sábado , 15 junio 2024

Graves faltas de seguridad de las vacunas del Calendario de Vacunación infantil

Print Friendly, PDF & Email

En 2013, la Oficina del Programa Nacional de Vacunas del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EE. UU. encargó una actualización de las investigaciones sobre la falta de pruebas para respaldar la seguridad del calendario de vacunación de bebés y niños de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

El comité del Instituto de Medicina (IOM), encargado de producir la actualización, encontró que “pocos estudios han evaluado exhaustivamente la asociación entre el calendario completo de vacunación y los resultados en salud, y ningún estudio ha examinado directamente los resultados de salud de la manera en que se le encargó al comité que las abordara en su declaración de tareas”.

Según el comité de la IOM , “no se han realizado estudios diseñados para examinar los efectos a largo plazo del número acumulado de vacunas u otros aspectos del calendario de inmunización”.

La falta de información sobre la seguridad general del calendario de vacunación fue tan convincente que el comité recomendó entonces que el HHS incorporara el estudio de la seguridad del calendario general de vacunación infantil en sus procesos para establecer prioridades para la investigación, «reconociendo las preocupaciones de las partes interesadas y estableciendo las prioridades sobre la base de la evidencia epidemiológica, la plausibilidad biológica y la viabilidad”.

El ensayo controlado aleatorizado (ECA) (randomized controlled trial, RCT) ha sido tradicionalmente utilizado como patrón oro y generalmente es ecesario para demostrar la seguridad antes de que un producto sea llevado a mercado. La demostración de seguridad es determinado a través de numerosos estudios cuidadosamente investigados que han evaluados con precisión a corto y largo plazo resultados. Otros importantes consideraciones son la calidad del resultados priorizados además de los duración del estudio. A partir de estos elementos de investigación se esencial para discernir si una la afirmación de seguridad es exacta o no. Este tipo de estudios no se han realizado para ninguna de las vacunas del calendario escolar

El IOM también recomendó que los CDC utilicen su base de datos privada, el Enlace de datos de seguridad de las vacunas (Vaccine Safety Datalink, VSD), para estudiar los efectos generales en la salud del programa de vacunación mediante análisis retrospectivos.

Diez años después, los CDC aún no han realizado un estudio de comparación de este tipo, a pesar de que se encuentra en un vasto depósito de datos en el VSD, que incluye registros médicos completos de más de 10 millones de personas y 2 millones de niños.

El VSD también contiene registros de un número significativo de niños no vacunados, sin embargo, los CDC se niegan a comparar los resultados de salud de los niños vacunados con los de los niños completamente no vacunados.

  • El CDC también prohíbe que los investigadores externos al Vaccine Safety Datalink (VSD) accedan a los datos del VSD para que puedan realizar los estudios.

Brian Hooker, Ph.D. fue uno de los investigadores que tuvo acceso a VSD mientras trabajaba con el Dr. Mark R. Geier y su hijo, David Geier, en una serie de estudios sobre vacunas que contienen timerosal (mercurio) a principios de la década de 2010.

Sin embargo, los CDC posteriormente revocaron el acceso de los Geier porque a una de las organizaciones de mantenimiento de la salud (Health Maintenance Organizations, HMO) que participaba en el proyecto VSD no le agradaron los resultados que estaban obteniendo los Geier, vinculando la exposición al timerosal con una variedad de trastornos crónicos infantiles, incluido;

Niños no vacunados tienen mejor salud que los vacunados.
Niños vacunados 20 veces mas de tener déficit de atención e hiperactividad (ADHD). 4.1x alergias severas, 13.8x enfermedades gastrointestinales severas, 17,6x Asma, 5x Autismo, 20.8x TDAH, 27.8x Infecciones de oído crónicas. https://www.bitchute.com/video/u2KOzFp7xECP/

En el Capítulo 2 de » Vax-Unvax: Dejemos que la ciencia hable » que se lanzará el 29 de agosto y está disponible para preordenar en Amazon , Barnes & Noble y otras librerías en línea, Robert F. Kennedy Jr. y Brian Hooker, Ph.D. presentan los muy pocos estudios completados sobre todo en el calendario de vacunación de bebés/niños, incluido el innovador estudio » Estudio piloto comparativo sobre la salud», de niños estadounidenses de 6 a 12 años vacunados y no vacunados”, por Anthony Mawson , doctor en salud pública.

Mawson y sus coautores estudiaron la incidencia de enfermedades infecciosas y crónicas en niños educados en el hogar completamente vacunados, parcialmente vacunados y no vacunados.

Las enfermedades crónicas no solo fueron más prominentes en los niños vacunados completa y parcialmente, donde la incidencia de estas enfermedades varió de 30 veces más para la rinitis alérgica a 3,7 veces más para los trastornos del neurodesarrollo, sino que también hubo una mayor prevalencia de enfermedades infecciosas como neumonía e infecciones del oído. en niños vacunados.

En un estudio separado de 2017, «Nacimiento prematuro, vacunación y trastornos del neurodesarrollo«: un estudio transversal de niños vacunados y no vacunados de 6 a 12 años», Mawson et al. también encontraron que el riesgo de trastornos del neurodesarrollo entre los niños vacunados se vio agravado por el bajo peso al nacer.

Los niños vacunados con bajo peso al nacer tenían 14,5 veces más probabilidades de recibir un diagnóstico en comparación con los niños con peso normal al nacer que no estaban vacunados.

En el libro también hay dos estudios con Neil Z. Miller sobre niños vacunados versus no vacunados utilizando registros médicos de seis prácticas pediátricas separadas.

Nuestro primer estudio, » Análisis de los resultados de salud en niños vacunados y no vacunados :

  • retrasos en el desarrollo,
  • asma,
  • infecciones del oído y
  • trastornos gastrointestinales»,

publicado en 2020, se centró en las vacunas administradas durante el primer año de vida y los diagnósticos específicos que ocurren después del primer cumpleaños.

Visitas al consultorio completamente vacunados en comparación con los no vacunados.

Aquellos niños que recibieron una o más vacunas durante su primer año de vida tenían 2,2 veces más probabilidades de ser diagnosticados con un retraso en el desarrollo, 4,5 veces más probabilidades de ser diagnosticados con asma y 2,1 veces más probabilidades de sufrir infecciones de oído en comparación con los niños no vacunados.

En el segundo estudio, » Efectos en la salud en niños vacunados versus no vacunados , con covariables para el estado de lactancia y el tipo de nacimiento», publicado en 2021, compararon niños completamente vacunados, parcialmente vacunados y no vacunados para la incidencia de autismo, TDAH, asma, oído crónico infecciones, alergias graves y trastornos gastrointestinales.

En particular, los niños completamente vacunados tenían;

  • 5 veces más probabilidades de que les diagnosticaran autismo,
  • 17,6 veces más probabilidades de que les diagnosticaran asma,
  • 20,8 veces más probabilidades de que les diagnosticaran TDAH y
  • 27,8 veces más probabilidades de que les diagnosticaran infecciones crónicas del oído en comparación con niños completamente sin vacunar.

En un análisis separado dentro de este mismo estudio, se modificó el modelo estadístico para reflejar el estado de lactancia y el tipo de parto (normal o por cesárea). A los niños amamantados no vacunados les fue mucho mejor que a los niños no amamantados vacunados al comparar la incidencia de autismo, asma, TDAH, trastornos gastrointestinales, alergias graves e infecciones crónicas del oído.

Se obtuvieron resultados similares al investigar el tipo de nacimiento y el estado de vacunación.

James Lyons-Weiler, Ph.D., y el Dr. Paul Thomas también publicaron un estudio en 2021, «Relative Incidence of Office Visits and Cumulative Rates of Billed Diagnoses Along the Axis of Vaccination», investigando niños en Portland, Oregon, práctica pediátrica del Dr. Paul Thomas.

Este estudio comparó la incidencia relativa de visitas al consultorio por diferentes trastornos entre niños vacunados y no vacunados. Lyons-Weiler y Thomas encontraron aumentos significativos en las visitas al consultorio entre los niños vacunados por fiebre, infecciones de oído, conjuntivitis, asma, problemas respiratorios, anemia, eczema, problemas de comportamiento, gastroenteritis, trastornos de peso/alimentación e infecciones respiratorias.

En particular, no hubo diagnósticos de TDAH entre los niños no vacunados, mientras que la tasa de diagnóstico entre los niños vacunados fue del 5,3 %.

Desafortunadamente, el International Journal of Environmental Research and Public Health se retractó del estudio sobre la base de una queja solitaria y anónima. A Lyons-Weiler y al Dr. Thomas no se les permitió refutar las preocupaciones del denunciante con respecto al comportamiento de búsqueda de atención médica de las familias de niños no vacunados.

Sin embargo, Lyons-Weiler respondió con el Dr. Russell Blaylock en su artículo de 2022, » Revisión de diagnósticos excesivos de enfermedades y condiciones en niños cuyos padres proporcionaron permiso informado para vacunarlos «, publicado en el International Journal of Vaccine Theory, Practice, and Research — un artículo en el que los autores afirmaba su análisis original.

El capítulo 2 de “ Vax-Unvax ” también destaca el estudio de 2022, “ Asociación entre la exposición al aluminio de las vacunas antes de los 24 meses de edad y el asma persistente entre los 24 y los 59 meses de edad”, realizado por científicos de los CDC que usaron el VSD para calcular el nivel de exposición al aluminio en vacunas infantiles administradas hasta los 2 años de edad.

Los autores compararon los resultados de salud de los niños expuestos a más de 3 miligramos de aluminio en sus vacunas frente a los expuestos a menos de 3 miligramos de aluminio.

Aunque este no fue un verdadero estudio de «vax-unvax» ya que no había un grupo de control no vacunado (desafortunadamente, los CDC nunca incluyen uno), fue incluido en el libro debido a los hallazgos alarmantes del estudio.

Los autores del estudio encontraron que los niños expuestos a niveles más altos de aluminio tenían 1,36 veces más probabilidades de ser diagnosticados con asma persistente antes de cumplir 5 años.

A los niños diagnosticados con eccema y expuestos al nivel más alto de aluminio les fue aún peor y tenían 1,61 veces más probabilidades de ser diagnosticados con asma persistente antes de cumplir 5 años.

Cada uno de estos resultados fue estadísticamente significativo, lo que nos llevó a preguntarnos cuál habría sido el riesgo de asma si los CDC hubieran optado por comparar a los niños vacunados expuestos al aluminio con una cohorte de niños no vacunados.

“Vax-Unvax: Let the Science Speak” se lanzará el 29 de agosto y está disponible para preordenar en Amazon , Barnes & Noble y otras librerías en línea.

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos