sábado , 9 diciembre 2023

Inyecciones génicas experimentales en el embarazo es una violación a la ética médica

Print Friendly, PDF & Email

COVID-19 Vaccines: The Impact on Pregnancy Outcomes and Menstrual Function, James A. Thorp , Claire Rogers , Michael P. Deskevich , Stewart Tankersley , Albert Benavides , Megan D. Redshaw , Peter A. McCullough, (doi: 10.20944/preprints202209.0430.v1 https://www.preprints.org/manuscript/202209.0430/v1

La recomendación de inyecciones de terapia génica experimentales, novedosas y no probadas en el embarazo sigue siendo la mayor violación de la ética médica en la historia de la medicina.

Recientemente el director de la Oficina de Seguridad de Inmunización de los CDC , el Dr. Tom Shimabukuro, admitió en una reunión del Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados (VRBAC, por sus siglas en inglés) de la FDA que las personas han sufrido «enfermedades debilitantes» y » problemas de salud duraderos” después de la “vacunación” contra el COVID-19. 1

Celebrada el 26 de enero de 2023, la reunión del VRBAC se convocó para discutir la seguridad de la «vacunación» de refuerzo contra el COVID-19 y los regímenes futuros. Cerca del final de la reunión, un participante le hizo una pregunta conmovedora a Shimabukuro.

El participante le pidió a Shimabukuro que explicara cómo los CDC están manejando los impactos no incluidos de las inyecciones en la población 2 y, por lo tanto, aparentemente no están siendo capturados por el sistema de monitoreo actual de los CDC, Vaccine Safety Datalink (VDS). 3

Tomando como ejemplo la enfermedad autoinmune, el quid de su pregunta implicaba que las lesiones por inyecciones más duraderas simplemente no podían ser capturadas por el sistema Vaccine Safety Datalink (VDS), que utiliza registros de salud electrónicos de sitios de proveedores seleccionados en los EE. UU. y depende de un protocolo específico conocido como Análisis de ciclo rápido para buscar señales de peligro. 4

En otras palabras, ciertos impactos adversos podrían pasar desapercibidos por un sistema de monitoreo de seguridad que simplemente no está diseñado para encontrarlos o buscarlos.

La respuesta de Shimabukuro fue sorprendente: admitió lo que muchos de los que han experimentado lesiones devastadoras por la «vacunación» de COVID-19 han esperado demasiado para escuchar de los CDC:

Con respecto a los informes de personas que experimentan enfermedades debilitantes, conocemos estos informes de personas que experimentan problemas de salud duraderos después de la vacunación contra el COVID.

Luego dio un giro, desviando la causalidad médica mientras prometía «continuar» el monitoreo de seguridad:

En algunos casos, la presentación clínica de las personas que padecen estos problemas de salud es variable y no se ha encontrado una causa médica específica para los síntomas. Entendemos que la enfermedad es disruptiva y estresante, especialmente en esas circunstancias, y reconocemos que estos problemas de salud han impactado sustancialmente la calidad de vida de las personas y también han afectado a quienes los rodean, y esperamos una mejoría y recuperación, y continuaremos para monitorear la seguridad de estas vacunas y trabajar con socios para tratar de comprender mejor este tipo de eventos adversos. 5

Palabras sin acción: ¿los CDC están engañando?

Si bien el reconocimiento abierto de los CDC del daño de la «vacuna» puede ser un paso en la dirección correcta, las palabras sin responsabilidad y acción no tienen sentido. Los expertos en psicología sugieren que, cuando se trata de alguien que está reconociendo algo, se recomienda prestar mucha atención a lo que hace la persona más allá de lo que dice . 6

El CDC ha minimizado o incluso ignorado los informes de lesiones por «vacunas» contenidas en sus propias bases de datos de seguridad. Un ejemplo es la falla de los CDC para monitorear adecuadamente las señales de seguridad contenidas en su Sistema de Informe de Eventos Adversos de Vacunas (VAERS), ignorando lo que se ha denominado la «señales de muerte» desencadenada por sus propios procedimientos operativos . 7 Hasta el día de hoy, los CDC se niegan a ser completamente transparentes con respecto a los datos que ha recopilado en los sitios de monitoreo de seguridad establecidos para monitorear las reacciones adversas que ocurren después de las “vacunas” contra el COVID-19.: de los más de 10 millones de pacientes que participaron en V-safe, el 7,7 % de esos pacientes se vieron obligados a buscar atención médica profesional por eventos adversos después de la “vacunación” contra el COVID-19, y otro 25 % faltó a la escuela o al trabajo o tuvo reacciones adversas graves a la “vacuna”. 8

Igualmente preocupante es que los CDC han minimizado e incluso ignorado sus propias señales de advertencia de seguridad de VAERS para las inyecciones de COVID-19 administradas durante el embarazo; sin embargo, este es el grupo más vulnerable y peligroso para experimentar con nuevas terapias. No está claro por qué los CDC ignoran y descartan los datos de VAERS (y será el tema de otro artículo), pero no es una buena la respuesta de los CDC, que tienen la tarea de proteger la salud pública. ¿Por qué molestarse en recopilar datos de seguridad si se seleccionan, se ocultan, se descartan o simplemente se ignoran?

Un estudio de investigación retrospectivo de VAERS muestra «peligro»

Preguntas como estas impulsaron a siete autores, incluido el médico de obstetricia y medicina materno fetal James A. Thorp, MD, a realizar su propio estudio de investigación de seguridad de las «vacunas», y su estudio se encuentra actualmente en preimpresión. 9 El autor principal, Thorp (que tiene casi 44 años de práctica obstétrica clínica) y sus coautores demostraron en el estudio que la base de datos VAERS contiene múltiples señales de seguridad preocupantes que indican que las inyecciones de COVID-19 no son seguras y peligrosas durante el embarazo.

El estudio retrospectivo investigó los eventos adversos después de la «vacunación» contra el COVID-19 y la vacunación contra la influenza. Usando la vacuna contra la influenza como grupo de control, los autores compararon 18 eventos adversos que ocurrieron después de la «vacunación» contra el COVID-19 con los que ocurrieron después de la vacuna contra la influenza. 

La vacuna contra la influenza se eligió como grupo de comparación en el estudio porque los CDC y la FDA autorizaron específicamente el uso de la vacuna contra la influenza en mujeres embarazadas. La vacuna contra la influenza es el grupo de control usado.  Pero no se ha hecho un ensayo aleatorizado y controlado con placebo de las inyecciones de ARNm durante el embarazo cosa que por otro lado no seria etico dado que estas son dañinas.

Los resultados del estudio retrospectivo de investigación VAERS son catastróficos. Por ejemplo, la FDA y los CDC demuestran un aumento de 2 veces una violación de la señal de seguridad, sin embargo, el estudio dirigido por Thorp encontró un aumento de 57 veces de abortos espontáneos y un aumento de 38 veces de muerte fetal (mortinato). Un total de 18 eventos adversos separados, incluidas menstruaciones anormales y otras 17 complicaciones importantes del embarazo, superaron la señal de seguridad de los CDC y la FDA.

Las conclusiones del estudio están corroboradas por más de 30 fuentes independientes, incluidos los propios documentos internos de Pfizer 10 (que Pfizer también intentó suprimir esta información sin éxito durante 75 años). Estas fuentes de corroboración independientes, sobre las que escribimos aquí , también incluyen cuatro ubicaciones geográficas separadas en lugares altamente «vacunados» contra el COVID-19 dentro de California y Canadá, en los que los denunciantes documentan aumentos repentinos en las tasas de muerte fetal (mortinatos) que superan las 40 desviaciones estándar ( sigma ) de la del promedio nacional. 11

El CDC debe respaldar sus palabras con acción: detener las peligrosas inyecciones de ARNm durante el embarazo

La admisión de Shimabukuro en nombre de los CDC de que se han producido «lesiones debilitantes» y «problemas de salud duraderos» en personas después de la «vacunación» de COVID-19 llega demasiado tarde, demasiado tarde para muchos. Si bien tal vez sea un paso en la dirección correcta, la admisión plantea preguntas válidas sobre la conveniencia de continuar impulsando estas terapias novedosas y experimentales para todas las edades y todos los pueblos. Esto suena particularmente cierto en el embarazo; sin embargo, estas terapias novedosas y peligrosas aún están siendo impulsadas por los CDC, la Junta Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ABOG), el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) y la Sociedad de Medicina Materno Fetal ( SMFM).

Impulsar terapias novedosas y experimentales en el embarazo no tiene precedentes en la historia de la medicina y es una abominación de la regla de oro del embarazo que, hasta ahora, nunca se ha ignorado a nivel mundial. Sin embargo, hoy en día, se estima que 13,26 mil millones de las «vacunas» experimentales ya se han administrado en todo el mundo, con 1,22 millones que aún se administran diariamente 12 , y todavía se recomiendan durante el embarazo.

Si los CDC, de hecho, se toman «muy en serio la seguridad de las vacunas», como afirmó Shimabukuro en la reunión, las palabras deben estar respaldadas por acciones.

Las acciones de los CDC deben incluir la recomendación de una moratoria universal sobre el uso de la terapia génica experimental en el embarazo. Detener las «vacunas» de COVID-19 en este grupo altamente vulnerable permitirá más tiempo para que todas las partes, incluidos el gobierno, los fabricantes de «vacunas» y los grupos de investigación independientes, hagan completamente transparentes todos los datos de seguridad. Si bien los futuros ensayos prospectivos controlados aleatorios, doble ciego claramente no serían éticos en este momento debido a los peligros claros y presentes de las «vacunas» COVID-19, se deben realizar investigaciones imparciales e independientes con respecto a una serie de cuestiones médicas y legales de interés.

Los datos defectuosos del NEJM socavan la recomendación de los CDC de inyecciones de ARNm durante el embarazo

Ahora es imperativo que Shimabukuro, en nombre de los CDC, inicie esta moratoria sobre el uso de la terapia génica experimental en el embarazo y solicite una investigación. Además de su papel en los CDC, Shimabukuro fue el autor principal de un estudio muy influyente pero estadísticamente defectuoso publicado durante el apogeo de la propagación del miedo pandémico. Publicado el 21 de abril de 2021 en el New England Medical Journal (NEJM) , el estudio Shimabukuro, que utilizó los datos V-Safe de los CDC , concluyó que no había problemas de seguridad obvios con el uso de las «vacunas» COVID-19 durante el embarazo. 13 Pero el estudio original contenía fallas graves en su análisis estadístico, lo que arrojaba dudas sobre su conclusión.

Dos problemas evidentes socavaron la conclusión del estudio NEJM de que las «vacunas» eran seguras durante el embarazo. Primero, el autor principal, Shimabukuro, tiene vínculos profundos con los CDC, que opera como una sub-agencia del HHS, lo que plantea preguntas válidas sobre conflictos de intereses y sesgos, especialmente dada la postura a favor de la «vacuna» del HHS y los CDC antes de la publicación. 

Además de servir como Director de la Oficina de Seguridad de Inmunización de los CDC, durante el transcurso de la pandemia, Shimabukuro se ha arraigado profundamente en los CDC. Según los informes, se desempeñó como «líder del equipo» de VAERS (lo que plantea preguntas válidas sobre por qué los CDC parecen estar ignorando la base de datos de VAERS) y «líder interino del equipo» del equipo de enlace de datos de seguridad de vacunas (VSD) .14 

También se ha desempeñado en la “Unidad de Coordinación de la Vacuna contra el COVID-19” de los CDC. 15 Su actuación como autor principal en un estudio sumamente influyente y en un momento crítico sobre estas «vacunas» novedosas y experimentales impulsadas por su propia agencia constituye un flagrante conflicto de intereses y nunca debería haberse permitido .

En segundo lugar, el análisis estadístico del estudio NEJM fracasó por completo en demostrar que las «vacunas» contra la COVID-19 fueran seguras durante el embarazo, en contra de las conclusiones del estudio. En lo que fue un juego de manos estadístico o un error de cálculo flagrante que los editores del «renombrado» NEJM (así como muchos otros coautores médicos, incluidos tres médicos obstetras y ginecólogos) pasaron por alto, el estudio fijó la tasa general de abortos espontáneos: también conocida como tasa de aborto espontáneo: para los participantes del estudio «vacunados» en solo el 12,6%. Con base en este cálculo defectuoso, el estudio concluyó que la «vacuna» era segura, ya que la tasa parecía, a primera vista, estar en línea con los datos históricos de aborto espontáneo.

Sin embargo, los autores del estudio llegaron a esta tasa de aborto espontáneo al incluir 700 participantes del estudio «vacunadas» en el tercer trimestre en el denominador al calcular la tasa de aborto espontáneo. Sin embargo, según su definición médica, el aborto espontáneo solo puede ocurrir antes de las 20 semanas de embarazo. Como resultado, el denominador se infló porque incluyó a participantes del estudio «vacunadas» en el tercer trimestre en el cálculo de la tasa de aborto espontáneo, cuando, de hecho, las participantes del estudio «vacunadas» en el tercer trimestre nunca podrían haber sufrido un aborto espontáneo. No solo fueron «vacunadas» demasiado tarde en su embarazo para ser estadísticamente relevantes para calcular el aborto espontáneo, sino que también habían pasado el punto del embarazo en el que incluso podría ocurrir un aborto espontáneo. No era médicamente posible que 700 de las participantes del estudio «vacunadas» sufrieran un aborto espontáneo, pero aun así se incluyeron en el denominador al calcular la tasa de aborto espontáneo, rellenando artificialmente el denominador con un grupo estadísticamente irrelevante. Se puede afirmar esto de otra manera más obvia: colocar a 700 participantes del estudio que recibieron la “vacuna”después de las 28 semanas de embarazo en el denominador de aborto espontáneo (antes de las 20 semanas) redujo efectivamente la tasa de aborto espontáneo del estudio del 82 % al 12,6 %.

Los críticos afirman además que incluso la tasa de aborto espontáneo del 12,6% calculada erróneamente por el estudio es irracionalmente alta y, por lo tanto, motivo de preocupación, citando un estudio publicado en noviembre de 2020 por Naert et al . 16 Al observar a las participantes con embarazos de feto único, el estudio de Naert sostiene que la tasa normal de abortos espontáneos debería ser solo del 5,4 % y, a las 13 semanas, solo del 0,8 %.

El mayor incumplimiento de la ética médica: ¿estamos jugando con fuego?

La recomendación de inyecciones de terapia génica experimentales, novedosas y no probadas en el embarazo sigue siendo la mayor violación de la ética médica en la historia de la medicina. Algunos han argumentado que en el momento en que se hicieron estas recomendaciones, se basaron en un deseo de buena fe de proteger a las mujeres embarazadas, a quienes se les hizo creer que corrían un mayor riesgo de enfermarse gravemente por COVID-19. Sin embargo, un estudio publicado en agosto de 2021 y realizado por Pineles et al. 17 documenta que las mujeres embarazadas tienen menor riesgo de muerte (0,8% vs 3,5%) e ingreso a la unidad de cuidados intensivos (3,5% vs 14,9%) en comparación con las mujeres no embarazadas.

Además, el tratamiento temprano de COVID-19, tanto en pacientes embarazadas como no embarazadas, ha demostrado ser muy exitoso con terapias y medicamentos seguros y efectivos, incluida la hidroxicloroquina. Médicos de muchas especialidades, incluidas Obstetricia y Ginecología y Medicina Materno Fetal, han usado hidroxicloroquina durante más de 40 años sin que se hayan observado efectos adversos significativos o teratogenicidad. A diferencia de la terapia génica experimental renombrada como «vacunas», en la dosis adecuada, la hidroxicloroquina tiene un historial de uso seguro, incluso durante el embarazo, y disfruta de un respaldo de seguridad previo a la pandemia de los CDC (que aparentemente Google aún no ha eliminado de Internet). ), y sobre el que hemos escrito aquí . 18

Promocionar “vacunas” contra el COVID-19 no probadas en las mujeres podría causar un daño multigeneracional, cuyo alcance fue evaluado recientemente por un ejecutivo de Pfizer expuesto por la organización de noticias de investigación Project Veritas . 19 Las madres embarazadas y sus bebés no solo son uno de los grupos más vulnerables y peligrosos para experimentar, sino que también son el futuro de la humanidad. Continuar recomendando las «vacunas» experimentales contra el COVID-19 en el embarazo a la luz de lo que ahora sabemos no solo es poco ético, sino también inconcebible. 

Si encuentra “ este artículo útil suscríbase como miembro de nuestro equipo para apoyarnos y en conjunto podamos aclarar el tema en discusiones con familiares, amigos, funcionarios y empleadores. L Muchas gracias. Puede Apoyarnos en  https://cienciaysaludnatural.com/colaboracion

Colabore con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez:

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos

Aumento de anormalidades menstruales 12.000 veces por la inyección K0 B1T – Dr. James Thorp, obstetra con de 43 años de experiencia: «Estamos hablando de un aumento de 12.000 veces en anormalidades menstruales, porque la inyección K0 B1T provoca un efecto inflamatorio importante. Cualquier cosa que cause inflamación causa daño, lesión, muerte y destrucción en el embarazo.» https://www.bitchute.com/video/c2euPIyKCxAM/

Referencias:

1 Food and Drug Administration (FDA). FDA Docket Number FDA-2022-N-2810. “178th Meeting of the Vaccines and Related Biological Products Advisory Committee (VRBPAC)” (recorded live broadcast). Posted on YouTube, January 26, 2023. Accessed February 6, 2023 (cited material located at 6:56 – 7:00). https://www.fda.gov/advisory-committees/advisory-committee-calendar/vaccines-and-related-biological-products-advisory-committee-january-26-2023-meeting-announcement.

2 Food and Drug Administration (FDA). FDA Docket Number FDA-2022-N-2810. “178th Meeting of the Vaccines and Related Biological Products Advisory Committee (VRBPAC)” (recorded live broadcast). Posted on YouTube, January 26, 2023. Accessed February 6, 2023 (cited material located at 6:56 – 7:00). https://www.fda.gov/advisory-committees/advisory-committee-calendar/vaccines-and-related-biological-products-advisory-committee-january-26-2023-meeting-announcement.

3 Centers for Disease Control and Prevention (CDC). 2023. “Vaccine Safety Datalink.” Accessed February 6, 2023. https://www.cdc.gov/vaccinesafety/ensuringsafety/monitoring/vsd/index.html.

4 Vaccine Safety Database (VSD). 2021. “Rapid Cycle Analysis (RCA) to Monitor the Safety of COVID-19 Vaccines in Near Real-Time with the Vaccine Safety Data Link,” Project #1342, Version 1.1, March 3, 2021, p. 7 (noting, “Rapid and accurate assessment of vaccine safety is needed to maintain public trust and to inform policy recommendations”). Accessed February 6, 2023. https://www.cdc.gov/vaccinesafety/pdf/VSD-1342-COVID19-RCA-Protocol_FinalV1.1_508.pdf.

5 Food and Drug Administration (FDA). FDA Docket Number FDA-2022-N-2810. “178th Meeting of the Vaccines and Related Biological Products Advisory Committee (VRBPAC)” (recorded live broadcast). Posted on YouTube, January 26, 2023. Accessed February 6, 2023 (cited material located at 6:56 – 7:00). https://www.fda.gov/advisory-committees/advisory-committee-calendar/vaccines-and-related-biological-products-advisory-committee-january-26-2023-meeting-announcement.

6 Thorp JA, Renz T, Northrup C, Lively C, Breggin P, Bartlett R, et al. Patient Betrayal: The Corruption of Healthcare, Informed Consent, and the Physician-Patient Relationship. G Med Sci. 2022; 3(1): 046- 069. https://www.doi.org/10.46766/thegms.medethics.22021403https://www.thegms.co/medical-ethics/medethics-rw-22021403.pdf.

7 Kirsch, Steve. 2022. “Exclusive: Proof that the CDC is Deliberately Ignoring the Safety Signals from the COVID Vax.” Steve Kirsch’s Newsletter, October 3, 2022. Accessed February 6, 2023. https://stevekirsch.substack.com/p/unassailable-proof-of-incompetence.

8 Kirsch, Steve. 2022. “Why Didi the CDC Hide the V-safe Data from the American People for almost 2 Years?” Steve Kirsch’s Newsletter, October 5, 2022. Accessed February 6, 2023. https://stevekirsch.substack.com/p/why-did-the-cdc-hide-the-v-safe-data.

9 Thorp, J.A.; Rogers, C.; Deskevich, M.P.; Tankersley, S.; Benavides, A.; Redshaw, M.D.; McCullough, P.A. COVID-19 Vaccines: The Impact on Pregnancy Outcomes and Menstrual Function. Preprints 2022, 2022090430 (doi: 10.20944/preprints202209.0430.v1). https://www.preprints.org/manuscript/202209.0430/v1.

10 Pfizer Report. 2021. “5.3.6 Cumulative Analysis of Post-Authorization Adverse Event Reports of PF-07302048 (BNT 162B2) Received Through 28-Feb-2021,” April 30, 2021, pp. 7, 12. https://phmpt.org/wp-content/uploads/2022/04/reissue_5.3.6-postmarketing-experience.pdf.

11 Thorp, Jim. 2022. “Experimental, Untested Genetic Biotechnology Administered in Pregnancy: An Egregious Breach of Bioethics” America Out Loud, November 12, 2022. Accessed February 8, 2023. https://www.americaoutloud.com/experimental-untested-genetic-biotechnology-administered-in-pregnancy-an-egregious-breach-of-bioethics/.

12 Our World in Data. 2023. “Coronavirus (COVID-19) Vaccinations.” Accessed February 6, 2023. https://ourworldindata.org/covid-vaccinations.

13 Shimabukuro TT, Kim SY, Myers TR, Moro PL, Oduyebo T, Panagiotakopoulos L, Marquez PL, Olson CK, Liu R, Chang KT, Ellington SR, Burkel VK, Smoots AN, Green CJ, Licata C, Zhang BC, Alimchandani M, Mba-Jonas A, Martin SW, Gee JM, Meaney-Delman DM; CDC v-safe COVID-19 Pregnancy Registry Team. “Preliminary Findings of mRNA Covid-19 Vaccine Safety in Pregnant Persons.” N Engl J Med. 2021 Jun 17;384(24):2273-2282. doi: 10.1056/NEJMoa2104983. Epub 2021 Apr 21. Erratum in: N Engl J Med. 2021 Oct 14;385(16):1536. PMID: 33882218; PMCID: PMC8117969. https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/nejmoa2104983.

14 Google. 2023. “Tom T. Shimabukuro. MD, MPH, MBA: Centers for Disease Control and Prevention.” Accessed February 6, 2023. https://www.eventscribe.com/2018/NFIDFallCVC/ajaxcalls/PresenterInfo.asp?efp=SUhOV09EUVQ0MjE2&PresenterID=491468&rnd=2.500141E-02%20h%0D.

15 Centers for Disease Control and Prevention (CDC). “COVID-19 Vaccine Safety Updates: Primary Series in Children Ages 5-11 Years.” Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). May 19, 2022, slide 1. https://www.cdc.gov/vaccines/acip/meetings/downloads/slides-2022-05-19/03-covid-shimabukuro-508.pdf.

16 Naert MN, Khadraoui H, Muniz Rodriguez A, Fox NS. Stratified risk of pregnancy loss for women with a viable singleton pregnancy in the first trimester. J Matern Fetal Neonatal Med. 2022 Dec;35(23):4491-4495. Doi: 10.1080/14767058.2020.1852212. Epub 2020 Nov 22. PMID: 33225797. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33225797/.

17 Pineles BL, Goodman KE, Pineles L, O’Hara LM, Nadimpalli G, Magder LS, Baghdadi JD, Parchem JG, Harris AD. In-Hospital Mortality in a Cohort of Hospitalized Pregnant and Nonpregnant Patients With COVID-19. Ann Intern Med. 2021 Aug;174(8):1186-1188. doi: 10.7326/M21-0974. Epub 2021 May 11. PMID: 33971101; PMCID: PMC8251936. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8251936/.

18 Thorp, Maggie, and Jim Thorp. 2022. “Then They Came for the Doctors…Is the Future of State Regulation of Medicine in Jeopardy?” America Out Loud, November 5, 2022. Accessed February 6, 2023. https://www.americaoutloud.com/then-they-came-for-the-doctors-is-the-future-of-state-regulation-of-medicine-in-jeopardy/page/20/?et_blog.

19 Project Veritas. 2023. “New: Pfizer Director Jordon Trishton Walker Shares Concern for COVID Vaccine Effect on Women’s Reproductive Health… ‘There is Something Irregular About the Menstrual Cycles’ … ‘Affecting Something Hormonal,’” February 2, 2023. Accessed February 6, 2023. https://www.projectveritas.com/news/new-pfizer-director-jordon-trishton-walker-shares-concern-for-covid-vaccine/.