martes , 3 agosto 2021

Medidas con consecuencias peores que la enfermedad que se intenta prevenir

Los compuestos de amonio cuaternario (QAC – quats – Cuate) a veces se denominan cuaternarios. Estos compuestos se encuentran entre los desinfectantes más utilizados en la industria alimentaria, y existen numerosos productos y formulaciones disponibles comercialmente. Se encuentran comúnmente en toallitas, aerosoles, limpiadores domésticos, desinfectantes, los jabones antibacterianos y los limpiadores del inodoro diseñados para matar gérmenes. A menudo es lo que permite que un producto afirme ser antibacteriano, ya que están certificados por la Agencia de Protección del Ambiente, EPA, como pesticidas.

Efectos secundarios potenciales graves

En la mayoría de los casos, los quats son una exageración total para las necesidades diarias de limpieza del hogar.  No hay necesidad de quats para esterilizar las superficies de su casa. Sabemos por pruebas de laboratorio que los quats efectivamente matan muchos tipos de microbios como E. Coli y Staph. Aureus, pero existen efectos secundarios potenciales graves que acompañan a ese poder. Es como matar una mosca doméstica con un martillo: no hay duda de que será muy efectivo (con un golpe directo) pero los efectos secundarios son los que producen el mayor daños a nuestros hijos e hijas. Porque si bien los quats matan los gérmenes en las superficies, los estudios sobre el uso de quat en los hogares nunca han podido demostrar que usted o su familia sean más saludables que si usaran agua y jabón. En verdad, ni un solo estudio ha podido mostrar una reducción de las enfermedades en el hogar por el uso de limpiadores antibacterianos.  

Además de dañar los gérmenes, los quats son irritantes pulmonares y pueden contribuir al asma y otros problemas respiratorios. También irritan la piel y pueden provocar erupciones. (Esta es una de las razones por las que los paquetes de toallitas antibacterianas recomiendan encarecidamente lavarse las manos después de su uso. ¡Un factor que realmente elimina la conveniencia de usar una toallita en primer lugar!)

Además, existe una ciencia emergente que muestra que la exposición a los quats está dañando la calidad del esperma, reduciendo la fertilidad y provocando defectos de nacimiento en ratones. Simplemente, aún no sabemos si estos impactos también podrían ocurrir en humanos. Por último, el uso excesivo generalizado de quats está creando superbacterias, que son resistentes tanto a los quats como a otros antibióticos, lo que es problemático en muchos niveles.

Los daños potenciales de los compuestos cuaternarios de amonio:

Los cuates son irritantes poderosos. La exposición de la piel a los cuates puede conducir a la dermatitis (erupciones dérmicas) [1], y exposición por respiración puede irritar los pulmones. Los estudios demuestran que las personas que regularmente usan desinfectantes conteniendo ciertos cuates mostraron que tal exposición llega a índices más altos de condiciones respiratorias crónicas y función pulmonaria disminuida.[2] En dos estudios, los cuates se han identificado específicamente como los inductores del asma laboral en trabajadores/as de la limpieza.[3][4] Ciertos cuates también se han identificado como desencadenar casos nuevos del asma relacionada al trabajo (asma causado por el trabajo) así como los casos del asma agravada por el trabajo (condiciones de trabajo empeoran el asma preexistente)[5]. Los estudios de laboratorio han mostrado que la exposición al cuate en los ratones condujo a reacciones inmunes a alérgenos mayores.[6] Mientras que el mecanismo que conduce al asma no se entiende completamente, hay preocupación que los cuates pueden tener un papel en causar que el sistema inmune reaccione exageradamente a los alérgenos, potencialmente empeorando los síntomas del asma.

Los estudios recientes también señalan las preocupaciones de la exposición a los cuates en la salud reproductiva. En un estudio en ratones se descubrió que cuando un desinfectante conteniendo cuates se usaron para limpiar las jaulas de los ratones, la fertilidad de los ratones bajó significativamente, y los defectos congénitos en esos ratones que nacieron aumentaron. Debido a la persistencia de los productos químicos, se tomó varios meses después de cambiarse a un tipo diferente de limpiador para la jaula para deshacerse del residuo de los cuates en las jaulas.[7][8] Los artículos caseros comunes que con frecuencia contienen los cuates son los esprays desinfectantes, las toallitas desinfectantes, los jabones antibacterianos y los limpiadores del inodoro.Los estudios de seguimiento también relacionaron la exposición a los cuates a los efectos reproductivos adversos específicos en ambos ratones machos y hembras. Los ratones machos expuestos a los cuates tuvieron concentraciones de esperma más bajas y motilidad de esperma disminuida. Los ratones hembras expuestos a los cuates tuvieron fertilidad disminuida significativa y ovulación perturbada.[9] Un tercer estudio reproductivo descubrió índices aumentados de defectos del tubo neural en la cría de los ratones expuestos a los cuates.[10]

En años recientes, la detección de microbios que son resistentes a los cuates se están volviendo más común. Hay preocupación creciente de la inefectividad potencial de que los cuates desinfecten en la industria de ganado particularmente debido a la resistencia a los cuates.[11][12] Además, los microbios que son resistentes a los cuates se han mostrado comúnmente de ser resistentes a otros antibióticos también, agravando el problema global de la resistencia antimicrobiana.[13]

¿Cómo sabe uno de un cuate cuando lo ve en una etiqueta?

