sábado , 4 febrero 2023

Estudio: Contaminación por inyecciones de ARNm de una persona inyectada a otra

Current state of knowledge on the excretion of mRNA and spike produced by anti-COVID-19 mRNA vaccines; possibility of contamination of the entourage of those vaccinated by these products .  Estado actual del conocimiento sobre la eliminación de ARNm y el pico producido por las vacunas de ARNm anti-Covid-19; posibilidad de contaminación del entorno de personas vacunadas por estos productos  ”  https://doi.org/10.53388/IDR20221125022

Hélène Banoun Ph.D, Bióloga farmacéutica, ex investigadora del Inserm, miembro del Consejo Científico Independiente, nos da su conocimiento sobre la farmacocinética de las inyecciones de ARNm, es decir, su biodistribución, metabolismo y excreción. Este artículo se ha publicado después de la revisión por pares. Aborda la cuestión de la excreción de la inyección o sus productos y la plausibilidad biológica de su transmisión de persona a persona. Un artículo enorme repleto de recordatorios científicos esenciales y precauciones olvidadas por razones comerciales. 

Las inyecciones de ARNm se ajustan exactamente a la definición de terapia génica de las agencias reguladoras de EE. UU. y Europa. Las regulaciones exigen estudios de excreción de estos fármacos y sus productos (las proteínas traducidas). Estos estudios no se han realizado para inyecciones de ARNm (ni para inyecciones de adenovirus). Muchos testimonios reportan síntomas y patologías idénticas a los efectos adversos de las inyecciones de ARNm en personas no vacunadas en contacto con personas recién vacunadas. Por lo tanto, es importante hacer un balance del estado de los conocimientos sobre la posible excreción de nanopartículas de inyecciones, así como de ARNm y su producto.
Las nanopartículas lipídicas que transportan el ARNm de la inyección se propagan después de la inyección por todo el cuerpo según los estudios disponibles en animales y el ARNm de la inyección (desnudo o en nanopartículas o en exosomas naturales) se encuentra en el torrente sanguíneo al igual que la inyección en forma libre o encapsulada. en exosomas (demostrado en estudios humanos). Se ha demostrado que las nanopartículas lipídicas (o su equivalente natural, exosomas o vesículas extracelulares EV) pueden ser excretadas por los fluidos corporales (sudor, esputo, leche materna) y atravesar la barrera transplacentaria. Estas vesículas extracelulares o exosomas también pueden penetrar por inhalación y a través de la piel (sana o dañada), así como por vía oral a través de la leche materna (y por qué no durante las relaciones sexuales a través del esperma, porque no se ha estudiado). Existe una necesidad urgente de hacer cumplir la legislación de terapia génica que se aplica a las inyecciones de ARNm y realizar estudios sobre este tema ya que se prevé la generalización de las inyecciones de ARNm.

Abreviaturas
– EV: vesículas extracelulares o exosomas
– LNP: nanopartícula lipídica sintética
– PEG: polietilenglicol
– ARNsi ARN de interferencia pequeño, miARN: microARN, expresión génica de control
– RBD: dominio de unión al receptor (proteína de punta)

Introducción

La expresión “excreción vacunal” designa convencionalmente la posible excreción de un virus por parte de una persona recién vacunada contra este virus; esto solo es válido para vacunas de virus vivos atenuados (MMR, varicela, rotavirus, influenza spray nasal).

Ninguna inyección COVID-19 utiliza esta fórmula. Por lo tanto, no hay riesgo de que una persona vacunada transmita un virus vacunal. Sin embargo, las inyecciones COVID-19 basadas en ARNm son las primeras que se utilizan comercialmente en humanos a nivel mundial y no se han realizado estudios sobre la posible excreción de la inyección en sí (nanopartículas lipídicas que contienen ARNm) del ARNm de la inyección o del producto de la vacuna. la proteína espiga o spike traducida por las células del vacunado.

La vacunación anti-Covid comenzó en diciembre de 2020. El primer testimonio publicado de excreción de inyección data de diciembre de 2021, el del Dr. Ray Sahelian [1]:

Relató casos de colegas médicos o científicos que habían observado síntomas cercanos a los efectos adversos de la inyección después de haber estado en contacto con personas recién vacunadas; propuso la excreción de los productos de la inyección a través de la piel y las vías respiratorias y solicitó estudios adicionales.

Los testimonios se fueron acumulando y en octubre de 2021, un grupo de cuidadores franceses: observaron un ictus en un niño de 7 años sin factor de riesgo y cuyo los padres habían sido vacunados recientemente. Todos estos testimonios se relacionan con síntomas o condiciones informados en las bases de datos de efectos adversos de las inyecciones COVID-19: los efectos adversos de las inyecciones de ARNm contra COVID-19 ahora son reconocidos por las agencias reguladoras (consulte las bases de datos VAERS y Eudravigilance data, así como ANSM, Francia).

Todas las inyecciones se basan en la proteína espiga o spike que desde entonces ha sido reconocida como la principal culpable de la patogenicidad del SARS-CoV-2 [2,3,4,5,6]. Por tanto, en el caso de que la inyección o su producto (la espiga, spike) pase de vacunados a no vacunados, los efectos adversos de la vacuna deberían encontrarse en algunas personas no vacunadas en contacto con personas vacunadas. La exploración de patologías vacunales en grupos de edad no vacunados en contacto con personas vacunadas podría dar indicaciones sobre la dirección de excreción vacunal pero no arroja resultados significativos (no publicado). Ya que existen más de 400 patologías vinculadas a los efectos adversos de las vacunas en las bases de datos de informes de farmacovigilancia (ver, por ejemplo, datos del Reino Unido, datos de informes espontáneos para la inyección de Pfizer en mayo de 2021 [7]), este gran número diluye las señales que podrían aparecer en grupos de edad no vacunados.

Por otro lado, el análisis de datos europeos, israelíes y estadounidenses muestra que, para el grupo de edad no vacunado de 0 a 14 años, la mayoría de las asociaciones entre mortalidad y vacunación en adultos son positivas: exceso de mortalidad en grupos de edad no vacunados al inicio de la las campañas de vacunación podrían explicarse por un fenómeno de transmisión de la vacuna o de sus productos. Este patrón de correlaciones positivas aumenta desde la semana de vacunación hasta la semana 18 después de la vacunación y luego desaparece. Indica efectos negativos indirectos de la vacunación de adultos sobre la mortalidad de niños de 0 a 14 años durante las primeras 18 semanas después de la vacunación. [8]

¿Cuál es la plausibilidad biológica de la transmisión de la inyección o sus productos de los vacunados a los no vacunados?

Para responder a esta pregunta, se debe explorar la posibilidad y las rutas de excreción de la vacuna o sus productos y las rutas de su posible penetración.
Con respecto a la inyección y sus productos, estos pueden ser picos de transmisión circulantes en el vacunado (en forma libre o incrustados en exosomas o vesículas extracelulares – EV), ARNm de transmisión desnudo circulante o encapsulados en nanopartículas lipídicas completas (LNP).

Por lo tanto, es necesario estudiar la capacidad de los LNP, el ARNm y la proteina pico o spike de la inyección para ser excretados por diferentes rutas posibles, luego la capacidad de los mismos productos para penetrar por diferentes rutas en el cuerpo de personas no vacunadas en estrecho contacto con personas vacunadas.

La excreción de LNP que contienen ARNm, la excreción de ARNm modificado que codifica la proteina espiga o spike y la excreción de la proteina espiga producida por los vacunados no se han estudiado en la fase de prueba de las inyecciones, contrariamente a las recomendaciones de los reguladores con respecto a las terapias génicas. Los estudios farmacocinéticos de nanopartículas en general no han explorado la excreción de transportadores o moléculas transportadas. Esta área debe ser explorada. Documentos de Pfizer obtenidos por FOIA [9] muestran que solo se ha estudiado la excreción de ciertos componentes de LNP (ALC-0315 y ALC-0159) en la orina y heces de ratas inyectadas por vía IM.

Regulación respecto al desprendimiento de terapias génicas por parte de las agencias reguladoras.

Antes de las inyecciones de ARNm, no había regulación de los ensayos clínicos de ARNm, mientras que los productos de terapia génica están estrictamente regulados. Es difícil justificar que las inyecciones de ARNm no se consideren de la misma manera que las terapias génicas con respecto a esta regulación, de hecho, la única diferencia es que se supone que protegen contra una enfermedad y no que la curan. Las terapias génicas están destinadas a un pequeño número de personas con problemas de salud, mientras que las inyecciones se utilizan a gran escala en personas sanas: por lo tanto, es claramente prudente aplicarles normas más estrictas. Sin embargo, la descripción de los productos de terapia génica proporcionada por las agencias reguladoras incluye inyecciones de ARNm y adenovirus.

El documento de la FDA de 2015 sobre estudios de excreción de productos génicos [10] se relaciona con las terapias génicas que se definen como «todos los productos que ejercen sus efectos mediante la transcripción y/o traducción del material genético transferido y/o mediante la integración en el genoma del huésped y que se administran en forma de ácidos nucleicos, virus o microorganismos genéticamente modificados», en este sentido, las inyecciones de ARNm son de hecho productos de terapia génica y deberían haber sido objeto de estos estudios de excreción.

Se deben realizar estudios de excreción para cada VBGT (productos de terapia génica basados ​​en virus o bacterias) primero en animales pero también en humanos, especialmente cuando existe riesgo de transmisión a personas no tratadas. Según este documento, los estudios clínicos de excreción no son estudios independientes, sino que están integrados en el diseño de un ensayo de seguridad o eficacia. El término «excreción» se refiere a la liberación de productos de VBGT del paciente por cualquiera o todas las vías siguientes:

  • heces (heces); 
  • secreciones (orina, saliva, fluidos nasofaríngeos, etc.), o a través de la piel (pústulas, lesiones, llagas).

Las pautas del NIH [11] brindan principios de bioseguridad específicamente para “  moléculas de ácido nucleico sintético, incluidas aquellas que se modifican químicamente o de otro modo, pero que pueden emparejarse con moléculas de ácido nucleico naturales”; se trata de moléculas de más de 100 nucleótidos con potencial para ser transcritas o traducidas. El documento de abril de 2019 cubre los ácidos nucleicos sintéticos modificados y no modificados. Cualquier experimento que involucre la transferencia deliberada de un ácido nucleico a un humano debe estar precedido por la aprobación de la junta institucional de bioseguridad (que se confirma aquí [12]), pero la aprobación no se dio debido a la autorización de emergencia otorgada a las inyecciones de ARNm.

Según un documento de la EMA sobre la eliminación de productos genéticos [13], las inyecciones de ARNm cumplen la definición de PGMT (medicamentos de terapia génica), pero su designación como «vacuna» les ha permitido eludir los requisitos de los ensayos clínicos para productos genéticos que conciernen en particular:

(página 36: Los estudios farmacocinéticos deben realizarse cuando una proteína se excreta en el torrente sanguíneo). 

También debe estudiarse la expresión de la secuencia de ácido nucleico (su traducción a proteína) (página 37). La excreción se define como la diseminación del vector a través de secreciones y/o heces y debe abordarse en modelos animales (página 30).

Así, según las regulaciones de las agencias americana y europea, las inyecciones de ARNm corresponden a la definición de productos de terapia génica y deberían haber sido objeto de estudios de excreción por todos los fluidos secretados (orina, saliva, esputo, fluidos nasofaríngeos, semen, leche materna ), heces y piel (sana o dañada). Estos estudios deberían haberse centrado en las nanopartículas que contienen el ARNm, el ARNm desnudo y el producto de la inyección después de la traducción (la proteína de punta).

Un ejemplo de estudio de excreción correspondiente a esta regulación de productos génicos lo encontramos en un informe presentado a la EMA para autorizar un fármaco destinado a tratar una enfermedad huérfana; es un producto basado en LNPs cuya composición es cercana a la de las inyecciones mRNA. Aquí, los LNP contienen siRNA. La normativa obliga a profundizar en los estudios de esta terapia génica, a diferencia de las inyecciones de ARNm que son similares. Sin embargo, los estudios sobre la excreción de estos LNP aportan poca información. En animales, la radiactividad de los LNP se encuentra en la orina (50 %) y en las heces (entre el 10 % y el 24 %). En humanos, no se ha realizado ningún estudio con LNP radiactivos, pero los componentes de los LNP se encuentran en la orina en menos del 1% de las concentraciones plasmáticas. Se supone que la eliminación es a través de las heces, pero esto no ha sido probado. No se han realizado estudios sobre la excreción en la leche u otros fluidos corporales [14], salvo este estudio en donde detectó ARNm de la inyección Covid en la leche materna, no investigaron la posible presencia de proteínas pico o spike que se ha demostrado son tóxicas.

Referencia a la posible diseminación de inyecciones en documentos de Pfizer

El protocolo para el ensayo de fase I/II/III de Pfizer sobre las inyecciones de ARNm de COVID-19 (que comenzó en mayo de 2020) menciona la posibilidad de paso del producto del estudio por inhalación o contacto con la piel y el paso a través del semen de un hombre expuesto por inhalación o contacto con la piel. contacto y paso a través de la leche materna; también se menciona la posibilidad de una reacción adversa a la inyección después de estas exposiciones. [15]

Los datos de Pfizer indican claramente que una mujer embarazada puede estar expuesta » a la intervención del estudio debido a la exposición ambiental.  La exposición ambiental puede ocurrir por »  inhalación o contacto con la piel» . Estos son algunos ejemplos de exposición ambiental durante el embarazo:

– Una mujer de la familia o proveedor de atención médica informa que está embarazada después de haber estado expuesta a la intervención del estudio por inhalación o contacto con la piel.
– Un miembro masculino de la familia o proveedor de atención médica que estuvo expuesto a la intervención del estudio por inhalación o contacto con la piel expone posteriormente a su pareja femenina antes o alrededor del período de concepción.

Esto significa claramente que cualquier contacto, incluido el contacto sexual con alguien que haya recibido las vacunas, expone a quienes no han recibido las inyecciones a «la intervención», es decir, el ARNm. La exposición durante la lactancia también tuvo que ser notificada inmediatamente durante el ensayo: se supone que al investigador le preocupa que una madre lactante pueda transmitir el ARNm experimental a su bebé si recibe la inyección directamente o si está “expuesta a la intervención del estudio por inhalación”. o contacto con la piel.

Estructura y función de vesículas extracelulares (EV) o exosomas y nanopartículas lipídicas (LNP)

Vesículas extracelulares naturales (VE o exosomas) son generados por la mayoría de las células vivas, son proteolípidos de bicapa esférica que varían en tamaño de 20 a 4000 nm y pueden contener varias moléculas (lípidos, proteínas y ácidos nucleicos, como los ARN de señalización). Los EV son transportadores naturales en el cuerpo humano y están involucrados en las comunicaciones intercelulares, pueden servir como portadores de diferentes moléculas que pueden pasar de una célula a otra, lo que resulta en una respuesta marcada de la célula objetivo [16]. Los LNP sintéticos de las inyecciones de ARNm tienen la misma estructura que los exosomas naturales que buscan imitar [17, 18]. Los exosomas producidos de forma natural pueden llevar ARNm de inyección o de refuerzo, como se analiza a continuación.

Los LNP utilizados para las inyecciones de ARNm son sistemas de lípidos de tamaño nanométrico (menos de 1 micrómetro) compuestos por 2 o más (generalmente 4) lípidos en proporciones variables. La composición lipídica más típica utilizada para los sistemas mRNA-LNP consta de un lípido catiónico/ionizable, un fosfolípido «lípido auxiliar», colesterol y/o un lípido asociado con poli(etilenglicol) (PEG). Los LNP se pueden administrar por vía:

  • IM, subcutánea,
  • intradérmica,
  • intratraqueal,
  • oral,
  • oftálmica e incluso
  • tópica. 

Los LNP inyectados por todas estas rutas pueden conducir a la traducción del ARNm en proteína durante varios días [19]. El tamaño de los LNP en las inyecciones de ARNm de COVID-19 estaría entre 60 y 100 nm [20].
El tráfico de EV naturales es bidireccional durante el embarazo (los EV cruzan la barrera materno-fetal y las células uterinas secretan constantemente exosomas) y los EV se pueden usar para administrar medicamentos al feto durante el embarazo [21]. Los EV tienen una ventaja potencial para su uso en terapias de inyecciones porque son los portadores naturales de antígenos del cuerpo y pueden circular en los fluidos corporales para administrar antígenos incluso a los órganos distales [16].

Poco se sabe sobre la farmacocinética de las inyecciones de ARNm

Nanopartículas en animales

Según un estudio realizado por investigadores independientes de los fabricantes de inyecciones de ARNm, en ratones, los LNP portadores de ARNm inyectados por vía IM pasan del lugar de la inyección a los ganglios linfáticos y luego a la circulación general, acumulándose principalmente en el hígado y el bazo. Los LNP pasan primero a la circulación linfática y luego al torrente sanguíneo (los LNP de menos de 200 nm pasan directamente a la linfa, mientras que los de 200 a 500 nm son transportados a la linfa por las células dendríticas). La inyección directa no intencional en un vaso sanguíneo también puede ocurrir con la inyección IM [22].

Nanopartículas en humanos

La exposición del cuerpo humano a las nanopartículas puede ocurrir accidentalmente por inhalación, contacto con la piel o ingestión. En caso de inhalación, las posibles vías de transferencia de las nanopartículas son la circulación sanguínea (sistémica), los vasos linfáticos, el tracto gastrointestinal y el sistema nervioso central y/o periférico [23].

La excreción de los LNP recubiertos con PEG se realiza principalmente a través de las heces y la orina, y principalmente a través de las heces cuando tienen un diámetro > 80 nm. Los LNP se pueden excretar a través de la saliva, el sudor y la leche materna [24].

Los LNP de tamaño <5 nm se excretan rápidamente por el riñón. Las nanopartículas entre 5 y 200 nm de tamaño tienden a tener una circulación sanguínea extensa. Los LNP más grandes tienen una circulación sanguínea prolongada y una excreción renal baja. Debido al tamaño de las LNP, la inhalación es la vía de entrada más directa al sistema pulmonar. La exposición puede ser intencional, como en el caso de nanopartículas dirigidas o terapéuticas, o no intencional, por inhalación o exposición dérmica, debido al creciente número de aplicaciones industriales de nanopartículas [25].

ARNm

Persistencia del ARNm viral después de la infección viral

El ARN viral de ciertos virus persiste durante mucho tiempo en el cerebro, los ojos, los testículos: esto se ha demostrado para el virus del sarampión, el virus del Ébola, Zika y Marburg. El SARS-CoV-2 persiste en el tracto respiratorio y el intestino. Los ARN virales también se detectan en secreciones, sangre o tejidos. Es común la excreción prolongada de estos ARN en las vías respiratorias, las heces, el sudor, el líquido conjuntival y la orina. Los estudios han demostrado que el ARN viral completo puede persistir a largo plazo. Este ARN persistente se puede traducir en proteínas incluso si no se puede ensamblar ningún virus viable. En pacientes que luego desarrollan COVID prolongado, el ARN viral se encuentra en la sangre en la fase aguda de la enfermedad [26].

Destino de la inyección de ARNm

Se inyectan enormes cantidades de ARNm en comparación con la circulación de un virus durante una infección natural: hasta 10 a 7 veces más, según el profesor Jean-Michel Claverie [27].

El ARNm de la inyección está presente desde el primer día y persiste en el torrente sanguíneo durante al menos 2 semanas después de la inyección; su concentración comienza a disminuir después de 4 días. Esta vida útil es mucho más larga de lo que afirman los fabricantes en base a breves estudios en ratas. El ARNm transportado se encapsula en LNP pero se encuentra en el plasma (es decir, no está asociado con los glóbulos blancos). Este ARNm puede traducirse en proteína de punta o spike en células y tejidos susceptibles.[28] El ARNm empaquetado en los LNP es capaz de escapar de ellos y formar vesículas extracelulares que lo transportan a otras células: estas vesículas son secretadas tras la endocitosis de los LNP cargados de ARNm. Estos VE protegen el ARNm durante el transporte y lo distribuyen intacto a las células receptoras, el ARNm es funcional y luego puede traducirse en la proteína de interés. La respuesta inflamatoria es más débil después de la transfección con EV que con LNP. Las vías de captación de los VE difieren de las de los LNP y es poco probable que desencadenen la vía autofágica-lisosomal. porque liberan su contenido en el citoplasma sin presumiblemente sufrir atrapamiento lisosomal. Además, debido a su pequeño tamaño, los EV pueden escapar de la fagocitosis rápida y comúnmente transportar y entregar ARN a la circulación, cruzando el endotelio vascular hacia las células diana [29].

Se atestigua la presencia de vesículas extracelulares, VEs o exosomas en todos los biofluidos. Pueden contener ácidos nucleicos. En el sudor, encontramos vesículas extracelulares, VEs que contienen ácidos nucleicos de bacterias, virus, hongos de la piel, pero también de células humanas. Estas vesículas extracelulares, VEs también pueden contener virus (hepatitis C, por ejemplo). Los ARNm pequeños (20 a 200 pb) se encuentran en estos VEs del sudor, son funcionales (pueden traducirse), los ARN están protegidos de las nucleasas de la piel en los Ves [30].
Tenga en cuenta que el ARN de la inyección comprende 4284 nucleótidos (Pfizer) [31]. Por tanto, conviene estudiar la posibilidad de que ARN de este tamaño se excreten a través del sudor.

Las vesículas extracelulares, VEs o exosomas pueden contener moléculas de «señal» como los miARN. Es posible que las vesículas extracelulares, VEs contengan ARNm completos; estos son mediadores clave de la comunicación intracelular. Los análisis de ARN de la sangre y el sudor están correlacionados: los EVs que se encuentran en el sudor reflejan la circulación de los EVs en el plasma. Los ARN desnudos también se encuentran en el sudor (no encapsulados en los vesículas extracelulares, VEs). Los miARN se seleccionan selectivamente y se enriquecen en los vesículas extracelulares o exosomas del sudor de la sangre y no circulan pasivamente en la sangre ni en las fracciones del sudor [32].

Se ha observado un aumento de la sudoración después de la inyección Covid [33] y las personas que han recibido la inyección se han quejado de un aumento de la sudoración, especialmente por la noche [34].

Se ha demostrado la posibilidad de exudación de EV o exosomas de la piel: los queratinocitos son capaces de exudar EV o exosomas capaces de transportar miRNA. En la psoriasis, los EV o exosomas excretados por los queratinocitos pasan de célula a célula: de queratinocito a queratinocito vecino. En pacientes con liquen plano (erupción inflamatoria), las vesículas extracelulares, VEs o exosomas que contienen miARN se excretan en la saliva[35].

Las nanopartículas están naturalmente presentes en el esputo [36]: se han aislado exosomas que contienen ARN del esputo de pacientes con asma leve [37].

Paso del ARNm de la inyección Covid en la leche

El ARNm de la inyección se encuentra en la leche de 1/10 de las mujeres estudiadas (4/40) la primera semana después de la vacunación con la inyección de ARNm (ya sea después de la dosis 1 o después de la dosis 2).

Las cantidades pueden llegar a 2ng/ml de leche. [38]. Esta cantidad puede parecer pequeña en comparación con los 30 microgramos de ARNm inyectados con la inyección, pero puede ser suficiente para producir una cantidad significativa de aumento. De hecho, un bebé procede a varias alimentaciones por día, de aproximadamente 240 a 360 ml por día y un total durante una semana de 1680 a 2520 ml en la primera semana. El recién nacido, con un peso entre 2 y 5 kg, podría por tanto estar expuesto a una dosis de 5 µg de ARNm en su primera semana. Esto parece desproporcionado en comparación con los 10 µg inyectados en niños de 5 a 11 años que pesan aproximadamente entre 18 y 35 kg respectivamente [39].

El método utilizado en este último estudio es más sensible que el de Golan et al. que no encontró ARNm en la leche [40]. Este mismo equipo también había explorado el paso del ARNm de la inyección en la leche buscando indirectamente el PEG contenido en los LNP. Se buscó PEG en la leche de 13 mujeres en diferentes momentos después de la vacunación: La Figura 1 del artículo muestra la detección de PEG de la inyección en la leche entre 24 horas y una semana después de la inyección. Sin embargo, los autores concluyeron sin especificar que estas cantidades no eran significativas [41].

Otro estudio investigó si el ARNm de la inyección COVID-19 podría detectarse en la leche materna extraída de personas lactantes que recibieron la inyección dentro de los 6 meses posteriores al parto. Se estudió la presencia de mRNA en forma libre y encapsulado en EVs. Las vesículas extracelulares, VEs o exosomas se aislaron por centrifugación de la leche. El ARN de la inyección se encontró dentro de las 48 horas posteriores a la vacunación y en concentraciones más altas en los EVs que en la leche entera. La concentración más alta encontrada fue de 17 pg/ml en EVs y la más baja de 1,3 pg/ml en leche entera. La presencia prioritaria de ARNm en las vesículas extracelulares, VEs o exosomas y no en la leche entera puede explicar por qué Golan et al. no los encontró [42].

Se sabe desde hace algunos años que el ARNm encapsulado en las vesículas extracelulares, VEs o exosomas está protegido de los jugos gástricos y puede transfectar las células intestinales [43, 44]. Un estudio reciente de Melnik y Schmitz confirma que los EV de leche sobreviven a las condiciones extremas del tracto gastrointestinal, se internalizan por endocitosis, están biodisponibles y pueden transfectar células intestinales [45].

¿Paso transplacentario de nanopartículas?

En ratones, los LNP del mismo tipo que los utilizados en las inyecciones de ARNm de Covid han demostrado su capacidad para transfectar el ARNm después de la inyección en una vena fetal o en el útero [46].
En un ensayo de inmunización de fetos contra herpes neonatal en ratones preñados mediante inyección de LNPs cargados con mRNA a la madre, no se discute la posibilidad de que el paso transplacentario de LNPs explicaría la inmunización del feto más que el paso de Ig inducida en la madre [47]. Los estudios han demostrado que es muy posible que las nanopartículas de un tamaño comparable a las utilizadas para las inyecciones de ARNm puedan pasar a través de la placenta en humanos [48,49].

La administración de terapias basadas en LNP durante el embarazo presenta riesgos que deben ser estudiados. La detección del paso transplacentario depende de la sensibilidad de los métodos de detección: para ciertos tipos de nanopartículas, se ha observado embriotoxicidad mientras que no se ha observado absorción por parte del feto; esta absorción no parece estar correlacionada con el tipo, tamaño o carga eléctrica superficial de las nanopartículas. Es probable que la translocación de LNP dependa de las diferentes etapas del embarazo. Durante el primer trimestre, la barrera placentaria es muy gruesa para proteger al embrión en desarrollo y se adelgaza a término cuando se necesitan grandes cantidades de nutrientes para apoyar el crecimiento fetal. Sin embargo, en animales, la transferencia placentaria parece ser mayor al principio del embarazo. Existe la necesidad de desarrollar modelos humanos para estudios de transferencia placentaria en el embarazo temprano. La comparación con estudios en animales es esencial, ya que la placenta es el órgano más específico de especie [50,51]. Los LNP de 240 nm pueden atravesar la barrera placentaria humana [52].

Todas estas publicaciones subrayan la dificultad de extrapolar los estudios en animales a humanos sobre el paso transplacentario de nanopartículas. Según una revisión de 2022 [53], las nanopartículas pueden transitar a través de mecanismos de transporte transcelular placentario ordinarios, como la pinocitosis, el transporte activo, la difusión facilitada y la difusión pasiva. Los vesículas extracelulares o exosomas de carga de ARN también pueden cruzar la barrera placentaria humana. Los LNP recubiertos con PEG tienen menos difusión a través de la placenta que las formulaciones basadas en liposomas, pero pueden entregar parte de su carga al feto. [54]

Todos estos datos no permiten excluir que los LNP de las inyecciones de ARNm puedan llegar al feto de una madre vacunada durante el embarazo.

¿Excreción de LNP en el semen?

El efecto de las nanopartículas sobre la fertilidad y la calidad del esperma ha sido ampliamente estudiado en animales [55]. La toxicidad de las nanopartículas sobre la función reproductora masculina está bien establecida, se ha demostrado que las nanopartículas de oro solo actúan interactuando con la superficie de los espermatozoides pero no los penetran. 

Según un documento confidencial de Pfizer obtenido por la FOIA [56] sobre estudios farmacocinéticos en ratas, los LNP se concentran en los ovarios y, en menor medida, en los testículos.

https://cienciaysaludnatural.com/category/fertilidad/

Destino de la proteína espiga o Spike después de la traducción del ARNm

Un sitio de noticias patrocinado por los CDC, al que se accedió el 21 de julio de 2021, señala que la vida útil de la proteína espiga en la sangre es “ desconocida y podría ser de unas pocas semanas”.“[57]. La inyección de LNP que contienen ARNm modificado con pseudouridina por vía IM, subcutánea e intradérmica conduce a la producción de proteínas en el sitio de inyección, la duración de la traducción activa es de 6 a 10 días en ratones. La inyección intradérmica produce una cantidad inicial menor de proteína pero durante un período de tiempo más prolongado que la vía IM. Por vía intradérmica, la vida media de producción de proteínas es la más larga en comparación con las otras vías de inyección (IM, subcutánea, IV, intraperitoneal, intratraqueal). Por vía IM, la mayor parte de la traducción cesa en el hígado el día 2 después de la inyección, pero dura hasta 8 días en los músculos [58].

