domingo , 21 abril 2024

Por qué el cuerpo se ataca a sí mismo después de la vacunación contra K0 B1T

Print Friendly, PDF & Email

Polykretis, P.; Donzelli, A.; Lindsay, J.C.; Wiseman, D.; Kyriakopoulos, A.M.; Mörz, M.; Bellavite, P.; Fukushima, M.; Seneff, S.; McCullough, P.A. Autoimmune Inflammatory Reactions Triggered by the COVID-19 Genetic Vaccines in Terminally Differentiated Tissues. Preprints 2023, 2023030140. https://doi.org/10.20944/preprints202303.0140.v1.

El sistema inmunitario humano está diseñado para reconocer a los invasores extraños (microbios, otras sustancias), atacar, matar y luego eliminar los desechos. Por eso, debemos estar seguros de que nuestro cuerpo reconozca nuestras propias células como “protegidas” y las ajenas como el blanco. Por primera vez, las inyecciones COVID-19 de ARNm (Pfizer, Moderna) y ADN adenoviral (Janssen) instalan un código genético para que nuestros cuerpos produzcan una proteína extraña mortal (Spike) con la aspiración de que nuestro sistema inmunológico no solo responda sino que también forme inmunidad y nos proteja. Nos hemos dado cuenta de que este fue un grave error de cálculo en el desarrollo de fármacos. La producción de una proteína extraña en el cuerpo humano resultó ser contraproducente, como lo ilustra Polykretis et al en este artículo reciente.

Polykretis, P.; Donzelli, A.; Lindsay, J.C.; Wiseman, D.; Kyriakopoulos, A.M.; Mörz, M.; Bellavite, P.; Fukushima, M.; Seneff, S.; McCullough, P.A. Autoimmune Inflammatory Reactions Triggered by the COVID-19 Genetic Vaccines in Terminally Differentiated Tissues. Preprints 2023, 2023030140. https://doi.org/10.20944/preprints202303.0140.v1.Polycretis, P.; Donzelli, A.; Lindsay, JC; Wiseman, D.; Kyriakopoulos, AM; Morz, M.; Bellavita, P.; Fukushima, M.; Seneff, S.; McCullough, PA Reacciones inflamatorias autoinmunes desencadenadas por las vacunas genéticas COVID-19 en tejidos diferenciados terminales. Preprints 2023, 2023030140. https://doi.org/10.20944/preprints202303.0140.v1 .

Polykretis elabora: “La evidencia histológica fuerte de biopsias y autopsias ha demostrado que la proteína de pico o spike, derivada de la vacuna se sintetizó en tejidos diferenciados terminalmente (Baumeier et al., 2022; Schwab et al., 2022; Mörz, 2022). Baumeier et al. detectó la proteína de pico o spike derivada de la vacuna en los cardiomiocitos de 9 de 15 pacientes con sospecha clínica de miocarditis (que dieron negativo en la prueba de SARS-CoV-2), lo que demuestra que la proteína viral se ha sintetizado en el tejido del corazón y sugiere una respuesta autoinmune debido a la vacunación (Baumeier et al., 2022). Schwab et al. describen los hallazgos histopatológicos de autopsias estandarizadas realizadas en 25 personas que fallecieron inesperadamente y dentro de los 20 días posteriores a la vacunación (ninguna de las personas fallecidas tenía infección por SARS-CoV-2 antes de la vacunación) (Schwab et al., 2022). Los dos estudios antes mencionados respaldan la idea de que la inflamación miocárdica inducida por la vacuna fue una consecuencia de la infiltración excesiva de linfocitos T, predominantemente células T CD4+, que son los principales impulsores de la lesión miocárdica autoinmunológica. Mörz describió la expresión de la proteína de pico derivada de la vacuna en el cerebro y el corazón de un paciente que desarrolló encefalitis necrosante multifocal tras la vacunación con BNT162b2 (Mörz, 2022).

A pesar de tener un largo camino de desarrollo impulsado por DARPA de EE. UU. en el Programa ADEPT P3 anunciado en 2012, los contratistas han concebido mal las inyecciones genéticas sin una consideración cuidadosa de las ramificaciones biológicas de la autoinmunidad. Para empeorar las cosas, la Operación Warp Speed ​​los apresuró a través del desarrollo clínico en humanos y se desplegaron demasiado, con el 92% de la población de EE. UU. inyectada al menos una vez según los CDC. Como resultado, tenemos casi toda la población estadounidense en riesgo o con alguna manifestación subclínica de autoinmunidad.

https://www.darpa.mil/attachments/ADEPTVignetteFINAL.pdf

En este punto, el mejor camino es eliminar las inyecciones contra el COVID-19 del uso humano. La comunidad médica necesita recuperarse con un gran esfuerzo de investigación sobre la fisiopatología de las lesiones por inyecciones con un enfoque principal en la autoinmunidad.

Personas con cáncer estable recaen rápidamente después de un refuerzo de la inyección K0 B1T. Dr. Angus Dalgleish, Profesor de Oncología en la Facultad de Medicina del Hospital St. Georges de Londres llama para detener urgentemente a los refuerzos de K0B1T: «Como oncólogo, veo personas con cáncer estable que recaen rápidamente después de un refuerzo de la inyección K0 B1T»
https://www.bitchute.com/video/hoO0CJ9HhZGM/

Si encuentra “ este artículo útil suscríbase como miembro de nuestro equipo para apoyarnos y en conjunto podamos aclarar el tema en discusiones con familiares, amigos, funcionarios y empleadores. L Muchas gracias. Puede Apoyarnos en  https://cienciaysaludnatural.com/colaboracion

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos