sábado , 28 noviembre 2020

Los Creadores de esta falsa Pandemia proponen una 4ta. Revolución Industrial

El Foro Economico Mundial que pretende implantar una tecnocracia global está utilizando la pandemia de COVID-19 para eludir los derechos de la democrática, anular la oposición.
El Gran Reinicio o Reseteo (Great Reset) se refiere a una agenda global para monitorear y controlar el mundo a través de la vigilancia digital, a través de una identificación electrónica vinculada a cuentas bancarias y registros de salud, y una identificación de crédito social que terminará dictando cada faceta de nuestra vida.
El Gran Reinicio trata de deshacerse del capitalismo y la libre empresa y reemplazarlos con la tecnocracia, a la que se hace referencia públicamente como “desarrollo sostenible” y “capitalismo de partes interesadas”.
No hay una sola área de la vida que quede fuera de este plan de Great Reset. La reforma planeada afectará todo, desde el gobierno, la energía y las finanzas hasta la comida, la medicina, los bienes raíces, la policía e incluso la forma en que interactuamos con nuestros semejantes en general.
Adios al derecho a la privacidad. En los EE. UU., También hay un gran esfuerzo para socavar la Constitución , eludirla, ignorarla o anularla, derogarla, cambiarla.

Una vez más la humanidad ha sido sometida a una conocida estrategia de ingeniería social llamada la doctrina del shock que consiste en, crear una crisis, organizar la reacción y proponer la solución, como un paquete completo. Los creadores de esta pandemia ficticia de coronavirus, ahora lanzan una propuesta de solución a través de El Foro Económico Mundial, (World Economic Forum, WEF) , que fue coanfitrión del Evento 201 en octubre de 2019. En el sitio de esta organización están todos los detalles de de la solución que proponen a la cual llaman la Cuarta Revolución Industrial consolidada por una estrecha cooperación entre corporaciones y gobiernos, como esta documenado en el video del Evento 201. La propuesta cuenta con el apoyo de todas la empresas y empresarios que estan promoviendo las cuarentenas y las vacunas obligatorias, me refiero a Bill Gates, los fabricantes de vacunas, empresas de tecnología, medios masivos y la banca internacional.

Klaus Schwab, es el fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, organización que ha logrado una fusión entre varios gobiernos y empresas. En 1971 fundó el European Management Forum, y desde entonces celebran reuniones anuales en Davos, Suiza. Su propuesta de concretar una cuarta revolución industrial  de “partes interesadas”  (stakeholders), consiste en una cooperación de empresas y estados para alcanzar un gobierno global , que llaman el  “Gran Reset “ .

Esta cuarta revolución industrial, 4IR (Fourth Industrial Revolution), propone un gobierno global único y además

  • vacunas para el control de la población bajo pretexto de bioseguridad,
  • una “nueva normalidad”,
  • una nueva relación con la naturaleza mal llamada “desarrollo sostenible”
  • y la “cuarta revolución industrial”.

Como señala el artículo la revista de negocios Forbes ,  “las empresas podrán seguir enriqueciendo en privado a sus accionistas y ejecutivos, mientras mantienen un frente público de exquisita sensibilidad social y altruismo ejemplar”.

Las “asociaciones” que crea el WEF tienen como objetivo reemplazar la democracia con un liderazgo global de individuos seleccionados y no elegidos cuyo deber no es servir al público, sino imponer un gobierno global con la mínima interferencia de la mayoría. Y esto es lo que vemos esta pasando en varios paises simultaneamente.

Pero en un contexto social general, el concepto de stakeholders es aún más nefasto, descartando cualquier idea de democracia, gobierno de la mayoría, en favor del gobierno de intereses corporativos. La sociedad ya no se considera una comunidad viva, sino un negocio, cuya rentabilidad es el único objetivo válido de la actividad humana.

Schwab estableció esta agenda en 1971, en su libro Moderne Unternehmensführung im Maschinenbau (Gestión empresarial moderna en ingeniería mecánica), donde su uso del término “partes interesadas” “stakeholders” (die Interessenten) redefine a los seres humanos no como ciudadanos, individuos libres o miembros de comunidades, sino como participantes secundarios en una empresa comercial masiva. Y cuenta con el apoyo de las empresas dominantes y todo el grupo de Bill Gates, Google, Facebook, la banca internacional etc..

Para este grupo el objetivo de la vida de todas y cada una de las personas será “lograr el crecimiento y la prosperidad a largo plazo” de este proyecto, en otras palabras, proteger y aumentar la riqueza de las empresas dominantes interesadas.

