sábado , 20 abril 2024

Plantas medicinales para mejorar la salud del cerebro

Print Friendly, PDF & Email

Uso de compuestos naturales para mejorar la salud del cerebro

La naturaleza nos ha proporcionado una variedad de compuestos naturales que mejoran la salud del cerebro. Estos compuestos naturales poseen actividades antioxidantes, antiinflamatorias y antiapoptóticas*. Las hierbas, frutas, nueces y vegetales contienen fitoconstituyentes, como polifenoles, que potencialmente suprimen la neurodegeneración y mejoran la memoria y las funciones cognitivas. Estos compuestos también son prometedores para una variedad de enfermedades neurodegenerativas, como la enfermedad de Alzheimer, la epilepsia, la enfermedad de Parkinson y otros trastornos neuronales.

*La apoptosis, muerte o suicidio celular programado, es un mecanismo esencial en la homeostasis celular, y así en la regulación fisiológica del organismo. 

El cerebro comprende solo el 2% del peso corporal total, pero consume un asombroso 20% de la energía total derivada de los nutrientes. 1 Las especies reactivas de oxígeno se producen en el cuerpo como resultado de procesos metabólicos normales. Si bien el cerebro tiene altas demandas metabólicas, tiene una baja capacidad antioxidante. Esto contribuye al estrés oxidativo del sistema nervioso central (SNC) porque estas especies reactivas de oxígeno dañan las proteínas, el ADN y los lípidos. 2 El estrés oxidativo contribuye al envejecimiento y a la patogenia de las enfermedades neurodegenerativas. Los factores neurotróficos, NTF * (Neurotrophic factors NTFs)  respaldan a las neuronas contra diversas afecciones neurodegenerativas, mientras que las alteraciones de la expresión de NTF, incluido el factor neurotrófico derivado del cerebro (brain derived neurotrophic factor, BDNF), son un factor en los trastornos neurodegenerativos (enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson, enfermedad de Huntington y esclerosis lateral amiotrófica), así como en trastornos psiquiátricos (depresión y esquizofrenia)3-4

*Las neurotrofinas, una familia de factores neurotróficos, son un tipo de proteínas específicas del sistema nervioso con un papel esencial en la supervivencia, diferenciación y proliferación neuronal durante el desarrollo del sistema nervioso central y periférico. El factor neurotrófico derivado del cerebro es una proteína esencial para el desarrollo y mantenimiento de las estructuras nerviosas en mamíferos. Su ausencia está vinculada a muchas enfermedades.

Plantas para la salud del cerebro

Compuestos naturales para mejorar la salud del cerebro, en particular, ciertas plantas bien investigadas, particularmente  adaptógenos, más régimen diario de vitaminas y minerales.

Según Yance, los productos botánicos que mejoran la capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar incluyen:

  • Hisopo de agua (Bacopa monnieri)
  • Azafrán (Crocus sativus)
  • Ginseng siberiano (Eleutherococcus senticosus)
  • Té verde (Camellia sinensis)
  • Ginkgo (Ginkgo biloba)
  • Hierba de San Juan (Hypericum perforatum)
  • Hoja de olivo (Olea europaea)
  • Ginseng (Panax ginseng)
  • Rodiola rosa
  • Salvia roja (Salvia miltiorrhiza)
  • Uvas (Vitis vinifera)
  • Hierba de cabra en celo (Epimedium)
  • Ashwagandha (Withania somnifera)

Objetivos propuestos de la medicina botánica para mejorar la neuroplasticidad:

Modula la respuesta al estrés (HPAA y CNC) y construye la reserva;
Modula sustratos comunes de neuroplasticidad (señalización neurotrófica, neurogénesis, inflamación y defensa antioxidante);
Aumentar el flujo sanguíneo cerebral;
Mejorar la restauración innata de hormonas anabólicas como la testosterona;
Mejorar la proliferación de células sanas y aumentar el número de células progenitoras;
asistencia epigenética;
Mejorar el metabolismo y la utilización de la glucosa;
antagonista del receptor de N-metil-D-aspartato (NMDA);
Facilitar la descomposición y desintoxicación del glutamato; y
Desintoxicación, protección y/o mitigación de neurotoxinas.

Sobre el deterioro cognitivo

Comienza lentamente: cuando no puedes encontrar la palabra que está en la punta de tu lengua; o no reconoces al nuevo vecino que conociste hace unos días; o no puedes recordar lo que cenaste anoche,; dejas la hornalla encendida después de haber cocinado una comida. Lo peor de todo es cuando estás confundiendo tu edad con el año en que naciste, en realidad crees que esa es tu edad.

Aunque el cerebro es muy adaptable y podemos enmascarar bien los olvidos relacionados con la edad, la mayoría de nosotros experimentamos cierto deterioro cognitivo a medida que envejecemos .

¿Cuáles son las causas del deterioro cognitivo relacionado con la edad y no relacionado con la edad?

Un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Ohio y la Universidad de Michigan publicó el 8 de febrero en la revista revisada por pares PLOS One, una investigación que se basó en datos de más de 7.000 participantes que formaron parte de el estudio longitudinal más amplio que se desarrolló entre 1996 y 2016.

Los datos analizados fueron de adultos estadounidenses que nacieron entre 1931 y 1941.

Esta cohorte provino del Estudio de Salud y Jubilación , un estudio mucho más grande de más de 20.000 personas mayores de 50 años, que había medido previamente el funcionamiento cognitivo de los participantes.

La demencia representa 41 por ciento de la disminución de la función cognitiva

Los investigadores encontraron que dentro de la población que envejece en los Estados Unidos, la demencia solo representó el 41 por ciento del deterioro cognitivo.

De las personas que tienen deterioro cognitivo relacionado con la demencia, entre el 30 y el 34 por ciento sufre de la enfermedad de Alzheimer , del 4 al 8 por ciento de demencia con cuerpos de Lewy (que está relacionada con la enfermedad de Parkinson ) y del 1 al 3 por ciento tiene algún otro tipo de enfermedad cerebrovascular .

Pero, ¿qué pasa con las causas del deterioro cognitivo no relacionado con la demencia?

El factor más importante parecía ser socioeconómico.

“Es fundamental descubrir por qué las habilidades cognitivas de algunas personas son mejores que otras y por qué su declive cognitivo es más lento”, escribieron los investigadores. «Resolver este problema tiene ramificaciones importantes para los formuladores de políticas y las intervenciones médicas».

La educación importa

Los investigadores encontraron que

  • los ingresos del hogar,
  • los niveles de depresión,
  • la educación,
  • la ocupación y
  • la raza

jugaron un papel en la predicción de los resultados cognitivos.

Aunque también es importante, las condiciones de vida temprana de los participantes, los comportamientos adultos y las comorbilidades no desempeñaron un papel predictivo tan fuerte.

Los participantes que tenían una buena educación temprana y que permanecieron en la escuela por más tiempo parecían tener la mejor salud cognitiva.

Un mejor funcionamiento cognitivo a los 54 años y un deterioro cognitivo más lento después de esa edad se correlacionaron positivamente con un nivel socioeconómico más alto.

En otras palabras, aquellos con los cerebros que funcionaban mejor tendían a tener más educación, ingresos más sólidos y más riqueza acumulada que los participantes cuyos cerebros no funcionaban tan bien.

Como esta investigación permitió matizar, los científicos descubrieron además que la cantidad de años de educación no estaba significativamente asociada con el funcionamiento cognitivo, pero que los participantes con un título universitario tenían un deterioro cognitivo más lento que aquellos que no se habían graduado de la universidad.

El matrimonio protege tu cognición

Los investigadores también examinaron el estado civil, la cantidad de veces que se casaron, la cantidad de hijos vivos, la afiliación religiosa y los síntomas de depresión autoevaluados (a través de la puntuación en una evaluación de depresión del Centro de Estudios Epidemiológicos).

Como han encontrado otros estudios longitudinales, a las personas que no estaban casadas les fue peor cognitivamente que a las que estaban casadas.

Y enviudar después de los 54 años parecía causar un fuerte deterioro cognitivo.

Al mismo tiempo, este estudio encontró que tener más hijos conducía a un funcionamiento cognitivo más bajo en la mediana edad, pero no parecía acelerar el deterioro cognitivo después.

Comportamientos no saludables correlacionados con deterioro cognitivo

Los investigadores también examinaron los factores de «biocomportamiento», incluido el índice de masa corporal, el tabaquismo y la cantidad de actividad vigorosa que realizaron los participantes.

Como era de esperar, las personas que tenían prácticas de estilo de vida marcadamente poco saludables, incluidas las que tenían obesidad mórbida y las que fumaban cigarrillos , tenían un funcionamiento cognitivo más bajo y un deterioro cognitivo más pronunciado a medida que envejecían que los participantes con prácticas de estilo de vida más saludables.

Tener una enfermedad crónica , como diabetes, enfermedades cardíacas y problemas psiquiátricos, también se correlacionó con un funcionamiento cognitivo más bajo.

Participar en ejercicio vigoroso mejoró el funcionamiento cognitivo en general, pero no cambió la tendencia a la baja del deterioro cognitivo relacionado con la edad a lo largo del tiempo.

«Los factores socioeconómicos, en particular, la calidad y cantidad de la educación temprana de uno, ejercen una influencia en la salud cognitiva futura a través de la contribución a la reserva cognitiva», dijo a MedicalNewsToday Karen D. Sullivan, neuropsicóloga clínica certificada por la junta .

“Las actividades cognitivamente complejas contribuyen a nuestro ‘banco de cerebros’ mediante la construcción de capas y capas de redes neuronales que pueden resistir mejor la futura neurodegeneración”, dijo.

Hay vacunas que afectan nuestra cognición sobre todo las que contienen aluminio

Manténgase alerta: algunas conclusiones

Aunque muchas de sus observaciones sobre las contribuciones al deterioro cognitivo fueron estadísticamente significativas, los científicos concluyeron su estudio admitiendo que su investigación dejó muchas preguntas sin respuesta.

“Todos los factores controlados solo explicaron el 5,6 por ciento de la variación en la pendiente de edad a nivel de población”, escribieron. Entonces, la mayoría de las variaciones sobre por qué algunas personas experimentan un deterioro cognitivo más rápido que otras «no se explicaron».

Dado que estas son preguntas aún sin respuesta, ¿cómo maximizamos nuestra salud cerebral y minimizamos la disfunción cognitiva?

Las inyecciones Covid podrían causar enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y el Alzheimer en jóvenes

Tanto las vacunas de ARNm como las vacunas de vector de ADN pueden ser un camino hacia una enfermedad incapacitante en el futuro. A través de la acción similar a la de los priones de la proteína espiga o spike, es probable que veamos un aumento alarmante en varias enfermedades neurodegenerativas importantes, como la enfermedad de Parkinson, la ERC, la ELA y el Alzheimer, y estas enfermedades aparecerán con una prevalencia cada vez mayor entre las poblaciones cada vez más jóvenes, en los próximos años. “Desafortunadamente, no sabremos si las inyecciones causaron este aumento porque, por lo general, habrá una separación prolongada entre el evento de vacunación y el diagnóstico de la enfermedad.

Darles a los jóvenes inyecciones contra el COVID probablemente causará un “aumento alarmante en varias enfermedades neurodegenerativas importantes”, Stephanie Seneff, Ph.D.  ver más click aqui

Dr. Luc Montagnier, Virólogo, Premio Nobel de Medicina, denuncia la toxicidad de las inyecciones contra K0 B1T y alerta sobre esta amenaza letal para todos y las futuras generaciones, ante la Cámara de Diputados de Luxemburgo, el 12 de enero,2022 https://www.bitchute.com/video/HDwsze9jU2Ve/

Los cerebros tienen una ‘capacidad notable para adaptarse y cambiar’

Nuestros cerebros tienen la notable capacidad de adaptarse y cambiar a lo largo de nuestras vidas”, explica en su sitio web Donnie Yance, experto en curación botánica y nutricional .

“Podemos y debemos maximizar nuestra salud cerebral”, dijo en una entrevista la Dra. Cammy Benton, médica integradora con sede en Huntersville, Carolina del Norte.

Benton descubrió que ciertas prácticas de estilo de vida, incluido el consumo de fitonutrientes en las plantas , mejoran en gran medida la salud cerebral de sus pacientes.

Benton dice que el ejercicio diario es clave, que es importante comer «del arcoíris» (es decir, una variedad de frutas y verduras de colores brillantes) y usar muchas especias y hierbas para ayudar con la desintoxicación y la inflamación del cerebro.

Cuestiones de sueño

Es importante “Honra el ritmo circadiano”, “Acostarse a las 10 en punto, levántarse con el sol, ejercicio por la mañana y caminar a paso ligero por la noche.

Vacuna contra la hepatitis B y discapacidad del desarrollo en niños Hepatitis B triple series vaccine and developmental disability in US children aged 1–9 years https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/02772240701806501

Este estudio investigó la asociación entre la vacunación con la vacuna de la serie triple contra la hepatitis B antes de 2000 y la discapacidad del desarrollo en niños de 1 a 9 años (n = 1824), representada por el informe de los padres de que su hijo recibe intervención temprana o servicios de educación especial (EIS) . Los datos de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición 1999–2000 fueron analizados y ajustados para el diseño de la encuesta por. Las probabilidades de recibir EIS fueron aproximadamente nueve veces mayores para los niños vacunados (n = 46) que para los niños no vacunados (n = 7), después del ajuste por factores de confusión. Este estudio encontró evidencia estadísticamente significativa que sugiere que los niños en los Estados Unidos que fueron vacunados con la vacuna contra la hepatitis B de la serie triple, durante el período de tiempo en que las vacunas se fabricaron con timerosal, fueron más susceptibles a la discapacidad del desarrollo que los niños no vacunados.

Si encuentra “ este artículo útil suscríbase como miembro de nuestro equipo para apoyarnos y en conjunto podamos aclarar el tema en discusiones con familiares, amigos, funcionarios y empleadores. L Muchas gracias. Puede Apoyarnos en  https://cienciaysaludnatural.com/colaboracion

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos

Referencias:

  1. Flicker L, Lautenschlager NT, Almeida OP, Envejecimiento mental saludable, J Br Menopause Soc. 2006 septiembre; 12(3):92-6, J Am Geriatr Soc. 2015 mayo; 63(5):938-46.
  2. Cristy Phillips, Lifestyle Modulators of Neuroplasticity: How Physical Activity, Mental Engagement, and Diet Promote Cognitive Health during Aging, Neural Plast. 2017; 2017: 3589271, Published online 2017 Jun 12. doi: 10.1155/2017/3589271.
  3. M. Mitre, A. Mariga y MV Chao, «Señalización de neurotrofinas: nuevos conocimientos sobre los mecanismos y la fisiopatología», Clinical Science. vol. 131, núm. 1, págs. 13 a 23, 2017.
  4. Yanev, “Potencial neurotrófico y metabotrófico del factor de crecimiento nervioso y el factor neurotrófico derivado del cerebro: vinculación de enfermedades cardiometabólicas y neuropsiquiátricas”, World Journal of Pharmacology, vol. 2, núm. 4, pág. 92, 2013
  5. https://www.donnieyance.com/neuroplasticity-brain-health-mood-and-smarty-plants/#more-6294
  6. Vacuna contra la hepatitis B y discapacidad del desarrollo en niños Hepatitis B triple series vaccine and developmental disability in US children aged 1–9 years https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/02772240701806501

Mas referencias:

A. H. Nagahara and M. H. Tuszynski, “Potential therapeutic uses of BDNF in neurological and psychiatric disorders,” Nature Review Drug Discovery, vol. 10, no. 3, pp. 209–219, 2011.

S. Yanev, “Neurotrophic and metabotrophic potential of nerve growth factor and brain-derived neurotrophic factor: linking cardiometabolic and neuropsychiatric diseases,” World Journal of Pharmacology, vol. 2, no. 4, p. 92, 2013.

Stern, Yaakov. “Cognitive reserve in ageing and Alzheimer’s disease.” The Lancet. Neurology vol. 11,11 (2012): 1006-12. doi:10.1016/S1474-4422(12)70191-6.

