domingo , 17 noviembre 2019
Home » vacunas » Mitos de la vacuna contra el sarampión

Mitos de la vacuna contra el sarampión

Las dos dosis de Triple Viral SRP (sarampión, paperas y rubéola), NO proporcionará protección de por vida en la mayoría de las personas

En los últimos años, hemos aprendido que los niveles de anticuerpos producidos por la vacuna contra el sarampión disminuyen rápidamente, cayendo aproximadamente un 10% por año, con una eficacia que no dura más de 10 años después de la segunda dosis de la vacuna. Un artículo de 2018 publicado en la revista Vaccine (titulado “Patrones de persistencia y tasa de disminución de anticuerpos contra el sarampión, las paperas y la rubéola después de la segunda dosis de la vacuna SRP”) confirma este hecho, y un estudio de 2017 publicado en el Journal of Infectious Diseases (titulado “Anticuerpos neutralizantes del virus del sarampión en las inmunoglobulinas intravenosas) explica cómo las dosis de vacuna adicionales no brindan protección duradera. Estos dos factores, la disminución de la vacuna y la incapacidad de volver a vacunar eficazmente para protegerla, dejan a la población adulta previamente vacunada sin inmunidad.

Con el tiempo, los niveles de anticuerpos inducidos por la vacuna disminuyen en la población que envejece, dejando a las personas vulnerables a la infección. Solo cuando muchos niños ya han experimentado el sarampión salvaje desarrollan inmunidad de por vida y quedan inmunes cuando adultos. Esa inmunidad de los adultos y niños que han experimentado el sarampión puede controlar las infecciones de sarampión durante varios años para el resto de la población.  Pero ahora los niños vacunados cuando envejecen pierden la protección y dado que los nuevos niños siguen siendo vacunados, ya no habria mas niños, ni adultos con inmunidad natural, como era antes de la vacuna que gracias al sarampión salvaje muchos eran inmunes naturalmente y protegian a los demas. Ademas hay que considerar el aluminio en las vacunas que se acumula en el cuerpo y es neurotoxico y los restos de ADN de fetos abortados que son mutagénicos y producen cáncer.

La vacuna contra el sarampión ha destruido la inmunidad natural del rebaño que solíamos disfrutar, y la pseudo “inmunidad colectiva” resulta ser una falacia completa, que se desmorona debido a que la vacuna no proporciona la inmunidad prometida de por vida. Esto explica por qué un porcentaje tan alto de las personas que contraen sarampión en brotes recientes son adultos vacunados. Por ejemplo, durante el brote de Disneyland de 2015 y los casos posteriores de sarampión en EE. UU. Ese año, las secuencias de virus de laboratorio estaban en 194 casos. De ellos, 73 (38%) fueron identificados como secuencias de vacuna MMR es decir Triple Viral SRP. Si bien a los funcionarios les gusta culpar a los no vacunados por los brotes de sarampión, estas y otras estadísticas muestran que los vacunados son susceptibles. Además, la edad de los casos de California osciló entre seis semanas y 70 años, con una edad promedio de 22 años . En la era previa a la vacuna, la mitad de todos los niños tenían sarampión a los seis años, y el resto adquirió la enfermedad en los años posteriores, esto es cuando el sarampión es más leve y tiene la tasa más baja de complicaciones. El hecho de que muchos de los casos de California tenían más de 20 años indica una tendencia al alza significativa en la incidencia de sarampión en edades más avanzadas debido al fracaso de la vacuna.

Hay otra consecuencia no deseada como resultado de los bajos títulos de anticuerpos contra el sarampión en adultos previamente vacunados: las mujeres en edad fértil no tienen suficientes anticuerpos para transmitir cantidades suficientes a sus bebés recién nacidos. Esto hace que sus bebés sean más susceptibles a contraer sarampión. De los 110 casos de California del brote de Disneyland, 12 (11%) eran bebés demasiado pequeños para ser vacunados . Es muy probable que estos bebés hubieran estado protegidos si sus madres hubieran contraído sarampión salvaje cuando eran niñas.

En resumen, la ciencia muestra un cambio en la demografía de los casos de sarampión debido al programa de vacuna. Este cambio ha transferido efectivamente el riesgo a los dos grupos más vulnerables a complicaciones graves , a saber, los recién nacidos y los adultos. Los científicos también están reconociendo el mismo patrón de falla de la vacuna para otras enfermedades infecciosas sobre las cuales pensamos que habíamos logrado el control. La investigación demostró que las dosis adicionales de Triple Viral SRP administradas a adultos tienen un efecto mínimo en el aumento de los niveles de anticuerpos, y el aumento de los títulos es muy temporal, ¡disminuyendo en menos de cuatro meses!

Los adultos previamente vacunados no reciben protección efectiva y duradera de las vacunas de refuerzo MMR

La investigación publicada en 2017 en el Journal of Infectious Diseases demostró que las dosis adicionales de la Triple Viral SRP administradas a adultos tienen un efecto mínimo en el aumento de los niveles de anticuerpos, y el aumento de los títulos es muy temporal,  disminuyendo en menos de cuatro meses,  por lo tanto, los defensores de las vacunas quiren obligar a los adultos a recibir vacunas SRP cada cinco a 10 años y esto no funcionará, porque hay gente que tiene respuestas bajas a los resfuerzos, como mucho 2 años y luego quedan sin protección.

La tasa de vacunación del 95% para mantener la inmunidad del rebaño es falso

Escuchamos esto todo el tiempo: “Tenemos que vacunar a todos los niños para mantener la ‘inmunidad colectiva’, y esto es lo que protegerá a los vulnerables que no pueden ser vacunados”. La narrativa sobre “inmunidad colectiva” está diseñada para apuntalar esfuerzos de vacunación y cumplimiento público, pero no es verdad. Con una población adulta desprotegida (como se discutió en las secciones anteriores), no estamos cerca del 95% de la tasa “inmune” para el sarampión que se supone que promete inmunidad de rebaño. De hecho, las estadísticas de los CDC demuestran que no estamos cerca del 95% de ninguna de las enfermedades infecciosas para las que se administran las vacunas.

El sitio web de los CDC tiene una sección titulada Tendencias en la cobertura de vacunación de adultos: 2010 a 2016. Informa sobre los resultados de la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud (NHIS) y muestra los porcentajes de la población adulta de los EE. UU. que dicen haber sido vacunados contra diversas enfermedades infecciosas. El sarampión, las paperas y la rubéola están ausentes de la encuesta. ¿por qué las encuestas nacionales no preguntan acerca de la vacuna SRP, cuando es uno de los pilares del paradigma de la vacuna de varios paises.  Los investigadores de vacunas saben desde hace algún tiempo que los títulos de anticuerpos disminuyen rápidamente y que los adultos no están protegidos. Cualquiera sea la razón de este punto ciego de la encuesta, las respuestas a las preguntas hipotéticas sobre la vacuna SRP simplemente no se ajustan a la narrativa que los funcionarios están presionando, no tienen ninguna estudio demostrando que la inmunidad de rebaño es real.

El NHIS pregunta a los adultos si han sido vacunados contra varias enfermedades infecciosas, pero muchos de los adultos que respondieron afirmativamente e incluidos en los porcentajes de “vacunados” seguramente habrían perdido su inmunidad temporal, dado que sabemos sobre la inmunidad de la vacuna es menguante a través del tiempo. Por lo tanto, esos individuos no pertenecen realmente a al grupo de “vacunados”, lo que implica que los porcentajes de “vacunados” deberían ser aún más bajos. Considere también que, si bien los niños de 2 a 6 años tienen altas tasas de cobertura de la vacuna (en el rango de 80% a 90%), ese grupo de edad representa una pequeña parte del “rebaño” (tal vez 5%) y las personas menores de 18 años de edad representan menos del 20% de toda la población.

El argumento de la “inmunidad colectiva” pro-vacuna podría tener algun acierto si todos los niños pequeños se mantuvieran en una burbuja, completamente aislados de todos los adultos que no están vacunados o han perdido la inmunidad de la vacuna, pero sabemos que ese no es el caso. Todos vivimos juntos, con exposición cruzada en esta humanidad. Por lo tanto, el falso tema de conversación sobre la inmunidad de rebaño no tiene una base real, sino que es una estrategia intencional: crear la apariencia de una “solución” para lograr el objetivo del cumplimiento total de la vacunación en todos los niños.Incluso con el 100% de cumplimiento de la vacuna en niños, este fenómeno [fallo primario de la vacuna] significa que casi 1 de cada 10 niños nunca estará protegido.

Fallo primario de la vacuna

Otra cosa a tener en cuenta es el fenómeno de “fallo primario de la vacuna”, que se refiere al subconjunto de niños en los que una vacuna dada nunca produce una respuesta de anticuerpos suficiente. Los defensores de las vacunas afirman que este número es solo del 5%, pero los datos sugieren que el número puede ser mayor. Incluso con el 100% de cumplimiento del calendario de vacunas en niños, este fenómeno significa que casi 1 de cada 10 niños nunca estará protegido.

Como ya se discutió, las vacunas han destruido la inmunidad natural del rebaño de por vida que proviene de la respuesta inmune producida por la infección por sarampión salvaje. Esto ha llevado a un cambio en el perfil demográfico de las personas que contraen sarampión, lejos de los niños de 4 a 12 años (antes de la vacuna), en quienes la enfermedad es más leve, hacia los bebés y adultos (después de la vacuna). Son poblaciones en las que el sarampión causa la mayoría de las complicaciones.

Las vacunas SRP y SRPV No protegerán contra todas las cepas de sarampión

Están surgiendo pruebas de que el virus del sarampión está mutando como resultado de la intensa presión de la vacuna. Un artículo de 2017 en el Journal of Virology advierte sobre un descubrimiento de lo que llaman el subgenotipo D4.2 . Hasta ahora, los investigadores han aislado este “mutante” en Francia y Gran Bretaña. Además, la cepa mutante no se neutralizó eficazmente cuando se probó contra sueros de aproximadamente 70 individuos vacunados en Norteamérica. Los expertos llaman a estas cepas “mutantes de escape” y advierten que con una población adulta desprotegida (cuyos títulos no pueden aumentarse, como se mencionó anteriormente), enfrentamos el potencial de brotes sin precedentes.

La preocupación es que, en condiciones de alta cobertura de vacunación, el virus del sarampión está encontrando formas de sobrevivir. En la era previa a la vacuna, la exposición infantil al sarampión salvaje confería protección a toda la población mediante el mantenimiento de una inmunidad robusta de por vida contra todas las variantes del sarampión. Ahora que las vacunas solo proporcionan inmunidad a corto plazo, estamos en riesgo de brotes generalizados (páginas 578-579). La investigación está señalando una crisis inminente, similar a lo que hemos creado con antibióticos. La prescripción excesiva de antibióticos ha creado mutaciones en bacterias que han superado el desarrollo de nuevos antibióticos. No solo eso, sino que estas “superbacterias” son mucho más virulentas (mortales), con más de 100,000 estadounidenses que ahora mueren anualmente por infecciones resistentes a los antibióticos.

Ver mas sobre los peligros de la Vacuna contra Sarampion Rubeola y Paperas , SRP, Triple virica o viral. Click Aqui

Referencias: