarios en negrita

  1.  “La afirmación de que el aumento de los informes del VAERS sobre condiciones que amenazan la vida en Florida y en otros lugares representa un aumento del riesgo causado por las vacunas contra el COVID-19 es incorrecta, engañosa y podría ser perjudicial para el público estadounidense”.  Robert Califf y Rochelle Walensky, están asumiendo un beneficio aún no probado desde el principio. Los criterios de Bradford Hill se han aplicado a VAERS y se ha cumplido la causalidad. Los estudios de autopsia han demostrado de manera concluyente la causalidad de los síndromes fatales. Los médicos usan el sistema VAERS cuando creen que las inyecciones contra el COVID-19 causaron la muerte, NO cuando la muerte no está relacionada con la vacuna en la práctica.Los criterios de Bradford Hill se han aplicado a VAERS y se ha cumplido la causalidad. Los estudios de autopsia han demostrado de manera concluyente la causalidad de los síndromes fatales. Los médicos usan el sistema VAERS cuando creen que las vacunas contra el COVID-19 causaron la muerte, NO cuando la muerte no está relacionada con la vacuna en la práctica.
  2. “Las vacunas COVID-19 aprobadas y autorizadas por la FDA han cumplido con los rigurosos estándares científicos y normativos de la FDA en cuanto a seguridad y eficacia, y los CDC continúan recomendando el uso de estas vacunas para todas las personas de seis meses de edad y mayores”. La FDA se ha basado en la falsa premisa del aumento de anticuerpos de ocho veces después de la inyección. Esto no es riguroso ni válido. Se requieren grandes ensayos aleatorizados, doble ciego, controlados con placebo con hospitalización/muerte como criterio principal de valoración para demostrar la eficacia en todos los grupos de edad.
  3. «A pesar del aumento de informes de estos eventos, cuando los expertos cardiovasculares examinaron la preocupación en detalle, el riesgo de accidente cerebrovascular y ataque cardíaco fue en realidad menor en las personas que habían sido vacunadas, no mayor». Citan un estudio no aleatorizado con control inadecuado de los determinantes conocidos de la enfermedad cardiovascular. El estudio es tendencioso y confuso, no trata el reclamo válido de beneficio. No existe ningún mecanismo por el cual la vacunación contra la COVID-19 reduzca los eventos cardiovasculares. Hay más de 200 manuscritos publicados sobre vacunas contra la COVID-19 que causan mecánicamente eventos cardiovasculares, como miocarditis, enfermedad cardiovascular aterosclerótica acelerada, disección aórtica, crisis hipertensiva, etc.
  4. “Los médicos de la FDA y los CDC evalúan y analizan continuamente los datos de VAERS en busca de posibles problemas de seguridad relacionados con las vacunas COVID-19. Para las señales identificadas en VAERS, los médicos de la FDA y los CDC revisan los informes individuales, incluida la revisión integral de registros médicos. La mayoría de los informes no representan eventos adversos causados ​​por la vacuna y, en cambio, representan una condición preexistente que precedió a la vacunación o una condición médica subyacente que precipitó el evento”. Las agencias FDA y los CDC no han producido un informe que dé su análisis de lo que causó la muerte después de la vacunación. Dado que muchas muertes ocurren el día de la inyección o en los días siguientes, el público merece ver la evidencia reglamentaria de la causa de la muerte.
  5. “Además de VAERS, la FDA y los CDC utilizan sistemas complementarios de vigilancia activa para monitorear la seguridad de las vacunas contra el COVID-19”. CDC V-safe es uno de los sistemas activos mencionados. Los CDC se negaron a divulgar los resultados al público hasta que se lo ordenaron los tribunales via juicio, demostraron una tasa inaceptable del 7-8 % de hospitalización, atención de emergencia o visita urgente al consultorio causada por los efectos secundarios de la vacuna. Por lo tanto, el uso de los sistemas por parte de estas agencias demuestra falta de seguridad y no tranquiliza al público.
  6.  “Según la información disponible para las vacunas COVID-19 que están autorizadas o aprobadas en los Estados Unidos, los beneficios conocidos y potenciales de estas vacunas claramente superan sus riesgos conocidos y potenciales. Además, no solo no hay evidencia de un mayor riesgo de muerte después de las vacunas de ARNm, sino que los datos disponibles han demostrado todo lo contrario: estar al día con las vacunas salva vidas en comparación con las personas que no se vacunaron”. No hay ensayos aleatorios controlados con placebo que demuestren que la hospitalización/muerte se reducen como criterios de valoración primarios. Por lo tanto, las agencias no pueden hacer una declaración de eficacia desde una perspectiva regulatoria. Los estudios no aleatorizados tienen las siguientes amenazas a la validez: 1) sesgo de selección: las personas más sanas y más conscientes de la salud se vacunan, 2) es más probable que los vacunados busquen un tratamiento temprano que reduce la hospitalización/muerte, 3) no hay control sobre la infección previa por COVID-19, lo que en gran medida influye en el riesgo de hospitalización/muerte, 4) sin adjudicación de puntos finales de COVID-19.
  7. “Otro estudio que utilizó modelos matemáticos estimó que las vacunas salvaron aproximadamente 14 millones de vidas de COVID-19 en 185 países y territorios entre el 8 de diciembre de 2020 y el 8 de diciembre de 2021”. Los estudios de modelado comienzan con la afirmación no comprobada de que la vacunación reduce la muerte, lo que no se ha demostrado en ensayos aleatorios adecuados, por lo que las extrapolaciones a grandes poblaciones no son válidas.
  8. “La estimación más reciente es que aquellos que están al día en su estado de vacunación tienen un riesgo 9,8 veces menor de morir por COVID-19 que aquellos que no están vacunados y un riesgo 2,4 veces menor de morir por Covid-19 que aquellos que fueron vacunados pero no había recibido la vacuna bivalente actualizada. Aproximadamente el 90% de las muertes por COVID-19, según la clasificación cuidadosa de los CDC, en los últimos meses han ocurrido entre aquellos que no estaban al día con sus vacunas”. Esta estimación no tuvo en cuenta los dos determinantes conocidos de la mortalidad por COVID-19: el tratamiento temprano y la inmunidad natural. Hay estudios sin conflicto de intereses que demuestran todo lo contrario.
  9. “Durante el transcurso de la pandemia, la FDA y los CDC han realizado numerosas reuniones públicas para analizar la seguridad y la eficacia de las vacunas contra el COVID-19, en las que se comparten datos de seguridad detallados con expertos externos y se alienta el comentario público. Además, la FDA publica el paquete completo de medidas reglamentarias que contiene cientos de páginas que resumen los estudios clínicos y la revisión de cada aprobación de COVID-19 en el sitio web de la FDA (consulte «Vacunas contra el COVID-19 autorizadas para uso de emergencia o aprobadas por la FDA») y los CDC publican una gran cantidad de información sobre su uso clínico en Consideraciones clínicas provisionales. La información completa sobre los beneficios y los riesgos ayuda a los proveedores de atención médica a brindar una mejor atención a sus pacientes”. La FDA/CDC nunca ha revisado ni comentado los datos posteriores a la comercialización de 90 días de Pfizer que informaron 1223 muertes poco después de la inyección. La FDA intentó bloquear estos datos al público durante 55 años. Las agencias nunca han realizado un simposio para revisar los >1000 artículos publicados revisados ​​por pares sobre eventos adversos graves y muerte después de la vacunación contra el COVID-19.
  10. “Desafortunadamente, la información errónea sobre la seguridad de la vacuna COVID-19 ha provocado que algunos estadounidenses eviten recibir las vacunas que necesitan para estar al día”. El Informe Rasmussen indica que el 28% de los estadounidenses conocen a alguien que murió después de la vacuna. Nada en ese informe sugería que la «desinformación» estaba dando lugar a dudas, además, fue el boca a boca sobre los terribles resultados que los estadounidenses están presenciando entre sus familiares y amigos lo que está provocando tasas de rechazo de los refuerzos.

Dr. Peter McCullough – Apliquemos los criterios de Bradford Hill, también conocidos como criterios de causalidad de Hill.  Colabore con nosotros para que podamos subtitular este video , gracias ,- https://odysee.com/@Covidhoax:5/VxDeath:4

Hay fácilmente otras diez afirmaciones inválidas hechas por la agencia que podrían ser manejadas por investigadores clínicos experimentados. Eche un vistazo a la carta usted mismo. Tenga en cuenta que la FDA/CDC engañó a Estados Unidos al afirmar que el SARS-CoV-2 no salió del Laboratorio de Wuhan y hace solo unos días, la Cámara de Representantes de los EE. UU. votó para desclasificar nuestros documentos del laboratorio después de que varias agencias y testigos capitularan. en el origen del laboratorio. Esto arroja dudas sobre la veracidad de las afirmaciones de salud pública de cualquier agencia durante la crisis.

El mensaje importante para los ciudadanos del mundo es que nuestras agencias de EE.UU. no tienen la intención de considerar detenidamente la seguridad de las vacunas ni de cambiar de rumbo en su búsqueda incesante de vacunación frecuente, masiva e indiscriminada contra el COVID-19 hasta los bebés de 6 meses. Dependerá de usted protegerse a sí mismo y a su familia.

Si encuentra “ este artículo útil suscríbase como miembro de nuestro equipo para apoyarnos y en conjunto podamos aclarar el tema en discusiones con familiares, amigos, funcionarios y empleadores. L Muchas gracias. Puede Apoyarnos en  https://cienciaysaludnatural.com/colaboracion

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos