sábado , 25 junio 2022

La OMS retira temporalmente las enmiendas de EE. UU. del tratado para pandemias

La Organización Mundial de la Salud (OMS) retiró temporalmente 12 de las 13 enmiendas presentadas por la administración Biden al  Reglamento Sanitario Internacional  (RSI) actual en la reunión anual de la Asamblea Mundial de la Salud (WHA). La reunión continúa hasta el 28 de mayo y las 12 enmiendas podrían resurgir en una fecha posterior.

Esta semana, la 75.ª Asamblea Mundial de la Salud se está reuniendo en Ginebra, Suiza, con delegados de 194 países. Aparentemente, no hubo el voto de consenso de los delegados de 194 naciones para aprobar las  enmiendas  que facultarían a la OMS para declarar una “emergencia de salud pública”.

Algunas naciones africanas, Irán, Malasia y Brasil se opusieron a las enmiendas, pero por razones diferentes. Las enmiendas representan una de varias vías en curso simultáneamente para dar a la OMS más autoridad.

1° En primer lugar, aún quedan tres días de la Asamblea Mundial de la Salud. Una enmienda todavía está sobre la mesa, y las otras 12 enmiendas pueden resurgir en cualquier momento durante las reuniones de la OMS.

En segundo lugar, ya hay otra audiencia sobre estas enmiendas programada para el 16 y 17 de junio de 2022.

3° En tercer lugar, hay un «Tratado de pandemia» separado que la OMS considerará el 1 de agosto de 2022. Las naciones africanas que se opusieron a las enmiendas de Biden no parecen oponerse a su contenido. Más bien, quieren que todos los cambios se consoliden en un nuevo “Tratado de Pandemia” y no se hagan de manera fragmentaria.

Excepto por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien criticó las enmiendas de Biden y se opuso a que la OMS obtuviera más autoridad, hubo pocas objeciones internacionales en contra de otorgar mayor poder a la OMS. Algunos líderes están conformes con el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, y otros quieren que la OMS ordene globalmente la atención médica universal.

La modificación restante es al artículo 59: “Entrada en vigor; plazo para rechazo o reservas”, que busca cambiar el tiempo para rechazar enmiendas de 18 a seis meses. Las regulaciones existentes de la OMS   prevén un período de gracia de 18 meses durante el cual una nación puede retirar su voto “sí” a las enmiendas. La enmienda restante propuesta reduciría esa oportunidad a seis meses.

Esto también tiene un impacto directo en el Artículo 61: “Rechazo”, que establece “Si un Estado notifica al Director General su rechazo de este Reglamento o de una modificación del mismo dentro del plazo previsto en el párrafo 1 del Artículo 59, este Reglamento o  la enmienda en cuestión no entrará en vigor con respecto a ese Estado. Todo acuerdo o reglamento sanitario internacional enumerado en el artículo 58 en el que dicho Estado ya sea parte permanecerá en vigor en lo que respecta a dicho Estado.” La enmienda restante permitirá a la OMS acelerar futuras enmiendas.

El 18 de enero de 2022, funcionarios de la administración de Biden enviaron silenciosamente a la OMS amplias  enmiendas  al  Reglamento Sanitario Internacional actual  sin una declaración oficial ni una sola conferencia de prensa.

Las enmiendas propuestas, en combinación con las existentes, permiten que el Director General Tedros Adhanom Ghebreyesus y cualquier futuro Director General tengan poderes ilimitados para definir y luego implementar sus intervenciones y declarar «emergencias de salud» a voluntad.

El contenido de las enmiendas propuestas no se hizo público hasta el 12 de abril de 2022, cuando un investigador las descubrió. El 6 de mayo, la administración de Biden finalmente publicó las enmiendas para comentario público, pero el tiempo para registrarse expiró después de 24 horas y estaba abierto solo para ciertas minorías.

El 31 de marzo de 2020, la  contribución de EE. UU.  a la OMS fue de 115,8 millones de dólares, seguida de China con aproximadamente la mitad de esa cantidad, seguida de Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Brasil.

Luego, en julio de 2020, el presidente Donald Trump notificó al Congreso y a la ONU que Estados Unidos se retiraba formalmente de la OMS. Bill Gates aumentó rápidamente su contribución de la Fundación Bill & Melinda Gates a $250 millones.

Gates es el segundo mayor contribuyente de la OMS, solo por detrás de Estados Unidos. La OMS jugó un papel lamentable durante el COVID-19 en la promoción de la agenda del Partido Comunista Chino con el daño colateral de los bloqueos prolongados, las cuarentenas y los mandatos de uso de mascarillas.

Aún, queda una enmienda, las otras 12 pueden regresar, y sabemos que la OMS realizará más reuniones sobre estas enmiendas y sobre el nuevo ‘Tratado de Pandemia’ que podría otorgarle un poder global considerable a esta agencia de las Naciones Unidas” . Aunque la soberanía de los países no tendrían que estar a la venta, esto ya está pasando.

Ver antecedentes: