lunes , 3 octubre 2022

Pfizer quiere usar una 3ra. inyección contra K0 B1T para niños sanos de 5 a 11 años, según su estudio en 140 niños

Pfizer y BioNTech anunciaron  el 14 de abril de 2022, que planean solicitar la Autorización de uso de emergencia (EUA) de una dosis de refuerzo de COVID-19 para niños sanos de 5 a 11 años en función de los resultados de un pequeño estudio que no ha sido publicado ni analizado por expertos independientes. Es increíble que los gobiernos, padres y madres acepten propuestas sin supervisión y controles de expertos sin conflicto de intereses, considerando la historia criminal de laboratorios Pfizer , ver aqui .

Las compañías también planean solicitar la autorización de la Agencia Europea de Medicamentos y otras agencias reguladoras de todo el mundo lo antes posible.

Pfizer dijo en un comunicado de prensa que la tercera dosis de su vacuna produjo una protección significativa contra la variante Omicron en niños de 5 a 11 años en un pequeño ensayo clínico de fase 2/3.  El estudio se basó en datos de solo 140 niños de 5 a 11 años que recibieron una dosis de refuerzo seis meses después de la segunda dosis de la vacuna COVID de Pfizer-BioNTech como parte de la serie primaria.  Ya hay antecedentes graves de como Pfizer cambia y oculta los datos en sus estudios para lograr resultados para seguir vendiendo sus inyecciones.

Una mirada más cercana a 30 niños mostró un aumento de 36 veces en los anticuerpos que combaten el virus, niveles lo suficientemente altos como para combatir la variante Omicron, informó ABC News . 

Pfizer afirmó que la tercera dosis fue «bien tolerada y no se observaron nuevas señales de seguridad». Esta información contradice la cantidad de muertes y efectos adversos que se están reportando oficialmente .

Aunque Pfizer dijo que más de 10.000 niños menores de 12 años han participado en ensayos clínicos que investigan la vacuna COVID de Pfizer, solo 140 fueron seleccionados para el estudio que forma la base de la solicitud de EUA de la compañía. 

Al comentar sobre la noticia, el Dr. Brian Hooker dijo: “El ensayo clínico utilizado para respaldar la noción de un refuerzo de COVID-19 para niños de 5 a 11 años es completamente inadecuado para hacer tal recomendación”.

Hooker, agregó:

“Este ensayo a pequeña escala y de tiempo limitado contiene solo 140 pacientes, que no tiene el tamaño suficiente para evaluar los eventos adversos de la vacuna , especialmente las lesiones más raras, como las devastadoras enfermedades médicas sufridas por Maddie de Garay , una adolescente lesionada en el Pfizer original. ensayo clínico.» 

Hooker dijo que también le preocupaba que “no haya datos sobre la prevención de la infección por COVID-19, solo títulos de anticuerpos neutralizantes, que no necesariamente predicen la transmisión y la gravedad de la enfermedad”. 

La Dra. Liz Mumper, pediatra, dijo: “Una vez más, Pfizer hace ciencia mediante un comunicado de prensa”. Mumper dijo que el aumento en los títulos de anticuerpos es solo una pequeña parte de la historia de los niños y el COVID.

“La cuestión más importante es que, sobre la base de un análisis cuidadoso de riesgo versus beneficio, los niños sanos no necesitan una vacuna contra el COVID”, dijo Mumper, porque muchos niños ya tenían COVID y desarrollaron anticuerpos resistentes y duraderos.

La presidenta de CHD, Mary Holland, acusó a Pfizer de alcanzar “un nuevo mínimo” al solicitar la autorización de vacunas de refuerzo para niños en base a un “estudio no publicado y no revisado por pares de 140 niños”.

Holand dijo:

“Seguir la ciencia sobre la vacunación contra el COVID muestra que los riesgos superan los beneficios de las vacunas contra el COVID para los niños, y mucho menos los refuerzos. Uno sospecha que esto es simplemente una estratagema equivocada para agotar el inventario de vacunas de Pfizer antes de su vencimiento”.

Pfizer probó su dosis de refuerzo mientras que Omicron fue la variante dominante este invierno. En las últimas semanas, BA.2 se ha convertido en la variante COVID dominante. No se ha determinado si una tercera dosis brinda alguna protección contra la nueva variante. 

La inyección contra K0 B1T, modifica permanentemente el ADN de las células afectadas. Explicación del estudio por el Dr. Peter McCullough, https://www.bitchute.com/video/D8K9sG28eI0e/

La Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. ( FDA) autorizó en octubre de 2021 la vacuna contra el COVID de Pfizer-BioNTech para niños de 5 a 11 años y recientemente autorizó una dosis de refuerzo para adolescentes de 12 a 15 años y mayores y también para niños inmunocomprometidos de 5 años en adelante. 

Según un estudio publicado a fines del mes pasado en The New England Journal of Medicine, la vacuna de Pfizer mostró una «efectividad reducida» contra la variante Omicron entre niños de 12 años o más.

Según un análisis de los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) realizado por la Academia Estadounidense de Pediatría , al 6 de abril de 2022, 9,7 millones de niños estadounidenses de 5 a 11 años habían recibido al menos una dosis de una vacuna contra el COVID, lo que representa 34% de los niños de 5 a 11 años.

Solo el 58% completó la serie de vacunación de 2 dosis y 8,1 millones de adolescentes en este grupo de edad aún no han recibido una vacuna COVID. 

La FDA no ha autorizado ninguna vacuna COVID para uso en niños menores de 5 años.

El Gobierno del Reino Unido, el 13 de abril de 2022, actualizó su sitio en la pagina: Information for UK recipients on Pfizer/BioNTech COVID-19 vaccine (Regulation 174) y dice que «La vacuna de ARNm de COVID-19 BNT162b2 no se recomienda para niños menores de 12 años»

Según los datos más recientes del Sistema de notificación de eventos adversos por vacunas (VAERS) de los CDC, entre el 1 de octubre de 2021 y el 1 de abril de 2022, se informaron 10.157 eventos adversos , incluidos 239 calificados como graves y 5 muertes notificadas después de las vacunas contra el COVID, en el grupo de edad de 5 a 11 años.

Aunque los informes enviados a VAERS requieren una mayor investigación antes de que se pueda confirmar una relación causal, se ha demostrado que el sistema informa solo el 1% de los eventos adversos reales de la vacuna . La ineficacia de VAERS sigue siendo ignorada por las autoridades que tanto dicen velar por la salud pública, a pesar de ser fundamental para garantizar la seguridad de los vacunados e inyectados.