Muneeb U. Rehman, Adil Farooq Wali, Anas Ahmad, Sheeba Shakeel, Saiema Rasool, Rayeesa Ali, Shazada Mudasir Rashid, Hassan Madkhali, Majid Ahmad Ganaie, Rehan Khan, Neuroprotective Strategies for Neurological Disorders by Natural Products: An update, Current Neuropharmacology, 2019, 17, 247-267.

Enrico SangiovanniPaola BrivioMario Dell’Agli, and Francesca Calabrese, Botanicals as Modulators of Neuroplasticity: Focus on BDNF, Neural Plasticity Volume 2017, Article ID 5965371, 19 pages, https://doi.org/10.1155/2017/5965371.

R. Banerjee, S. Hazra, A. K. Ghosh, and A. C. Mondal, “Chronic administration of Bacopa monniera increases BDNF protein and mRNA expressions: a study in chronic unpredictable stress induced animal model of depression,” Psychiatry Investigation, vol. 11, no. 3, pp. 297–306, 2014. 

S. Hazra, S. Kumar, G. K. Saha, and A. C. Mondal, “Reversion of BDNF, Akt and CREB in hippocampus of chronic unpredictable stress induced rats: effects of phytochemical, Bacopa Monnieri,” Psychiatry Investigation, vol. 14, no. 1, pp. 74–80, 2017. 

 S. Kumar and A. C. Mondal, “Neuroprotective, neurotrophic and anti-oxidative role of Bacopa monnieri on CUS induced model of depression in rat,” Neurochemical Research, vol. 41, no. 11, pp. 3083–3094, 2016. 

B. Czeh, E. Fuchs, O. Wiborg, and M. Simon, “Animal models of major depression and their clinical implications,” Progress in Neuro-Psychopharmacology and Biological Psychiatry, vol. 64, pp. 293–310, 2016. 

 X. T. Le, H. T. N. Pham, P. T. Do et al., “Bacopa monnieri ameliorates memory deficits in olfactory bulbectomized mice: possible involvement of glutamatergic and cholinergic systems,” Neurochemical Research, vol. 38, no. 10, pp. 2201–2215, 2013. 

 M. D. Pandareesh, T. Anand, and F. Khanum, “Cognition enhancing and neuromodulatory propensity of Bacopa monniera extract against scopolamine induced cognitive impairments in rat hippocampus,” Neurochemical Research, vol. 41, no. 5, pp. 985–999, 2016. 

A. Konar, A. Gautam, and M. K. Thakur, “Bacopa monniera (CDRI-08) upregulates the expression of neuronal and glial plasticity markers in the brain of scopolamine induced amnesic mice,” Evidence-based Complementary and Alternative Medicine, vol. 2015, Article ID 837012, 9 pages, 2015.

J. Preethi, H. K. Singh, and K. E. Rajan, “Possible involvement of standardized Bacopa monniera extract (CDRI-08) in epigenetic regulation of reelin and brain-derived neurotrophic factor to enhance memory,” Frontiers in Pharmacology, vol. 7, 2016. 

S. S. Patel, N. Mahindroo, and M. Udayabanu, “Urtica dioica leaves modulates hippocampal smoothened-glioma associated oncogene-1 pathway and cognitive dysfunction in chronically stressed mice,” Biomedicine & Pharmacotherapy, vol. 83, pp. 676–686, 2016.

Crupi et al. Hypericum perforatum treatment: effect on behaviour and neurogenesis in a chronic stress model in mice BMC Complementary and Alternative Medicine 2011, 11:7 http://www.biomedcentral.com/1472-6882/11/7.

V. Butterweck, H. Winterhoff, and M. Herkenham, “St John’s wort, hypericin, and imipramine: a comparative analysis of mRNA levels in brain areas involved in HPA axis control following short-term and long-term administration in normal and stressed rats,” Molecular Psychiatry, vol. 6, no. 5, pp. 547–564, 2001.