En los seres humanos, la proteína del pico o spike podría persistir durante mucho tiempo en los vacunados, por lo que la vigilancia de los efectos adversos de la inyección debe ser exhaustiva [59]. La comparación de las concentraciones máximas alcanzadas durante la enfermedad y después de la vacunación muestra que durante la infección grave por COVID-19, la concentración media observada es de 50 pg/ml con un máximo de 1 ng/ml. Durante una infección grave por Covid, se pueden detectar concentraciones de hasta 135 pg/ml de la espiga S1,más a menudo entre 6 y 50 pg/ml. Después de la vacunación con una inyecciónde ARNm, se observan comúnmente concentraciones de hasta 150 pg/ml, pero pueden alcanzar los 10 ng/ml en personas con trombocitopenia inducida por la «vacuna» (lease inyección) [60]. El mismo equipo [61] también muestra que la proteína del pico o spike persiste durante mucho tiempo en forma libre: la proteina pico inducida por la vacuna circula en el plasma desde D1 después de la vacunación y hasta 14 días, alcanzándose el pico en D5 con 68 pg / ml de subunidad S1 detectada; el pico o spike completo se detecta hasta D15, con un pico de 62 pg/ml. Después de la segunda dosis, el pico o spike libre ya no se detecta porque estaría unido a los anticuerpos; el estudio no detecta inmunocomplejos de pico de anticuerpos. Otro equipo también muestra que después de la vacunación con ARNm, la proteína del pico o spike pasa a la sangre, persiste durante más de una semana y se elimina por completo en 1 mes. El aumento de la concentración sanguínea máxima después de la vacunación es rápido (de 1 a 3 días). [62]

Según una autopsia, la proteina pico o spike de la inyección se encuentra hasta tres semanas después de la inyección en diferentes órganos (corazón, cerebro, músculos, centros germinales, etc.) y en particular en el endotelio de los capilares [63].

Exosomas circulantes que contienen proteína espiga o spike

Después de la infección con COVID-19, la proteina pico o spike circula como exosomas (o vesículas extracelulares, VEs o exosomas). Las vesículas extracelulares, VEs o exosomas se liberan de las células al entorno extracelular en condiciones normales y patológicas. Las vesículas extracelulares, VEs o exosomas son una herramienta importante para la comunicación intercelular, ya que sirven como lanzaderas para la transferencia de proteínas, lípidos y ARN biológicamente activos. Las vesículas extracelulares, VEs o exosomas pueden incorporar proteínas patógenas y/o fragmentos de ARN viral de las células infectadas para transportar material a las células objetivo, un evento que juega un papel importante en las respuestas a las infecciones virales. La proteína de pico o spike del SARS-CoV-2 o los fragmentos derivados estaban claramente presentes en las vesículas extracelulares, VEs o exosomas de pacientes con COVID-19. Los fragmentos derivados de proteinas picos están presentes en las vesículas extracelulares, VEs o exosomas de todos los pacientes con COVID-19 [64].

Spike también circula en vesículas extracelulares, VEs o exosomas después de la vacunación con ARNm en humanos. Los autores han propuesto que después de la internalización de LNP y la liberación de ARNm, la clasificación y el tráfico de antígenos pueden inducir la liberación de EV que contienen proteína S. Los eventos que se muestran ocurren en las células polarizadas apicales y/o basolaterales (p. ej., epiteliales). [65] De hecho, la espiga o spike de la inyección se envuelve espontáneamente en EV: la vacunación con mRNA y traducción de mRNA induce la producción de VE que portan la espiga o spike y circulan en la sangre hasta 4 meses después de la vacunación. La inyección de estos VE en ratones induce la síntesis de anticuerpos anti-spike. [66]

La proteina pico de la inyección se encontró en las vesículas de queratinocitos dérmicos de un paciente con lesiones en la piel 3 meses después de la vacunación con la inyección Pfizer-BioNTech. Este paciente tenía una infección por el virus de la varicela zóster.

Una hipótesis plausible fue que la estabilización del ARN mediante la sustitución de metil-pseudouridina en todos los nucleótidos de uridina de lainyección Pfizer BNT162b2 podría resultar en la producción a largo plazo de la proteina pico codificada de cualquier célula, lo que afectaría de manera persistente a muchos del microambiente del sistema inmunitario protector, incluido el piel [67].

Todos estos datos indican que los LNP o EV de la inyección formados naturalmente después de la vacunación podrían contener ARNm o spike y estar presentes en los fluidos corporales. ¿Estas nanopartículas pueden pasar de estos fluidos en el cuerpo de personas no vacunadas en contacto con personas recién vacunadas?

Capacidad de LNP o vesículas extracelulares naturales (VE o exosomas) y ARNm para ingresar a través de diferentes vías.

Uso de nanopartículas con fines terapéuticos por inhalación, vía transdérmica, intraútero y vía conjuntival.

En una revisión dedicada a la seguridad de las nanopartículas en aplicaciones biomédicas, aprendemos que la exposición a los LNP puede ocurrir por ingestión, inyección, inhalación y contacto con la piel. Algunas exposiciones no son intencionales, como la inhalación pulmonar de NP presentes en el medio ambiente o en los sitios de fabricación. [68]

Los nanosistemas se explotan cada vez más para la administración tópica y dérmica, incluidos péptidos terapéuticos, proteínas, vacunas, fragmentos de genes o partículas portadoras de fármacos [69]. Se ha demostrado que la administración intradérmica de ARNm que codifica el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF) da como resultado la expresión funcional de la proteína en la piel, incluso en ausencia de nanopartículas lipídicas [70]. [70] Según Palmer et al [71], en una formulación de nanopartículas lipídicas, los liposomas aumentan el paso transdérmico de moléculas utilizadas para tratar enfermedades de la piel. Se ha demostrado la penetración en la piel de los siRNA en forma de nanoportadores, estos siRNA transfectan las células y expresan el gen objetivo de interés.

Los EV o VE se utilizan para administrar terapias distintas de las inyecciones: los estudios clínicos están en curso localmente (perodontitis, úlceras, epidermólisis ampollosa) y por inhalación (ensayo en curso contra la enfermedad de Alzheimer) [73]. Los LNP con bicapa lipídica pueden atravesar la barrera cutánea y transportar material genético. Estas partículas pueden ingresar a la piel a través de los folículos pilosos o directamente a los queratinocitos debido a su similitud con las membranas celulares [74].

Se ha probado con éxito la administración intranasal, oral, intraocular y subconjuntival de vesículas extracelulares, VEs o exosomas capaces de transportar fármacos. La administración intranasal representa la segunda ruta reportada con mayor frecuencia. Es eficaz en el transporte de fármacos a través del sistema nervioso central y los pulmones. La mayoría de los efectos protectores se lograron de manera similar para la administración intravenosa e intranasal. Se ha descrito la administración oral de EV o VE (ya se en español o inglés respetivamente) de leche bovina en un modelo de ratón. Seis horas después de la administración, los EV se localizaron en el hígado, el corazón, el bazo, los pulmones y los riñones. La inyección intraocular y subconjuntival de EV (células madre) derivadas de MSC administró EV a la retina en un modelo de conejo con retinopatía inducida por diabetes. [75]

Las nanovesículas producidas naturalmente por las plantas son morfológica y funcionalmente idénticas a sus análogos de mamíferos. Una revisión sobre nanovesículas de plantas reúne conocimientos sobre los mecanismos transdérmicos, transmembrana y de direccionamiento de estas vesículas. Los experimentos en ratones han demostrado que es posible administrar ARN en un tumor cerebral a través de estas nanovesículas introducidas por vía intranasal. Estas nanovesículas también podrían transportar de manera eficiente su carga útil a través de la piel y hacia las células de la piel. [76]

Los LNP son un vector potencial para administrar moléculas en la cámara posterior del ojo: han demostrado excelentes características de permeación ocular y capacidades de mejora de la penetración, al mismo tiempo que exhiben una alta carga de fármaco y eficacias de captura. [77]

Nanopartículas en ensayos de vacunación y terapia génica (LNPs que contienen ácidos nucleicos) por vía respiratoria.

Las nanopartículas de carga de ácido nucleico son capaces de transfectar células de las vías respiratorias en animales y humanos mediante administración local (instilación o nebulización). El proyecto DEFUSE [78], presentado por Eco Health Alliance en respuesta a una convocatoria de propuestas de DARPA, se refiere a la administración transcutánea de inyecciones en animales utilizando nanopartículas. Con fines terapéuticos, la formulación de LNP se ha optimizado para la penetración pulmonar por inhalación y se ha verificado que el ARNm se traduce de manera eficiente en el pulmón después de la nebulización (probado en ratones) [79].

La vía intranasal también se ha estudiado para la vacunación con LNPs de carga de ARNm así como para la terapia génica de la fibrosis quística con ARNm encapsulados en LNPs por vía intranasal mediante instilación en las fosas nasales de ratones: el ARNm que transfecta las células nasales expresa la proteína de interés en las células que no lo expresó debido a un defecto genético. [80]

En los seres humanos, las nanopartículas liposomales que contienen ADN administradas localmente mediante nebulización han transfectado las células de las vías respiratorias. Un ensayo reciente de fase 2b de administración de ADN del regulador de conductancia transmembrana de fibrosis quística (CFTR) utilizando un sistema de administración liposomal mostró que después de repetidas nebulizaciones mensuales durante un año, los grupos de pacientes con fibrosis quística experimentaron una estabilización de la función pulmonar, mientras que el grupo placebo experimentó una decadencia [81].

Los ensayos clínicos para la prevención de la gripe han demostrado la eficacia y seguridad de las inyecciones de ARNm inhaladas: el ARNm desnudo o el ARNm envuelto en partículas lipídicas (especialmente las basadas en PEG como en las inyecciones de ARNm anti-Covid), se pueden inhalar en forma de aerosol y transfectar el epitelio pulmonar. células [82]. La administración in utero de formulaciones de nanopartículas lipídicas que contienen ARNm se puede aplicar para administrar ARNm a fetos de ratón, lo que da como resultado la expresión de proteínas en el hígado, los pulmones y el intestino fetal [70].

Ensayo de LNP para vacunación transcutánea

En una revisión [72] sobre la posibilidad de vacunación transcutánea con LNP, descubrimos que la piel humana intacta es impermeable a las micro y nanopartículas, pero hay evidencia de cierta penetración cutánea en tejidos viables (principalmente en el estrato espinoso de la capa epidérmica, pero también posiblemente en la dermis) para partículas muy pequeñas (menos de 10 nm). Cuando se utilizan protocolos de penetración en la piel intacta, no hay evidencia concluyente de penetración de la piel en tejidos viables para partículas con un tamaño primario de aproximadamente 20 nm y mayor. Pero no existe información adecuada para pieles con función de barrera deteriorada, por ejemplo, pieles atópicas o pieles quemadas por el sol. Hay pocos datos disponibles sobre la piel psoriásica.

Pero se ha demostrado que las nanopartículas se acumulan en las aberturas foliculares, las glándulas sebáceas o los pliegues de la piel. Una suspensión acuosa de nanopartículas, así como una formulación de hidrogel de estas partículas, aplicadas a la piel de oreja de cerdo in vitro, penetraron profundamente en los folículos pilosos. Estas partículas pueden liberar diferentes compuestos encapsulados que luego penetran en la piel.

Hay pruebas en la bibliografía de que se puede utilizar la vía transfolicular: aplicación tópica de vectores de expresión de plásmidos desnudos a respuestas inmunitarias específicas de antígeno inducidas por piel de ratón intacta. Las respuestas celulares y de anticuerpos específicas de HBsAg se indujeron en el mismo orden de magnitud que las producidas por la inyección IM de la inyección polipeptídica de HBsAg recombinante. Por el contrario, no se pudo inducir ninguna respuesta inmunitaria en ratones desnudos: la presencia de folículos pilosos normales era un requisito previo para la inducción de una respuesta. Las partículas tenían un tamaño de aproximadamente 150 nm. Los LNP de las inyecciones de ARNm miden entre 100 y 400 nm [22].

Un sistema que se ha probado clínicamente por vía transdérmica es el parche DermaVir HIV-1/AIDS. Contiene una inyección de ADN plasmídico (pADN) que codifica todos los antígenos principales del VIH-1 y para la formación de partículas similares a virus). El pDNA está formulado como nanopartículas de polietilenimina manosiladas similares a patógenos (80-400 nm). Este estudio observó a 12 personas inmunizadas con la inyección: desarrollaron niveles más altos y más amplios de células T CD8+ en comparación con el placebo, aunque no tuvo ningún efecto sobre los recuentos de células T CD4+. [72]

El ARN desnudo también podría usarse por vía dérmica e inhalación.

Los oligonucleótidos de ARN pueden penetrar en la piel intacta y conservar su actividad biológica, la penetración a través de la piel no depende del tamaño de la molécula estudiada (12,5 a 29,3 kDA)
[83]. La viabilidad del ARN inhalado para la transfección pasiva también se ha demostrado en varios estudios. El ARN inhalado puede conducir a la síntesis de la proteína espiga o spike después de la transfección y, por lo tanto, conduce a la inmunización del individuo. [84]

LNPs terapéuticos y vacunales en COVID-19

Dado que los LNP de las inyecciones son EV sintéticos, no es sorprendente que las terapias COVID y las inyecciones con EV naturales que sirven como vectores estén en experimentación. La nebulización de vesículas extracelulares, VEs o exosomas para la terapia de inhalación se ha probado para COVID-19. Actualmente, se están realizando más de sesenta ensayos clínicos para estudiar los efectos de las MSC (células madre mesenquimales) y los EV (que contienen estas MSC) en pacientes con COVID-19. Se completó un ensayo clínico de fase 1 para evaluar la seguridad y la eficacia de las vesículas extracelulares o exosomas inhalados derivados de MSC adiposas alogénicas para el tratamiento de la neumonía por COVID-19. Tres ensayos clínicos utilizan el aerosol como vía de administración. En 2022, esta técnica ha demostrado su eficacia para la terapia de nebulización en pacientes con COVID-19. [85]

inyecciones de exosomas naturales frente al SARS-CoV-2: vía plantar o inhalación

Onsideraciones sobre inyecciones basadas en EV que llevan ARNm contra el SARS-CoV-2 [86]. Los ensayos de inyecciones inyectadas en forma de vesículas extracelulares en ratones han demostrado la inducción de anticuerpos contra la espiga spike [87]. Los vectores EV del RBD (dominio de unión) de la espiga son capaces de hacer que el antígeno penetre por nebulización e inhalación en las células pulmonares de los ratones y de inducir una respuesta inmune. Se trata de partículas similares a virus (VLP-Virus Like Particles) obtenidas de forma natural a partir de células pulmonares y que transportan el ARN de su célula madre así como diversas proteínas expresadas en su superficie. También por inhalación,

Observaciones realizadas después de la campaña de vacunación masiva que pueden apoyar la diseminación de inyecciones

Los científicos compararon a niños no vacunados que vivían con padres no vacunados con niños que tampoco estaban vacunados pero que vivían con padres vacunados. Los hijos de padres vacunados tienen anti-Covid IgG en la nariz y la diferencia con los hijos de padres no vacunados es significativa. Los autores piensan que esto se debe a la excreción de anticuerpos por parte de las gotitas: lo que se transfiere sería el propio anticuerpo IgG en las gotitas de saliva. Pero es posible que los niños desarrollen IgG intranasal porque sus padres vacunados excretan otros subproductos de la inyección o exosomas. Esto podría deberse a las nanopartículas de lípidos de ARNm que podrían excretarse y transferirse a través de la saliva, el esputo o la piel. Los niños desarrollarían una reacción inmune a las nanopartículas (o subproductos de la inyección) en lugar de que las IgG se transfieran directamente de los padres a los niños. Los anticuerpos buscados son IgG e IgA contra el RBD de la espiga y no contra la nucleocápside del virus, lo cual es una pena porque los autores desarrollaron los 2 tipos de prueba [91]: esto no permite distinguir a los niños que eran naturalmente niños infectados con el virus (y tendrían anticuerpos anti-RBD y anti-N) que habrían desarrollado anticuerpos tras la vacunación de sus padres (y solo tendrían anti-RBD y nada de anti-N por no ser inducidos por la vacuna).

Conclusión

Hay muchos testimonios de personas no vacunadas que han presentado síntomas idénticos a los efectos adversos de la inyección después de estar en contacto con personas recién vacunadas.

Un estudio muestra un exceso de mortalidad en grupos de edad no vacunados al inicio de las campañas de vacunación, lo que podría explicarse por un fenómeno de transmisión de la inyección o sus productos.

Es importante no descuidar estos testimonios porque no se han realizado los estudios requeridos de farmacocinética y en particular de excreción de la inyección y sus productos a pesar de la normativa vigente para las terapias génicas, que incluyen inyecciones de ARNm según la definición de estos productos. Además, la duda sobre la posible transmisión de la inyección crea un clima malsano de sospecha de los no vacunados hacia los vacunados : por lo tanto, sería bienvenida una aclaración. Todas las inyecciones se basan en la proteína espiga o spike, reconocida como la principal responsable de la patogenicidad del virus SARS-CoV-2: si es posible la transmisión de la inyección o de la proteina pico o spike, es lógico encontrar los efectos adversos de la inyección en personas no vacunadas en contacto con personas vacunadas.

Poco se sabe sobre la farmacocinética de la inyección. Los LNP de la inyección son muy similares a los EV naturales o exosomas, cuya estructura y función los científicos han tratado de imitar lo más fielmente posible. Según los pocos estudios realizados por fabricantes e investigadores independientes, los LNP de las inyecciones de ARNm circulan en la sangre y se acumulan en el bazo y el hígado de los ratones (y en menor medida en muchos órganos, incluidos los ovarios y los testículos, la médula ósea, etc.). La traducción a proteína de pico o spike persiste durante 6 a 10 días en ratones en el lugar de la inyección y 8 días en los músculos.

La vía de excreción de los LNP varía en función de su tamaño; en el caso de los LNP de las inyecciones de ARNm, se espera que la excreción sea principalmente a través de las heces, pero también a través de la orina. Los resultados cuantitativos de estos estudios sugieren que deben explorarse vías de excreción distintas de las heces y la orina. Los estudios previos a las inyecciones de ARNm sugieren que la excreción de vesículas extracelulares, VEs o exosomas es posible a través de la saliva, el sudor y la leche materna. Los estudios han demostrado que es muy posible que las nanopartículas de un tamaño comparable a las utilizadas para las vacunas de ARNm sean capaces de pasar a través de la placenta en humanos. Las nanopartículas (VE) están naturalmente presentes en todos los fluidos corporales (incluyendo esputo, saliva y sudor) y en los queratinocitos y pueden transportar ácidos nucleicos que, de este modo, quedan protegidos de las nucleasas. Ciertos tipos de ARN (miARN) se seleccionan selectivamente y se enriquecen en las vesículas extracelulares, VEs o exosomas del sudor o de la sangre.

Existe la posibilidad de paso de LNP en semen; dada la biodistribución en todos los órganos y fluidos, tal pasaje es a priori posible y debe ser explorado.

El ARN viral de muchos virus está presente en sangre, secreciones y tejidos. El ARNm de la inyección se inyecta en cantidades varias veces mayores que el ARN viral producido durante la infección natural. Este ARNm se encuentra en la sangre desde el primer día después de la inyección y persiste hasta por 15 días, es capaz de escapar de los LNP y encapsularse en los EV, es funcional y puede traducirse en proteína. Se encuentra ARNm de inyección desnudo o encapsulado en EV en la leche materna desde la primera semana después de la inyección; está protegido de los jugos gástricos y puede transfectar células neonatales. El ARN incorporado en las vesículas extracelulares, VEs o exosomas o incluso desnudo es capaz de transfectar células por inhalación o paso transdérmico. Se ha probado la administración intranasal, oral, transdérmica, intraocular y subconjuntival de EV que transportan fármacos: los LNP se pueden administrar por vía dérmica, intranasal, intraconjuntival y por inhalación; los experimentos han demostrado que el ARNm incluido en estos LNP es capaz de transfectar células. Los ensayos de vacunación contra la COVID mediante la inhalación de vesículas extracelulares o exosomas que contienen ARNm o picos han mostrado resultados positivos en ratones y primates no humanos. Las vesículas extracelulares, VEs o exosomas naturales son más eficientes que los vesículas extracelulares, sintéticos.

La proteína espiga o spike traducida del ARNm de la inyección persiste durante meses en grandes cantidades en los vacunados; se encuentra en forma libre en plasma y encapsulado en vesículas extracelulares, VEs o exosomas que se forman espontáneamente a partir de las células donde se produjo. Estas vesículas extracelulares, VEs o exosomas pueden entregar su carga a diferentes tipos de células, en particular a las células fetales de madres vacunadas. La proteina pico o spike se puede encontrar en los queratinocitos de la piel. Específicamente contra los coronavirus, los ensayos de terapia génica y vacunación (especialmente con ARNm) han mostrado la posibilidad de transfectar células por vía transcutánea, nasal y por nebulización a partir de LNP e incluso ARNm desnudos.

Todos estos estudios muestran que las vesículas extracelulares o exosomas que llevan ARNm y proteina pico o spike podrían, por lo tanto, ser excretados por diferentes fluidos corporales y podrían penetrar a través de la piel o por inhalación en individuos no vacunados (así como a través de la leche materna en bebés y por paso transplacentario en fetos y, por qué no, por esperma). ). El ARNm desnudo también se podría excretar y penetrar.

Las inyeccióones de ARNm (y los adenovirus) corresponden exactamente a la definición de terapia génica dada por las agencias de salud (FDA, NIH y EMA). De acuerdo con las regulaciones de estas agencias, estos productos deben someterse a estudios farmacocinéticos adicionales (especialmente estudios de excreción) con carácter de urgencia, ya que la generalización de la tecnología de ARNm parece ser la favorita de los laboratorios.

De hecho, Sanofi está lanzando el ensayo clínico de la primera candidata a inyección contra la influenza estacional basada en ARNm [92] y Moderna está lanzando el ensayo de fase 3 de la inyección contra la influenza basada en ARNm [93]. Para estas inyecciones antigripales no debe poder aplicarse la autorización de emergencia y debe cumplir con la obligación de estos estudios adicionales.

Si encuentra “ este artículo útil suscríbase como miembro de nuestro equipo para apoyarnos y en conjunto podamos aclarar el tema en discusiones con familiares, amigos, funcionarios y empleadores. La experiencia nos dice que cuando la gente esta siendo coaccionada y no entiende que pasa, cuando finalmente se enteran quien y como los están coaccionando, entonces pueden salir de la confusión, eliminar el miedo y actuar seguros para defenderse. Para lograr esto primero hace falta informar con evidencia de primera línea, no de forma periodística sino con una base de datos con la documentación científica de expertos, libre de conflictos de intereses. Para llevar a cabo esta base de datos en cienciaysaludnatural.com hacen falta recursos, pagar hosting y el tiempo de elaboración de contenidos. Necesitamos que las personas que reconocen el valor del proyecto nos recomienden para poder continuarlo. Muchas gracias. Puede Apoyarnos en  https://cienciaysaludnatural.com/colaboracion

Tambien agradecemos su apoyo a esta base de datos con un bono contribución en mercado pago por única vez:
3000$ https://mpago.la/2qphKTN
1000$ https://mpago.la/1Q1NEKM
500 $ https://mpago.la/2u2cZrG
300 $ https://mpago.la/1bPs2pS

Via Paypal: Euros o dólares click aqui

Referencias:


1 Covid Vaccine Side Effects Ray Sahelian
https://raysahelian.com/covidvaccinesideeffects.html, accessed November 3, 2022
2 Moghaddar M, Radman R, Macreadie I. Severity, Pathogenicity and Transmissibility of Delta and Lambda Variants of SARS-CoV-2, Toxicity of Spike Protein and Possibilities for Future Prevention of COVID-19. Microorganisms. 2021; 9(10):2167.
https://doi.org/10.3390/microorganisms9102167
3 Almehdi, A.M., Khoder, G., Alchakee, A.S. et al. SARS-CoV-2 spike protein: pathogenesis, vaccines, and potential therapies. Infection 49, 855-876 (2021).
https://doi.org/10.1007/s15010-021-01677-8
4 Lei Y, Zhang J, Schiavon CR, He M et al. SARS-CoV-2 Spike Protein Impairs Endothelial Function via Downregulation of ACE2. Circ Res. 2021 Apr 30;128(9):1323-1326. doi: 10.1161/CIRCRESAHA.121.318902. Epub 2021 Mar 31
https://doi.org/10.1161/CIRCRESAHA.121.318902
5 Letarov, A.V., Babenko, V.V. & Kulikov, E.E. Free SARS-CoV-2 Spike Protein S1 Particles May Play a Role in the Pathogenesis of COVID-19 Infection. Biochemistry Moscow 86, 257-261 (2021). https://doi.org/10.1134/S0006297921030032
6 Gao X, Zhang S, Gou J, Wen Y, Fan L, Zhou J, Zhou G, Xu G, Zhang Z. Spike-mediated ACE2 down-regulation was involved in the pathogenesis of SARS-CoV-2 infection. J Infect. 2022 Oct;85(4):418-427. doi: 10.1016/j.jinf.2022.06.030. Epub 2022 Jul 3. https://doi.org/10.1016/j.jinf.2022.06.030
7 Coronavirus vaccine – summary of Yellow Card reporting, Updated 7 October 2022, accessed November 3, 2022
https://www.gov.uk/government/publications/coronavirus-covid-19-vaccine-adverse-reactions/coronavirus-vaccine-summary-of-yellow-card-reporting#annex-1-vaccine-analysis-print
8 Pantazakos S and Seligmann H, COVID vaccination and age-stratified all-cause mortality risk https://www.researchgate.net/publication/355581860_COVID_vaccination_and_age-stratified_all-cause_mortality_risk October 2021
9 Internet Archives https://archive.org/details/pfizer-confidential-translated SARS-CoV-2 mRNA Vaccine (BNT162, PF-07302048) 2.6.4 Summary statement of the pharmacokinetic study
https://ia902305.us.archive.org/28/items/pfizer-confidential-translated/pfizer-confidential-translated.pdf accessed November 3, 2022
10 FDA, Design and Analysis of Shedding Studies for Virus or Bacteria-Based Gene Therapy and Oncolytic Products, August 2015, accessed November 3, 2022
Guidance for Industry https://www.fda.gov/regulatory-information/search-fda-guidance-documents/design-and-analysis-shedding-studies-virus-or-bacteria-based-gene-therapy-and-oncolytic-products
11 NIH Guidelines, NIH GUIDELINES FOR RESEARCH INVOLVING RECOMBINANT OR SYNTHETIC NUCLEIC ACID MOLECULES (NIH GUIDELINES) APRIL 2019
https://osp.od.nih.gov/wp-content/uploads/NIH_Guidelines.pdf page 18, accessed November 3, 2022
12 mRNA Clinical Trials: Key Regulatory Considerations, Daniel Eisenman, April 19, 2022 https://www.advarra.com/blog/mrna-clinical-trials-key-regulatory-considerations/ accessed November 3, 2022
13 European Medicines Agency, Guideline on the quality, non-clinical and clinical aspects of gene therapy medicinal products GTMPs, March 2018, accessed November 3, 2022
https://www.ema.europa.eu/en/documents/scientific-guideline/guideline-quality-non-clinical-clinical-aspects-gene-therapy-medicinal-products_en.pdf
14 EMA/554262/2018 Committee for Medicinal Products for Human Use (CHMP)
Assessment report , Onpattro , International non-proprietary name: patisiran Procedure No. EMEA/H/C/004699/0000 26 July 2018, accessed November 3, 2022
https://www.ema.europa.eu/en/documents/assessment-report/onpattro-epar-public-assessment-report_.pdf
15 Pfizer, A Phase 1/2/3, placebo controlled, randomized, observer-blind, dose-finding study to evaluate the safety, tolerability, immunogenicity, and efficacy of SARS-CoV-2 RNA vaccine candidates against Covid-19 in healthy individuals, Page 69, accessed November 3, 2022 https://cdn.pfizer.com/pfizercom/2020-11/C4591001_Clinical_Protocol_Nov2020.pdf
16 Machhi, J., Shahjin, F., Das, S. et al. A Role for Extracellular Vesicles in SARS-CoV-2 Therapeutics and Prevention. J Neuroimmune Pharmacol 16, 270-288 (2021).
https://doi.org/10.1007/s11481-020-09981-0
17 Aday S, Hazan-Halevy I, Chamorro-Jorganes A et al. Bioinspired artificial exosomes based on lipid nanoparticles carrying let-7b-5p promote angiogenesis in vitro and in vivo. Mol Ther. 2021 Jul 7;29(7):2239-2252. doi: 10.1016/j.ymthe.2021.03.015.
https://doi.org/10.1016/j.ymthe.2021.03.015
18 Exosomes – The Good, Bad, Ugly and Current State, April 26,2021, American Pharmaceutical Review, Thomas Krol, James West, Joy Hayden, Mei Hei https://www.americanpharmaceuticalreview.com/Featured-Articles/575432-Exosomes-The-Good-Bad-Ugly-and-Current-State/ , accessed November 3, 2022
19 Pilkington EH, Suys EJA, Trevaskis NL et al. From influenza to COVID-19: Lipid nanoparticle mRNA vaccines at the frontiers of infectious diseases. Acta Biomater. 2021 Sep 1;131:16-40. doi: 10.1016/j.actbio.2021.06.023. https://doi.org/10.1016/j.actbio.2021.06.023
20 Schoenmaker L, Witzigmann D, Kulkarni JA et al. mRNA-lipid nanoparticle COVID-19 vaccines: Structure and stability. Int J Pharm. 2021 May 15;601:120586. doi: 10.1016/j.ijpharm.2021.120586. https://doi.org/10.1016/j.ijpharm.2021.120586
21 Shepherd MC, Radnaa E, Tantengco OA et al. Extracellular vesicles from maternal uterine cells exposed to risk factors cause fetal inflammatory response. Cell Commun Signal. 2021 Oct 7;19(1):100. doi: 10.1186/s12964-021-00782-3 https://doi.org/10.1186/s12964-021-00782-3
22 Di, J., Du, Z., Wu, K. et al. Biodistribution and Non-linear Gene Expression of mRNA LNPs Affected by Delivery Route and Particle Size. Pharm Res 39, 105-114 (2022).
https://doi.org/10.1007/s11095-022-03166-5
23 Brohi RD, Wang L, Talpur HS et al. Toxicity of Nanoparticles on the Reproductive System in Animal Models: A Review. Front. Pharmacol. 2017.8:606. https://doi.org/10.3389/fphar.2017.00606
24 Li, M., Al-Jamal, K. T., Kostarelos, K., and Reineke, J. (2010). Physiologically based pharmacokinetic modeling of nanoparticles. ACS Nano 4, 6303-6317. https://doi.org/10.1021/nn1018818
25 Yongfeng Zhao, Deborah Sultan, Yongjian Liu, – Biodistribution, Excretion, and Toxicity of Nanoparticles, Editor(s): Wenguo Cui, Xin Zhao, In Micro and Nano Technologies, Theranostic Bionanomaterials, Elsevier, 2019, Pages 27-53, ISBN 9780128153413, https://doi.org/10.1016/B978-0-12-815341-3.00002-X
26 Griffin DE (2022) Why does viral RNA sometimes persist after recovery from acute infections? PLoS Biol 20(6): e3001687. https://doi.org/10.1371/journal.pbio.3001687
27 Les vaccins à ARN messagers (ARNm) sont-ils surdosés ? Are messenger RNA (mRNA) vaccines overdosed? Claverie JM, May, 2022 https://tkp.at/wp-content/uploads/2022/05/Jean-Michel-Claverie.pdf , accessed November 3, 2022
28 Fertig, T.E.; Chitoiu, L.; Marta, D.S. et al. Vaccine mRNA Can Be Detected in Blood at 15 Days Post-Vaccination. Biomedicines 2022, 10,1538.
https://doi.org/10.3390/biomedicines10071538
29 Maugeri, M., Nawaz, M., Papadimitriou, A. et al. Linkage between endosomal escape of LNP-mRNA and loading into EVs for transport to other cells. Nat Commun 10, 4333 (2019).
https://doi.org/10.1038/s41467-019-12275-6
30 Bart, Genevieve, Daniel Fischer, Anatoliy Samoylenko, Artem Zhyvolozhnyi, Pavlo Stehantsev, Ilkka Miinalainen, Mika Kaakinen, et al. « Characterization of nucleic acids from extracellular vesicle-enriched human sweat. » BMC Genomics 22, no. 1 (June 9, 2021): 425.
https://doi.org/10.1186/s12864-021-07733-9
31 Reverse Engineering the source code of the BioNTech/Pfizer SARS-CoV-2 Vaccine Hubert B, December 25, 2022 https://berthub.eu/articles/posts/reverse-engineering-source-code-of-the-biontech-pfizer-vaccine/ , accessed November 3, 2022
32 Sira K, Sievänen T, Karppinen JE, Hautasaari P et al. « MicroRNAs in Extracellular Vesicles in Sweat Change in Response to Endurance Exercise ». Frontiers in Physiology 11 (2020): 676.
https://doi.org/10.3389/fphys.2020.00676
33 Package leaflet: Information for the recipient , COVID-19 mRNA Vaccine BNT162b2 concentrate for solution for injection tozinameran https://assets.publishing.service.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/1043779/Temporary_Authorisation_Patient_Information_BNT162_18_0_UK_Clean.pdf accessed November 3, 2022
34 Should I sweat after my COVID vaccine, June 1, 2021
https://wickedsheets.com/night-sweats/should-i-sweat-after-my-covid-vaccine/ accessed November 3, 2022
35 Shao S, Fang H, Li Q, Wang G. Extracellular vesicles in Inflammatory Skin Disorders: from Pathophysiology to Treatment. Theranostics. 2020 Aug 7;10(22):9937-9955.https://doi.org/10.7150/thno.45488
36 Bar-Shai A, Rotem M, Shenhar-Tsarfaty S, Ophir N, Fireman E, Nanoparticles in sputum – a new window to airway inflammation European Respiratory Journal Sep 2017, 50 (suppl 61) PA1008; https://doi.org/10.1183/1393003.congress-2017.PA1008
37 Sánchez-Vidaurre S, Eldh M, Larssen P, Daham K et al. RNA-containing exosomes in induced sputum of asthmatic patients. J Allergy Clin Immunol. 2017 Nov;140(5):1459-1461.e2. https://doi.org/10.1016/j.jaci.2017.05.035
38 Low JM, Gu Y, Ng MSF et al. Codominant IgG and IgA expression with minimal vaccine mRNA in milk of BNT162b2 vaccinees. NPJ Vaccines. 2021 Aug 19;6(1):105.https://doi.org/10.1038/s41541-021-00370-z
39 New growth curves for French boys, French Association of Ambulatory Pediatrics, Nouvelles courbes de croissance des garçons français, Association Française de Pédiatrie Ambulatoire, https://afpa.org/outil/courbes-de-croissance-garcons-francais/ , accessed November 3, 2022
40 Golan Y, Prahl M, Cassidy A, Lin CY, Ahituv N, Flaherman VJ, Gaw SL. Evaluation of Messenger RNA From COVID-19 BTN162b2 and mRNA-1273 Vaccines in Human Milk. JAMA Pediatr. 2021 Oct 1;175(10):1069-1071. https://doi.org/10.1001/jamapediatrics.2021.1929
41 Golan Y, Prahl M, Cassidy AG et al. COVID-19 mRNA Vaccination in Lactation: Assessment of Adverse Events and Vaccine-Related Antibodies in Mother-Infant Dyads. 2021 Front. Immunol. 12:777103. https://doi.org/10.3389/fimmu.2021.777103
42 Hanna N, Heffes-Doon A, Lin X, et al. Detection of Messenger RNA COVID-19 Vaccines in Human Breast Milk. JAMA Pediatr. Published online September 26, 2022.https://doi.org/10.1001/jamapediatrics.2022.3581
43 Kahn S, Liao Y, Du X, Xu W, Li J, Lönnerdal B. Exosomal MicroRNAs in Milk from Mothers Delivering Preterm Infants Survive in Vitro Digestion and Are Taken Up by Human Intestinal Cells. Mol Nutr Food Res. 2018 Jun;62(11):e1701050. https://doi.org/10.1002/mnfr.201701050
44 Lonnerdal, B., Du, X., Liao, Y. and Li, J. (2015), Human milk exosomes resist digestion in vitro and are internalized by human intestinal cells. The FASEB Journal, 29:121.3. https://doi.org/10.1096/fasebj.29.1_supplement.121.3
45 Melnik, B.C.; Schmitz, G. Milk Exosomal microRNAs: Postnatal Promoters of β Cell Proliferation but Potential Inducers of β Cell De-Differentiation in Adult Life. Int. J. Mol. Sci. 2022, 23, 11503. https://doi.org/10.3390/ijms231911503
46 Riley RS, Kashyap MV, Billingsley MM et al.. Ionizable lipid nanoparticles for in utero mRNA delivery. Sci Adv. 2021 Jan 13;7(3):eaba1028. https://doi.org/10.1126/sciadv.aba1028
47 LaTourette PC 2nd, Awasthi S, Desmond A et al. Protection against herpes simplex virus type 2 infection in a neonatal murine model using a trivalent nucleoside-modified mRNA in lipid nanoparticle vaccine. Vaccine. 2020 Nov 3;38(47):7409-7413. https://doi.org/10.1016/j.vaccine.2020.09.079
48 Kulvietis V, Zalgeviciene V, Didziapetriene J, Rotomskis R Transport of Nanoparticles through the Placental Barrier, The Tohoku Journal of Experimental Medicine, 2011, Volume 225, Issue 4, Pages 225-234, Released on J-STAGE November 03, 2011, Online ISSN 1349-3329, Print ISSN 0040-8727, https://doi.org/10.1620/tjem.225.225
49 Saunders, M. (2009), Transplacental transport of nanomaterials. WIREs: Nanmed Nanobiotech, 1: 671-684. https://doi.org/10.1002/wnan.53
50 Muoth, C., Aengenheister, L., Kucki, M., Wick, P., & Buerki-Thurnherr, T. (2016). Nanoparticle transport across the placental barrier: pushing the field forward! Nanomedicine, 11(8), 941-957. https://doi.org/10.2217/nnm-2015-0012
51 Keelan JA, Leong JW, Ho D, Iyer KS. Therapeutic and safety considerations of nanoparticle-mediated drug delivery in pregnancy. Nanomedicine (Lond). 2015 Jul;10(14):2229-47 https://doi.org/10.2217/nnm.15.48
52 Wick P, Malek A, Manser P et al. Barrier capacity of human placenta for nanosized materials. Environ Health Perspect. 2010 Mar;118(3):432-6. https://doi.org/10.1289/ehp.0901200
53 Bertozzi S., Corradetti B., Seriau L. et al. Nanotechnologies in Obstetrics and Cancer during Pregnancy: A Narrative Review. J. Pers. Med. 2022, 12,1324. https://doi.org/10.3390/jpm12081324
54 Soininen SK, Repo JK, Karttunen V, Auriola S, Vähäkangas KH, Ruponen M. Human placental cell and tissue uptake of doxorubicin and its liposomal formulations. Toxicol Lett. 2015 Dec 3;239(2):108-14. https://doi.org/10.1016/j.toxlet.2015.09.011
55 Falchi L, Khalil WA, Hassan M, Marei WFA. Perspectives of nanotechnology in male fertility and sperm function. Int J Vet Sci Med. 2018 Sep 12;6(2):265-269. https://doi.org/10.1016/j.ijvsm.2018.09.001
56 SARS-CoV-2 mRNA Vaccine (BNT162, PF-07302048) 2.6.4 Summary statement of the pharmacokinetic study https://ia902305.us.archive.org/28/items/pfizer-confidential-translated/pfizer-confidential-translated.pdf and Nonclinical Evaluation Report
BNT162b2 [mRNA] COVID-19 vaccine from the TGA- Therapeutic Goods Administration- Dept of Health -Australian Government- January 2021
https://www.tga.gov.au/sites/default/files/foi-2389-06.pdf , accessed November 4, 2022
57 Vaccine FAQ, CDC and IDSA, september 20, 2022 https://www.idsociety.org/covid-19-real-time-learning-network/vaccines/vaccines-information–faq/ accessed November 4, 2022
58 Pardi N, Tuyishime S, Muramatsu H et al. Expression kinetics of nucleoside-modified mRNA delivered in lipid nanoparticles to mice by various routes. J Control Release. 2015 Nov 10;217:345-51. https://doi.org/10.1016/j.jconrel.2015.08.007
59 Cosentino M, Marino F. The spike hypothesis in vaccine-induced adverse effects: questions and answers. Trends Mol Med. 2022 Aug 22:S1471-4914(22)00189-7. https://doi.org/10.1016/j.molmed.2022.07.009
60 Ogata AF, Maley AM, Wu C et al. Ultra-Sensitive Serial Profiling of SARS-CoV-2 Antigens and Antibodies in Plasma to Understand Disease Progression in COVID-19 Patients with Severe Disease. Clin Chem. 2020 Dec 1;66(12):1562-1572. https://doi.org/10.1093/clinchem/hvaa213
61 Ogata AF, ChengCA, Desjardins M et al. Circulating Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2 (SARS-CoV-2) Vaccine Antigen Detected in the Plasma of mRNA-1273 Vaccine Recipients, Clinical Infectious Diseases, Volume 74, Issue 4, 15 February 2022, Pages 715-718, https://doi.org/10.1093/cid/ciab465
62 Cognetti JS, Miller BL. Monitoring Serum Spike Protein with Disposable Photonic Biosensors Following SARS-CoV-2 Vaccination. Sensors. 2021; 21(17):5857. https://doi.org/10.3390/s21175857
63 Mörz, M. A Case Report: Multifocal Necrotizing Encephalitis and Myocarditis after BNT162b2 mRNA Vaccination against COVID-19. Vaccines 2022, 10, 1651.
https://doi.org/10.3390/vaccines10101651
64 Pesce E, Manfrini N, Cordiglieri C et al. Exosomes Recovered From the Plasma of COVID-19 Patients Expose SARS-CoV-2 Spike-Derived Fragments and Contribute to the Adaptive Immune Response. Front Immunol. 2022 Jan 17;12:785941. https://doi.org/10.3389/fimmu.2021.785941
65 Trougakos IP, Terpos E, Alexopoulos H et al. Adverse effects of COVID-19 mRNA vaccines: the spike hypothesis. Trends Mol Med. 2022 Jul;28(7):542-554. https://doi.org/10.1016/j.molmed.2022.04.007
66 Bansal S, Perincheri S, Fleming T et al. Cutting Edge: Circulating Exosomes with COVID Spike Protein Are Induced by BNT162b2 (Pfizer-BioNTech) Vaccination prior to Development of Antibodies: A Novel Mechanism for Immune Activation by mRNA Vaccines. J Immunol. 2021 Nov 15;207(10):2405-2410.https://doi.org/10.4049/jimmunol.2100637
67 Yamamoto, M, Kase, M, Sano, H, Kamijima, R, Sano, S. Persistent varicella zoster virus infection following mRNA COVID-19 vaccination was associated with the presence of encoded spike protein in the lesion. J Cutan Immunol Allergy. 2022; 00: 1- 6.
https://doi.org/10.1002/cia2.12278
68 Najahi-Missaoui, W.; Arnold, R.D.; Cummings, B.S. Safe Nanoparticles: Are We There Yet? Int. J. Mol. Sci. 2021, 22, 385. https://doi.org/10.3390/ijms22010385
69 Roberts MS, Mohammed Y, Pastore MN et al.Topical and cutaneous delivery using nanosystems. J Control Release. 2017 Feb 10;247:86-105. https://doi.org/10.1016/j.jconrel.2016.12.022
70 Hou, X., Zaks, T., Langer, R., et al. Lipid nanoparticles for mRNA delivery. Nat Rev Mater 6, 1078-1094 (2021). https://doi.org/10.1038/s41578-021-00358-0
71 Palmer BC, DeLouise LA. Nanoparticle-Enabled Transdermal Drug Delivery Systems for Enhanced Dose Control and Tissue Targeting. Molecules. 2016 Dec 15;21(12):1719. https://doi.org/10.3390/molecules21121719
72 Hansen S, Lehr CM. Nanoparticles for transcutaneous vaccination. Microb Biotechnol. 2012 Mar;5(2):156-67. https://doi.org/10.1111/j.1751-7915.2011.00284.x
73 Klyachko NL, Arzt CJ, Li SM, Gololobova OA, Batrakova EV. Extracellular Vesicle-Based Therapeutics: Preclinical and Clinical Investigations. Pharmaceutics. 2020 Dec 1;12(12):1171. https://doi.org/10.3390/pharmaceutics12121171
74 Gu TW , Wang MZ , Niu J , Chu Y , Guo KR , Peng LH . Outer membrane vesicles derived from E. coli as novel vehicles for transdermal and tumor targeting delivery. Nanoscale. 2020 Sep 28;12(36):18965-18977. https://doi.org/10.1039/D0NR03698F
75 de Jong B, Barros ER, Hoenderop JGJ, Rigalli JP. Recent Advances in Extracellular Vesicles as Drug Delivery Systems and Their Potential in Precision Medicine. Pharmaceutics. 2020 Oct 22;12(11):1006. https://doi.org/10.3390/pharmaceutics12111006
76 Dad HA, Gu TW, Zhu AQ, Huang LQ, Peng LH. Plant Exosome-like Nanovesicles: Emerging Therapeutics and Drug Delivery Nanoplatforms. Mol Ther. 2021 Jan 6;29(1):13-31. https://doi.org/10.1016/j.ymthe.2020.11.030
77 Jacob S, Nair AB, Shah J et al. Lipid Nanoparticles as a Promising Drug Delivery Carrier for Topical Ocular Therapy-An Overview on Recent Advances. Pharmaceutics. 2022; 14(3):533.
https://doi.org/10.3390/pharmaceutics14030533
78 The DEFUSE PROJECT Documents, Drastic Research, page 19 https://drasticresearch.org/2021/09/21/the-defuse-project-documents/ accessed November 4, 2022
79 Zhang H, Leal J, Soto MR, Smyth HDC, Ghosh D. Aerosolizable Lipid Nanoparticles for Pulmonary Delivery of mRNA through Design of Experiments. Pharmaceutics. 2020; 12(11):1042. https://doi.org/10.3390/pharmaceutics12111042
80 Robinson E, MacDonald KD, Slaughter K et al. Lipid Nanoparticle-Delivered Chemically Modified mRNA Restores Chloride Secretion in Cystic Fibrosis. Mol Ther. 2018 Aug 1;26(8):2034-2046. https://doi.org/10.1016/j.ymthe.2018.05.014
81 Alton EWFW, Armstrong DK, Ashby D et al, UK Cystic Fibrosis Gene Therapy Consortium
Repeated nebulisation of non-viral CFTR gene therapy in patients with cystic fibrosis: a randomised, double-blind, placebo-controlled, phase 2b trial, Lancet Respir. Med, 3 (2015), pp. 684-691 https://doi.org/10.1016/S2213-2600(15)00245-3
82 Chow MYT, Qiu Y, Lam JKW. Inhaled RNA Therapy: From Promise to Reality. Trends Pharmacol Sci. 2020 Oct;41(10):715-729. https://doi.org/10.1016/j.tips.2020.08.002
83 Lenn JD, Neil J, Donahue C et al. RNA Aptamer Delivery through Intact Human Skin. J Invest Dermatol. 2018 Feb;138(2):282-290. https://doi.org/10.1016/j.jid.2017.07.851
84 Yeo WS, Ng QX. Passive inhaled mRNA vaccination for SARS-Cov-2. Med Hypotheses. 2021 Jan;146:110417. https://doi.org/10.1016/j.mehy.2020.110417
85 Chu M, Wang H, Bian L et al. Nebulization Therapy with Umbilical Cord Mesenchymal Stem Cell-Derived Exosomes for COVID-19 Pneumonia. Stem Cell Rev Rep. 2022 Aug;18(6):2152-2163. https://doi.org/10.1007/s12015-022-10398-w
86 Sabanovic B, Piva F, Cecati M, Giulietti M. Promising Extracellular Vesicle-Based Vaccines against Viruses, Including SARS-CoV-2. Biology (Basel). 2021 Jan 27;10(2):94. https://doi.org/10.3390/biology10020094
87 Kuate S, Cinatl J, Doerr HW, Uberla K. Exosomal vaccines containing the S protein of the SARS coronavirus induce high levels of neutralizing antibodies. Virology. 2007 May 25;362(1):26-37. https://doi.org/10.1016/j.virol.2006.12.011
88 Wang, Z., Popowski, K.D., Zhu, D. et al. Exosomes decorated with a recombinant SARS-CoV-2 receptor-binding domain as an inhalable COVID-19 vaccine. Nat. Biomed. Eng 6, 791-805 (2022). https://doi.org/10.1038/s41551-022-00902-5
89 Popowski KD, Moatti A, Scull G et al. Inhalable dry powder mRNA vaccines based on extracellular vesicles. Matter. 2022 Sep 7;5(9):2960-2974. https://doi.org/10.1016/j.matt.2022.06.012
90 Kedl RM, Hsieh E, Morrison TE et al. Evidence for Aerosol Transfer of SARS-CoV2-specific Humoral Immunity medRxiv 2022.04.28.22274443; https://doi.org/10.1101/2022.04.28.22274443
91 Schultz JS, McCarthy MK, Rester C, et al. Development and Validation of a Multiplex Microsphere Immunoassay Using Dried Blood Spots for SARS-CoV-2 Seroprevalence: Application in First Responders in Colorado, USA. J Clin Microbiol. 2021 May 19;59(6):e00290-21. https://doi.org/10.1128/JCM.00290-21
92 Capital, June 22, 2022 Sanofi launches clinical trial of first mRNA-based seasonal flu vaccine candidate (Sanofi lance l’essai clinique du premier candidat-vaccin à base d’ARNm contre la grippe saisonnière) https://www.capital.fr/entreprises-marches/sanofi-lance-lessai-clinique-du-premier-candidat-vaccin-a-base-darnm-contre-la-grippe-1407163 accessed November 4, 2022
93 Biopharma Reporter, Moderna takes mRAN influenza candidate into Phase 3 trials, June 7, 2022 https://www.biopharma-reporter.com/Article/2022/06/07/moderna-takes-mrna-influenza-candidate-into-phase-3-trial accessed November 4, 2022