miércoles , 22 mayo 2024

Desintoxicación de la proteína pico en los síndromes de lesiones por inyecciones contra Covid

Print Friendly, PDF & Email

Peter A. McCullough, MD, MPH, Cade Wynn, Brian C. Procter, MD https://zenodo.org/record/8286460

Resumen

La proteína de pico o spike es responsable de la patogenicidad de la infección por SARS-CoV-2 e impulsa el desarrollo de eventos adversos, lesiones, discapacidades y muerte después de la vacunación a través de mecanismos inmunológicos y trombóticos. 

La proteína de pico de larga duración se ha encontrado en el cerebro, el corazón, el hígado, los riñones, los ovarios, los testículos y otros órganos vitales en las autopsias en casos de muerte después de la vacunación. En el caso de la lesión trombótica inducida por la inyección, la proteína de pico se ha encontrado dentro del propio coágulo de sangre. 

El Dr. Paul Marik te presenta un protocolo para limpiar tu cuerpo de la proteína Spike.
Fue presidente de la División de Medicina Pulmonar y de Cuidados Críticos en la Escuela de Medicina de Virginia Oriental en Norfolk, Virginia. https://www.bitchute.com/video/GTPuEqrivSJ9/

Por lo tanto, existen sólidos fundamentos para considerar la proteína de pico residual del SARS-CoV-2 como un objetivo de tratamiento en los síndromes de lesiones posteriores a la COVID-19 y por las inyecciones. La proteína pico participa directamente en la fisiopatología, provoca inflamación e impulsa la trombosis. Si bien síndromes específicos (cardiovasculares, neurológicos, endocrinos, trombóticos, inmunológico) requerirá terapias adicionales, proponemos la justificación clínica para un régimen de desintoxicación base de nattoquinasa oral, bromelina y curcumina para pacientes con secuelas posagudas de la infección por SARS-CoV-2 y la vacunación contra el COVID-19. El siguiente régimen empírico puede continuarse durante 3 a 12 meses o más y guiarse por parámetros clínicos:

  • Nattokinase 2000 FU (100) mg por vía oral dos veces al día sin alimentos
  • Bromelina 500 mg por vía oral una vez al día sin alimentos.
  • Curcumina 500 mg por vía oral dos veces al día (se sugiere nano, liposomal o con aditivo de piperina)

No se pueden hacer afirmaciones terapéuticas sobre este régimen porque no ha sido probado en grandes ensayos aleatorios, prospectivos, doble ciego y controlados con placebo. Actualmente, ningún patrocinador federal o institucional planifica ni financia dichos estudios. Las principales advertencias son el sangrado y las reacciones alérgicas. El régimen se puede utilizar además de agentes antiplaquetarios y antitrombicos; sin embargo, se recomienda precaución con respecto al seguimiento de los riesgos de hemorragia.


Graves problemas de seguridad en la inyección de Moderna. El Dr. Byram Bridle explica por qué las dosis de un lote a otro son diferentes. Moderna finalmente se ocupa de realizar un estudio para averiguar a dónde va el ARNm en el cuerpo y la cantidad de ARNm en cada lote. Las nanopartículas de lípidos varían en tamaño. Por lo tanto, el grado de ARNm que contiene cada dosis variará de 0 a múltiples ARNm. ¡No pueden controlar la cantidad de dosis en cada inyección! ‘Nunca en la historia se ha expuesto a la población mundial a un medicamento en donde el médico no tenga la dosis definida.’ Moderna comienza a hacer etudios básicos de seguridad recien ahora. https://www.bitchute.com/video/pRNTxTqU0bqX/https://cienciaysaludnatural.com/inyecciones-k0-b1t-es-hora-de-hacer-los-estudios-de-seguridad-que-corresponden/

La proteína espiga del SARS-CoV-2 como objetivo terapéutico

La mayoría de la población mundial ha contraído COVID-19 y/o ha recibido una de las muchas inyecciones contra el COVID-19. Como resultado, la proteína de pico del SARS-CoV-2 qu es dañina, ha sido una exposición antigénica para la mayoría en el mundo. Siempre que la infección se trate tempranamente y se limitara a la nasofaringe sin enfermedad invasiva, la infección se autolimita sin secuelas. La inmunidad de las mucosas con IgA, células T, células B y células asesinas naturales maneja al coronavirus y defiende al cuerpo contra enfermedades sistémicas. [i] [1] Sin embargo, en el contexto de una enfermedad invasiva con neumonía por COVID-19, viremia, tormenta de citocinas, trombosis y lesión de órganos terminales, existe evidencia de proteína pico de SARS-CoV-2 residual generalizada que se replica en los tejidos durante meses, y el segmento S1 dentro de los monocitos CD16 durante más de un año. [ii] [2]

Las administraciones repetidas de las inyecciones contra la COVID-19, en particular los productos de ARNm o ADN adenoviral, entregan el código genético de la proteína pico, que es producida por una amplia gama de células en los tejidos, lo que da como resultado una duración incontrolada y dosis acumulativas de proteína pico. El aumento de IgG contra la proteína de pico es muchas veces mayor después de la vacunación que tras la infección natural. Esto es un indicador de una exposición considerablemente mayor a la proteína de pico después de la inmunización que después de la infección. Los niveles de IgG anti-pico están asociados con síntomas posteriores a COVID-19. [iii] [3] Yonker et al. han demostrado recientemente que algunos individuos no desarrollan anticuerpos neutralizantes contra la proteína de pico y, como resultado, desarrollan lesiones orgánicas, particularmente miocarditis en niños y adultos jóvenes. [iv][4] La proteína de pico unida a vesículas soluble y extracelular de libre circulación se asocia con síntomas persistentes. [v] [5]

La proteína pico es responsable de la patogenicidad de la infección por SARS-CoV-2 e impulsa el desarrollo de eventos adversos, lesiones, discapacidades y muerte después de la vacunación a través de mecanismos inmunológicos y trombóticos. La proteína de pico se ha encontrado en el cerebro, corazón, hígado, riñones, ovarios, testículos y otros órganos vitales en autopsias en casos de muerte después de la vacunación. [vi] [vii] [viii] [ix] [6-9] En el caso de lesión trombótica inducida por la inyección, la proteína de pico se ha encontrado dentro del propio coágulo de sangre. [x] [10]

Por lo tanto, existen sólidos fundamentos para considerar la proteína de pico residual del SARS-CoV-2 como un objetivo de tratamiento en los síndromes de lesiones posteriores a la COVID-19 y por las inyecciones. La proteína de pico participa directamente en la fisiopatología, provoca inflamación e impulsa la trombosis. Por lo tanto, sería deseable una cobertura superpuesta para estos dominios en un enfoque combinado. Si bien síndromes específicos (cardiovasculares, neurológicos, endocrinos, trombóticos, inmunológicos) requerirán terapias adicionales, centraremos la discusión restante en degradar la proteína de pico y antagonizar sus efectos en tejidos y órganos.

Degradación proteolítica de la proteína Spike

Nattoquinasa

La proteína de pico se ha encontrado libre, unida por anticuerpos y también encerrada dentro de lisosomas o exosomas tanto dentro como fuera de las células. Patterson y cols. han encontrado que estos, tanto después de la infección como después de la vacunación, probablemente empeoraron con exposiciones repetidas (Figura 1). Esto muestra que la proteína de pico puede persistir en el cuerpo humano durante mucho tiempo (meses o años), probablemente porque es resistente a la escisión y eliminación proteolítica. [xi] [11]

La escisión proteolítica de la espiga parece ser un mecanismo importante para iniciar la eliminación de la proteína por parte del sistema reticuloendotelial. La nattoquinasa es una enzima proteolítica natural con propiedades trombolíticas derivadas de la fermentación de la soja por Bacillus subtilis natto . [xii] [12]

El organismo es una bacteria probiótica grampositiva formadora de esporas con aplicaciones veterinarias y humanas. [xiii] [13] La nattoquinasa se ha utilizado ampliamente como suplemento cardiovascular en Japón por sus propiedades antiateroscleróticas y antitrombóticas. [xiv][14]

Se ha sometido a pruebas de seguridad en dosis de hasta 80.000 unidades fibrinolíticas* (fibrinolytic units, FU) diarias. 

*FU significa Unidades de fibrina y se utiliza para la enzima natoquinasa. El estándar para la fabricación de nattokinasa es una potencia de 2000 FU por cápsula aunque puede variar. La designación UI significa Unidades Internacionales y generalmente se usa para mostrar la potencia de una mezcla de varias enzimas diferentes en un producto, aunque también se puede usar FU.

Kurosawa y sus colegas han demostrado en humanos que las concentraciones de dímero D a las seis y ocho horas, y los productos de degradación de fibrina/fibrinógeno en sangre a las cuatro horas después de la administración de una dosis oral única de 2000 FU (100 mg) se elevaron significativamente (p < 0,05 ), respectivamente). Por tanto, una dosis inicial empírica podría ser de 2000 FU dos veces al día. No se han completado estudios farmacocinéticos y farmacodinámicos completos, pero varios años de uso en el mercado como suplemento de venta libre sugieren que la nattoquinasa es segura, con la principal salvedad del sangrado excesivo. Se necesita precaución con el uso concomitante de fármacos antiplaquetarios y anticoagulantes. [xv] [15]

Oba y sus colegas realizaron una serie de experimentos con diversas concentraciones de nattoquinasa en modelos preclínicos. Descubrieron que la natoquinasa detenía eficazmente la infección por SARS-CoV-2 y el virus del herpes bovino tipo 1 de células humanas en cultivo, y que el efecto proteolítico de la natoquinasa era sensible al calor. [xvi] [16]

Tanikawa et al. examinó el efecto de la nattoquinasa sobre la proteína pico del SARS-CoV-2. En el primer experimento demostraron que la espiga se degradaba de manera dependiente del tiempo y de la dosis en una preparación de lisado celular. eso podría ser análogo a un receptor de la inyección. El segundo experimento demostró que la natoquinasa degradaba la proteína pico en las células infectadas con SARS-CoV-2. 

Esto reprodujo un estudio similar realizado por Oba y sus colegas. [xvii][17] Debido al riesgo de hemorragia, se debe advertir encarecidamente a los pacientes que busquen supervisión médica al combinar este nutracéutico con fármacos antiplaquetarios y anticoagulantes concurrentes. Además, pueden producirse reacciones alérgicas, especialmente en pacientes que padecen alergias conocidas a la soja. No hay información suficiente para el uso de nattokinase en niños o mujeres embarazadas o lactantes.

bromelina

La bromelina es una familia de cisteína proteasas, aislada del tallo de la piña ( Ananas comosus ). [xviii][18] Tradicionalmente, se ha utilizado por sus efectos antiinflamatorios y curativos en casos de artritis y lesiones, mientras que ha sido aprobado en Europa para el desbridamiento de heridas por quemaduras. 

Los estudios experimentales han demostrado que la bromelina presenta acciones inmunomoduladoras únicas:

  • 1) regulación negativa de la prostaglandina proinflamatoria PGE-2 mediante la inhibición de NF-kB y ciclooxigenasa 2 (COX-2); 
  • 2) regulación positiva del antiinflamatorio PGE-1 (Figura 1); 
  • 3) activación de mediadores inflamatorios (interleucina 1b, interleucina-6, factor de necrosis tumoral a e interferón-g) como respuesta aguda al estrés celular, pero también inhibición de mediadores inflamatorios en estados de producción manifiesta de citoquinas; 
  • 4) modulación de las respuestas de las células T in vitro e in vivo; y 5) mejora de las respuestas de anticuerpos de células B específicas de antígeno dependientes de células T.

Es importante destacar que la bromelina ejerce efectos anticoagulantes dependientes de la dosis:

  • 1) regulación negativa de PGE-2 y tromboxano A2 (TXA2), lo que conduce a un exceso relativo de prostaciclina en las plaquetas, y
  • 2) promoción de la fibrinólisis al estimular la conversión de plasminógeno en plasmina y prevención. de agregación plaquetaria (Figura 1).

Figura 1. Diagrama de Venn de los mecanismos de acción de los agentes propuestos dirigidos a la proteína espiga o spike del SARS-CoV-2

La bromelina también hidroliza la bradicinina y reduce los niveles de cininógeno y bradicinina en suero y tejidos, mejorando la inflamación y el edema, como se muestra en estudios con animales. [xix] [19] En particular, esta última acción respalda un papel potencial de la bromelina en el alivio de los síntomas de COVID-19, como tos, fiebre y dolor, y las implicaciones más graves de inflamación, trombosis y edema. El efecto de la bromelina sobre la inhibición de la PGE-2 supera al de la prednisona y la aspirina, presentando una toxicidad muy baja y sin efectos secundarios importantes.

Además, un estudio experimental reciente demostró que la bromelina inhibe la infección de las células VeroE6 por el SARS-CoV-2 al bloquear la unión del virus y su entrada a las células mediante la regulación negativa de la expresión de ACE-2 y TMPRSS2, y la escisión de la proteína de pico del SARS-CoV-2. , presentando una opción terapéutica novedosa y prometedora, que justifica una mayor investigación. [xx] [20]

La bromelina aumenta el tiempo de protrombina y el tiempo parcial de tromboplastina y, por tanto, puede aumentar el riesgo de hemorragia. Puede causar malestar gastrointestinal. Pueden ocurrir reacciones alérgicas graves. [xxi] [21] La bromelina puede aumentar la absorción de medicamentos, incluidos antibióticos (como tetraciclina y amoxicilina), agentes quimioterapéuticos (como 5-fluorouracilo y vincristina), inhibidores de la ECA (como captopril y lisinopril), benzodiazepinas y ciertos antidepresivos , opioides y barbitúricos. Se recomienda la supervisión de un médico. Una dosis estándar de bromelina para uso humano es de 500 mg por vía oral al día.

Inhibición de Spike y sus fragmentos en los tejidos

curcumina

La curcumina (diferuloilmetano) se deriva de la cúrcuma ( Curcuma longa ), un miembro de la familia de plantas del jengibre. La curcumina es un polifenol y modula la inflamación en el contexto de infecciones virales mediante la inhibición de citoquinas a través de múltiples factores de transcripción. Además, la curcumina inhibe la enzima convertidora de angiotensina (ECA), modula la síntesis de angiotensina II y promueve la fibrinólisis y el proceso de anticoagulación (ver Figuras 1 y 2).

En estudios mecanicistas anteriores se han sugerido las acciones antivirales de la curcumina contra múltiples virus (virus de la influenza y la hepatitis, virus del herpes, virus del papiloma humano, virus de la inmunodeficiencia humana, coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo y otros coronavirus), bacterias y hongos. [xxii] [22] Los estudios in silico han demostrado que la curcumina previene la entrada del SARS-CoV-2 a las células al bloquear los sitios de unión de la proteína pico y los ligandos celulares (receptores ACE-2 y TMPRSS-2), y mediante ese mecanismo reduce la infección viral. replicación. [xxiii] [23]

La absorción mínima de la curcumina tras la administración oral se ha superado con la tecnología de nanopartículas. Los ensayos aleatorios han demostrado consistentemente reducciones en hs-CRP y otros marcadores inflamatorios en el contexto de infección/lesión mediada por proteína pico. [xxiv] [xxv] [24,25] La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha determinado que entre 0 y 3 mg por kilogramo de peso corporal es una ingesta dietética diaria aceptable, aproximadamente 250 mg. A dosis terapéuticas más altas pueden producirse efectos adversos gastrointestinales, incluida la enfermedad de úlcera péptica. 

La curcumina nano o liposomal está disponible como un suplemento oral con mejor absorción en dosis de 500 mg dos veces al día y se ha demostrado que es segura sin toxicidad hepática ni gastrointestinal grave. [xxvi][26] Alternativamente, la curcumina se puede combinar con piperina (extracto de pimienta negra), en aproximadamente 10 mg/1000 mg, para aumentar significativamente la absorción. 

Sin embargo, hay estudios publicados que muestran que los suplementos de curcumina disminuyen la eficacia de las hormonas tiroideas y estradiol, por lo que los pacientes que toman estos medicamentos recetados deben ser controlados por sus médicos para evitar que la adición de curcumina los desestabilice. La misma precaución se aplica a los suplementos de cúrcuma.

Figura 2. Sitios de posible supresión de las secuelas de las proteínas pico, incluidas la degradación y la inhibición de la trombosis y la inflamación

Otros compuestos

Hay una serie de otros compuestos que cuentan con datos clínicos y mecanicistas de apoyo que además podrían desempeñar funciones en un régimen multimedicamentoso. Un suplemento notable es la N-acetilcisteína aumentada, que se puede administrar en un rango de dosis de 400 a 1000 mg por día. Otros productos esperanzadores en una larga lista incluyen:

  • ivermectina,
  • hidroxicloroquina,
  • selenio,
  • musgo marino irlandés,
  • extracto de té verde ( Camillia sinensis ), 
  • Nigella sativa (comino negro),
  • extracto de diente de león ( Taraxacum officinale ),
  • glutatión y muchos más. 

Hemos optado por centrarnos en la nattoquinasa, la bromelina y la curcumina como una tríada manejable que tiene un perfil de seguridad bien caracterizado e información suficiente sobre la dosificación en la práctica clínica.

Monitoreo clínico y de laboratorio

La monitorización de laboratorio puede ser útil para guiar la respuesta al tratamiento. Una batería razonable de ensayos disponibles comercialmente más allá de las pruebas de rutina puede incluir: hs-CRP, dímero D, anticuerpos antinucleares (ANA), anticuerpos cualitativos para la nucleocápside del SARS-CoV-2 y anticuerpos cuantitativos para la proteína de pico. 

Los paneles avanzados al inicio y después del tratamiento se pueden ampliar para reflejar citocinas que incluyen: citocinas TNF-alfa, IL-4, IL-13, IL-2, GM-CSF, sCD40L, CCL5 (RANTES), CCL3 (MIP-1alfa), IL-6, IL-10, IFN-gamma, VEGF, IL-8, CCL4(MIP-1beta). Las mediciones celulares incluyen leucocitos CD4%, CD8% y relación CD4/CD8, y la cuantificación de monocitos que contienen proteína de pico S1 del SARS-CoV-2, disponibles en Radiance Diagnostics, Naperville, Illinois [xxvii] [ 27 ]

Discusión

La triple terapia con nattoquinasa, bromelina y curcumina es una base de desintoxicación generalmente segura sobre la cual se pueden desarrollar otras estrategias de tratamiento con medicamentos y nutracéuticos para mejorar los síndromes impulsados ​​por la proteína pico del SARS-CoV-2 que afectan a quienes se han recuperado de COVID-19 y /o recibió una o más inyecciones de una inyección COVID (Figura 2). Desafortunadamente, la mayoría de las personas en todo el mundo han tenido ambas exposiciones y con múltiples ocurrencias.

Se desconocen la duración de la terapia y el impacto en los resultados clínicos como la calidad de vida, las puntuaciones de los síntomas, la hospitalización y la muerte. Por lo tanto, no se pueden hacer afirmaciones terapéuticas hasta que se completen grandes ensayos prospectivos, aleatorios, doble ciego y controlados con placebo. 

Una consulta de Clinicaltrials.gov indica que aún no se han registrado dichos ensayos. Mientras tanto, basándose en señales de beneficio y seguridad aceptable, la tríada de nattokinasa 2000 FU (100 mg) dos veces al día, bromelina 500 mg al día y nanocurcumina 500 mg dos veces al día durante al menos 3 meses con continuación durante un año. o más, como régimen de desintoxicación base sobre el cual se pueden agregar agentes adicionales, es una estrategia empírica razonable para quienes padecen síntomas posteriores al COVID-19 o asociados a la inyección. 

Los médicos deben reconocer que esta combinación tiene importantes efectos anticoagulantes que se verán potencialmente contrarrestados por los efectos procoagulantes de la proteína de pico. Se debe asesorar y controlar a los pacientes para detectar complicaciones hemorrágicas, como fácil aparición de hematomas, hemorragia de la mucosa nasal y hemorragia gastrointestinal.

Conclusión

Los síntomas crónicos incapacitantes causados ​​por el “COVID prolongado” y después de las inyecciones de ARNm son un problema cada vez más frecuente. La presentación sintomática tiene muchas características comunes, que podrían explicarse por la proteína de pico del virus, que también es fabricada por las propias células del vacunado. No existe un protocolo aceptado para el tratamiento. Según sus mecanismos de acción, se debe considerar una combinación de nattoquinasa, bromelina y curcumina. Los pacientes necesitan una estrecha vigilancia debido a los efectos anticoagulantes. Se necesitan con urgencia ensayos clínicos formales.


Dr. Paul Marik: » la transmisión la proteína Spike de la inyección Covid , ocurre y es real de vacunados a no vacunados, por proximidad o por relaciones sexuales» https://cienciaysaludnatural.com/estudio-contaminacion-por-inyecciones-de-arnm-de-una-persona-inyectada-a-otra/https://www.bitchute.com/video/sgp0X7sJGArq/

Peter A. McCullough, MD, MPH, internista y cardiólogo, es presidente de la Fundación McCullough ; Cade Wynn trabaja como asistente en McKinney Family Medicine; Brian C. Procter, MD, fundador de McKinney Family Medicine, es un médico de familia que ejerce en McKinney, Texas. Contacto: peteramccullough@gmail.com.

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos


[i] Fraser R, Orta-Resendiz A, Mazein A, Dockrell DH. Upper respiratory tract mucosal immunity for SARS-CoV-2 vaccines. Trends Mol Med 2023;29:255-267.

[ii] Patterson BK, Francisco EB, Yogendra R, et al. Persistence of SARS CoV-2 S1 protein in CD16+ monocytes in post-acute sequelae of COVID-19 (PASC) up to 15 months post-infection. Front Immunol 2022;12:746.

[iii] Joung S, Weber B, Wu M, et al. Serological response to vaccination in post-acute sequelae of COVID. BMC Infect Dis 2023;23:97.

[iv] Yonker LM, Swank Z, Bartsch YC, et al. Circulating spike protein detected in post-COVID-19 mRNA vaccine myocarditis. Circulation 2023;147:867-876.

[v] Craddock V, Mahajan A, Spikes L, et al. Persistent circulation of soluble and extracellular vesicle-linked spike protein in individuals with postacute sequelae of COVID-19. J Med Virol 2023;95:e28568.

[vi] Nushida H, Ito A, Kurata H, et al. A case of fatal multi-organ inflammation following COVID-19 vaccination. Leg Med (Tokyo) 2023;63:102244.

[vii] Geeraerts T, Guilbeau-Frugier C, Garcia C, et al. Immunohistologic features of cerebral venous thrombosis due to vaccine-induced immune thrombotic thrombocytopenia. Neurol Neuroimmunol Neuroinflamm 2023;10:e200127.

[viii] Mörz M. A case report: Multifocal necrotizing encephalitis and myocarditis after BNT162b2 mRNA vaccination against COVID-19. Vaccines (Basel) 2022;10:1651.

[ix] Seneff S, Kyriakopoulos AM, Nigh G, McCullough PA. a potential role of the spike protein in neurodegenerative diseases: a narrative review. Cureus 2023;15:e34872.

[x] De Michele M, d’Amati G, Leopizzi M, et al. Evidence of SARS-CoV-2 spike protein on retrieved thrombi from COVID-19 patients. J Hematol Oncol 2022;15:108.

[xi] Patterson BK, Francisco EB, Yogendra R, et al. SARS-CoV-2 S1 protein persistence in SARS-CoV-2 negative post-vaccination individuals with long COVID/ PASC-like symptoms. Research Square; 2022. doi: 10.21203/rs.3.rs-1844677/v1.

[xii] Sheng Y, Yang J, Wang C, Sun X, Yan L. Microbial nattokinase: from synthesis to potential application. Food Funct 2023;14:2568-2585.

[xiii] Sun P, Wang JQ, Zhang HT. Effects of Bacillus subtilis natto on performance and immune function of preweaning calves. J Dairy Sci 2010;93:5851-5855.

[xiv] Dabbagh F, Negahdaripour M, Berenjian A, et al. Nattokinase: production and application. Appl Microbiol Biotechnol 2014;98:9199-9206.

[xv] Kurosawa Y, Nirengi S, Homma T, et al. A single dose of oral nattokinase potentiates thrombolysis and anti-coagulation profiles. Sci Rep. 2015;5:11601.

[xvi] Oba M, Rongduo W, Saito A, et al. Natto extract, a Japanese fermented soybean food, directly inhibits viral infections including SARS-CoV-2 in vitro. Biochem Biophys Res Commun 2021;570:21-25.

[xvii] Tanikawa T, Kiba Y, Yu J, et al. Degradative effect of nattokinase on spike protein of SARS-CoV-2. Molecules 2022;27:5405.

[xviii] Rowan AD, Buttle DJ, Barrett AJ. The cysteine proteinases of the pineapple plant. Biochem J 1990;266:869-875.

[xix] Lotz-Winter H. On the pharmacology of bromelain: an update with special regard to animal studies on dose-dependent effects. Planta Med 1990;56:249e53.

[xx] Kritis P, Karampela I, Kokoris S, Dalamaga M. The combination of bromelain and curcumin as an immune-boosting nutraceutical in the prevention of severe COVID-19. Metabol Open 2020;8:100066.

[xxi] Chakraborty AJ, Mitra S, Tallei TE, et al. Bromelain a potential bioactive compound: a comprehensive overview from a pharmacological perspective. Life (Basel) 2021;11:317.

[xxii] Praditya D, Kirchhoff L, Brüning J, et al. Anti-infective properties of the golden spice curcumin. Front Microbiol 2019;10:912.

[xxiii] Soni VK, Mehta A, Ratre YK, et al. Curcumin, a traditional spice component, can hold the promise against COVID-19? Eur J Pharmacol 2020;886:173551.

[xxiv] Sadeghizadeh M, Asadollahi E, Jahangiri B, et al. Promising clinical outcomes of nano-curcumin treatment as an adjunct therapy in hospitalized COVID-19 patients: a randomized, double-blinded, placebo-controlled trial. Phytother Res 2023 Apr 29. doi: 10.1002/ptr.7844.

[xxv] Hassaniazad M, Eftekhar E, Inchehsablagh  BR, et al. A triple-blind, placebo-controlled, randomized clinical trial to evaluate the effect of curcumin-containing nanomicelles on cellular immune responses subtypes and clinical outcome in COVID-19 patients. Phytother Res 2021;35:6417-6427.

[xxvi] Pancholi V, Smina TP, Kunnumakkara AB, Maliakel B, Krishnakumar IM. Safety assessment of a highly bioavailable curcumin-galactomannoside complex (CurQfen) in healthy volunteers, with a special reference to the recent hepatotoxic reports of curcumin supplements: a 90-days prospective study. Toxicol Rep 2021;8:1255-1264.

[xxvii] Radiance Diagnostics. COVID-19 Long Hauler Test by Flow Cytometry. Available at: https://theradiancediagnostics.com/portfolio/covid-19-long-hauler-test/. Accessed Aug 30, 2023.

Bienvenidos a Cienciaysaludnatural.com, sitio web que fue implementado en marzo de 2019 por un grupo de personas, médicos y científicos, con el apoyo académico de médicos aliados de todo el mundo, para investigar y desarrollar protocolos que salvan vidas para prevenir y tratar enfermedades y efectos adversos de vacunas e inyecciones.  Por favor vea nuestros téminos y condiciones, con descargo de responsabilidad. https://cienciaysaludnatural.com/terminos-del-servicio/