jueves , 9 diciembre 2021

Del 82 al 91 porciento de las embarazadas vacunadas sufrirán abortos espontáneos si el feto tiene menos de 20 semanas

En la actualidad, se han registrado 2.433 muertes fetales en VAERS ( Sistema de notificación de eventos adversos de vacunas)  de mujeres embarazadas a las que se les ha inyectado una de las inyecciones de COVID-19. ( Fuente .)

La gran mayoría han sido inyecciones de Pfizer (1.862 muertes) y la inyección de Moderna (656 muertes).

Ha habido más muertes fetales en los últimos 11 meses después de las inyecciones de K0 B1T que en los últimos 30 años después de todas las vacunas ( 2.198 – Fuente ).

El mes pasado (octubre de 2021), el New England Journal of Medicine admitió que el estudio original utilizado para justificar que los CDC y la FDA recomendaran las vacunas a las mujeres embarazadas tenía fallas. ( Fuente .)

Desde entonces, investigadores de Nueva Zelanda han realizado un nuevo estudio sobre los datos originales y han concluido:

Un nuevo análisis de estas cifras indica una incidencia acumulada de aborto espontáneo que oscila entre el 82% (104/127) y el 91% (104/114), de 7 a 8 veces mayor que los resultados de los autores originales. ( Fuente .)

Y, sin embargo, los CDC y la FDA siguen recomendando las vacunas para las mujeres embarazadas, a pesar de que un análisis correcto de los datos originales muestra que del 82% al 91% de las mujeres embarazadas sufrirán abortos espontáneos si el feto tiene menos de 20 semanas. Fuente .)

VAERS es un sistema pasivo que está muy poco informado. Los CDC y la FDA nunca han realizado un estudio para determinar cuál es este factor de subregistrado, pero los científicos independientes sí lo han hecho, y hemos publicado previamente el análisis realizado.

https://openvaers.com/covid-data/reproductive-health

Antecedentes

El New England Journal of Medicine publicó una corrección y ahora admite que la vacuna K0 B1T puede no ser segura para las mujeres embarazadas. Este gran error del New England Journal of Medicine fue denunciado por Roxana Bruno Ph.D el 30/04/2021 recién ahora, fué reiteradamente corregido…

1 de cada 8 mujeres embarazadas pierden a su bebé después de recibir la inyección K0 B1T. El estudio se actualizó después de que se encontró que 104 de las 827 participantes embarazadas experimentaron un aborto espontáneo después de recibir la inyección K0 B1T.

Se usa la expresión K0 B1T en vez de C -0 -V -1 -D para no ser censurados por los buscadores cómplices de las farmacéuticas

En el momento de la publicación de los hallazgos preliminares en el artículo original relacionados con esta editorial, el número de abortos espontáneos era 104 y hubo 1 muerte fetal. Sin embargo, no se pudo determinar la proporción del riesgo de aborto espontáneo entre las participantes vacunadas antes de las 20 semanas de gestación porque la información de seguimiento aún no estaba disponible para la mayoría de esas personas. El artículo ahora se ha actualizado. En el quinto párrafo de este editorial (página 2342), la primera oración debería haber dicho: «Entre las 827 participantes del registro que informaron un embarazo completo, 104 experimentaron abortos espontáneos y 1 tuvo una muerte fetal».en lugar de, “… un embarazo completo, el embarazo resultó en un aborto espontáneo en 104 (12,6%) y en muerte fetal en 1 (0,1%); estos porcentajes están dentro del rango esperado como resultado para este grupo de personas cuyas otras condiciones médicas subyacentes se desconocen «. En el mismo párrafo, en la oración que comienza con «Entre los niños nacidos vivos» (página 2343), la expresión «también fueron consistentes» debería haber leído «fueron consistentes». En el séptimo párrafo, comenzando con «Dado que», la primera oración debería haber terminado, «… limitaciones en su capacidad para sacar conclusiones sobre abortos espontáneos, anomalías congénitas y otros posibles resultados neonatales raros», en lugar de «… para sacar conclusiones sobre anomalías congénitas y otros posibles resultados neonatales raros «. 

El articulo corregido dice los siguiente entre las 827 participantes del registro que informaron un embarazo completo, 104 experimentaron abortos espontáneos y 1 tuvo un mortinato. Un total de 712 embarazos (86,1%) resultaron en un nacimiento vivo, principalmente entre los participantes que recibieron su primera dosis de vacunación en el tercer trimestre. Entre los recién nacidos vivos, las incidencias de parto prematuro (9,4%), tamaño pequeño para la edad gestacional (3,2%) y anomalías congénitas (2,2%) fueron consistentes con las esperadas sobre la base de la literatura publicada. No hubo muertes neonatales. Estos son datos tranquilizadores basados ​​en informes de mujeres embarazadas que en su mayoría fueron vacunadas en el tercer trimestre.

Dado que hubo un número relativamente pequeño de embarazos completos y que los nacidos vivos fueron típicamente después de la vacunación en el tercer trimestre, Shimabukuro et al. reconoce las limitaciones en su capacidad para sacar conclusiones sobre abortos espontáneos, anomalías congénitas y otros posibles resultados neonatales raros. A pesar de estas limitaciones, este informe proporciona información importante que no estaba disponible anteriormente.

Actualmente se está realizando un ensayo para estudiar los efectos de la vacuna BNT162b2 en mujeres embarazadas y sus bebés (número ClinicalTrials.gov, NCT04754594. se abre en una nueva pestaña).

Actualización

Reciente comentario de la Dra. Karina Acevedo Whitehouse

Un estudio reciente concluye que debe detenerse la administración de las vacunas de ARNm contra SARS-CoV-2 en mujeres embarazadas y lactantes. Esto se debe a que fueron re analizados los datos de un estudio patrocinado por la CDC (Shimabukuro et la. 2021), que recomendaba el uso de estas vacunas en mujeres embarazadas, y que ha tenido que ser corregido (sin ninguna noticia en los medios al respecto).

Se re analizaron los datos del estudio y se calculó que la incidencia (número de nuevos casos en el período del estudio) de abortos durante el primer trimestre fue del 82% al 91% en el estudio nuevo, publicado en la revista «Science, Public Health Policy, and the Law». Esto se calcula porque de los 827 embarazos reportados, 712 terminaron adecuadamente con el nacimiento de un bebé, pero casi todos ellos ocurrieron entre mujeres que fueron vacunadas durante el tercer trimestre solamente. En las mujeres vacunadas durante los otros dos trimestres, se dieron 104 abortos. No es que esta información no se hubiera presentado, sino que solamente se incluyó en el material suplementario (no en el artículo como tal), y no fue comentado por los autores originales. El nuevo estudio ha calculado la incidencia de abortos espontáneos en mujeres embarazadas que reciben la vacuna antes de las 20 semanas de gestación en 81.9 al 91.2%

Comparto con ustedes la liga del estudio niuevo (https://cf5e727d-d02d-4d71-89ff-9fe2d3ad957f.filesusr.com/ugd/adf864_2bd97450072f4364a65e5cf1d7384dd4.pdf) así como la corrección que hicieron del estudio original en la revista The New England Journal of Health (https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMx210016?query=recirc_curatedRelated_article).

Hágase miembro, con su colaboración reinvertiremos los ingresos de estas suscripciones en un volumen cada vez mayor de informes y análisis expertos de alta calidad, independientes e imparciales.  Les estamos agradecidos si consideran colaborar y/o recomendarnos.

Ver denuncia sobre el error en el artículo original: