martes , 11 agosto 2020

Vacuna contra el VPH en Colombia cientos de hospitalizadas

Por Norma Erickson – Traducción: Alicia Capilla – in english: https://sanevax.org/hpv-vaccination-program-colombia-undermining-truth/

Cientos de mujeres jóvenes en el Carmen de Bolívar, Colombia que comenzaron en las escuelas el 20 de marzo de 2014, han tenido que acudir a los  hospitales desde la administración de la segunda dosis de Gardasil® . Los periódicos locales informan de más de 700 chicas que tienen que acudir a urgencias después de recibir Gardasil® en los últimos meses.

De acuerdo con una maestra local:

Las niñas en Carmen de Bolívar recibieron la primera dosis de Gardasil® en Julio de 2013, después de la cual se notificaron reacciones similares a las de otras vacunas (enrojecimiento, hinchazón, dolor en el lugar de la inyección, etc.) La segunda dosis fue administrada el 20 de marzo de 2014. Varias niñas tuvieron reacciones inmediatamente, con síntomas más severos como mareo, desmayos y fuertes dolores de cabeza. El 29 y 30 de mayo, la situación se convirtió en una verdadera crisis de salud, cuando cientos de niñas tuvieron que ser tratadas en urgencias por desmayos, falta de aliento, debilidad en las extremidades, etc.  

Nadie parece saber lo que provocó este número epidémico de visitas al hospital. Los funcionarios de salud del gobierno negaron enfáticamente que Gardasil® pudiera estar causando el insólito número de nuevas condiciones médicas. Como una alternativa, emplearon teorías tales como el envenenamiento por plomo, la histeria colectiva e incluso el uso de la ouija.

Los padres de las niñas afectadas no estaban de acuerdo con ninguna de estas teorías. Sabían que lo único que había cambiado la vida de sus hijas era la administración de la segunda dosis de la vacuna contra el VPH, Gardasil®.

Cientos de padres han salido a las calles en manifestaciones pacíficas  para exigir investigaciones; otros quemaron neumáticos en protesta, bloqueando una carretera principal que conecta una ciudad costera con el interior. Por primera vez en la historia de Colombia, y tal vez del mundo, los padres lanzaron masivas protestas públicas sobre la administración de una vacuna que aparentemente está enfermándolas en lugar de protegerlas.

Los padres de las niñas afectadas sospechaban que el Ministro de Salud, Alejandro Gaviria  menos que veraz, está siendo mal informado, o simplemente está protegiendo los intereses especiales de  grupos que apoyan el uso de Gardasil® y no han tenido ningún reparo en informar de sus sospechas en cualquier foro público al que han podido tener acceso.

El ministro de Salud Gaviria acusó a representantes de los medios de comunicación de contribuir a la creación de una epidemia de “histeria colectiva” y pidió públicamente a los periodistas y personal de los medios de ejercer “periodismo más responsable.”

Introduzca premio Nobel candidato, la Dra. Nubia Muñoz Calero

Dra. Nubia Muñoz Calero

Domingo, 05 de octubre 2014, Alda Mera, reportera de El País, publicó un artículo titulado, La vacuna contra el VPH salva vidasNubia Muñoz Calero. La reportera Alda Mera aparentemente pensaba que no había nadie mejor para disipar los temores de padres colombianos que una epidemiólogo que había nacido, se había criado y educado en Colombia, que había participado en la investigación del cáncer durante más de 30 años y ha sido nominada para recibir el Premio Nobel por su trabajo. Esta científica médica era la Dra. Nubia Muñoz Calero.

Desafortunadamente, el artículo publicado tras la entrevista de la reportera Alda Mera con la Dra. Nubia Muñoz Calero continúa comercializando vacunas contra el VPH a través de miedo, no de los hechos.

Por favor, examine las declaraciones del artículo de Alda más abajo  cuando se compara con información objetiva documentada:

Según la Dra. Muñoz Calero, cuando se le preguntó si Colombia entiende la importancia del descubrimiento de que el VPH causa el cáncer cervical, la doctora declara, “Yo no soy la inventora de las vacunas (VPH), las compañías farmacéuticas las desarrollaron. No tengo ningún interés comercial en ellas”

HECHOS: Lo que la Dra. Muñoz Calero no menciona es que ella es miembro del Consejo Asesor Global Merck VPH. Esto puede que no sea lo que técnicamente se llama interés comercial. Sin embargo, constituye un conflicto de intereses importante cuando uno está siendo considerado como un experto científico independiente. ¿Por qué la reportera Alda Mera  no reveló esta información?

Según la Dra. Muñoz Calero, su contribución fue demostrar con estudios epidemiológicos bien planificados que el virus del papiloma humano es la causa principal y necesaria del cáncer cervical.

HECHOS: Los estudios epidemiológicos nunca prueban la causalidad. Ellos no pueden probar que un factor de riesgo específico  realmente cause la enfermedad en estudio. La evidencia epidemiológica sólo puede demostrar que este factor de riesgo se asocia (correlaciona) con una mayor incidencia de la enfermedad en la población expuesta a ese factor de riesgo. Cuanto mayor sea la correlación más segura es la asociación, pero un estudio epidemiológico no puede probar la relación de causalidad.

También es importante señalar que los artículos publicados antes de la aprobación de la FDA de Gardasil® se refieren al VPH como estando “asociado con” el desarrollo de cáncer de cuello uterino. Fue sólo después de la aprobación de la FDA de Gardasil® que los documentos “científicos” comenzaron a referirse al virus del papiloma humano como ser “causalmente asociado” con el desarrollo de cáncer de cuello uterino. Esta frase pronto se transformó en VPH siendo “la causa principal y necesaria” del cáncer de cuello uterino.

Según la Dra. Muñoz Calero, ella había ayudado a identificar los dos tipos de VPH (virus del papiloma humano), responsables del 70% de los cánceres de cuello uterino.

HECHOS: Lo que la doctora no mencionó es el hecho de que los dos tipos identificados no pueden ser los tipos prevalentes en la población colombiana. Si el VPH 16/18 no son los tipos predominantes en mujeres colombianas, cualquier efecto que Gardasil® pueda tener sobre la prevalencia del cáncer de cuello de útero en su país disminuiría sustancialmente.

Según la Dra. Muñoz Calero, cuando se le preguntó acerca de la seguridad demostrada durante los ensayos clínicos de Gardasil®,  declaró:

Como cualquier inyección intramuscular (Gardasil®) produce un poco de dolor en el 80% de las niñas, calor y enrojecimiento en el brazo. Un pequeño porcentaje tiene dolores de cabeza y fiebre, 10% de los cuales duran uno o dos días. Pero estas 40.000 mujeres (que participaron en los ensayos clínicos) no sufrieron síncope, desmayo, o enfermedades que ahora se atribuyen a la vacuna.”

HECHOS: De acuerdo con la documentación presentada a la FDA antes de la aprobación de Gardasil® en los Estados Unidos, el 73,3% de los participantes en los ensayos clínicos que recibieron Gardasil® notificaron nuevas condiciones médicas después de la administración de la vacuna. Es interesante observar que el 76,3% de los que recibieron el llamado “placebo” también notificaron nuevas condiciones médicas después de la inyección. El problema reside en  que el “placebo” utilizado no era una sustancia inerte – que consistía en el nuevo adyuvante de aluminio(sin seguridad probada)  patentado por  Merck para su uso en Gardasil®  y una solución “mensajera” con ingredientes no revelados. Lo único que estos ensayos clínicos demostraron fue que Gardasil®  no era menos peligroso- que el adyuvante utilizado en Gardasil®. Muchas de las nuevas condiciones médicas notificadas durante ensayos clínicos son las mismas que están siendo notificadas  en todo el mundo después de la administración de Gardasil®.

Según la Dra. Muñoz Calero, cuando le preguntaron si Gardasil®  había sido llevado al mercado precipitadamente, dijo que los laboratorios crearon la primera vacuna contra el virus del papiloma humano a finales de la década de los 90, y comenzó la fase I y II de los ensayos clínicos antes del 2000.

HECHOS: el programa de desarrollo de Merck para la vacuna tetravalente contra el VPH para la prevención de cáncer de cuello uterino fue concedida vía rápida designación en 2002. Merck inició la fase 3 de los ensayos clínicos de la vacuna tetravalente contra el VPH en 2002. Esta designación vía rápida fue concedida a pesar de que la vacuna de Merck propuesta no cumplía ninguno de los criterios necesarios para su rápida aprobación.

Según la Dra. Muñoz Calero, cuando se le preguntó acerca de las reacciones adversas notificadas en Colombia, dice que no sabe en detalle lo que está sucediendo en Carmen de Bolívar porque ella no vive en el país; pero basándose en lo que ha leído y le han dicho sus colegas… se han distribuido 200.000 millones de dosis (no necesariamente administradas) en el mundo. La OMS, la OPS, la FDA y la EMA dicen que Gardasil®  es segura y no hay evidencia científica que demuestre (que) desencadena enfermedades autoinmunes (síndrome de Guillán-Barre, esclerosis múltiple, mielitis transversa).

HECHOS: No puede haber ninguna prueba científica concreta  de que las vacunas contra el VPH están provocando y / o causando los efectos adversos que se están notificando en todos los países donde se administran. Sin embargo, tampoco existe evidencia científica de que las vacunas contra el VPH no están causando estas nuevas condiciones médicas. No existe una epidemia de coincidencia.

Al equipo SaneVax le gustaría que la Dra. Muñoz Calero explicase por qué los mecanismos biológicamente plausibles de acción que podrían explicar las nuevas condiciones médicas que ocurren después de la administración de vacunas contra el VPH presentados por los científicos e investigadores médicos de todo el mundo no se están investigando a fondo por ninguna organización gubernamental, ella menciona que todos tienen intereses creados en la administración masiva de una de las vacunas más caras jamás producidas.

Al finalizar la entrevista, le preguntan a la Dra. Muñoz Calero si sería una buena idea paralizar la vacunación masiva en Colombia hasta después de que las investigaciones determinen que niños están en riesgo de reacciones adversas. Ella dice:

No. Sería un error  detener el programa. Los países que consiguen la mayor cobertura son los que tienen los programas escolares. Lo que yo recomiendo es aumentar los programas de educación para médicos, medios de comunicación y las comunidades. Hacerles entender que esta vacuna es la mejor arma contra el cáncer de cuello uterino.

Dra. Muñoz Calero, ¿desde cuándo es un error aplicar el principio de precaución a la administración de una intervención médica de cualquier tipo?

Cualquier persona con una pizca de compasión estaría luchando para proteger la salud y el bienestar de las niñas en su tierra natal; NO estaría luchando para preservar la captación de una vacuna que podría ser la responsable de números epidémicos de problemas de salud.

Las nuevas condiciones médicas que ocurren después de la administración de Gardasil®  deben investigarse a fondo antes de que las mujeres más jóvenes sean sometidas a riesgos potenciales devastadores a cambio de la promesa muy discutible de una recompensa futura dentro de 20 años.

El último “milagro médico” puede esperar hasta  después de  que las investigaciones independientes determinen su seguridad.

Por cierto, hay una gran diferencia entre ser “anti-vacuna ‘y el apoyo a la seguridad de la vacuna.

¡Si una empresa farmacéutica no puede comercializar sus productos basados en hechos, no deberían permitirles su comercialización bajo ningún concepto!