En 1987, Schwab rebautizó su Foro de Gestión Europea como Foro Económico Mundial, WEF.

El Foro Económico Mundial, WEF se describe a sí mismo en su sitio web como “la plataforma global para la cooperación público-privada”, con admiradores que describen cómo crea “asociaciones entre empresarios, políticos, intelectuales y otros líderes de la sociedad para ‘definir, discutir y promover temas clave en el agenda global ‘”.

En los libros que Schwab los mismos términos vacíos se repiten una y otra vez. Schwab habla de ” la inclusión de las partes interesadas y la distribución de beneficios ” y de “asociaciones sostenibles e inclusivas” que nos llevarán a todos a una “integración y futuro próspero ” [ 1 ]

En su libro de 2016 La cuarta revolución industrial, Schwab escribe sobre medidas que las empresas, deben lograr:

El envejecimiento es un desafío económico porque, a menos que se aumente drásticamente la edad de jubilación para que los miembros mayores de la sociedad puedan seguir contribuyendo a la fuerza laboral (un imperativo económico que tiene muchos beneficios económicos). La población en edad de trabajar disminuye al mismo tiempo que el porcentaje de población activa. aumenta el número de ancianos dependientes ”. [2]

Todo en este mundo se reduce a desafíos económicos, imperativos económicos y beneficios económicos para las empresas dominantes.

Para Schwab para dar significado a “crear valor” utiliza estos ejemplos: “Los drones representan un nuevo tipo de empleado que reduce costos y que trabaja entre nosotros y realiza trabajos que alguna vez involucraron a personas reales” [1] y “el uso de los algoritmos más inteligentes están ampliando rápidamente la productividad de los empleados, por ejemplo, en el uso de chat bots para aumentar (y, cada vez más, reemplazar) el soporte de ‘chat en vivo’ para las interacciones con los clientes ” . [1] . Y agrega, antes de lo que la mayoría anticipa, el trabajo de profesiones tan diferentes como abogados, analistas financieros, médicos, periodistas, contadores, aseguradores o bibliotecarios puede estar parcial o completamente automatizado …

El imperativo económico de Schwab se basa en  “una revolución que está cambiando fundamentalmente la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos unos con otros”… “diferente a todo lo que la humanidad haya experimentado antes” . [2]

Él dice:

Considere la asombrosa confluencia de avances tecnológicos emergentes, como la inteligencia artificial (IA), robótica, Internet de las cosas (IoT), vehículos autónomos, impresión 3D, nanotecnología, biotecnología, ciencia de materiales, almacenamiento de energía y computación cuántica, por nombrar algunos. Muchas de estas innovaciones ya están alcanzando un punto de inflexión en su desarrollo a medida que se construyen y se amplifican entre sí en una fusión de tecnologías en los mundos físico, digital y biológico. [2]

Educación

También espera más educación en línea, que incluya “el uso de realidad virtual y aumentada” para “mejorar drásticamente los resultados educativos” [1], sensores ” instalados en hogares, ropa y accesorios, ciudades, redes de transporte y energía” [2 ] ya las ciudades inteligentes, con sus importantísimas “plataformas de datos” . [2]

Vacunas

Resalta la idea de “fábricas de células inteligentes” que podrían permitir “la generación acelerada de vacunas” [1] y “tecnologías de macrodatos”…  brindarán formas nuevas e innovadoras de servir a los ciudadanos y clientes” [2] y tendremos que dejar de oponernos a que las empresas se beneficien del aprovechamiento y la venta de información sobre todos los aspectos de nuestra vida personal.

Tecnocracia, manejarnos por medio de algoritmos

“Establecer confianza en los datos y algoritmos utilizados para tomar decisiones será vital”, insiste Schwab. “Las preocupaciones de los ciudadanos sobre la privacidad y el establecimiento de la responsabilidad en las estructuras comerciales y legales requerirán ajustes en el pensamiento [2].

Por lo tanto, la tecnología blockchain provocará “una explosión en los activos negociables, ya que todo tipo de intercambio de valor se puede alojar en la cadena de bloques”. [2]

En general, su “Cuarta Revoluvión Industrial”, 4IR “creará fuentes de valor completamente nuevas” [1] y “dará lugar a ecosistemas de creación de valor que son imposibles de imaginar con una mentalidad de la tercera Revolución industrial. “. [1]

5G y vigilancia constante

Las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial, 4IR serán implementadas a través de 5G, representan amenazas sin precedentes para nuestra libertad, como admite Schwab:

Las herramientas de la cuarta revolución industrial permiten nuevas formas de vigilancia y otros medios de control que van en contra de las sociedades abiertas y saludables ”. [2]

Pero esto no le impide presentarlos de manera positiva, como cuando declara que “es probable que la delincuencia pública disminuya debido a la convergencia de sensores, cámaras, inteligencia artificial y software de reconocimiento facial”… La tecnología “pueden inmiscuirse en el espacio hasta ahora privado de nuestras mentes, leer nuestros pensamientos e influir en nuestro comportamiento” . [1]

Schwab predice:

A medida que mejoren las capacidades en esta área, aumentará la tentación de los organismos encargados de hacer cumplir la ley y los tribunales de utilizar técnicas para determinar la probabilidad de actividad delictiva, evaluar la culpa o incluso posiblemente recuperar recuerdos directamente del cerebro de las personas. Incluso cruzar una frontera nacional podría implicar algún día un escáner cerebral detallado para evaluar el riesgo de seguridad de una persona ”…“un mundo lleno de drones ofrece un mundo lleno de posibilidades”. [1]

Redefinición de lo que significa ser humano

Las alucinantes innovaciones provocadas por la cuarta revolución industrial, desde la biotecnología hasta la IA, están redefiniendo lo que significa ser humano ”[2]… El futuro desafiará nuestra comprensión de lo que significa ser humano, tanto desde un punto de vista biológico como social ”… Los avances en neurotecnologías y biotecnologías ya nos obligan a cuestionarnos qué significa ser humano ”. [1]

Lo explica con más detalle en Shaping the Future of the Fourth Industrial Revolution [1]:

Es casi seguro que los dispositivos externos de hoy, desde computadoras portátiles hasta auriculares de realidad virtual, serán implantables en nuestros cuerpos y cerebros. Los esqueletos y las prótesis aumentarán nuestro poder físico, mientras que los avances en neurotecnología mejoran nuestras capacidades cognitivas. Seremos más capaces de manipular nuestros propios genes y los de nuestros hijos. Estos desarrollos plantean preguntas profundas: ¿Dónde trazamos la línea entre humanos y máquinas? ¿Qué significa ser humano?

Toda una sección de este libro está dedicada al tema “Alterar el ser humano”“la capacidad de las nuevas tecnologías para convertirse literalmente en parte de nosotros” e invoca un futuro cyborg que involucra “curiosas mezclas de vida digital y analógica que redefinirán nuestra propia naturaleza”. [1]

Estas tecnologías operarán dentro de nuestra propia biología y cambiarán la forma en que interactuamos con el mundo. Son capaces de traspasar los límites del cuerpo y la mente, mejorar nuestras habilidades físicas e incluso tener un impacto duradero en la vida misma ”… “tatuajes inteligentes” , “computación biológica” y “organismos diseñados a medida” . [1]

Se complace en pronoticar que “los sensores, interruptores de memoria y circuitos se pueden codificar en bacterias intestinales humanas comunes” , [1] que “Smart Dust, conjuntos de computadoras completas con antenas, cada una mucho más pequeña que un grano de arena, ahora pueden organizar ellos mismos dentro del cuerpo ”y que “ los dispositivos implantados probablemente también ayudarán a comunicar pensamientos que normalmente se expresan verbalmente a través de un teléfono inteligente ‘integrado’ y pensamientos o estados de ánimo potencialmente no expresados ​​mediante la lectura de ondas cerebrales y otras señales ” .

La “biología sintética” en el mundo 4IR de Schwab, dando a los gobernantes tecnocráticos “la capacidad de personalizar los organismos escribiendo ADN”. [2]

Dra. Carrie Madej: Explicación sobre potenciales riesgos de la vacuna contra el coronavirus y nanotecnología.

La Cuarta Revolución Industrial , 4IR de Schwab, pretende dar a los gobernantes tecnocráticos del mundo “la capacidad de personalizar los organismos escribiendo ADN”. [2]

El hecho de que ahora sea mucho más fácil manipular con precisión el genoma humano dentro de embriones viables significa que es probable que en el futuro veamos la llegada de bebés de diseño que posean rasgos particulares o que sean resistentes a una enfermedad específica ”. [2]

Schwab ya estaba hablando de una “gran transformación” en 2016 [2] y está claramente decidido a hacer todo lo que esté en su poder para lograr su mundo transhumanista inspirado en la eugenesia de artificio, vigilancia, control y ganancias exponenciales . Está claramente preocupado por la posibilidad de “resistencia social” [1] y cómo avanzar “si las tecnologías reciben una gran resistencia por parte del público” . [1]

La narrativa de Davos

Las reuniones anuales del Foro Económico Mundial de Schwab en Davos han sido recibidas durante mucho tiempo por protestas antiglobalismo.

El mundo carece de una narrativa coherente, positiva y común que describa las oportunidades y desafíos de la cuarta revolución industrial, una narrativa que es esencial si queremos empoderar a un conjunto diverso de personas y comunidades y evitar una reacción popular contra los cambios fundamentales en curso ”.

Una de estas “narrativas” encubrirá las razones por las que la tecnología de la 4IR debe instalarse en todo el mundo lo antes posible.

También apoya el propuesto New Deal for Nature global , en particular a través de Voice for the Planet , que fue lanzado en el WEF en Davos en 2019 por Global Shapers, una organización de preparación de jóvenes creada por Schwab en 2011 y descripta como “una demostración grotesca de malversación corporativa disfrazada de buena”. En su libro de 2020, Schwab expone la forma en que se está utilizando el falso “activismo juvenil” para promover sus objetivos

Geoingeniería

Las propuestas del WEF incluyen la instalación de espejos gigantes en la estratosfera para desviar los rayos del sol, la siembra química de la atmósfera para aumentar las precipitaciones y el despliegue de grandes máquinas para eliminar el dióxido de carbono del aire ”. [1]

Y agrega:

Actualmente se están imaginando nuevos enfoques mediante la combinación de tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial, como las nanopartículas y otros materiales avanzados ”. [1]

Para él, la “máxima posibilidad” de una energía “limpia” y “sostenible” incluye la fusión nuclear [1] y espera con ansias el día en que los satélites “cubrirán el planeta con vías de comunicación que podrían ayudar a conectar a más de 4 mil millones de personas todavía carece de acceso en línea ” . [1]

Alimentación y Organismo Geneticamente Modificados, OGM

El WEF promueve la seguridad alimentaria mundial que entiende que solo se logrará si las reglamentaciones sobre alimentos modificados genéticamente se adaptan para reflejar la realidad de que la edición genética ofrece un método preciso, eficiente y seguro para mejorar los cultivos ”. [1]

Un Nuevo Orden con un gobierno global único

El futuro de Schwab “solo se logrará mediante una mejor gobernanza global” [4]… Se necesita “alguna forma de gobernanza mundial eficaz” [4].

El problema que tenemos hoy es el de un posible “déficit de orden global” , [4] afirma, y ​​agrega que la Organización Mundial de la Salud “está cargada con recursos limitados y menguantes”... En pocas palabras, la gobernanza mundial es el nexo de todos estos otros problemas ”. [4]

Schwab utiliza el término “liderazgo de sistemas” para describir la forma profundamente antidemocrática en la que nos imponen su agenda a todos, sin darnos la oportunidad de cuestionarla:

Y perdió poco tiempo en publicar un nuevo libro, Covid-19: The Great Reset, en coautoría con Thierry Malleret, quien dirige algo llamado Monthly Barometer, “un sucinto análisis predictivo proporcionado a inversores privados, directores ejecutivos globales y opinión- y tomadores de decisiones ”. [4]

Publicado en julio de 2020, el libro se propone promover “conjeturas e ideas sobre cómo podría ser, y quizás debería, ser el mundo pospandémico” . [4]

Schwab y Malleret admiten que Covid-19 es “una de las pandemias menos mortales que el mundo ha experimentado durante los últimos 2000 años”, y agregan que “las consecuencias de COVID-19 en términos de salud y mortalidad serán leves en comparación con pandemias anteriores”. . [4]

Agregan:

No constituye una amenaza existencial, ni una conmoción que dejará su huella en la población mundial durante décadas ”. [4]

Sin embargo, increíblemente, esta enfermedad “leve” se presenta simultáneamente como la excusa para un cambio social sin precedentes bajo la bandera de “El gran reinicio”.

Y aunque declaran explícitamente que Covid-19 no constituye un “shock” importante, los autores utilizan repetidamente el mismo término para describir el impacto más amplio de la crisis.

Schwab y Malleret colocan a Covid-19 en una larga tradición de eventos que han facilitado cambios repentinos y significativos en nuestras sociedades.

Esto es lo que sucedió después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. En todo el mundo, las nuevas medidas de seguridad, como el empleo de cámaras generalizadas, la exigencia de tarjetas de identificación electrónicas y el registro de entrada y salida de empleados o visitantes, se convirtieron en la norma. En ese momento, estas medidas se consideraban extremas, pero hoy se utilizan en todas partes y se consideran ‘normales’ ”… Se hará un ‘buen uso’ de la pandemia al no dejar que la crisis se desperdicie ”[4].

Schwab y Malleret son entusiastas en su uso del encuadre de la “nueva normalidad”, a pesar de su admisión de que el virus solo fue “leve”.

“Es nuestro momento decisivo”, cantan. “Muchas cosas cambiarán para siempre”. “Un nuevo mundo surgirá”. “La agitación social desatada por COVID-19 durará años y posiblemente generaciones”.

Muchos de nosotros estamos pensando en cuándo las cosas volverán a la normalidad. La respuesta corta es: nunca ”.

Incluso llegan a proponer una nueva separación histórica entre “la era prepandémica” y “el mundo postpandémico” [4].

Desarrollo Sostenible, un nuevo orden pintado de verde

Bajo el título “reinicio ambiental”, Schwab y Malleret afirman:

A primera vista, la pandemia y el medio ambiente pueden parecer parientes lejanos; pero están mucho más cerca y más entrelazados de lo que pensamos “. [4]

Una de las conexiones es que tanto el clima como las “crisis” de virus han sido utilizadas por el WEF y sus similares para impulsar su agenda de gobernanza global. Como lo expresaron Schwab y su coautor, “son de naturaleza global y, por lo tanto, solo pueden abordarse adecuadamente de una manera coordinada a nivel mundial”. [4]

Otro vínculo es la forma en que “la economía post-pandémica” y la “economía verde” [4] implican ganancias masivas para casi los mismos sectores de las grandes empresas.

Para Schwab y sus amigos, Covid-19 es el gran acelerador de todo lo que han querido imponernos durante años.

Como dicen él y Malleret:

La pandemia acelerará la innovación aún más, catalizando los cambios tecnológicos que ya están en marcha ‘acelerando’ cualquier negocio digital o la dimensión digital de cualquier negocio. [4]

Por ello, él y Malleret informan con satisfacción que “la pandemia acelerará la adopción de la automatización en el lugar de trabajo y la introducción de más robots en nuestra vida personal y profesional”. [4]

Los bloqueos en todo el mundo, no hace falta decirlo, han proporcionado un gran impulso financiero a las empresas que ofrecen compras en línea.

Hay noticias similares del sector bancario:

Las interacciones de la banca en línea aumentaron al 90% durante la crisis, desde el 10%, sin disminución en la calidad y un aumento en el cumplimiento “. [4]

La pandemia sin duda intensificará nuestro enfoque en la higiene. Una nueva obsesión por la limpieza supondrá especialmente la creación de nuevas formas de envasado. Se nos animará a no tocar los productos que compramos. Los placeres simples como oler un melón o exprimir una fruta estarán mal vistos e incluso pueden convertirse en una cosa del pasado ”. [4]

Distanciamiento Social y Automatización

Escriben:

De una forma u otra, es probable que las medidas de distanciamiento social y físico persistan después de que la pandemia misma ceda, lo que justifica la decisión de muchas empresas de diferentes industrias de acelerar la automatización. Después de un tiempo, las preocupaciones permanentes sobre el desempleo tecnológico desaparecerán a medida que las sociedades enfaticen la necesidad de reestructurar el lugar de trabajo de una manera que minimice el contacto humano cercano.

De hecho, las tecnologías de automatización se adaptan especialmente bien a un mundo en el que los seres humanos no pueden acercarse demasiado o están dispuestos a reducir sus interacciones. Nuestro miedo persistente y posiblemente duradero de ser infectado con un virus (COVID-19 u otro) acelerará así la marcha implacable de la automatización, particularmente en los campos más susceptibles a la automatización. [4]

Salud y telemedicina

Schwab y Malleret están encantados de notar que la telemedicina se “beneficiará considerablemente” de la emergencia de Covid:

La necesidad de abordar la pandemia con cualquier medio disponible (además, durante el brote, la necesidad de proteger a los trabajadores de la salud permitiéndoles trabajar de forma remota) eliminó algunos de los impedimentos regulatorios y legislativos relacionados con la adopción de la telemedicina ”. [4]

Agregan:

