sábado , 2 marzo 2024

Propóleo contra la Candida albicans

Print Friendly, PDF & Email

La Candida albicans es un patógeno ubicuo, oportunista que, en condiciones normales es miembro de la microbiota sana del tracto gastrointestinal, el tracto reproductivo, la cavidad bucal y la piel de la mayoría de los seres humanos [ 1 ]

La Candida albicans está presente en la cavidad bucal de hasta el 75% de la población [ 2 ]. Sin embargo, las personas inmunocomprometidas de leves a graves pueden sufrir con frecuencia infecciones persistentes y fuertes por C. albicans ; por lo tanto, la variedad de enfermedades que C. albicans puede causar varía desde infecciones de las mucosas superficiales hasta trastornos sistémicos con una tasa de mortalidad de aproximadamente el 40% en todo el mundo [ 3 , 4 ]

Si bien las especies de Candida son microorganismos comensales humanos, las infecciones fúngicas oportunistas pueden ocurrir no solo en pacientes inmunocomprometidos sino también en individuos con sistemas inmunológicos intactos.

Es importante destacar que C. albicans es el patógeno fúngico nosocomial más común y uno de los hongos responsables de enfermedades humanas con mayor frecuencia [ 3 ]; Con un aumento en el número de procedimientos médicos invasivos y con una población creciente de personas inmunocomprometidas, las infecciones por C. albicans y, en menor medida, otras infecciones por especies de Candida son cada vez más frecuentes [ 4 ].

La respuesta disfuncional del sistema inmunológico de los huéspedes no sólo favorece el crecimiento excesivo de C. albicans y el establecimiento de candidiasis, sino que los propios factores de virulencia de C. albicans son igualmente determinantes de la gravedad de la infección. La expresión de moléculas de superficie, como el gen INT1/adhesina relacionada; formación de biopelículas; secreción de enzimas hidrolíticas; la capacidad de cambiar su morfología de levadura a hifas; y su adaptabilidad metabólica son algunos factores de virulencia de Candida [ 4 ] que permiten a C. albicans infectar diversos nichos de acogida [ 2 ].

El conjunto limitado de opciones de tratamiento es un problema en sí mismo, pero también se combina con la cuestión emergente de la resistencia adquirida a uno o varios fármacos, lo que disminuye las posibilidades de un resultado exitoso [ 9 ]. La aparición de estas cepas resistentes ha aumentado en los últimos años y, además, estos fenotipos resistentes pueden desarrollarse durante el curso de una infección y en respuesta al tratamiento, lo que añade otra dificultad al tratamiento de la candidiasis. [10]

En las últimas décadas, los productos naturales y sus compuestos químicos han sido propuestos como candidatos para el futuro desarrollo de nuevos medicamentos debido a un amplio espectro de efectos terapéuticos y baja toxicidad [ 11 ] y se pueden utilizar como tratamientos alternativos de diferentes enfermedades debido a su amplia gama de actividades complementarias o sinérgicas que tienen objetivos terapéuticos similares y rara vez causan efectos adversos [ 12 ].

El propóleo actividades farmacológicas

El propóleo es un producto resinoso elaborado por las abejas a partir de diferentes exudados o resinas vegetales y de ahí una variedad de fitocompuestos que las abejas mezclan con la cera y sus secreciones salivales [ 13 ]. Entre otros, este estudio demuestra [ 14 ] que el extracto de propóleo inhibe la proliferación de Candida albicans con actividad fungicida.

Se han publicado varios trabajos en los que se ha demostrado que el propóleo posee actividades farmacológicas como:

  • actividad antioxidante,
  • antiinflamatoria,
  • inmunomoduladora,
  • anticancerígena,
  • antiviral y
  • antifúngica, entre otras [ 13 ]

Estas propiedades biológicas están directamente relacionadas con los metabolitos secundarios que forman parte de la composición química del propóleo. 

La composición química del propóleo puede variar significativamente de una fuente a otra, dependiendo de factores como la ubicación geográfica donde se recolectaron sus componentes, el tipo de vegetación que crece en la zona y la temporada durante la cual se produjo. Por lo tanto, es fundamental tener en cuenta el origen del propóleo, ya que estas variaciones en la composición química pueden afectar su eficacia e idoneidad para aplicaciones terapéuticas específicas [ 11 , 12 ]

Comprender el contenido de propóleo es esencial para aprovechar su potencial como agente antifúngico, ya que diferentes fuentes de propóleo pueden ofrecer distintas ventajas para abordar las infecciones por hongos [ 13 , 14 ].

Actualmente se han realizado numerosos estudios científicos sobre el propóleo, con diferentes enfoques científicos; en el caso particular del propóleo de México, por ejemplo, se realizó una comparación química entre propóleos de diferentes especies de abejas de Yucatán, resaltando su composición de terpenos [ 15 ]; el efecto antiviral del propóleo de México contra el coronavirus HCoV-229E ha sido probado in vitro, utilizando células de fibroblastos de pulmón humano, donde grupos experimentales tratados con propóleo mostraron actividad antiviral, atribuida a los flavonoides como parte de su composición química [ 16 ] ; 

La evaluación de las propiedades biomédicas y composición química del propóleo de diferentes regiones de México es una de las principales líneas de investigación de nuestro grupo de investigación; por ejemplo, ensayos previos y pruebas preliminares realizadas por nuestro equipo han demostrado que el propóleo mexicano del norte de México es rico en compuestos fenólicos, como los flavonoides, responsables de sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que reducen la gravedad de las enfermedades, como se muestra. en un modelo experimental de diabetes inducida por estreptozotocina y en gastritis inducida por indometacina [ 17 , 20 ].

En particular, numerosos estudios han demostrado que los flavonoides tienen posibles actividades antimicrobianas, incluidas actividades antifúngicas, antivirales y antibacterianas [ 21 ].

Con base en todo lo anterior, decidimos evaluar el efecto anti- C. albicans del propóleo mexicano proveniente de Chihuahua, enfocándonos en su efecto antiproliferativo, la inhibición de la adhesión y su transición morfológica de levadura a hifas, dos de los C. albicans más factores de virulencia relevantes.

Sobre el Propóleo y su acción antifúngica contra Candida Albican

Biological Properties and Therapeutic Applications of PropolisDOI: 10.1002/ptr.5605 https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ptr.5605

La propiedad antimicrobiana del propóleo ha sido ampliamente investigada y varios autores han demostrado su actividad antibacteriana (Kujumgiev et al., 1999; Sforcin et al., 2000; Orsi y otros, 2005; Orsi y otros, 2006; Scazzocchio et al., 2006).

Fosquiera et al. (2008) evaluaron el efecto del propóleo contra microorganismos (Staphylococcus aureus, Candida albicans y Pseudomonas aeruginosa) asociados con periodontitis en individuos VIH positivos, obteniendo resultados satisfactorios contra el biofilm sin efectos secundarios en la cavidad oral.

Liberio et al. (2009) informaron los efectos de propóleo en el grupo S. mutans, lo que sugiere el potencial del propóleo o sus compuestos como agentes cariostáticos y para el desarrollo de productos biotecnológicos para el control de caries y otras enfermedades infecciosas.

También se ha documentado la acción antifúngica del propóleo. Ghaly et al. (1998) informaron que el propóleo inhibía los hongos aflaxigénicos, reduciendo el porcentaje de la germinación de conidios en aislados de Aspergillus flavus.
El propóleo de diferentes regiones geográficas ejerció un acción antifúngica contra C. albicans (Bankova et al., 1999; Kujumgiev et al., 1999). Ota et al. (2001) observó la actividad fungicida del propóleo brasileño contra C. albicans, Candida tropicalis, Candida krusei y Candida guilliermondii aislada de la saliva, como así como una disminución del número de Candida en pacientes con dentaduras postizas completas que utilizaron un propóleo hidroalcohólico extraer como enjuague bucal. Sforcin et al. (2001) también verificado que C. albicans y Candida tropicalis eran susceptibles al Propóleo.

Boisard et al. (2015) investigaron la actividad antifúngica de una mezcla de muestras de propóleo francés en humanos hongos patógenos (dos levaduras, C. albicans y Candida glabrata y un hongo filamentoso, Aspergillus fumigatus), demostrando que la actividad antifúngica hacia C. albicans y C. glabrata se correlacionaron con altos contenidos de flavonoides. Capoci et al. (2015) evaluaron el propóleo influencia sobre la biopelícula producida por C. albicans aislado de pacientes con candidiasis vulvovaginal, lo que sugiere que puede tener beneficios adicionales en el tratamiento de esta infección.

Siqueira et al. (2015) evaluaron las actividades fungistáticas y fungicidas del propóleo contra diferentes especies de Candida aisladas de casos de periodontitis crónica. Szweda et al. (2015) analizaron in vitro el antifúngico actividad de extractos etanólicos de propóleo, aceites esenciales y nanopartículas de plata cayeron sobre TiO2 contra C. albicans, C. glabrata y Candida resistentes a los azoles aislados clínicos de krusei en los que se desarrolla un tratamiento terapéutico eficaz y seguro de las infecciones fúngicas sigue siendo uno de los principales desafíos de la medicina moderna.

Todos la tenemos

Todo el mundo tiene una pequeña cantidad de Candida. Las cepas normales de Candida suelen estar presentes en pequeñas cantidades en la boca, el tracto digestivo y la piel. Los problemas comienzan cuando se altera el equilibrio de los microorganismos en nuestro cuerpo; entonces la Candida puede crecer demasiado, lo que causa infección. Los riesgos de esto varían según la ubicación de la infección y los tipos comunes de candidiasis incluyen:

  • Candidiasis:  una candidiasis de la boca o la garganta que puede causar manchas blancas en estas áreas, dolor y dificultad para tragar.
  • Infección vaginal por hongos: una infección de la vagina que puede causar picazón, ardor y secreción.
  • Dermatitis del pañal:  una erupción que se desarrolla en el área del pañal de los bebés.

Las aftas y las infecciones vaginales por hongos son las enfermedades fúngicas más comunes. Un tipo de infección más raro pero más grave ocurre cuando Candida ingresa al torrente sanguíneo y se propaga por todo el cuerpo. Esto se llama candidiasis sistémica o invasiva y puede causar una variedad de síntomas como fiebre y presión arterial baja y puede afectar los órganos internos.La historia continúa debajo del anuncio.

Los principales factores de riesgo de esta afección son el uso de catéteres venosos centrales, la exposición a antibióticos de amplio espectro y niveles bajos de glóbulos blancos (neutropenia). Las estancias prolongadas en el hospital también se asocian con un mayor riesgo. “Los signos y síntomas asociados con Candida incluyen fiebre y escalofríos, así como infecciones de oído y heridas ”, dijo el Dr. Christopher Calandrella, presidente de medicina de emergencia en Long Island Jewish Forest Hills, parte de Northwell Health en Nueva York. «Las infecciones en la piel pueden presentarse repentinamente como grupos indoloros de pequeñas ampollas llenas de pus sobre una base roja, o como pequeñas protuberancias rojas en la piel», añadió.

Prevención de infecciones

«En el ámbito de la atención médica, el uso de precauciones adecuadas basadas en la transmisión, la limpieza y desinfección de superficies, así como la detección de contactos de casos recientes, también es clave para reducir el riesgo», dijo Calandrella.

También es importante evitar el uso innecesario de antibióticos; Estos medicamentos pueden alterar el equilibrio de los microorganismos en el cuerpo y aumentar el riesgo de crear cepas de ciertos patógenos resistentes a los antibióticos , incluida la Candida.

La resistencia a los antibióticos es un problema de salud pública cada vez más importante en los Estados Unidos. El problema está creciendo rápidamente y se prevé que matará a 10 millones de personas cada año para 2050 ( pdf ).

Casi el 87 por ciento ( pdf ) de los pacientes no cumplen con las instrucciones de los médicos sobre la terapia antimicrobiana, lo que aumenta el riesgo de que un patógeno desarrolle resistencia a los antibióticos. «Una nueva amenaza en el escenario nacional e internacional no es una bacteria, sino una levadura: la Candida auris , que es muy resistente a los medicamentos» dijo el Dr. William Schaffner, profesor de medicina preventiva en el Departamento. de Política de Salud y profesor de medicina en la División de Enfermedades Infecciosas del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt.

Consejos para luchar contra la cándida

Si alguien desarrolla una infección por Candida, existen opciones de tratamiento disponibles, tres de las cuales son naturales y fáciles de realizar.

  • El consumo de alimentos o suplementos que contengan probióticos puede ayudar a restablecer el equilibrio de los microorganismos en el cuerpo. Estos incluyen yogur con cultivos bacterianos vivos y alimentos fermentados como kimchi, kéfir y kombucha. Los suplementos probióticos deben contener Lactobacillus o acidophilus.
  • Dos terapias caseras que pueden ayudar a algunas personas a encontrar alivio para la Candida son las sustancias de origen natural, como el aceite de árbol de té o el aceite de coco y propóleo.

Se descubrió que el aceite de árbol de té es eficaz contra la Candida resistente al fluconazol cuando se utiliza como antiséptico tópico. El aceite de coco puede ayudar a matar la Candida porque contiene un ácido graso de cadena media llamado ácido caprílico , que infiltra las células de levadura y las rompe, reduciendo el crecimiento de hongos. Un estudio encontró que el aceite de coco tiene una eficacia similar al medicamento antimicótico ketoconazol para tratar las infecciones por hongos.

Candida Auris resistente a los antibióticos

Hay una cepa de Candida resistente a los medicamentos llamada Candida auris que se está propagando por los centros de atención médica de EE. UU. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. emitieron recientemente una advertencia sobre Candida auris.

«Candida auris es un patógeno fúngico emergente resistente a múltiples fármacos con aislados clínicos que suelen ser resistentes a los fármacos antimicóticos comúnmente recetados», dijo el Dr. Mahmoud Ghannoum, experto en enfermedades fúngicas y cofundador de BIOHM. Identificada por primera vez en Japón en 2009, Candida auris ha sido reportada desde entonces en más de 40 países. Se reconoce cada vez más como una causa de infecciones y brotes en hospitales y residencias de ancianos. Esta cepa se identificó por primera vez en los Estados Unidos en 2013.

Los CDC califican a este patógeno como una amenaza urgente porque puede ser resistente al tratamiento con medicamentos antimicóticos y causar infecciones graves con altas tasas de mortalidad. A diferencia de otras cepas de Candida, la Candida auris es resistente a múltiples clases de medicamentos antimicóticos.

Aunque todavía es poco común en los Estados Unidos, más de 1 de cada 3 pacientes con infección invasiva por Candida auris muere a causa de la enfermedad. Este hongo sobrevive en superficies de entornos sanitarios y puede transmitirse de persona a persona. Entre quienes corren un mayor riesgo de infección con la cepa resistente se encuentran las personas con sistemas inmunitarios debilitados, las personas que se han sometido recientemente a una cirugía o las que han estado hospitalizadas durante un período prolongado.

Ghannoum dijo que los síntomas de la infección por Candida auris no son muy específicos ya que los pacientes infectados por este hongo emergente suelen tener otras enfermedades subyacentes, como cáncer o diabetes, que ocultan sus síntomas y pueden variar mucho.

“Por lo tanto, es necesario realizar una prueba de laboratorio para determinar si un paciente está infectado con este hongo”, enfatizó. «Es importante que los médicos que tratan a los pacientes ‘piensen en los hongos’, especialmente si no responden a los antibióticos en cuatro días».

La prevención de las infecciones por Candida auris incluye algunas de las mismas medidas de control de infecciones que se utilizan para otros tipos de Candida: practicar una buena higiene de manos, limpiar superficies y, especialmente para Candida auris, tomar precauciones de aislamiento para los pacientes infectados.De manera similar a lo que se hace ahora con el uso de antibióticos,  los programas de administración de antimicóticos pueden ayudar a prevenir el desarrollo y la propagación de cepas de Candida resistentes a los antibióticos al promover el uso apropiado de medicamentos antimicóticos .Si desarrolla una infección por Candida auris, sus opciones de tratamiento pueden verse limitadas debido a la resistencia de la infección a diversos medicamentos antimicóticos.

Tratamiento contra la cándida albicans: Ver términos y condiciones sobre el uso de este sitio web

Propóleo en alcohol (sin azucar u otros ingredientes)
Dosis: Usar gotas. su peso dividido 3 , si uno pesa 60 kg. se toman en un vaso de agua 20 gotas 3 veces x dia (total x dia 60 gotas), durante 3 semanas , la 4ta semana no se toma propóleo y la quinta semana si se toma, durante una semana más.

Durante el tratamiento NO comer:

  • Azucar,
  • arroz blanco,
  • harina de trigo blanca refinada (pan),
  • disminuir uso de sal,
  • lacteos,

Ver más sobre el propóleo: https://cienciaysaludnatural.com/propoleo-en-la-terapia-periodontal/

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos

Referencias

  1. Nobile CJ, Johnson AD. Biopelículas de Candida albicans y enfermedades humanas. Annu Rev Microbiol. 2015;69:71–92.Artículo CAS PubMed PubMed Central Google Académico 
  2. Mayer FL, Wilson D, Hube B. Mecanismos de patogenicidad de Candida albicans . Virulencia. 2013;4(2):119–28.Artículo PubMed PubMed Central Google Académico 
  3. Wang Y. Investigando la infección por Candida albicans , la respuesta del huésped y las estrategias antimicóticas. Virulencia. 2015;6(4):307–8.Artículo CAS PubMed PubMed Central Google Académico 
  4. Ciurea CN, Kosovski IB, Mare AD, Toma F, Pintea-Simon IA, Man A. Candida y candidiasis-oportunismo versus patogenicidad: una revisión de los rasgos de virulencia. Microorganismos. 2020;8(6):857.Artículo CAS PubMed PubMed Central Google Académico 
  5. Costa-de-Oliveira S, Rodrigues AG. Resistencia y tolerancia a los antifúngicos de Candida albicans en infecciones del torrente sanguíneo: la tríada levadura-huésped-antifúngico. Microorganismos. 2020;8(2):154.Artículo CAS PubMed PubMed Central Google Académico 
  6. Dahiya S, Sharma N, Punia A, Choudhary P, Gulia P, Parmar VS, et al. Fármacos antimicóticos y sus mecanismos de resistencia a especies de Candida . Objetivos farmacológicos actuales. 2022;23(2):116–25.Artículo CAS PubMed Google Académico 
  7. Motahari K, Badali H, Hashemi SM, Fakhim H, Mirzaei H, Vaezi A, et al. Descubrimiento de análogos benciltio del fluconazol como potentes agentes antifúngicos. Química médica del futuro. 2018;10(9):987–1002.Artículo CAS PubMed Google Académico 
  8. Vaezi A, Moghadaszadeh M, Nasri E, Gharibi S, Diba K, Matkowski A, et al. Actividad in vitro de juglona (5-hidroxi-1,4-naftoquinona) contra aislados de Candida susceptibles y resistentes al fluconazol . Rev Iberoam Micol. 2022;39(2):50–3.Artículo PubMed Google Académico 
  9. Ksiezopolska E, Gabaldon T. Surgimiento evolutivo de resistencia a los medicamentos en patógenos oportunistas de Candida. Genes (Basilea). 2018;9(9):461.Artículo PubMed Google Académico 
  10. Pfaller MA. Resistencia a los medicamentos antifúngicos: mecanismos, epidemiología y consecuencias para el tratamiento. Soy J Med. 2012;125(1 suplemento):S3-13.Artículo CAS PubMed Google Académico 
  11. Parque DK, Parque HJ. El extracto en etanol de Cordyceps militaris cultivado en soja germinada atenúa la colitis inducida por sulfato de sodio y dextrano (DSS) al suprimir la expresión de metaloproteinasas de matriz y mediadores inflamatorios. Biomed Res Int. 2013;2013:102918.Artículo PubMed PubMed Central Google Académico 
  12. Karimi A, Majlesi M, Rafieian-Kopaei M. Hierbas versus drogas sintéticas; creencias y hechos. J Nefrofarmacol. 2015;4(1):27–30.CAS PubMed PubMed Central Google Académico 
  13. Guzmán-Gutiérrez SL, Nieto-Camacho A, Castillo-Arellano JI, Huerta-Salazar E, Hernández-Pastor G, Silva-Miranda M, et al. Propóleo mexicano: fuente de antioxidantes y compuestos antiinflamatorios, y aislamiento de un nuevo derivado de calcona y épsilon-caprolactona. Moléculas. 2018;23(2):334.Artículo PubMed PubMed Central Google Académico 
  14. Sawicka D, Car H, Borawska MH, Niklinski J. The anticancer activity of propolis. Folia Histochem Cytobiol. 2012;50(1):25–37.Article CAS PubMed Google Scholar 
  15. Herrera-Lopez MG, Richomme P, Pena-Rodriguez LM, Calvo-Irabien LM. Bee species, botanical sources and the chemical composition of propolis from Yucatan, Mexico. J Chem Ecol. 2023:1–10.
  16. Silva-Beltran NP, Galvez-Ruiz JC, Ikner LA, Umsza-Guez MA, de Paula Castro TL, Gerba CP. In vitro antiviral effect of Mexican and Brazilian propolis and phenolic compounds against human coronavirus 229E. Int J Environ Health Res. 2022:1–13.
  17. Ruiz-Hurtado PA, Garduno-Siciliano L, Dominguez-Verano P, Martinez-Galero E, Canales-Martinez MM, Rodriguez-Monroy MA. Evaluation of the gastroprotective effects of Chihuahua propolis on indomethacin- induced gastric ulcers in mouse. Biomed Pharmacother. 2021;137:111345.Article CAS PubMed Google Scholar 
  18. Rivero-Cruz JF, Granados-Pineda J, Pedraza-Chaverri J, Perez-Rojas JM, Kumar-Passari A, Diaz-Ruiz G, et al. Phytochemical constituents, antioxidant, cytotoxic, and antimicrobial activities of the ethanolic extract of Mexican brown propolis. Antioxid (Basel). 2020;9(1):70.Article CAS Google Scholar 
  19. Gonzalez-Burquez MJ, Gonzalez-Diaz FR, Garcia-Tovar CG, Carrillo-Miranda L, Soto-Zarate CI, Canales-Martinez MM, et al. Comparison between in vitro antiviral effect of Mexican propolis and three commercial flavonoids against canine distemper virus. Evid Based Complement Alternat Med. 2018;2018:7092416.Article PubMed PubMed Central Google Scholar 
  20. Rivera-Yanez N, Rodriguez-Canales M, Nieto-Yanez O, Jimenez-Estrada M, Ibarra-Barajas M, Canales-Martinez MM, et al. Hypoglycaemic and antioxidant effects of propolis of Chihuahua in a model of experimental diabetes. Evid Based Complement Alternat Med. 2018;2018:4360356.Article PubMed PubMed Central Google Scholar 
  21. Seleem D, Pardi V, Murata RM. Review of flavonoids: a diverse group of natural compounds with anti-Candida albicans activity in vitro. Arch Oral Biol. 2017;76:76–83.Article CAS PubMed Google Scholar

  1. Activity of propolis from Mexico on the proliferation and virulence factors of Candida albicans https://bmcmicrobiol.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12866-023-03064-9

Más Referencias

  • Berretta AA, Castro PA, Cavalheiro AH, et al. 2013. Evaluation of mucoadhesive gels with propolis (EPP-AF) in preclinical treatment of candidiasis vulvo vaginal infection. Evid Based Complement Alternat Med 2013: 1–18.
  • Capoci IRG, Bonfim-Mendonça PS, Arita GS, et al. 2015. Propolis is an efficient fungicide and inhibitor of biofilm production by vaginal Candida albicans. Evid Based Complement Alternat Med 2015: 1–9.
  • Ota C, Unterkircher C, Fantinato V, Shimizu MT. 2001. Antifungal activity of propolis on different species of Candida. Mycoses 44: 375–378
  • Sforcin JM, Fernandes A Jr, Lopes CAM, Funari SRC, Bankova V. Seasonal effect of Brazilian propolis on Candida
    albicans and Candida tropicalis. J Venom Anim Toxins 7: 139–144.
  • Siqueira ABS, Rodrigues LRNA, Santos RKB, et al. 2015. Antifungal activity of propolis against Candida species isolated from cases of chronic periodontitis. Braz Oral Res 29: 1–6.
  • Szweda P, Gucwa K, Kurzyk E, et al. 2015. Essential oils, silver nanoparticles and propolis as alternative agents against fluconazole resistant Candida albicans, Candida glabrata and Candida krusei clinical isolates. Indian J Microbiol 55: 175–183