Erich Seifritz, Martin Hatzinger, Edith Holsboer-Trachsler, Efficacy of Hypericum extract WSVR 5570 compared with paroxetine in patients with a moderate major depressive episode – a subgroup analysis, INTERNATIONAL JOURNAL OF PSYCHIATRY IN CLINICAL PRACTICE, 2016 VOL. 20, NO. 3, 126–132 http://dx.doi.org/10.1080/13651501.2016.1179765.

J. Preethi, H. K. Singh, J. S. Venkataraman, and K. E. Rajan, “Standardised extract of Bacopa monniera (CDRI-08) improves contextual fear memory by differentially regulating the activity of histone acetylation and protein phosphatases (PP1α, PP2A) in hippocampus,” Cellular and Molecular Neurobiology, vol. 34, no. 4, pp. 577–589, 2014.

Eatemadnia AAnsari SAbedi PNajar S. The effect of Hypericum perforatum on postmenopausal symptoms and depression: A randomized controlled trial, Complement Ther Med. 2019 Aug;45:109-113. doi: 10.1016/j.ctim.2019.05.028.

Ng QX1Venkatanarayanan N2Ho CY3. Clinical use of Hypericum perforatum (St John’s wort) in depression: A meta-analysis. J Affect Disord. 2017 Mar 1;210:211-221. doi: 10.1016/j.jad.2016.12.048.

Charlier, Thierry D et al. “Modulation of testosterone-dependent male sexual behavior and the associated neuroplasticity.” General and comparative endocrinology vol. 190 (2013): 24-33. doi:10.1016/j.ygcen.2013.03.003.

Li FGong QHWu QLu YFShi JS. Icariin isolated from Epimedium brevicornum Maxim attenuates learning and memory deficits induced by d-galactose in rats. Pharmacol Biochem Behav. 2010 Sep;96(3):301-5.

Wang GQ, Li DD, Huang C, Lu DS, Zhang C, Zhou SY, Liu J, Zhang F. Icariin Reduces Dopaminergic Neuronal Loss and Microglia-Mediated Inflammation and in Vitro, Front Mol Neurosci. 2017; 10:441.

Zhang B1Wang G1He J1Yang Q1Li D1Li J1Zhang F2. Icariin attenuates neuroinflammation and exerts dopamine neuroprotection via an Nrf2-dependent manner, J Neuroinflammation. 2019 Apr 22;16(1):92. doi: 10.1186/s12974-019-1472-x.

Jae‐Heung Cho, et. al., Epimedii Herba: A Promising Herbal Medicine for Neuroplasticity, April 2017, https://doi.org/10.1002/ptr.5807.

Landucci E1Pellegrini-Giampietro DE1Bilia AR2Bergonzi MC2. Enhanced Neuroprotective Effects of Panax ginseng G115® and Ginkgo biloba GK501® Combinations In Vitro Models of Excitotoxicity, Int J Mol Sci. 2019 Nov 22;20(23). pii: E5872. doi: 10.3390/ijms20235872.

Concerto C, Infortuna C, Muscatello MRA, Bruno A, Zoccali R, Chusid E, Aguglia E, Battaglia F. Exploring the effect of adaptogenic Rhodiola Rosea extract on neuroplasticity in humans. Complement Ther Med. 2018 Dec;41:141-146. doi: 10.1016/j.ctim.2018.09.013.

Gomez-Pinilla F, Tyagi E. Diet and cognition: interplay between cell metabolism and neuronal plasticity., Curr Opin Clin Nutr Metab Care. 2013 Nov; 16(6):726-33.

Nurk E, Refsum H, Drevon CA, Tell GS, Nygaard HA, Engedal K, Smith AD, Intake of flavonoid-rich wine, tea, and chocolate by elderly men and women is associated with better cognitive test performance. J Nutr. 2009 Jan; 139(1):120-7.

Devore EE, Kang JH, Breteler MM, Grodstein F, Dietary intakes of berries and flavonoids in relation to cognitive decline. Ann Neurol. 2012 Jul; 72(1):135-43.

Gomez-Pinilla F1Tyagi E. Diet and cognition: interplay between cell metabolism and neuronal plasticity, Curr Opin Clin Nutr Metab Care. 2013 Nov;16(6):726-33. doi: 10.1097/MCO.0b013e328365aae3.

.