Los compuestos cuaternarios de amonio son una clase de productos químicos que tienen nombres y sinónimos numerosos. Los cuates que se encuentran comúnmente en los productos para la limpieza doméstica pueden listarse como:

  • Cloruro de Benzalconio
  • Cloruro de Benzaltonio
  • Alquil dimetil benzilo cloruros de amonio (C12-16)
  • Alquil dimetil benzilo cloruro de amonio (C14 60%, C16 30%, C12 5%, C18 5%)
  • Alquil dimetil etilo benzilo cloruro de amonio (C12-14)
  • Alquil dimetil etilo benzilo cloruros de amonio (C12-18)
  • Cloruro de Didecildimetilamonio 
  • Cloruro de Dioctildimetilamonio

¿Por qué todavía se permiten los cuates en los productos domésticos?

Similar al triclosán, los cuates son compuestos antimicrobianos. La Administración de Alimentos y Medicamentos, FDA, consideró prohibir dos cuates comunes, el cloruro de benzalconio y el cloruro benzaltonio, de los jabones líquidos para uso en las manos y el cuerpo para los consumidores y el uso en el cuidado de salud, debido a la falta de datos disponibles para garantizar su seguridad. En respuesta a una petición de los fabricantes, la FDA, les concedió un aplazamiento de su decisión por varios años mientras los fabricantes generan los estudios necesarios para demostrar su seguridad. Los problemas principales que la industria está trabajando, inicialmente, son experimentos para ayudar a cuantificar cuántos de los productos químicos antibacterianos se absorben por la piel cuando se lavan/frotan las manos; y experimentos de la eficacia de los productos que contienen estos productos químicos de realmente matar a los gérmenes de interés en sus manos. Después que se haga esto, se harán los estudios necesarios en la carcinogenicidad, el daño reproductivo y la perturbación endocrina que la FDA, también mencionó faltaba en la literatura disponible al público.

Referencias:

[1] Basketter, DA (2004) Strong irritants masquerading as skin allergens: the case of benzalkonium chloride. Contact Dermatitis. Vol.50, No. 4: 213-7. April 2004.

[2] Preller, L. (1995) Lung function and chronic respiratory symptoms of pig farmers: focus on exposure to endotoxins and ammonia and use of disinfectants. Occupational and Environmental Medicine. Vol. 52: 654-660. (1995).

[3] A. Purohit et al. (2000). Quaternary ammonium compounds and occupational asthma. International Archives of Occupational and Environmental Health, August 2000, vol. 73, no. 6:, 423-27.

[4] J.A. Bernstein et al. (1994). A combined respiratory and cutaneous hypersensitivity syndrome induced by work exposure to quaternary amines. Journal of Allergy and Clinical Immunology, August 1994, vol. 94, no. 2, Part 1, 257-59.

[5] Jajosky, RA et. al. (1999) Surveillance of Work-Related Asthma in Selected U.S. States Using Surveillance Guidelines for State Health Departments – California, Massachusetts, Michigan, and New Jersey, 1993-95. MMWR 1999:48 (No. SS-3) June 25, 1999.

[6] Larsen ST et.al. (2004) Adjuvant effect of quaternary ammonium compounds in a murine model. Toxicology Letters. Vol. 151: 389-398. 2004.

[7] Hunt, P (2008) Lab disinfectant harms mouse fertility. Nature. Vol. 453: 964. June 2008.

[8] Melin VE, Potineni H, Hunt P, Griswold J, Siems B, Werre SR, and Hrubec TC (2014) Exposure to common quaternary ammonium disinfectants decreases fertility in mice. Reproductive Toxicology; 50: 163–170. December 2014.

[9] Melin VE, Melin TE, Dessify BJ, Nguyen CT, Shea CS, and Hrubec TC (2016) Quaternary ammonium disinfectants cause subfertility in mice bytargeting both male and female reproductive processes. Reproductive Toxicology; 59: 159–166. December 2016.

[10] Hrubec TC, Melin VE, Shea CS, Ferguson EE, Garofola C, Repine CM, Chapman TW, Patel HR, Razvi RM, Sugrue JE, Potineni H, Magnin-Bissel G, and Hunt PA (2017) Ambient and Dosed Exposure to Quaternary Ammonium Disinfectants Causes Neural Tube Defects in Rodents. Birth Defects Research 109:1166–1178, 2017.

[11] Zou L, Meng J, McDermott PF, Wang F, Yang Q, Cao G, Hoffmann M, Zhao S. (2014) Presence of disinfectant resistance genes in Escherichia coli isolated from retail meats in the USA. Journal of Antimicrobial Chemotherapy. 69(10):2644-9. October 2014.

[12] Sundheim G, Langsrud S, Heir E, and Holck AL (1998) Bacterial resistance to disinfectants containing quaternary ammonium compounds. Holck International Biodeterioration & Biodegradation. Volume 41, Issues 3–4, pp: 235-239. 1998.

[13] Duran N, Temiz M, Duran GG, Eryılmaz N, and Jenedi K. (2014) Relationship between the resistance genes to quaternary ammonium compounds and antibiotic resistance in staphylococci isolated from surgical site infections. Medical Science Monitor. 2;20:544-50. April 2014.