sábado , 20 abril 2024

Los antiinflamatorios podrían provocar dolor crónico, alternativas

Print Friendly, PDF & Email

Hay un aumento de dolor crónico y las enfermedades inflamatorias a nivel mundial, una alta prevalencia e incidencia de migraña. Australia tiene una de las tasas más altas con un 28% en 2021, según un informe de Migraine Australia publicado en mayo de 2022.

Las afecciones musculoesqueléticas son la principal causa de discapacidad en todo el mundo, y el dolor lumbar es la principal causa de discapacidad en 160 países y afecta a alrededor de 1.710 millones de personas en todo el mundo, según los datos clave de la OMS publicados en febrero de 2021.

En Gran Bretaña, 470.000 personas padecen Trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo que son nuevos o de larga data en el año 2020-2021, según las estadísticas de Trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo.

Los médicos han recomendado durante décadas medicamentos antiinflamatorios no esteroides (anti-inflammatory drugs, NSAIDs) como el ibuprofeno, para aliviar la inflamación aguda. Pero, ¿pero el alivio a corto plazo (y la interferencia con el proceso de curación natural del cuerpo) se produce a costa del dolor crónico? El dolor causado por una lesión menor, como un esguince de tobillo o una espalda caída, a menudo se resuelve por sí solo. Pero para algunos, el dolor agudo persiste y se vuelve crónico. La “atención médica estándar para este tipo de dolor probablemente esté empeorando las cosas, es lo que sugiere la investigación”, dijo Jeffrey Mogil, neurocientífico de la Universidad McGill.

La inflamación en etapa temprana previene el dolor crónico

Las lesiones desencadenan inflamación por una razón y los investigadores están trabajando para comprenderla mejor. Un estudio, publicado en Science Translational Medicine , se centró en 98 pacientes con dolor lumbar durante un período de tres meses. Durante ese tiempo, la mitad de los voluntarios se recuperaron por completo, mientras que la otra mitad desarrolló dolor lumbar crónico. Utilizando la secuenciación de ARN, los investigadores compararon los niveles de actividad de las células inmunitarias entre ambos grupos.

Descubrieron que los neutrófilos, células inmunitarias que ocupan un lugar destacado al inicio de la secuencia de inflamación, desempeñan un papel para permanecer sin dolor. Los neutrófilos ayudan al cuerpo a combatir infecciones y reparar daños en los tejidos.

Según los investigadores, el grupo con dolor crónico comenzó con menos actividad inflamatoria de los neutrófilos y luego tuvo poca o ninguna actividad en las células que crean la inflamación. Por el contrario, los genes de los pacientes recuperados eran muy activos con las células relacionadas con la inflamación.

«Los neutrófilos aparecen bastante temprano después de algún tipo de lesión, provocando un proceso que termina previniendo el dolor crónico», dijo Mogil, autor principal del artículo, «y probablemente no deberías bloquearlo»

Los científicos saben que los fármacos antiinflamatorios inhiben la actividad de los neutrófilos en personas y animales. Sin embargo, se había pasado por alto el vínculo con el dolor crónico porque los estudios anteriores no siguieron a los pacientes durante el tiempo suficiente más allá de la reducción inmediata del dolor.

“Los antiinflamatorios no esteroides definitivamente interfieren con el proceso”, dijo Eugene Aiello, médico quiropráctico e investigador neurológico. “Pero no todos en el grupo [de dolor] crónico tomaban antiinflamatorios no esteroides. Se necesitan más estudios para identificar qué más impide que los neutrófilos completen el proceso de reparación”.

Reconocer si la inflamación es buena o mala

Generalmente existen dos tipos de inflamación: aguda y crónica. Para determinar si la inflamación es útil o no, debemos comprender en qué se diferencian. La inflamación crónica es duradera y se extiende por todo el cuerpo. Se convierte en el problema más que en la solución a una infección o lesión. Puede provocar enfermedades más graves , como enfermedades cardíacas o incluso cáncer.

Por el contrario, la inflamación aguda es beneficiosa , siempre que sea intensa, de corta duración y específica del sitio. Cuando un ligamento o tendón se distensiona o se desgarra, se desencadena una afluencia de sangre, líquidos y células inmunitarias al área.

La hinchazón es la sabiduría innata del cuerpo para aumentar el área de superficie para que los mediadores curativos puedan llegar a ese área”, dijo Brandon LaGreca, acupunturista certificado a nivel nacional en medicina oriental.

Los neutrófilos son parte de estos primeros intervinientes . Su presencia es clave para eliminar daños y residuos a través del drenaje linfático , preparando el escenario para que se repare el tejido dañado.

El dolor y la hinchazón son un mensaje claro de que los “paramédicos” están trabajando. Disminuir el dolor sin cerrar la “autopista” es fundamental para apoyar el proceso de curación.

«Hay formas de bloquear el dolor sin bloquear la inflamación, y la más conocida es Tylenol», dijo Mogil. Pero el uso excesivo de Tylenol, o acetaminofén, conlleva riesgos como daño hepático .

Reconsideración del tratamiento estándar para el dolor agudo

Basándose en su estudio inicial, Mogil y los otros investigadores plantearon la hipótesis de que la inhibición de la respuesta inflamatoria inicial del cuerpo provoca dolor crónico. Ampliaron la investigación con un estudio en el que a ratones con una pata lesionada se les administró un medicamento antiinflamatorio de venta libre o solución salina.

Aunque los ratones del grupo del fármaco inicialmente mostraron menos síntomas de dolor porque su respuesta inflamatoria fue atenuada, el dolor finalmente regresó y se volvió crónico. Para los ratones que recibieron solución salina, el dolor disminuyó en la mitad de ese tiempo y permanecieron sin dolor.

Para ver si su hipótesis podría aplicarse a los humanos, los investigadores realizaron un análisis separado de pacientes en el Reino Unido. Aquellos con dolor de espalda agudo que informaron haber tomado antiinflamatorios tenían alrededor de un 70% más de probabilidades de tener dolor de dos a seis años después, un efecto que no se observó en personas que tomaban acetaminofén o antidepresivos.

Si bien los investigadores vincularon el bloqueo de la inflamación en etapa temprana con el desarrollo del dolor crónico, décadas de ortodoxia médica no serán revocadas por un solo estudio. Para ello se necesitan ensayos clínicos, pero a los investigadores les ha resultado difícil conseguir financiación. Mogil señaló que los hallazgos no deben confundirse con el uso de antiinflamatorios no esteroides para enfermedades crónicas, donde reducir la inflamación es esencial.

Trabajar con la respuesta inflamatoria natural del cuerpo

¿Cómo se puede mejorar el proceso de curación natural del cuerpo, asegurando una recuperación completa? La medicina tradicional china ha utilizado múltiples métodos para tratar lesiones agudas durante miles de años .

El Sr. LaGreca explicó que la medicina tradicional china se centra en estimular la circulación en el área de la lesión, restaurar el movimiento y la función y mejorar el proceso de curación natural del cuerpo. «Fomentamos el proceso de curación para que la inflamación se resuelva por sí sola, en lugar de suprimirla», añadió. A continuación se presenta una combinación de enfoques que utilizan los principios de la medicina tradicional china para trabajar con la inflamación aguda, no contra ella.

Practica movimientos suaves

Después de una lesión, el dolor, el calor, el enrojecimiento y la hinchazón pueden durar de uno a tres días. Si bien el descanso es importante, demasiado debilita el cuerpo y retrasa la curación. El descanso debe equilibrarse con movimientos suaves dentro de la tolerancia al dolor.

«Depende de la lesión, pero se puede explorar con cautela el rango de movimiento, el estiramiento y el movimiento de inmediato», aconsejó el Sr. Aiello.

Los movimientos suaves de rango de movimiento, como caminar y rotar lentamente las articulaciones, ayudan a mantener la salud de los ligamentos y tendones al prevenir la rigidez y promover la circulación. Esto también ayuda a mover el líquido a través del sistema linfático.

«Por ejemplo, con una lesión en el tobillo, es posible que no quieras caminar sobre él con mucha presión», añadió LaGreca, «pero puedes comenzar con rotaciones suaves del tobillo».

A medida que el dolor y la hinchazón disminuyen, se pueden aumentar los movimientos cuidadosos hasta que exista una rutina de ejercicio regular. «Aplicar una pequeña cantidad de carga sobre el ligamento ayuda a que el tejido nuevo vuelva a crecer de la manera correcta», añadió Aiello. Los estudios han demostrado que el ejercicio y otras terapias físicas son eficaces para las personas con dolor musculoesquelético, como el dolor lumbar.

Pruebe remedios sin drogas

La nutrición puede ayudar a aliviar el dolor agudo. «Su respuesta inmune necesita combustible de nutrientes y muchos antioxidantes porque la clave para superar el dolor es que los neutrófilos ayuden a limpiar los tejidos dañados», explicó el Sr. Aiello. «Esos escombros son los que provocan el dolor».

Se ha demostrado que el jengibre , la cúrcuma , la capsaicina y la raíz de valeriana son analgésicos naturales eficaces.

Muchas hierbas chinas también se pueden aplicar tópicamente para aliviar el dolor, señaló LaGreca. Además, la acupuntura o acupresión en puntos específicos es uno de los métodos más directos para el alivio inmediato del dolor que además favorece la circulación, aumentando el drenaje linfático. Múltiples estudios han demostrado que la acupuntura trata eficazmente las lesiones deportivas como torceduras, esguinces e inflamación de los músculos.

Un ensayo controlado aleatorio publicado en el American Journal of Emergency Medicine demostró que la acupuntura es más eficaz, más rápida para aliviar el dolor y tiene menos efectos adversos que la morfina intravenosa.

Los estudios sobre acupresión han demostrado que aplicar presión para estimular puntos específicos también puede reducir el dolor agudo. La acupresión se autoadministra fácilmente.

Opte por el calor en lugar del hielo

Desde la perspectiva de la medicina tradicional china, el calor aumenta la circulación. LaGreca recomendó un baño tibio con sales de Epsom “para estimular la circulación y ayudar en el proceso”. El frío hace lo contrario, ralentiza el movimiento y perjudica la circulación de la sangre y los líquidos. «El hielo puede hacer que uno se sienta mejor al reducir la hinchazón, pero esa hinchazón existe por una razón», advirtió LaGreca.

El hielo puede incluso retrasar la curación .

El Dr. Gabe Mirkin, quien introdujo RICE (reposo, hielo, compresión, elevación) en el mundo de la medicina deportiva en 1978, revisó su recomendación en 2015. Escribió: “Tanto el hielo como el reposo completo pueden retrasar la curación, en lugar de ayudar”.

Duerma profundamente

Si bien no se recomienda descansar durante horas, el sueño profundo es crucial para la recuperación de una lesión . Cuando el cuerpo entra en la etapa de sueño profundo, la glándula pituitaria libera hormonas de crecimiento que estimulan la reparación y el crecimiento muscular. Las hormonas del crecimiento deben liberarse en mayores cantidades cuando el cuerpo se está recuperando de una lesión.

La curación lleva tiempo y requiere confianza en el proceso natural del cuerpo. «Necesitamos hacer cosas que fomenten ese proceso de curación», dijo LaGreca.

«La inflamación no siempre es mala», añadió Aiello. «Saber cómo utilizarlo para curarse por completo puede prevenir problemas a largo plazo».

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos