martes , 3 agosto 2021

Vacunas diseñadas geneticamente para una propagación automática a través de poblaciones como enfermedades transmisibles

https://www.centerforhealthsecurity.org/our-work/pubs_archive/pubs-pdfs/2018/181009-gcbr-tech-report.pdf

 El Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud que ha sido uno de los organizadores del Evento 201 organizado en asociación con el Foro Económico Mundial, WEF y la Fundación Bill y Melinda Gates el 18 de octubre de 2019, en Nueva York, NY . En donde se demostró la preparación para una pandemia con las medidas necesarias para beneficiar a los integrantes del Foro Económico Mundial . Ya en el 2017 publicaron un informe sobre “Tecnologías para abordar los riesgos biológicos catastróficos globales”

Tecnologías para abordar los riesgos biológicos catastróficos globales (PDF)

Este proyecto es una exploración de tecnologías existentes y emergentes que tienen el potencial de alterar radicalmente la trayectoria de Riesgos Biológicos Catastróficos Globales (GCBR). El Centro ha identificado tecnologías que, con una inversión estratégica durante la próxima década en ese entonces, podrían intervenir en el curso de enfermedades infecciosas humanas, animales y vegetales, tal conocimiento en manos de el Foro Económico Mundial representa un riesgo para la humanidad dadas las declaraciones de su Director fundador, Klaus Schwab y su sponsor Bill Gates.

Una de las estrategias mencionadas trata sobre vacunas que se propagan por si mismas: las vacunas de propagación automática están diseñadas genéticamente para moverse a través de poblaciones como las enfermedades transmisibles, pero en lugar de causar enfermedades, supuestamente confieren protección. La visión de ellos es que se pueda vacunar a un pequeño número de individuos en una población objetivo, y la cepa de la vacuna circularía entonces en la población como un virus patógeno, lo que supuestamente resultaría en una inmunidad rápida y generalizada. Proyecto apoyado por: Open Philanthropy Project Recursos: Tecnologías para abordar los riesgos biológicos catastróficos mundiales (informe final) Fecha de finalización: 9 de octubre de 2018 .PATHOGENIC VIRUS 2018 JOHNS HOPKINS CENTER REPORT

Las vacunas de autopropagación, también conocidas como vacunas transmisibles o autopropagantes,

Vacunas que se propagan por si mismas: las vacunas de propagación automática están diseñadas geneticamente para moverse a través de poblaciones como las enfermedades transmisibles, pero en lugar de causar enfermedades, confieren protección. La visión es que se pueda vacunar a un pequeño número de individuos en una población objetivo, y la cepa de la vacuna circularía entonces en la población como un virus patógeno, lo que resultaría en una inmunidad rápida y generalizada.

Resumen de la Pagina 46

¿CUÁL ES LA TECNOLOGÍA? Las vacunas de autopropagación, también conocidas como vacunas transmisibles o autopropagantes, se diseñan genéticamente para la mayoría de las poblaciones de la misma manera que las enfermedades transmisibles. Supuestamente en lugar de meditar sobre la enfermedad, confieren protección. La visión es que se pueda vacunar a un pequeño número de individuos en la población objetivo, y la cepa de la vacuna circularía entonces en la población como un virus patógeno. Supuestamente estas vacunas podrían aumentar drásticamente la cobertura de la vacuna en poblaciones humanas o animales sin requerir que cada individuo sea inoculado. Actualmente, esta tecnología está dirigida principalmente a poblaciones animales. Dado que la mayoría de las enfermedades infecciosas son mob: Ric “, el control de la enfermedad en las poblaciones animales también reduciría el riesgo para los humanos.

Hay 2 tipos principales de vacunas autopropagables: las vacunas de vectores recombinantes y las vacunas de virus vivos. Las vacunas de vectores recombinantes combinan los elementos de un virus patógenos que inducen inmunidad (eliminando la porción que causa la enfermedad) con un vector viral transmisible. El cito-megalovirus es un vector candidato para vacunas recombinantes. es muy específico de especie y moderadamente transmisible. Las vacunas virales vivas están atenuadas, lo que significa que los virus de la vacuna son mucho menos patógenos que los de tipo salvaje y serían similares a la vacuna oral contra la polio o la vacuna viva atenuada contra la influenza (LAIV) en que esas vacunas a veces pueden transmitirse de persona a persona. Aunque existen importantes desafíos técnicos en la ingeniería genética de virus, es probable que las herramientas de biología sintética como CRISPR/Cas9 ayuden a los investigadores a superar estos obstáculos en los próximos años. Ya se han utilizado vacunas de autopropagación para proteger a los conejos salvajes de la mixomatosis y para controlar el virus Sin Nombre en poblaciones de roedores. El trabajo adicional está dirigido al virus F. bola en simios y murciélagos. Virus Lassa en ratas y tuberculosis bovina en plaga.

Otras de las aplicaciones de las inyecciones “vacunas” de autopropagación sería controlar la propagación de enfermedades en poblaciones de animales salvajes (también conocida como propagación selvática). Se administraría una vacuna a unos pocos animales seleccionados en puntos críticos entre las poblaciones objetivo, incluidos primates, murciélagos o roedores no humanos. La vacuna luego se propagaría dentro de la población objetivo, eliminando la necesidad de vacunar a cada animal. El control exitoso de la enfermedad en las poblaciones animales podría limitar el número de animales infectados y, por lo tanto, reducir la posibilidad de que la enfermedad se propague a los humanos. deteniendo así los brotes en humanos antes de que aparezcan. Tal estrategia reduciría el número total de oportunidades de brotes en humanos, pero no podría interrumpir un brote una vez que se establezca en humanos. En el caso de una amenaza grave para la salud pública, las vacunas autoempaquetables podrían potencialmente usarse para inocular ampliamente a las poblaciones humanas. Como el acercamiento a los animales. para conferir protección a una población susceptible más grande, sólo se necesitaría un pequeño número de individuos vacunados que eliminar la necesidad de vacunar a los animales. Incluyendo PODS.

Descargar Informe: https://jhsphcenterforhealthsecurity.s3.amazonaws.com/181009-gcbr-tech-report.pdf

Mas información relacionada:

La proteína de la espiga en sí misma es patógena, mecanismos demostrados. Daña la capacidad de las células para alimentarse a sí mismas a través de sus mitocondrias. https://www.salk.edu/news-release/the-novel-coronavirus-spike-protein-plays-additional-key-role-in-illness/

Self-disseminating vaccines to suppress zoonoses, https://www.nature.com/articles/s41559-020-1254-y

Can Vaccines for Wildlife Prevent Human Pandemics? https://www.quantamagazine.org/can-vaccines-for-wildlife-prevent-human-pandemics-20200824/

Vacunas transmisibles cuyas tasas de diseminación varían a lo largo del tiempo
https://red.cienciaysaludnatural.com/muro/p/500/ https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30686635/