La palabra “fuerza” se utiliza una y otra vez en el contexto de Covid-19. A veces esto es en un contexto empresarial, como ocurre con las declaraciones de que “COVID-19 ha obligado a todos los bancos a acelerar una transformación digital que ya llegó para quedarse” COVD o que “el micro reset obligará a todas las empresas de todos los sectores a experimentar nuevas formas de hacer negocios, trabajar y operar ”. [4]

Durante los bloqueos, muchos consumidores anteriormente reacios a depender demasiado de las aplicaciones y servicios digitales se vieron obligados a cambiar sus hábitos casi de la noche a la mañana: ver películas en línea en lugar de ir al cine, recibir comidas en lugar de ir a restaurantes, hablar con amigos de forma remota en lugar de conocerlos en persona, hablar con colegas en una pantalla en lugar de charlar en la máquina de café, hacer ejercicio en línea en lugar de ir al gimnasio, etc.
Muchos de los comportamientos tecnológicos que nos vimos obligados a adoptar durante el confinamiento, la familiaridad se volverá más natural. A medida que persista el distanciamiento social y físico, depender más de las plataformas digitales para comunicarse, trabajar, buscar consejo u ordenar algo, poco a poco irá ganando terreno a hábitos que antes estaban arraigados [4].

Rastreo de contactos

Escriben:

Ninguna aplicación de rastreo de contactos voluntarios funcionará si las personas no están dispuestas a proporcionar sus propios datos personales a la agencia gubernamental que monitorea el sistema; si alguna persona se niega a descargar la aplicación (y por lo tanto, a retener información sobre una posible infección, movimientos y contactos), todos se verán afectados negativamente “. [4]

Estas “medidas coercitivas”, que se espera que todos aceptemos, implicarán, por supuesto, niveles inimaginables de vigilancia de nuestras vidas.

Escriben Schwab y Malleret: “El movimiento corporativo será hacia una mayor vigilancia; para bien o para mal, las empresas observarán y, a veces, registrarán lo que hace su fuerza laboral. La tendencia podría tomar muchas formas diferentes, desde medir la temperatura corporal con cámaras térmicas hasta monitorear a través de una aplicación cómo los empleados cumplen con el distanciamiento social ”. (135)

Vacunas Covid obligatorias

Schwab está profundamente conectado con ese mundo, ya que cuenta con Bill Gates y ha sido aclamado por las grandes farmacéuticas, Henry McKinnell, presidente y director ejecutivo de Pfizer Inc, define a Schwab como “una persona verdaderamente dedicada a una causa verdaderamente noble”...

Por lo tanto, Schwab con Malleret, insisten en que “no se puede prever un retorno completo a la ‘normalidad’ antes de que haya una vacuna disponible” [4].

Él añade:

“El próximo obstáculo es el desafío político de vacunar a suficientes personas en todo el mundo (somos colectivamente tan fuertes como el eslabón más débil) con una tasa de cumplimiento lo suficientemente alta a pesar del aumento de los anti-vacunas”. [4]

La mayoría de la población mundial ya ha sido excluida de los procesos de toma de decisiones por la falta de democracia que Schwab quiere acentuar a través de su dominación corporativa de stakeholders, su “gobernanza ágil”, su “sistema de gestión totalitario de la existencia humana”.

Pero, ¿cómo prevé lidiar con el “escenario sombrío” de la gente que se levanta contra su nueva normalidad y su Cuarta Revolución Industrial ?

El hecho de que Klaus Schwab y Thierry Malleret y sus amigos digan que ahora estamos entrando en la Cuarta Revolución Industrial y que nuestro mundo cambiará para siempre, no significa que sea así.

No tenemos que vacunarnos o editen nuestro ADN. No tenemos que caminar, amordazados y sumisos, directamente a su nueva normalidad.

Hay que denunciar sus mentiras, su agenda, Generar una masa critica para desperta a la sociedad.

Referencias:

[1] Klaus Schwab with Nicholas Davis, Shaping the Future of the Fourth Industrial Revolution: A Guide to Building a Better World (Geneva: WEF, 2018), e-book.

[2] Klaus Schwab, The Fourth Industrial Revolution (Geneva: WEF, 2016), e-book.

[3] Kevin Warwick, I, Cyborg (London: Century, 2002), p. 4. See also Paul Cudenec, Nature, Essence and Anarchy (Sussex: Winter Oak, 2016).

[4] Klaus Schwab, Thierry Malleret, Covid-19: The Great Reset (Geneva: WEF, 2020), e-book. Edition 1.0. https://www.weforum.org/great-reset/